RETRO-ROCK

ÑU, cuentos de ayer y de hoy.

Este blog no se prodiga especialmente en el rock hecho en España, y hay una razón para ello: nunca he entendido porqué hay que apoyar a un grupo por el mero hecho de ser español. Un grupo o es bueno  no lo es, o merece la pena apoyarlo o no lo merece… independiente de la nacionalidad, sexo, raza o religión de sus componentes.  Dicho esto, no hay muchas bandas españolas en los 80’s  que sean veraderamente buenas, creo que pocas dudas hay al repecto… sin embargo, la década de los setenta, pese a la precariedad ( o quizá debido a ella) no solo en lo musical, si no en la practica totalidad de los aspectos que pudieran estar ligados a la música, dio como frutos algunas de las bandas más interesantes de nuestro país. Bandas cuya andadura durante esos años ( los 70’s)  intentaré sacar a flote poco a poco. La primera de ellas aun sigue en activo. De hecho nunca ha dejado de estarlo desde que debutase en 1976 sin llegar a enterarse… pero no nos adelantemos. Empecemos por elprincipio…

AÑOS DE POLVO Y ALTURAS…

Detrás de uno de los nombres más breves que se conocen, se esconde una de las historias más largas, interesantes y controvertidas del rock duro español. En esta sección, como de costumbre, hablaremos únicamente de la trayectoria del grupo durante la década de los setenta, que si bien no  es muy larga, sí lo suficientemente interesante como para intentar evitar que caiga en el olvido. Sería una injusticia que así ocurriese. Toda la carrera de este grupo ha estado lastrada por la incompetencia de la industria, a decir de su líder José Carlos Molina, o por la particular personalidad de este, si atendemos a lo que la industria dice,  pero en cualquier caso, nosotros somos el público, los que estamos en medio y los que tenemos en la mano el fruto de la creatividad y el duro trabajo del grupo, y no podemos negar que los dos discos facturados en los setenta (si bien uno salió al mercado en la siguiente década) , así como la mayoría de las sucesivas entregas, son verdaderas obras de arte.

No vamos discutir a estas alturas que para seguir los primeros pasos de ÑU sólo tenemos que ponernos detrás de José Carlos Molina, nacido en el castizo barrio de Legazpi,  donde desde  muy temprana edad comenzó a mostrar interés por el asunto de la música. Su tío Luis Nieto (que sería manager de ÑU) trabajaba para la compañía Movieplay, y conseguía los discos de artistas como LOS BRAVOS ,MIGUEL  RIOS o LOS CANARIOS (cuyas versiones acercaron a nuestro hombre a JIMI HENDRIX o ROLLING STONES) antes de que saliesen al mercado, haciendo así que la pasión de José Carlos por la música fuese en aumento, hasta el  inevitable momento de empezar a formar bandas.

Los arcanos hablan de ALTURAS como el nombre de la primera agrupación donde formó Molina, algo sin demasiada trascendencia que dio paso a POLVO, una banda instrumental. Esta segunda parada tiene más peso en el recuerdo, aunque no por su éxito o trascendencia si no por estar asociado a situaciones cercanas a Spinal Tap. Por un lado estaba el nombre. Decir a día de hoy que no podían imprimirlo en los carteles por problemas con la censura parece ridículo, pero la realidad era muy diferente entonces  a lo que es hoy y la situación les obligó a presentarse como DUST en alguna que otra ocasión. Otra de las situaciones esperpénticas tuvo lugar precisamente en su debut sobre un escenario al ser echados del mismo después de interpretar dos canciones. La discoteca madrileña M&M acogió al grupo en unas actuaciones de grupos novel que había organizado Vicente Romero ( sí, ese) a la sazón promotor del local y locutor en Radio Centro, con un programa diario llamado Musicolandia. La incompetencia del grupo era tan manifiesta que Romero tuvo que invitarles a bajarse de allí.

Lejos de frustrase en sus intenciones, la banda continuó su camino y se preocupó por  mejorar su técnica haciendo versiones de John Mayall, CANNED HEAT o Santana entre otros. Molina comenzó a desplazar su interés desde la armónica (que era lo que tocaba en POLVO) a la flauta, aparte de aumentar notablemente su nivel técnico en la percusión. Esto le ayudó a conseguir formar parte de su primera banda realmente profesional, el grupo MAX B. SHOW.

He aquí al mentor del jovenzuelo Molina

La cosa era algo así como un cantante negro llamado MAX B. (Max Boulois) que se hacía acompañar por bailarinas y una orquesta, algo en principio muy  alejado de sus inquietudes, pero que tenía en plantilla a músicos profesionales de gran talla, que obligaron a Molina a desenvolverse y aprender rápido.   Actuaciones regulares, viajes y muchísimo trabajo dieron como fruto a un José Carlos con suficiente base para ponerse al frente de lo que sería la segunda andanada de POLVO, ahora con las fuerzas renovadas y la moral en alza. Las  galas son más regulares y si bien tenían mucho de orquesta y baile, incluían en su repertorio gran parte de rock clásico (CREDENCE, CHICAGO etc) . Sin embargo, por aquel entonces Molina comienza a descubrir sus  posibilidades como cantante. Teniendo en cuenta que POLVO era un grupo instrumental, está claro que sus días allí estaban contados.

Así las cosas, nuestro inquieto personaje avanzó un paso con su siguiente proyecto, al que llamó CAMARA OSCURA, y con el que versionaba a bandas como GRAND FUNK RAILROAD, LED ZEPPELIN o DEEP PURPLE. No obstante, y a pesar de que este grupo ya estaba en la línea que Molina quería para su futuro, las obligaciones extra musicales del resto de la banda no permitieron su viabilidad más allá de una breve existencia… y entonces aparecieron FRESA.

FRESA en una temprana formacion con Chiqui y Rosendo (1º y 3º respectivamente de izda a dcha.).

FRESAS SIN NATA

Los últimos FRESA o los primeros ÑU

FRESA era un grupo que llevaba funcionando desde 1971. Su mayor lastre (común a la mayoría de bandas de la época) era el constante trasiego de músicos, y concretamente de vocalistas. Dicho puesto fue cubierto al principio por Miguel Esono, un cantante guineano muy llamativo al que posteriormente acompañó un tal Paco, que luego se quedó como único cantante…. En cualquier caso, tanto los sus nombres como otros que cubrieron los puestos de batería  o bajo no  han trascendido en el  recuerdo, supongo que debido a esa eventualidad de la que hablábamos. Hubo sin embargo otros miembros que fueron una constante ( o casi) en la banda: Andrés (conocido como “Delfín” guitarra  rítmica) el bajista “Chiqui” Mariscal y especialmente el guitarrista y alma mater del grupo, Rosendo Mercado, a la sazón guitarra solista.  Estos, más un batería llamado Andrés y los cantantes Paco y Miguel, eran FRESA en los últimos días de 1973, justo cuando José Carlos Molina apareció en sus vidas de la mano de Pedro Cruz. Su entrada en la banda no fue inmediata, pero digamos que la posición de los cantantes que había en el grupo fue perdiendo peso a favor del recién llegado, hasta que este, termina por ponerse al frente de FRESA.

Durante todo aquel año de 1974, FRESA repartió su tiempo entre los conciertos, las sustituciones de músicos y la composición de material propio. El trabajo en los escenarios lo hacían con repertorios construidos a base de mezclar hits del momento en un 25 % dejando el resto del repertorio para versiones de ALICE COOPER, GRAND FUNK o BLACK SABBATH. También acompañaron a la cantante melódica Jeannette, algo muy lejano a sus pretensiones artísticas que sin embargo les permitió ganar algún dinero.  En cuanto a la entrada y salida de componentes en la banda, pues como ya comentamos, siguió siendo una constante que no sorprendía a nadie… de hecho apenas ralentizaba ya la marcha del grupo. Juan Almarza sustituyó a Chiqui Mariscal al bajo (quien posteriormente volvería a unirse al grupo) y Pedro Cruz quien venía de POLVO, se sentó tras la batería. En cuanto a la composición de material propio, hay que  decir que en principio fue algo problemático para FRESA, pero a la larga dio sus frutos.  Rosendo Mercado por una parte y José Carlos Molina (con la frecuente colaboración de Chiqui)  fueron los principales activos en ese terreno. 1974 estaba dando sus últimos coletazos y durante esos días FRESA desaparece para convertirse en ÑU, un cambio de nombre que obedecía a razones estratégicas, ya que la banda pensó que con ese nombre tan corto, saldrían siempre en  la parte superior de los carteles.

ÑU en sus primeros tiempos

ÑU debuta en un concurso de la mayor importancia en aquella época, el ‘Trofeo Festivales Pop’, el 16 de Febrero de 1975, organizado por la agencia  Samo y el Ministerio de Información y Turismo. La actuación de ÑU sorprendió a propios y extraños por lo vanguardista de su puesta en escena, y especialmente por cantar en español, algo que   muy pocos hacían.La victoria en dicho concurso fue para ÑU, pero lejos de servir como aliciente para continuar avanzando, provocó de alguna forma la salida del grupo del batería Pedro Cruz, a favor de Felipe Salinas , encargado de sustituirle en una época muy difícil para el grupo. La formación se completó con el teclista José Torres y así tomaron como manager a Kurt Savoy, a la sazón propietario de Samo, la agencia que había organizado el ‘Trofeo de Festivales Pop’.

 Kurt es sin saberlo ( o diciendo no saberlo ) el responsable del bautizo en vinilo de ÑU.  La banda grabó en los estudios AudioFilm una actuación con Kurt para RTVE, y como premio, seles permitió grabar un par de canciones en esos estudios, para llevarlas a casa.  “Volando en Sociedad” y “Que nadie escape de al evolución” fueron inmortalizadas por y para la banda, pero algún espabilado de la compañía Ariola se hizo con ellas y las publicó en un single sin permiso, remuneración ni contrato del grupo, que se tuvo que enterar de la existencia del disco por casualidad, cuando lo oyeron en una sala donde iban a actuar.

 Sí algo seguía exactamente en el punto donde había quedado,  era el carácter de José Carlos Molina, que lejos de hacerse más dócil, se había convertido en el terror de promotores  y ejecutivos. Las salidas de tono eran constantes y, justificadas o no, iban haciendo cada vez más mella en la banda. Los desplantes en los conciertos, abandonando el escenario e incluso llegando a insultar en pleno show a los cazatalentos de las compañías que hacían  audiciones al grupo.  Incluso cuando aparecieron televisión dentro del mítico Popgrama de 1977, José Carlos se empeñaba en dejar mal a la banda con comentarios fuera de lugar. Otra de las cosas que más quemaba la relación entre ambos músicos era el hecho de que  ahora Molina había tomado las riendas de la banda por completo.  Rosendo se veía de alguna manera desplazado, y no confiaba en el cantante por su vehemencia y su falta de tacto. Hasta tal punto llegaba esa situación, que Rosendo llegó a ocultarle a Molina una entrevista que EMI había solicitado al grupo.

Así las cosas llega la Nochevieja de 1977 con ÑU formando parte de un festival de fin de año en el Parque de Atracciones de Madrid, donde Rosendo acude con el equipo que había ido consiguiendo a base de favores y préstamos de amigos. Durante la prueba de sonido Molina dice que se niega a tocar con aquel equipo y que si COZ (que participaba en el evento) no les alquila el suyo, ÑU no actuarán aquella noche. Los hermanos de Castro (líderes de COZ) se niegan basándose en los desperfectos que ÑU había causado en su equipo no mucho tiempo antes y, definitivamente, Molina dice que en esas condiciones no canta. No es difícil imaginar la que se organizó en un día tan señalado como aquel… fue el techo de la paciencia de Rosendo Mercado que tomó la inapelable decisión de abandonar ÑU.  Puede decirse que fue a partir de entonces cuando empieza a tener lugar un verdadero desfile de músicos por ÑU que no ha parado hasta el día de hoy.

ÑU en Chapa records.

Publicidad… bendita publicidad.

 A primeros de 1978, Jose Mª Garcia ‘Sini’ es el sustituto de Rosendo a la guitarra. Su estilo era muy diferente al de Mercado  y estaba sentado sobre bases mucho más cercanas al rock progresivo. La batería pasaría a ser cosa de Enrique Ballesteros, el conocido hombre del bigote que sería apoyado en la labor rítmica por Jorge Calvo, el guitarrista que había sustituido a Rosendo cuando este marchó a la mili. Se ocupaba ahora de las cuatro cuerdas. Como añadido, entra un violinista, Jean Françoise André, que ayudaría enormemente a dar un sello personal al sonido ÑU. Esta formación debutó en el Teatro Alcalá Palace poco antes de entrar a registrar lo que sería su debut. Habían perdido su oportunidad con EMI, como ya comentamos, pero no por ello habían dejado de buscar una alternativa. La respuesta positiva la encontraron en Chapa Discos, el mítico sub sello de Zafiro que tuvo en cartera las bandas más reseñables que ha dio el rock nacional de aquellos días y que, todo hay que decirlo, terminó siendo una desgracia para gran parte de ellas. Vicente ‘Mariscal’ Romero que trabajaba para la compañía conocía al grupo con anterioridad (desde los tiempos de POLVO, para ser exactos)  y Enrique Ballesteros por su parte, había entrado en contacto c on Luis Soler, uno de los directivos, así que atacando por dos flancos consiguieron finalmente cumplir su objetivo  y entraron al estudio para grabar las canciones de su debut, que llevó el título “Cuentos de ayer y de hoy”.

La formación que grabó “Cuentos de ayer y de hoy” ataviada para la ocasión.

La grabación tuvo lugar en los estudios Audiofilm durante un total de cuarenta horas del mes de junio de 1978 bajo la producción de Vicente Romero.  Según cuenta la leyenda, ‘Mariscal’ estuvo de cortar la grabación en más de una ocasión por ordenes de la jefatura. A una absoluta falta de medios e incompetencia profesional del encargado de la grabación, se unió la personalidad de un José Carlos Molina que veía como sus canciones (todas menos una están firmadas únicamente por él) perdían todo su poder y todo su encanto en manos de alguien cuyo fuerte no era el rock duro. Solo hemos de oír el disco a día de hoy y nos daremos cuenta que maravillas de la talla de ‘Preparan’, ‘Algunos músicos fueron nosotros’ o la propia ‘Cuentos de ayer y de hoy’, son un diamante que la falta de medios dejó sin pulir.

LEÑO + ÑU compartiendo escenario en 1978. Momentos incestuosos del rock and roll

El single “Algunos músicos fueron nosotros” completado con la inédita “La explosión del universo” sirvió como avance para aquel primer disco, con el que aumentó notablemente su status como banda, así como el número de actuaciones en directoen las que no faltaron los incidentes más inesperados.

La mayoría de ellos son recordados con una sonrisa en los labios, a excepción de uno , que si bien pudo haber sido mucho peor, no dejó de ser decisivo en el futuro de ÑU. Uno de los conciertos de presentación del disco tenía lugar en Galicia, acompañando a ASFALTO y CAIMAN, y el grupo decidió acudir al show en dos aviones diferentes, uno llegaría por la mañana, y el segundo aterrizaría por la tarde. En este viajaban Jorge Calvo y el guitarrista ‘Sini’ acompañado por su esposa. Un accidente dio con el avión en un monte cuanto estaba a punto de tomar tierra y, aunque milagrosamente no hubo muertos (sí heridos graves) para ‘Sini’ se había terminado el mundo del show bussines. El shock que recibió fue tan fuerte que le impidió volver a viajar no sólo en un avión, si no en casi cualquier medio, y el hecho de meterse en una furgoneta para rodar durante horas le producía un pánico insuperable.

 Eduardo Pinilla sería el encargado de sustituir a Sini en la guitarra. Pinilla era un fan del rock progresivo de GENESIS y YES que había tocado junto a Ballesteros y a quien este avisó de que buscaban guitarrista tres días antes de un concierto en Verín, Galicia. Tras la prueba de rigor y tres días sin dormir aprendiendo las canciones, Pinilla pasó a formar parte de la familia. Sin embargo, quien se marchó entonces fue Enrique Ballesteros. Está claro que si algo no había cambiado en ÑU desde sus inicios era el trasiego de músicos.

Cartel promocional de ÑU hecho por Zafiro

Ballesteros fue sustituido por Raúl Garrido quien junto a Jorge Calvo formaría la sección rítmica, que daban base a Pinilla y Jean Françosie André, el violinista. Con esta alineación se recorren la piel de toro en  un tour plagado de incidentes, normalmente asociados  a problemas con los precarios equipos de sonido que excitaban el explosivo temperamento de J.C. Molina. El trabajo sobre los escenarios se alternó con la grabación del segundo disco de ÑU, registrado durante el verano de 1979 en los estudios Eurosonic. “A golpe de látigo”, título del segundo álbum de ÑU, se grabó en idénticas condiciones al  primero: un presupuesto para  el que la palabra austero se quedaba corta. Vicente Cruz fue el ingeniero de sonido y Vicente Mariscal repetía como productor. A decir de este último, le había costado mucho esfuerzo convencer a Zafiro de que apoyase la grabación de ese segundo disco. La compañía se había hartado del carácter de Molina, pero este contaba con el apoyo de Mariscal, quien tenía toda la voz y el voto en Chapa Discos.

 

 

Eduardo Pinilla salando de alegría

 

 

Todas las promesas de Molina y su manager que aseguraron que en esta ocasión no habría el menor problema tardaron poco en romperse.  José Carlos parecía sufrir una especie de paranoia que le empujaba a pensar que todo iba en su contra. En consecuencia quiso tomar el control de todo el proceso. Una vez más había firmado la totalidad de las canciones menos de una “La llegada de los dioses” de E.Pinilla.  También instó a Romero a que le dejase a él al frente de la producción del álbum y como añadidura, solo él aparece fotografiado en la portada del álbum. Un detalle tras otro iba minando al grupo. Jorge, que llevaba bastante tiempo al lado de Molina, vió como Pinilla, que acababa de llegar, metía una canción en el disco, algo que él llevaba intentando desde el primer día sin conseguirlo. Vicente Romero abandonó al grupo a mitad de la grabación tras discutir con el cantante, y, en definitiva, nuestro personaje se había convertido en una especie de troublemaker lo que provocó la ruptura en pleno de la banda poco después de terminar la grabación del disco. Únicamente el violinista André quedó al lado de José Carlos en ÑU.

Entrando en los 80’s

 Nos encontramos en septiembre de 1979, a tres meses escasos del final de nuestro viaje. Un espacio de tiempo corto, pero suficiente para que tuvieran lugar varios momentos importantes en la historia del grupo.   José Carlos necesitaba reunir una formación para poder hacer la gira de presentación de su próximo disco que no tardaría en salir (la fecha prevista era Febrero de 1980).  “A golpe de látigo” iba a ser un álbum trufado una vez más de enormes momentos musicales un tanto eclipsados (aunque en menor medida que lo que ocurría con el disco debut) por el pobre sonido. “La galería”, “Velocidad”, “A golpe de látigo” o “El flautista” son piedras angulares en el rock duro español que debieron hacer ricos y famosos a unos músicos que muy lejos de conseguir tal cosa, no han dejado deberse relegados a segundo plato en la escena de España en beneficio de bandas infinitamente más limitadas. La realidad es la que es  y  no podemos cambiarla.

…Y mientras tanto, la vida seguía .José Carlos Molina  continuaba a la caza de músicos que le acompañasen y había oído hablar de un joven teclista realmente bueno que actuaba con su banda  SALAMANDRA en un concierto junto a la antigua estación sur de autobuses en el Paseo de las Delicias de Madrid. Solo necesitó oírle durante poco más de una hora y aquella misma noche le ofreció el puesto.

Jero, todo un high class desde los primeros tiempos

Collado era un músico de conservatorio cuyas posibilidades eran poco menos que infinitas, pero Molina no contó con la lealtad que Miguel Ángel tenía a sus compañeros en el grupo. No era para menos, habida cuenta de que el guitarrista había vendido su propio equipo para poder comprarle uno al teclista, quedándose con otro de muy inferior calidad. Dicho guitarrista no era otro que Jerónimo Ramírez, ‘Jero’ a quien haber pasado algún tiempo en bandas profesionales como el caso de TEQUILA o WC? (la banda de RAMONCIN) le había permitido ganarse un dinero con el que comprar su equipo, el que luego vendió para poder hacerse con uno para Collado… dudo mucho que después de semejante alarde de amistad y confianza, entrase en los planes del teclista abandonar a su colega Jero.

En una vuelta de tuerca de estas que tiene el show bussiness, Molina consiguió relocalizar a Chiqui Mariscal, quien había abandonado recientemente a LEÑO, la  aventura que Rosendo Mercado empezase cuando abandonó a ÑU. Ambos se encontraban  colocando un anuncio en la madrileña tienda de instrumentos musicales Leturiaga, en el que pedían “guitarrista, batería y teclista  para banda con contrato” cuando se les acercó un guitarrista ofreciendo el lote completo. El guitarrista no era otro que Jero y la oportunidad era un caramelo que molina no desaprovecharía y que conformó a todos ellos. José Carlos tenía su banda montada de nuevo y además con el teclista al que había estado intentando convencer, y este se iba a la banda acompañado por sus dos amigos, Enrique Ballesteros y Jero.

Esta nueva formación de ÑU presentaba el disco “A golpe de látigo” en el Teatro Martín. Un concierto de recuerdo poco grato para quienes acompañaban a Molina y a partir de cual ÑU salía al ataque con furia renovada. Una furia que le ha hecho seguir embistiendo durante muchos años más, en un ejemplo de fe y, porque  no decirlo, tozudez cuyo mayor responsable, para lo bueno y para lo malo, ha sido el niño malo del rock español, José Carlos Molina.

Miguel. Asturias

Hemeroteca

#d7c2a8;

.:: THRASH METAL, la revista ::.

Cubierta del primer número de THRASH METAL, para el que tuvieron una idea bastante resultona, al poner dos portadas en opuesto. En una aparecían las bandas extranjeras más relevantes y en la otra las españolas más populares, dando así la impresión de que eran dos revistas diferentes.

[EDITA]
MC EDICONES
[PERIODICIDAD]
Bimensual.
[PRECIO APROXIMADO]
300 Pts. (aprox 1,8 €)
[PUNTOS DE VENTA]
Quioscos.
[AUTOR]
Varios
[FORMATO]
205 x 265
[PAGINAS]
50
[IDIOMA]
Español

Mi agradecimiento público a Xavier Rulló, cuya generosidad y desinterés me ha ayudado a completar la colección de THRASH METAL. Gracias socio!

La explosión del thrash metal llegó a España, como casi todo: tarde, mal y nunca.

TARDE: porque cuando aquí se empezó a distribuir material de las bandas thrash a nivel general, las joyas definitivas del género ya eran parte del pasado. Para entendernos, pierde bastante gracia hacerte con “Hell Awaits” y “Kill ‘em all” una vez que has comprado “Reign in Blood” y “Master of Puppets”. Creo que estaremos de acuerdo en que, excepción hecha de Madrid, Barcelona u otras grandes ciudades, eso fue lo que ocurrió.

MURO, icono del thrash español en aquellos años.

MAL: porque como decía, se pasó de la nada al infinito de una forma tan brusca que muchos de nosotros terminamos bastante confundidos. De repente te encontrabas con tres discos de la misma banda y sin ningún tipo de referencia sobre cual comprar o cual dejar, en un momento en que la falta de recursos hubiese agradecido cualquier información.

NUNCA… porque realmente jamás hubo un movimiento thrash metal en España, al menos comparable al de otros puntos de Europa (no digamos ya en América). Para hablar de bandas que llegaron a grabar y (más omenos) girar, podemos hablar de aquellas que surgieron en el País Vasco o Cataluña como LEGION, ESTIGIA, KTULU o ASPID y fuera de ahí CROM, MURO , pero todas ellas, al menos por aquel entonces, funcionaban a un nivel totalmente underground. No entraré ya en los grupos que se limitaron a grabar maquetas o a participar en recopilatorios porque, en primer lugar me gustaría reservarlo para un futuro artículo, y en segundo, no creo que pudiésemos hablar de una escena como tal.

Tomemos ahora esta introducción y trasladémosla punto por punto a la prensa musical especializada… et voilá, ya tenemos un resumen del que fue la revista que hoy comentamos. THRASH METAL puede resumirse en esas tres palabras: tarde, mal y nunca.

Bien, supongo que ahora ya estás ofendido. No era mi intención, créeme, así que intentemos desarrollar esto un poquito.

THRASH METAL se colocó en los kioscos a finales de 1988, (creo que en Octubre) de una forma bastante atropellada. Era una especie de hermana pequeña de la HEAVY ROCK sobre la que hemos hablado hace algunas semanas, y nació al calor de una supuesta demanda por parte del público, que al final se demostró inexistente. Yo creo que más bien, el final de la hegemonía de HEAVY ROCK en los quioscos fue lo que realmente aceleró su aparición. ¿Iba a permitir Vicente Mariskal, perejil de todas las salsas, que aquellas recién nacidas METAL HAMMER o METALLIK.O. se comieran el trozo de pastel del thrash metal, como de hecho estaban haciendo?. O, planteándolo de otra forma : ¿hubiese aparecido THRASH METAL si HEAVY ROCK hubiese seguido siendo la única publicación disponible? Ni en mil vidas!.

Tom Araya con la boca abierta, como de costumbre.

Esto, unido a una serie de detalles entre lo lamentable y lo bizarro, me lleva a la conclusión de que para reseñar THRASH METAL, es totalmente necesario separarla en dos partes: la dirección y la redacción. Me parecería injusto valorar por igual a quienes allí escribían y a los que dirigían el asunto, por que los intereses que movían a unos y a otros eran agua y aceite. Estando de acuerdo en que una revista, como cualquier empresa, se hace para rentabilizarla y sacar el mayor provecho posible, creo también que no se puede hacer a cualquier precio. De lo contrario, es muy posible que el esfuerzo y el talento de unos quede ensombrecido por el oportunismo y la mediocridad de otros, como fue el caso.

Bien, como decía, en mi opinión la parte positiva es para las firmas de sus redactores. Gente más o menos de la misma edad que nosotros, los lectores, que basaban su trabajo en la ilusión, la entrega y la dedicación. Eran gente nueva, ajena por completo a HEAVY ROCK, que durante los catorce números que se llegaron a editar fueron cambiando casi cada mes. En aquel Staff se encontraban incontables nombres entre redactores y colaboradores. Algunos de ellos estaban vinculados a fanzines del género, como era el caso de Joan Gubert del “Hueso duro”, Roberto Herrero de “Underground Scene” o Antonio Pardo y Antonio “Toñin” Delgado de “Thrashock”, que fueron los principales activos a la hora de echar a caminar el asunto y de mantenerlo durante su mejor época. También había gente de bandas como Luis Gadea de CROM y promotores y distribuidores alternativos como Vicente Javier Mena… nombres que seguramente te resultarán familiares si estuviste de alguna forma vinculado en todo este mundillo.

METALIK.O. el “kaos” que puso nervioso a alguno. Las portadas son de la época en qeu salió THRASH METAL

En fin, todos ellos aportaron su grano de arena, y estoy seguro de que se emplearon a fondo y lo hicieron de la mejor manera posible, con los medios de que disponían. Digo esto porque me parece necesario recordar y poner en valor, el hecho de que trabajaron sin contar ni de muy lejos, con los medios ni la información de que disfrutamos ahora, y además en un género del que no abundaban las fuentes. Hoy día, cualquiera de nosotros puede preparar entrevistas, biografías o lo que le parezca, casi sin necesidad de oír el disco o grupo en cuestión, cosa que en 1988 y 1989, desde luego, no ocurría. Dudo mucho que alguien pudiese hacer entrevista a HIRAX, LEEWAY o ANACRUSIS, o reseñas de los discos de CARCASS, ASSASSIN o los por entonces desconocidos SEPULTURA sin estar muy puesto en la materia.

Vaya entonces todo mi respeto y admiración a quienes desde aquellas páginas intentaron (y consiguieron) que conociésemos a WARZONE, SUBTERRANEAN KIDS, ATROPPHY, WARGASM, CARCASS, CARNIVORE, EXCEL, SACRED REICH y tantas otras bandas que para la época podríamos decir que era lo más underground del mundo.

¿THRASH METAL?¿King Diamond?

Sin embargo, no todo son flores. A partir del octavo número, el giro es radical. Algunos de estos redactores y colaboradores desaparecen, entrando a formar parte del staff otros, con nombres que con el tiempo fueron conocidos. Entre ellos estaban JJ Cacheda alma mater del festival SERIE Z o Dave Rotten cantante de AVULSED e icono del detah metal en este país. Ni que decir tiene que estos pusieron de su parte tanto o más que sus predecesores, pero de poco sirvió, porque las cosas ya no eran ni medio parecidas.

Aquel ejemplar había traído cambios, y no solo se limitaban al nuevo logo en la revista, si no que ocupando su portada aparecía ¡¡ KING DIAMOND !!. Recuerdo que el grupillo de freaks que la comprábamos e intercambiábamos, nos preguntamos qué carajo pintaría aquel tipo en una revista dedicada al thrash. No era la primera vez que Mr. Diamond aparecía en la revista, pero darle la portada, fue enseñar demasiado el plumero . Entendedme, mi admiración y respeto por este legendario cantante es profundo (sobre todo en sus primeros años con MERCIFUL FATE, todo hay que decirlo) , pero también el que siento por Gene Simmons, Steve Harris o Michael Schenker y no por eso me parecen materia para una publicación dedicada al thrash. El caso es que en realidad, la portada de marras no era lo peor. Lo peor fue que a partir de entonces la dirección apartó a quienes habían empezado con todo el asunto, que con toda la ingenuidad pretendían hacer de THRASH METAL una plataforma desde la que dar a conocer a bandas underground. De esa forma, fue abriendo más espacio aún a unos grupos que, o nada tenían que ver con el thrash como RAGE o HELLOWEEN, o bien para entonces ya eran lo más trillado y estandarizado del negocio. METALLICA o MEGADETH están bien, ANTHRAX y SLAYER mucho mejor, pero no nos engañemos: en 1989 y 1990, todos ellos estaban completamente absorvidos e integrados y llenaban páginas de todas las revistas imaginables. ¿Quien iba a pagar trescientas pesetas de las de entonces para leer artículos o lo que fuese sobre METALLICA, cuando podía encontrar otroas tres o cuatro revistas bastante mejores donde hacerlo?

Total, de leer entrevistas con DEFECATION, NAPALM DEATH o CRIPTYC SLAUGHER, pasamos a XENTRIX, WATCHTOWER, METALLICA, METALLICA, METALLICA y METALLICA. Error de bulto. Eso hubiese colado en su día, pero insisto en que a aquellas alturas, había muchas otras publicaciones sobre heavy metal que ya tocaban ese palo, y además con bastante más nivel. Para colmo de colmos, desde jefatura se empeñaron en dedicar cada vez más espacio al skate. Me pregunto si tal vez creyeron que los patinadores eran idiotas y comprarían THRASH METAL por asociación con THRASHER, la legendaria publicación dedicada a ese deporte.

[calameo code=0004126623f54bbeed077 lang=es width=100% height=500]

Naturalmente, pasó lo que tenía que pasar. Llegado el número 14 la revista desapareció. La disculpa fue que al publicarse cada dos meses, la información quedaba desfasada y era mejor dejarla en las páginas de HEAVY ROCK, es decir, encima nos hacían un favor. Seamos serios: las cosas fueron como fueron y quienes escuchábamos thrash y buscábamos información medianamente decente, dejamos de comprarla. La prueba está en que en los últimos números, la publicidad no pasaba de ocupar dos páginas en toda la revista y una de ellas erade publicaciones pertenecientes a MC Ediciones, la misma editorial que publicabba esta. Las revistas viven de la publicidad. Si no venden en el quiosco, los anunciantes no invierten y la revista desaparece. Tan fácil como eso. No niego que es una lástima que una publicación desaparezca, pero cuando detrás de ella hay un enfoque oportunista, sin la menor profesionalidad a la hora de gestionar y con una falta de escrúpulos más que evidente, creo que es lo mejor que puede ocurrir. Candado y a otra cosa.

Afortunadamente, muchos de quienes allí firmaron allí de una u otra forma en el ajo, con otras publicaciones, y la ‘cúpula directiva’ de esta revista siguió dedicada a HEAVY ROCK que cada vez estaba mejor y poco después se aventuró con KERRANG, cuyo arranque fue formidable. Eso que ganamos todos.

Miguel. Asturias

Post Data (si no lo digo, reviento).

Editorial de presentación atacando a ‘otras’ revistas que son un “kaos” ( a buen entendedor…. )

No puedo resistirme a incidir en dos momentos a cual más bizarro que definen bastante bien el perfil de la dirección de esta revista, y lo poco metidos en el asunto que estaban los mandamases. En primer lugar, la editorial del primer número. Como dice el otro Zas! en toda la boca! . Es un pequeño párrafo que no viene firmado, pero cuya redacción orienta bastante hacia su autoría. Es todo un ejemplo de sectarismo, de intentar anular a la competencia, del conmigo o contra mí… es decir, el estalinismo puro y duro tan presente en muchos personajes de la época, que para lo único que ha servido ha sido para que la escena musical española jamás haya despegado.

Añadido a todo esto, estaban los intereses creados. Todo era tan evidente qeu daba risa. Veamos, en la primera época de TM, MURO eran la cúspide del thrash español junto a FUCKOFF. Ningún problema con eso. Lo que me choca es que FUCK OFF, que grababan en los estudios Mediterraneo siguieron presentes en la revista, mientras que MURO, que fueron a su bola, desaparecieron del mapa. Solo volvieron a ocupar espacio enla revista con una entrevista a su ex- bateria Lapi en uno de los últimos números, donde la banda no queda precisamente bien, y una reseña de su disco “Mutant hunters” ( en el mimso ejemplar de TM) donde el redactor insiste hasta el aburrimiento en la mala calidad de su sonido y su pésima producción. solo le faltó decir ‘esto no hubiese ocurrido si hubiesen grabado enlos Estudios Mediterráneo?… ay Señor, Señor.

El THRASH METAL agotado. Ver para creer.

El otro asunto, cuando menos delirante, fue el de la ‘promoción’. Por supuesto, cada cual es muy libre de darse todo el autobombo que considere oportuno, pero en mi opinion el sentido común, la modestia y sobre todo, el respeto a la inteligencia del lector, está por encima de todo. Los recortes que puedes ver arriba y abajo aparecían en la HEAVY ROCK y me cuesta encontrar las palabras para calificarlos. Especial mención para el de la foto del kiosco, que es de aurora boreal… ¿de verdad creían que éramos tan memos como para pensar que nos íbamos a tragar algo asi?. ¿Era ese el concepto que tenían de nosotros?. Pues sí, ese era.

… y por si fuera poco, también el segundo número.

… si te gustó este artículo, puedes echar un vistazo a estos otros:

 

HEMEROTECA

Para mí, ha sido una noticia no por esperada menos desagradable.  Reconozco que hace por lo menos veinte años que no la compraba, pero son tantos los recuerdos que tengo asociados a esa revista que el asunto me ha dejado un poco triste. En fin, todo parece indicar que la HEAVY ROCK está a punto de desaparecer del mapa si no lo ha hecho ya. ¿El motivo? Pues el mismo que lamentablemente terminará arrastrando a muchas otras publicaciones y que hace tiempo ya, acabó con la práctica totalidad de las tiendas de discos: no hay dinero para gastar en música y el que hay no se gastará mientras se pueda coger gratis.

La primera HEAVY ROCK que recuerdo, comprada años después

La ecuación no puede ser más sencilla. No se venden discos, no se contrata publicidad, desaparece la prensa. Todo esto de la pasión del rock es muy bonito, pero… hay que comer todos los días y en esas condiciones ninguna empresa puede funcionar. La editorial MC, que tenía la cabecera de HEAVY ROCK desde mediados de los 80, tampoco.  En fin, dejémonos de llorar por una muerte anunciada y, como es costumbre en esta página, volvamos la vista atrás a echar un vistazo a una revista que ya estaba allí casi cuando empezamos en esto.

 SAXON fueron los escogidos para ilustrar la portada del primer número de la revista HEAVY ROCK.  Se colgó en los escaparates de los kioscos en septiembre de 1983, si los cálculos no me fallan, y la verdad es que  no recuerdo haberla visto cuando apareció. Me enteré al mes siguiente, en el segundo número (que traía a Armando de Castro en portada) del nacimiento de aquella revista, pero tuve que esperar a la séptima entrega para poder comprarla. Si mal no recuerdo estaba ahorrando para comprar “Metalmorfosis”, y si soltaba las doscientas pesetas (1,2€) por la revista, no había cinta.

La verdad es que en su día fue una sorpresa ver una publicación así a la venta, con aquel  nombre tan directo y definitivo, y aunque no tardó demasiado tiempo en hacerse un hueco en la ‘familia’ hasta convertirse en algo habitual, hubo un camino que andar hasta llegar a ese punto.   El personaje principal en dicha senda fue, como sabes sobradamente,  el locutor andaluz Vicente “Mariskal” Romero.

Mariskal Romero es un pionero de la radio rock en España, quizá el primer disjockey merecedor de tal nombre. Su programa “Musicolandia” emitido en los

El Mariskal hace unos años…

 primeros setenta a través de Radio Centro en Madrid, le hizo enormemente popular en el mundo de la radio, lo que aprovechó para poner  en marcha la mítica sala M&M en el Madrid de 1972. Algo después, a mediados de los setenta, puso en antena “Mariskal Romero Show”, otro  mítico espacio, emitido ya en FM, que le sirvió para conseguir contratos en salas de fiestas y festivales como disjockey, actuando como un grupo más  e incluso editando discos a la usanza de los locutores americanos.  En 1975 se editó “Black Feeling” , un recopilatorio de música negra, gracias a un contrato conseguido con la compañía ZAFIRO, la cual formaba parte de un entramado indescifrable de empresas que incluían nombres como Ariola o RCA,  y en el que no se sabía cuál había sido el primero o quien dependía de quien. Acostumbrado como estaba a plantarle cara a la vida, y con una sólida red de contactos como aval, pasado un tiempo Romero propuso a ZAFIRO la creación de una nueva compañía que aglutinase a una serie de grupos que estaban creando rock en un país que se dirigía imparable hacia un nuevo horizonte. De esa manera nació Chapa Discos, con ASFALTO, CUCHARADA o ÑU entre otros, allanando el camino a lo que vendría después. Todos sabemos lo que ocurrió con BARON ROJO primero y poco después con OBUS. En 1983, el heavy metal era abrazado por una juventud que encontraba en él las respuestas que nadie más sabía darle.

En fin, era perfectamente previsible que alguien como Vicente ‘Mariskal’ Romero , con presencia en la radio, en la promoción de conciertos y en la producción de discos, aprovechase la inercia de los tiempos y pusiese los pies en el que yo creo que era único charco que le quedaba por pisar. De esta manera, a imagen y semejanza, de lo que ocurrió en Inglaterra con SOUNDS y KERRANG, HEAVY ROCK nació ligada al 100% a la POPULAR1.

Algunas portadas de POPULAR1 en 1983. Está claro qué tipo de música era el qeu arrasaba.

Desde Barcelona, POPULAR1 dirigida por Martín J.L. se había volcado más que notablemente hacia el rock duro.  En honora la verdad, hay que decir que no era la única. Estaban también  ROCK ESPEZIAL  heredera de la legendaria VIBRACIONES, la cual había perdido el norte por completo. Es cierto que la R.E. tuvo en su primera época un intento de acercamiento al heavy metal, pero lo hizo de una forma tan chusca y oportunista que no pasó de la anécdota. Bien es cierto que sus monográficos, publicados bajo el nombre DISCO EXPRES (repitiendo el nombre del legendario periódico) eran muy buenos y riguorosos pero la cabecera fue un despropósito con aquellas entregas de posters y pegatinas que quizá recuerdes. Al final la POPULAR1 con sus diez años de camino recorrido y una apuesta seria por el asunto, apadrinó por así decirlo el nacimiento del nuevo proyecto.

Prensa rockera en el 83

En  la castiza Plaza de la Encarnación, situada en el entorno de la Plaza de Oriente, se situaba la primera redacción de la nueva revista. Aunque todo el asunto legal dependía de Barcelona, la plantilla de colaboradores era independiente en cada caso. De hecho, creo que los únicos que lo hacían eran Mariano “Discocross” García y Richard González, quien venía a ser el corresponsal en Londres para ambas revistas. El resto de colaboradores en POPULAR1 no participaban en HEAVY ROCK, si no que la nueva revista nacía con firmas nuevas: Andrés Vogel, Tato Puerto o Javier González eran algunas de ellas.

Como ocurre en la mayor parte de las revistas, esta era una plantilla muy… dinámica. Tanto era así que cambiaba prácticamente cada mes, aunque había firmas habituales como las de Marta Escotet o Susana Mendo, especializadas en entrevistas, que estuvieron desde el principio y durante muchos años y otras como las de Pedro Giner o Rafa Basa que llegaron algo después de los primeros tiempos y siguieron durante el resto de la década y más allá, haciendo (dicho sea de paso) un más que notable trabajo, aunque al bueno de Giner, que era de lo mejorcito que allí escribía, le perseguirán de por vida alguna de sus reseñas. Era muy bueno escribiendo y acertó casis siempre, pero no en el caso de METALLICA.

HEMEROTECA-HEAVY-ROCK-04

Sin embargo, el lado positivo  no ha sido lo que nos ha quedado en el recuerdo precisamente.  Digo esto porque del mismo modo que había gente entregada y que hacía su trabajo de la mejor manera posible,  también había quien no había sido llamado por el camino del periodismo. ¡Qué digo periodismo! Digámoslo claro: hubo una buena parte de lo que se publicó  en los primeros años de  esa revista, que era una basura de proporciones faraónicas. De acuerdo, podemos hablar del respeto debido y todo lo que queráis, pero también cabe preguntarse dónde estaba el respeto de algunos (insisto: ALGUNOS) de los que escribían allí hacia los que leíamos aquella sarta de sandeces y pagábamos por ello.

El papel que jugaron determinados articulistas fue penoso, lamentable, ridículo y digno de pasar por  los juzgados. Admito que no eran periodistas profesionales, pero alguien debió esforzarse para que cosas como esta no vieran la luz en esas condiciones (coge aire para leer porque no hay ni una coma):

“Snoopy de pronto se encuentra con otra movida. Una movida tan guarra que casi lloro al escribirla y es que de pronto le dan un toque con que debe un taco de pasta de los teclados que utiliza para currar y que paga ya o se lo quitan y tíos el rollo es el rollo pero si a una chica de la calle le quitan su maravillosa rajita ¿que hace? pues lo mismo le pasó a Snoopy”

Así se relataba EL PIRATA, una de las cabezas más visibles de la revista, la caída del teclista Snoopy de la formación de BANZAI, y así se planteaban muchas de las editoriales, artículos y entrevistas que, aun siendo las menos,  pesan como una losa en la memoria de quienes leíamos aquello y no sacábamos nada en claro.

En cuanto a la fotografía, se utilizó una combinación entre color y blanco y negro hasta casi 1988, momento en el que la revista se publicó ya a todo color. Más o menos era lo que venían haciendo todas, dentro y fuera de España. Al igual que ocurría con los redactores, la ‘plantilla’ era muy volátil aunque había algunos nombres fijos y bien interesantes, como el de Estanis Núñez, Gloria Rogers o el pintoresco Mario Scasso y por supuesto J.L. Martin. En muchas ocasiones, eran los propios redactores los encargados de desarrollar el apartado gráfico, lo que solía ocurrir sobre todo en los artículos  que se escribían desde fuera de España.

Aunque lo más interesante eran las entrevistas y las reseñas, había una serie de secciones fijas, a las que el morbo convertía  en lo más jugoso de la publicación.

Las EDITORIALES, en su mayor parte parecían panfletos de la Liga Comunista Revolucionaria, instando a los heavies a alzar la voz en contra de no se sabe muy bien qué represión, con un argumentario que duró lustros:

 Los heavies estamos marginados.  A partir de ahí a quejarse tocan. Lo único que aliviaba la hostilidad ue el mundo tenía para con nosotros era la edición de alguna nueva banda en Chapa Discos. Cuando esto ocurría, los cantos a la esperanza eran el centro del mensaje.

Por seguir el orden aproximado que tenían las secciones fijas, nos encontrábamos con la de COMUNICACIÓN,  una sección destinada principalmente.. ¡al intercambio de cintas! ¡¡Inaudito!!. Sin el menor asomo de sonrojo, después de haber puesto editoriales en sentido contrario, allí se trapicheaba con grabaciones de discos de importación principalmente. No tengo nada en contra, de hecho algún tiempo después yo era cliente de alguno de ellos, pero me llama la atención verlo ahora…

MOGOLLON. Típica sección de breves, que toda revista que se precie  tiene  entre sus páginas. A33, una sección de reseñas como las de toda la vida de Dios. En este sentido hubo una en los primeros años que era muy original e interesante. Bajo el nombre  MIS DISCOS TOTALES, cada mes un músico determinado comentaba algunos de los discos que más le gustaban , era  interesante leer la opinión de gente como José Antonio Manzano o Albert Pont sobre discos como “Heaven & Hell”, “Fair Warning y tantos otros de los que, al no ser actualidad, no teníamos la menor referencia.

La HEAVY ROCK adelantándose al tiempo. Ya hablaba de canon digital en 1985!!

La HEAVY ROCK adelantándose al tiempo. Ya hablaba de canon digital en 1985!!

Por último había dos que eran de mucha risa, una adrede y otra sin querer. MASA GRIS era una especie de cuestionario chorra, del que me limito a poner un ejemplo. Com0 dice el refrán, una imagen vale por mil palabras.

MASA GRIS.La sección más delirante de la revista.

MASA GRIS.La sección más delirante de la revista.

Luego estaba  “Tu mismo”, que se suponía que no era de risa, pero era la más graciosa de todas. Con la mano en el corazón, aquellas páginas tenían algunos de los textos más delirantes y bizarros que un boli Bic  haya sido capaz de perpetrar. Que había mucho sentimiento adolescente y mucha rabia contenida es un hecho, pero  entre caballeros de metal buscando a su dama e hijos bastardos del mismísimo Satanás escribiendo desde su cueva, aquello parecía una carrera de fondo a ver quien amontonaba el mayor cúmulo de despropósitos posible.  Como no, un servidor tuvo su particular experiencia personal que me gustaría contar ahora, (espero no haberlo hecho ya en algún mensaje) y que en su día me dejó pilladísimo. Sería alrededor del 86 cuando montamos un grupo otros dos colegas y yo con el que intentábamos emular a nuestros ídolos LEÑO y BARRICADA. No pasamos de tocar una docena de veces en cuatro garitos pero lo pasamos muy bien. Bien, pues un buen día me dio por escribir a la revista incluyendo en la carta la letra de una de las canciones de aquel grupo, la cual  hablaba de la vida en la ciudad (la ciudad era Gijón). Cuál sería mi sorpresa cuando pasado el tiempo, Adolfo, un colega que escribe a veces por aquí, me llegó con una cinta de un programa del Pirata donde se presentaba el disco de una banda de Toledo llamada SUBTERRANEO. El disco se llamaba “Toledo”, y esa era la canción principal, y la que pusieron en el programa. La sorpresa fue mayúscula al oir que la letra que cantaban era, con puntos y comas la que yo había escrito en mi carta a Tu mismo”, pero cambiando Gijon por Toledo. ¡Tócate los huevos! . Por supuesto la canción era muchísimo mejor que la nuestra, (aparece en el recopilatorio “Destrozando el olvido” por cierto), pero así con todo el rebote que me pillé me duró días. Que cosas!.

En fin, a lo que íbamos. Otra sección bastante popular fue NUEVOS HÉROES, antes conocida como LISTOS PARA MATAR y también NUEVOS CARETOS. Como habrás podido suponer este apartado intentaba descubrir nuevos talentos, presentando a tal o cual banda. No hubo muchas que llegaran a ser conocidas, pero bueno, la idea estaba bien. Así de memoria, en esa sección aparecieron EXODO, LOS SUAVES, OSIRIS, ULTIMOS DE CUBA o BADANA.

En HEROES DE LA GITARRA, cada mes dedicaban una  o dos páginas a un guitarrista concreto, con una pequeña biografía y fotos. Normalmente eran  guitarristas españoles, aunque no siempre.  Por allí pasaron Carlos de Castro, Rosendo MercadoAlbert Pont mezclados con Bernie Torme, Frank Marino, Peter Frampton o el mismísimo Ritchie Blackmore. La influencia de la vieja escuela se dejaba notar.  Y en fin, DIARIO DE ROCK AND ROLL, LOS 20 DUROS,DESCARGAS  y muchos otros apartados, dieron vida a una publicación que a pesar de que no resistía ni diez segundos la comparación con otras de la época como ENFER (de la que copió alguna que otra entrevista) o mucho menos KERRANG, nos sirvió para conocer algunas bandas, reafirmarnos en nuestra condición de metaleros y pasar algunos ratos muy buenos. Supongo que si el video mató a la estrella de la radio, la red y la crisis es lo que ha terminado con la HEAVY ROCK. Pedro Giner, Esther Vela, Mariskal,  Mario Scasso, Maria Escotet,  Pirata, Rafa Basa, Jeff Banshe, Paganini y tantos otros que harían esto interminable, a vuestra salud!.

Miguel.Asturias

Si te gustó este artículo puedes probar con este otro:

Hemeroteca

 

.:: THRASH METAL, la revista ::.

Cubierta del primer número de THRASH METAL, para el que  tuvieron una idea bastante resultona, al poner dos portadas en opuesto. En una aparecían las bandas extranjeras más relevantes y en la otra  las españolas más populares, dando así la impresión de que eran dos revistas diferentes.

[EDITA]
MC EDICONES
[PERIODICIDAD]
Bimensual.
[PRECIO APROXIMADO]
300 Pts. (aprox 1,8 €)
[PUNTOS DE VENTA]
Quioscos.
[AUTOR]
Varios
[FORMATO]
205 x 265
[PAGINAS]
50
[IDIOMA]
Español

Mi agradecimiento público a Xavier Rulló, cuya generosidad y desinterés me ha ayudado a completar la colección de THRASH METAL. Gracias socio!

La explosión del thrash metal llegó a España, como casi todo: tarde, mal y nunca.

TARDE: porque cuando aquí se empezó a distribuir material de las bandas thrash a nivel general, las joyas definitivas del género ya eran parte del pasado. Para entendernos, pierde bastante gracia hacerte con “Hell Awaits” y “Kill ‘em all” una vez que has comprado “Reign in Blood” y “Master of Puppets”. Creo que estaremos de acuerdo en que, excepción hecha de Madrid, Barcelona u otras grandes ciudades, eso fue lo que ocurrió.

MURO, icono del thrash español en aquellos años.

MAL: porque como decía, se pasó de la nada al infinito de una forma tan brusca que muchos de nosotros terminamos bastante confundidos. De repente te encontrabas con tres discos de la misma banda y sin ningún tipo de referencia sobre cual comprar o cual dejar, en un momento en que la falta de recursos hubiese agradecido cualquier información.

NUNCA… porque realmente jamás hubo un movimiento thrash metal en España, al menos comparable al de otros puntos de Europa (no digamos ya en América). Para hablar de bandas que llegaron a grabar y (más omenos) girar, podemos hablar de aquellas que surgieron en el País Vasco o Cataluña como LEGION, ESTIGIA, KTULU o ASPID y fuera de ahí CROM, MURO , pero todas ellas, al menos por aquel entonces, funcionaban a un nivel totalmente underground. No entraré ya en los grupos que se limitaron a grabar maquetas o a participar en recopilatorios porque, en primer lugar me gustaría reservarlo para un futuro artículo, y en segundo, no creo que pudiésemos  hablar de una escena como tal.

Tomemos ahora esta introducción y trasladémosla punto por punto a la prensa musical especializada… et voilá, ya tenemos un resumen del que fue la revista que hoy comentamos. THRASH METAL puede resumirse en esas tres palabras: tarde, mal y nunca.

Bien, supongo que ahora ya estás ofendido. No era mi intención, créeme, así que intentemos desarrollar esto un poquito.

THRASH METAL se colocó en los kioscos a finales de 1988, (creo que en Octubre) de una forma bastante atropellada. Era una especie de hermana pequeña de la HEAVY ROCK sobre la que hemos hablado hace algunas semanas, y nació al calor de una supuesta demanda por parte del público, que al final se demostró inexistente. Yo creo que más bien, el final de la hegemonía de HEAVY ROCK en los quioscos fue lo que realmente aceleró su aparición. ¿Iba a permitir Vicente Mariskal, perejil de todas las salsas, que aquellas recién nacidas METAL HAMMER o METALLIK.O. se comieran el trozo de pastel del thrash metal, como de hecho estaban haciendo?. O, planteándolo de otra forma : ¿hubiese aparecido THRASH METAL si HEAVY ROCK hubiese seguido siendo la única publicación disponible? Ni en mil vidas!.

Tom Araya con la boca abierta, como de costumbre.

Esto, unido a una serie de detalles entre lo lamentable y lo bizarro, me lleva a la conclusión de que para reseñar THRASH METAL, es totalmente necesario separarla en dos partes: la dirección y la redacción. Me parecería injusto valorar por igual a quienes allí escribían y a los que dirigían el asunto, por que los intereses que movían a unos y a otros eran agua y aceite. Estando de acuerdo en que una revista, como cualquier empresa, se hace para rentabilizarla y sacar el mayor provecho posible,  creo también que no se puede hacer a cualquier precio.  De lo contrario, es muy posible que el esfuerzo y el talento de unos quede ensombrecido por el oportunismo y la mediocridad  de otros, como fue el caso.

 Bien, como decía, en mi  opinión la parte positiva es para las firmas de sus redactores. Gente más o menos de la misma edad que nosotros, los lectores,  que basaban su trabajo en la ilusión, la entrega y la dedicación. Eran gente nueva, ajena por completo a HEAVY ROCK, que durante los catorce números que se llegaron a  editar fueron cambiando casi cada mes. En aquel Staff se encontraban incontables nombres entre redactores y colaboradores. Algunos de ellos estaban vinculados a fanzines del género, como era el caso de Joan Gubert del “Hueso duro”, Roberto Herrero de “Underground Scene” o Antonio Pardo y Antonio “Toñin” Delgado de “Thrashock”, que fueron los principales activos a la hora de echar a caminar el asunto y de mantenerlo durante su mejor época. También había gente de bandas como Luis Gadea de CROM y promotores y distribuidores alternativos como Vicente Javier Mena… nombres que seguramente te resultarán familiares si estuviste de alguna forma vinculado en todo este mundillo.

METALIK.O. el "kaos" que puso nervioso a alguno. Las portadas son de la época en qeu salió THRASH METAL

En fin, todos ellos aportaron su grano de arena, y estoy seguro de que se emplearon a fondo y lo hicieron de la mejor manera posible, con los medios de que disponían. Digo esto porque me parece necesario recordar y poner en valor, el hecho de que trabajaron sin contar ni de muy lejos, con los medios ni la información de que disfrutamos ahora, y además en un género del que no abundaban las fuentes. Hoy día, cualquiera de nosotros puede preparar entrevistas, biografías o lo que le parezca, casi sin necesidad de oír el disco o grupo en cuestión, cosa que en 1988 y 1989, desde luego, no ocurría. Dudo mucho que alguien pudiese hacer entrevista a HIRAX, LEEWAY o ANACRUSIS,  o reseñas de los discos de CARCASS, ASSASSIN o los por entonces desconocidos SEPULTURA sin estar muy puesto en la materia.

Vaya entonces todo mi respeto y admiración a quienes desde aquellas páginas intentaron (y consiguieron) que conociésemos  a WARZONE, SUBTERRANEAN KIDS, ATROPPHY, WARGASM, CARCASS, CARNIVORE, EXCEL, SACRED REICH y tantas otras bandas que para la época podríamos decir que era lo más underground del mundo.

¿THRASH METAL?¿King Diamond?

Sin embargo, no todo son flores. A partir del octavo número, el giro es radical. Algunos de estos redactores y colaboradores desaparecen, entrando a formar parte del staff otros, con nombres que con el tiempo fueron conocidos. Entre ellos estaban JJ Cacheda alma mater del festival SERIE Z o Dave Rotten cantante de AVULSED e icono del detah metal en este país. Ni que decir tiene que estos pusieron de su parte tanto o más que sus predecesores, pero de poco sirvió, porque las cosas ya no eran ni medio parecidas.

Aquel ejemplar había traído cambios, y no solo se limitaban al nuevo logo en la revista, si no que ocupando su portada aparecía ¡¡ KING DIAMOND !!. Recuerdo que el grupillo de freaks que la comprábamos e intercambiábamos, nos preguntamos qué carajo pintaría aquel tipo en una revista dedicada al thrash. No era la primera vez que Mr. Diamond aparecía en la revista, pero darle la portada, fue enseñar demasiado el plumero . Entendedme, mi admiración y respeto por este legendario cantante es profundo (sobre todo en sus primeros años con MERCIFUL FATE, todo hay que decirlo) , pero también el que siento por Gene Simmons, Steve Harris o Michael Schenker y no por eso me parecen materia para una publicación dedicada al thrash. El caso es que en realidad, la portada de marras no era lo peor. Lo peor fue que a partir de entonces la dirección apartó a quienes habían empezado con todo el asunto, que con toda la ingenuidad pretendían hacer de THRASH METAL una plataforma desde la que dar a conocer a bandas underground. De esa forma, fue abriendo más espacio aún a unos grupos que, o nada tenían que ver con el thrash como RAGE o HELLOWEEN, o bien para entonces ya eran lo más trillado y estandarizado del negocio. METALLICA o MEGADETH están bien, ANTHRAX y SLAYER mucho mejor, pero no nos engañemos: en 1989 y 1990, todos ellos estaban completamente absorvidos e integrados y llenaban páginas de todas las revistas imaginables.  ¿Quien iba a pagar trescientas pesetas de las de entonces para leer artículos o lo que fuese sobre METALLICA, cuando podía encontrar otroas tres o cuatro revistas bastante mejores donde hacerlo?

Total, de leer entrevistas con DEFECATION, NAPALM DEATH o CRIPTYC SLAUGHER, pasamos a XENTRIX, WATCHTOWER, METALLICA, METALLICA, METALLICA y METALLICA. Error de bulto. Eso hubiese colado en su día, pero insisto en que a aquellas alturas, había muchas otras publicaciones sobre heavy metal que ya tocaban ese palo, y además con bastante más nivel. Para colmo de colmos, desde jefatura se empeñaron en dedicar cada vez más espacio al skate. Me pregunto si tal vez creyeron que los patinadores eran idiotas y comprarían THRASH METAL por asociación con THRASHER, la legendaria publicación dedicada a ese deporte.

[calameo code=0004126623f54bbeed077 lang=es width=100% height=500]

 

Naturalmente, pasó lo que tenía que pasar. Llegado el número 14 la revista desapareció. La disculpa fue que al publicarse cada dos meses, la información quedaba desfasada y era mejor dejarla en las páginas de HEAVY ROCK, es decir, encima nos hacían un favor. Seamos serios: las cosas fueron como fueron y quienes escuchábamos thrash y buscábamos información medianamente decente, dejamos de comprarla. La prueba está en que en los últimos números, la publicidad no pasaba de ocupar dos páginas en toda la revista y una de ellas erade publicaciones pertenecientes a MC Ediciones, la misma editorial que publicabba esta. Las revistas viven de la publicidad. Si no venden en el quiosco, los anunciantes no invierten y la revista desaparece. Tan fácil como eso. No niego que es una lástima que una publicación desaparezca, pero cuando detrás de ella hay un enfoque oportunista, sin la menor profesionalidad a la hora de gestionar y con una falta de escrúpulos más que evidente, creo que es lo mejor que puede ocurrir. Candado y a otra cosa.

Afortunadamente, muchos de quienes allí firmaron allí de una u otra forma en el ajo, con otras publicaciones, y la ‘cúpula directiva’ de esta revista siguió dedicada a HEAVY ROCK que cada vez estaba mejor y poco después se aventuró con KERRANG, cuyo arranque fue formidable.  Eso que ganamos todos.

Miguel. Asturias

Post Data  (si no lo digo, reviento).

Editorial de presentación atacando a 'otras' revistas que son un "kaos" ( a buen entendedor.... )

No puedo resistirme a incidir en dos momentos a cual más bizarro que definen bastante bien el perfil de la dirección de esta revista, y lo poco metidos en el asunto que estaban los mandamases. En primer lugar, la editorial del primer número. Como dice el otro Zas! en toda la boca! .  Es un  pequeño párrafo que no viene firmado, pero cuya redacción orienta bastante hacia su autoría. Es todo un ejemplo de sectarismo, de intentar anular a la competencia, del conmigo o contra mí… es decir, el estalinismo puro y duro tan presente en muchos personajes de la época, que para lo único que ha servido ha sido para que la escena musical española jamás haya despegado. 

Añadido a todo esto, estaban los intereses creados. Todo era tan evidente qeu daba risa. Veamos, en la primera época de TM, MURO eran la cúspide del thrash español junto a FUCKOFF. Ningún problema con eso. Lo que me choca es que FUCK OFF, que grababan en los estudios Mediterraneo siguieron presentes en la revista, mientras que MURO, que fueron  a su bola, desaparecieron del mapa. Solo volvieron a ocupar espacio enla revista con  una entrevista a su ex- bateria Lapi en uno de los últimos números, donde la banda no queda precisamente bien, y una reseña de su disco “Mutant  hunters” ( en el mimso ejemplar de TM) donde el redactor insiste hasta el aburrimiento en la mala calidad de su sonido y su pésima producción. solo le faltó decir ‘esto no hubiese ocurrido si hubiesen grabado enlos Estudios Mediterráneo?… ay Señor, Señor.

El THRASH METAL agotado. Ver para creer.

El otro asunto, cuando menos delirante, fue el de la ‘promoción’. Por supuesto, cada cual es muy libre de darse todo el autobombo que considere oportuno, pero en mi opinion el sentido común, la modestia y sobre todo, el respeto a la inteligencia del lector, está por encima de todo. Los recortes que puedes ver arriba y abajo aparecían en la HEAVY ROCK y me cuesta encontrar las palabras para calificarlos. Especial mención para el de la foto del kiosco, que es de aurora boreal… ¿de verdad creían que éramos tan memos como para pensar que nos íbamos a tragar algo asi?. ¿Era ese el concepto que tenían de nosotros?. Pues sí, ese era.

... y por si fuera poco, también el segundo número.

… si te gustó este artículo, puedes echar un vistazo a estos otros:

———————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————