CRONOLOGIA

.::MICHAEL SCHENKER GROUP: “Built to Destroy”::.

– I’m Gonna Make You Mine   – Time Waits (For No One)   – Systems Failing   – Rock Will Never Die   – Red Sky   – Rock My Nights Away   – Captain Nemo   – Dogs of War   – Still Love That Little Devil

Michael Schenker – Guitarra   Gary Barden – Voz     Ted McKenna – Batería      Andy Nye – Teclados   Chris Glen – Bajo    Louis Austin – Productor

ESTE ARTICULO SE COMPLETA CON UN DOSIER DE PRENSA CUYO CONTENIDO Y FORMA DE CONSEGUIR ESTÁ RESEÑADO AL FINAL.

Aunque  estamos en pleno verano y es momento de relajarse y cultivar otras aficiones más adecuadas a este tiempo, tampoco hay porqué dejar del todo el asunto de la música. Es más, me gustaría podríamos aprovechar para hablar sobre un disco muy adecuado a este tiempo en el que reina el calor, los días son largos y en fin, no apetece mucho complicarse la vida con desarrollos instrumentales dignos de un relojero… O al menos eso es lo que pudiera parecer en un principio, porque en realidad, de quien vamos a hablar es de EL RELOJERO. Un músico que no necesitaba pulsar trescientas veces por segundo para hacer hablar a su guitarra , si no que basándose en acordes sencillos y aplicando su extraordinario talento a  unos fraseos que parecen asequibles a casi cualquiera, creó momentos inolvidables en la escena del hard rock. Por si fuera poco, su planta, su físico y su aureola de antihéroe le convirtió en un icono de ‘nuestra’ década que ya pedía a gritos una entrada en nuestro blog. Si aun guardas un sitio en tu corazón para aquella mítica Flying V blanca y negra, echa un vistazo a un álbum “creado para destruir”.

Con “Built to destroy”, no solo se rompió la luna trasera del Mercedes Benz de la portada. Otro tanto ocurrió con la carrera de Michael Schenker tal como la conocimos en la primera mitad de los ochenta. Este disco puso fin a una etapa, del mismo modo que su álbum de debut lo hizo con respecto al desaliñado Schenker que co-lideraba U.F.O.  Digo esto porque, pasando por alto el mediocre directo “Rock will never die”, ceo que “Built to destroy” fue el último disco en el que pudimos ver la legendaria Flying V brillando sobre un uniforme “denim and leather” y dando vida a unos riffs mágicos y melódicos pero llenos de energía e intensidad. Lo que vino después no fue lo mismo. No estoy diciendo que fuese mejor o peor, sencillamente creo que ya no fue igual.

Si acertó en la jugada o no lo dicen los hechos, pero no es momento de juzgar esos cambios ahora, si no de hablar de esta obra, que tiene momentos extraordinariamente brillantes y está asociado a historias delirantes, que por otro lado son las que cabe esperar de un personaje tan inestable como Michael Schenker.

La formación que grabó este álbum conserva a bastantes de los miembros que participaron en el anterior “Assault Attack”. Ted Mckena se mantuvo tras el kit de batería, lo cual no deja de ser un verdadero mérito. No debemos olvidar que este escocés se sentó en el taburete que una bestia de la talla de Cozy Powell había abandonado tiempo atrás. Ted había pasado por la banda de Greg Lake (de EL&P) y durante casi tres años formó parte del grupo de Rory Gallagher. Haber sido compañero de otro miembro de la banda de Schenker como es Chris Glenn (juntos formaron parte de THE SENSATIONAL ALEX HARVEY BAND) fue lo que le abrió las puertas de la M.S.G. . Chris Glenn precisamente, también conservó su puesto construyendo la base rítmica del grupo junto al mencionado McKenna. Su talento con las cuatro cuerdas está fuera de toda discusión, así como su presencia en escena que todos recordamos a través de las viejas fotos. Otro punto no tan conocido es el hecho de que, de cara a los medios, él solía ser un importante apoyo para Schenker, entre otras cosas por su dominio del idioma alemán. Digamos que de alguna forma, tanto encima del escenario como fuera de este, Glenn era la mano derecha de Schenker.

Paul Raymond no repitió en esta ocasión. El teclista había formado parte de la aventura en solitario casi desde que Michael fuera despedido de U.F.O. y ahora era Andy Nye, un desconocido teclista, quien cubría el puesto de Raymond. También era novedad la presencia de Derek St.Homes, quien aparte de cumplir el papel de guitarra rítmico se convertía en un importante apoyo vocal, tal como había hecho en la banda de otro genial guitarrista igual de pirado que este, como es Ted Nugent.

Creo que está fuera de toda duda que el cambio más bizarro con respecto al anterior disco fue el de cantante. Del mismo modo que JUDAS PRIEST hicieron con Tim Owens o IRON MAIDEN con Bruce Dickinson, M.S.G. recuperaron al cantante original, aunque bien es cierto que por razones muy diferentes y sin el convencimiento (creo yo) de las otras dos bandas citadas. Es decir, tanto JUDAS PRIEST como IRON MAIDEN recibieron a sus los cantantes con quienes habían compartido la gloria, con los brazos abiertos. Quizá no en lo personal, pero por lo que a negocios se refiere, estoy seguro de que Glenn Tipton o Steve Harris respiraron aliviados cuando sus respectivos firmaron los contratos de regreso. En el caso de Michael Schenker, mucho me temo que no fue así y que se trató más de un recurso in extremis que de otra cosa. Siempre ha habido una leyenda oscura en torno al fulminante despido de Graham Bonnet, un cantante con unas posibilidades infinitamente mayores que Gary Barden. La cosa, más o menos fue así. Tras grabar el álbum “Assault attack”, como siempre ocurre, había  llegado el momento del tour de presentación. En apenas dos semanas Graham tenía que aprenderse diecinueve de las viejas canciones que darían forma al repertorio, una vez mezcladas con las del nuevo álbum, pero Graham Bonnet fue incapaz de hacerlo, por las razones que sea. Llegado el momento del show en Sheffield, el ex-RAINBOW pidió a los roadies que pegasen hojas escritas con las letras en el escenario. El primer problema llegó cuando el público invadió el escenario durante la actuación de VANDEMBERG que abrían el concierto. En ese momento, todas las ‘chuletas’ que Bonnet había ordenado pegar en suelo y monitores desaparecieron, dejando sin recursos al cantante. El segundo problema lo traía Bonnet dentro de sí, y no era otra cosa que una espectacular borrachera que lejos de ayudarle a recordar (seguramente esa era la intención) le puso la mente en blanco incluso en las canciones nuevas. El remate vino cuando en la presentación de la banda, tras pedir un aplauso para cada uno de los miembros del grupo, no se le ocurrió otra gracia que sacar a empujones a Steve Casey de detrás de los amplis y presentarlo como parte de la banda ¿y quien era este Steve Casey? Pues un guitarrista al que jamás se veía sobre el escenario y a quien nadie conocía, y que se limitaba a tocar la guitarra rítmica sirviendo de apoyo a los solos de Michael. La leyenda dice que Graham Bonnet llegó a mear sobre el escenario haciendo un ejercicio de exhibicionismo y quien sabe cuantas cosas más, pero lo único que está documentado por  escrito es lo que os acabo de comentar, y que francamente no me parece poco. Que un cantante no recuerde las letras de sus canciones y que encima muestre semejante falta de respeto, justifica, creo yo, lo que ocurrió a continuación, que no fue otra cosa que tras el concierto, Graham Bonnet fue despedido de manera fulminante y todos los compromisos de la banda anulados. El único que no iba a sufrir la misma suerte era la aparición de la banda en el mítico READING de 1982. Aquel año el M.S.G. cerraba uno de los días, lo cual significaba haber escalado más alto que nunca antes. Sus ex compañeros de U.F.O. habían hecho lo mismo en 1980, justo al echarle a él de la banda, y el que dos años después fuese él con el grupo que llevaba su nombre, el que hiciese los honores era una especie de ‘fuck you’ a Phil Mogg y compañía que no iba a dejar pasar. Así las cosas, se puso en contacto con Gary Barden (quien se había quedado en una especie de limbo sin encontrar grupo donde cantar) y las cosas volvieron a su cauce: la banda ya estaba en disposición de escribir y grabar nuevo material.

Antes de hablar sobre las canciones, creo que es necesario hacerlo sobre el asunto de la producción, que también merece capítulo aparte. En realidad, el sonido de los discos de M.S.G., salvo en uno, ha sido más bien mediocre… por decirlo de una forma amable. El primer álbum, producido por Roger Glover (bajista de DEEP PURPLE y RAINBOW) es bastante correcto teniendo en cuenta que es un debut, aunque comparándolo con el sonido de los discos de RAINBOW, producidos en la misma época por el mismo Glover, deja bastante que desear. Ron Nevison se encargó del segundo, bajando el listón diecisiete puntos o más. Un álbum que además de ser carísimo, quedó devaluado en el minuto uno por su mal sonido, algo que se acentuó aun más en el legendario directo “One night at Budokan”, uno de los discos en directo más brillantes pero con peor sonido que se puedan oír. Si te parece exagerado lo que estoy diciendo, haz la prueba (aunque supongo que ya lo tendrás más que comprobado) y escucha un par de canciones de cada uno de estos discos y a continuación pincha “Assault Attack”. Yo no se que carajo hacía Martin Birch cuando tomaba el control, pero los resultados están ahí. Una base rítmica con presión, unos dibujos de guitarra empacados en el conjunto al mismo tiempo que brillaban por si mismos y una voz clara y potente que en ningún caso tenían los otros discos, donde cuesta distinguir las líneas de bajo o los arreglos de teclado y la guitarra llega a perderse en medio de una maraña sónica perfectamente comprensible en bandas de bajo presupuesto pero sin justificación alguna en esta. Lo que me parece de verdad inexplicable, es que después de haber pasado por todo tipo de manos y de poder comparar los resultados, Schenker decidiese dar otro resbalón intentando hacer él mismo el trabajo de producción en vez de repetir con la apuesta segura que era Martin Birch. Schenker alega que no había quedado muy contento debido al gran retraso en el trabajo por parte de Birch, aunque parece que en realidad el problema tuvo más que ver con lo económico que con otra cosa. Sea como fuere, para “Built to destroy” el resultado fue tan catastrófico que el disco tuvo que ser re mezclado para poder ponerse a la venta en Estados Unidos. El filtro de la compañía se activó en aquel país negándose a publicar el álbum tal como estaba. Schenker tuvo que ponerlo en manos de Jack Douglas, quien hizo un excelente trabajo de arquitectura sónica, transformando el álbum al gusto americano. En Europa tuvimos que tragarlo tal como estaba (todo un detalle el de Chrisalys), hasta su edición en ambos formatos años después. De alguna manera fue algo parecido a lo que sucedió con el “Slide it in” de WHITESNAKE, aunque por motivos bien distintos. El lado positivo, si cabe buscarlo, está en el hecho de que al menos tienes dos versiones diferentes del disco…

En cuanto a las canciones, en comparación con sus anteriores discos, el contenido de este parece estar buscando otros caminos hacia lo más alto, como si Schenker se hubiese dado cuenta de repente, que el tiempo se le echaba encima y se viese obligado a encontrar un atajo hacia ese puesto en compañía de los grandes, que en realidad nunca conoció. Canciones como “I’m gonna make you mine” o “Rock my nights away” dan fe de ello. Siendo como son dos piezas claves del disco, y aun me atrevería a decir más, dos clásicos de Schenker en toda regla, dejan la práctica totalidad de su espíritu en manos de los teclados, algo que se repite en “System’s failing” o “Time Waits (For No One)”, que vienen adornados también por sendos estribillos pegadizos y facilotes. Debo insistir que esto no va para nada en detrimento de la calidad del disco. Simplemente me parece necesario reseñar el hecho de que Schenker parecía buscar en esos cambios un éxito que se le mostraba reacio. Otros temas del álbum sin embargo, conservan la más pura esencia del sonido M.S.G. tal es el caso de “Rock will never die” o “Dogs of war”, canciones que incluso podría decirse que recuperan algo de su pasado en U.F.O., o la instrumental “Captain Nemo” tres minutos de pura magia guitarrera y un tema ideal para abrir un concierto y hacerse con tu atención durante el resto de la velada.

  Mención aparte merece el tema “Red sky”. Esta canción fue compuesta por Sherpa, el cantante y bajista de BARON ROJO en aquella época (¡y no hay más que oírla para darse cuenta de ello!). Tal fue la conexión que alcanzaron ambos músicos que Sherpa le cedió el tema, pero el alemán lo asumió como propio y no se dignó a mencionarle a él o a su banda ni en créditos ni en los créditos ni en los agradecimientos ni en ningún otro sitio…una muestra de la poca educación de este hombre que sentó muy mal en la redacción de algunas revistas de la época como podrás apreciar en el dossier de prensa. Al margen de ese detalle, lo cierto es que el álbum tuvo una gran acogida aquí, y la promoción no pudo ser mejor, ya que M.S.G. actuó durante cuatro noches de Diciembre (el 22, 24, 25 y 27 en Barcelona, Madrid, Madrid y San Sebastián respectivamente) Nochebuena y Navidad incluidas y lo hizo abriendo nada menos qeu para IRON MAIDEN que venían con “Piece of Mind” bajo el brazo. N que decir tiene que cuesta imaginar un momento mejor para apoyar a un grupo!

Creo que poco queda por decir. Simplemente insistir en que, en mi humilde opinión, este fue el último disco que demuestra porqué, aunque no vendió nada en comparación a lo que facturaban otros, fue un número uno entre los metalheads de los ochenta y desde luego, un auténtico privilegiado, tocado por los dioses para hacer hablar a su guitarra.

Miguel. Asturias

DOSSIER “Built to Destroy”:

Recopilación de artículos, reseñas y entrevistas aparecidos en revistas y fanzines  relacionados con M.S.G.en la época “Built to Destroy”.

Para conseguirlo basta con que escribas comentando tu opinión acerca del álbum en particular o el grupo en general. Recibirás un enlace para descargarlo a  vuelta de correo

-Reseña Show en Inglaterra publicado por KERRANG UK en 1983. Dos páginas en inglés.
-Reseña show y entrevista publicada en ENFER magazine nº 8 en Diciembre de 1983. Cinco páginas en francés.
-Poster biodiscografía publicado en 1983 por Popular1. Ocho Páginas en español.
-Entrevista y reseña publicada en Heavy Rock nº 08 durante 1983. Siete páginas en español.
-Reportaje sobre Gary Barden y Paul Raymond publicado en KERRANG nº13 en Abril del 82. Dos páginas en inglés.
-Entrevista publicada en KERRANG nº 42, publicada en Junio de 1983
-Reseña publicada enb METAL ATTACK nº2  en Noviembre de 1983 Una página en francés.
-Entrevista a Ted McKenna  publicada en METAL FORCES Nº1 durante 1982.
-Entrevista y reseña de concierto publicada en POPULAR1 nº127 en Enero de 1984. Cuatro páginas en español
-Reseña show Reading 82, publicada en Popular1 Especial ESPA42 en 1982. Dos paginas en español.

Anuncios

CRONOLOGIA

.::MICHAEL SCHENKER GROUP:”Assault attack”::.

– Assault Attack – Rock You to the Ground – Dancer – Samurai – Desert Song – Broken Promises – Searching for a Reason – Ulcer

Michael Schenker – Guitarrista Graham Bonnet – Voz Martin Birch – Productor,Ingeniero Tommy Eyre – Teclados Benedict Tobias Fenner – Ingeniero Chris Glen – Bass, Guitarrista Ted McKenna – Batería Patrick Drouget – Ingeniero

ESTE ARTICULO SE COMPLETA CON UN DOSIER DE PRENSA, CUYO CONTENIDO Y FORMA DE CONSEGUIR ESTÁ RESEÑADO AL FINAL DEL POST.

IMPORTANTE!!!!! SI TIENES MATERIAL DE PRENSA QUE NO APARECE EN LA LISTA Y CREES QUE PODRÍA SERVIR PARA MEJORAR EL DOSIER , POR FAVOR, ESCRIBE UN CORREO A miangarri@gmail.com

Assault Attack” es la materialización del conocido dicho ‘lo que pudo ser y no fue’. ¿Dónde habría llegado este grupo con alguien de la talla de Graham Bonnet? ¿De qué otros trabajos hubiésemos podido disfrutar de no haberse roto la alianza entre el cantante y Michael Schenker? Eso nunca lo sabremos ya, es más, me daré por satisfecho si cuando termine de escribir esta reseña me he aclarado y he ayudado que te aclares sobre lo que ocurrió durante el período ‘Assault Attack’… en fin, vamos a intentarlo.

El tour inglés que M.S.G. tenía programado para la presentación de su álbum en directo “One night at Budokan” fue cualquier cosa menos tranquilo. Una serie de problemas, entre los que estaban el retorno de Michael a los viejos (malos) hábitos y la presión de los managers para que se produjesen cambios en la formación, derivó en constantes discusiones que a final de verano de 1981 terminó con Cozy ‘ el indomable’ Powell, mandando al alemán a paseo. Dicen que la discusión fue de tal calibre que Schenker terminó llorando. No sé hasta qué punto será verdad, pero una cosa parece cierta: Cozy Powell fuera de sí debía acojonar bastante.

Cozy 'Don't fuck with me' Powell La relación con el batería no terminó allí, pero quedo muy deteriorada en lo personal. Peor aún fue para Paul Raymond y Gary Barden, teclista y guitarra de apoyo el primero y cantante el segundo, quienes fueron fulminantemente despedidos por los managers. El asunto parece ser que tuvo más que ver con una situación financiera que hacía necesaria la presencia de un gran nombre en el nuevo disco. Digamos que la compañía quería hacer una inversión a doble o nada y se deshizo de Raymond y Gary Barden sin que, dicho sea de paso, Schenker mostrase una gran preocupación:

Schenker para Kerrang, Agosto de 1982: “No vi que nadie le echase. Se fue tras un acuerdo. Había llegado de la nada hasta lo más alto y quizá no pudo digerirlo del todo bien, la verdad es que no lo sé, nunca lo he analizado. Sucedió y punto. Desapareció y no me preocupé de otra cosa que no fuese buscar un reemplazo”.

Se barajaron muchos nombres, entre los que estaban nada menos que los de Robert Plant o David Coverdale, y también el de Graham Bonnet. El hecho de que Cozy fuese aun parte del grupo, ayudó a inclinar la balanza del lado de Bonnet. Entre Cozy y él había una sólida amistad, forjada en el tiempo que compartieron en RAINBOW. De hecho, el cantante había llegado a decir que cuando Cozy abandonó el grupo (tras el show en el festival MONSTERS OF ROCK de 1980), la permanencia en RAINBOW era un soberano aburrimiento. Luego Cozy tocó la batería en el álbum en solitario de Bonnet (‘Line up’, publicado en Noviembre de 1981) y en resumen, habían seguido manteniendo el contacto.

El interesado, es decir Graham Bonet, había quedado muy decepcionado con el citado álbum, ya que, a pesar de que contaba con la presencia de verdaderos tótem del hard rock ( el mencionado Cozy,  Micky Moody o Jon Lord entre otros) el resultado final estaba alejado de ese campo. Así las cosas, cuando Bonnet recibió la llamada de Cozy, le pareció una buena idea , ya que, aunque no estaba seguro de querer volver a ser parte de un grupo otra vez, tenía que volver a encontrase con el rock de nuevo y esta sería una oportunidad de oro. Así las cosas el nuevo M.S.G. ocupaba un estudio en el norte de Londres. Donde también ensayaban DEF LEPPARD y MADNESS. Comenzaron tocando algunas canciones de RAINBOW que fueron suficiente para ver que aquello era pura dinamita.

La formación quedaba por lo tanto completada… al menos la que se iba a poder ver sobre las tablas. La idea era que el grupo estaría formado por el cuarteto Schenker / Powell / Bonnet /Glenn y habría dos músicos más, que permanecerían detrás del escenario, sin que nadie pudiera verlos. Uno sería Andy Nye, un joven teclista , desconocido pero extremadamente competente y el otro era Steve Casey, roadie personal de Michael, que llevaba a su lado desde que se uniese a UFO diez años antes. Casey iba a hacer las veces de guitarra rítmico como apoyo a Schenker en directo.

Sin embargo, los hechos dieron la razón a un run run que estaba en boca de todo el mundo en la escena. David Coverdale estaba reformando WHITESNAKE y Ian Paice, que entonces era el batería iba a ser reemplazado. Quedó claro entonces quien iba a ser el ‘sustituto’. Da la impresión de que Cozy estaba decidido a abandonar a Schenker desde tiempo atrás pero no quería marcharse dando un portazo, y de ahí su papel determinante a la hora de convencer a Graham Bonnet.

De nuevo había un obstáculo que superar y de nuevo la solución llegó desde dentro. Chris Glenn había formado parte de la banda de Alex Harvey antes de firmar con M.S.G. y allí había compartido la base rítmica con un tipo que respondía por Ted McKenna . La cosa no fue sencilla, por las reticencias del batería. Hubo una especie de encuentro entre Michael Schneker y Ted en un bar del West End de Londres llamado ‘Funny Farm’ y allí programaron una jam . Michael Schenker:

“Fue un trabajo muy difícil, Chris tuvo que hablarle y hablarle y hablarle hasta que al final le convenció. Es muy enérgico con la batería y muy apasionado con su tarea. Donde quiera que haya que ensayar, allí lo tienes, le gusta el trabajo.”

Tan solo hubo un problema con Andy Nye, el teclista, que no entró al estudio, siendo sustituido por Tommy Eyre, de la banda de GREG LAKE… que era donde hasta entonces estaba también Ted McKenna. Parece ser que la ‘huida’ de Ted para cubrir a Cozy Powell, precipitó la ruptura del grupo de Greg y Eyre también se inclinó por el alemán (¿habíamos hablado de lío? Por algo era!!).

PREPARANDO EL ASALTO

Bien, finalmente, la banda entró a grabar en Abril de 1982 y repartió el trabajo en dos sitios. Por una parte, trabajaron en ‘Le Chateau’ un estudio situado en Heroueville, cerca de París, donde RAINBOW habían grabado su magistral “Long live rock and roll”. Es sabido que Ritchie Blackmore es un amante de ese tipo de edificaciones, justo al contrario que Graham Bonnet, quien ya había tenido problemas durante la grabación de ‘Down to Earth’. Tanto fue así, que solo la mitad de su trabajo se registró en este estudio, teniendo que trasladarse a los Musicland Studios en Múnich para terminar su trabajo, al tiempo que el resto de la banda grababa los overdubs.

La compañía había jugado como hemos dicho, un doble o nada, y no escatimó esfuerzos para sacar el disco adelante. De hecho apostó por alguien que en mi humilde opinión, fue determinante para que ‘Assault Attack’ haya quedado en la memoria colectiva como el trabajo más redondo de Michael Schenker: nada menos que Martin Birch como productor.

Hasta entonces, nadie había hecho justicia al guitarrista alemán en ese aspecto. Es más, hubo quien arruinó literalmente alguno de sus discos, como fue el caso de, Ron Nevison, quien destrozó la segunda entrega del alemán, llegando a ‘olvidarse’ de meter en la mezcla uno de los bombos de la batería de Cozy!!. Con esos antecedentes, y la incuestionable profesionalidad de Martin Birch, no es de extrañar que el resultado fuese magistral. El acostumbrado orden y equilibrio de los viejos trabajos de Birch estaba presente aquí también, recuperando el sabor añejo del hard rock, pero trasladándolo al plano que entonces mandaba, que era el del heavy metal.

Tampoco es que fuese complicado trabajando con aquel material.La mayor virtud que tiene este disco, es que cada cierto tiempo redescubres en él, momentos que quizá en otras ocasiones habían pasado desapercibidos, pero que de pronto reverdecen la escucha del álbum. Las primeras veces que lo oyes es inevitable fijar tu atención en los temas más llamativos, y quizá por ello “Assault Attack” fue colocado en primer lugar. Hay que ponerse en situación y pensar que cuando el álbum se publicó (Octubre de 1982), el heavy metal estaba en uno de sus mejores momentos, de manera que parece lógico que la alianza entre dos clásicos del hard rock (Schenker de UFO y Bonnet de RAINBOW) se afilase y nos ofreciese su lado más agresivo en primer lugar. Dicho sea de paso, fue la única canción que sobrevivió en el repertorio a lo largo del tiempo. Dicho esto, si creías que eso iba a ser una constante, has fallado. El siguiente tema gira 180º y se coloca en una posición cercana al blues, eso sí , extremadamente heavy, con un riff cadencioso sobre el que Graham desarrolla una magistral interpretación que da pie a “Dancer”, quizá el tema más importante del álbum.

Digo esto porque fue la canción sobre la que Chrisalys, la compañía, puso todo el peso. La banda necesitaba un hit en la radio de manera inmediata, cosa que hasta entonces, y después de dos años, no habían conseguido. Esta delicia de canción salió como single adelanto en varios formatos, de 7 y 12 pulgadas, incluidos vinilos transparentes y ‘picture disc’ para coleccionistas y se pondría a la venta el 29 de Agosto, justo el día en que M.S.G. cerraba el Festival de Reading de aquel año.En la cara B se incluía “Girl from Uptown” que era un descarte del LP. Bien, “Dancer”, como decía, es una de esas canciones que te entra de frente. Un sencillo tema cercano al pop y muy pegadizo, pero que sirve como ejemplo de la impresionante capacidad de Graham Bonnet como vocalista, no solo por como desarrolla su trabajo, si no por como lo ha escrito previamente. Las voces dobladas, el estilo, la elegancia de los coros que se hace a sí mismo justifican por sí solos su presencia en este disco. Ni que decir tiene que la estructura de la canción, el cómo está escrita, cómo se desarrolla… solo está al alcance de gente como Michael Schenker. En ese mismo plano tenemos la siguiente en la lista “Samurai”, más orientada al hard rock que la anterior pero para la que servirían todos los elogios que he dedicado a aquella. Hay un momento, a la salida del último estribillo, donde enlaza con la melodía que sirve para abrir la canción, que me pone los pelos de punta cada vez que la escucho, y han sido varios miles de veces!. En mi humilde opinión dicho tema estaría entre las cinco mejores canciones que el alemán ha escrito a lo largo de su dilatada carera.

Desert Song” abre la cara B del disco. Como seguramente recordarás, esta canción generó algunos comentarios, según los cuales Michael habría plagiado a su propio hermano, Rudolf Schenker, copiandoCoast to coast’ presente en el magistral ‘Lovedrive’. “Broken Promises” es una canción en la que Chris Glenn brilla con luz propia. El espectacular trabajo del bajista, apoyado por Ted McKenna tiene aquí un momento cumbre, pero hay que decir que a lo largo de todo el disco juega un papel notable y su presencia es infinitamente superior a la que tuvo en cualquier trabajo anterior. Hemos estado hablando de esto en el post de RAINBOW y de nuevo nos encontramos con que Martin Birch, producía el trabajo enfatizando al máximo la sección rítmica, algo de lo que también se beneficiaron otros bajistas como Neil Murray y muy especialmente, Steve Harris. La brillantísima instrumental ‘Ulcer’ cierra el disco dejándote con hambre de más. Siempre he pensado que estaría bien recopilar todas las piezas instrumentales que Schenker tiene en sus discos clásicos y hacer un CD con ellas, no sé porqué nunca me he decidido… cualquier día de estos, supongo.

LA NO-GIRA.

Abril de 1982 fue la fecha en que entraron a grabar como hemos dicho antes, y Octubre el mes en que se publicó el disco. Coincidiendo con esta salida a las tiendas, había programado un pequeño tour por Japón, como preludio a la gira inglesa que tendría lugar en Noviembre. Sin embargo antes de todo ello, había un show de fecha única, que pasaba por ser una importantísima fecha dentro de la carrera del guitarrista alemán: el M.S.G. sería cabeza de cartel el 29 de Agosto, tercer día del festival de Reading.

Por alguna razón aquella se convirtió en una fecha clave, (recordemos que el adelanto del álbum salía aquel día a la venta) era un objetivo inexcusable para Michael Schenker, de tal manera que la banda preparó un repertorio y lo ensayó. Con la voluntad de hacer las cosas bien, prepararon un concierto secreto, en el que figuraban con otro nombre y al que no dieron publicidad, ya que tomaron una fecha del programa que la Universidad de Sheffield desarrollaba como parte de una serie de actividades para desempleados. Se trataba simplemente de estar todos juntos sobre las tablas y hacer funcionar las canciones.

Dicho show tuvo lugar en el Salón Phoenix, dentro de la Sheffield Polythechnic, que a su vez era parte del Campus de la Universidad de dicha ciudad. El grave error que cometió la banda en mi humilde opinión, y visto desde fuera, fue estructurar el repertorio con canciones de los viejos trabajos de Schenker. Reconozco que era lógico, ya que el show de Reading tendría lugar dos meses antes de que el nuevo álbum viese la luz y no tiene mucho sentido celebrar ese concierto tocando canciones que nadie conocía, pero por otro lado debieron tener en cuenta que, lisa y llanamente, Graham no conocía ni un solo tema aparte de lo que había escrito, y aprender diecinueve canciones en dos semanas no es para cualquiera.

Para rematar el asunto, la banda llegó allí muy temprano y Graham se reencontró con un montón de viejos conocidos que habían sido invitados personalmente al show. Basta decir que hasta sus padres iban a estar allí. El caso es que Graham se fue de copas durante toda la tarde, mientras que los roadies preparaban un montón de ‘chuletas’ con las letras de las canciones, para pegarlas sobre la parte delantera del escenario, alrededor de los monitores. El problema era que el escenario era muy bajo. Apenas levantaba un metro, así que el público estaba apoyado en los monitores, y las hojas no tardaron en desaparecer. Como decía antes, aquel concierto era una actividad para desempleados, de manera que había todo tipo de gente y condición, con variedad de gustos musicales, pero a la cuarta canción, el sector rockero se vino arriba y todas las letras de las canciones empezaron a desaparecer, con la lógica entrada en pánico de Bonnet.

Añadámosle a eso que en la presentación de los músicos no se le ocurrió otra gracia que sacar al centro del escenario a Steve Casey, el roadie que hacía de apoyo a Schenker. Se suponía que Casey, sencillamente no existía, pero lejos de eso, fue puesto por Bonnet en medio del escenario y presentado por como “el hombre que toca los solos de que el alemán no puede hacer”.

¿Alguien en sus cabales es capaz de plantearse semejante humillación pública, a alguien como Michael Schenker.? Está claro que no, pero es que la cosa no quedo ahí. Cuando llegó el momento de tocar ‘Cry For the nations’, Bonnet la presentó diciendo: “ es un montón de mierda, pero tengo que cantarla para que no me despidan” (¡!). A partir de aquí, la gente empezó a abuchear al cantante, que un arrebato se bajó la cremallera de sus pantalones y… en fin, digamos que les enseño el sitio justo por donde se los pasaba a todos ellos…

No hizo falta que Bonet cantase ‘Cry of the Nations’ ni dejase de hacerlo. Rob Coooksey, manager del grupo saltó al escenario y no dejó que Bonnet terminase el concierto, si no que lo sacó de allí a patadas y se aseguró de ponerlo en el primer avión de vuelta a Los Angeles. No está mal para un primer concierto.

Lo cierto es que se han hecho muchos comentarios al respecto de aquel ‘acontecimiento’, unas veces achacándolo a la epilepsia que padece Graham Bonnet y otras veces al consumo de vaya usted a saber qué. Bueno, Graham no era ninguna monja, nadie del grupo lo era, y quien sabe, un exceso de alcohol, nervios y un convencimiento relativo de su estatus dentro del grupo se convirtieron en una mezcla explosiva que terminó con Graham Bonnet fuera del grupo el público presente con un palmo de narices, y sobre todo una pregunta flotando en el aire: ¿qué iba a pasar ahora con el álbum?… peor aún ¿qué iba a pasar con el festival de Reading, ???.

Recordemos que el show en Reading tuvo lugar el domingo 28 de Agosto, y el concierto del que estamos hablando se celebró el jueves anterior! Bie, todos sabemos ya como se solventó el problema, pero tratemos de imaginar el estado de shock de todo el personal involucrado.

Gary Barden, hombre para todo, fue el encargado de solucionar el entuerto. Lo cierto es que no había absolutamente nadie más indicado para hacerlo, pero imagino que recibió una buena compensación. Al fin y al cabo, tuvo que tragarse su orgullo y quedar en una situación un tanto humillante, ya que admitía públicamente su condición de segundo plato. Al menos tuvo el humor de salir a escena diciendo “Surprise, surprise!!” Sea como fuere, todo el asunto no pareció afectar la actuación de la banda al menos sobre el escenario. Fuera de él, la prensa reseñó el hecho de que nadie del grupo apareció en ningún momento. Todos estuvieron medidos en las caravanas que hacían de camerinos hasta el segundo antes de subir a escena y volvieron a ellas un segundo después de terminar su actuación. Supongo que intentaban evitar preguntas incómodas…

Pocos días después, el 4 de septiembre, la banda, con Andy Nye ya en los teclados, formaba parte del Golden Summer Night Festival en Frankfurt y llegaban al acuerdo de que Gary Barden volviese ala banda. A un mes de publicarse el disco, hubo un intento de que el nuevo – viejo cantante grabase su voz sobre las pistas de Graham Bonnet. Incluso se dice que hay una versión dels ingle “Dancer” terminada, pero parece ser que el contrato firmado lo hacía imposible, así que por suerte para nosotros “Assault Attack” finalmente vio la luz en Octubre de 1982, con aquel enigmático mensaje en los créditos:
“Agradecimientos especiales a Cozy Powell por el pasado y a Gary Barden por el futuro”

En su momento nos pareció extraño, pero ahora lo entendemos todo… o casi.

Miguel.Asturias

DOSIER ‘ASSAULT ATACK’

Recopilación de artículos, reseñas y entrevistas publicados en la prensa musical de varios países, en relación con Michael Schenker y su álbum “Assault Attack” . Para conseguirlo debes escribir un post comentando tu parecer sobre el disco, el grupo en general o cualquier cosa que se te ocurra, siempre y cuando guarde relación con la banda . Recibirás a vuelta de correo un enlace para descargar el dosier.
Si tienes material de prensa que no aparezca aquí y quieres colaborar en mejorar el dosier, por favor escribe a miangarri@gmail.com

– Entrevista a Michael Schenker y Graham Bonnet en KERRANG nº 23 publicada en Septiembre de 1982. Cinco páginas en inglés.

– Entrevista a Gary Barden en KERRANG nº 29 publicada en Noviembre de 1982. Dos páginas en inglés.

– Artículo Paul Raymond Gary Barden en KERRANG nº 13 publicada en Abril de 1982. Dos páginas en inglés.

– Reseña single “Dancer” publicada en KERRANG nº 24 durante septiembre de 1982. Una página en inglés.

– Entrevista a Graham Bonnet en METAL FURY 07 publicada en verano de 1982. Dos páginas en inglés.

-Reseña actuación Reading publicada en POPULAR1 Espacial, siete páginas en español.

-Reseña actuación Reading publicada en KERRANG 025, dos páginas en inglés.

-Reseña álbum publicada en KERRANG 027, Octubre de 1982, una página en inglés

-Reseña álbum publicada en POPULAR1 117, Marzo de 1983, una página en español.

– etc…

CRONOLOGIA

..:: NO PAROLE FOR ROCK ‘N’ROLL::..

– Island In The Sun* – General Hospital* – Jet To Jet** – Hiroshima Mon Amour** – Kree Nakoorie* – Incubus – Too Young To Die, Too Drunk To Live ** – Big Foot** – Starcarr Lane* – Suffer Me**

* Bonnet / Malmsteen / Waldo ** Bonnet / Malmsteen *** Malmsteen

Graham Bonnet – Voz Jimmy Waldo – Teclista Jan Uvena – Batería Yngwie Malmsteen – Guitarra Gary Shea – Bajista

Grabado en los Rockshire Studios durante el verano de 1983.

Publicado en Octubre de 1983 ( En Estados Unidos eln Enero de 1984)

Producido por: Dennis MAckaye

Ingeniero: Willy Harlan

Esta reseña se completa con un (mini) dossier de prensa cuyo contenido y forma de conseguir vienen indicados al final del artículo.

“Disco de culto”: Dícese del álbum raro y poco conocido por la gran audiencia, ignorado en el momento de su edición y que con el paso del tiempo ha sido reivindicado por el público.

Si esto es así, no tengo ninguna duda: “No parole for Rock and roll” no es un disco ‘de culto’: es EL disco de culto. Porque, siendo sinceros ¿alguien se enteró de la publicación del álbum en su momento? Este que escribe por lo menos, no. En aquel lejano Octubre de 1983, bastante tenía con asimilar ‘Power & The Glory’ de SAXON, ‘Piece of Mind’ de IRON MAIDEN o ‘Metalmorfosis’ de BARON ROJO. Supongo que esta podría ser una explicación para el hecho de que semejante obra maestra quedase relegada a un segundo o tercer plano, y he podido comprobarlo buscando material para el dosier de prensa: los discos con que tuvo que lidiar “No parole for Rock’n’roll” eran capaces de tumbar cualquier expectativa, y más la de un grupo como este. ¿Por qué digo esto? Bien, no olvidemos que la carrera de Graham Bonnet había sido (y así continuó) errática e inestable. Terminó mal en RAINBOW, terminó mal con M.S.G. y el campo del heavy metal le era completamente ajeno, cosa de la que además se jactaba. ¿Qué metalhead de la época en su sano juicio iba a arriesgarse con ALCATRAZZ teniendo a SCORPIONS, JUDAS PRIEST o IRON MAIDEN publicando sus mejores discos? ¿Qué fan del hard rock de toda la vida iba a confiar en este grupo teniendo a WHITESNAKE o RAINBOW editando discos magistrales?.

Bien, pues sumémosle a esto una promoción que oscilaba entre el cero y la nada y una gira haciéndose acompañar de un grupo como GIRLSCHOOL que nada tenía en común con ellos y entenderemos porque un disco de este calibre pasó sin pena ni gloria y, finalmente, tuvo que llevar en su portada (que tampoco era espectacular) una humillante pegatina con la leyenda ‘Featuring YNGWIE MALMSTEEN’ una vez que este abandonó la banda.

MONTANDO EL GRUPO

Pero no nos adelantemos y vayamos por partes. Una vez que Graham Bonnet cesó su relación con el guitarrista alemán en el verano de 1982, su situación se vio bastante comprometida. Recordemos que todo terminó de la peor manera posible, con un espectáculo bochornoso de difícil defensa. Había que seguir adelante, pero no estaba claro porqué camino hacerlo…aun así, Bonnet pudo hacer un pequeño paréntesis que merece la pena mencionar. Se trata de su aportación al disco “The arrested”, un tributo a THE POLICE grabado por la Royal Philarmonic Orchestra en cada una de cuyas canciones participaban diferentes músicos. Todo el cotarro estaba dirigido nada menos que por Don Airey, de manera que podéis imaginar por donde van los tiros. Don Airey y Graham Bonnet  conservaban su amistad de los tiempos de RAINBOW y el cantante participó con la canción “Truth hits everybody”. Como ya he dicho, la ccnión estaba arreglada por la Royal Philarmonic, pero los interpretes (aparte de G.Bonnet) eran nada más y nada menos que Gary Moore y su banda por aquel entonces, es decir Ian Paice en la batería, Neil Murray en el bajo, Gary Moore, por supuesto, como guitarrista y Don Airey en los teclados. Solo grabaron esa canción pero creo que los personajes ‘implicados’ bien merecen unas líneas y unos minutos de nuestro tiempo para escucharla:

Todo aquello estaba muy bien, pero naturalmente, no daba para pagar las facturas, así que Graham tuvo que ‘dejarse aconsejar’ por su manager, Andy Truman.

La idea era recuperar la estela de ‘Down to Earth’ de RAINBOW, que sin duda había sido el punto más caliente de su carrera hasta entonces. Movió su base de operaciones a Los Angeles y allí entró en contacto con Jimmy Waldo Y Gary Shea. Estos eran el bajista y teclista de NEW ENGLAND, una banda de la zona de Boston cuyo sonido andaba a caballo entre el prog rock y el AOR, lo cual cubría perfectamente el capítulo melódico que su proyecto requería.

Alquilaron un pequeño garaje y comenzaron a ensayar y compartir ideas, pero sin por ello descuidar el siguiente paso que tenían que dar: encontrar un batería.

Hubo varias audiciones en este sentido, aunque banda y manager habían puesto sus deseos en Barriemore Barlow, que durante muchos años había tocado en JETHRO TULL. Me gustaría resaltar una curiosidad, y es que no tengo claro que Barriemore fuese del todo ajeno a la banda o realmente llegó a formar parte de ella (antes de grabar) porque, ¡oh casualidad! Él es quien toca la batería en el primer disco en solitario de Yngwie Malmsteen… si alguien tiene datos al respecto, me gustaría confirmarlo.

Otros candidatos a sentar el culo tras la batería fueron Bill Lordan (ROBIN TROWER), Ansley Dunbar (JOURNEY) o el malogrado Clive Burr, que poco antes había sido despedido de IRON MAIDEN , tras el tour ‘The Beast on the Road’, pero finalmente el contratado fue Jan Uvena, que tocaba para un ALICE COOPER en horas más que bajas.

Hemos dicho que la intención de aquella super-banda era recuperar el feeling de los RAINBOW de ‘Down to Earth’, y aunque contaban con una inmejorable base melódica, aquello no era suficiente. Tenía que haber un guitarrista con el espíritu siquiera cercano al hombre de negro, Ritchie Blackmore. Inicialmente se pensó en Zal Cleminson de NAZARETH para el puesto, y también se estuvo muy cerca de contratar a Laurence Juber de WINGS, pero ambos presentaban unos currículos tan brillantes como clásicos.

Andy Truman, el manager, fue quien aportó la solución trayendo a un guitarrista llamado Yngwie Malmsteen. Era joven, ambicioso y con un talento fuera de lo común. Por si eso fuera poco, tanto su técnica como incluso su aspecto, estaban clonados de Ritchie Blacmore, músico a quien Ynngwie idolatraba, así que el asunto estaba bastante claro. La cosa fue más o menos así:  Malmsteen había llegado a Los Angeles desde el norte de Europa, cansado de no encontrar allí una salida a su desbordante destreza. Después de enviar incontables demos a compañías y revistas americanas, captó la atención de Sharpnel Records, una independiente que daba sus primeros pasos y que le ofreció formar parte de STEELER, a quienes acababan de fichar.

STEELER era la banda de Ron Keel, un cantante que formaría años después la banda KEEL, apadrinada por Gene Simmons que en mitad de la década de los 80 tendría una notable repercusión en el mercado (americano especialmente). Sin embargo, en aquellos momentos acababan de quedarse sin su guitarrista Michael Dunigan, con quien habían grabado un single en Ravage Records con la canción “Cold day in hell“. Dicho tema había sido cedido por la banda para la mítica recopilación “Metal Massacre Vol1“, publicada por Brian Slagel (la que dio a conocer entre otros a RATT o METALLICA), el caso es que Truman era amigo y cliente de Slagel y fue este quien le habló de Yngwie, STEELER y todo el asunto. Truman, que no se casaba con nadie, fue directo a por Yngwie, quien tampoco destacaba por su lealtad y vio en aquella su oportunidad de subir un escalón más en su carrera. Dicho y hecho, STEELER se quedaron sin Yngwie, y ALCATRAZZ completaban su formación con el guitarrista perfecto…. O al menos eso parecía.

NO PAROLE FOR R’N’R

Una vez configurada la banda y escritas las canciones (trabajo que desarrollaron principalmente Malmsteen y Bonnet, a pesar de que el resto de músicos eran escritores profesionales) , llegó el turno de encontrar una compañía que las publicase. Rockshire fue la que consiguió la puja, en lo que demostró ser un paso en falso.

Resulta que esta era una compañía de lo más extraña. Había sido fundada por una pareja y consiguió que la multinacional M.C.A. se hiciese cargo de ella, pero nada de lo que había publicado llegó a ninguna parte, y lo más parecido al hard rock que tenía en sus archivos eran un par de trabajos en solitario de Tom Carey, el antiguo teclista de RAINBOW. Cabe pensar que era una de esas compañías que las multinacionales tienen para justificar pérdidas y aliviar su carga fiscal. Es decir, publican un disco al que no hacen la menor promoción, y como no venden las copias suficientes lo declaran como perdida y así se ahorran un montón de pasta. La banda queda destrozada de por vida, pero eso a ellos les importa bien poco…. En fin, sea como fuere, tiempo después la compañía en cuestión fue investigada por fraude fiscal y terminó quebrando, así que vaya usted a saber… el caso es que ALCATRAZZ sufrió las consecuencias de una mala gestión y una pésima promoción, a pesar del potencial que tenía el grupo.

Dennis MacKay dando explicaciones

Los estudios utilizados fueron los propios de la compañía, y el productor, Dennis Mackay no tuvo el mejor resultado, en mi humilde opinión. Mackay tenía su nombre asociado a grandes clásicos como al Dimeola o Jeff Beck y también había entrado en el terreno del hard rock de la mano de Tommy Bolin o los G-FORCE de Gary Moore. incluso firmó “Stained Class” de JUDAS PRIEST y ‘Crazy Nights’ de TYGERS OF PAN TANG, lo que hace incomprensible la escasa fortuna que tuvo en un álbum como este. Especialmente perjudicada sale la batería, con un bombo sin el menor empaque, una caja que parece de juguete y unos platos que se pierden antes de tiempo. El bajo tampoco tiene gran presencia, lo cual hace que el resultado final termine siendo bastante pobre. Si uno pensase mal, creería que el productor se vio presionado por ‘alguien’ para que voz y guitarra quedasen a millones de años luz por encima del resto, pero no vamos a ser tan suspicaces y vamos a dejarlo simplemente en que fue un trabajo mejorable. Desde luego a día de hoy no merece la pena buscar el original, habiendo sido publicada la remasterización (que además incluye unas demos) en 2011, con la que no hay comparación posible.

Bien, pues puede que la producción no fuese la mejor del mundo, pero si hablamos de las canciones, tenemos que cambiar el registro por completo. Por un lado tenemos a uno de los mejores cantantes del mundo de hard rock. Un tipo que se entregaba al máximo en cada canción y cantaba cada frase como si no fuese a haber un mañana… y por otro tenemos a un guitarrista que irrumpía en la escena como elefante en una cacharrería. Creo que hay que detenerse un minuto y poner las cosas en situación. A día de hoy (bueno, desde hace muchos años en realidad) Yngwie Malmsteen es un músico que me aburre mortalmente, como el resto de guitar héroes de la escena con excepción quizá de Joe Satriani. Nadie duda que es un virtuoso y que su técnica termina con cualquier intención de aprender a tocar la guitarra, pero resulta bastante repetitivo y cargante. En este álbum sin embargo, Yngwie no actuaba en solitario, si no que formaba parte de una banda (más o menos). Además, el género guitarrero no estaba tan explotado. Tenías a los clásicos de toda la vida: Gary Moore, Ritchie Blackmore, Michael Schenker… pero yo diría que Yngwie fue pionero en estas lides y nos deslumbró con su manera de tocar. El caso es que entre Bonnet y Malmsteen se las arreglaron para poner en circulación un disco que cubría un enorme abanico sonoro.

Pocas veces se ha combinado con tanto equilibrio y tan buen gusto el sonido barroco que llega a evocar momentos de discos como ‘Rising’ o ‘Long live rock and roll’ con el sonido más cercano a la onda estadounidense de bandas como DOKKEN, NIGHT RANGER y, si me apuran un poco, incluso VAN HALEN por momentos. En definitiva, lo que finalmente consiguieron fue lo que era en principio su intención: recuperar el sonido de RAINBOW donde Bonnet lo había dejado. A esas alturas, la banda de Ritchie Blackmore estaba situada en el corazón del rock melódico, pero uno puede pensar que de no haber entrado en el juego Joe Lynn Turner , quizá RAINBOW hubiesen publicado un disco muy parecido a este. En fin, esto no deja de ser pura especulación, pero creo que canciones como ‘Hiroshima mom amour’ , ‘Starcar lane’, ‘Suffer Lane’ o ‘Island in the sun’ hubiesen podido foormar parte de ‘Down to earth’ sin el menor problema. No digamos ya ‘Jet to jet’… supongo que a nadie s ele escapa el ‘parecido razonable’ entre el riff que da pie a esa canción y el de ‘Spotlight kid’ ¿no?. Por otro lado, la épica de ‘Kree Nakoorie’ , ‘Incubus’ o ‘Big Foot’ dejaba al grupo con los pies puestos en los viejos RAINBOW lo que convertía a ‘No parole for Rock and Roll’ en un disco que hubiese sido perfecto, de no ser , por su sonido mediocre y su promoción inexistente.

NO PAROLE, LA GIRA

Lo del sonido no tenía fácil solución pero el tema de la promoción hubiese podido arreglarse con una gira en condiciones… cosa que tampoco sucedió. Veamos, el álbum se publicó en Europa durante Octubre de 1983, es decir  meses antes de salir en Estados Unidos, (lo hizo en Enero de 1984) cosa que no tenía muchos sentido, habida cuenta que la banda estaba afincada en Los Angeles y la compañía era norteamericana.

Más sorprendente aún es que la gira empezase en Estados Unidos justo en el momento en que la publicación del álbum tuvo lugar…¡En Europa!. ALCATRAZZ daba sus primeros shows en la zona de California entre septiembre y diciembre de 1983, pero el disco no fue publicado en Estados Unidos hasta enero de 1984, y justo en ese momento, en lugar de seguir girando por Estados Unidos ¡¡ALCATRAZZ se van a Japón!!

Verdaderamente, no me parece la mejor organización posible, aunque podríamos encontrar una explicación en el hecho de que sus actuaciones en el Nakano Sun Plaza de Tokyo (el 28 y 29 de Enero) fueron grabadas y editadas en video. Resulta sorprendente, al menos para mí, que una compañía independiente publicase un disco a una banda que empezaba su carrera, y días después de poner el disco en circulación en su propio país , la banda estuviese en Japón grabando un video en directo durante dos noches… y por si eso fuera poco, también se extrajese el material sonoro para un disco en directo. El disco fue un claro intento de amortizar el vínculo entre ALCATRZZ y RAINBOW, como demuestra la espectacular edición japonesa ( publicada por Polydor) con poster, encartes y todo lujo de detalles. Eso sí, el sonido y la ejecución no están a la altura, de hecho hay varios piratas piratas de esa gira bastante mejores en ese sentido.

El resto del tour no fue menos extraño, especialmente porque las bandas a las que acompañaban muy poco tenían que ver con lo que representaba ALCATRAZZ. Una era GIRLSCHOOL, las heroínas de la N.W.O.B.H.M. que presentaban su álbum ‘Play Dirty’, otro de los que compartían cartel con ALCATRAZZ era EDDIE MONEY, un cantante cuyo estilo estaba situado entre Brian Adams y Phil Collins… pero el colmo del delirio fue cuando compartieron escenario ni más ni menos que con ¡CIRLCLE JERKS! Creo que pocas veces se ha producido un despropósito de tal magnitud. Debo decir que en mi opinión, CIRCLE JERKS es una banda más que respetable y han escrito historia, pero en el campo del hardcore, a mil millas del hard rock de Bonet y compañía… y tienen tanto que ver con ALCATRAZZ como BLACK FLAG, BAD BRAINS o MINOR TREATH.

Si las cosas vistas desde fuera no parecían ir en la mejor dirección, desde dentro eran aun peores. Un Yngwie Malmsteen ensoberbecido hasta límites inhumanos ponía cada noche la nota discordante. Estaba totalmente decidido a pisar el terreno del líder del grupo llegando a hacer solos de guitarra mientras Graham cantaba, lo cual demuestra una profesionalidad más bien deficiente. Aquellos ataques de ego fueron en aumento, y no han dejado de ir en esa dirección hasta treinta años después si se me permite decirlo, y provocaron su expulsión hasta tres veces en pocos meses, expulsión que Yngwie no pareció entender hasta que Andy Truman tomó cartas en el asunto y el guitarrista tuvo que abandonar definitivamente.

A partir de aquí la historia cambia de manera radical, Yngwie se lanzó a una carrera en solitario que le ha rportado fama y fortuna y ALCATRAZZ como grupo abandona la estela de RAINBOW tomando como seña un registro  muy diferente. Igualmente bueno, pero con muy poco que ver con el pasado. Quizá en otro momento repasemos también ese trozo de historia, pero ahora creo que voy a volver a escuchar ‘Jet to jet’ una vez mas.

Miguel. Asturias

 

 

Si te interesó este artículo puedes probar con estos también:

 

 

DOSIER ALCATRAZZ

Recopilación de artículos, reseñas y entrevistas publicados en la prensa musical de varios países, en relación con el álbum ‘No parole for rock ‘n’roll’. Para conseguirlo debes escribir un post comentando tu parecer sobre el disco, el grupo en general o cualquier cosa que se te ocurra, siempre y cuando guarde relación con la banda . Recibirás a vuelta de correo un enlace para descargar el dosier.Una puyita, antes de que se me olvide. léete la entrevista que aparece en HEAVY ROCK , de Noviembre de 1984, y después la de KERRANG de 1983. Esa era la ‘prensa’ que nosotros pagábamos como idiotas.
En fin, si tienes material que no aparezca aquí y quieres colaborar en mejorar el dosier, por favor escribe a miangarri@gmail.com

– Entrevista a Graham Bonnet publicada en HEAVY ROCK nº 14 publicada durante Noviembre de 1984. Dos páginas en español.

– Artículo publicado en KERRANG! nº 49 durante 1983. una página en inglés.

– Entrevista a Graham Bonnet publicada en KERRANG! nº 49 durante 1983. . Dos páginas en inglés.

-Reseña del álbum publicada en METAL ATTACK nº 6 drante Marzo de 1984. una página en francés.

-Reseña del álbum de STEELER en METAL FORCES nº 3 durante  1983. Una página en inglés.

– Entrevista a Yngwie Malmsteen publicada en METAL FORCES nº 3 durante 1984. Dos páginas en inglés.

– Entrevista a Graham Bonnet publicada en POPULAR1 nº 334, durante 2005. Cuatro páginas en español.

DEMOS

  .::MICHAEL SCHENKER GROUP: In studio with Billy Seehan, 1979′::. 

[REPERTORIO]
 01 Jam #1 ( “Looking Out From Nowhere”)
 02 Jam #2
 03 Jam #3
 04 Jam #4 (“Tales Of Mystery”)
 05 Jam #5 (2ª toma de Jam #1)
 06 Jam #6 ( “Feels Like A Good Things”)
 07 Jam #7
 08 Jam #8
 09 Jam #9 (2ª toma de Jam #8)

 [ PERSONAL ]
 GUITARRA: Michael Schenker

 BAJO: Billy Seehan
 BATERIA: Denny Carmassi
 VOZ: Gary Barden
 Fecha Grabación: 1979
 Fecha edición:
 Edita: BONDAGE MUSIC / BON015N015

Tras abandonar UFO e intentar volver a formar parte de SCORPIONS sin conseguirlo, nuestro alemán favorito decidió sentar cabeza e iniciar una carrera en solitario. El paso del tiempo se ha encargado de demostrar sin rastro de duda que jamás consiguió cumplir su primera propuesta, pero sí la segunda, dándonos momentos de verdadera gloria, sobre todo en la década de los ochenta, y más concretamente como MICHAEL SCHENKER GROUP, es decir sin ningún Mc.Auley de por medio. Bien, lo que vamos a reseñar ahora son los primeros pasos de su carrera en solitario, la demo en estudio de 1979 donde quedaron registrados varios cortes, algunos de los cuales son jams improvisadas, y otros acabaron siendo trozos d ea historia del mejor hard rock. Todo empezó en los camerinos del Festival de Reading el 25 de Agosto cuando tras la actuación de SCORPIONS, Rudolf Schenker presentó a Michael al manager Peter Mench,  a quien Michael entregó unas cintas caseras, en las que el problemático guiutarrista se hacía cargo de todos los instrumentos. Mench le convenció para que formase una banda y grabase algo un poco más profesional y así nacieron estas maquetas, para las que Schenker contrató al ex-batería de MONTROSE Denny Carmassi, a Billy Seehan, bajista por aquel entonces de los brillantesde TALAS y a Gary Barden como cantante. Hay que tener en cuenta que estamos hablando de una pre-producción, ya que la banda reventó (o más bien fue Michael quien lo hizo, en pleno proceso de grabación) por lo que el sonido se acerca a la clásica demo que un grupo puede grabar en una cuatro pistas, tocando en directo. No hay coros, ni guitarras dobladas ni nada de eso, sólo una grupo ensayando las canciones que ha sido grabado para trabajar sobre ellas posteriormente. Como dato histórico conviene recordar que durante estas sesiones tuvo lugar el famoso ataque de locura que sufrió Michael y  que le llevó a raparse al cero, destrozar el apartamento y vagabundear durante días por la calle, de manera que todo quedó en el aire e incluso los músicos huyeron de su lado, pero al menos dejaron sentadas las bases de tres canciones que aparecerían en el debut de su banda en solitario. Se trata de “Feels like a good thing”, “Looking Out From Nowhere” de la que hay dos tomas diferentes y la tranquila “Tales Of Mystery“. Lo malo del asunto es que ninguna de las tres canciones que terminaron incluidas en el disco de 1980 tiene voz, es decir son versiones instrumentales, y Gary Barden hace su trabajo, precisamente en las que se desecharon, una lástima que no hubiese sido al revés. Recomiendo esta demo sin duda a los fans de Michael Schenker y por otro lado a los de Billy Seehan, cuya labor con el bajo es notabilísima. Una joya.