RETRO-ROCK

Mi relación con WHITESNAKE no empezó nada bien. Nunca olvidaré la enorme decepción que significó para mí escuchar la cinta del álbum “Trouble” después de haber ahorrado lo indecible hasta conseguir comprarla en una tienda de Gijón que la tenía de oferta.

La verdad es que la referencia que yo tenía de ese grupo no pasaba de haber escuchado en la radio  algunas canciones de “Saints & Sinners” y bueno, supongo que creí que todo el monte era orégano. El caso es que, como decía, mi decepción fue mayúscula, y eso me costó una larga temporada de reticencia hacia el grupo, hasta que, en fin, conoces a más gente que te deja otros trabajos y poco a poco vas descubriendo cosas aquí y allí hasta llegar a la conclusión de que  aquel grupo que te gustaba un poco, era en realidad una de las diez bandas definitivas del planeta.

Por terminar con lo personal, debo decir que todo eso se desmoronó con “1987”, que es en mi opinión el disco que terminó ocn el clásico para entrar en otros caminos, pero no es este el tema que me gustaría tocar. Mi intención ahora es hacer un pequeño repaso alo que fue la serpiente blanca en sus primeros años de vida, e inevitablemente, unos años antes de eso.

¿Por qué unos años antes? Porque la palabra WHITESNAKE va inevitablemente ligada a un nombre y un apellido: David Coverdale.

Este conocido caballero inglés nació el 22 de septiembre del 51, en Saltburn O’Shea, Yorkshire, Inglaterra. Su familia estaba dentro del ambiente digamos artístico, de manera que David creció rodeado de música por todas

partes, lo que lógicamentedevino en una temprana afición por lamisma. En principio se decantó por la guitarra, con la que progresó notablemente hasta que descubrió lo privilegiado de su voz.

Fue durante los últimos años de la década de los sesenta, momento a partir del cual Coverdale se vió atrapado irremediablemente en las redes del blues, el soul y el rock’n’roll. Por una parte, la influencia de las bandas del momento fue decisiva en su vida. Grupos como THE YARDBIRDS o THE KINKS, que habían sentado su sonido sobre el rhythm & blues americano para después hacerlo suyo, llamaron a su puerta como lo habían hecho en miles de ellas a lo largo y ancho del planeta. Era lo que se conoció como “The first british invasion” cuando  las guitarras de Eric Clapton, Jeff Beck o Jimmy Page colonizaron el mercado americano desde su Inglaterra natal.

Sin embargo no fue esa la única fuente de la que bebió nuestro protagonista. También el jazz y el blues, y en general la música negra, se adueño de su alma a través de las artes de músicos como Wilson Picket, Otis Reading o Joe Cocker , cuyos pasos siguió en los días de escuela.

Fueron tiempos dedicados a pequeños grupos como , VINTAGE 67, DENVER MULE y tantos otros, entre los que destacó uno llamado MAGDALENE, más que nada porque en él cantaba el conocido Chris Rea, músico de jazz de más que dilatada carrera, a quien Coverdale  sustituyó.

Ya en 1968, THE SKYLINERS cuentan con él para cubrir una serie de actuaciones que tenían contratadas en distintos locales de jazz de la zona, convirtiéndose esta en su primera banda semi profesional.

Un año después, Coverdale era parte estable del grupo, el cual había cambiado su nombre por el de THE GOVERMENT.

Coverdale con THE GOVERMENT

Con un ep en su haber, consiguen abrir un show para DEEP PURPLE en Bradford. Tal situación debió asustar a algún miembro del grupo, el cual, viéndose superado en sus aspiraciones, se separó sin dar el último paso que necesitaba para convertirse en profesionales del negocio.

No ocurrió lo mismo en el caso de Coverdale, quien habiendo probado el calor del gran público, puso todo su empeño en continuar por ese camino. Para ello formó una banda a la  que bautizó como RIVERS INVITATION en un principio, para después llamarla THE FABULOSA BROTHERS. En esa época es cuando David Coverdale acentúa su talento no sólo como cantante, si no escribiendo sus propias canciones, alguna de las cuales como “Holy man”, “Sail away” o “Soldier of fortune ” se harían grandes con el paso del tiempo.

Casi mediados los setenta, concretamente en 1973, el dueño del famoso Red Car Jazz,  envió una cinta de THE FABULOSA BROTHERS, a Jon Lord, cliente y amigo del club. El Red Car Jazz, no era cualquier cosa. Bandas de la talla de CREAM, YES o PINK FLOYD tenían o habían tenido allí, parada obligatoria en los tours por el Reino Unido, y THE FABULOSA BROTHERS habían conseguido una plaza como grupo residente.

La banda de Jon Lord, DEEP PURPLE, se encontraba en una situación incómoda, debido a la ausencia de su cantante Ian Gillan , quien según a quien se le pregunte había abandonado al grupo  o había sido cesado. En cualquier caso se imponía un relevo urgente y de paso cierta renovación en el sonido de una banda que comenzaba a necesitar ponerse al día.

Quizá fue esa la razón para que una voz como la de Coverdale, diametralmente opuesta a la de Ian Gillan,  fuese la seña de identidad del grupo de entonces en adelante.

Primera portada para Mr. Coverdale

La leyenda cuenta que Coverdale recibió la noticia en la tienda de ropa en la que trabajaba, si bien otras versiones apuntan a que el cantante tuvo que viajar a Suecia a reunirse con el grupo… En cualquier caso, poco importa ese detalle. Lo verdaderamente trascendente es que aquel desconocido vocalista había dado un paso de gigante que cambiaría su futuro de manera radical.

En fin, no es este el lugar para hablar de DEEP PURPLE, ya habrá sitio para eso, pero no por ello dejaremos de referirnos, si quiera por encima, a una etapa importantísima para el rock duro y definitivamente crucial para nuestro protagonista.

Como cantante de DEEP PURPLE grabó tres álbumes en estudio y uno en directo, eso es al menos lo que está catalogado de manera oficial. Con el paso del tiempo, esa lista se ha visto incrementada con varias referencias extraoficiales, directos re-descubiertos, cajas, recopilaciones y demás material, por no hablar ya de una interminable lista de bootlegs.

Lo que a nosotros nos interesa son, sobre todo, los tres discos en estudio: “Burn”, “Stormbringer” y Come taste the band”, publicados entre 1974 y 1975. Esos tres trabajos tienen tres identidades diferentes entre sí y bien marcadas en cada caso. El primero de ellos es el resultado del dominio absoluto  de un Ritchie Blackmore sin nadie ante quien justificarse. Sin un Ian Gillan para enmendarle la plana, Blackmore está libre para todo y crea uno de sus trabajos más inspirados. La influencia de Coverdale es más acusada en el segundo trabajo con él a bordo. “Stormbringer” ve al guitarrista de negro perder posiciones ante el cantante, que forma piña junto al también nuevo bajista Glenn Hughes llegando incluso a firmar canciones sin el guitarrista de por medio. Todo esto se acentúa en al último disco con DEEP PURPLE, “Come taste the band” como es natural. Tommy Bolin entra en la banda aportando un feeling diferente al de Blackmore, pero del que David sabe sacar provecho, como prueban el hecho de que la mitad de ese disco está compuesto por ellos dos en solitario.

Portaga argentina de “Burn”

Podemos concluir entonces que durante los años que pasó en DEEP PURPLE, David Coverdale aprovechó el tiempo sobremanera. Adquirió fama y contactos. Se soltó en los grandes escenarios (resulta un poco embarazoso verle sobre el de California Jam, al principio de su etapa púrpura…} y maduró como cantante y compositor. Las malas noticias fueron que, en realidad asistió a una etapa del grupo que, en realidad terminó siendo una lenta agonía, que acabó en la desaparición de la banda con Glenn Hughes hundido en las drogas, Tommy Bolin muerto, Lord y Paice huidos y Mr. Coverdale en una situación no demasiado envidiable de cara al futuro.

Para colmo, a nivel musical el rock duro parecía haber dicho todo lo que tenía que decir. Como el propio Coverdale contaba:

 ” era el momento para la era punk, y alguien me dijo que nadie tenia ya interés en el hard-rock, de modo que decidí probar antes de plantearme seguir en el mundillo de la música, y preparé un mini tour con unos músicos de acompañamiento para tocar en seis pequeñas salas. Lo que me encontré fue con unos conciertos abarrotados de gente, de modo que pensé: “alguien está equivocado, y yo tengo razón!”.

La mejor forma de demostrar lo acertado de su postura  era grabando un disco.

Se daba además la circunstancia de que Coverdale aún estaba atado por contrato a Deep Purple Overseas, la compañía subsidiaria de EMI que había editado los discos de DEEP PURPLE, razón de más para emprender la aventura. A pesar de que Coverdale era ya una estrella en el negocio, el proceso de creación del álbum no fue diferente del que han seguido docenas de artistas a lo largo del tiempo, haciendo la salvedad de que el cantante jugaba con ventaja en cuanto a contactos y medios.
Así las cosas, tras audiciones de músicos, composición de material y ensayos, en Agosto del 76, a caballo entre los Kingsway Studios de Inglaterra propiedad de Ian Gillan, y los Musician Studios en Munich donde Coverdale grabó las voces, como ya había hecho en los dos últimos álbumes de DEEP PURPLE, “David Coverdale’s Whitesnake”, quedó registrado para la historia.

Nueve temas con regusto soul e influencias gospel que no serían editadas hasta el siguiente año. Los músicos de sesión que le acompañaron en esta aventura fueron nada menos que: Simon Philips a la bateria, Delisle Harper al bajo, Tim Hinckley al   teclado y Ron Aspley, quien se ocupó de los vientos.

El guitarrista que participó fue Mickey Moody, que procedía de JUICY LUCY y se convirtió en el primer miembro estable de WHITESNAKE. El y David se habían trasladado en la primavera de aquel año a Múnich para componer parte del material del disco en el Arabela Hotel, lo que dice bastante del peso de Moody en el seno de la banda.Por último, el productor que iba a hacerse carg del álbum era también un viejo conocido. Roger Glover, antiguo bajista de DEEP PURPLE, se ocupó del trabajo, aportando así mismo su talento en los arreglos y su buen hacer al bajo, teclados y demás instrumentos.

Como anécdota destacar que los coros en el disco fueron grabados, entre otros, por el recordado Ronnie James Dio y su esposa Wendy… Una gran familia, sin la menor duda.

A lo largo de 1977 Coverdale estuvo en el punto de mira de varias bandas. La más importante fue BLACK SABBATH que le requerían como sustituto de Ozzy, quien por primera vez abandonaba a la banda. Solo el hecho de que el regreso del ‘Madman’ tuviese lugar poco después, evitó que su contrato tuviese lugar, ya que ambas partes estaban interesadas.  También fue tentado por P.A.L., el proyecto de Ian Paice, John Ashton y Jon Lord pero David estaba convencido de la superioridad comercial de su propia aventura, por lo que declinó la oferta, y a renglón seguido, puso manos a la obra en su segundo disco.

Sería injusto pasar por alto que lo de David Coverdale era un auténtico acto de fe, ya que a la hora de hacer balance, su debut no había tenido ninguna repercusión, tal era la fuerza del punk y la new wave en aquellos días. El público del hard rock parecía haberse disuelto en la nada, y los pocos shows ofrecidos en Inglaterra, Alemania o Francia para presentar el disco tuvieron una afluencia ridícula, lo que contrastaba con su experiencia de prueba de apenas dos años antes.

Aun con la duda de no haber acertado en su pronóstico, David no dudó en editar “Northwinds” un álbum que si bien sigue la línea trazada por el anterior, da también un paso adelante hacia el sonido que poco después sería la seña de WHITESNAKE, es decir, la perfecta mezcla de rithm’n blues y hard rock.

Este trabajo se empezó en Londres, en los Air Studios  entre últimos de marzo y primeros de Abril del 77, y poco después, a mediados de Abril, Coverdale terminó su trabajo en los Musicland Studios de Munich, como de costumbre. Por seguir con el disco, diremos que se nota en él  una mayor madurez y más calidad, fruto sobre todo de esa  fe de la que hemos hablado volcada por Coverdale y Moody en el proyecto.
Quienes no parecían tenerlo tan claro eran los directivos de la compañía, los cuales decidieron no arriesgar y dotaron al disco de un presupuesto prácticamente igual al que tuvo el primer álbum. De hecho el aún inexperto Roger Glover volvió a encargarse de la producción por lo escaso de su caché.

El resto del personal varía notablemente, pasando a ser el bajista Alan Spenner, y el batería Tony Newman. El cambio en el sonido hacia una mayor rudeza implica una también mayor presencia de guitarras, por lo que Moody decide que todo se solucionaría con un segundo guitarrista, algo a lo que David Coverdale está más que dispuesto, ya que de hecho, la idea de formar una banda estable, con peso en un escenario, y mandar al carajo esa especie de proyecto en solitario que no le llevaba a ningún lado, forma ya parte de su intención al 100%.

En principio se estimó que Mell Galley podría ser el músico adecuado, pero justo entonces se encontraba reformando a sus TRAPEZE y se le desestimó.
El otro candidato era un tal Bernnie Marsden, que había acompañado a U.F.O. algún tiempo atrás, justo antes de que entrase Michael Schenker. Marsden, a pesar de estar colaborando con Cozy Powell en aquellos momentos, no dudó en hacer una audición, tras la que obtuvo el puesto de manera inmediata, trayendo además con él a Neil Murray, el bajista que le acompañaba en el proyecto COZY POWELL’S HAMMER ,la banda en la que estaba tocando entonces. El propio Bernie se lo contaba a Xavier Rulló en una magnífica entrevista:

Bernie Marsden en UFO, primero por la derecha.

“ Los primeros ensayos fueron muy divertidos. David, Micky y yo teníamos que probar a baterías muy buenos, otros muy malos y otros un tanto especiales.    Al cabo de unos días, contacté con Neil para que nos ayudara y decidimos que él era el bajista adecuado.   Después de probar algunos baterías, Neil recomendó a David Dole, pero el trabajo duro de verdad llegó a la hora de encontrar un teclista. Recuerdo que la energía del grupo durante los primeros ensayos era enorme.”

Nos estamos acercando al MARK I de WHITESNAKE, solo tenemos que esperar al mes de Diciembre del 77, cuando el puesto de batería es ocupado por Dave Dowle, procedente de STREETALKERS. Es ahora cuando podemos hablar de WHITESNAKE y de un primer trabajo editado bajo ese nombre que llevaba por título “Snakebites“, un disco con una de las más horrorosas portadas que te puedas imaginar. Se grabó en formato EP en los Central Recording Studios de Denmark Street, en Londres entre el 7 y el 13 de Abril del 78 en y consta de cuatro temas entre los que brillan con luz propia “Come on” (imprescindible) y la versión de Michael Price que casi hicieron propia “Ain’t no love in the heart of the city” (aun mas imprescindible), aunque para mi opinión personal, “Bloody Mary” esta al mismo o superior nivel, no se por qué motivo no se incluía habitualmente en los repertorios.

“Snakebite” en su versión “portada decente”

En la grabación contaron con la ayuda de Martin Birch a los controles, algo que en la primera escucha se aprecia a la perfección. Sin embargo, el problema era que de cara a una presentación de WHITESNAKE como banda, el formato EP no era el más adecuado, de modo que “solucionaron” el problema incluyendo canciones sobrantes de las sesiones de la época en solitario de Coverdale. Esto dio como resultado un conjunto un tanto inconexo, al que parte de los fans rechazan considerar como el primer trabajo de WHITESNAKE.

Son aquellos que  prefieren definir como tal a “Trouble“, el álbum que la banda publicó en 1978. Para este trabajo comienzan los ensayos el 15 de Mayo del 78 alargándolos hasta el 22, para posteriormente grabar las bases del disco entre el 2 y el 5 de Junio en los Central Recordings de nuevo. Continúan trabajando en los arreglos del álbum, que en un principio se iba a llamar “Hit and Run“, y abandonan por unos días (entre el 17 y el 23) para grabar “Bloody Mary” en la televisión inglesa y participar en un festival en Alkmaar (Holanda) junto a STATUS QUO, IAN DURY y la banda de ERIC BURDON. El show fue radiado por una emisora local. De regreso a casa, Coverdale registra la voz entre el 23 y el 30 de Junio, dejando el disco prácticamente terminado, de hecho ya habían empezado a mezclar el single “Lie down” y hacen promoción en la televisión, pero hay un importante cambio aguardando a la banda.

La serpiente blanca en uno de sus mejores momentos

El 11 de Agosto se une a la formación todo un fichaje: Jon Lord. El teclista de WHITESNAKE hasta entonces había sido Pete Solley, un antiguo amigo de Micky Moody que había estado junto a él en la banda SNAFU, pero tanto él como la banda tenían claro que aquello solo era un arreglo provisional.

Tan solo un día después de ser contratado, Lord empieza con los overdubs sobre los teclados que estaban grabados por el cesado Solley y los deja listos en cuatro días, lo que alarga la edición de ‘Trouble’  hasta el mes de Octubre, momento a partir del cual, al referirnos a WHITESNAKE ya estábamos hablando de un peso pesado en la escena del hard rock.

La gira de “Trouble”  tuvo lugar entre el 26 de Octubre de 1978 y el 1 de Julio de 1979. Durante ella, tuvieron lugar varios eventos, unos más felices que otros. Entre los primeros estaría el matrimonio de Coverdale con Julia Cody en Agosto. Otros no tan felices fueron la cancelación de un show por amenaza de bomba, el hecho de coincidir el mismo día y en la misma ciudad con otro show de la IAN GILLAN BAND o tener que participar en un show en la tv alemana junto a ¡BONEY M!.

Decir que la presentación de “Trouble” hizo escala en España,  nada menos que con cinco fechas: Irún, Valencia, Bilbao, Madrid y Barcelona (este último cancelado). Esta visita a nuestro país sirvió como final a la primera parte del tour que tuvo una parada durante la práctica totalidad del mes de Mayo de 1979, tiempo durante el cual la banda aprovecha para dejar listo lo que sería su último trabajo de la década de los setenta, ““Lovehunter””.

Lovehunter” es un paso adelante en la madurez del grupo. Cada vez son más los terrenos explorados y el prisma de estilos se hace mayor en cada álbum, sin por ello perder un hilo conductor, que si bien faltaba en las primeras obras de David Coverdale en solitario, ya encontramos en los discos firmados por el grupo.

La portada que los progres prohibirían

Este disco se abre con ‘Long Way From Home’, un medio tiempo con una letra típicamente Coverdale, hecha para hacer destacar su dominio de la voz. Coverdale es un auténtico maestro, y la armonía que consigue doblándose a si mismo, y apoyado por unos grandes coros, es muy especial, una marca de la casa. También destaca la labor de Neil Murray, el bajista, quien dio un sonido particular a su trabajo dentro de la banda, por su forma de tocar tan pulsada. Este tema salió como single en el Reino Unido, aunque, incomprensiblemente, no llegó a ninguna parte. No le sucedió así a “Walking In The Shadow Of The Blues”, un tema metido de lleno en el hard rock que es infaltable en el repertorio en directo de WHITESNAKE , y cuya letra se aleja por una vez del sexo, siendo una declaración de principios del rock’n’roll way of life. Y seguimos con una versión. Si en ‘Snakebite’ habían versionado a Michael Price y en ‘Trouble’ a THE BEATLES en esta ocasión hacen una versión de un tema compuesto por Leon Russell, músico de estudio y compositor que ha trabajado con la flor y nata del rock, desde Dylan hasta los ROLLING. La canción fue hecha para un tal Bobby Bland y, desde luego, te lleva de vuelta los tiempos de “Northwinds”, el trabajo de Coverdale en solitario más espiritual y tranquilo apoyado sobre todo en el hammond de J. Lord.

Tras la calma, llega la tormenta de la mano de “Medicine Man”, donde hay que destacar las twin guitars de Moody y Mardsden, algo que llama la atención porque en los créditos el que aparece como compositor es Coverdale. Como queda dicho, él empezó tocando la guitarra, pero dudo que todos esos arreglos fueran cosa suya… Por ejemplo, la siguiente “You ‘N’ Me” ya está firmada por Mardsden, y se nota, porque hay mucha presencia guitarrera (especialmente de slide), configurando todo un rockandrolazo en la línea de lo que años después hicieron en ‘Saints And Sinners‘. También ‘“Lovehunter”’, el tema título, está en la línea de posteriores trabajos. A mí me recuerda poderosamente a ‘Slow And Easy’, que ya es del 83. Un tema hecho para tocar en directo y hacer que el público coree con el puño en alto. Y bueno, nos hemos saltado un par de canciones para llegar a lo que para mucha gente es el último tema del disco. Un booggie-rock que podría haber estado firmado por STATUS QUO o AC/DC llamado ‘R’N’R Women’, un clásico de los que nunca en la vida te cansas de escuchar. Y decía que para mucha gente ésa es la última canción del álbum, porque la que realmente pone punto final es una pieza de un minuto y medio, un precioso, melódico y tranquilo tema de despedida llamado ‘We Wish You Well’, y que cierra los shows de este grupo desde tiempo inmemorial.

Una vez grabado el disco y cuando todo parecía ir viento en popa, el grupo decide que es necesario un cambio en la batería. Duck Dowle es un buen músico, pero no satisface el cada vez más ambicioso proyecto de David Coverdale, quien, a las puertas de la nueva década, está determinado a añadir un gran nombre a su banda. Se pone en contacto con Cozy Powell pero este se encuentra con un pie en RAINBOW y otro en la M.S.G. y rechaza su oferta, de modo que Coverdale decide sacar su otro as escondido llamando a su viejo amigo Ian Paice.

El line up de “Lovehunter” en acción, ya con Ian Paice

En esta ocasión no se hicieron overdubs en la batería como ocurrió con Jon Lord y los teclados un año antes, si no que se respetó el trabajo de Dowle, quien en verano ya había cedió el taburete al mítico batería púrpura de cara al tour veraniego.

Junto a él preparan la gira que empieza con una de cal y otra de arena.  Tenían unos cuantos compromisos en Japón que son finalmente cancelados, pero en cambio sí que se produce una primera visita a Estados Unidos, donde permanecen entre el 17 y el 26 de septiembre, coincidiendo en L.A. con Glenn Hughes y Carmine Appice.

De esta manera y sin nada más en particular, llegamos al final de 1979 y por lo tanto al final de nuestro retro-viaje. De vuelta a su Inglaterra natal con un extenso tour por delante entran en los últimos días del año a preparar un disco histórico, primero de una década insuperable e insuperada… pero eso ya es otra historia.

Miguel. Asturias

D O S S I E R   D E   W H I T E S N A K E

Como complemento a este artículo he preparado una pequeña carpeta con material ‘vintage’ de WHITESNAKE, el acostumbrado Dossier. Se trata de una pequeña colección de artículos y entrevistas recopiladas de publicaciones varias, como de costumbre, en as que he tratado de mantener un hilo común, que no es otro que pertenezcan la la carrera 70’s de WHITESNAKE. No ha sido fácil, y el resultado es muy mejorable, pero es lo que hay.Para conseguirlo, ya sabes, escribe un post con tu opinión acerca del grupo, los discos que más te gustan, cómo les conociste… lo que se te ocurra, vaya.

CONTENIDO: 56 páginas, 31 Mb alojado en megaupload
-Biografia WHITESNAKE dentro del POPULAR1 ESPECIAL ESP A24 SAGA PURPLE Cinco páginas en español
-Reseña concierto Madrid 1979.POPULAR 1 nº 71, Mayo 1979 Dos Páginas Español.
-Nota informativa en POPULAR 1 nº 71, Mayo 1979 Una Páginas Español.
-Entrevista Bernie Marsden y Biografía. This is Rock 04, 2004. 11 páginas en español.
-Biografía POSTER Whitesnake. POSTER POPULAR1, nº12, 1983, Cuatro paginas en Español
-Biografia en KERRANG (inglesa) nº 3 aparecida en Septiembre de 1981, cinco páginas en inglés (of course).
-Bio P1 ESPECIAL ESP A 101 WHITESNAKE, 1988,9 páginas en español
-Reportaje publicado en DISCO EXPRESS nº3 en 1983. De lo mejorcito que se ha hecho en España.  19 páginas en español.