RETRO-ROCK

Mi relación con WHITESNAKE no empezó nada bien. Nunca olvidaré la enorme decepción que significó para mí escuchar la cinta del álbum “Trouble” después de haber ahorrado lo indecible hasta conseguir comprarla en una tienda de Gijón que la tenía de oferta.

La verdad es que la referencia que yo tenía de ese grupo no pasaba de haber escuchado en la radio  algunas canciones de “Saints & Sinners” y bueno, supongo que creí que todo el monte era orégano. El caso es que, como decía, mi decepción fue mayúscula, y eso me costó una larga temporada de reticencia hacia el grupo, hasta que, en fin, conoces a más gente que te deja otros trabajos y poco a poco vas descubriendo cosas aquí y allí hasta llegar a la conclusión de que  aquel grupo que te gustaba un poco, era en realidad una de las diez bandas definitivas del planeta.

Por terminar con lo personal, debo decir que todo eso se desmoronó con “1987”, que es en mi opinión el disco que terminó ocn el clásico para entrar en otros caminos, pero no es este el tema que me gustaría tocar. Mi intención ahora es hacer un pequeño repaso alo que fue la serpiente blanca en sus primeros años de vida, e inevitablemente, unos años antes de eso.

¿Por qué unos años antes? Porque la palabra WHITESNAKE va inevitablemente ligada a un nombre y un apellido: David Coverdale.

Este conocido caballero inglés nació el 22 de septiembre del 51, en Saltburn O’Shea, Yorkshire, Inglaterra. Su familia estaba dentro del ambiente digamos artístico, de manera que David creció rodeado de música por todas

partes, lo que lógicamentedevino en una temprana afición por lamisma. En principio se decantó por la guitarra, con la que progresó notablemente hasta que descubrió lo privilegiado de su voz.

Fue durante los últimos años de la década de los sesenta, momento a partir del cual Coverdale se vió atrapado irremediablemente en las redes del blues, el soul y el rock’n’roll. Por una parte, la influencia de las bandas del momento fue decisiva en su vida. Grupos como THE YARDBIRDS o THE KINKS, que habían sentado su sonido sobre el rhythm & blues americano para después hacerlo suyo, llamaron a su puerta como lo habían hecho en miles de ellas a lo largo y ancho del planeta. Era lo que se conoció como “The first british invasion” cuando  las guitarras de Eric Clapton, Jeff Beck o Jimmy Page colonizaron el mercado americano desde su Inglaterra natal.

Sin embargo no fue esa la única fuente de la que bebió nuestro protagonista. También el jazz y el blues, y en general la música negra, se adueño de su alma a través de las artes de músicos como Wilson Picket, Otis Reading o Joe Cocker , cuyos pasos siguió en los días de escuela.

Fueron tiempos dedicados a pequeños grupos como , VINTAGE 67, DENVER MULE y tantos otros, entre los que destacó uno llamado MAGDALENE, más que nada porque en él cantaba el conocido Chris Rea, músico de jazz de más que dilatada carrera, a quien Coverdale  sustituyó.

Ya en 1968, THE SKYLINERS cuentan con él para cubrir una serie de actuaciones que tenían contratadas en distintos locales de jazz de la zona, convirtiéndose esta en su primera banda semi profesional.

Un año después, Coverdale era parte estable del grupo, el cual había cambiado su nombre por el de THE GOVERMENT.

Coverdale con THE GOVERMENT

Con un ep en su haber, consiguen abrir un show para DEEP PURPLE en Bradford. Tal situación debió asustar a algún miembro del grupo, el cual, viéndose superado en sus aspiraciones, se separó sin dar el último paso que necesitaba para convertirse en profesionales del negocio.

No ocurrió lo mismo en el caso de Coverdale, quien habiendo probado el calor del gran público, puso todo su empeño en continuar por ese camino. Para ello formó una banda a la  que bautizó como RIVERS INVITATION en un principio, para después llamarla THE FABULOSA BROTHERS. En esa época es cuando David Coverdale acentúa su talento no sólo como cantante, si no escribiendo sus propias canciones, alguna de las cuales como “Holy man”, “Sail away” o “Soldier of fortune ” se harían grandes con el paso del tiempo.

Casi mediados los setenta, concretamente en 1973, el dueño del famoso Red Car Jazz,  envió una cinta de THE FABULOSA BROTHERS, a Jon Lord, cliente y amigo del club. El Red Car Jazz, no era cualquier cosa. Bandas de la talla de CREAM, YES o PINK FLOYD tenían o habían tenido allí, parada obligatoria en los tours por el Reino Unido, y THE FABULOSA BROTHERS habían conseguido una plaza como grupo residente.

La banda de Jon Lord, DEEP PURPLE, se encontraba en una situación incómoda, debido a la ausencia de su cantante Ian Gillan , quien según a quien se le pregunte había abandonado al grupo  o había sido cesado. En cualquier caso se imponía un relevo urgente y de paso cierta renovación en el sonido de una banda que comenzaba a necesitar ponerse al día.

Quizá fue esa la razón para que una voz como la de Coverdale, diametralmente opuesta a la de Ian Gillan,  fuese la seña de identidad del grupo de entonces en adelante.

Primera portada para Mr. Coverdale

La leyenda cuenta que Coverdale recibió la noticia en la tienda de ropa en la que trabajaba, si bien otras versiones apuntan a que el cantante tuvo que viajar a Suecia a reunirse con el grupo… En cualquier caso, poco importa ese detalle. Lo verdaderamente trascendente es que aquel desconocido vocalista había dado un paso de gigante que cambiaría su futuro de manera radical.

En fin, no es este el lugar para hablar de DEEP PURPLE, ya habrá sitio para eso, pero no por ello dejaremos de referirnos, si quiera por encima, a una etapa importantísima para el rock duro y definitivamente crucial para nuestro protagonista.

Como cantante de DEEP PURPLE grabó tres álbumes en estudio y uno en directo, eso es al menos lo que está catalogado de manera oficial. Con el paso del tiempo, esa lista se ha visto incrementada con varias referencias extraoficiales, directos re-descubiertos, cajas, recopilaciones y demás material, por no hablar ya de una interminable lista de bootlegs.

Lo que a nosotros nos interesa son, sobre todo, los tres discos en estudio: “Burn”, “Stormbringer” y Come taste the band”, publicados entre 1974 y 1975. Esos tres trabajos tienen tres identidades diferentes entre sí y bien marcadas en cada caso. El primero de ellos es el resultado del dominio absoluto  de un Ritchie Blackmore sin nadie ante quien justificarse. Sin un Ian Gillan para enmendarle la plana, Blackmore está libre para todo y crea uno de sus trabajos más inspirados. La influencia de Coverdale es más acusada en el segundo trabajo con él a bordo. “Stormbringer” ve al guitarrista de negro perder posiciones ante el cantante, que forma piña junto al también nuevo bajista Glenn Hughes llegando incluso a firmar canciones sin el guitarrista de por medio. Todo esto se acentúa en al último disco con DEEP PURPLE, “Come taste the band” como es natural. Tommy Bolin entra en la banda aportando un feeling diferente al de Blackmore, pero del que David sabe sacar provecho, como prueban el hecho de que la mitad de ese disco está compuesto por ellos dos en solitario.

Portaga argentina de “Burn”

Podemos concluir entonces que durante los años que pasó en DEEP PURPLE, David Coverdale aprovechó el tiempo sobremanera. Adquirió fama y contactos. Se soltó en los grandes escenarios (resulta un poco embarazoso verle sobre el de California Jam, al principio de su etapa púrpura…} y maduró como cantante y compositor. Las malas noticias fueron que, en realidad asistió a una etapa del grupo que, en realidad terminó siendo una lenta agonía, que acabó en la desaparición de la banda con Glenn Hughes hundido en las drogas, Tommy Bolin muerto, Lord y Paice huidos y Mr. Coverdale en una situación no demasiado envidiable de cara al futuro.

Para colmo, a nivel musical el rock duro parecía haber dicho todo lo que tenía que decir. Como el propio Coverdale contaba:

 ” era el momento para la era punk, y alguien me dijo que nadie tenia ya interés en el hard-rock, de modo que decidí probar antes de plantearme seguir en el mundillo de la música, y preparé un mini tour con unos músicos de acompañamiento para tocar en seis pequeñas salas. Lo que me encontré fue con unos conciertos abarrotados de gente, de modo que pensé: “alguien está equivocado, y yo tengo razón!”.

La mejor forma de demostrar lo acertado de su postura  era grabando un disco.

Se daba además la circunstancia de que Coverdale aún estaba atado por contrato a Deep Purple Overseas, la compañía subsidiaria de EMI que había editado los discos de DEEP PURPLE, razón de más para emprender la aventura. A pesar de que Coverdale era ya una estrella en el negocio, el proceso de creación del álbum no fue diferente del que han seguido docenas de artistas a lo largo del tiempo, haciendo la salvedad de que el cantante jugaba con ventaja en cuanto a contactos y medios.
Así las cosas, tras audiciones de músicos, composición de material y ensayos, en Agosto del 76, a caballo entre los Kingsway Studios de Inglaterra propiedad de Ian Gillan, y los Musician Studios en Munich donde Coverdale grabó las voces, como ya había hecho en los dos últimos álbumes de DEEP PURPLE, “David Coverdale’s Whitesnake”, quedó registrado para la historia.

Nueve temas con regusto soul e influencias gospel que no serían editadas hasta el siguiente año. Los músicos de sesión que le acompañaron en esta aventura fueron nada menos que: Simon Philips a la bateria, Delisle Harper al bajo, Tim Hinckley al   teclado y Ron Aspley, quien se ocupó de los vientos.

El guitarrista que participó fue Mickey Moody, que procedía de JUICY LUCY y se convirtió en el primer miembro estable de WHITESNAKE. El y David se habían trasladado en la primavera de aquel año a Múnich para componer parte del material del disco en el Arabela Hotel, lo que dice bastante del peso de Moody en el seno de la banda.Por último, el productor que iba a hacerse carg del álbum era también un viejo conocido. Roger Glover, antiguo bajista de DEEP PURPLE, se ocupó del trabajo, aportando así mismo su talento en los arreglos y su buen hacer al bajo, teclados y demás instrumentos.

Como anécdota destacar que los coros en el disco fueron grabados, entre otros, por el recordado Ronnie James Dio y su esposa Wendy… Una gran familia, sin la menor duda.

A lo largo de 1977 Coverdale estuvo en el punto de mira de varias bandas. La más importante fue BLACK SABBATH que le requerían como sustituto de Ozzy, quien por primera vez abandonaba a la banda. Solo el hecho de que el regreso del ‘Madman’ tuviese lugar poco después, evitó que su contrato tuviese lugar, ya que ambas partes estaban interesadas.  También fue tentado por P.A.L., el proyecto de Ian Paice, John Ashton y Jon Lord pero David estaba convencido de la superioridad comercial de su propia aventura, por lo que declinó la oferta, y a renglón seguido, puso manos a la obra en su segundo disco.

Sería injusto pasar por alto que lo de David Coverdale era un auténtico acto de fe, ya que a la hora de hacer balance, su debut no había tenido ninguna repercusión, tal era la fuerza del punk y la new wave en aquellos días. El público del hard rock parecía haberse disuelto en la nada, y los pocos shows ofrecidos en Inglaterra, Alemania o Francia para presentar el disco tuvieron una afluencia ridícula, lo que contrastaba con su experiencia de prueba de apenas dos años antes.

Aun con la duda de no haber acertado en su pronóstico, David no dudó en editar “Northwinds” un álbum que si bien sigue la línea trazada por el anterior, da también un paso adelante hacia el sonido que poco después sería la seña de WHITESNAKE, es decir, la perfecta mezcla de rithm’n blues y hard rock.

Este trabajo se empezó en Londres, en los Air Studios  entre últimos de marzo y primeros de Abril del 77, y poco después, a mediados de Abril, Coverdale terminó su trabajo en los Musicland Studios de Munich, como de costumbre. Por seguir con el disco, diremos que se nota en él  una mayor madurez y más calidad, fruto sobre todo de esa  fe de la que hemos hablado volcada por Coverdale y Moody en el proyecto.
Quienes no parecían tenerlo tan claro eran los directivos de la compañía, los cuales decidieron no arriesgar y dotaron al disco de un presupuesto prácticamente igual al que tuvo el primer álbum. De hecho el aún inexperto Roger Glover volvió a encargarse de la producción por lo escaso de su caché.

El resto del personal varía notablemente, pasando a ser el bajista Alan Spenner, y el batería Tony Newman. El cambio en el sonido hacia una mayor rudeza implica una también mayor presencia de guitarras, por lo que Moody decide que todo se solucionaría con un segundo guitarrista, algo a lo que David Coverdale está más que dispuesto, ya que de hecho, la idea de formar una banda estable, con peso en un escenario, y mandar al carajo esa especie de proyecto en solitario que no le llevaba a ningún lado, forma ya parte de su intención al 100%.

En principio se estimó que Mell Galley podría ser el músico adecuado, pero justo entonces se encontraba reformando a sus TRAPEZE y se le desestimó.
El otro candidato era un tal Bernnie Marsden, que había acompañado a U.F.O. algún tiempo atrás, justo antes de que entrase Michael Schenker. Marsden, a pesar de estar colaborando con Cozy Powell en aquellos momentos, no dudó en hacer una audición, tras la que obtuvo el puesto de manera inmediata, trayendo además con él a Neil Murray, el bajista que le acompañaba en el proyecto COZY POWELL’S HAMMER ,la banda en la que estaba tocando entonces. El propio Bernie se lo contaba a Xavier Rulló en una magnífica entrevista:

Bernie Marsden en UFO, primero por la derecha.

“ Los primeros ensayos fueron muy divertidos. David, Micky y yo teníamos que probar a baterías muy buenos, otros muy malos y otros un tanto especiales.    Al cabo de unos días, contacté con Neil para que nos ayudara y decidimos que él era el bajista adecuado.   Después de probar algunos baterías, Neil recomendó a David Dole, pero el trabajo duro de verdad llegó a la hora de encontrar un teclista. Recuerdo que la energía del grupo durante los primeros ensayos era enorme.”

Nos estamos acercando al MARK I de WHITESNAKE, solo tenemos que esperar al mes de Diciembre del 77, cuando el puesto de batería es ocupado por Dave Dowle, procedente de STREETALKERS. Es ahora cuando podemos hablar de WHITESNAKE y de un primer trabajo editado bajo ese nombre que llevaba por título “Snakebites“, un disco con una de las más horrorosas portadas que te puedas imaginar. Se grabó en formato EP en los Central Recording Studios de Denmark Street, en Londres entre el 7 y el 13 de Abril del 78 en y consta de cuatro temas entre los que brillan con luz propia “Come on” (imprescindible) y la versión de Michael Price que casi hicieron propia “Ain’t no love in the heart of the city” (aun mas imprescindible), aunque para mi opinión personal, “Bloody Mary” esta al mismo o superior nivel, no se por qué motivo no se incluía habitualmente en los repertorios.

“Snakebite” en su versión “portada decente”

En la grabación contaron con la ayuda de Martin Birch a los controles, algo que en la primera escucha se aprecia a la perfección. Sin embargo, el problema era que de cara a una presentación de WHITESNAKE como banda, el formato EP no era el más adecuado, de modo que “solucionaron” el problema incluyendo canciones sobrantes de las sesiones de la época en solitario de Coverdale. Esto dio como resultado un conjunto un tanto inconexo, al que parte de los fans rechazan considerar como el primer trabajo de WHITESNAKE.

Son aquellos que  prefieren definir como tal a “Trouble“, el álbum que la banda publicó en 1978. Para este trabajo comienzan los ensayos el 15 de Mayo del 78 alargándolos hasta el 22, para posteriormente grabar las bases del disco entre el 2 y el 5 de Junio en los Central Recordings de nuevo. Continúan trabajando en los arreglos del álbum, que en un principio se iba a llamar “Hit and Run“, y abandonan por unos días (entre el 17 y el 23) para grabar “Bloody Mary” en la televisión inglesa y participar en un festival en Alkmaar (Holanda) junto a STATUS QUO, IAN DURY y la banda de ERIC BURDON. El show fue radiado por una emisora local. De regreso a casa, Coverdale registra la voz entre el 23 y el 30 de Junio, dejando el disco prácticamente terminado, de hecho ya habían empezado a mezclar el single “Lie down” y hacen promoción en la televisión, pero hay un importante cambio aguardando a la banda.

La serpiente blanca en uno de sus mejores momentos

El 11 de Agosto se une a la formación todo un fichaje: Jon Lord. El teclista de WHITESNAKE hasta entonces había sido Pete Solley, un antiguo amigo de Micky Moody que había estado junto a él en la banda SNAFU, pero tanto él como la banda tenían claro que aquello solo era un arreglo provisional.

Tan solo un día después de ser contratado, Lord empieza con los overdubs sobre los teclados que estaban grabados por el cesado Solley y los deja listos en cuatro días, lo que alarga la edición de ‘Trouble’  hasta el mes de Octubre, momento a partir del cual, al referirnos a WHITESNAKE ya estábamos hablando de un peso pesado en la escena del hard rock.

La gira de “Trouble”  tuvo lugar entre el 26 de Octubre de 1978 y el 1 de Julio de 1979. Durante ella, tuvieron lugar varios eventos, unos más felices que otros. Entre los primeros estaría el matrimonio de Coverdale con Julia Cody en Agosto. Otros no tan felices fueron la cancelación de un show por amenaza de bomba, el hecho de coincidir el mismo día y en la misma ciudad con otro show de la IAN GILLAN BAND o tener que participar en un show en la tv alemana junto a ¡BONEY M!.

Decir que la presentación de “Trouble” hizo escala en España,  nada menos que con cinco fechas: Irún, Valencia, Bilbao, Madrid y Barcelona (este último cancelado). Esta visita a nuestro país sirvió como final a la primera parte del tour que tuvo una parada durante la práctica totalidad del mes de Mayo de 1979, tiempo durante el cual la banda aprovecha para dejar listo lo que sería su último trabajo de la década de los setenta, ““Lovehunter””.

Lovehunter” es un paso adelante en la madurez del grupo. Cada vez son más los terrenos explorados y el prisma de estilos se hace mayor en cada álbum, sin por ello perder un hilo conductor, que si bien faltaba en las primeras obras de David Coverdale en solitario, ya encontramos en los discos firmados por el grupo.

La portada que los progres prohibirían

Este disco se abre con ‘Long Way From Home’, un medio tiempo con una letra típicamente Coverdale, hecha para hacer destacar su dominio de la voz. Coverdale es un auténtico maestro, y la armonía que consigue doblándose a si mismo, y apoyado por unos grandes coros, es muy especial, una marca de la casa. También destaca la labor de Neil Murray, el bajista, quien dio un sonido particular a su trabajo dentro de la banda, por su forma de tocar tan pulsada. Este tema salió como single en el Reino Unido, aunque, incomprensiblemente, no llegó a ninguna parte. No le sucedió así a “Walking In The Shadow Of The Blues”, un tema metido de lleno en el hard rock que es infaltable en el repertorio en directo de WHITESNAKE , y cuya letra se aleja por una vez del sexo, siendo una declaración de principios del rock’n’roll way of life. Y seguimos con una versión. Si en ‘Snakebite’ habían versionado a Michael Price y en ‘Trouble’ a THE BEATLES en esta ocasión hacen una versión de un tema compuesto por Leon Russell, músico de estudio y compositor que ha trabajado con la flor y nata del rock, desde Dylan hasta los ROLLING. La canción fue hecha para un tal Bobby Bland y, desde luego, te lleva de vuelta los tiempos de “Northwinds”, el trabajo de Coverdale en solitario más espiritual y tranquilo apoyado sobre todo en el hammond de J. Lord.

Tras la calma, llega la tormenta de la mano de “Medicine Man”, donde hay que destacar las twin guitars de Moody y Mardsden, algo que llama la atención porque en los créditos el que aparece como compositor es Coverdale. Como queda dicho, él empezó tocando la guitarra, pero dudo que todos esos arreglos fueran cosa suya… Por ejemplo, la siguiente “You ‘N’ Me” ya está firmada por Mardsden, y se nota, porque hay mucha presencia guitarrera (especialmente de slide), configurando todo un rockandrolazo en la línea de lo que años después hicieron en ‘Saints And Sinners‘. También ‘“Lovehunter”’, el tema título, está en la línea de posteriores trabajos. A mí me recuerda poderosamente a ‘Slow And Easy’, que ya es del 83. Un tema hecho para tocar en directo y hacer que el público coree con el puño en alto. Y bueno, nos hemos saltado un par de canciones para llegar a lo que para mucha gente es el último tema del disco. Un booggie-rock que podría haber estado firmado por STATUS QUO o AC/DC llamado ‘R’N’R Women’, un clásico de los que nunca en la vida te cansas de escuchar. Y decía que para mucha gente ésa es la última canción del álbum, porque la que realmente pone punto final es una pieza de un minuto y medio, un precioso, melódico y tranquilo tema de despedida llamado ‘We Wish You Well’, y que cierra los shows de este grupo desde tiempo inmemorial.

Una vez grabado el disco y cuando todo parecía ir viento en popa, el grupo decide que es necesario un cambio en la batería. Duck Dowle es un buen músico, pero no satisface el cada vez más ambicioso proyecto de David Coverdale, quien, a las puertas de la nueva década, está determinado a añadir un gran nombre a su banda. Se pone en contacto con Cozy Powell pero este se encuentra con un pie en RAINBOW y otro en la M.S.G. y rechaza su oferta, de modo que Coverdale decide sacar su otro as escondido llamando a su viejo amigo Ian Paice.

El line up de “Lovehunter” en acción, ya con Ian Paice

En esta ocasión no se hicieron overdubs en la batería como ocurrió con Jon Lord y los teclados un año antes, si no que se respetó el trabajo de Dowle, quien en verano ya había cedió el taburete al mítico batería púrpura de cara al tour veraniego.

Junto a él preparan la gira que empieza con una de cal y otra de arena.  Tenían unos cuantos compromisos en Japón que son finalmente cancelados, pero en cambio sí que se produce una primera visita a Estados Unidos, donde permanecen entre el 17 y el 26 de septiembre, coincidiendo en L.A. con Glenn Hughes y Carmine Appice.

De esta manera y sin nada más en particular, llegamos al final de 1979 y por lo tanto al final de nuestro retro-viaje. De vuelta a su Inglaterra natal con un extenso tour por delante entran en los últimos días del año a preparar un disco histórico, primero de una década insuperable e insuperada… pero eso ya es otra historia.

Miguel. Asturias

D O S S I E R   D E   W H I T E S N A K E

Como complemento a este artículo he preparado una pequeña carpeta con material ‘vintage’ de WHITESNAKE, el acostumbrado Dossier. Se trata de una pequeña colección de artículos y entrevistas recopiladas de publicaciones varias, como de costumbre, en as que he tratado de mantener un hilo común, que no es otro que pertenezcan la la carrera 70’s de WHITESNAKE. No ha sido fácil, y el resultado es muy mejorable, pero es lo que hay.Para conseguirlo, ya sabes, escribe un post con tu opinión acerca del grupo, los discos que más te gustan, cómo les conociste… lo que se te ocurra, vaya.

CONTENIDO: 56 páginas, 31 Mb alojado en megaupload
-Biografia WHITESNAKE dentro del POPULAR1 ESPECIAL ESP A24 SAGA PURPLE Cinco páginas en español
-Reseña concierto Madrid 1979.POPULAR 1 nº 71, Mayo 1979 Dos Páginas Español.
-Nota informativa en POPULAR 1 nº 71, Mayo 1979 Una Páginas Español.
-Entrevista Bernie Marsden y Biografía. This is Rock 04, 2004. 11 páginas en español.
-Biografía POSTER Whitesnake. POSTER POPULAR1, nº12, 1983, Cuatro paginas en Español
-Biografia en KERRANG (inglesa) nº 3 aparecida en Septiembre de 1981, cinco páginas en inglés (of course).
-Bio P1 ESPECIAL ESP A 101 WHITESNAKE, 1988,9 páginas en español
-Reportaje publicado en DISCO EXPRESS nº3 en 1983. De lo mejorcito que se ha hecho en España.  19 páginas en español.

Anuncios

CRONOLOGIA

.::WHITESNAKE: “Ready an’ Willing”::.

 

– Fool for Your Loving – Sweet Talker – Ready an’ Willing – Carry Your Load – Blindman – Ain’t Gonna Cry No More – Love Man – Black and Blue – She’s a Woman

David Coverdale: Voz Micky Moody: Guitarra Bernie Marsden: Guitarra Jon Lord: Teclado Neil Murray: Bajista Ian Paice: Batería Martin Birch: Productor

Esta reseña se completa con un dossier de prensa cuyo contenido y forma de conseguir vienen indicados al final del artículo.

Estar con los pies fuera del tiesto ya parecía una costumbre para David Coverdale. Cuando creó el grupo allá por 1977, el sonido de su banda era lo más demodé que se podría imaginar. El punk arrasaba y nadie parecía interesado en su apuesta, pero él siguió en sus trece. Llegada la década de los 80’s, nuestro cockrocker favorito estaba en una posición bastante parecida. El heavy metal dominaba el panorama… pero su banda no tocaba heavy metal. WHITESNAKE eran una banda de hard rock de corte clásico, que seguramente resultaba un tanto trasnochado para muchos de los ‘metalkids’ que vibraban con las nuevas bandas como VENOM, GRIM REAPER o ANGEL WITCH.

WHITESNAKE MARK IV

Todo ese mundo era ajeno a Coverdale, o al menos no debía importarle demasiado: de hecho parecía tener bastante claro que el tiempo corría a su favor, así que aplicó la máxima de ‘resistir es vencer’ y continuó el camino que se había trazado.

Para ello, no le tembló el pulso en deshacerse de quien no cubría sus expectativas. Eso ha sido una constante a lo largo de toda la carrera del cantante como ya sabes, aunque en aquel lejano 1979, solo hizo falta un cambio con respecto a la formación que había grabado los dos anteriores discos.

Ensayando en el estudio Se trataba del batería Dave Dowle, quien no terminaba de integrarse socialmente en la banda, ni tampoco era un músico a la altura del resto.

Había dos opciones a tener en cuenta, tres en realidad, pero las más sólidas eran las de dos pesos pesados como Ian Paice y Cozy Powell. Como curiosidad, decir que Neill Murray, el bajista del grupo, propuso también a Tommy Aldridge, que tocaba para Pat Travers, pero al no conocerle nadie, fue desestimado del primer intento. Como ya sabes, esto cambiaría con los años…

Cozy fue el primero a quien tentaron, pero en aquellos días aun estaba en RAINBOW y declinó la oferta. Ian Paice sin embargo, se encontraba un poco en tierra de nadie y aceptó el trabajo sin dudar. No en vano, durante una conversación entre Coverdale y él tras ver a la banda en directo, le confesó a David que su banda le parecía incluso mejor que DEEP PURPLE. Si era algo sentido o un simple halago, queda para él, pero el caso es que la llamada de Jon Lord para que formase parte de los WHITESNAKE de los 80, tuvo efectos inmediatos.

Esto ocurría en el verano de 1979. Por delante había varios meses de puesta a punto, ensayos y algunos conciertos entre ellos la edición de aquel año del Festival de Reading. También tuvo lugar la publicación del álbum ‘Lovehunter’, pero la compañía no puso el interés ( ni el dinero) suficiente para que Ian Paice re grabase las partes de batería, por lo que a efectos de este artículo, pasaremos por encima y llegaremos hasta los últimos días de 1979.

EN EL ESTUDIO.

En la puerta de los Ridge Farm, pasando un poco de frío...

A finales de 1979 la banda entra en los Ridge Farm. Coverdale no había quedado del todo satisfecho con el sonido de sus anteriores entregas y vio en aquellas instalaciones una posible solución.

El grupo traía abundante material escrito, especialmente David, quien había aprovechado sus vacaciones tras la mini gira de presentación de ‘Love Hunter’ en Belice, para preparar el nuevo trabajo. A excepción de Bernie Marsden que llegó más tarde, los músicos de WHITESNAKE pusieron manos a la obra el 3 de diciembre, y durante una semana trabajaron a destajo para desarrollar las ideas y darles forma. Coverdale firma en todos los temas, siendo tres exclusivamente suyos. El resto están coescritos junto a Micky Moody y/o Bernie Marsden, quien a pesar de, como decía antes, haber sido el último en llegar, no lo hizo con las manos vacías precisamente.

Varias de las canciones fueron aportaciones suyas, como él mismo explicaba al periodista Martin Poppof:

“ ‘Sweet talker’ llegó al estudio casi terminada. Yo escribí la melodía y David puso la letra en ella. También ‘Fool for your lovin’ , un trabajo clásico de la firma Marsden/Moody/Coverdale. Yo tenía el riff y Micky tenía el puente para rematarlo, que sacó de alguna de sus canciones. Luego llegó David y escribió la letra… creo recordar que todo ello nos llevó hora y media más o menos…”

También firmó la potente “She’s a Woman”, de lo mejor del álbum en mi humilde opinión. Tras el parón navideño volvieron al trabajo en Enero , alargando su estancia durante un mes más. El trabajo era intenso pero Neil Murray, bajista de la banda, recordaba aquellas sesiones con humor:

 “Fue muy fácil de grabar. Lo hicimos en los Ridge Farm, un estudio donde podías alojarte durante el tiempo que durase la grabación… no era una granja, aunque se le llamaba así. Estaba en medio del campo pero era una especie de casa señorial antigua, que había sido restaurada, con muchos jardines e incluso una piscina, aunque no estaba demasiado bien cuidada. El caso es que no había muchas distracciones, lo que te permitía centrarte en el trabajo. En fin, te levantabas, leías el periódico y te encerrabas durante doce horas a trabajar en el estudio! Ah, también podías almorzar algo de vez en cuando…”

Martin Birch como productor, puso todo su talento al servicio de la banda con unos resultados espectaculares. La incorporación de Martin al equipo en ‘Loverhunter’ ya había mejorado infinitamente el sonido con respecto a ‘Trouble’ pero ahora, trabajando en aquel estudio, la mejoría era aun mayor. Un sonido denso y rico, quizá sin llegar a la profundidad de los discos que hizo con RAINBOW pero aprovechando al máximo los recursos que los músicos tenían ( que no eran pocos.

EL ALBUM.

Resulta paradójico el hecho de que cuando el 50% de la banda estaba formada por antiguos miembros de DEEP PURPLE, era cuando más se alejaba del sonido del PURPLE clásico. La estructura de las canciones era más sencilla, no había sitio (al menos no tanto como antes) para el lucimiento de cada uno de los músicos y el espíritu de las canciones estaba principalmente en el rithm ‘n blues: ni música clásica, ni psicodelia ni nada por el estilo, solo rock desnudo, sin aditivos.

Esto, como es lógico, complació a una parte del público, que ansiaba una evolución que iba tomando forma desde el álbum “Trouble” , pero por otro lado decepcionó a quienes veían aquí la puerta abierta a una reunión de DEEP PURPLE. Sea como fuere, en lo que ambos mundos deberían estar de acuerdo es que estamos ante un disco magistral, que mantiene el nivel de principio a fin. Los ‘temas estrella’ lo son por derecho propio, pero el resto no es un mero relleno, si no una colección de canciones soberbias que de hecho entraron en el repertorio en casi su totalidad, y alguna de ellas aun sigue a día de hoy, treinta y tres años después de ser escritas.

Entendiendo por ‘temas estrella’ los que fueron publicados como single hablaríamos de dos piezas magistrales como son “Fool for your lovin’ “ y “Ready an’ Willing”. El primero había sido escrito para B.B.King, era una canción para ser vendida, pero la insistencia de Martin Birch en el sentido de que encajaría como un guante dentro del disco, convenció a Coverdale de usarla para su grupo. No erró la jugada. El historial en las listas de éxitos de Inglaterra era muy exiguo para WHITESNAKE, reduciéndose a un puesto nº 61 en el Top100 durante tres semanas para el Ep “Snakebite” en 1978 Y un nº 55 para el tema “Long way from home” que desapareció a las dos semanas en 1979. Con “Fool for your Lovin” subieron hasta el puesto numero 13 de la lista y se mantuvieron allí durante más d edos meses. Estaba claro que el camino era ese: canciones que sin desvirtuar la personalidad el grupo, tuviesen un gran gancho comercial. Hubo ciertos roces a la hora de grabarla entre Neil Murray y Ian Paice, como recuerda el bajista:

Ví las posibilidades de la canción y volví a grabar mis partes de bajo. El caso es que empezaron a mezclar el álbum por ese tema precisamente y Ian Paice tomó parte en el asunto presionando para que el bajo quedase relegado a un segundo plano. Cuando la escuché dije:‘ Oíd, esto no es como se supone que debería ser. Grabé de nuevo los bajos para que se oyesen ¿Por qué los habéis tapado? ’ y me fui a casa bastante rebotado. Como me verían en el estudio que aquel mismo día, a las tres de la mañana, me llamaron por teléfono. Era Martin Birch: ’ Yeah, lo hemos hecho a tu manera y suena mucho mejor’. Bien!.

