Cronología

.::OZZY OSBOURNE: ‘Bark at the moon’::.

1. Rock n’ Roll Rebel    2. Bark At The Moon       3. You’re No Different       4. Now You See It (Now You Don’t)        5. Waiting For Darkness       6. So Tired      7. Spiders       8. Forever

Ozzy Osbourne – Voz          Tommy Aldridge – Batería       Jake E. Lee – Guitarra       Bob Daisley – Bajo       Don Airey -Teclados

 

ESTE POST SE  COMPLETA CON UN DOSSIER DE PRENSA. SU CONTENIDO Y LA FORMA DE CONSEGUIRLO ESTAN DETALLADAS AL FINAL DEL ARTÍCULO.

Con este nuevo post  queda al fin saldada una cuenta pendiente, y es que hablar  sobre el heavy metal sin citar el  nombre de Ozzy Osbourne es como montar un puzle al que le faltan piezas. El caso es (creo que ya lo hemos dicho milcientas veces) , que  Ozzy no es un vocalista brillante, ni destaca por tener una imagen medianamente decente y ni siquiera ha escrito él sus canciones emblemáticas… lo que, en mi opinión, hace más inexplicable que haya alcanzado el estatus de que disfruta, ya  la vez más meritorio.  En todo caso, ahí está. Lo que tiene es suyo, me alegro por ello y me gustaría rendirle el homenaje correspondiente.

Dicho esto, no creo que venga a cuento hacer una introducción a “Bark at the moon” comentando la carrera de Ozzy desde el principio hasta este punto. Reconozco que es un recurso muy utilizado en Metal80, pero en esta ocasión no voy a hacerlo. Primero porque más o menos, todos conocemos sus pasos, y segundo porque sería adelantarse a reseñas de tres discos (los que grabó en solitario entre el 80 y el 83) absolutamente emblemáticos e imprescindibles en cualquier discografía metálica que merezca el nombre y que tarde o temprano serán parte de esta web, de modo que nos centraremos única y exclusivamente en este disco, de manera que haremos del final de su anterior disco, el principio de este.

 Toca buscar una fecha, un punto de partida para llegar aquí, de modo que retrocederemos  a las primeras semanas de 1983. Fue entonces cuando se dio por terminada una etapa marcada por los recambios temporales (dicho sea con el mayor de los respetos) en que terminaron convertidos dos guitarristas de gran talla, que no llegaron a dar ese último paso por las razones que sean. Como sabrás, estoy hablando de Bernie Tormé y Brad Gillis, dos excelentes músicos que no encajaron en el proyecto de un Ozzy que desde la muerte de Randy Rhoads estaba sumido en una deriva personal y profesional.

Bernie Tormé duró poco más de un mes en la banda. Acababa de abandonar GILLAN, y a pesar de las similitudes estructurales de ambos grupos (los dos eran el grupo en solitario de antiguos vocalistas de sendas bandas míticas del hard rock en los setenta) ahora se encontraba con algo bastante diferente a todos los niveles que no terminó de convencerle. El otro caso, el de Gillis, enraizó algo más, permaneciendo durante un año en la banda durante el cual grabó el extraño disco en directo “Speak of the devil”. Sin embargo,  seguramente no vio demasiado claro el asunto y eso le llevó a regresar a NIGHT RANGER,   su banda de toda la vida que, reconozcámoslo tuvo un plus al verse asociada a la marca Ozzy.  

Way, Ozzy, Aldridge,Gillis... y el midget! una de las formaciones más delirantes en la carrera de Ozzy.

En cuanto al resto de miembros, las cosas no fueron muy diferentes. Durante este convulso período, el bajista Rudy Sarzo y el teclista  Don Airey fueron reemplazados por  Pete Way  y Lindsay Bridgewater respectivamente. Pet Way, histórico bajista de UFO, también comenzaba una deriva personal que aun dura a día de hoy, y Lindsay B. recuperaba de manera temporal el puesto que había ocupado en la primera encarnación del Blizzard of Ozz…  ante una situación así, parece perfectamente lógico por lo tanto que Ozzy declarase en KERRANG:

“Desde la muerte de Randy he tenido muy mala suerte con los guitarristas. A menudo vienen a mí únicamente buscando fama y nombre para luego usarlo en sus respectivas carreras, pero quiero pensar que ahora estoy a punto de hacer de esto algo permanente, aunque haya días que me levante preguntándome ¿quién seguirá hoy en la banda?”

La respuesta que Ozzy buscaba la trajeron dos tipos llamados Jackey Lou Williams y Don Costa , guitarrista y bajista respectivamente. Los A. R. que trabajaban para la oficina de Ozzy fueron los encargados de llevar a cabo la búsqueda, centrándose en la Costa Oeste de Estados Unidos, quizá en un intento de repetir los resultados obtenidos con Randy Rhoads, quien procedía de la soleada California.  Ambos músicos habían crecido en San Diego y casualmente decidieron mudarse a Hollywwod casi al mismo tiempo, si bien no se conocían en absoluto.

Don Costa...tocando el bajo con un piolet de escalada! justo lo que el madman necesitaba.

Don Costa pasó por varias bandas locales en su ciudad natal, y una vez en L.A. formó parte del germen de dos grupos que en el futuro serían importantes, como GREAT WHITE y W.A.S.P., pero en ninguna de los dos llegaría a cuajar. Su innegable amor por el trabajo  le llevó entonces a dar vida a un proyecto en solitario llevó el nombre de DAMIEN. A pesar de que la banda parecía tener ciertas posibilidades, cuando llegó el momento, no dudó en responder a la llamada de la prensa donde se pedían músicos para cubrir el puesto en la banda de Ozzy. Envió una cinta y fotos a la oficina, le hicieron una audición en Dallas y consiguió el trabajo.

Lo de Jackey Williams (en adelante Jake E. Lee) tuvo que pasar por más filtros. Antes de él se estudió  la posibilidad e contratar a George Lynch de DOKKEN. Tiempo atrás, antes de que Randy Roahds entrase al grupo, Lynch había sido llamado a formar parte de la banda, pero su manager le convenció de que no lo hiciese. Ahora tenía lugar una segunda intentona que no pasó de un par de semanas, suficiente para ver que su personalidad  no encajaba.   Como segunda posibilidad estaban Jake E. Lee y Mitch ‘Perry’  Brownstein .  Ambos tuvieron su audición en los S.I.R. (Studio Instrument Rentals) de Los Ángeles, y a pesar de que Jake llegó tarde, después de plantar al chófer que había ido a buscarle, finalmente  fue quien consiguió el puesto. Su maestría en la guitarra suplía su informalidad. Como anécdota, no me resisto a decir que el otro candidato, Mitch Perry había formado parte (entre otras muchas bandas) de THE KIDZ, junto al famoso Johnny Deep, rockero de pro, antes de saltar al cine.

Portada de KERRANG anunciando la entrada de Jake E. Lee al grupo de Ozzy. Nótese la ironía del "otro anuncio" en blanco y negro

Por su parte, Jake E. Lee había empezado en el mundo de la música estudiando piano en el conservatorio San Diego College Music, donde estuvo hasta que el influjo de los riffs distorsionados ganó la partida. Su carrera como guitarrista empezó siendo muy ecléctica, incluyendo bandas  funk, country o jazz, algo que forjó un estilo lleno de recursos que utilizaría en el futuro repetidamente.  Llegado el momento y como queda dicho, abandonó San Diego para zambullirse de lleno en el hervidero de bandas en que se había convertido L.A. en los primeros ochenta. En un primer momento pasó por RATTcuando aun parecían clones de JUDAS PRIEST, pero las fricciones entre él y Steve Pearcy, fruto de que ambos buscaban ser los líderes dle grupo, hizo que abandonase en favor de ROUGH CUTT, grupo bendecido por el mismísimo Ronnie Dio, quien siempre mostró  su interés públicamente. Incluso se rumoreó que  Jake iba a unirse  a MOTLEY CRUE como apoyo a Mick Mars, pero la amenaza de este de abandonar el grupo y llevarse el nombre con él, fue suficiente para que el resto del grupo diese el tema por zanjado.

Ozzy por fin tenía su banda. Don Airey había regresado al grupo en Febrero  de 1983  y  Tomy Aldridge continuaba tras el kit de batería, de manera que tocaba seguir la secuencia lógica tocando en directo la mayor cantidad de shows posibles. Para ello, como es lógico, se programó una gira que parecía un tanto extraña, ya que, en realidad, lo que se promocionaba era “Speak of the devil”. El repertorio estaba dividido en dos mitades, la primera de las cuales repasaba temas de sus dos discos en solitario, dejando para  la recta final los viejos clásicos de BLACK SABBATH.   Seguramente, más que promocionar el doble directo, lo que se buscaba era el acople entre los músicos, tanto a nivel técnico como personal.  No se consiguió. El primero en caer, después de apenas tres meses en el grupo fue Don CostaOzzy, en medio de un tour que no estaba disfrutando, con el recuerdo de Randy y la presión de la novedosa situación, terminó un buen día a puñetazo limpio con el bajista, por razones que se desconocen. Ozzy alegaba en la prensa  que se había hartado de él por sus insaciables hábitos sexuales,  que hacían que el tipo prestase más atención a las mujeres del público que a cualquier otra cosa.  No es menos cierto que Don Costa era muy dado a las poses histriónicas, y quizá su afán de protagonismo cansó a Ozzy, pero en cualquier caso, esos eran hechos conocidos, de manera que no parece una excusa creíble.

Todo apunta a que en realidad, o bien se produjeron un cúmulo de pequeñas tonterías que acabó de la peor manera para el nuevo bajista, o el Madman se deshizo de Don Costa para volver a traer a Bob Daisley, que era el que escribía las letras de las canciones. Personalmente me inclino por la segunda opción.  El momento de entregar material para un nuevo disco se acercaba y aunque los discos de Ozzy tienen sus canciones firmadas por él (ya sabes, “All songs written by Ozzy Osbourne”) , en realidad sus aportaciones creativas oscilaban entre el cero y la nada. Esto ya ocurría en los tiempos de BLACK SABBATH, cuando era Geezer Butler quien escribía las letras, y el paso de los años no lo había cambiado.  Me imagino que en el monto total que se le entregaba al músico X al hacerle el contrato, se incluía la cesión de los royalties generados por la venta de discos… no me cabe duda que en aquellos tiempos, el negocio era redondo para OZzy!. El propio Jake E. Lee lo contaba en una entrevista a la revista “Guitar World” en 1986:

“La inmensa mayoría de la música era mía. “Rock ‘nroll Rebel”, “Bark at the moon”, “Now you see me (now you don’t)”, “Waiting for darkness”, “So Tired”… Yo tocaba para él los riffs que había escrito, y si le gustaban, entonces toda la banda se ponía manos ala obra. El caso es que cuando escribo un riff, también escribo los estribillos, el solo las estrofas y, en fín, la canción entera. Bob Daisley a veces cambiaba algo, incluso también Ozzy a veces adaptaba tal o cual trozo de canción, pero eso era todo”

Bob Daisley, la leyenda.

La única actuación que tuvo lugar con esa formación dentro de la gira “Speak of the devil“,  fue con el grupo como parte del cartel del mítico US FESTIVAL el 29 de Mayo, junto a JUDAS PRIEST, TRIUMPH, MOTLEY CRÜE o QUIET RIOT entre otros. Justo después de ese show,  la banda empezaba a escribir el material de lo que sería su próxima entrega. ¿Casualidad? Pensemos que sí.  En todo caso, lo que sí es cierto es que el disco fue escrito entre Nueva York y Londres, donde se instalaron para su posterior grabación en los históricos Ridge Farm Studios.

El hecho de que utilizasen el mismo estudio que usaran en su anterior álbum “Diary of a madman”, y de que además el personal también fuese el mismo ( Max Norman como ingeniero – productor e incluso Louis Clark con los arreglos de cuerda) da un poco que pensar. ¿Era realmente la intención de Ozzy empezar una nueva etapa?¿es tan distinto “Bark at the moon” de sus predecesores?….   cada uno de nosotros tendrá sin duda su propio criterio. El mío, por si a alguien le interesa, es que lo que salió de aquellas sesiones fue un puente entre un pasado marcado por un personalísimo sonido, y un futuro que Ozzy (o más bien su entorno) supo ver venir adelantándose a los acontecimientos.    

Encuentro mucho de sus anteriores trabajos en canciones como ‘Rock and roll Rebel’ (toda una declaración de principios y uno de los platos fuertes del álbum) o la velocísima y tenebrosa ‘Forever’ que abría la segunda cara del vinilo con una tétrica intro de Don Airey que aun le recuerdan hoy día y que podría ser una segunda parte de la que hizo para el clásico ‘Mr. Crowley’. Lo mismo cabría decir del tema que da título al disco, ‘Bark at the moon’, que es ya un  hito en la historia del rock como lo fueron ‘Crazy Train’ o ‘I don’t know‘ en su día. Eran canciones que  conservaban el ‘ataque’ del hard rock europeo con la forma de escribir americana, plagada de estribillos y riffs de los que recuerdas toda la vida.

Hay sin embargo otras canciones  que tienen un sabor bien diferente, que seguiría presente a lo largo de la discografía de Ozzy durante el resto de la década. Pondría en ese grupo, ‘Waiting for darkness’ con unos arreglos totalmente nuevos en relación a lo visto hasta entonces, la extraña ‘Spiders’ o la no menos inquietante y paranoica ‘Now you see me now you don’t’, capaz de alterar los nervios del más aguerrido  rockero. También hay un par de magníficos medio-tiempos,  ‘You’re not different’ y ‘So tired’. La primera es un más que brillante estándar de la época,  y la segunda se escapa a cualquier comparación, aunque sus partes ‘orquestadas’ traen a la memoria la mítica ‘Beth’ de KISS.

Verdaderamente, después del hachazo que supuso la muerte de Randy, y la deriva en que el madman se sumió durante los dos años siguientes, creo que sería injusto decir que (por comparación) su nueva entrega era un paso atrás. Lo que sí supuso un retroceso en la marcha del grupo, fueron una serie de decisiones no demasiado acertadas  que le llevaron a repetir situaciones esperpénticas vividas en un reciente pasado. La más notable fue  la de poner en la calle a  Tommy Aldridge.  Todos sabían que el punto fuerte de Tommy era el escenario. Allí, el batería se desenvolvía con una soltura que en el estudio no brillaba ni de lejos igual. De hecho, antes de entrar a los Ridge Farm se estuvo barajando la posibilidad de alquilar a un músico, sin que finalmente llegasen a hacerlo. Tommy grabó el álbum, y cuando llegó la hora de hacer el tour lo despidieron. Si alguien lo entiende, por favor que lo explique.

Carmine "El fugaz" Appice.

Su puesto fue cubierto por el histórico Carmine Appice, (CACTUS VANILLA FUDGE, Rod Stewart…) un nombre que era una estrella en sí mismo y que, como era previsible, no funcionó. Según parece hubo ciertos problemas  con los egos,  ya que Carmine era requerido por multitud de fans cada noche para firmar autógrafos. El batería ( o su manager)  vio una oportunidad de hacer negocio y pidió permiso para vender camisetas suyas. Sharon dio  el sí por respuesta, lo cual fue más que sorprendentemente, pero la sorpresa de verdad consisitió en que la temible manager había dado orden de que la cara de Carmine fuera recortada de sus propias camisetas!. En total, aquellas prendas consistían básicamente en un agujero con mangas.  El veterano batería pilló la indirecta y en Febrero de 1984, apenas empezado el tour estadounidense, cogió las maletas y se largó. Y… ¿quién diréis que le sustituyó para viajar por Estados Unidos? Sí, efectivamente fue Tommy Aldridge, el único que faltaba por convertirse en recambio de quita y pon como fueron Don Airey y Bob Daisley. Los viejos hábitos de cambiar al personal en el último minuto volvían  a la banda (si es que se puede decir que alguna vez se habían ido).

Danger!, Danger!, Danger!

Así y todo, la gira fue un completo éxito, alargándose desde Noviembre de 1983 hasta Agosto de 1984 de una manera prácticamente ininterrumpida por Europa, Estados Unidos y Japón, con teloneros de la talla de RATT, WAYSTED, HEAVY PETTIN’,  Y&T  o MOTLEY CRÜE, con quienes Ozzy encajó como un guante. Para la historia quedan los “acontecimientos” ocurridos  en Lakeland, Florida, que incluyeron una secuencia de anécdotas que como mínimo podríamos calificar de delirantes. Todo empezó con Ozzy robándole el bolso a una mujer en la piscina del hotel donde se encontraban. De allí sacó un vestido, que naturalmente se puso. El paso siguiente, consistió en que Ozzy, ataviado con aquella prenda femenina no dudó en esnifarse una raya de hormigas que había en la acera, ante la atóonita mirada de los miembros de MOTLEY CRÜE, que se habían creido lo más degenerado de la escena.  Sin embargo la cosa no acabó ahí. Una vez puesto de pie, con el personal de la gira mirando, y la gente del hotel intentando hacer como que aquello no ocurría, Ozzy, se pusó a mear en el suelo, para acto seguido ponerse a cuatro patas  y lamer la meada. Supongo que a aquellas alturas, los ‘espectadores’ habían alcanzado un grado de incredulidad que solo la lividez de sus caras podía reflejar, pero aquello aun  no era suficiente. Nikki Sixx, bajista de MOTLEY CRÜE, se convirtió en el objetivo de Ozzy, quien le desafió a que no sería capaz de repetir la escenita. Nikki, en un principio, pensó en dejarlo correr pero finalmente decidió aceptar el reto y también se puso a mear en el suelo con la intención de lamer sus propios fluidos… el punto final a todo el asunto lo puso de nuevo Ozzy, cuando ante su atónito público se puso a lamer la meada de Nikki mientras decía “venga yanki, supera esto!”. Ni que decir tiene que en ese instante el tema se dió por zanjado. Como Nikki relata en el libro “Los trapos sucios”:

“En ese momento supimos que, estuviéramos donde estuviéramos,  hiciéramos lo que hiciéramos, siempre habría alguien más enfermo y asqueroso que nosotros”

Sin embargo, es de justicia transcribir otra cita de ese  libro, que de alguna manera resume el enorme impacto que OZZY OSBOURNE (la banda) y “Bark at te Moon” (el disco) tuvieron en la escena musical de aquella época. Quienes veíamos todo aquello desde afuera no supimos apreciarlo, como es lógico, pero el agradecido comentario de Nikki Sixx define bastante bien quien era Ozzy en 1984:

“Si la actuación en US FESTIVAL fue la chispa qeu iluminó lo que podíamos llegar a ser (MOTLEY CRÜE), la gira con OZzy fue la cerilla que prendió fuego al grupo. Sin ella, probablemente habríamos acabado siendo uno de esos grupos de L.A., como LONDON, estrellas que nunca acabaron de brillar”.

Creo que está bastante claro ¿no?… en fin, solo resta decir que durante la gira de “Bark at the Moon”OZZY OSBOURNE fue parte de los más renombrados festivales de Heavy Metal, especialmente en Europa, donde participó en el DORTMUND FEST, el MONSTERS OF ROCK de Donnington o el BREAKING SOUND FESTIVAL en Holanda. También con este disco en las tiendas, aunque de un modo muy tardío ( en Enero de 1985) , puso su nombre en el monumental “Rock in Rio” ( el de verdad), junto a YES, QUEEN, IRON MAIDEN, WHITESNAKE… en fin, la créme du la créme del rock mundial.

Lejos quedan esos tiempos en los que cualquier paso que daban estas figuras estaba rodeado de nombres míticos, festivales irrepetibles y  músicos de primera fila…. Los tiempos cambian y en este caso no para mejor precisamente, pero al menos nos queda el consuelo de poner a rodar este disco y aullarle a la luna durante un rato …

Miguel.Asturias

 

Bueno, y si te interesó este post, prueba con estos otros. 

 

 

 

 

 

 

DOSSIER DE PRENSA “Bark at the moon”.
Bueno, pues si ya has pasado alguna vez por aqui sobran las explicaciones, en el caso que seas nuevo, la cosa va así: Este es una especie de dossier de prensa con páginas sueltas de diferentes revistas que en su día, hace casi treinta años dedicaron su espacio a OZZY con motivo de la publicación de este disco o bien de las actuaciones del grupo presentándolo o haciendo promoción.

Para conseguirlo, tienes que escribir un mensaje en este blog que trate sobre ese álbum, tu opinión sobre él, como lo descubriste, lo que piensas de él respecto a otros trabajos… no sé, lo que se te ocurra, que tenga que ver (insisto) con el álbum y el grupo.

CONTENIDO.

Archivo pdf con un peso de  mb alojado en Megaupload. Cuando posees recibirás la dirección y contraseña a través del correo.
– Nota informativa sobre el fichaje de Jack E. Lee y Don Costa publicado en KERRANG 35, en Febrero de 1983. Una página en inglés.
– Reportaje publicado en KERRANG nº 40, durante Abril de 1983. Siete páginas en inglé
– Reportaje OZZY en el MONSTERS alemán. Publicado en  METAL HAMMER Germany nº10, en Octubre de 1983. Cuatro páginas en alemán.
– Reseña en ENFER MAGAZINE nº 8, publicada durante Diciembre de 1983. UNa página en francés.
– Reportaje y entrevista publicado en ENFER MAGAZINE nº 9, durante Enero de 1984. Siete páginas en francés.
– Reseña y entrevista publicado en METAL ATTACK nº 4, durante Enero de 1984. Siete páginas en francés.
– Reseña actuación de OZzy en Festival DORTMUND publicada en HEAVY ROCK nº9. Tres páginas en español.
– Reseña actuación de OZzy en HAMMERSMITH OEON, publicada en HEAVY ROCK nº9. Una página en español.
– Nota de la expulsión de Ozzy de Florida por salir a actuar vestido de mujer publicada en KERRANG nº 70, en Junio de 1984. Dos páginas en inglés.
– Reportaje sobre el maquillaje de portada en revista FANGORIA nº 35, publicada en Estados UNidos en 1983. Cinco páginas en inglés.
– Contraportada HEAVY ROCK 16 publicado en Febrero 1984 Una página en español
– Reseña en sección ‘premiere’ de POPULAR1, nº 128 durante Marzo de 1984. Una página en español.
– Reseña en POPULAR1, nº 130 durante Ade 1984. Dos páginas en español.
– Reseña en ROCK BRIGADE nº14, publicado en 1983. Una página en portugués.
– Reseña actuación de OZZY en el Dortmund Fest publicada en POPULAR1 ESPECIAL ESP A56. Cuatro páginas en español.
– Reseña actuación de OZZY en el BREAKING SOUND FESTIVAL publicada en POPULAR1 ESPECIAL ESP A62. Cuatro páginas en español.
– Reportaje retrospectivo publicado en THIS IS ROCK nº 09 durante marzo de 2005. Cuatro páginas en español.
– Reseña y varios de la actuación de OZZY en el festival ROCK IN RIO de 1985. Publicado en HEAVY ROCK 19, durante Marzo de 1985.
– Reseña actuación de OZzy en Festival DORTMUND publicada en HEAVY ROCK nº9. Tres páginas en español.
– Paginas del TOURBOOK MONSTERS 1984 correspondiente a su actuación en el MONSTERS OF ROCK de 1984. Tres páginas en inglés.

Anuncios

ON STAGE

“Fue el día en el que murió la nueva ola y el rock and roll se alzó con el triunfo: 29 de Mayo de 1983, el segundo de los tres días que duró el US Festival”. Vince Neil, MOTLEY CRÜE.

El pasado mes de Septiembre se publicó la edición remasterizada con temas extra de “Screaming for Vengeance”, celebrando las tres décadas de vida de esa pieza clave en la historia del heavy metal. JUDAS PRIEST están abusando un poco de este asunto, en mi humilde opinión. Hicieron lo mismo con “British Steel” y sospecho que repetirán la jugada para “Defenders of the faith” y quizá “Turbo”, pero bueno, si vivir de rentas significa sacar a la luz material como el que venden esta vez, bienvenido sea. El álbum viene acompañado de un dvd que contiene el concierto completo que JUDAS PRIEST ofrecieron dentro del macro festival USFESTIVAL en San Bernardino, California en Abril de 1983, dentro de la gira de promoción del disco. Quizá recuerdes que antes los grupos hacían giras para promocionar discos que se vendían por millones, al contrario de lo que sucede ahora, que se graban los discos para justificar las giras.

Como en este blog ya reseñamos “Screamin for Vengeance” en su momento, lo que vamos a revisar ahora es el concierto que han publicado junto al álbum, pero no solo el de JUDAS PRIEST, sino el festival al completo. Un evento de dimensiones estratosféricas, que sirvió entre otras cosas para poner en evidencia que había tanto o más público para el heavy metal como para cualquier otro estilo de música. ´No se si eso fue bueno o malo al final, pero era evidente que de marginal, nada. En fin, un festival del que todos hemos oído hablar, pero del que poco se sabe en realidad. Pongamos un grano de arena para evitar que esto siga ocurriendo y disfrutemos de un gran Heavy Metal Sunday! .Fue un caluroso día de 1983….

El US Festival fue un evento que surgió de la mente de un hombre llamado Steve Wozniak. ¿Y quién es este señor? Pues el que junto al fallecido Steve Jobbs y a Ronald Wayne, dio vida a APPLE COMPUTERS en los lejanos años setenta. A día de hoy, Wozniak vive retirado disfrutando de las inmensas ganancias obtenidas en un rancho con su familia, pero en los ochenta estaba en plena actividad, y con los pies puestos en mil charcos. Uno de sus empeños era dar a conocer los avances tecnológicos de su empresa entre la gente de la calle, que solo conocía las computadoras por las películas de ciencia ficción, y para ello no tuvo mejor idea que dar vida a un festival que barriese Woodstock del imaginario colectivo. Si los hippies y su flower power de pacotilla habían congregado a cuatrocientas mil personas, y el Summer Jam del 76 había alcanzado las 600.000, él haría uno capaz de llegar al millón.

No nos engañemos pensando que esto era el capricho de un millonario excéntrico. En realidad todo formaba parte de una campaña publicitaria para dar a conocer los avances tecnológicos sobre los que Wozniak y Jobbs (Ronald Wayne vendió su participación en la empresa onbce días después de fundarla!) habían estado trabajando. Lo hicieron en unas enormes tiendas dentro de una especie de Festival de Tecnología que mostraban un espectacular despliegue de los, software y dispositivos que combinaban música e informática. No le faltaban luces al muchacho….

Centrándonos en lo que a nosotros nos toca más de cerca, decir que su proyecto tuvo dos ediciones, que si bien no tuvieron un alcance mediático (al menos en Europa) como el de otros festivales de la talla de Reading o Dortmund, a nivel artístico igualaron (cuando no superaron de largo) a los que acabamos de citar y a todo lo que queramos poner por delante.

En los tres días de la primera edición, celebrada en Septiembre de 1982, sus escenarios acogieron entre otros a POLICE, RAMONES, TOM PETTY, B’52, THE KINKS o GRATEFUL DEAD a lo largo de tres días en los que se mezclaban estilos y grupos sin un excesivo criterio.

Nosotros vamos a fijarnos en la siguiente edición, la de 1983, que se alargó durante cuatro días, cada uno de los cuales estaba dedicado a un género musical concreto con nombres de la talla de PRETENDERS, THE CLASH, U2 o DAVID BOWIE llenando los carteles. El  domingo 29 de Mayo, fue el día dedicado por entero al rock duro durante el cual, y bajo el nombre de ‘Heavy Metal Sunday’ se reunieron nada menos que QUIET RIOT, MOTLEY CRUE, OZZY OSBOURNE, JUDAS PRIEST, TRIUMPH, SCORPIONS Y VAN HALEN.

Que el vientos soplaba a favor de ‘nuestra música’ no ofrece demasiadas dudas, pero llama la atención lo escaso de la información que la red de redes nos facilita… parece evidente que lo de desplazar Woodstock del corazón de los rockeros, fue algo que no se consiguió y que el tiempo se ha encargado de borrar el recuerdo de aquel día.

[QUIET RIOT, 20.05.83 12:10P.M.]

FORMACION:

Kevin Du Brown: Voz, Rudy Sarzo: Bajista, Carlos Cavazo: Guitarra, Frankie Banalli: Batería

REPERTORIO:

Danger Zone, Run for cover, Love’s a Bitch, Cun on feel the Noize, Slick Black Cadillac, Let’s get Crazy, Battle Axe, Metal Health (Bang Your head).

Las doce del medio día a 42 grados centígrados es el peor momento que se me ocurre para ver un concierto, pero ese fue el momento de la primera andanada. El Glen Helen Regional Park, situado en San Bernardino, California vio como QUIET RIOT inauguraban la fiesta.

El grupo estaba promocionando su tercer álbum ‘Metal Health’, que supuso un giro radical en su hasta entonces mediocre carrera. Sus dos discos anteriores, ni siquiera habían sido editados en su país natal, a pesar de que entonces aun tenían a Randy Roahds como guitarrista. Sin embargo con este trabajo se convirtieron de la noche a la mañana en el primer grupo de heavy metal que alcanzaba el primer puesto de las listas Billboard en Estados Unidos y su versión de ‘Cum on feel the noize” se convertía en un clásico del género. No obstante, hasta llegar a ese punto tuvieron que recorrer un camino que pasaba por abrir para VANDENBERG en su tour por los Estados Unidos, que estaba centrado en clubs como el Roxy o el Wiskey a Go-Go. El siguiente paso sería abandonar los clubs para centrarse en escenarios de mayor capacidad, y quien mejor que una banda como SCORPIONS para apoyar. Así fue. Los alemanes estaban girando por Estados Unidos contratados por la agencia Feyline, propiedad de Barry Fey, y uno de los gerentes llamado Chuck Morris ( Morris, no Norris) supo ver en QUIET RIOT a una banda capaz de llenar arenas, así que el show que SCORPIONS celebraría en San Bernardino, también incluiría a DuBrown, Sarzo y compañía.

Cómo el mismo Kevin Dubrown recuerda, la suerte por fin había llamado a su puerta:

“El álbum salió en Marzo y en Abril ya estábamos abriendo para SCORPIONS. Cuando llegó el US Festival ellos estaban incluidos, así que a nosotros también nos metieron en esa fecha. A partir de ese concierto, el disco empezó a escalar puestos en las listas, algo que llevábamos esperando desde 1975!!”

Cuarenta minutos de oro en los que Kevin DuBrow, Frankie Banali, Carlos Cavazo, y Rudy Sarzo (la formación clásica) repasaron sobre todo su disco más reciente que incluía la citada versión del clásico de SLADE ‘Cum on feel the noize’ además de grandes momentos como ‘Bang your head’ o ‘Slick Black Cadillac’ y en el que emplearon todos los truquillos de escena que les hicieron famosos. Ahí tenemos a Rudy Sarzo aporreando el bajo de la misma manera que lo haría junto a OZZY o WHITESNAKE años después, a Kevin DuBrown llevando a hombros a Carlos Cavazo, el pie de micho a rayas del citado Kevin… en fin, una mezcla de fuerza y banalidad muy apropiada para la época que, sin embargo no ha soportado demasiado bien el paso del tiempo…

[MOTLEY CRÜE, 20.05.83 13:20 P.M.]

FORMACION:

Vince Neil: Voz, Nikki Sixx: Bajo, Tommy Lee: Batería, Mick Mars: Guitarra

REPERTORIO:

Take me to the top , Looks that kill ,Bastard ,Shout at the devil , Merry go round , Knock’em dead kid , Piece of your action , Live wire , Helter skelter

Cuatro maleantes procedentes de L.A. ocupaban su espacio a la 1:20 de la tarde. MOTLEY CRUE lo serían todo para el heavy metal americano durante el resto de la década de la misma manera que KISS lo fueron en los 70. Sin embargo, en 1983, aun buscaban su espacio. El propio Vince Neil, cantante del grupo, ha dejado escritos sus recuerdos sobre aquel día en “Los trapos sucios”, el libro autobiográfico de la banda:

“Solo habíamos publicado un disco que acababa de rozar las listas de ventas llegando al número 157. La mayoría de aquellos chavales probablemente nonos conocían de nada. Llavaban todo el día al sol y lomás seguro es que nos odiaran porque estaban impacientes por ver a OZZY y a VAN HALEN.”

Bien es cierto que su puesta en escena y su actitud (muy por encima de su música) estaban en boca de todos. Ellos eran los tipos malos del negocio, los que vivían en el filo y los que milagrosamente siguen vivos ( o casi) pero al igual que para QUIET RIOT, el US Festival fue una prueba de fuego que utilizaron para chequear la respuesta del público ante sus nuevos temas. De nuevo Vince neil:

“A partir del momento que tocamos “Shout at the Devil”, supe que lo habíamos conseguido. Ya no tenía de que preocuparme. Aquella gente no había oído la canción en su vida, apenas acabábamos de empezar a grabar el disco. Pero hacia el final ya la estaban coreando, alzando los puños hacia el cielo”

Efectivamente, Neil y sus compinches repasaron ‘Too fast for love’ , su a´bu de debut, del que no faltaron lo que hoy son clásicos como ‘Live Wire‘ o ‘Take me to the top’, pero lo cierto es que el 75% del repertorio estuvo dedicado a ‘Shout at the devil’: ‘Bastard’, ‘Looks that kill’, ‘Helter skelter’ con la que cerraron o la propia ‘Shout at the devil’ entre otras. Una apuesta muy inteligente ya que lo cierto es que igual les daba interpretar canciones de un disco que nadie conocía u otro que aun no existía, y tocando estas últimas, al menos pudieron ver como respondían los 300.000 rockeros presentes.

El evento supuso también una muestra de cómo se iban a desarrollar sus vidas de rock stars a partir de entonces y durante una larga temporada, si atendemos al detalle de que su casa discográfica puso un helicóptero a disposición de la banda para el desplazamiento a San Bernardino. Con ser lo que son y llegar donde han llegado, a día de hoy no han vuelto a tocar para tanta gente en un solo show, de manera que creo no mentir cuando hablo de aquel momento como de algo trascendental.

De su actuación, que comienza con un preocupante ruego de la organización para que todo el mundo se echara hacia atrás, (me imagino el viacrucis de quienes estaban en las primeras filas) cabe destacar la soltura que demostraban sobre el escenario, algo digno de tener en cuenta ya que no dejaban de ser unos niñatos al lado de cualquiera de las otras bandas, a los que encima no les sobraba técnica precisamente, y menos a su cantante que a nadie, pero bueno, tenían la juventud y la energía y sobre todo un brillante compositor como era Nikki Sixx, el verdadero líder insustituible de la banda. Un gran show como prueba el hecho de que aquel mastodóntico escenario, en el que tocaban a plena luz del día, no se les quede ni mucho menos grande.

[OZZY OSBOURNE 20.05.83 13:50]

FORMACION:
Ozzy Osbourne: Voz, Jake E. Lee: Guitarra, Tommy Aldridge: Batería, Bob Daisley: Bajista, Don Airey: Teclista

R E P E R T O R I O

Over the mountain , Mr. Crowley, Crazy train , Suicide solution , Flying high again , Paranoid , Bark at the moon , You’re no different , Spiders , Waiting for darkness

Era la hora para uno de los iconos del hard rock, Mr. Ozzy Osbourne , quien en aquellos días tenía su banda en un proceso de cambio que alcanzaba a todo el mundo . Cambio de sello, cambio en su  orientación musical y cambios en el grupo, entre los que resaltaba naturalmente el del guitarrista, ya que precisamente este show supuso el debut para Jake E.Lee, el hombre que tuvo la difícil tarea de sustituir al fallecido Randy Rhoads, si pasamos de largo la etapa de Brad Gillis. La sección rítmica era nueva también respecto a su anterior álbum de estudio y ahora Bob Daisley sustituía a Rudy Sarzo en el bajo, quien por cierto, había estado presente en aquel escenario momentos antes con sus QUIET RIOT .

Queda claro que al margen de Jake, no estamos hablando precisamente de unos debutantes, si no de una banda totalmente profesional que se come el escenario a plena luz del día en una actuación muy superior a la del Dortmund Fest que celebraron a finales de ese mismo año. Ozzy, tras saludar desde la megapantalla de video situada sobre el escenario, sale a escena con un traje de indio (penacho incluido) digno de la mismísima María Jiménez que le dura sólo unos segundos antes de atacar con ‘Over the Mountain’ a modo de saludo. Es Don Airey , por entonces teclista en el grupo, quien hace la intro de ‘Mr.Crowley’, el siguiente tema, que da pie ya a continuar el show con canciones de la talla de ‘Crazy Train’ o ‘Flying high again’. Canciones que son ya históricas pero que entonces formaban parte de un pasado a olvidar, o mejor dicho menos a superar, lo mismo que el de BLACK SABBATH del cual solamente hacen ‘Paranoid’.

Estaba claro que había que mirar hacia delante y sobrevivir a cualquier precio, y como prueba está el hecho de que la mitad final del show está dedicado integramente a canciones del nuevo álbum ‘Bark at the moon’, al que aun le faltaban varios meses para salir a la venta.

Sobre el show en sí, destacar al nuevo guitarra Jake E. Lee, que no dejaba de ser un novato, pero cuya ambición era más que visible. Desde elmomento que pisa aquel escenario literalmente se come al resto de músicos, tanto a nivel técnico (con el permiso de Aldridge y teniendo en cuenta lo limitado del papel de Don Airey en esta banda) como de presencia en escena. Por otro lado tenemos a Ozzy, que como de costumbre parece ido y está más preocupado en lanzar besitos al público que otra cosa, y por último a Bob Daisley, quien permanece estático durante todo el show. Por el contrario, Jake E. Lee, tenía aun que demostrar que las botas que se estaba calzando (que eran las de Randy Rhoads, no lo olvidemos) no le venían grandes.

No me cansaré de repetir que me parece una verdadera lástima que la carrera de este hombre no llegase hasta donde realmente merecía, ya que su progreso al lado de Ozzy y luego con BADLANDS fue digno de un reconocimiento infinitamente mayor del que tuvo.

[JUDAS PRIEST 20.05.83 16:30 P.M.]

FORMACION:

Rob Halford: Voz, K.K. Downing: Guitarra, Glenn Tipton: Guitarra, Ian Hill: Bajista, Dave Holland: Batería

REPERTORIO:

Hellion / Electric eye , Riding on the wind , Headin out to the highway , Metal gods , Breaking the law , Diamonds and rust , Victims of changes , Living after midnight , The green Manalishi , Screaming for Vengeance , You’ve got another thing comin’ , Hell bent for leather

 

 

A pesar de que hubiese dado cualquier cosa por haber estado allí, no puedo hacerme una idea de lo que debe ser una sobremesa de un domingo de Mayo bajo el abrasador sol de California viendo a JUDAS PRIEST sobre un escenario presentando nada menos que un disco como ‘Screaming for Vengeance’.

La gira promocional por Europa había arrasado todo a su paso, pero el éxito de la banda en Estados Unidos gracias al apoyo de los medios y de la compañía discográfica estaba alcanzando cotas nunca vistas anteriormente, de manera que tras terminar la gira británica, en Enero del 82, graban el nuevo álbum en Ibiza e inician un gigantesco tour por Estados Unidos y Canadá que se prolonga por espacio de casi dos años.

Como suele suceder en estos casos, consiguieron el rechazo del sector más talibán del público inglés, (algo que ya les había ocurrido a multitud de grupos como DEF LEPPARD por ejemplo, pero por otra parte, lograron romper moldes en el mercado americano, que era lo que realmente buscaron siempre (como todos los grupos de rock de la historia). Bien, pues a ese macro-tour pertenece la fecha que nos ocupa, y como para el resto de las bandas que en ella participaron, para JUDAS PRIEST también fue un auténtico shock. El propio Rob Halford lo recuerda como algo fuera de lo común:

“Sabíamos que iba a ser el día más grande del festival, simplemente porque los fans del rock duro se identifican plenamente con este tipo de eventos al aire libre. Volamos desde el hotel en helicóptero durante un trayecto de unas diez millas y de repente vimos hectáreas de terreno ocupadas por coches aparcados, como un verdadero océano de metal. Cuando todavía no habíamos asimilado aquello, cruzamos una colina y de repente vimos el irrepetible espectáculo que forman trescientas mil personas juntas…”.

JUDAS PRIEST tocaron a lo largo de setenta minutos, un margen de tiempo muy escaso para resumir tantos y tan  buenos momentos como ya tenían registrados entonces, por lo que tuvieron que recortar en gran medida su repertorio.  Resulta curioso ver que respetaron sus temas más clásicos en detrimento de las nuevas (que ya no lo eran tanto…) de las que solo incluyen cuatro. El repertorio está construido con canciones que representan a casi cada una de sus obras (unas más y otras menos) lo cual no deja de tener su mérito habida cuenta del poco tiempo con el que contaron.

hasta entonces intachable, y que seguiría en ascenso en los Estados Unidos durante otro buen montón de años, llegando a momentos delirantes de los que pocas bandas pueden ‘presumir’ como la filmación de ‘Heavy metal Paking lot’ en 1986, una película amateur que consistía en entrevistas a fans en el aparcamiento de un recinto donde se celebraba un concierto de JUDAS PRIEST.

[TRIUMPH 20.05.83 18:10]

FORMACION:

Rik Emmett: Guitarra y voz Gil Moore: Bajista Mike Levine: Batería y voz

REPERTORIO:

Allied forces ,    Lay it all on the line ,    Never Surrender ,    Magic Power ,    A world of fantasy ,    Rock and roll Machine ,    When the Lights go down ,    Fight the good fight,    Follow your heart.

Resulta difícil de creer para un fan europeo que un grupo como TRIUMPH pueda gozar de mejor posición en un festival de la que tuvieron JUDAS PRIEST u OZZY OSBOURNE. No quiero insinuar que les falten méritos ni muchísimo menos, de eso están sobrados, pero con el corazón en la mano, la popularidad del trío canadiense a ojos de cualquiera de nosotros es infinitamente inferior a la de cualquiera de los antes citados. Aun es más, creo que no miento si digo que, al menos en España son prácticamente desconocidos al lado de cualquiera de las otras bandas que participaron en el festival, QUIET RIOT incluidos.

No sé si en otros países como Argentina o Chile ocurre lo mismo, pero aquí es así.

En cualquier caso, lo que está claro es que no ocurría lo mismo en Estados Unidos. Allí Rik Emmett, Gil Moore y Mike Levine , guitarra-cantante, batería-cantante y bajo respectivamente, gozaban de una enorme popularidad. De hecho sus dos últimos álbumes habían escalado las charts hasta lo más alto. Con ‘Alied forces’ primero y el no menos importante ‘Never Surrender‘ habían pasado del millón de copias vendidas ( en cada uno de los casos) lo que quizá hace más entendible la ventajosa posición de la que gozaron.

El repertorio está construido en base a canciones de varios momentos de su trayectoria. No olvidemos que TRIUMPH llevaban en activo desde 1976, lo que les daba mucho juego en ese sentido, sin embargo entre todos los álbumes, es ‘Alied forces’ publicado en 1981, el más visitado.

La ejecución de los temas es impecable y un punto a favor del grupo estriba en que el sentimiento que hacen brotar de sus canciones encaja como un guante con el espíritu del festival. Digamos que el ambiente, el clima y la ilusión que se veían en aquel encuentro van más en la línea del sonido de TRIUMPH que en le de JUDAS PRIEST o MOTLEY CRUE, por ejemplo. Como sin duda sabes ya, TRIUMPH tenían un sonido 100% hard rock pero muy asequible al oído, con mucha melodía… algo así como Y&T o SAMMY HAGGAR pero más elaborado, y francamente eso me encaja más con el ambiente californiano que una banda de Birmingham cargada de cuero y tachuelas.

En cuanto a su puesta en escena, hemos de reconocer que el hecho de ser un trío, con el añadido de que en varios temas canta el batería, Gill Moore, tiene ciertas servidumbres. Choca bastante ver a tres músicos (dos en realidad) en un escenario tan grande. El impacto visual se pierde en el espacio (nunca mejor dicho) y le resta mucha intensidad a una actuación que por otra parte es impecable. El único pero que yo pondría, es que Rik Emmett me ha parecido un guitarra de enorme talento y un muy buen cantante, que sin embargo no aprovecha sus dotes al 100% luciéndose con interminables solos de guitarra más propios quizá de otras épocas, yun punto bastante infantiloide, algo que en un festival así, con el tiempo tan limitado, toda banda debe olvidar y sustituir por la mayor cantidad de canciones posibles.

Solo me resta comentar que sin duda esta es la banda que más rentabilizó su actuación, y que al igual que JUDAS PRIEST han hecho el pasado septiembre de 2012, editaron un dvd y cd en 2.003 que sirvió como excusa para una gira de reunión en la que el citado Rik Emmet, guitarra y voz, no participó.

[SCORPIONS 20.05.83 19:05]

FORMACION:

Klaus Meine: Voz, Rudolf Schenker: Guitarra, Mathias Jabs: Guitarra, Fran Bucholf: Bajista, Herman Rarebell: Batería

REPERTORIO:

Blackout , Lovinng you Sunday morning , Make it real , We’ll burn the sky , Coast to coast , Holiday , No one like you , Can’t live without you , Coming home , Dynamite , The zoo , Another piece of meat , Can’t get enough.

 

 

En la recta final del Heavy Metal Sunday el escenario fue ocupado durante una hora y cuarto por la banda de hard rock más grande de cuantas hayan surgido en la historia de Alemania. SCORPIONS se encontraban en un momento inmejorable. Su popularidad había crecido lo que nadie podía imaginar y “Blackout” el álbum que estaban promocionando, era la mezcla perfecta entre la banda llena de personalidad que habían sido en el pasado que aun conservaba la contundencia de obras como ‘Animal Magnetism’ o ‘Lovedrive’, y aquella en que se convertiría apenas meses después, capaz de escribir riffs que se grababan a fuego en la memoria con escucharlos una vez, como ocurría con “Rock you like a Hurricane” o “Big city nights”

El público americano estaba hambriento del rock de SCORPIONS. Era tal la demanda del público para ver al grupo en directo, que cuando les surgió la oportunidad de participar (casi cerrando) este macrofestival tuvieron que sumar un montón de fechas más en varios puntos del país en una gira que parecía no tener fin. Tanto era así, que el disco que promocionaban había sido editado en Marzo del año anterior, y el siguiente, “Love at first sting”, no vería la luz hasta Marzo de 1984, exactamente dos años durante los que Klaus Meine , Mathias Jabs, Herman Rarebell, Franzis Buchold y Rudolph Schenker , trabajaron sin descanso.

SCORPIONS fueron los primeros que pudieron contar con la oscuridad como aliada, de manera que, a l contrario del resto de bandas, pudieron aprovecharse de los recursos que la pirotecnia y las luces ofrecían. Sin embargo, lo que realmente llenaba el escenario era, como no, la banda en si misma.

Nadie ha igualado las poses de SCORPIONS milimétricamente estudiadas, ensayadas y ejecutadas, hasta el punto de aburrir a quienes les veían dos o tres veces en un año. El trío de guitarras-cantante avanzando paso a paso, los castillos humanos o los giros de guitarra de Rudolf Schenker eran algo que sabías que te ibas a encontrar, del mismo modo que sabías que en los shows de AC/DC verías cañones y una campana colgando o que la réplica de un bombardero coronaba los escenarios de MOTÖRHEAD en aquellos tiempos. La diferencia entre SCORPIONS y el resto estaba en que ellos eran guardianes de la vieja escuela y prescindían de artilugios mecánicos o efectos ajenos a ellos mismos, claro que, con un repertorio como el que ofrecieron aquella noche, uno bien puede olvidarse de atrezzos y zarandajas.

La práctica totalidad del set, estuvo centrado en los discos grabados con Mathias Jabs a la guitarra. Olvidada la etaba de Uli Jon Roth y descartado Michael Schenker demanera definitiva, Jabs había anclado posiciones en la jerarquía del grupo y a pesar de ser el más novato de todos ellos, había ganado una presencia (tanto física como creativa) que compesaba lo reciente de su aportación al grupo. De esta manera, ‘Lovedrive’, ‘Animal Magnetism’ y ‘Black out’ fueron los que se llevaron el gato al agua, lo que no deja de ser bastante significativo. En fin, a tenor de los comentarios que circulan por la red, los alemanes fueron los grandes triunfadores del festival y merecieron cerrarlo.

[VAN HALEN 20.05.83 22:00 P.M.]

Dave Lee Roth: Cantante Michael Anthony: Bajista Eddie Van Halen: Guitarra Alex Van Halen: Batería

REPERTORIO:

Romeo delight, Unchained (drum solo), Thee full bug, Running with the devil , Jamie’s crying , So this is love, Little guitars, Bass solo / Dancing in the street , Somebody get me a doctor, Girl gone mad , I’m so glad, Dance the night away, Cathedral , Secrets Drum solo, Everybody wants some Ice cream man, Pretty woman, Guitar solo, Ain’t talking bout love, Bottoms up, You really got me, Happy trails

Con la noche llenando el cielo de California, había llegado el momento de cerrar el festival, y naturalmente, había que hacerlo a lo grande. Un acontecimiento de la magnitud que este tenía, por fuerza necesitaba terminar de una manera tan espectacular, que no fuese posible olvidar en mucho tiempo. Para ello, nadie mejor que VAN HALEN, quizá la banda más emblemática del rock duro americano en aquel momento, o cuando menos, una garantía de técnica y espectáculo a partes iguales: justo lo que se supone que era el espíritu del festival.

Como en el caso de la mayoría de las bandas participantes, el show de USFEST trajo a los VAN HALEN más excesivos en todos los sentidos. Solo hay que tener en cuenta el millón y medio de dólares que cobraron por la actuación para hacerse una idea del nivel al que habían llegado en sus egos y su banalidad. No digo que no merecieran esa cantidad o el doble si queréis, pero el hecho de que cobrasen millón y medio por la sencilla razón de que David Bowie cobraba un millón es significativo. Eso por no hablar de los continuos e infantiles ataques de David Lee Roth hacia Mick Jones y Joe Strumer de THE CLASH, que habían tocado el día anterior, tanto en la rueda de prensa como sobre el escenario. En todo caso al menos consiguieron la pasta y aparecieron en el libro Guiness de los records, como la banda mejor pagada de la historia por un solo show, porque efectivamente, Roth y sus compañeros, hicieron el concierto sin estar en medio de ninguna gira ni nadad parecido. De hecho estaban en el estudio preparando su millonario “1984”, y tuvieron que interrumpir la grabación para preparar aquel evento aislado como si se tratase de una gira: diseñar el vestuario, el atrezzo, el backline en escena y todo lo que esto conlleva… en fin, supongo que un millón y medio de dólares bien merece un madrugón.

Sea como fuere, lo cierto es que si hablamos de excesos, donde realmente los hubo fue sobre el escenario. El grupo, sus canciones, su puesta en escena, su técnica… todo ello daba sentido a la expresión esa de ‘más grande que la vida’ o ‘larger tan life’, que tanto usan en aquel país. VAN HALEN era trasladar los bulevares de Hollywood y los casinos de Las Vegas al mismo escenario y pasear por sus calles con una banda sonora técnica y creativamente perfecta. El set que desarrollaron a lo largo de su actuación, recorre año a año toda su carrera pre-‘1984’ (no podría ser de otra forma) de una forma muy original ya que solamente en una ocasión hacen dos canciones seguidas de un mismo disco, es decir saltan de ‘Woman and children first’ a ‘Fair Warning‘ para luego visitar ‘Van Halen’ o ‘Van Halen II’ pero así con todo, se las arreglan para dar prioridad a su, entonces, obra más reciente, ‘Diver down’.

Aparte hay un solo de cada músico, e incluso por si alguien se quedaba con gana, nada menos que dos! de batería. Todo esto en un escenario gigantesco como lo era la banda en aquellos días. Todo el suelo está cubierto por franjas de colores blanco y rojo, emulando el diseño de la guitarra de Eddie, y os aseguro que son unos cuantos metros cuadrados!! David Lee Roth va quitándose progresivamente su atuendo, despojándose de un enorme guardapolvos de lentejuelas (para no olvidar) y demás fulares y colgantes y a Alex casi ni se le ve detrás de aquel megakit de batería… es decir, todo aquello que veíamos en las revistas y que sólo podíamos imaginar. ‘Ain’t talking bout love’, ‘Booton’s up’ o ‘You really got me’ son las canciones que cierran el evento amen de un solo de guitarra. El atuendo de David Lee Roth en la segunda parte de la larga actuación consiste en una especie de tres cuartos de flecos en plan serpentina que merece la pena reseñar. En fin, si quieres acercarte al lado americano del rock duro en los ochenta, aquí tienes desde luego uno de los más representativos standard de aquella historia.

Miguel. Asturias

HEMEROTECA

.:: QUE NEGRO FUE NUESTRO SABBATH, BIOGRAFIA NO AUTORIZADA DE BLACK SABBATH::.

HEMEROTECA-QUE-NEGRO-FUE-NUESTRO-SABBATH

[EDITA]
DREAMS & REVOLUTION
[PERIODICIDAD]
Ejemplar único.
[PRECIO APROXIMADO]
20 €
[PUNTOS DE VENTA]
DREAMS & REVOLUTIION
[AUTORES]
David Tangye y Graham Wright
[FORMATO]
210 x 150
[PAGINAS]
320
[IDIOMA]
Español

HEMEROTECA-QUE-NEGRO-FUE-NUESTRO-SABBATH-01

EARTH, hacia 1968.

La primera vez que hablamos de este libro, fue hace tres o cuatro años, en relación a su edición original, o mejor dicho, a la edición de bolsillo que se publicaba en Inglaterra allá por el 2005. Algún tiempo después, en Abril de este año 2014, nos hacíamos eco de la creación de una nueva editorial, que no tardaría en poner en nuestras manos la versión en español de una obra básica del género como es esta.

Bien, pues es un placer para mí anunciaros que la publicación del libro es ya una realidad: Ozzy, Iommi, Geezer y Bill Ward están de nuevo con nosotros si es que alguna vez llegaron a irse …

DREAMS & REVOLUTION es una editorial que ha apostado por los cuatro pioneros de Birgminham para dar su primer paso. Realmente no se me ocurren muchos grupos mejores para hacerlo… pero no quisiera centrar este comentario solamente en BLACK SABBATH, ni siquiera en los autores del libro: me gustaría, antes de nada, poner en valor el trabajo de quien se decide a jugarse su tiempo y sus ahorros en una aventura como esta.

HEMEROTECA-QUE-NEGRO-FUE-NUESTRO-SABBATH-00

Algunas páginas del libro

No alcanzo a imaginar el trabajo que ha costado conseguir las licencias de publicación de una obra como esta, las horas empleadas en escribir aquí y allá, firmas, contratos, acuerdos… en fin, una tarea ante la que hay que tragar saliva, apretar los puños y asumir que hay meses de mareos por delante.

Tampoco quiero ni pensar lo que supone arriesgar buena parte (o todo) el patrimonio personal para pagar dichas licencias, pero es que eso es una pequeña parte del todo. Hay infinidad de detalles en los que uno no piensa cuando lee un libro, como es por ejemplo su traducción.

Por pura curiosidad he mirado tarifas en algunas páginas de la red. Te ahorraré el trabajo: el precio medio es de 6 céntimos de euro por palabra, cada página tiene una media de 350 palabras, así que un libro de trescientas y pico páginas se nos pone en…. Yo hubiese tirado la toalla en el preciso instante en que apareciese la cifra en la calculadora, pero es que la cosa no para ahí: ahora sumamos el precio de maquetación, impresión, autores, distribuidores y demás historias, y tenemos cincuenta mil razones para aplaudir y celebrar que un libro como este llegue a publicarse en España, un país que no está excesivamente inclinado a la lectura.

Dicho esto, DREAMS & REVOLUTION puede estar orgullosa como editorial, de haberse presentado en sociedad con un trabajo verdaderamente bien terminado. Papel de calidad, fotografías a color, solapas, fuente legible… sí ya sé que son cosas que uno espera cuando compra un libro, pero lo cierto y verdad es que no siempre lo encuentra (y no miro a nadie).

HEMEROTECA-QUE-NEGRO-FUE-NUESTRO-SABBATH-02

Graham Wright

En cuanto al contenido, pues supongo que nadie va a descubrir a BLACK SABBATH a estas alturas, pero sí que tenemos aquí la ocasión de conocer el lado más cercano de lo que en definitiva no pasaban de ser cuatro chavales nacidos y criados en los arrabales de una ciudad triste, gris y sucia. Y digo esto porque quienes escriben el libro son otros dos chavales que crecieron, viajaron, sufrieron y disfrutaron con ellos: en resumen que estaban allí cuando sucedió. David Tangye fue el asistente personal de Ozzy Osbourne,  durante toda su estancia en BLACK SABBATH y al principio de su carrera en solitario. Graham Wright por su parte fue el asistente de Bill Ward desde los primeros tiempos hasta 1980.

El libro tiene como eje la cronología de esos años, pero hecha con un mimo y una precisión asombrosa, en gran parte con día mes y año. Recopila una inmensidad de anécdotas, detalles, curiosidades y momentos, buenos y malos, que al final lo que reflejan es que nuestros héroes son tan humanos como nosotros y tienen nuestras mismas virtudes y nuestros mismos defectos.

HEMEROTECA-QUE-NEGRO-FUE-NUESTRO-SABBATH-03

Dave TAngye con Ozzy

Encontrarás explicaciones a muchas dudas y confirmarás que muchas de aquellas cosas que parecían leyendas delirantes, eran absolutamente ciertas. Apuntes a momentos muy personales en las vidas de los cuatro músicos, su vida en la carretera, sus relaciones personales ( y el deterioro de las mismas).. el auge y la caída y en resumen lo que es la trayectoria de cuatro personas que a base de sangre y sudor pero sin lágrimas, convierten una idea en leyenda, haciendo felices a millones de personas en todo el mundo.

Naturalmente, los “nuevos-viejos-Sabbath” también tienen presencia en el último capítulo, aunque no de manera tan somera como el resto. El último capítulo está dedicado al regreso de 2013, un regreso envuelto en polémica y no del todo limpio en mi opinión, pero que al menos nos brindó un impresionante trabajo de heavy metal como fue “13”

Dicho esto, supongo que te estarás preguntando donde demonios comprar una copia hoy mismo. Bueno, os dejo con la dirección de la tienda para hacerlo y dando una vez más mi enhorabuena a la editorial, deseando que nos den muchos más momentos ocmo este.

DREAMS & REVOLUTION

CRONOLOGIA

 

.:: OZZY OSBOURNE: “Blizzard of Ozz”::.

I Don’t Know – Crazy Train – Goodbye to Romance – Dee – Suicide Solution – Mr. Crowley – No Bone Movies – Revelation (Mother Earth) – Steal Away (The Night)

Ozzy Osbourne – Voz,  Bob Daisley – Bajista,  Randy Roadhs – Guitarra, Lee Kerslake – Batería ,  Don Airey – Teclista.

ESTE ARTICULO SE COMPLETA CON UN DOSIER DE PRENSA, CUYO CONTENIDO Y FORMA DE CONSEGUIR ESTÁ RESEÑADO AL FINAL DEL POST.

IMPORTANTE!!!!! SI TIENES MATERIAL DE PRENSA QUE NO APARECE EN LA LISTA Y CREES QUE PODRÍA SERVIR PARA MEJORAR EL DOSIER , POR FAVOR, ESCRIBE UN CORREO A miangarri@gmail.com

“BLACK SABBATH era un desastre con patas. Todo lo que tocábamos, por un lado era oro y por otro un enorme montón de mierda. Con las últimas giras sacábamos lo justo para poder seguir luchando en el montón de juicios en los que estábamos metidos por la estafa continuada que nos hicieron los managers. El último tour, con VAN HALEN abriendo los shows, fue humillante porque ellos son una banda increíble y nosotros nos desmoronábamos en escena cada noche” (Ozzy en la CIRCUS MAGAZINE, Agosto de 1980)

La carrera de los BLACK SABATH clásicos había llegado a su fin menos de diez años después de que empezase. Claro que ese tiempo se vivió con una intensidad que hacía que ese lapso de tiempo pareciese más del triple. De hecho, su vida se había reducido a una gira continua de diez años de duración durante la cual publicaron ocho discos. Añadamos a eso un consumo de drogas y alcohol de proporciones siderales y una estafa continuada de la que fueron víctimas por parte de sus managers, y que como Ozzy cuenta, hizo que durante sus últimos años todo lo que ganaban tocando, lo gastaban en abogados. En esas condiciones es bastante normal que la banda se partiese en dos.

Sin embargo, no era la primera vez que Ozzy daba muestras de querer volar solo. Ya en 1976, intentó hacerlo ‘adoptando’ a un grupo llamado NECROMANDUS como acompañamiento y de hecho llegaron a grabar algunas canciones en formato maqueta. También lo intentó apoyándose en otra banda llamada DIRTY TRICKS hacia 1978, pero en fin, esa es otra historia: hoy toca centrarse en el grupo que Ozzy formó en 1980 y que grabaron uno de los mejores debuts que se recuerdan en el heavy metal.

A finales de Febrero del 79, los miembros del grupo, acompañados de sus asistentes personales y algunos técnicos, viajaron a tierras californianas para instalarse en Bel Air Road, en una mansión alquilada por Don Arden, su nuevo manager, y a la postre padre de Sharon Arden. La ida era recrear el ambiente en que BLACK SABBATH habían dado vida a “Vol.4”, una de sus grandes obras, en un intento por recuperar su prestigio como banda sepultado bajo un humillante puesto 64 en las listas conseguido con ‘Never say die!’. Al principio, el ambiente era bueno y la disposición para trabajar notable, pero el paso de los días trajo consigo la evidencia de que todo el talento creativo de la banda se había diluido justo cuando más falta hacía. Tanto Tony como Geezer estaban faltos de inspiración y nada de lo que escribían conseguía complacerles.

Los intentos de solucionarlo a base de consumir más drogas, solo consiguieron empeorar las cosas. La convivencia se deterioraba gradualmente y pocas semanas después de que BLACK SABBATH llegase a Hollywood, la tensión en la casa donde ensayaban era tan espesa que podía cortarse con un cuchillo, muy especialmente la que había entre Ozzy y Tony Iommi. Cada uno de los dos líderes tenía su punto de vista con respecto al otro: Ozzy pensaba que Tony estaba llevando al grupo por la dirección equivocada, y que de seguir sus dictados terminarían convertidos en los siguientes FOREIGNER. Ahora bien, el cantante no hacía absolutamente nada por contribuir a que eso no ocurriera. Una muestra bien clara del nivel de desidia y apatía que había alcanzado Ozzy fue que llegó a pedir a su ayudante personal, Graham Wright, que escribiese las letras por él, ya que hasta Geezer se había hartado de la postura del cantante. La goma se siguió tensando durante dos meses, hasta que el 27 de Abril de 1979, se hizo oficial la ruptura entre Ozzy Osbourne y BLACK SABBATH.

 

Como hemos dicho, BLACK SABBATH estaban siendo dirigidos por la oficina de Don Arden, un manager con fama de despiadado y muy inclinado a utilizar métodos de dudosa legalidad a la hora de conseguir sus objetivos. También era propietario de una compañía discográfica llamada Jet Records, la cual tenía un contrato personal con Ozzy Osbourne, al margen del que BLACK SABBATH tenían con Vertigo Records. Además, Mr. Arden tenía una hija que comenzaba en el mundo de la dirección artística. Sharon Arden, recibió el encargo de enderezar la trayectoria de Ozzy, y tratar de sacar provecho de su contrato, y vive Dios que consiguió ambas cosas… pero no nos adelantemos.

Bien, como decíamos al principio, BLACK SABBATH se habían afincado en California intentando reciclarse, y aunque aquello no le sirviese a Ozzy para continuar con ellos, sí le puso en el punto de salida para dar forma a su nueva banda. El contrato ya lo tenía de manera que era urgente ponerse las pilas y formar el dichoso grupo que le acompañase en su andadura.

La primera persona con quien Ozzy contactó, fue con un bajista llamado Dana Strum. Fue en el legendario club Starwood, donde Ozzy entró una noche, acompañado de un directivo de Jet Records, quien se acercó a Dana y le propuso una cita para el día siguiente en el local que Frank Zappa utilizaba como estudio y local de ensayo. Ozzy, sin embargo, no quería a Strum como bajista, si no que buscaba en él a una especia de A.R., ya que conocía a muchísima gente de la escena angelina. Creo que no caben dudas al respecto: la aportación de Strum fue definitiva, ya que no tardó en proponerle a un jovencísimo músico y profesor de guitarra a quien él había visto docenas de veces en varios clubs con su banda QUIET RIOT. Naturalmente, estamos hablando de Randy Rhoads. Dana no conocía personalmente a Randy, pero consiguió su teléfono a través de Jackie Fox, bajista de las RUNAWAYS y le dejó varios mensajes en su contestador. Dana intentaba ponerse en contacto con Randy una y otra vez, pero este nunca devolvía las llamadas. Cuando por fin pudo entrar en contacto con el guitarrista, le explicó que, simplemente, no estaba interesado porque BLACK SABBATH no le interesaban en absoluto. Finalmente, y tras no pocos esfuerzos, llamadas y citas, a finales de 1979, Strum consiguió convencer a Randy para que hiciese la audición. Está de más decir que consiguió el trabajo ¿no?.

Bien. El principal pilar de la banda (aparte de Ozzy, naturalmente) ya estaba presente: un joven talento norteamericano, descocido pero absolutamente brillante. Ahora había que compensar ese amateurismo con un músico solvente y con experiencia, que además fuese inglés. Esto último no era indispensable, pero sencillamente, sucedió así .

Ozzy estaba de vuelta en Inglaterra, en búsqueda de músicos para la nueva banda y el destino quiso que Bob  Daisley, recién sustituido por Roger Glover como bajista de RAINBOW, estuviese buscando trabajo. Para rizar el rizo, antes de girar con RAINBOW, Daisley había formado parte de WIDOWMAKER, una banda que había publicado todos sus discos en Jet Records, lo cual acercaba notablemente las posturas, ya que fue a través de la compañía como Ozzy se puso en contacto con Bob, pidiéndole que entrase en la banda. Bob, además de ser un músico de altísimo nivel, era un buen letrista, algo en lo que Ozzy y Randy cojeaban.

Por último debían contratar a un batería. La primera condición era que tenía que ser inglés, ya que los permisos de trabajo se limitaban a un miembro de la banda, y obviamente sería Randy Rhoads el beneficiario. De una lista de casi 50 músicos, el puesto fue para el número 39, Lee Kerslake, procedente de los legendarios URIAH HEEP.

 

Con la banda formada hubo una magnífica química en el tiempo que pasaron escribiendo material en la casa estudio que Ozzy tenía en Stafford. El material fluía con el aporte de todos los músicos tanto por su profesionalidad como por el buen ambiente que se respiraba entre ellos. Lejos de las tensiones que habían ensombrecido las últimas creaciones de BLACK SABBATH, el material que estaban creando ahora tenía una frescura de la que adolecían las canciones de ‘Never say Die’ o ‘Technical ecstasy’ que en su mayoría parecían escritas por puro compromiso y sin el menor atisbo de pasión.

Para registrarlas no necesitaron viajar a Los Angeles ni nada por el estilo. Los cercanos Ridge Farm Studios, en Surrey, fueron el lugar donde se gestó ‘Blizzard of Ozz’ . La forma en que se construyeron aquellos estudios, fue en su momento una auténtica novedad ya que fueron los primeros en ofrecer un servicio de residencia para artistas dentro de Inglaterra. Eso significaba que un grupo podía alquilarlos durante, digamos un mes, sin necesidad de abandonarlos hasta salir con las cintas bajo el brazo. La elección había sido motivada principalmente por comodidad, aunque también pesó el hecho de que Ozzy los conociese, ya que BLACK SABBATH habían grabado allí su ‘Technical Ecstasy’. Otros grupos como QUEEN, WHITESNAKE, BAD COMPANY o JETHRO TULL también habían dejado su música flotar entre las dependencias del lugar, pero entre el 22 de Marzo y el 19 de Abril de 1980, (apenas un mes para grabarlo y otro par de semanas de Mayo para las mezclas) los Ridge Farm estuvieron ocupados por Ozzy y su banda. En principio, el productor iba a ser Chris Tsangarides, conocido por haber puesto su firma en infinidad de discos de heavy metal, BARON ROJO incluidos, pero la cosa no terminó de cuajar y Chris fue despedido sin haber terminado el trabajo, quedando la producción a cargo del grupo con Max Norman como ingeniero. El propio Max contaba el asunto en una entrevista a BLABBERMOUTH:

“Yo era el ingeniero de sonido residente. Acababamos de construir una habitación donde colocamos una mesa de mezclas nueva, la Solid State Logic. Era la segunda que se instalaba en Inglaterra. Yo no quería que “Blizzard of Ozz” sonase como una mierda, pero la cosa no iba demasiado bien con Chris. Estaba cometiendo errores garrafales, como poner la batería en una habitación de techo muy bajo, en una habitación entera de cemento. Cada vez que Lee golpeaba los platos era como si la habitación entera temblase, era muy mal ambiente y difícil de controlar. Cuando Chris se iba, yo tenía que volver a equilibrar la mezcla para hacerla sonar decentemente. Después de una semana así, terminé sugiriendo al grupo que buscasen a otra persona si querían publicar algo medianamente digno. Entonces Ozzy le despidió y me propuso a mí el trabajo. Así fue como terminé la producción y la ingeniería de ese disco”.

Mi apreciación personal es que el sonido del disco está muy logrado. Yo destacaría lo austero de su producción, que de alguna manera le acerca a los álbumes de UFO ( en ese sentido). Un disco sin florituras ni barroquismos, quizá gracias a lo cual, a día de hoy puede seguir escuchándose sin ninguna clase de problemas.

Eso en cuanto al sonido, porque en lo que se refiere al contenido de este álbum, quizá hablar sobre él, esté un poco de más. Quiero decir que no hablamos de un disco precisamente nuevo que queramos dar a conocer, si no de uno cuyas canciones conocemos perfectamente. Simplemente, me gustaría decir que creo que podríamos hablar de este álbum casi como si fuese un ‘Greatest hits’. La colección de canciones es de tal nivel que muchas de ellas formaron durante años y siguen haciéndolo 35 años después del repertorio del ‘Madman’. En fin… ¿Qué se puede decir a estas alturas de canciones como “I don’ t know” que abre el álbum directo y a la cabeza?. Su riff impenetrable, que sirve como puente a sorprendentes cambios de ritmo colocados a lo largo de la canción, es parte de nuestra identidad. Igualmente ocurre con ‘Crazy Train’: ¿hay alguien que no haya tarareado el dibujo de guitarra que da comienzo al tema?. Son canciones que han estado presentes en incontables momentos de nuestras vidas… ‘Mr. Crowley’ cuya letra conectaba  esta nueva  andadura de Ozzy con su pasado más ‘sórdido’ o ‘Suicide Solution’, que tantos problemas trajo al cantante… en fin no creo que sea de recibo emplear más tiempo en estas canciones. En cuanto a las que son un poco menos conocidas, pues tampoco me gustaría alargarme en exceso. Sí decir que son ese tipo de canción que hacen que sigas escuchando el disco una y otra vez aunque haya pasado mucho tiempo, porque descubres en ellas momentos de los que en otras ocasiones no te habías percatado.

Po ejemplo, el medio tiempo “Goodbye to Romance” es un capricho del grupo muy alejado del heavy metal, y que por si misma seguramente la hubieras desechado, pero como parte del conjunto resulta ciertamente interesante y agradable al oído. La pieza instrumental ‘Dee’ unida de ‘Goodbye to Romance’ es quizá lo más flojo del disco. Siempre se ha comparado a Randy con Eddie Van Halen, pero no esperes aquí el particular ‘Eruption’ del malogrado guitarrista. En mi humilde opinión, esta canción que Randy quiso dedicar a su madre, parece más un calentamiento o algo por el estilo que otra cosa, ya que no demuestra lo que este músico podía dar de sí. En la recta final del disco, tenemos “Revelation (Mother Earth)”, otro medio tiempo pero con un feeling muy alejado de ”Goodbye to romance” y más en la línea de composiciones posteriores, de hecho podría haber formado parte por ejemplo de ‘Bark at the moon’ sin desdecir en absoluto. Por último ‘No bone movies’ y ‘Steel away’ son dos canciones de heavy metal muy de su tiempo y con cierta orientación rockandrolera (no me resisto a decir que encuentro ‘cierta inspiración’ de ‘No bone movies’ en “Préstame amigo tu cabeza” del primer álbum de OBUS).

No me gustaría terminar sin decir que Don Airey fue el teclista invitado, en una cesión de la compañía Polydor, ya que a pesar de haber colaborado con BLACK SABBATH pocos meses antes en ‘Never say die”, en ese momento formaba parte de los RAINBOW de Graham Bonnet, quien a su vez sustituía a Ronnie James Dio, que se había ido a BLACK SABBATH. Enredos de familia, vaya.

Bien, el álbum salió a la venta el 20 de septiembre y el tour debió haber empezado un mes antes, ya que la banda iba a participar en el festival de Reading. Los carteles y las camisetas promocionales incluían el nombre del grupo ( el que tenían entonces, BLIZZARD OF OZZ) abriendo el domingo 24 de Agosto de 1980, pero finalmente la banda no actuó. Haber debutado en un festival de ese nivel sin álbum en la calle era bastante comprometido. Si tocaban los temas nuevos nadie los conocerían, y tocar canciones de BLACK SABBATH con BLACK SABBATH en activo, con un álbum como “Heaven and hell” editado meses atrás no parecía muy apropiado, de manera que a banda optó por esperar y hacer una gira más modesta, de hecho solo tocaron en el Reino Unido en un tour muy limitado en todos los sentidos.Treinta fechas entre el 12 de Septiembre ( una semana antes de publicarse el disco) y el el 8 de Noviembre, como decía, solo por el Reino Unido. Lindsey Bridgewater fue el teclista que les acompañó a lo largo de un período verdaderamente irrepetible.

Irrepetible por una parte, porque con solo esa gira promocional, el álbum alcanzó cifras que nadie previó: séptimo puesto en los charts ingleses de álbumes. Los dos singles editados, “Crazy Train” y “Mr. Crowley”, que llegaron al número 49 y 46, respectivamente y arrasando en las listas especializadas. Mención especial merece la lista del periódico SOUNDS donde el single ‘Crazy Train’ aparece en el número 1, a mucha distancia del conseguido por BLACK SABBATH con ‘Neon Knights’ en el número 13.

Irrepetible por otro lado porque, efectivamente, nunca más se repetiría esa situación. A toro pasado y sin mayor esfuerzo, todo parece indicar que aquello era un simple tanteo. Cuando la prueba dio resultado positivo no se tardó ni un segundo en pasar página. Una vez grabado el segundo álbum, apenas dos meses después de terminar el micro-tour de presentación del primero, Daisley y Kerslake fueron despedidos y sustituidos por Rudy Sarzo y Tommy Aldridge, con la descarada intención de entrar en el mercado americano. Aun fue más grave lo que sucedió varios años después con otros famosos músicos grabando las pistas de Daisley y Kerslake pero corramos un tupido velo y conservemos el recuerdo de este enorme disco. Cualquier momento es bueno para cantar aquello de ‘Wine is fine but wisky is quicker’

Miguel. Asturias

Artículos relacionados:

 

 

Dossier ‘BLIZZARD OF OZZ’

Bueno, pues si ya has pasado alguna vez por aquí sobran las explicaciones, en el caso que seas nuevo, la cosa va así: Este es una especie de dossier de prensa con páginas sueltas de diferentes revistas que dedicaron su espacio a OZZY con motivo de la publicación de este disco .

Para conseguirlo, tienes que escribir un mensaje en este blog que trate sobre ese álbum, tu opinión sobre él, como lo descubriste, lo que piensas de él respecto a otros trabajos… no sé, lo que se te ocurra, que tenga que ver (insisto) con el álbum o el grupo.

-Reseña retrospectiva en CLASSIC ROCK publicada en octubre de 2010. Dos páginas en inglés.

-Reseña álbum publicada en PHOENIX, fanzine inglés de 1981. Dos páginas en inglés.

-Artículo retrospectivo publicado en MOJO MAGAZINE durante 2010. Cinco páginas en inglés.

-Presentación banda en POPULAR1 nº104 publicado en Febrero de 1982. Una pagina en español.

-Historia y entrevista a Bob Daisley publicada en THIS IS ROCK 35 en Mayo de 2007. Cinco páginas en español.

– Biografía parcial publicada en POPULAR1 Especial ESPA79 hacia 1986. Cinco páginas en español.

– Biografía parcial publicada en POSTER n24 hacia 1983. Tres páginas en español.

-Entrevista a Ozzy Osbourne publicada en CIRCUS MAGAZINE durante Agosto de 1980. Tres páginas en inglés.

-Entrevista a Randy Roads en GUITAR LEGEND SPECIAL. Cinco páginas en inglés.