RETRO-ROCK

Mi relación con WHITESNAKE no empezó nada bien. Nunca olvidaré la enorme decepción que significó para mí escuchar la cinta del álbum “Trouble” después de haber ahorrado lo indecible hasta conseguir comprarla en una tienda de Gijón que la tenía de oferta.

La verdad es que la referencia que yo tenía de ese grupo no pasaba de haber escuchado en la radio  algunas canciones de “Saints & Sinners” y bueno, supongo que creí que todo el monte era orégano. El caso es que, como decía, mi decepción fue mayúscula, y eso me costó una larga temporada de reticencia hacia el grupo, hasta que, en fin, conoces a más gente que te deja otros trabajos y poco a poco vas descubriendo cosas aquí y allí hasta llegar a la conclusión de que  aquel grupo que te gustaba un poco, era en realidad una de las diez bandas definitivas del planeta.

Por terminar con lo personal, debo decir que todo eso se desmoronó con “1987”, que es en mi opinión el disco que terminó ocn el clásico para entrar en otros caminos, pero no es este el tema que me gustaría tocar. Mi intención ahora es hacer un pequeño repaso alo que fue la serpiente blanca en sus primeros años de vida, e inevitablemente, unos años antes de eso.

¿Por qué unos años antes? Porque la palabra WHITESNAKE va inevitablemente ligada a un nombre y un apellido: David Coverdale.

Este conocido caballero inglés nació el 22 de septiembre del 51, en Saltburn O’Shea, Yorkshire, Inglaterra. Su familia estaba dentro del ambiente digamos artístico, de manera que David creció rodeado de música por todas

partes, lo que lógicamentedevino en una temprana afición por lamisma. En principio se decantó por la guitarra, con la que progresó notablemente hasta que descubrió lo privilegiado de su voz.

Fue durante los últimos años de la década de los sesenta, momento a partir del cual Coverdale se vió atrapado irremediablemente en las redes del blues, el soul y el rock’n’roll. Por una parte, la influencia de las bandas del momento fue decisiva en su vida. Grupos como THE YARDBIRDS o THE KINKS, que habían sentado su sonido sobre el rhythm & blues americano para después hacerlo suyo, llamaron a su puerta como lo habían hecho en miles de ellas a lo largo y ancho del planeta. Era lo que se conoció como “The first british invasion” cuando  las guitarras de Eric Clapton, Jeff Beck o Jimmy Page colonizaron el mercado americano desde su Inglaterra natal.

Sin embargo no fue esa la única fuente de la que bebió nuestro protagonista. También el jazz y el blues, y en general la música negra, se adueño de su alma a través de las artes de músicos como Wilson Picket, Otis Reading o Joe Cocker , cuyos pasos siguió en los días de escuela.

Fueron tiempos dedicados a pequeños grupos como , VINTAGE 67, DENVER MULE y tantos otros, entre los que destacó uno llamado MAGDALENE, más que nada porque en él cantaba el conocido Chris Rea, músico de jazz de más que dilatada carrera, a quien Coverdale  sustituyó.

Ya en 1968, THE SKYLINERS cuentan con él para cubrir una serie de actuaciones que tenían contratadas en distintos locales de jazz de la zona, convirtiéndose esta en su primera banda semi profesional.

Un año después, Coverdale era parte estable del grupo, el cual había cambiado su nombre por el de THE GOVERMENT.

Coverdale con THE GOVERMENT

Con un ep en su haber, consiguen abrir un show para DEEP PURPLE en Bradford. Tal situación debió asustar a algún miembro del grupo, el cual, viéndose superado en sus aspiraciones, se separó sin dar el último paso que necesitaba para convertirse en profesionales del negocio.

No ocurrió lo mismo en el caso de Coverdale, quien habiendo probado el calor del gran público, puso todo su empeño en continuar por ese camino. Para ello formó una banda a la  que bautizó como RIVERS INVITATION en un principio, para después llamarla THE FABULOSA BROTHERS. En esa época es cuando David Coverdale acentúa su talento no sólo como cantante, si no escribiendo sus propias canciones, alguna de las cuales como “Holy man”, “Sail away” o “Soldier of fortune ” se harían grandes con el paso del tiempo.

Casi mediados los setenta, concretamente en 1973, el dueño del famoso Red Car Jazz,  envió una cinta de THE FABULOSA BROTHERS, a Jon Lord, cliente y amigo del club. El Red Car Jazz, no era cualquier cosa. Bandas de la talla de CREAM, YES o PINK FLOYD tenían o habían tenido allí, parada obligatoria en los tours por el Reino Unido, y THE FABULOSA BROTHERS habían conseguido una plaza como grupo residente.

La banda de Jon Lord, DEEP PURPLE, se encontraba en una situación incómoda, debido a la ausencia de su cantante Ian Gillan , quien según a quien se le pregunte había abandonado al grupo  o había sido cesado. En cualquier caso se imponía un relevo urgente y de paso cierta renovación en el sonido de una banda que comenzaba a necesitar ponerse al día.

Quizá fue esa la razón para que una voz como la de Coverdale, diametralmente opuesta a la de Ian Gillan,  fuese la seña de identidad del grupo de entonces en adelante.

Primera portada para Mr. Coverdale

La leyenda cuenta que Coverdale recibió la noticia en la tienda de ropa en la que trabajaba, si bien otras versiones apuntan a que el cantante tuvo que viajar a Suecia a reunirse con el grupo… En cualquier caso, poco importa ese detalle. Lo verdaderamente trascendente es que aquel desconocido vocalista había dado un paso de gigante que cambiaría su futuro de manera radical.

En fin, no es este el lugar para hablar de DEEP PURPLE, ya habrá sitio para eso, pero no por ello dejaremos de referirnos, si quiera por encima, a una etapa importantísima para el rock duro y definitivamente crucial para nuestro protagonista.

Como cantante de DEEP PURPLE grabó tres álbumes en estudio y uno en directo, eso es al menos lo que está catalogado de manera oficial. Con el paso del tiempo, esa lista se ha visto incrementada con varias referencias extraoficiales, directos re-descubiertos, cajas, recopilaciones y demás material, por no hablar ya de una interminable lista de bootlegs.

Lo que a nosotros nos interesa son, sobre todo, los tres discos en estudio: “Burn”, “Stormbringer” y Come taste the band”, publicados entre 1974 y 1975. Esos tres trabajos tienen tres identidades diferentes entre sí y bien marcadas en cada caso. El primero de ellos es el resultado del dominio absoluto  de un Ritchie Blackmore sin nadie ante quien justificarse. Sin un Ian Gillan para enmendarle la plana, Blackmore está libre para todo y crea uno de sus trabajos más inspirados. La influencia de Coverdale es más acusada en el segundo trabajo con él a bordo. “Stormbringer” ve al guitarrista de negro perder posiciones ante el cantante, que forma piña junto al también nuevo bajista Glenn Hughes llegando incluso a firmar canciones sin el guitarrista de por medio. Todo esto se acentúa en al último disco con DEEP PURPLE, “Come taste the band” como es natural. Tommy Bolin entra en la banda aportando un feeling diferente al de Blackmore, pero del que David sabe sacar provecho, como prueban el hecho de que la mitad de ese disco está compuesto por ellos dos en solitario.

Portaga argentina de “Burn”

Podemos concluir entonces que durante los años que pasó en DEEP PURPLE, David Coverdale aprovechó el tiempo sobremanera. Adquirió fama y contactos. Se soltó en los grandes escenarios (resulta un poco embarazoso verle sobre el de California Jam, al principio de su etapa púrpura…} y maduró como cantante y compositor. Las malas noticias fueron que, en realidad asistió a una etapa del grupo que, en realidad terminó siendo una lenta agonía, que acabó en la desaparición de la banda con Glenn Hughes hundido en las drogas, Tommy Bolin muerto, Lord y Paice huidos y Mr. Coverdale en una situación no demasiado envidiable de cara al futuro.