Ready ‘n Willin’ ( el single) no obtuvo tan buenos resultados ( un 43 durante dos semanas) pero mantuvo el interés del mercado, ya que fue publicado justo al terminar la gira, convirtiéndose en una especie de puente hacia su siguiente trabajo, y mantuvo su presencia en el repertorio del grupo a lo largo de los años.

El ‘resto’ de canciones eran, como decía antes, piezas magistrales, no había paja en este granero. Hay por ejemplo dos, que son bien diferentes entre sí, (“Ain’t gonna cry no more today’ y “She’s a woman’) pero donde la querencia hacia LED ZEPPELIN, y muy especialmente de David Coverdale hacia su ídolo Robert Plant, hace sentir su peso. De hecho, la forma de cantar en esta última, anticipa bastante e lo que venimos oyendo en los años más recientes del grupo.

Bien diferente es, por ejemplo, la aportación del cantante en la recuperada ‘Blindman’ , que ya había sido grabada en 1977 para el álbum “David Coverdale’s Whitesnake” o la lasciva y sugerente “Love man”, donde el cantante acentúa la profundidad de su voz (entonces podía) dotando al tema de una personalidad inigualable. No había nadie que cantase así!.

Micky Moody y Bernie Marsden hacen un trabajo impecable. Se habla mucho ( y es justo hacerlo) del talento de Brian Robertson y Scott Gorham en THIN LIZZY como pareja de guitarristas pero nada tienen que envidiarles estos dos músicos. Puede que su imagen no fuese la mejor, pero jamás Coverdale ha tenido un respaldo como el suyo desde que abandonasen al grupo. La precisión que alcanzan en ‘Sweet talker’ por ejemplo está al alcance de muy pocos, el dominio del slide guitar, la finura con que trabajan las partes acústicas y por supuesto, el talento a la hora de escribir canciones, hacen que tengamos mucho que agradecerles.

 

Además de ello estaba, naturalmente la aportación de Ian Paice y Jon Lord , que si bien limitan su firma al tema que da título al disco, la sola presencia de estos dos mitos vivientes (y no hablemos de su talento como músicos, naturalmente) daban al grupo la solided y credibilidad que en ningún caso hubiesen tenido con otros nombres. A este respecto, Bernie Marsden le confesaba al periodista Martin Poppoff:

“Eran músicos que te hundían. Una vez que habías tocado con ellos, todo lo que viniese detrás parecían músicos de juguete, porque eran dos tipos insuperables. Cuando has estado tocando con Ian Paice y Jon Lord durante seis años y de repente dejas de hacerlo, es jodido, es jodido. Estos chicos son el top, y Jon Lord además es una gran persona (risas), él es un gran, gran hombre. Siempre le presento como ‘el Gran Jon Lord’ y Paice, como batería… he visto a mucha gente al lado del escenario, Llegaban con nosotros arriba y decían ‘¿puedo quedarme a ver a Ian?’ … he visto a Paice hacer llorar a baterías de pelo en pecho, hace qeu lo imposible parezca fácil. Son algo muy importante en mi carrera porque cuando me uní a P.A.L. (Pace, Ashton Lord) en 1976, antes de WHITESNAKE, me pusieron en el mapa del rock, por así decirlo… de repente estaba tocando con aquellas grandes figuras, lo que me colocó en una posición muy prestigiosa”.

Vaya desde aquí nuestro recuerdo a Jon Lord, que, evidentemente, aun vivía cuando se hizo esta entrevista, la cual parece resumir el sentir de la inmensa mayoría de público y compañeros de ambos músicos.: una mezcla de afecto y admiración hacia los grandes talentos que formaron parte, entre otros muchos, de este disco.

EL TOUR

La gira empezó en Inglaterra de manera muy intensa, con parones de un día o dos para descansar, pero cubriendo la práctica totalidad del mes de Junio, para después limitar los meses de Julio y Agosto a tres míseros shows, uno de ellos eso si, en el Reading, esta vez ya como cabezas de cartel. Esa actuación fue grabada por la BBC ( todas lo fueron) y pirateada hasta la saciedad en diferentes bootlegs, generalmente unido a la actuación de la banda en el Reading 79. Finalmente hace un par de años el show formó parte oficial de la discografía del grupo al aparecer en la caja “Box of Snakes”.

En aquellos conciertos llevaban como telonero a GFORCE, la banda que Gary Moore había formado tras abandonar a THIN LIZZY. Al parecer, tanto el guitarrista irlandés como su banda, atendían a los fans después del concierto , firmaban autógrafos y charlaban con ellos, lo que contrastaba con la actitud de Coverdale y WHITESNAKE que se mantenían distantes y rodeados de un equipo de seguridad desproporcionado para lo que en realidad eran. Quizá todo fuese parte de una simple pose de banda glamurosa, quien sabe. En cualquier caso, el baño de realidad vino en Octubre, cuando viajaron a Estados Unidos, permaneciendo allí durante un mes y medio en el que abrieron para JETHRO TULL, con un éxito…. Digamos que más bien discreto. Al menos consiguieron que ‘Fool for your lovin’, que se había publicado allí, subiese hasta el puesto número 70 del Billboard.

 

Un año antes, David Coverdale había firmado un contrato con la compañía Mirage que era una marca blanda de la todopoderosa Atlantic, con la vista puesta en el mercado americano, pero las cosas no funcionaron ni medio bien, y la banda era absolutamente desconocida en aquel país.

En fin, el año al menos acabó bien en ese sentido, ya que terminaron 1980 y se adentraron en el 81 girando por Francia y Alemania, abriendo nada menos que para AC/DC quienes presentaban el álbum ‘Back in  black’. Esto, como ya supondrás, les garantizaba estadios llenos y un público más acorde con su sonido que el de JETHRO TULL. Por cierto, que la gira de AC/DC pasó por España, pero con MIDNIGHT FLYER como teloneros.

A partir de finales de 1980 ya no sabría decir si estamos hablando de la gira de promoción de “Ready an’ Willin” o la de su extraordinario álbum en directo “Live… in the heart of the City”, que salió publicado en Noviembre de 1980, aprovechando las circunstancias. Las giras se solaparon y todo se vuelve un poco confuso, de manera que puede ser un buen momento para poner fin a la reseña del disco. Antes sin embargo, no me resisto a comentar una anécdota que el maestro José Galván reseña en su libro “Un mundo púrpura”, que era absolutamente desconocida para mí y que me ha llamado mucho la atención. Al parecer, a la hora de diseñar la portada, el manager, John Coletta sugirió una idea parecida a la que ilustra ‘Lovehunter’. Como quiera que esta les había servido para ganarse fama de sexistas, Coverdale rechazó esa idea, proponiendo la portad que todos conocemos , que no es otra cosa que la contraportada de “Trouble” convenientemente re distribuida y hehca la sustitución de baterías. No se los miles d eveces que hbré contemplado ambas 8portada y contraportada) pero hasta el momento mismo d e leerlo en El Libro, nunca me había dado cuenta.

Miguel. Asturias

DOSSIER

Si eres habitual, ya sabes lo que hay que hacer. Si no sueles pasar por aqui, simplemente se trata de que compartas tu opinión sobre este disco escribiendo un post en este blog: cual es tu tema favorito, cual es la mejor época del grupo, si los has visto en directo…. lo que se te pase por la cabeza, relacionado con este álbum a poder ser.

Reseña del álbum en el fanzine TEENAGE DEPRESION nº 13, publicado en Inglaterra en 1980. Una página en inglés.

Reportaje sobre la banda publicado en la revista KERRANG nº3, durante 1981. Cinco páginas en inglés.

Reseña POPULAR1 Especial Reading 1979. Seis páginas en español.

Reseña concierto WHITESNAKE en España en 1979. Publicado en el nº71, allá por Mayo de 1979. Dos páginas en español.

Biografía (hasta 1981) y reseña del álbum aparecida en la revista DISCO EXPRESS en 1983. Once páginas en español.

Mini bio publicada en POPULAR1 Especial Saga Purple. Dos páginas en español.

Reseña POPULAR1 Especial Reading 1980. Cuatro páginas en español.

CRONOLOGIA

WHITESNAKE: “1987”

– Crying in the Rain – Bad Boys – Still of the Night – Here I Go Again – Give Me All Your Love – Is This Love – Children of the Night – Straight for the Heart – Don’t Turn Away

David Coverdale: Voz, John Sykes: Guitarra y voz, Neil Murray: Bajo, Aynsley Dunbar: Batería, Don Airey: Teclados. Productores. Mike Stone / Keith Olsen

ESTE ARTICULO SE COMPLETA CON UN DOSIER DE PRENSA, CUYO CONTENIDO Y FORMA DE CONSEGUIR ESTÁRESEÑADO AL FINAL DEL POST.
IMPORTANTE!!!!! SI TIENES MATERIAL DE PRENSA QUE NO APARECE EN LA LISTA Y CREES QUE PODRÍA SERVIR PARA MEJORAR EL DOSIER , POR FAVOR, ESCRIBE UN CORREO A miangarri@gmail.com

Muchas han sido las bandas que al dar un giro en su dirección, a punto han estado de terminar en la cuneta. METALLICA con ‘Load’, JUDAS PRIEST con ‘Turbo’ o KISS con ‘Dinasty’ lo intentaron, pero se vieron obligados a replantearse el asunto y plegar velas para poder seguir camino. Seguramente, lo súbito de ese cambio tuvo en parte la culpa, cosa que no ocurrió con la banda de David Coverdale. Año a año y disco a disco desde que empezase a década de los 80, se veían señales que evidenciaban que WHITESNAKE iban buscando asentarse definitivamente en el mercado norteamericano. El abandono progresivo del sonido bluesy o los cambios de imagen fueron acentuándose a lo largo de la carrera del grupo hasta que llegado 1985, quedó claro que había un pasado para WHITESNAKE. La pregunta era: ¿Habría un futuro?. Las cifras demuestran que, efectivamente, lo hubo y fue exactamente como Coverdale quería, incluso me atrevería a decir que nunca llegó a imaginarlo tan brillante… pero hasta llegar a ese momento, hubo una historia que intentaremos repasar ahora.

EN LA PISTA DE DESPEGUE

Rock in Rio, el mega festival celebrado en Brasil en 1985 fue el último concierto con WHITESNAKE para Cozy Powell. Al margen del legendario batería y su partner in crime de la sección rítmica Neil Murray, la banda allí presente poco tenía que ver ya con la que en su momento publicase “Come ‘n get it” o “Ready ‘n Willin’ “. El sombrero de Mickey Moody y la tripilla de Bernie Marsden habían dejado paso a la melena rubia de John Sykes. No había rastro del mostacho de Jon Lord e incluso David Coverdale había abandonado los vaqueros y sus míticos chalecos, reemplazándolos por un estilizado conjunto negro de spandex… era el signo de los tiempos.

Afortunadamente para el grupo, el citado show era el último de la gira, lo que daba cierto margen a Coverdale y Sykes a la hora de buscar nuevo batería, a la vez que escribían el material de lo que sería su siguiente trabajo. Se trató de fichar a Frankie Banalli (W.A.S.P., QUIET RIOT) y a Tommy Aldridge, entonces en la banda de Ozzy Osbourne, sin resultado positivo. Finalmente, tras probar a cerca de sesenta músicos y dilapidar una fortuna en dichas pruebas, contrataron a Aynsley Dunbar, un legendario músico de la vieja escuela cuyo nombre va ligado por completo a la historia del rock:

“ Me acerqué, hice sus temas y lo que les asombró fue ver que podía tocar una de las canciones tres veces seguidas sin cansarme: ¡La habían probado con chicos de veinte años que ni siquiera la habían podido hacer entera una sola vez!. El tema se llamaba ‘Bad boys’ ”.

Así, con la formación casi completada y los esbozos de las canciones muy adelantados, Dunbar ensayó el material entre el 28 de Agosto y el 30 de Septiembre de 1985 , momento en el que comenzó la grabación de las bases rítmicas en los canadienses Little Mountain Studios, donde MOTLEY CRÜE, AEROSMITH o THE CULT han grabado parte de sus mejores trabajos.

Dunbar y Neil Murray dejaron listas las bases del álbum en aproximadamente un mes, siguiendo las pautas que John Sykes les marcaba. Parece un tanto chocante que alguien como Sykes, (que no dejaba de ser un chavalín en comparación con aquellas dos leyendas del negocio) llevase el peso de todo el proceso, pero no olvidemos que ‘1987’ era su bebé y el de Coverdale y que, siendo como era el autor de la música en todos los temas, es lógico que fuese él quien marcase las directrices de cómo desarrollar las canciones.

Bien, y si hablábamos de leyendas al referirnos a Murray o Dunbar, no lo era menos el siguiente músico que tenía que poner su talento en aquellos surcos. Don Airey, había grabado ya aquel año un álbum para ALASKA (la banda de Bernie Marsden), otro con GARY MOORE y otro con PHENOMENA. Las tres bandas estaban en relación directa con miembros de la saga PURPLE, lo que quizá hizo que grabar sus partes en el álbum ‘1987’ fuese pan comido. De hecho, aparecía a finales de octubre y en tan solo cinco días terminó su aportación.

PALOS EN LAS RUEDAS

El relativo buen ritmo que llevaba la grabación del álbum se vio interrumpido por una serie de problemas que traerían de cabeza a todo el entorno del grupo. Con las bases rítmicas y los teclados grabados, era el turno para John Sykes. Sin embargo, el frío de Canadá hizo mella en su salud y a principios de Noviembre contrajo una severa infección de garganta que le alejó del estudio e hizo que la banda se tomase el resto del mes libre. No debió de sentarle muy bien el descanso ya que cuando volvió a primeros de diciembre, Sykes decidió que no le servían las bases de Dunbar y Murray, quienes debieron volver a grabar. La llegada de las fiestas navideñas provocaron otra pausa que Mike Stone, el primer productor, aprovechó para replantear toda la producción del álbum, con la esperanza de que en los primeros días de Enero, el grupo (John Sykes, más concretamente) volviera a ponerse manos a la obra.

Sin embargo no fue así. El 4 de Enero, Phil Lynott abandonaba este mundo y su muerte dejaba devastado al guitarrista, quien pocos meses antes había estado valorando junto a él un regreso de la leyenda irlandesa. Ni que decir tiene que John Sykes permaneció en Europa mientras duraron los funerales y demás. En todo caso, entre tragedias y enfermedades, añadido al perfeccionismo que Sykes buscaba desarrollar en su trabajo, las partes de guitarras no estuvieron terminadas hasta la primavera de 1986, momento en el que se suponía que David Coverdale ya podría grabar la voz… y digo ‘se suponía’ porque los problemas que WHITESNAKE habían tenido hasta entonces quedaban convertidos en tropezones sin importancia al lado del que se les vino encima en ese momento.

Cuando a mediados de Marzo, David Coverdale se puso manos a la obra, sus sesiones arrojaban unos resultados catastróficos. Los tonos a los que antes llegaba con facilidad se habían vuelto inalcanzables para él, y su voz sonaba ahora absolutamente nasal. Era incapaz de afinar y terminaba las sesiones con dolores de cabeza y agotado tanto física como anímicamente. Tras visitar a varios doctores se le diagnosticó una sinusitis que obligaba al cantante a pasar por el quirófano, pero Coverdale, presionado por los continuos retrasos decidió utilizar medicamentos para paliar el problema y decidió cambiar los estudios de Canadá por los Compass Point en Bahamas, donde sin duda el clima era más benigno.

A todo esto, el tiempo había ido pasando y los que ponían el dinero, es decir Geffen Records, estaban cansados de unos resultados que nunca llegaban. En consecuencia decidieron recortar gastos dejando sin sueldo a Aynsley Dunbar y Neil Murray, quienes desde que grabaran casi seis meses antes no habían vuelto a aportar nada al trabajo. Obviamente, Dunbar se fue de la banda, y Neil Murray, aunque no llegó tan lejos, se unió a otros proyectos que le ayudaran a pagar las facturas. Mientras tanto, Coverdale sufría una recaída que le obligaba (esta vez sí o sí) a pasar por el hospital.

NUNCA ES TARDE…

Habían trascurrido ya ocho meses desde que WHITESNAKE empezasen a grabar el álbum y todo el mundo estaba un poco nervioso. Sin embargo el productor, Mike Stone había sobrepasado esa marca y estaba especialmente desquiciado. Tanto fue así, que propuso a David que un cantante provisional hiciese su trabajo para poder ir avanzando sobre las mezclas mientras este se recuperaba. Grave error: Coverdale quemaba puentes con Stone, y la banda se veía otra vez pisando tierra de nadie.

Martin Birch fue una opción al principio, pero la relación entre Coverdale y el legendario productor se había deteriorado mucho en el pasado y nunca había llegado a mejorar. El segundo que formó parte de la lista fue Ron Nevison, cuyo nombre está estampado en  los créditos de bandas como LED ZEPPELIN, ROLLING STONES, UFO o THE WHO entre montones de clásicos. Sin embargo, a pesar de que llegaron a grabar algunas sesiones en los Cherokee Studios de Los Angeles, Coverdale quiso buscar a alguien capaz de trasmitir una mayor intensidad a su trabajo. Tras discutir el asunto durante algunos días (John Sykes iba a seguir trabajando con Mike Stone a toda costa) Keith Olsen se llevó los honores. Como recordarás, Keith había sido el encargado de trasformar el álbum ‘Slide it in’ para el mercado norteamericano y lo cierto es que había hecho un buen trabajo, de manera que no había razón alguna para que no repitiese, de hecho si le hubieran elegido desde un primer momento, la banda hubiese ahorrado mucho tiempo y, en consecuencia, un buen montón de dinero.

La cita tuvo lugar en los Goodnight Studios, en Agosto de 1986, y se alargaría hasta el mes de Octubre del mismo año. Allí fue donde finalmente, un recuperado David Coverdale pondría voz a su disco más mimado. Con el grueso del disco terminado, solo restaba re-grabar algunas partes del bajo y los dubs de guitarra. Para lo primero se siguió contando con Neil Murray, aunque lo cierto era que llevaba tiempo con la mosca detrás de la oreja y estaba en una posición bastante incómoda. También John Sykes empezó a intuir entonces que algo no funcionaba del todo bien. En todo caso, ambos (Murray y Sykes) volvieron a grabar, esta vez en los estudios Markus & Townhouse de Londres, contando para la producción con Mike Stone, como exigía el rubio guitarrista. Allí quedó todo listo a excepción de la nueva versión de “Here I go again”.

Era patente que desde el minuto uno, Sykes y Coverdale habían establecido una rivalidad que en ocasiones rayaba el delirio. Por una parte, WHITESNAKE era el grupo de David Coverdale, eso estaba fuera de toda discusión,  pero por otro lado, el éxito a nivel masivo les había llegado con John Sykes en la banda, y era él quien había escrito todo el material (salvo las letras) de ‘1987’, de manera que el guitarrista quería disfrutar de los mismos derechos e idénticos privilegios que Coverdale, algo a lo que este en modo alguno estaba dispuesto.

Esa rivalidad se acentuó cuando llegó la hora de las mezclas. Coverdale decidió que Sykes no debía estar presente en el proceso, y siguió contando con Keith Olsen para el trabajo, como hemos visto, dejando a Mike Stone solo al servicio del guitarrista.  Estaba claro que por mucho que John Sykes había sido clave en el grupo, quien mandaba y tenía la última palabra era Coverdale, quien temeroso de la sombra que el guitarrista le estaba haciendo, decidió reemplazarlo sin previo aviso.  La situación no podía ser más bizarra. En el momento que por fin hubo disco, dejó de haber banda… pero no nos adelantemos y hablemos un poco del álbum.

Los resultados que arrojaron aquellos dos años de trabajo son de sobra conocidos por todos nosotros. Estamos ante una colección de canciones muy de su época, tanto en las estructuras como en el sonido. ¿Se alejan del WHITESNAKE clásico? Sí, sin duda, pero no tanto de su anterior disco, que por cierto había salido más de dos años antes. Estoy seguro que si pudiésemos borrar de la mente la imagen del grupo en aquel entonces y fuésemos capaces de oír las canciones sin prejuicios asociados a la laca y el spandex, la percepción del disco sería muy distinta.

Dicho esto, es evidente que la calidad de los temas convierten a este álbum en uno de esos discos que parece más un “Best of” que un álbum al uso. Los singles que se extrajeron, tanto por la cantidad como por las cifras que alcanzaron hacen que así parezca. En fin, resulta casi imposible catalogar el total de sencillos, maxis y picture-disc que salieron de este álbum, pero sí puede afirmarse sin temor a errar que no hubo vaca más ordeñada en la historia del grupo. Siguiendo un orden cronológico, el primero de ellos fue un promo, paralelo a la salida del disco que se publicó el 28 de Marzo con “Still of the night” como tema principal y “Here I go Again 87” en su cara B. El tema principal también fue el primero en editarse en video, convirtiéndose casi de manera instantánea en uno de los más programados de la época en la entonces todo poderosa MTV, lo cual se convirtió en un arma de doble filo. Gracias a la constante presencia del grupo en la pequeña pantalla (o por culpa de esto, si lo prefieres) WHITESNAKE entró en la categoría de hair bands junto a POISON, RATT, GREAT WHITE y tantos otros, y ya no volvió a salir de ella, algo muy parecido alo que les ocurrió a CINDERELLA. Seguramente, la meta que Coverdale perseguía al teñirse de rubio y escribir canciones como aquella, era convertir a WHITESNAKE en los LED ZEPPELIN de fin de siglo, pero en modo alguno fue así.

La edición del segundo single del álbum no hizo sino rematar la faena. Tres meses después de haberse publicado “Still of the night” y en pleno período estival, “Is this love?” era pasto de las ondas. Creada por Sykes y Coverdale durante su estancia en el sur de Francia, había sido originalmente escrita para Tina Turner, a petición de un directivo de Geffen que conocía la admiración del cantante por ella. Sin embargo, una vez terminada, seguramente vieron que iba a rendir más en su propio álbum y se quedaron con ella. Sabia decisión. El 6 de Junio salía directamente al puesto número 30 de las listas inglesas y en pocos días subía hasta la novena posición. En Estados Unidos fue aun mejor, y no pasó demasiado tiempo antes de que alcanzase el segundo puesto del Top100 de Billboard.

Una vez que el tour se puso en marcha, se publicó en formato sencillo “Here I go Again” como apoyo a la gira americana, en diciembre de aquel año…pero, ¿este no era el tema que aparecía como cara B del single “Still of the night”?. Pues no, porque lo que se publicó en la segunda tanda fue la versión que grabada en Marzo de aquel año con Mark Andes y Denni Carmasi (bajista y batería de HEART), Adrian Vandemberg y Dan Huff a las guitarras y dos teclistas de estudio llamados Alan Pasqua y Bill Quomo. Todo un embrollo que no parece tener fin, ya que entre todos los formatos se llegaron a publicar ¡doce! versiones de este sencillo. Hay que reconocer que parte del éxito que tuvo el álbum, es mérito de las versiones de temas antiguos, lo que dicho sea de paso, no deja de ser chocante. “Crying in the rain” y “Here I go again” fueron dos canciones (dos magistrales canciones, diría yo) que en su momento habían pasado inadvertidas en el continente americano, ya que aparecían en el álbum “Saints & Sinners”, que apenas tuvo repercusión debido a su pobre tour por aquellas tierras, pero Coverdale, convencido del potencial de esas canciones, insistió en darles un lustre y presentarlas con un brillo adecuado a los tiempos que corrían. La jugada no pudo salirle mejor ya que ambas fueron publicadas en singles (en infinitos formatos), y consiguieron relanzar las ventas del álbum publicado cinco años antes. En todo caso, lo charts o parecían mostrar problema alguno y con aquel viejo-nuevo tema en las ondas, de nuevo consiguieron un noveno puesto en Inglaterra y el séptimo en el Billboard norteamericano.

Terminando la serie, “Gimmie all your love” fue el ultimo single que se publicó, y ya fue en Febrero de 1988. Para aquel entonces, “Bad Boys”, “Children of the night” o “Don’t turn away” eran títulos que habían relegado al olvido a piezas históricas como “Lady”, “Rock ‘n Roll Women”, “Trouble” y tantas otras, para indiferencia de muchos y disgusto de otros tantos, que veían a aquellos WHITESNAKE indignos de tal nombre.

PROMOCIONANDO EL ALBUM

En resumen, ahora que Coverdale tenía disco, le faltaba el grupo. John Sykes estaba fuera, Aynsley Dunbar también, Don Airey era un simple músico alquilado y Neil Murray, a pesar de que nunca dijo ‘adiós’, ni tampoco se lo dijeron a él… estaba fuera:

“He de decir que no me fui del grupo. No dije ‘me voy’. Tampoco me despidieron… digamos que estaba atrapado en medio de la rivalidad entre Coverdale y John Sykes, quien quería estar al mismo nivel que David

El proceso de creación del nuevo Mark de WHITESNAKE fue bastante rápido. “Here I go again”, estaba ya grabado, pero por alguna razón los solos de guitarra no habían sido terminados, lo que fue la excusa perfecta para que Coverdale recuperase un nombre que tenía en su agenda precisamente desde el tour del álbum “Saints & Sinners”.

Adrian Vandemberg era un personaje relativamente famoso en Europa, gracias a la banda que llevaba su apellido, aunque en Estados Unidos era un perfecto desconocido. Eso, sin embargo, no pareció importarle al líder de la banda, que sentía la necesidad de tener a Sykes lo más lejos posible. Coverdale para THIS IS ROCK:

“John Sykes y yo estábamos atravesando un momento muy difícil. Como músicos era algo potente, pero como personas no había una relación tan buena. A mí me parecía que él no me había apoyado cuando estuve enfermo, en realidad sentía que John me había intentado quitar el proyecto para hacerlo suyo, y me sentó como una puñalada”.

El disco, que llevaba casi dos años en el horno, estaba preparado por fin, y la compañía no estaba dispuesta a perder ni un solo día más, de manera que movió ficha. Había que filmar el video promocional del primer single del disco (“Still of the night”), así que Geffen puso el dinero y Coverdale escogió a los músicos que iban a aparecer en él. No es casualidad que todos ellos fueran conocidos profesionales, más bien supongo que la idea era forzar a la creación de una banda que aprendiese rápido las canciones y aportase la necesaria estabilidad a una inminente gira de presentación. Así las cosas, Rudy Sarzo al bajo y Tommy Aldridge en la batería, formaban la base rítmica. Me pregunto que pasaría por la cabeza de John Sykes cuando vio a Aldridge sentado tras su kit, teniendo en cuenta que fue él quien insistió hasta el aburrimiento que Aldridge era el batería perfecto y siempre encontró la negativa de Coverdale por respuesta… . En las guitarras estaban Adrian Vandemberg, como hemos visto, y a su lado Vivian Campbell, que había abandonado la banda de Ronnie James Dio poco tiempo atrás.

La condición que Geffen había puesto para lanzar a un grupo tan caro de gira, era que el álbum empezase con buen pie, y los resultados no pudieron ser mejores. En solo una semana, “1987” alcanzaba el octavo puesto de las listas estadounidenses y el decimo sexto de las británicas, confirmándose poco después que no iba a pararse ahí. En el mes de Julio (el álbum salió a finales de marzo) el disco estaba ya en el segundo puesto del Billboard y conseguía la categoría de platino por primera vez en la historia del grupo. Como consecuencia de ello, ‘Slide it in’, el anterior trabajo del grupo se alzaba con ese galardón también.

El tour comenzó en Estados Unidos, siendo el primer show como parte de un macro festival de la talla de TEXXXAS JAM el 22 de Junio de 1987. Con la banda puliendo y engrasándose noche tras noche, acompañaron a MOTLEY CRUE abriendo para ellos sus shows de “Girls, Girls, Girls” hasta el mes de noviembre, a partir del cual tomaron su camino como cabezas de cartel.

Después de 9 shows en el Reino Unido durante la Navidad (imagino que aprovechando la visita familiar) volvieron de nuevo a Estados Unidos para seguir explotando un filón que en modo alguno debían desaprovechar. Tanto fue así que giraron durante ocho meses por todo el país, interrumpiendo el tour tan solo un par de semanas en Junio, durante las cuales viajaron a Japón para hacer seis shows.

Está claro que si a esas alturas llevaban vendidos casi diez millones de discos y la gira pasaría de los doscientos shows, solo en Estados Unidos, era porque habían seguido la dirección correcta en el plano de los negocios. Al público no parecía importarle si era Neil Murray o Rudy Sarzo quien había grabado el disco, o si los guitarristas que veían sobre el escenario eran simples intérpretes de unas canciones que habían sido escritas por John Sykes. Ninguno de los que compramos el disco o de quienes estuvieron presentes en algún show preguntamos por Don Airey o Aynsley Dunbar… reconozcamos que no es una postura demasiado justa en lo moral y mucho menos lo fue en lo económico. Grabar el disco había costado una inmensa fortuna entre estudios, productores, músicos, representantes. El propio David Coverdale lo dejó perfectamente claro:

“He vivido y trabajado con gente que creía estar en Disneylandia, pero cuando comencé en marzo la promoción del álbum, debía tres millones de dólares.”

Neil Murray y Aynsley Dunbar tuvieron que pleitear para conseguir su porcentaje en los royalties, y mientras que los músicos que hicieron la gira, aun no habiendo aportado nada al álbum, se hicieron ricos, los verdaderos creadores de “1987” no se vieron recompensados en su justa medida. Neil Murray volvió a MGM, el proyecto que junto a Bernie Marsden y Mell Galley, había ocupado su tiempo durante el interminable período de grabación de “1987”. Aynsley Dunbar fue invitado a participar en el proyectode John Sykes, BLUE MURDER, pero no encajó y tras diez días optó por unirse a ERIC BURDON AND THE NEW ANIMALS. John Sykes, como acabo de decir dio vida a BLUE MURDER, junto a Tony Franklin y Carmine Appice, quienes grabaron las canciones que hubiesen sido la continuación de WHITESNAKE de haber seguido siendo parte del grupo John Sykes. Por último, Don Airey participó en la gira de JETHRO TULL y formó una superbanda bajo el nombre de K2 junto a Gary Moore y Cozy Powel entre otros, y en 1988 publicaron un álbum que, seamos claros, no era para aquellos años.

Resumiendo, “1987” no es una historia de lealtades, amistad y rock and roll al calor de unas cervezas. Es la meta que David Coverdale llevaba años persiguiendo y que, nos guste o no, alcanzó gracias a mucha perseverancia, mucho talento… y más bien pocos escrúpulos. Realmente, WHITESNAKE tenía una puerta para entrar y doce para salir, y el desfile de personal había sido una constante desde el minuto uno, y eso no hizo si no acentuarse a estas alturas de la historia del grupo. Las cifras dicen que Coverdale cantó el Bingo de su vida, pero cada uno de nosotros hemos de juzgar qué discos del grupo nos llenaron más.

Miguel. Asturias

DOSSIER WHITESNAKE 1987

Recopilación de artículos reseñas y entrevistas publicados en la prensa musical de varios países, en relación con WHITESNAKE y su álbum “1987”. Para conseguirlo debes escribir un post comentando tu parecer sobre el disco, el grupo en general o cualquier cosa que se te ocurra, siempre y cuando guarde relación con la banda . Recibirás a vuelta de correo un enlace para descargar el dosier.
Si tienes materiald e prensa que no aparezca aquí y quieres colaborar en mejorar el dosier, por favor escribe a miangarri@gmail.com

– Artículo ‘In his own words’. Coverdale desglosa “1987”para METAL HAMMER Alemania durante Julio de 1987. Una página en alemán.

– Reseña festival TEXXAS JAM 1987 publicado en METAL HAMMER Alemania durante Agosto de 1987. Cinco páginas en alemán.

– Noticia gira WHITESNAKE y MOTLEY CRUE para METAL HAMMER Alemania durante Septiembre de 1987. Una página en alemán.

– Reseña show WHITESNAKE + M.S.G. en Wembley Arena publicado en METAL HAMMER Alemania durante Febrero de 1988. Dos páginas en alemán.

– Árbol genealógico publicado en METAL HAMMER Alemania durante Febrero de 19878. Dos páginas.

– Reseña show WHITESNAKE + MOTLEY CRÜE en Chicago publicado en HARD FORCE nº10 durante Julio de 19878. Dos páginas en francés.

– Reseña festival TEXXAS JAM 1987 publicado en HARD FORCE nº10 durante Julio de 19878. Dos páginas en francés.

– Reseña video “Still of the night” publicado en HARD FORCE nº10 durante Julio de 19878. Dos páginas en francés.

– Entrevista publicada en la revista HEAVY ROCK nº 46 durante Junio de 1987. Cuatro páginas en español.

– Entrevista publicada en la revista CRASH MAGAZINE nº 5 durante Mayo de 1987. Cinco páginas en alemán.

– Entrevista a Rudy Sarzo publicada en METAL HAMMER UK, durante Febrero de 1988. Dos páginas en inglés.

– Entrevista publicada en la revista HARD FORCE nº 08 durante Junio de 1987. Cinco páginas en Francés.

– Reseña publicada en la revista HARD FORCE nº 07 durante Mayo de 1987. Una páginas en Francés.

– Reseña video “Still of the night” publicado en HEAVY ROCK nº52 durante Julio de 1987. Una página en español.

– Entrevista publicada en la revista METAL HAMMER España nº 01 durante Diciembre de 1987. Cinco páginas en español.

– Reseña show WHITESNAKE + M.S.G. en Wembley Arena publicado en HARD ROCK nº 43 durante Marzo de 1988. Dos páginas en francés.

– Reseña show WHITESNAKE + M.S.G. en Wembley Arena publicado en HEAVY ROCK nº 55 durante Marzo de 1988. Dos páginas en español.

– Entrevista publicada en HIT PARADER USA durante Diciembre de 1987. Dos páginas en inglés.

– Reportaje WHITESNAKE + MSG publicado enMETAL HAMMER Alemania durante diciembre de 1987. Tees páginas en alemán.

– Entrevista publicada en POPULAR1 nº 173 durante Diciembre de 1987. Tres páginas en español.

– Reportaje publicado en THIS IS ROCK nº 34 durante Abril de 2007. Diez págians en español.

– Especial Popular1 WHITESNAKE. Ocho páginas en español.

Cronología

.::WHITESNAKE: ‘Slide it in’::.

VERSION U.S.A. Geffen Records – 4018-2

1. Slide It In      2. Slow An’ Easy      3. Love Ain’t No Stranger      4. All or Nothing      5. Gambler      6. Guilty of Love      7. Hungry for Love      8. Give Me More Time      9. Spit It Out       10. Standing in the Shadow

Jon Lord – Teclista    John Sykes / Mel Galley / Micky Moody – Guitarra    Martin Birch – Productor          David Coverdale – Voz        Neil Murray – Bajo      Cozy Powell – Batería      Keith Olsen – Mezcla

VERSION EUROPA Liberty – 1C 064 2400001

1.  Gambler 2.  Slide It In   3.  Standing In The Shadow  4.  Give Me More Time  5. Love Ain’t No Stranger   6. Slow An’ Easy  6. Spit It Out  7. All Or Nothing 8. Hungry For Love   9. Guilty Of Love

Jon Lord – Teclista    Mel Galley / Micky Moody – Guitarra    Martin Birch – Productor y Mezclas         David Coverdale – Voz       Colin Hodkingson – Bajo      Cozy Powell – Batería

ESTE ARTICULO SE COMPLETA CON UN DOSSIER DE PRENSA SOBRE EL DISCO. EL CONTENIDO Y LA FORMA DE CONSEGUIRLO ESTÁ DETALLADO  AL FINAL DEL ARTÍCULO. MI AGRADECIMIENTO A TATO DEL C.A.D.P. A ARIEL DESDE ARGENTINA Y A FER ‘SPIRIT OF BOOTS’ POR SUS APORTACIONES.

Dedicado a la memoria de Mel Galey y Cozy Powell, que nos han hehco tan felices.

En 1984 se editaba “Slide it in”, el disco que serviría de puente entre el WHITESNAKE heredero de los clásicos y la banda multimillonaria en ventas que todos recordamos. Supongo que para David Coverdale había llegado el momento de decidir en qué dirección tirar: seguir la senda de un pasado de color Púrpura con el sabor del Viejo Continente o avanzar hacia un futuro donde el glamur de las estrellas de Hollywood se confundía con el rock and roll.   Los hechos han demostrado que escogió la segunda opción.

Atención padres, encierren a sus hijas!

Seguramente sintió la necesidad de desprenderse de un pasado que en esos momentos le lastraba. Europa llevaba muchos años rendida a sus pies, aquí había abrazado la gloria y podría decirse que con álbumes como “Ready ‘n’ willing” o “Saints & Sinners” había tocado techo, pero en honor a la verdad, las radios en 1984 programaban a VAN HALEN y no a DEEP PURPLE. Tenía que conquistar el mercado americano si quería seguir avanzando y no dudó en hacer cuantos cambios fueran necesarios. El primero y quizá menos llamativo para el público, tuvo al manager del grupo como protagonista. John Coletta había sido el jefe en DEEP PURPLE desde el minuto uno, y después también de RAINBOW y WHITESNAKE. Resulta extraño pensar en una relación profesional rota después de tanto tiempo, pero llegados a este punto, David Coverdale quería deshacerse de él a toda costa.  Le achacaba que el grupo estuviese perdiendo dinero y necesitaba libertad para negociar con otras compañías, lo cual no podía hacer con él de por medio. Tan era así, que ya había amenazado con no terminar “Saints and Sinners” si Coletta no se iba. El propio Micky Moody lo comenta en una entrevista retrospectiva que en 1996 publicó la revista Hard Roxx:

“No estábamos ganando ni de lejos la cantidad de dinero que merecíamos. WHITESNAKE siempre parecía estar en números rojos hasta que pensé ‘¿qué es esto?, estamos tocando en algunos de los mayores lugares y aún así seguimos teniendo deudas ´. No habíamos conseguido mucho dinero fuera de la banda y se dijo que había 200.000 libras en deudas, cuando teníamos seis álbumes de oro. No era sólo yo, porque todo el mundo estaba cansado, molesto y perdiendo su sentido de identidad. Fue por entonces, que no podíamos avanzar. Todo el mundo quería hacer algo diferente después de algunos años, un álbum en solitario o escribir con otra persona”

Brenie Marsden c uando montó ALASKA

En esa situación se había generado un ambiente muy viciado que funcionó como una reacción en cadena. Al cambio de manager, se sumaron otros más visibles.  Ian Paice, el histórico batería, fue sustituido por otro peso pesado como era Cozy Powell, con quien Coverdale pretendía dar más dinamismo al conjunto.  No parece que Paice fuese demasiado feliz con el grupo en aquel momento y la desmotivación terminó convertida en desidia. El mismísimo Jon Lord se lo contaba al periodista sueco Mike Ericcson:

Básicamente, Ian Paice fue despedido de WHITESNAKE…, pero en gran parte fue culpa suya. Se volvió muy perezoso cuando grabamos ‘Saints And Sinners’ y David se dio cuenta.  Paice es mejor batería que Cozy, pero ahora mismo quizás sea más apropiado Cozy Powell.”

Jon Lord hacía de interlocutor de la banda porque fue de los pocos que conservó el trabajo, cosa que no ocurrió con Bernie Marsden quien formaba ALASKA como proyecto en solitario, ni con Neil Murray, presente en WHITESNAKE desde sus primeros tiempos, que se iba con Paice a la banda de Gary Moore. Bernie fue sustituido por Mell Galey, (antiguo componente de TRAPEZE junto a Glenn Hughes y Dave Holland ) y Neil Murray, cedía su puesto como bajista a un desconocido Colin Hodkingson, curtido en varias bandas de blues rock.

Tras las bambalinas hubo otros cambios igualmente importantes. Coverdale consiguió librarse de EMI-Liberty al menos para Norteamérica, donde sería Geffen, una compañía nueva, la que publicaría y promocionaría el disco. Geffen puso a disposición de Coverdale a John Kalodner , considerado como uno de los más importantes A&R  a nivel mundial en la escena del hard rock. En honor a la  verdad, y aunque es cierto que tuvo mucho que ver en la ‘construcción’ de los nuevos WHITESNAKE,  no acertó en su primera decisión. Martin Birch,  productor de todos los álbumes de WHITESNAKE desde 1977 no conseguía el trabajo en esta ocasión, si no que era Eddie Kramer quien lo hacía, a  propuesta de Kalodner.

Krammer había sido un nombre esencial en la carrera de bandas como LED ZEPPELIN  o KISS y su aportación a WHITESNAKE iba a estar dedicada sobre todo a conseguir plasmar en vinilo la fuerza de la banda en directo, pero finalmente en lo que se convirtió fue en un obstáculo para el desarrollo del disco. “Slide it in” tendría que haber estado listo antes de la actuación de WHITESNAKE en el festival MONSTERS OF ROCK el 20 de Agosto de 1983, en el que ellos eran los cabezas de cartel. Sin embargo resultó imposible conseguirlo. Solamente dio tiempo a que el grupo dejase listo dos temas para su edición en single: “Guilty of love” con “Gambler” en su cara B publicado única y exclusivamente como justificación de la actuación de WHITESNAKE.

Aquellas dos canciones  fueron  suficientes para comprobar que el trabajo de Eddie Krammer no estaba en sintonía con lo que Coverdale esperaba de él. Su forma de dar vida a las canciones, seguramente  sería muy adecuada para muchas bandas, pero en ningún caso para esta, de manera que el nombre del afamado productor, únicamente aparece en el citado single, y fue finalmente Martin Birch, aunque a regañadientes, quien estampó su nombre en la cubierta del disco.

Gestado en los estudios Musicland en Munich (en esto no cambió Coverdale) , ‘Slide it in’ contiene una serie de canciones que, como ya hemos dicho, eran el puente que llevaban a WHITESNAKE de una orilla a otra, sentando las bases sobre las que asentarían su futuro, pero sin por ello quitar del todo los pies de su pasado:  desde los riffs monolíticos de ‘Give me more time‘ o ‘Slide it in’  hasta canciones escritas para reventar arenas (como de hecho hicieron) tales como ‘Slow an’ easy‘, todo ello hilado con guiños a la vieja escuela en ‘Spit it out’ o ‘Standing in the shadow‘ y regalos para el alma, como el primer single “Guilty of love”, una delicia con ciertas pinceladas THIN LIZZY en sus melodías de guitarra. Un trabajo, en definitiva, que podía complacer aun a los viejos seguidores, para al mismo tiempo abrir nuevos mercados.

En ese sentido, gran parte del mérito hay que concedérselo a Mell Galley, que en el papel de compositor brilló con especial intensidad. El guitarrista, hoy tristemente desaparecido,  era uno de los miembros que podía considerarse ‘nuevo’ aunque llevase algún tiempo en el grupo. A pesar de esa ‘novedad’,  fue un personaje fundamental en la concepción de este álbum y por extensión en el nacimiento de la nueva serpiente. Solemos atribuir a John Sykes el sonido que hizo popular a la banda a nivel masivo, pero en realidad fue Galley quien dio el primer paso. Solo hace falta echar un vistazo a los créditos de este disco para darse cuenta del peso que tuvo en malogrado guitarrista. Su firma aparece en el 50% del trabajo, merced a las canciones que había escrito para lo que iba a ser una revisión de TRAPEZE, la cual quedó postergada en favor de WHITESNAKE . De esta forma, y tras los correspondientes arreglos, “Coming Back Strong” o “Holding on” se convertirían con el tiempo en “Gambler”  o “Gimmie Just a Little more time” por ejemplo…

Moody, el último WHITESNAKE original

El disco saldría a la venta en Enero de 1984, es decir, con cuatro meses de retraso sobre las previsiones iniciales. Durante ese tiempo,  EMI  comercializó la filmación que habían hecho de su citada  actuación en el Monsters of Rock de Donnigton,  una cinta de video de notable calidad editada bajo el nombre “Whitesnake Comandos” para la cual, la compañía puso todos los medios a su alcance, lo cual también trajo ciertos problemas. Entre otras cosas, WHITESNAKE contó en su actuación y en exclusiva con un sistema de sonido en cuadro, consistente en  varias torres repartidas por el recinto, especialmente a la espalda del público, que se añadían al P.A. de escenario consiguiendo así un sonido espectacular, y a prueba de toda inclemencia climática. La lógica negativa por parte del grupo a que todas las bandas pudieran usar un equipo pagado por ellos les valió toda suerte de malas vibraciones, incluso con la prensa, que les acusó de querer hundir el festival en una serie de ataques que por alguna desconocida razón continuarían tras la edición del disco.

Bien, dejando este pequeño paréntesis y volviendo  al álbum que nos ocupaba, decía que finalmente salió a la venta en Enero de 1984, aunque no vendría libre de sorpresas: antes de la edición del disco, la formación del grupo volvía a sufrir variaciones, y esta vez muy serias, más teniendo en cuenta el tour que empezaría en cuestión de días. Por un lado Collin Hodckingson era sustituido por…¡Neil Murray! sin más explicación por parte de David Coverdale que : “…echaba de menos su forma de tocar…”.

Más comprometedor fue el otro movimiento que tuvo lugar. Micky Moody, único miembro original aparte de Coverdale veía demasiados cambios en el grupo y no precisamente para bien (a su modo de entender). La vieja escuela bluesy en que había crecido, apenas si tenía presencia en las nuevas canciones, por no hablar de la ausencia prácticamente total de quienes habían sido sus compañeros hasta entonces. También se comentó que Cozy Powell le atemorizaba. Esto puede sonar un poco raro, pero las anécdotas que se cuentan de las salvajadas que hacía el fallecido batería, dan que pensar… da igual: lo cierto es que por una u otra razón, la situación se volvió incomoda para Mickey, quien decidió abandonar el grupo.

John Sykes lejos de los timepos con TYGERS OF PANG TAN

A la hora de sustituirle hubo tres músicos en el punto de mira de WHITESNAKE. El primero era ni más ni menos que Michael Schenker, para quien Coverdale había escrito algunas cosas y con quien había un fuerte vínculo a través de Cozy Powell. El segundo candidato era el guitarrista holandés Adrian Vandemberg,  y el tercero John Sykes, a quien Coverdale había conocido después de que WHITESNAKE y THIN LIZZY compartieran el cartel de las ediciones alemanas de Monsters of Rock en Dortmund y Kaiserslautern durante los días 2 y 3 de Septiembre de 1983. Schenker no pasaba por un momento exactamente estable y Adrian Vandenberg estaba teniendo mucho éxito con su banda en solitario… sin embargo John Sykes se  había quedado en tierra de nadie después de que THIN LIZZY dijeran adiós (precisamente su último show lo dieron el 4 de Septiembre, un día después de actuar junto a WHITESNAKE) . David Coverdale había quedado además totalmente impresionado con la técnica e imagen de Sykes, así que, cuando Micky se marchó, David entró en contacto con Sykes por mediación de un cazatalentos llamado Rod MacSween. Tras varias charlas y encuentros, en diciembre de 1983, Sykes se convertía en el nuevo miembro de WHITESNAKE estrenándose con una sesión fotográfica el 4 de Enero del siguiente año, justo durante los mismos días en que por fin se publicaba el disco en Europa, a través de Liberty Records. La acogida del álbum fue un tanto irregular. Las ventas fueron muy buenas, pero la prensa no lo recibió exactamente con los brazos abiertos.

Neil Murray. Un tipo tranquilo.

Tampoco Geffen, la compañía americana del grupo, se vio satisfecha, ya que no estaba convencida de que con las mezclas de Martin Birch el disco fuese a funcionar en Estados Unidos y exigió otras diferentes proponiendo a  Keith Olsen como productor . Coverdale aceptó tras llegar a un acuerdo que pasaba por que Neil Murray regrabaría las partes de bajo y John Sykes haría lo mismo con las que Micky Moody había dejado listas. El propio Murray aclaraba los detalles en una entrevista concedida a HUSH MAGAZINE:

“ ‘Slide it in’ ya estaba completado y mezclado pero la compañía americana Geffen, quería volver a mezclarlo, así que se le pidió hacerlo a Keith Olsen. John y yo tuvimos la oportunidad de ir a su estudio en Los Angeles y reemplazar parte de las guitarras y el bajo. Yo rehíce todo el bajo del álbum aunque mayormente seguí lo que Colin Hodgkinson había tocado, ya que normalmente no había razón para cambiar muchas de las líneas de bajo de todos modos, John hizo bastantes de las guitarras rítmicas pero Keith enfermó al final de nuestro tiempo en L.A. así que John solo tocó unos pocos punteos en ese disco. Todavía hay solos de Mickey Moody y por supuesto de Mel Galley en a versión americana.”

 Esta edición se publicó en Abril de 1984, en plena gira europea del grupo, y como no podía ser de otra manera, su edición traía de la mano otros importantes cambios (¡sorpresa!). A pocas semanas del comienzo del tour americano, Mell Galley  tiene un accidente que termina con un brazo roto y se ve fuera de la gira. También Jon Lord anunciaba su decisión de abandonar el grupo. El 16 de Abril ofrecía el último show con la banda para la cadena de televisión Mandagsborsen en Suecia, donde pocos días antes había sido profético en sus declaraciones al periodista Mike Ericcson, cuando este le hablaba sobre el asalto de la banda a los Estados Unidos:

“David podría hacerlo, pero tendría que ser sin mi. Así fue como DEEP PURPLE conquistó América, con montones de conciertos por todas partes y todo el tiempo…. y eso fue lo que nos mató. Espero que WHITESNAKE rompa en América, pero no voy a suicidarme para que eso ocurra. Lo que suceda por allí ahora es muy importante para el futuro de WHITESNAKE.”

Seguramente todo estaba hablado ya, de hecho Coverdale siempre ha dicho que él fue el primero que animó a Jon para que participase en la reunión del Mark II de DEEP PURPLE, el caso es que de buenas a primeras, WHITESNAKE se veía reducido a un cuarteto con el apoyo de un teclista en la sombra llamado Robert Bailey, que no era otro que el de ALASKA, la banda de Bernie Marsden.

Con esta formación volaron a Estados Unidos para cubrir el tour que se alargo entre Julio   y Noviembre de 1984, solo interrumpido para volar a Japón en Agosto para cumplir con ocho conciertos. Aquella gira fue sin duda la pista de despegue para lo que llegaría a ser el grupo poco después, la radio no cesaba de programar un disco (aun no existía la MTV) que había vendido por si mismo…¡más que todos los anteriores juntos! De hecho entro en cuantas listas existían y consiguió cuatro discos de platino. Seguramente todo se confirmó en el momento en que los fans comenzaron a comprar ambas versiones del álbum (la inglesa y la americana).

Su actuación en el Rock in Rio de Brasil, tras haberse caído DEF LEPPARD por el accidente de su batería, si bien tuvo lugar ya en el año siguiente (enero de 1985 ) puede ser considerada como el lazo en un envoltorio para algo que no fue precisamente un regalo, si no el resultado del tesón, el empeño, el trabajo y el talento de David Coverdale y los muchos músicos que le acompañaron en su sueño.

Miguel. Asturias

DOSIER DE PRENSA “SLIDE IT IN”

Si ya has pasado alguna vez por aqui sobran las explicaciones. En el caso de que acabes de descubrir el blog, la cosa va así: Este es una especie de dossier de prensa con páginas sueltas de diferentes publicaciones que en su día, hace casi treinta años dedicaron su espacio a WHITESNAKE con motivo de la publicación de este disco o  bien de las actuaciones del grupo presentándolo o haciendo promoción.

Para conseguirlo, tienes que escribir un mensaje en este blog que trate sobre ese álbum, tu opinión sobre él, como lo descubriste, lo que piensas de él respecto a otros trabajos… no sé, lo que se te ocurra, que tenga que ver (insisto) con el álbum y el grupo.

CONTENIDO

-Entrevista a Neil Murray publicada en POPULAR1 nº 160, en Octubre de 1986. Dos páginas en español.
-Reseña actuación WHITESNAKE en el Festival Super Rock en Japon, publicada en ENFER MAGAZINE, en Diciembre de 1984. Dos páginas en francés.
-Reseña actuación WHITESNAKE en el Festival Rock in Rio, publicada en KERRANG MAGAZINE nº 88, en Febrero de 1985. Dos páginas en inglés.
-Reseña actuación WHITESNAKE en el Festival Rock in Rio, publicada en HEAVY ROCK nº 19, en Marzo de 1985. Dos páginas en español.
-Entrevista a Bernie MArsden publicada en KERRANG MAGAZINE nº 70, en Febrero de 1984. Dos páginas en inglés.
-Tramo de la biografia de WHITESNAKE correspondiente a “Slide it in” publicado por METAL HAMMER España,nº5 en Abril de 1988. Tres páginas en español.
-Entrevista a Adrian Vandenberg  publicada en KERRANG MAGAZINE nº 30, en Septiembre de 1982. Dos páginas en inglés.
-Tourbook “SLide it in. Treinta y tres páginas, en inglés
-Reseña del álbum  publicada en METAL ATTACK MAGAZINE nº 6, en Febrero de 1984. Dos páginas en francés.
-Reseña del álbum  publicada en ENFER MAGAZINE MAGAZINE nº 10, en Febrero de 1984. Dos páginas en francés.
-Entrevista al grupo publicada en METAL ATTACK MAGAZINE nº 7, en Marzo de 1984. Tres páginas en francés.
-Mini reportaje fotográfico  publicada en ENFER MAGAZINE MAGAZINE nº 16, en Septiembre de 1984. Dos páginas en francés.
-Reportaje-entrevista retrospectiva publicado en THIS IS ROCK nº 62  en Agosto de 2009.Cinco páginas en español.
-Portada y listas de votos mejores ’83   publicada en POPULAR1 MAGAZINE nº 128, en Febrero de 1984. Tres páginas en español.
-Pre-reseña del álbum  publicada en POPULAR1 MAGAZINE nº 129, en Marzo de 1984. Dos páginas en español.
-Reseña del álbum  publicada en POPULAR1 MAGAZINE nº 130, en Abril de 1984. Dos páginas en español.
-Libro-reportaje sobre la banda,publicado en 1984, ocho páginas en brasileño.
-Entrevista a Micky Moody publicada en HUSH MAGAZINE nº 32, tres paáginas en español.
-Reseña álbum aparecida en HUSH #7, en 1998 aprox. tres páginas en español.

SI TE GUSTÓ ESTE POST, PUEDE QUE TAMBIÉN TE INTERESEN ESTOS: