GRAHAM BONNET: “Line up”

– Night Games  – S.O.S.  – I’m A Lover  – Be My Baby  – That’s The Way It Is  – Liar  – Anthony Boy  – Dirty Hand  – Out On The Water  – Don’t Stand In The Open  – Set Me Free

Graham Bonnet – Voz       Russ Ballard, F.Rossi, Kirby Gregory,  Micky Moody, Rick Parfitt – Guitarras        Jon Lord, John Cook, Andy Bown,  Ian Lynn – Teclado       Mel Collins – Saxofón        Chrissy Stewart, Gary Twigg, Neil Murray – Bajista       Cozy Powell – Batería

 

¡Que sería de nosotros sin la saga DEEP PURPLE!. En fin, creo que no hace falta convencer a nadie de que esta “entrañable” familia ha dado al mundo enormes alegrías en forma de plástico negro: “Machine Head”, “Slide it in”, “Burn”, “Rising”… la lista es verdaderamente interminable!. Sin embargo, dejaremos esos grandes discos para el invierno, que es una  época más apropiada para dedicarle el tiempo necesario. La verdad, no sería capaz de despachar todo un “Saints & Sinners” o un “Difficul to cure”  en párrafo y medio porque la historia que hay detrás, las implicaciones y los beneficios tanto económicos como artísticos que generaron los citados discos son de unas proporciones gigantescas.

¿Quiere decir esto que trabajos como este es una ‘obra menor? ¿Podemos decir lo mismo del recientemente tratado “Rescue You” de Joe lynn Turner ?… pues mucho me temo que sí, así es. Que son discos inmensos no lo discute nadie. Que son tan disfrutables como los que grabaron al lado de Ritchie Blackmore… pues es posible según el gusto cada cual, pero que pasaron con más pena que gloria está bastante claro, creo yo. El caso de “Rescue You”, no era fácil de explicar.  El disco era magnífico, Joe Lynn Turner tenía aun un gran nombre y el a.o.r. estaba en un buen momento. Pero ¿ y qué me decís de este? uno lee la lista de músicos que participan aquí y no termina de explicarse cómo no pudo tener más repercusión de la que tuvo, que fue ninguna. En fin, ahora ya no hay remedio para eso, así que intentemos al menos conocer el disco un poco. Todo empezó cuando el James Dean del rock abandonó a RAINBOW, según sus palabras por puro aburrimiento.

Algo de cierto debía haber en todo ello si atendemos al conjunto de este álbum donde lo que destaca, entre otras cosas, es la variedad. Un disco de rock donde se tocan todos los palos con una destreza increíble abarcando desde el más puro rock 50’s al hard rok clásico, pasando por las baladas o el boggie rock, todo ello interpretado con una maestría que responde a lo que se puede esperar de un grupo como el que acompaña a Mr. Bonnet. A saber: Cozy Powell en la batería, Micky Moody (WHITESNAKE) en la guitarra y Jon Lord (DEEP PURPLE /WHITESNAKE) a los teclados.

El bajista era Gary Twigg, reputado músico de estudio que había tocado con varios solistas como Roger Chapman o Kiki Dee, que redondeaba la formación. Como invitados estaban, entre otros, Francis Rossi (STATUS QUO) que también ejerció como productor en parte del álbum, Mell Collins de los progresivos KING CRIMSON, (que fue quien grabó el saxo en ‘Son como hormigas’ de BARON ROJO) al saxo o el maestro Neil Murray (WHITESNAKE, GARY MOORE) al bajo en alguno de los temas. En cuanto a la composición de los temas, ciñéndonos sólo a lo que no son versiones, aunque todos participaron en mayor o menor medida, el pastel se reparte principalmente entre el tándem Micky Moody / Bob Young  (STATUS QUO, YOUNG & MOODY) por lo que resulta difícil imaginar un mal resultado, casi tanto como destacar una canción entre el resto. De eso se encargó el público, que aupó a las listas del Top10 el single ‘Night Games’, que es el tema que abre el álbum y que a día de hoy, sigue formando parte del repertorio de Graham Bonnet en solitario. No dejéis de ver el video clip de  la actuación de los primeros ALCATRAZZ interpretando este tema. No pasarán ni quince segundos antes de que entendáis porqué Yngwie Malmsteen fue fulminado de la banda!

También llego a los charts ‘Liar’ firmada por Russ Ballard, que es una canción absolutamente WHITESNAKE, una verdadera joya del hard rock, al igual que ‘S.O.S.’ o la contundente ‘That’s the way it is’ que a pesar de ser una versión de los MODDY BLUES, tenía ciertas pinceladas de los RAINBOW de esa época.

Más genuinamente rockeras son ‘Be my baby’ (el clásico de Phil Spector) con su sonido cincuentero, ‘Dirty hand’ , un boggie rock que podría haber estado perfectamente en el “Powerage” de AC/DC o ‘Anthony boy’, el clásico de Chuck Berry. Resumiendo. Estamos ante un disco… digamos que no excesivamente popular de un cantante que tampoco llegó a ser muy popular entre cierto sector del público, en parte por su ‘extraño’ aspecto y en parte por su continuo rechazo al heavy metal, que paradójicamente fue el único campo donde ha cosechado éxitos, pero Dios sabe que si le prestas cinco minutos de tu tiempo, seguramente quedarás enganchado a él.

Miguel. Asturias

Anuncios