Para colmo, a nivel musical el rock duro parecía haber dicho todo lo que tenía que decir. Como el propio Coverdale contaba:

 ” era el momento para la era punk, y alguien me dijo que nadie tenia ya interés en el hard-rock, de modo que decidí probar antes de plantearme seguir en el mundillo de la música, y preparé un mini tour con unos músicos de acompañamiento para tocar en seis pequeñas salas. Lo que me encontré fue con unos conciertos abarrotados de gente, de modo que pensé: “alguien está equivocado, y yo tengo razón!”.

La mejor forma de demostrar lo acertado de su postura  era grabando un disco.

Se daba además la circunstancia de que Coverdale aún estaba atado por contrato a Deep Purple Overseas, la compañía subsidiaria de EMI que había editado los discos de DEEP PURPLE, razón de más para emprender la aventura. A pesar de que Coverdale era ya una estrella en el negocio, el proceso de creación del álbum no fue diferente del que han seguido docenas de artistas a lo largo del tiempo, haciendo la salvedad de que el cantante jugaba con ventaja en cuanto a contactos y medios.
Así las cosas, tras audiciones de músicos, composición de material y ensayos, en Agosto del 76, a caballo entre los Kingsway Studios de Inglaterra propiedad de Ian Gillan, y los Musician Studios en Munich donde Coverdale grabó las voces, como ya había hecho en los dos últimos álbumes de DEEP PURPLE, “David Coverdale’s Whitesnake”, quedó registrado para la historia.

Nueve temas con regusto soul e influencias gospel que no serían editadas hasta el siguiente año. Los músicos de sesión que le acompañaron en esta aventura fueron nada menos que: Simon Philips a la bateria, Delisle Harper al bajo, Tim Hinckley al   teclado y Ron Aspley, quien se ocupó de los vientos.

El guitarrista que participó fue Mickey Moody, que procedía de JUICY LUCY y se convirtió en el primer miembro estable de WHITESNAKE. El y David se habían trasladado en la primavera de aquel año a Múnich para componer parte del material del disco en el Arabela Hotel, lo que dice bastante del peso de Moody en el seno de la banda.Por último, el productor que iba a hacerse carg del álbum era también un viejo conocido. Roger Glover, antiguo bajista de DEEP PURPLE, se ocupó del trabajo, aportando así mismo su talento en los arreglos y su buen hacer al bajo, teclados y demás instrumentos.

Como anécdota destacar que los coros en el disco fueron grabados, entre otros, por el recordado Ronnie James Dio y su esposa Wendy… Una gran familia, sin la menor duda.

A lo largo de 1977 Coverdale estuvo en el punto de mira de varias bandas. La más importante fue BLACK SABBATH que le requerían como sustituto de Ozzy, quien por primera vez abandonaba a la banda. Solo el hecho de que el regreso del ‘Madman’ tuviese lugar poco después, evitó que su contrato tuviese lugar, ya que ambas partes estaban interesadas.  También fue tentado por P.A.L., el proyecto de Ian Paice, John Ashton y Jon Lord pero David estaba convencido de la superioridad comercial de su propia aventura, por lo que declinó la oferta, y a renglón seguido, puso manos a la obra en su segundo disco.

Sería injusto pasar por alto que lo de David Coverdale era un auténtico acto de fe, ya que a la hora de hacer balance, su debut no había tenido ninguna repercusión, tal era la fuerza del punk y la new wave en aquellos días. El público del hard rock parecía haberse disuelto en la nada, y los pocos shows ofrecidos en Inglaterra, Alemania o Francia para presentar el disco tuvieron una afluencia ridícula, lo que contrastaba con su experiencia de prueba de apenas dos años antes.

Aun con la duda de no haber acertado en su pronóstico, David no dudó en editar “Northwinds” un álbum que si bien sigue la línea trazada por el anterior, da también un paso adelante hacia el sonido que poco después sería la seña de WHITESNAKE, es decir, la perfecta mezcla de rithm’n blues y hard rock.

Este trabajo se empezó en Londres, en los Air Studios  entre últimos de marzo y primeros de Abril del 77, y poco después, a mediados de Abril, Coverdale terminó su trabajo en los Musicland Studios de Munich, como de costumbre. Por seguir con el disco, diremos que se nota en él  una mayor madurez y más calidad, fruto sobre todo de esa  fe de la que hemos hablado volcada por Coverdale y Moody en el proyecto.
Quienes no parecían tenerlo tan claro eran los directivos de la compañía, los cuales decidieron no arriesgar y dotaron al disco de un presupuesto prácticamente igual al que tuvo el primer álbum. De hecho el aún inexperto Roger Glover volvió a encargarse de la producción por lo escaso de su caché.

El resto del personal varía notablemente, pasando a ser el bajista Alan Spenner, y el batería Tony Newman. El cambio en el sonido hacia una mayor rudeza implica una también mayor presencia de guitarras, por lo que Moody decide que todo se solucionaría con un segundo guitarrista, algo a lo que David Coverdale está más que dispuesto, ya que de hecho, la idea de formar una banda estable, con peso en un escenario, y mandar al carajo esa especie de proyecto en solitario que no le llevaba a ningún lado, forma ya parte de su intención al 100%.

En principio se estimó que Mell Galley podría ser el músico adecuado, pero justo entonces se encontraba reformando a sus TRAPEZE y se le desestimó.
El otro candidato era un tal Bernnie Marsden, que había acompañado a U.F.O. algún tiempo atrás, justo antes de que entrase Michael Schenker. Marsden, a pesar de estar colaborando con Cozy Powell en aquellos momentos, no dudó en hacer una audición, tras la que obtuvo el puesto de manera inmediata, trayendo además con él a Neil Murray, el bajista que le acompañaba en el proyecto COZY POWELL’S HAMMER ,la banda en la que estaba tocando entonces. El propio Bernie se lo contaba a Xavier Rulló en una magnífica entrevista:

Bernie Marsden en UFO, primero por la derecha.

“ Los primeros ensayos fueron muy divertidos. David, Micky y yo teníamos que probar a baterías muy buenos, otros muy malos y otros un tanto especiales.    Al cabo de unos días, contacté con Neil para que nos ayudara y decidimos que él era el bajista adecuado.   Después de probar algunos baterías, Neil recomendó a David Dole, pero el trabajo duro de verdad llegó a la hora de encontrar un teclista. Recuerdo que la energía del grupo durante los primeros ensayos era enorme.”

Nos estamos acercando al MARK I de WHITESNAKE, solo tenemos que esperar al mes de Diciembre del 77, cuando el puesto de batería es ocupado por Dave Dowle, procedente de STREETALKERS. Es ahora cuando podemos hablar de WHITESNAKE y de un primer trabajo editado bajo ese nombre que llevaba por título “Snakebites“, un disco con una de las más horrorosas portadas que te puedas imaginar. Se grabó en formato EP en los Central Recording Studios de Denmark Street, en Londres entre el 7 y el 13 de Abril del 78 en y consta de cuatro temas entre los que brillan con luz propia “Come on” (imprescindible) y la versión de Michael Price que casi hicieron propia “Ain’t no love in the heart of the city” (aun mas imprescindible), aunque para mi opinión personal, “Bloody Mary” esta al mismo o superior nivel, no se por qué motivo no se incluía habitualmente en los repertorios.

“Snakebite” en su versión “portada decente”

En la grabación contaron con la ayuda de Martin Birch a los controles, algo que en la primera escucha se aprecia a la perfección. Sin embargo, el problema era que de cara a una presentación de WHITESNAKE como banda, el formato EP no era el más adecuado, de modo que “solucionaron” el problema incluyendo canciones sobrantes de las sesiones de la época en solitario de Coverdale. Esto dio como resultado un conjunto un tanto inconexo, al que parte de los fans rechazan considerar como el primer trabajo de WHITESNAKE.

Son aquellos que  prefieren definir como tal a “Trouble“, el álbum que la banda publicó en 1978. Para este trabajo comienzan los ensayos el 15 de Mayo del 78 alargándolos hasta el 22, para posteriormente grabar las bases del disco entre el 2 y el 5 de Junio en los Central Recordings de nuevo. Continúan trabajando en los arreglos del álbum, que en un principio se iba a llamar “Hit and Run“, y abandonan por unos días (entre el 17 y el 23) para grabar “Bloody Mary” en la televisión inglesa y participar en un festival en Alkmaar (Holanda) junto a STATUS QUO, IAN DURY y la banda de ERIC BURDON. El show fue radiado por una emisora local. De regreso a casa, Coverdale registra la voz entre el 23 y el 30 de Junio, dejando el disco prácticamente terminado, de hecho ya habían empezado a mezclar el single “Lie down” y hacen promoción en la televisión, pero hay un importante cambio aguardando a la banda.

La serpiente blanca en uno de sus mejores momentos

El 11 de Agosto se une a la formación todo un fichaje: Jon Lord. El teclista de WHITESNAKE hasta entonces había sido Pete Solley, un antiguo amigo de Micky Moody que había estado junto a él en la banda SNAFU, pero tanto él como la banda tenían claro que aquello solo era un arreglo provisional.

Tan solo un día después de ser contratado, Lord empieza con los overdubs sobre los teclados que estaban grabados por el cesado Solley y los deja listos en cuatro días, lo que alarga la edición de ‘Trouble’  hasta el mes de Octubre, momento a partir del cual, al referirnos a WHITESNAKE ya estábamos hablando de un peso pesado en la escena del hard rock.

La gira de “Trouble”  tuvo lugar entre el 26 de Octubre de 1978 y el 1 de Julio de 1979. Durante ella, tuvieron lugar varios eventos, unos más felices que otros. Entre los primeros estaría el matrimonio de Coverdale con Julia Cody en Agosto. Otros no tan felices fueron la cancelación de un show por amenaza de bomba, el hecho de coincidir el mismo día y en la misma ciudad con otro show de la IAN GILLAN BAND o tener que participar en un show en la tv alemana junto a ¡BONEY M!.

Decir que la presentación de “Trouble” hizo escala en España,  nada menos que con cinco fechas: Irún, Valencia, Bilbao, Madrid y Barcelona (este último cancelado). Esta visita a nuestro país sirvió como final a la primera parte del tour que tuvo una parada durante la práctica totalidad del mes de Mayo de 1979, tiempo durante el cual la banda aprovecha para dejar listo lo que sería su último trabajo de la década de los setenta, ““Lovehunter””.

Lovehunter” es un paso adelante en la madurez del grupo. Cada vez son más los terrenos explorados y el prisma de estilos se hace mayor en cada álbum, sin por ello perder un hilo conductor, que si bien faltaba en las primeras obras de David Coverdale en solitario, ya encontramos en los discos firmados por el grupo.

La portada que los progres prohibirían

Este disco se abre con ‘Long Way From Home’, un medio tiempo con una letra típicamente Coverdale, hecha para hacer destacar su dominio de la voz. Coverdale es un auténtico maestro, y la armonía que consigue doblándose a si mismo, y apoyado por unos grandes coros, es muy especial, una marca de la casa. También destaca la labor de Neil Murray, el bajista, quien dio un sonido particular a su trabajo dentro de la banda, por su forma de tocar tan pulsada. Este tema salió como single en el Reino Unido, aunque, incomprensiblemente, no llegó a ninguna parte. No le sucedió así a “Walking In The Shadow Of The Blues”, un tema metido de lleno en el hard rock que es infaltable en el repertorio en directo de WHITESNAKE , y cuya letra se aleja por una vez del sexo, siendo una declaración de principios del rock’n’roll way of life. Y seguimos con una versión. Si en ‘Snakebite’ habían versionado a Michael Price y en ‘Trouble’ a THE BEATLES en esta ocasión hacen una versión de un tema compuesto por Leon Russell, músico de estudio y compositor que ha trabajado con la flor y nata del rock, desde Dylan hasta los ROLLING. La canción fue hecha para un tal Bobby Bland y, desde luego, te lleva de vuelta los tiempos de “Northwinds”, el trabajo de Coverdale en solitario más espiritual y tranquilo apoyado sobre todo en el hammond de J. Lord.

Tras la calma, llega la tormenta de la mano de “Medicine Man”, donde hay que destacar las twin guitars de Moody y Mardsden, algo que llama la atención porque en los créditos el que aparece como compositor es Coverdale. Como queda dicho, él empezó tocando la guitarra, pero dudo que todos esos arreglos fueran cosa suya… Por ejemplo, la siguiente “You ‘N’ Me” ya está firmada por Mardsden, y se nota, porque hay mucha presencia guitarrera (especialmente de slide), configurando todo un rockandrolazo en la línea de lo que años después hicieron en ‘Saints And Sinners‘. También ‘“Lovehunter”’, el tema título, está en la línea de posteriores trabajos. A mí me recuerda poderosamente a ‘Slow And Easy’, que ya es del 83. Un tema hecho para tocar en directo y hacer que el público coree con el puño en alto. Y bueno, nos hemos saltado un par de canciones para llegar a lo que para mucha gente es el último tema del disco. Un booggie-rock que podría haber estado firmado por STATUS QUO o AC/DC llamado ‘R’N’R Women’, un clásico de los que nunca en la vida te cansas de escuchar. Y decía que para mucha gente ésa es la última canción del álbum, porque la que realmente pone punto final es una pieza de un minuto y medio, un precioso, melódico y tranquilo tema de despedida llamado ‘We Wish You Well’, y que cierra los shows de este grupo desde tiempo inmemorial.

Una vez grabado el disco y cuando todo parecía ir viento en popa, el grupo decide que es necesario un cambio en la batería. Duck Dowle es un buen músico, pero no satisface el cada vez más ambicioso proyecto de David Coverdale, quien, a las puertas de la nueva década, está determinado a añadir un gran nombre a su banda. Se pone en contacto con Cozy Powell pero este se encuentra con un pie en RAINBOW y otro en la M.S.G. y rechaza su oferta, de modo que Coverdale decide sacar su otro as escondido llamando a su viejo amigo Ian Paice.

El line up de “Lovehunter” en acción, ya con Ian Paice

En esta ocasión no se hicieron overdubs en la batería como ocurrió con Jon Lord y los teclados un año antes, si no que se respetó el trabajo de Dowle, quien en verano ya había cedió el taburete al mítico batería púrpura de cara al tour veraniego.

Junto a él preparan la gira que empieza con una de cal y otra de arena.  Tenían unos cuantos compromisos en Japón que son finalmente cancelados, pero en cambio sí que se produce una primera visita a Estados Unidos, donde permanecen entre el 17 y el 26 de septiembre, coincidiendo en L.A. con Glenn Hughes y Carmine Appice.

De esta manera y sin nada más en particular, llegamos al final de 1979 y por lo tanto al final de nuestro retro-viaje. De vuelta a su Inglaterra natal con un extenso tour por delante entran en los últimos días del año a preparar un disco histórico, primero de una década insuperable e insuperada… pero eso ya es otra historia.

Miguel. Asturias

D O S S I E R   D E   W H I T E S N A K E

Como complemento a este artículo he preparado una pequeña carpeta con material ‘vintage’ de WHITESNAKE, el acostumbrado Dossier. Se trata de una pequeña colección de artículos y entrevistas recopiladas de publicaciones varias, como de costumbre, en as que he tratado de mantener un hilo común, que no es otro que pertenezcan la la carrera 70’s de WHITESNAKE. No ha sido fácil, y el resultado es muy mejorable, pero es lo que hay.Para conseguirlo, ya sabes, escribe un post con tu opinión acerca del grupo, los discos que más te gustan, cómo les conociste… lo que se te ocurra, vaya.

CONTENIDO: 56 páginas, 31 Mb alojado en megaupload
-Biografia WHITESNAKE dentro del POPULAR1 ESPECIAL ESP A24 SAGA PURPLE Cinco páginas en español
-Reseña concierto Madrid 1979.POPULAR 1 nº 71, Mayo 1979 Dos Páginas Español.
-Nota informativa en POPULAR 1 nº 71, Mayo 1979 Una Páginas Español.
-Entrevista Bernie Marsden y Biografía. This is Rock 04, 2004. 11 páginas en español.
-Biografía POSTER Whitesnake. POSTER POPULAR1, nº12, 1983, Cuatro paginas en Español
-Biografia en KERRANG (inglesa) nº 3 aparecida en Septiembre de 1981, cinco páginas en inglés (of course).
-Bio P1 ESPECIAL ESP A 101 WHITESNAKE, 1988,9 páginas en español
-Reportaje publicado en DISCO EXPRESS nº3 en 1983. De lo mejorcito que se ha hecho en España.  19 páginas en español.

Cronología

.::GARY MOORE:”Corridors of power”::.

– Don’t Take Me for a Loser – Always Gonna Love You – Wishing Well – Gonna Break My Heart Again – Falling in Love With You – End of the World – Rockin’ Every Night – Cold Hearted – I Can’t Wait Until Tomorrow

Gary Moore: Guitarra, voz Tom Eyre: Teclados Don Airey: Teclados Ian Paice: Batería Bobby Chouinard: Batería Neil Murray: Bajo Jeff Glixman: Productor Jack Bruce: Voces

ESTE ARTICULO SE COMPLETA CON UN DOSSIER CUYO CONTENIDO Y FORMA DE CONSEGUIR ESTA RESEÑADO ABAJO.

Paice, Murray, Sloman y Gary Moore. Supera eso Coverdale!!

Hace ya una temporada que Gary Moore se nos fue. La noticia, totalmente inesperada, me devolvió a la memoria momentos muy gratos que viví escuchando el fruto del talento de este músico, que si bien había abandonado la escena del rock duro muchos años atrás, seguía teniendo presencia en mi día a día gracias a sus trabajos de los ochentas.  Creo que va siendo hora de dedicarle un poco de mi – nuestro tiempo. Tarde, mal y nunca, lo reconozco, pero bueno, digamos que es una forma de romper con el tópico de que hay que esperar a que alguien se muera para hacerlo bueno, en esta ocasión lo hacemos después. En fin, “Corrridors of Power” fue el álbum que recuperaba la carrera que el guitarrista irlandés había iniciado como solista en 1978, y que se había visto interrumpida durante cinco años. Grabar bajo su nombre era algo que Gary perseguía desde hacía mucho tiempo y que por una u otra razón se le resistía. Es más, para poder ver este disco editado, aun tuvo que esperar   a verse libre de JET RECORDS, el sello propiedad de Don Arden, a la sazón, suegro de Ozzy Osbourne,  que había editado el debut de G-FORCE y estaba interesado en hundir a nuestro hombre para siempre, sólo Dios sabe por qué motivos. De hecho, aun le aguardaba alguna que otra sorpresa desagradable que aparecería con el paso del tiempo… en todo caso, al menos ahora había conseguido contrato con 10CC, una filial de VIRGIN que le prestó todo su apoyo. Tenía un nuevo sello, una nueva banda y otra oportunidad. La banda que consiguió reunir era difícilmente superable en aquel momento. En los teclados estaba Tom Eyre, a quien había conocido en su paso por la banda que acompañaba a Greg Lake (E. L. & P.) en su carrera en solitario. Tom, dicho sea de paso, estuvo en la banda el tiempo justo para el trabajo de estudio, ya que para la gira posterior  sería sustituido nada menos que por Don Airey, un tipo que parece tener el don de la ubicuidad, porque en aquellos años estaba en todas partes a la vez. De hecho ya participa como invitado en una de las canciones de este disco, “Falling in love with you“. Como bajista consiguió a uno de los grandes (si no el más grande). Neil Murray, que venía de prestar sus servicios en WHITESNAKE, hizo pareja en la base rítmica con un mito viviente, Ian Paice, dando lugar a un grupo que podría encajar de lleno en la saga PURPLE. El cómo consiguió traer para su banda a semejantes monstruos es ciertamente confuso, pero más o menos fue algo así. Todo empieza en el momento que Gary toca para el álbum solista de Cozy Powell titulado ‘Tilt’, donde también participaba Neil Murray. Este y Powell sabían que Paice estaba fuera de WHITESNAKE y Cozy dentro. Eran tiempos de cambio para la banda de David Coverdale, así que  propusieron a Gary Moore como guitarrista para WHITESNAKE, pero tras un par de audiciones, el plan no cuajó y de modo inesperado Murray también se vió despedido de WHITESNAKE, de manera que ambos (Neil y Moore) bastante quemados, se ponen en contacto con Ian Paice quien no duda en aceptar el reto dando lugar a la banda de la que hablamos.  Podríamos decir que esta formación nació del despecho haciendo más cierto que nunca aquello de no hay mal que por bien no venga.

John Sloman en acción

Gary Moore quiso centrarse en su papel de guitarrista y pensó en poner a un cantante al frente de su banda. En principio participó Charlie Hunn, quien se suponía que iba a ser también el guitarra rítmico. Charlie había formado parte del grupo de TED NUGENT, pero a la hora de grabar el álbum, la compañía puso como condición que fuese Gary el encargado de la voz, lo que Hunn no aceptó de buen grado regresando a Detroit y siendo sustituido por el ex- URIAH HEEP, John Sloman  quien no tuvo tantos remilgos y se convirtió en una especie de ‘chico para todo’ haciendo de teclista, gutarra rítmica, cantante y corista durante la gira.

Un vez rematada la formación, la banda pasa por dos estudios, el Air London y el Townhouse, con Jeff Glixman comandando el asunto, para grabar las nueve canciones que dan forma a ‘Corridors of Power’. En líneas generales es un disco que podemos definir como clásico, de esos que salen redondos y que son fruto de la experiencia, el talento y, por qué  no decirlo, estar en el momento justo y en el sitio apropiado. Recordemos que en 1982, las nuevas bandas británicas estaban arrasando con todo. SAXON, IRON MAIDEN o DEF LEPPARD empujaban muy fuerte, y grupos históricos como JUDAS PRIEST o BLACK SABBATH trabajaban muy duro para ponerse a la altura. Bien, pues la banda de Gary  jugaba la baza de la frescura y la novedad como nuevo grupo que era, pero a la vez con una solvencia y un bagaje que pocos grupos podían siquiera imaginar… insisto: Gary, Moore, Neil Murray, John Sloman, Ian Paicey Tom Eyre!! . Un dream-team en toda regla.

Nueve canciones , insisto, cuya intensidad y potencia no mermaba su fresucra y, por supuesto, hacían brillar el talento de sus autores . ‘Gonna break my heart again’, ‘Dont take me for a looser’, ‘End of the world’ (con Bobby Chournard en la batería y Jack Bruce haciendo voces) o la mítica ‘Rockin every night’ son algunas muestras de lo que intento decir y que en el improbable caso de que no lo hayas hecho ya, deberías hacerte el favor de escuchar. Hard rock muy de la época, perfectamente escrito y mejor ejecutado que hereda lo bueno de las bandas setenteras, como era el esmero y la limpieza, mezclado con la inmediatez y frescura de sus contemporáneos. Hay también una re visitación al pasado con la versión de ‘Wishing Well’ de FREE  que quizá sea el punto débil del álbum. Gary Moore no es precisamente Paul Rodgers y su forma de tocar es infinitamente más heavy de lo que era la de Paul Kossoff por lo que el resultado queda un tanto deslavazado. Personalmente me quedo con la que hizo BLACKFOOT. También es de destacar la notable presencia de lo que sería una constante a lo largo de la carrera de Moore. Los medios tiempos o ‘power ballads’, algo que al maestro irlandés se le daba especialmente bien.  En este debut encontramos nada menos que tres, con el mérito añadido de que cada una está enfocadas desde  un prisma diferente.

 

Always gonna love you” ,por empezar por alguna, podría definirse como la más clásica dentro del sub género. Entrada de piano, crescendo y estribillo lleno de sentimiento que hacen de ella un single potencial, como de hecho fue editada, mención aparte del video-clip, una verdadera maravilla dentro de su sencillez donde podemos verles las caras a alguno de nuestros héroes. No hacía falta ningún efecto, ni la dirección de Coppola para editar un video clip. Bastaba con una buena canción y cuatro músicos de la talla de los que allía aparecían para llenarlo todo.

algunos de los discos extraidos de “C.O..”

Falling in love with you” sin embargo está mucho más orientada al pop de consumo, ligero y sin complicaciones, en la línea Phil Collins, por ejemplo. De hecho, esta canción sirvió para un posterior experimento para el que contó con Steve Levine como productor (conocido como mentor de CULTURE CLUB, nada menos) y tras editarlo en 1983 como maxi single lo borró de su repertorio y nunca lo llegó a tocar en directo.  Por último, “I can’t wait until tomorrow” recupera el espíritu del medio tiempo convencional dentro del espectro hard rock, pero no por ello deja de ser menos sorprendente el gran porcentaje de este tipo de material, y sobre todo el hecho de que no se haga excesivo para el oyente.

El tour no fue especialmente extenso pero tuvo varios momentos reseñables. Uno de ellos fue la fecha de Reading donde apareció antes de haber editado el disco, recibiendo unas cr´íticas enormemente positivas, en parte debido a que su grupo incluía a verdaderos pesos pesados del rock inglés. También podemos mencionar las fechas que hizo en Japón durante Enero de 1983, en las que quedaron registrados los temas que luego dieron vida a su directo “Rockin’ every night”, y por último, su presencia en Brujas, en el Heavy Metal Sound de 1983. Por si no lo recuerdas, BARON ROJO cerraron el festival, lo que causó un gran alborozo en la prensa española como es lógico. El caso es que si lo hicieron fue porque el manager de Gary Moore se negó a que fuera el irlandés quien cerrase el festival ya que al día siguiente tenía una actuación en Alemania y no podría descansar en condiciones. Sin restar méritos a BARON ROJO, esos fueron los motivo, y no lo que se nos quiso vender…

Un disco en definitiva, que se convirtió en el primer paso de un camino que llegó hasta 1989 y que  bien merece la pena retomar  de vez en cuando. No te quepa duda de que volverás a leer sobre Gary en Metal80. Sin tardar mucho.

Miguel.Asturias

.::  SI TE GUSTO ESTE ARTÍCULO, ECHALE UN VISTAZO A ESTO::.

DOSSIER:

Se trata de una especie de fanzine recopilando entrevistas artículos y demás de la época, referidos a Gary y este disco. Está en pdf y subido en Megaupload. Pesa aproximadamente

PARA CONSEGUIRLO tienes que publicar un comentario ( no valen mensajes tipo sms) en este blog sobre Gary moore, este disco o cualquier otro, o si lo has visto en escena etc. Recibirás por correo la dirección y contraseña del dossier

CONTENIDO:
Entrevista y presentación publicada en Popular 1 nº 112, en Octubre de 1982. Cuatro páginas en español.

Entrevista Gary Moore y Ian Paice publicada en Popular 1 nº 116, en Febrero de 1983. Seis páginas en español.

Publicidad. Extraidas de Kerrang y Sounds Magazine. Anuncios de disco y gira. Tres páginas en inglés

Reseña y mini entrevista Festival de Brujas 1983. Publicado en ENFER MAGAZINE en junio de 1983. Una página en francés

POSTER publicado en Kerrang UK en Agosto de 1982

POSTER BIOGRAFICO de la serie Poster de Popular1. Publicado algún mes de 1983 Cinco páginas en español.

RESEÑA show Reading Festival 1983. Publicado por POPULAR1 ESPECIAL ESP A 42. 1983. Tres páginas en español

RESEÑA show Brujas 1983. Publicado por POPULAR1 ESPECIAL. 1983. Cuatro páginas en español.

GRAHAM BONNET: “Line up”

– Night Games  – S.O.S.  – I’m A Lover  – Be My Baby  – That’s The Way It Is  – Liar  – Anthony Boy  – Dirty Hand  – Out On The Water  – Don’t Stand In The Open  – Set Me Free

Graham Bonnet – Voz       Russ Ballard, F.Rossi, Kirby Gregory,  Micky Moody, Rick Parfitt – Guitarras        Jon Lord, John Cook, Andy Bown,  Ian Lynn – Teclado       Mel Collins – Saxofón        Chrissy Stewart, Gary Twigg, Neil Murray – Bajista       Cozy Powell – Batería

 

¡Que sería de nosotros sin la saga DEEP PURPLE!. En fin, creo que no hace falta convencer a nadie de que esta “entrañable” familia ha dado al mundo enormes alegrías en forma de plástico negro: “Machine Head”, “Slide it in”, “Burn”, “Rising”… la lista es verdaderamente interminable!. Sin embargo, dejaremos esos grandes discos para el invierno, que es una  época más apropiada para dedicarle el tiempo necesario. La verdad, no sería capaz de despachar todo un “Saints & Sinners” o un “Difficul to cure”  en párrafo y medio porque la historia que hay detrás, las implicaciones y los beneficios tanto económicos como artísticos que generaron los citados discos son de unas proporciones gigantescas.

¿Quiere decir esto que trabajos como este es una ‘obra menor? ¿Podemos decir lo mismo del recientemente tratado “Rescue You” de Joe lynn Turner ?… pues mucho me temo que sí, así es. Que son discos inmensos no lo discute nadie. Que son tan disfrutables como los que grabaron al lado de Ritchie Blackmore… pues es posible según el gusto cada cual, pero que pasaron con más pena que gloria está bastante claro, creo yo. El caso de “Rescue You”, no era fácil de explicar.  El disco era magnífico, Joe Lynn Turner tenía aun un gran nombre y el a.o.r. estaba en un buen momento. Pero ¿ y qué me decís de este? uno lee la lista de músicos que participan aquí y no termina de explicarse cómo no pudo tener más repercusión de la que tuvo, que fue ninguna. En fin, ahora ya no hay remedio para eso, así que intentemos al menos conocer el disco un poco. Todo empezó cuando el James Dean del rock abandonó a RAINBOW, según sus palabras por puro aburrimiento.

Algo de cierto debía haber en todo ello si atendemos al conjunto de este álbum donde lo que destaca, entre otras cosas, es la variedad. Un disco de rock donde se tocan todos los palos con una destreza increíble abarcando desde el más puro rock 50’s al hard rok clásico, pasando por las baladas o el boggie rock, todo ello interpretado con una maestría que responde a lo que se puede esperar de un grupo como el que acompaña a Mr. Bonnet. A saber: Cozy Powell en la batería, Micky Moody (WHITESNAKE) en la guitarra y Jon Lord (DEEP PURPLE /WHITESNAKE) a los teclados.

El bajista era Gary Twigg, reputado músico de estudio que había tocado con varios solistas como Roger Chapman o Kiki Dee, que redondeaba la formación. Como invitados estaban, entre otros, Francis Rossi (STATUS QUO) que también ejerció como productor en parte del álbum, Mell Collins de los progresivos KING CRIMSON, (que fue quien grabó el saxo en ‘Son como hormigas’ de BARON ROJO) al saxo o el maestro Neil Murray (WHITESNAKE, GARY MOORE) al bajo en alguno de los temas. En cuanto a la composición de los temas, ciñéndonos sólo a lo que no son versiones, aunque todos participaron en mayor o menor medida, el pastel se reparte principalmente entre el tándem Micky Moody / Bob Young  (STATUS QUO, YOUNG & MOODY) por lo que resulta difícil imaginar un mal resultado, casi tanto como destacar una canción entre el resto. De eso se encargó el público, que aupó a las listas del Top10 el single ‘Night Games’, que es el tema que abre el álbum y que a día de hoy, sigue formando parte del repertorio de Graham Bonnet en solitario. No dejéis de ver el video clip de  la actuación de los primeros ALCATRAZZ interpretando este tema. No pasarán ni quince segundos antes de que entendáis porqué Yngwie Malmsteen fue fulminado de la banda!

También llego a los charts ‘Liar’ firmada por Russ Ballard, que es una canción absolutamente WHITESNAKE, una verdadera joya del hard rock, al igual que ‘S.O.S.’ o la contundente ‘That’s the way it is’ que a pesar de ser una versión de los MODDY BLUES, tenía ciertas pinceladas de los RAINBOW de esa época.

Más genuinamente rockeras son ‘Be my baby’ (el clásico de Phil Spector) con su sonido cincuentero, ‘Dirty hand’ , un boggie rock que podría haber estado perfectamente en el “Powerage” de AC/DC o ‘Anthony boy’, el clásico de Chuck Berry. Resumiendo. Estamos ante un disco… digamos que no excesivamente popular de un cantante que tampoco llegó a ser muy popular entre cierto sector del público, en parte por su ‘extraño’ aspecto y en parte por su continuo rechazo al heavy metal, que paradójicamente fue el único campo donde ha cosechado éxitos, pero Dios sabe que si le prestas cinco minutos de tu tiempo, seguramente quedarás enganchado a él.

Miguel. Asturias

Cronología

.::WHITESNAKE: ‘Slide it in’::.

VERSION U.S.A. Geffen Records – 4018-2

1. Slide It In      2. Slow An’ Easy      3. Love Ain’t No Stranger      4. All or Nothing      5. Gambler      6. Guilty of Love      7. Hungry for Love      8. Give Me More Time      9. Spit It Out       10. Standing in the Shadow

Jon Lord – Teclista    John Sykes / Mel Galley / Micky Moody – Guitarra    Martin Birch – Productor          David Coverdale – Voz        Neil Murray – Bajo      Cozy Powell – Batería      Keith Olsen – Mezcla

VERSION EUROPA Liberty – 1C 064 2400001

1.  Gambler 2.  Slide It In   3.  Standing In The Shadow  4.  Give Me More Time  5. Love Ain’t No Stranger   6. Slow An’ Easy  6. Spit It Out  7. All Or Nothing 8. Hungry For Love   9. Guilty Of Love

Jon Lord – Teclista    Mel Galley / Micky Moody – Guitarra    Martin Birch – Productor y Mezclas         David Coverdale – Voz       Colin Hodkingson – Bajo      Cozy Powell – Batería

ESTE ARTICULO SE COMPLETA CON UN DOSSIER DE PRENSA SOBRE EL DISCO. EL CONTENIDO Y LA FORMA DE CONSEGUIRLO ESTÁ DETALLADO  AL FINAL DEL ARTÍCULO. MI AGRADECIMIENTO A TATO DEL C.A.D.P. A ARIEL DESDE ARGENTINA Y A FER ‘SPIRIT OF BOOTS’ POR SUS APORTACIONES.

Dedicado a la memoria de Mel Galey y Cozy Powell, que nos han hehco tan felices.

En 1984 se editaba “Slide it in”, el disco que serviría de puente entre el WHITESNAKE heredero de los clásicos y la banda multimillonaria en ventas que todos recordamos. Supongo que para David Coverdale había llegado el momento de decidir en qué dirección tirar: seguir la senda de un pasado de color Púrpura con el sabor del Viejo Continente o avanzar hacia un futuro donde el glamur de las estrellas de Hollywood se confundía con el rock and roll.   Los hechos han demostrado que escogió la segunda opción.

Atención padres, encierren a sus hijas!

Seguramente sintió la necesidad de desprenderse de un pasado que en esos momentos le lastraba. Europa llevaba muchos años rendida a sus pies, aquí había abrazado la gloria y podría decirse que con álbumes como “Ready ‘n’ willing” o “Saints & Sinners” había tocado techo, pero en honor a la verdad, las radios en 1984 programaban a VAN HALEN y no a DEEP PURPLE. Tenía que conquistar el mercado americano si quería seguir avanzando y no dudó en hacer cuantos cambios fueran necesarios. El primero y quizá menos llamativo para el público, tuvo al manager del grupo como protagonista. John Coletta había sido el jefe en DEEP PURPLE desde el minuto uno, y después también de RAINBOW y WHITESNAKE. Resulta extraño pensar en una relación profesional rota después de tanto tiempo, pero llegados a este punto, David Coverdale quería deshacerse de él a toda costa.  Le achacaba que el grupo estuviese perdiendo dinero y necesitaba libertad para negociar con otras compañías, lo cual no podía hacer con él de por medio. Tan era así, que ya había amenazado con no terminar “Saints and Sinners” si Coletta no se iba. El propio Micky Moody lo comenta en una entrevista retrospectiva que en 1996 publicó la revista Hard Roxx:

“No estábamos ganando ni de lejos la cantidad de dinero que merecíamos. WHITESNAKE siempre parecía estar en números rojos hasta que pensé ‘¿qué es esto?, estamos tocando en algunos de los mayores lugares y aún así seguimos teniendo deudas ´. No habíamos conseguido mucho dinero fuera de la banda y se dijo que había 200.000 libras en deudas, cuando teníamos seis álbumes de oro. No era sólo yo, porque todo el mundo estaba cansado, molesto y perdiendo su sentido de identidad. Fue por entonces, que no podíamos avanzar. Todo el mundo quería hacer algo diferente después de algunos años, un álbum en solitario o escribir con otra persona”

Brenie Marsden c uando montó ALASKA

En esa situación se había generado un ambiente muy viciado que funcionó como una reacción en cadena. Al cambio de manager, se sumaron otros más visibles.  Ian Paice, el histórico batería, fue sustituido por otro peso pesado como era Cozy Powell, con quien Coverdale pretendía dar más dinamismo al conjunto.  No parece que Paice fuese demasiado feliz con el grupo en aquel momento y la desmotivación terminó convertida en desidia. El mismísimo Jon Lord se lo contaba al periodista sueco Mike Ericcson:

Básicamente, Ian Paice fue despedido de WHITESNAKE…, pero en gran parte fue culpa suya. Se volvió muy perezoso cuando grabamos ‘Saints And Sinners’ y David se dio cuenta.  Paice es mejor batería que Cozy, pero ahora mismo quizás sea más apropiado Cozy Powell.”

Jon Lord hacía de interlocutor de la banda porque fue de los pocos que conservó el trabajo, cosa que no ocurrió con Bernie Marsden quien formaba ALASKA como proyecto en solitario, ni con Neil Murray, presente en WHITESNAKE desde sus primeros tiempos, que se iba con Paice a la banda de Gary Moore. Bernie fue sustituido por Mell Galey, (antiguo componente de TRAPEZE junto a Glenn Hughes y Dave Holland ) y Neil Murray, cedía su puesto como bajista a un desconocido Colin Hodkingson, curtido en varias bandas de blues rock.

Tras las bambalinas hubo otros cambios igualmente importantes. Coverdale consiguió librarse de EMI-Liberty al menos para Norteamérica, donde sería Geffen, una compañía nueva, la que publicaría y promocionaría el disco. Geffen puso a disposición de Coverdale a John Kalodner , considerado como uno de los más importantes A&R  a nivel mundial en la escena del hard rock. En honor a la  verdad, y aunque es cierto que tuvo mucho que ver en la ‘construcción’ de los nuevos WHITESNAKE,  no acertó en su primera decisión. Martin Birch,  productor de todos los álbumes de WHITESNAKE desde 1977 no conseguía el trabajo en esta ocasión, si no que era Eddie Kramer quien lo hacía, a  propuesta de Kalodner.

Krammer había sido un nombre esencial en la carrera de bandas como LED ZEPPELIN  o KISS y su aportación a WHITESNAKE iba a estar dedicada sobre todo a conseguir plasmar en vinilo la fuerza de la banda en directo, pero finalmente en lo que se convirtió fue en un obstáculo para el desarrollo del disco. “Slide it in” tendría que haber estado listo antes de la actuación de WHITESNAKE en el festival MONSTERS OF ROCK el 20 de Agosto de 1983, en el que ellos eran los cabezas de cartel. Sin embargo resultó imposible conseguirlo. Solamente dio tiempo a que el grupo dejase listo dos temas para su edición en single: “Guilty of love” con “Gambler” en su cara B publicado única y exclusivamente como justificación de la actuación de WHITESNAKE.

Aquellas dos canciones  fueron  suficientes para comprobar que el trabajo de Eddie Krammer no estaba en sintonía con lo que Coverdale esperaba de él. Su forma de dar vida a las canciones, seguramente  sería muy adecuada para muchas bandas, pero en ningún caso para esta, de manera que el nombre del afamado productor, únicamente aparece en el citado single, y fue finalmente Martin Birch, aunque a regañadientes, quien estampó su nombre en la cubierta del disco.

Gestado en los estudios Musicland en Munich (en esto no cambió Coverdale) , ‘Slide it in’ contiene una serie de canciones que, como ya hemos dicho, eran el puente que llevaban a WHITESNAKE de una orilla a otra, sentando las bases sobre las que asentarían su futuro, pero sin por ello quitar del todo los pies de su pasado:  desde los riffs monolíticos de ‘Give me more time‘ o ‘Slide it in’  hasta canciones escritas para reventar arenas (como de hecho hicieron) tales como ‘Slow an’ easy‘, todo ello hilado con guiños a la vieja escuela en ‘Spit it out’ o ‘Standing in the shadow‘ y regalos para el alma, como el primer single “Guilty of love”, una delicia con ciertas pinceladas THIN LIZZY en sus melodías de guitarra. Un trabajo, en definitiva, que podía complacer aun a los viejos seguidores, para al mismo tiempo abrir nuevos mercados.

En ese sentido, gran parte del mérito hay que concedérselo a Mell Galley, que en el papel de compositor brilló con especial intensidad. El guitarrista, hoy tristemente desaparecido,  era uno de los miembros que podía considerarse ‘nuevo’ aunque llevase algún tiempo en el grupo. A pesar de esa ‘novedad’,  fue un personaje fundamental en la concepción de este álbum y por extensión en el nacimiento de la nueva serpiente. Solemos atribuir a John Sykes el sonido que hizo popular a la banda a nivel masivo, pero en realidad fue Galley quien dio el primer paso. Solo hace falta echar un vistazo a los créditos de este disco para darse cuenta del peso que tuvo en malogrado guitarrista. Su firma aparece en el 50% del trabajo, merced a las canciones que había escrito para lo que iba a ser una revisión de TRAPEZE, la cual quedó postergada en favor de WHITESNAKE . De esta forma, y tras los correspondientes arreglos, “Coming Back Strong” o “Holding on” se convertirían con el tiempo en “Gambler”  o “Gimmie Just a Little more time” por ejemplo…

Moody, el último WHITESNAKE original

El disco saldría a la venta en Enero de 1984, es decir, con cuatro meses de retraso sobre las previsiones iniciales. Durante ese tiempo,  EMI  comercializó la filmación que habían hecho de su citada  actuación en el Monsters of Rock de Donnigton,  una cinta de video de notable calidad editada bajo el nombre “Whitesnake Comandos” para la cual, la compañía puso todos los medios a su alcance, lo cual también trajo ciertos problemas. Entre otras cosas, WHITESNAKE contó en su actuación y en exclusiva con un sistema de sonido en cuadro, consistente en  varias torres repartidas por el recinto, especialmente a la espalda del público, que se añadían al P.A. de escenario consiguiendo así un sonido espectacular, y a prueba de toda inclemencia climática. La lógica negativa por parte del grupo a que todas las bandas pudieran usar un equipo pagado por ellos les valió toda suerte de malas vibraciones, incluso con la prensa, que les acusó de querer hundir el festival en una serie de ataques que por alguna desconocida razón continuarían tras la edición del disco.

Bien, dejando este pequeño paréntesis y volviendo  al álbum que nos ocupaba, decía que finalmente salió a la venta en Enero de 1984, aunque no vendría libre de sorpresas: antes de la edición del disco, la formación del grupo volvía a sufrir variaciones, y esta vez muy serias, más teniendo en cuenta el tour que empezaría en cuestión de días. Por un lado Collin Hodckingson era sustituido por…¡Neil Murray! sin más explicación por parte de David Coverdale que : “…echaba de menos su forma de tocar…”.

Más comprometedor fue el otro movimiento que tuvo lugar. Micky Moody, único miembro original aparte de Coverdale veía demasiados cambios en el grupo y no precisamente para bien (a su modo de entender). La vieja escuela bluesy en que había crecido, apenas si tenía presencia en las nuevas canciones, por no hablar de la ausencia prácticamente total de quienes habían sido sus compañeros hasta entonces. También se comentó que Cozy Powell le atemorizaba. Esto puede sonar un poco raro, pero las anécdotas que se cuentan de las salvajadas que hacía el fallecido batería, dan que pensar… da igual: lo cierto es que por una u otra razón, la situación se volvió incomoda para Mickey, quien decidió abandonar el grupo.

John Sykes lejos de los timepos con TYGERS OF PANG TAN

A la hora de sustituirle hubo tres músicos en el punto de mira de WHITESNAKE. El primero era ni más ni menos que Michael Schenker, para quien Coverdale había escrito algunas cosas y con quien había un fuerte vínculo a través de Cozy Powell. El segundo candidato era el guitarrista holandés Adrian Vandemberg,  y el tercero John Sykes, a quien Coverdale había conocido después de que WHITESNAKE y THIN LIZZY compartieran el cartel de las ediciones alemanas de Monsters of Rock en Dortmund y Kaiserslautern durante los días 2 y 3 de Septiembre de 1983. Schenker no pasaba por un momento exactamente estable y Adrian Vandenberg estaba teniendo mucho éxito con su banda en solitario… sin embargo John Sykes se  había quedado en tierra de nadie después de que THIN LIZZY dijeran adiós (precisamente su último show lo dieron el 4 de Septiembre, un día después de actuar junto a WHITESNAKE) . David Coverdale había quedado además totalmente impresionado con la técnica e imagen de Sykes, así que, cuando Micky se marchó, David entró en contacto con Sykes por mediación de un cazatalentos llamado Rod MacSween. Tras varias charlas y encuentros, en diciembre de 1983, Sykes se convertía en el nuevo miembro de WHITESNAKE estrenándose con una sesión fotográfica el 4 de Enero del siguiente año, justo durante los mismos días en que por fin se publicaba el disco en Europa, a través de Liberty Records. La acogida del álbum fue un tanto irregular. Las ventas fueron muy buenas, pero la prensa no lo recibió exactamente con los brazos abiertos.

Neil Murray. Un tipo tranquilo.

Tampoco Geffen, la compañía americana del grupo, se vio satisfecha, ya que no estaba convencida de que con las mezclas de Martin Birch el disco fuese a funcionar en Estados Unidos y exigió otras diferentes proponiendo a  Keith Olsen como productor . Coverdale aceptó tras llegar a un acuerdo que pasaba por que Neil Murray regrabaría las partes de bajo y John Sykes haría lo mismo con las que Micky Moody había dejado listas. El propio Murray aclaraba los detalles en una entrevista concedida a HUSH MAGAZINE:

“ ‘Slide it in’ ya estaba completado y mezclado pero la compañía americana Geffen, quería volver a mezclarlo, así que se le pidió hacerlo a Keith Olsen. John y yo tuvimos la oportunidad de ir a su estudio en Los Angeles y reemplazar parte de las guitarras y el bajo. Yo rehíce todo el bajo del álbum aunque mayormente seguí lo que Colin Hodgkinson había tocado, ya que normalmente no había razón para cambiar muchas de las líneas de bajo de todos modos, John hizo bastantes de las guitarras rítmicas pero Keith enfermó al final de nuestro tiempo en L.A. así que John solo tocó unos pocos punteos en ese disco. Todavía hay solos de Mickey Moody y por supuesto de Mel Galley en a versión americana.”

 Esta edición se publicó en Abril de 1984, en plena gira europea del grupo, y como no podía ser de otra manera, su edición traía de la mano otros importantes cambios (¡sorpresa!). A pocas semanas del comienzo del tour americano, Mell Galley  tiene un accidente que termina con un brazo roto y se ve fuera de la gira. También Jon Lord anunciaba su decisión de abandonar el grupo. El 16 de Abril ofrecía el último show con la banda para la cadena de televisión Mandagsborsen en Suecia, donde pocos días antes había sido profético en sus declaraciones al periodista Mike Ericcson, cuando este le hablaba sobre el asalto de la banda a los Estados Unidos:

“David podría hacerlo, pero tendría que ser sin mi. Así fue como DEEP PURPLE conquistó América, con montones de conciertos por todas partes y todo el tiempo…. y eso fue lo que nos mató. Espero que WHITESNAKE rompa en América, pero no voy a suicidarme para que eso ocurra. Lo que suceda por allí ahora es muy importante para el futuro de WHITESNAKE.”

Seguramente todo estaba hablado ya, de hecho Coverdale siempre ha dicho que él fue el primero que animó a Jon para que participase en la reunión del Mark II de DEEP PURPLE, el caso es que de buenas a primeras, WHITESNAKE se veía reducido a un cuarteto con el apoyo de un teclista en la sombra llamado Robert Bailey, que no era otro que el de ALASKA, la banda de Bernie Marsden.

Con esta formación volaron a Estados Unidos para cubrir el tour que se alargo entre Julio   y Noviembre de 1984, solo interrumpido para volar a Japón en Agosto para cumplir con ocho conciertos. Aquella gira fue sin duda la pista de despegue para lo que llegaría a ser el grupo poco después, la radio no cesaba de programar un disco (aun no existía la MTV) que había vendido por si mismo…¡más que todos los anteriores juntos! De hecho entro en cuantas listas existían y consiguió cuatro discos de platino. Seguramente todo se confirmó en el momento en que los fans comenzaron a comprar ambas versiones del álbum (la inglesa y la americana).

Su actuación en el Rock in Rio de Brasil, tras haberse caído DEF LEPPARD por el accidente de su batería, si bien tuvo lugar ya en el año siguiente (enero de 1985 ) puede ser considerada como el lazo en un envoltorio para algo que no fue precisamente un regalo, si no el resultado del tesón, el empeño, el trabajo y el talento de David Coverdale y los muchos músicos que le acompañaron en su sueño.

Miguel. Asturias

DOSIER DE PRENSA “SLIDE IT IN”

Si ya has pasado alguna vez por aqui sobran las explicaciones. En el caso de que acabes de descubrir el blog, la cosa va así: Este es una especie de dossier de prensa con páginas sueltas de diferentes publicaciones que en su día, hace casi treinta años dedicaron su espacio a WHITESNAKE con motivo de la publicación de este disco o  bien de las actuaciones del grupo presentándolo o haciendo promoción.

Para conseguirlo, tienes que escribir un mensaje en este blog que trate sobre ese álbum, tu opinión sobre él, como lo descubriste, lo que piensas de él respecto a otros trabajos… no sé, lo que se te ocurra, que tenga que ver (insisto) con el álbum y el grupo.

CONTENIDO

-Entrevista a Neil Murray publicada en POPULAR1 nº 160, en Octubre de 1986. Dos páginas en español.
-Reseña actuación WHITESNAKE en el Festival Super Rock en Japon, publicada en ENFER MAGAZINE, en Diciembre de 1984. Dos páginas en francés.
-Reseña actuación WHITESNAKE en el Festival Rock in Rio, publicada en KERRANG MAGAZINE nº 88, en Febrero de 1985. Dos páginas en inglés.
-Reseña actuación WHITESNAKE en el Festival Rock in Rio, publicada en HEAVY ROCK nº 19, en Marzo de 1985. Dos páginas en español.
-Entrevista a Bernie MArsden publicada en KERRANG MAGAZINE nº 70, en Febrero de 1984. Dos páginas en inglés.
-Tramo de la biografia de WHITESNAKE correspondiente a “Slide it in” publicado por METAL HAMMER España,nº5 en Abril de 1988. Tres páginas en español.
-Entrevista a Adrian Vandenberg  publicada en KERRANG MAGAZINE nº 30, en Septiembre de 1982. Dos páginas en inglés.
-Tourbook “SLide it in. Treinta y tres páginas, en inglés
-Reseña del álbum  publicada en METAL ATTACK MAGAZINE nº 6, en Febrero de 1984. Dos páginas en francés.
-Reseña del álbum  publicada en ENFER MAGAZINE MAGAZINE nº 10, en Febrero de 1984. Dos páginas en francés.
-Entrevista al grupo publicada en METAL ATTACK MAGAZINE nº 7, en Marzo de 1984. Tres páginas en francés.
-Mini reportaje fotográfico  publicada en ENFER MAGAZINE MAGAZINE nº 16, en Septiembre de 1984. Dos páginas en francés.
-Reportaje-entrevista retrospectiva publicado en THIS IS ROCK nº 62  en Agosto de 2009.Cinco páginas en español.
-Portada y listas de votos mejores ’83   publicada en POPULAR1 MAGAZINE nº 128, en Febrero de 1984. Tres páginas en español.
-Pre-reseña del álbum  publicada en POPULAR1 MAGAZINE nº 129, en Marzo de 1984. Dos páginas en español.
-Reseña del álbum  publicada en POPULAR1 MAGAZINE nº 130, en Abril de 1984. Dos páginas en español.
-Libro-reportaje sobre la banda,publicado en 1984, ocho páginas en brasileño.
-Entrevista a Micky Moody publicada en HUSH MAGAZINE nº 32, tres paáginas en español.
-Reseña álbum aparecida en HUSH #7, en 1998 aprox. tres páginas en español.

SI TE GUSTÓ ESTE POST, PUEDE QUE TAMBIÉN TE INTERESEN ESTOS: