Cronología

.::GARY MOORE:”Corridors of power”::.

– Don’t Take Me for a Loser – Always Gonna Love You – Wishing Well – Gonna Break My Heart Again – Falling in Love With You – End of the World – Rockin’ Every Night – Cold Hearted – I Can’t Wait Until Tomorrow

Gary Moore: Guitarra, voz Tom Eyre: Teclados Don Airey: Teclados Ian Paice: Batería Bobby Chouinard: Batería Neil Murray: Bajo Jeff Glixman: Productor Jack Bruce: Voces

ESTE ARTICULO SE COMPLETA CON UN DOSSIER CUYO CONTENIDO Y FORMA DE CONSEGUIR ESTA RESEÑADO ABAJO.

Paice, Murray, Sloman y Gary Moore. Supera eso Coverdale!!

Hace ya una temporada que Gary Moore se nos fue. La noticia, totalmente inesperada, me devolvió a la memoria momentos muy gratos que viví escuchando el fruto del talento de este músico, que si bien había abandonado la escena del rock duro muchos años atrás, seguía teniendo presencia en mi día a día gracias a sus trabajos de los ochentas.  Creo que va siendo hora de dedicarle un poco de mi – nuestro tiempo. Tarde, mal y nunca, lo reconozco, pero bueno, digamos que es una forma de romper con el tópico de que hay que esperar a que alguien se muera para hacerlo bueno, en esta ocasión lo hacemos después. En fin, “Corrridors of Power” fue el álbum que recuperaba la carrera que el guitarrista irlandés había iniciado como solista en 1978, y que se había visto interrumpida durante cinco años. Grabar bajo su nombre era algo que Gary perseguía desde hacía mucho tiempo y que por una u otra razón se le resistía. Es más, para poder ver este disco editado, aun tuvo que esperar   a verse libre de JET RECORDS, el sello propiedad de Don Arden, a la sazón, suegro de Ozzy Osbourne,  que había editado el debut de G-FORCE y estaba interesado en hundir a nuestro hombre para siempre, sólo Dios sabe por qué motivos. De hecho, aun le aguardaba alguna que otra sorpresa desagradable que aparecería con el paso del tiempo… en todo caso, al menos ahora había conseguido contrato con 10CC, una filial de VIRGIN que le prestó todo su apoyo. Tenía un nuevo sello, una nueva banda y otra oportunidad. La banda que consiguió reunir era difícilmente superable en aquel momento. En los teclados estaba Tom Eyre, a quien había conocido en su paso por la banda que acompañaba a Greg Lake (E. L. & P.) en su carrera en solitario. Tom, dicho sea de paso, estuvo en la banda el tiempo justo para el trabajo de estudio, ya que para la gira posterior  sería sustituido nada menos que por Don Airey, un tipo que parece tener el don de la ubicuidad, porque en aquellos años estaba en todas partes a la vez. De hecho ya participa como invitado en una de las canciones de este disco, “Falling in love with you“. Como bajista consiguió a uno de los grandes (si no el más grande). Neil Murray, que venía de prestar sus servicios en WHITESNAKE, hizo pareja en la base rítmica con un mito viviente, Ian Paice, dando lugar a un grupo que podría encajar de lleno en la saga PURPLE. El cómo consiguió traer para su banda a semejantes monstruos es ciertamente confuso, pero más o menos fue algo así. Todo empieza en el momento que Gary toca para el álbum solista de Cozy Powell titulado ‘Tilt’, donde también participaba Neil Murray. Este y Powell sabían que Paice estaba fuera de WHITESNAKE y Cozy dentro. Eran tiempos de cambio para la banda de David Coverdale, así que  propusieron a Gary Moore como guitarrista para WHITESNAKE, pero tras un par de audiciones, el plan no cuajó y de modo inesperado Murray también se vió despedido de WHITESNAKE, de manera que ambos (Neil y Moore) bastante quemados, se ponen en contacto con Ian Paice quien no duda en aceptar el reto dando lugar a la banda de la que hablamos.  Podríamos decir que esta formación nació del despecho haciendo más cierto que nunca aquello de no hay mal que por bien no venga.

John Sloman en acción

Gary Moore quiso centrarse en su papel de guitarrista y pensó en poner a un cantante al frente de su banda. En principio participó Charlie Hunn, quien se suponía que iba a ser también el guitarra rítmico. Charlie había formado parte del grupo de TED NUGENT, pero a la hora de grabar el álbum, la compañía puso como condición que fuese Gary el encargado de la voz, lo que Hunn no aceptó de buen grado regresando a Detroit y siendo sustituido por el ex- URIAH HEEP, John Sloman  quien no tuvo tantos remilgos y se convirtió en una especie de ‘chico para todo’ haciendo de teclista, gutarra rítmica, cantante y corista durante la gira.

Un vez rematada la formación, la banda pasa por dos estudios, el Air London y el Townhouse, con Jeff Glixman comandando el asunto, para grabar las nueve canciones que dan forma a ‘Corridors of Power’. En líneas generales es un disco que podemos definir como clásico, de esos que salen redondos y que son fruto de la experiencia, el talento y, por qué  no decirlo, estar en el momento justo y en el sitio apropiado. Recordemos que en 1982, las nuevas bandas británicas estaban arrasando con todo. SAXON, IRON MAIDEN o DEF LEPPARD empujaban muy fuerte, y grupos históricos como JUDAS PRIEST o BLACK SABBATH trabajaban muy duro para ponerse a la altura. Bien, pues la banda de Gary  jugaba la baza de la frescura y la novedad como nuevo grupo que era, pero a la vez con una solvencia y un bagaje que pocos grupos podían siquiera imaginar… insisto: Gary, Moore, Neil Murray, John Sloman, Ian Paicey Tom Eyre!! . Un dream-team en toda regla.

Nueve canciones , insisto, cuya intensidad y potencia no mermaba su fresucra y, por supuesto, hacían brillar el talento de sus autores . ‘Gonna break my heart again’, ‘Dont take me for a looser’, ‘End of the world’ (con Bobby Chournard en la batería y Jack Bruce haciendo voces) o la mítica ‘Rockin every night’ son algunas muestras de lo que intento decir y que en el improbable caso de que no lo hayas hecho ya, deberías hacerte el favor de escuchar. Hard rock muy de la época, perfectamente escrito y mejor ejecutado que hereda lo bueno de las bandas setenteras, como era el esmero y la limpieza, mezclado con la inmediatez y frescura de sus contemporáneos. Hay también una re visitación al pasado con la versión de ‘Wishing Well’ de FREE  que quizá sea el punto débil del álbum. Gary Moore no es precisamente Paul Rodgers y su forma de tocar es infinitamente más heavy de lo que era la de Paul Kossoff por lo que el resultado queda un tanto deslavazado. Personalmente me quedo con la que hizo BLACKFOOT. También es de destacar la notable presencia de lo que sería una constante a lo largo de la carrera de Moore. Los medios tiempos o ‘power ballads’, algo que al maestro irlandés se le daba especialmente bien.  En este debut encontramos nada menos que tres, con el mérito añadido de que cada una está enfocadas desde  un prisma diferente.

 

Always gonna love you” ,por empezar por alguna, podría definirse como la más clásica dentro del sub género. Entrada de piano, crescendo y estribillo lleno de sentimiento que hacen de ella un single potencial, como de hecho fue editada, mención aparte del video-clip, una verdadera maravilla dentro de su sencillez donde podemos verles las caras a alguno de nuestros héroes. No hacía falta ningún efecto, ni la dirección de Coppola para editar un video clip. Bastaba con una buena canción y cuatro músicos de la talla de los que allía aparecían para llenarlo todo.

algunos de los discos extraidos de “C.O..”

Falling in love with you” sin embargo está mucho más orientada al pop de consumo, ligero y sin complicaciones, en la línea Phil Collins, por ejemplo. De hecho, esta canción sirvió para un posterior experimento para el que contó con Steve Levine como productor (conocido como mentor de CULTURE CLUB, nada menos) y tras editarlo en 1983 como maxi single lo borró de su repertorio y nunca lo llegó a tocar en directo.  Por último, “I can’t wait until tomorrow” recupera el espíritu del medio tiempo convencional dentro del espectro hard rock, pero no por ello deja de ser menos sorprendente el gran porcentaje de este tipo de material, y sobre todo el hecho de que no se haga excesivo para el oyente.

El tour no fue especialmente extenso pero tuvo varios momentos reseñables. Uno de ellos fue la fecha de Reading donde apareció antes de haber editado el disco, recibiendo unas cr´íticas enormemente positivas, en parte debido a que su grupo incluía a verdaderos pesos pesados del rock inglés. También podemos mencionar las fechas que hizo en Japón durante Enero de 1983, en las que quedaron registrados los temas que luego dieron vida a su directo “Rockin’ every night”, y por último, su presencia en Brujas, en el Heavy Metal Sound de 1983. Por si no lo recuerdas, BARON ROJO cerraron el festival, lo que causó un gran alborozo en la prensa española como es lógico. El caso es que si lo hicieron fue porque el manager de Gary Moore se negó a que fuera el irlandés quien cerrase el festival ya que al día siguiente tenía una actuación en Alemania y no podría descansar en condiciones. Sin restar méritos a BARON ROJO, esos fueron los motivo, y no lo que se nos quiso vender…

Un disco en definitiva, que se convirtió en el primer paso de un camino que llegó hasta 1989 y que  bien merece la pena retomar  de vez en cuando. No te quepa duda de que volverás a leer sobre Gary en Metal80. Sin tardar mucho.

Miguel.Asturias

.::  SI TE GUSTO ESTE ARTÍCULO, ECHALE UN VISTAZO A ESTO::.

DOSSIER:

Se trata de una especie de fanzine recopilando entrevistas artículos y demás de la época, referidos a Gary y este disco. Está en pdf y subido en Megaupload. Pesa aproximadamente

PARA CONSEGUIRLO tienes que publicar un comentario ( no valen mensajes tipo sms) en este blog sobre Gary moore, este disco o cualquier otro, o si lo has visto en escena etc. Recibirás por correo la dirección y contraseña del dossier

CONTENIDO:
Entrevista y presentación publicada en Popular 1 nº 112, en Octubre de 1982. Cuatro páginas en español.

Entrevista Gary Moore y Ian Paice publicada en Popular 1 nº 116, en Febrero de 1983. Seis páginas en español.

Publicidad. Extraidas de Kerrang y Sounds Magazine. Anuncios de disco y gira. Tres páginas en inglés

Reseña y mini entrevista Festival de Brujas 1983. Publicado en ENFER MAGAZINE en junio de 1983. Una página en francés

POSTER publicado en Kerrang UK en Agosto de 1982

POSTER BIOGRAFICO de la serie Poster de Popular1. Publicado algún mes de 1983 Cinco páginas en español.

RESEÑA show Reading Festival 1983. Publicado por POPULAR1 ESPECIAL ESP A 42. 1983. Tres páginas en español

RESEÑA show Brujas 1983. Publicado por POPULAR1 ESPECIAL. 1983. Cuatro páginas en español.

CRONOLOGIA

.::GARY MOORE: “Wild Frontier”::.

Over The Hills And Far Away * – Wild Frontier * – Take A Little Time ** – The Loner * – Friday On My Mind *** – Strangers In The Darkness ** – Thunder Rising *** – Johnny Boy ***

Gary Moore: Guitarra  Voz  Bob Daisley: Bajista  Neil Carter: Guitarra, teclados

Producido por: * Peter Collins ** Pete Smith *** Gary Moore, James “Jimbo” Barton

Ingeniero: James “Jimbo” Barton

Publicado el 9 de Marzo e 1987

Esta reseña se completa con un dossier de prensa cuyo contenido y forma de conseguir vienen indicados al final del artículo.

Aunque llegó a perder toda la credibilidad dentro del mundillo del rock, desde los primeros años de la década de los 80 hasta la publicación de este disco e incluso después, aunque bajo otro prisma distinto al hard rock, Gary Moore era una auténtica estrella en medio planeta, y muy concretamente nuestro país. Muy poquita gente podía hacer sombra al irascible irlandés, y sus canciones eran de las pocas que se emitían de manera habitual en la radio fuera de los programas especializados.

Es bien cierto que hay una gran parte del público (seguramente la mayoría) que prefiere sus años de la primera etapa, entre el 81 y el 85, mucho más hard rock, cuando se acompañaba de monstruos como Ian Paice o Neil Murray, pero creo que esta ‘segunda era’ ofrece también muy buenos momentos y este es uno de ellos… quizá el último.

En su anterior trabajo, ‘Run for cover’, la lista de músicos y productores fue sencillamente delirante. Supongo que acabó harto de tanto desfile, y de los líos y costes económicos que ello traía y decidió centra más ese aspecto del trabajo configurando una banda estable que fuese la misma que para la gira . Se habló de que Phil Lynnot o Glenn Hughes podían convertirse en miembros permanentes de su grupo pero la muerte del primero y las condiciones de salud del segundo hicieron inviables ambas posibilidades. Finalmente, el puesto de bajista fue cubierto por Bob Daisley (ex OZZY OSBOURNE, BLACK SABBATH etc) que ya había participado en parte del anterior disco del guitarrista. El habitual Neil Carter (ex WILD HORSES junto a Brian Robertson y Jimi Bain y ex UFO) hacía los apoyos tanto con la guitarra rítmica como con los teclados… y con Gary al frente, se acabó el grupo!.

Efectivamente has adivinado, nadie toca la batería en este disco, ya que todo el trabajo de percusión está hecho a base de sonidos sampleados y filtrados en el estudio, en un verdadero arte de laboratorio cuyo peso recayó en Peter Collins y el habitual James Barton. Como acabo de decir, Gary quiso simplificar. Lo de utilizar cinco productores distintos como en el anterior trabajo, se había terminado para él. La idea inicial era contratar a Trevor Horn (YES, BUGGLES..) y de hecho pocos meses antes de grabar ‘Wild Frontier’, Gary Moore tocó la guitarra en un remix de una banda que muy poco tiene que ver con el rock, pero que era con la que Horn estaba liado. Me estoy refiriendo a FRANKIE GOES TO HOLLYWOOD. Había sin lugar a duda una intención de reciclarse por parte del guitarrista, pero no hasta ese punto.

Por lo que al disco se refiere, sus canciones recuperan gran parte del espíritu de su antecesor en el sentido de que sienta sus cuartos sobre tres pilares: el hard rock, el pop y la música tradicional celta. Por ese orden, mezcla los tres estilos consiguiendo un resultado que funcionó muy bien.

Over the hills’ y ‘Wild Frontier’ eran los dos primeros temas del álbum, ambos salieron como sencillos y ambos , especialmente el primero, tienen guiños celtas. El primero seguramente es recordado por la mayoría de nosotros, ya que fue una canción que sonó en todas partes llegando incluso a resultar cansina. La segunda de ellas, aunque no fue tan pinchada, se publicó en diferentes formatos, incluido en sencillo doble de tirada limitada que incluía viejas canciones en directo presentadas en carpeta desplegable a todo lujo. Era una canción muy en la onda de los THIN LIZZY de “Renegade” cuya letra habla sobre Belfast y el Ulster aunque con un aire más nostálgico que de denuncia. Siguen con ‘Take a little time’ que aunque no deja de ser un standard de la época (muy a lo Billy Idol) sin grandes complicaciones, funciona perfectamente en el conjunto del disco. Cierra la cara A ‘The looner’, un tema instrumental escrito por Max Middleton para ser interpretado por Jeff Beck y que en su día grabó Cozy Powell junto a Jack Bruce y Clen Clempson.

La cara B del álbum empieza con otra canción que no firma Gary , ‘Friday on my mind’. Una (otra) versión del legedario tema de EASYBEATS que si destaca por algo es por haber sido mimetizado en el conjunto del álbum de manera magistral. Tanto fue así que se publicó como sencillo. El disco continúa con ‘Stranger in the darkness’ un bonito medio tiempo que a ratos suena a U2, y que está dedicado al problema de la adicción a la heroína y cuyo feeling se rompe por completo con el siguiente ‘Thunder Rising’, el tema más heavy del disco, que tiene bastantes puntos en común con THIN LIZZY… de hecho yo diría que el riff sobre el que van las estrofas es muy parecido al de ‘Bad Reputation’ escrito por Lynnot y compañía diez años atrás. Y precisamente sobre Phil Lynnott habla el tema que falta comentar, ‘Johnny Boy’ una bonita y lenta canción que cuenta con la colaboración de Don Airey en los teclados y Paddy Malone de THE CHIEFFTAINS en la gaita y que fue el tributo póstumo que Gary Moore rindió a Phil.

Dicha canción fue utilizada como intro durante la gira del disco, la cual empezó el 26 de Marzo de 1987 en Edimburgo (un par de semanas después de haberse publicado el álbum) y se alargó durante seis meses (exceptuando Junio)  y se extendió a lo largo de Europa y Estados Unidos además de cuatro shows en Japón.

Los músicos en escenario fueron los mismos que habían grabado el disco. Bob Daisley, el bajista, había desechado definitivamente la oferta para unirse a unos BLACK SABBATH que estaban absolutamente perdidos. Como seguramente recordarás, en aquel momento, Eric Singer también figuraba como batería en la banda de Toni Iommi …. Así que no hace falta un gran esfuerzo para deducir que vista la situación de los SABS, Singer decidió seguir los pasos de Bob Daisley y se largó a la banda del guitarrista irlandés. Efectivamente, en Enero de 1987, Eric pasó la correspondiente prueba y fue contratado para el tour que, como hemos dicho, empezaría un par de meses después.

Verdaderamente no lo tuvo fácil. Eric Singer es un grandísimo músico, de eso no hay duda, pero calzarse las botas de Tommy Aldrige o Ian Paice (anteriores baterías de Gary) y especialmente cubrir el trabajo de percusión electrónica que hay en este disco, no está al alcance de ningún ser humano.

España tuvo su ración de Gary More en tres fechas: 7, 8 y 10 en las ciudades habituales: Barcelona, San Sebastián y Madrid. Esta última seguramente ha quedado grabada en el recuerdo de quienes estuvieron presentes,: 60.000 metalheads reunidos en un recinto (el Rockódromo madrileño en la Casa de Campo) no debe ser una situación fácil de olvidar. Hubo bastantes problemas en aquel show, especialmente con la banda telonera SHY a la que se echó del escenario a botellazo limpio, y unos comentarios de Gary Moore al respecto de la industria del espectáculo en España que no eran precisamente halagadores.

En cualquier caso, y aunque tardó seis años en volver a España, Gary Moore siguió contando con el respeto de gran parte del público que le siguió tanto en el tiempo que restó de su etapa hard rock, como posteriormente en los años en que se centró en el blues. Vaya esta reseña en recuerdo de quien, paradójicamente terminó sus días entre nosotros.

Miguel.Asturias

SI TE GUSTO ESTE ARTÍCULO, PUEDE QUE TAMBIÉN TE INEERESEN ESTOS OTROS:

   

DOSIER ‘WILD FRONTIER’

Recopilación de artículos, reseñas y entrevistas publicados en la prensa musical de varios países, en relación con Gary Moorey su álbum “Wild Frontier” . Para conseguirlo debes escribir un post comentando tu parecer sobre el disco, el grupo en general o cualquier cosa que se te ocurra, siempre y cuando guarde relación con la banda . Recibirás a vuelta de correo un enlace para descargar el dosier.
Si tienes material de prensa que no aparezca aquí y quieres colaborar en mejorar el dosier, por favor escribe a miangarri@gmail.com

Reseña del video ‘Wild frontier’ publicada en HEAVY ROCK nº 46, Junio de 1987. Una página en español.

Entrevista y anuncio show en HARD FORCE #07 publicada en Mayo de 1987. Seis páginas en francés.

Reportaje publicado en POPULAR1 EspA94 Gary Moore . Cuatro páginas en español.

Entrevista y reseña disco publicada en ENFER MAGAZINE n47 diurante Abril de 1987. Cuatro páginas en francés.

Entrevista y reseña disco publicada en CRASH MAGAZINE durante Marzo de 1987. Cinco páginas en alemán.

Reseña concierto publicado en METAL HAMMER Alemania durante Junio de 1987. Una página en alemán.

Entrevista y reseña disco publicada en METAL HAMMER Alemania durante Marzo de 1987. Tres páginas en alemán.

.

Demos

THIN LIZZY: ‘The Black Rose Sessions’

[REPERTORIO]
 

Rampart Studios, 21 de Enero de 1979

-Rock Your Love (Inédita)
-A Night In The Life Of A Blues Singer . (Versión extendida)

Rampart Studios, 21 de Enero de 1979

-Cold Black Night (Inédita)
-Hate (Inédita)
-With Love (Huley Lewis toca la harmonica)
-Parisienne Walkways (Huley Lewis toca la harmonica)
-Black Rose (Huley Lewis toca la harmonica)
-Got To Give It Up (Diferente letra)
-Toughest Street In Town (Diferente letra, censurada por la compañía)
-Don’t Believe A Word  (Gary Moore y Phil Lynnot cantan a medias)

Good Earth Studios. 1 de Febrero de 1979
-Ode To A Black Man
-Spanish Guitar (Diferente letra)
-Parisienne Walkways (demo)
-Are You Ready (Inédita)
-Blackmail (Inédita para THIN LIZZY)
-Waiting For An Alibi (Diferente letra)
-Fanatical Fascists 
Lugar de grabación desconocido
-Leaving Town (Inédita)

[ PERSONAL ]
GUITARRAS: Gary Moore, Scott Gorham
BAJO y VOZ: Phil Lynnot
BATERIA: Brian Downey
HARMONICA: Huley Lewis
COROS: Judie Tzuke
GUITARRA de DOCE CUERDAS: Phil Lynnot.
BAJO: Jimmy Bain

FECHA GRABACION: 21-22/78    01/02/78
LUGAR DE GRABACION: Rampart Studios/ Good Earth Studios

No puedo decir que viví cada lanzamiento de THIN LIZZY  de una manera cercana. De hecho, tardé mucho tiempo (demasiado tiempo) en descubrir al grupo de una manera más o menos ‘seria’. Por eso me pregunto si quienes sí lo hicieron, eran conscientes de lo que esta pandilla de irlandeses editaba año tras años en la segunda mitad de los 70’s… ’Fighting’ , ‘BAd reputation’, ‘Johnny the fox’, ‘Jailbreak’… no hay muchos grupos capaces de igualar un nivel así, claro que THIN LIZZY no era un grupo, era EL grupo.

Black Rose” es una pieza clave dentro de la historia de la banda. Puso fin a la etapa más popular del grupo y dio paso a una deriva que crecía con cada mes que pasaba. No a nivel creativo; THIN LIZZY continuaron publicando buen material, pero sí por lo que respecta a la situación personal de los miembros del grupo.

En todo caso y volviendo a 1979, el nivel de inspiración de la banda, aun pasando por momentos convulsos, alcanzó cotas altísimas y los resultados obtenidos de esa inspiración, pasados por el tamiz de la técnica fueron simplemente perfectos. No olvidemos que, sin desmerecer en absoluto en inmenso talento de Brien Robertson, hasta entonces ‘partner in crime’  de Scott Gorham, este álbum materializó la aportación de Gary Moore al universo THIN LIZZY, y eso es algo muy serio. Ahora que podemos oír las sesiones de preparación de aquel disco, es cuando nos damos cuenta realmente de todo el trabajo que hubo detrás. De todos los cambios, arreglos, recortes y añadidos ya que estas sesiones demuestran sobre todo, lo diferente que es el álbum de su concepto original.

Todo el material se grabó durante enero y febrero del 78 en dos estudios diferentes. El primero fue el ‘Rampart Studio’ donde quedaron registradas solamente dos canciones. Una de ellas fue escrita por el entonces bajista de RAINBOW , Jimmy Bain (que poco después formaría WILD HORSES junto a Brian Robertson) y se tituló ‘Rock your love’.  En algunos bootlegs viene nombrada como “Rockulla” o “Rockzilla”, dicho sea de paso. Una canción sencilla que ellos parecen tocar sin demasiado convencimiento, como si estuviesen dudando en todo momento, y que finalmente quedó inédita.  La otra canción que  salió de aquella breve sesión fue ‘A Night In The Life Of A Blues Singer’, que no apareció en el álbum pero sí está presente en toda suerte de directos y recopilaciones habidas y por haber.

La siguiente parte de esta maqueta corresponde al día siguiente, 23 de Enero, en el que dejaron listas nada menos que ocho canciones. La primera, ‘Cold Black Night’ es un rock and roll que quedó inédito y cuyo  ritmo va muy en la línea de ‘Don’t believe a word’, la cual grabaron ese mismo día, lo que nos lleva a pensar que quizá la primera fuese una prueba y la segunda quedase como definitiva.  No creo que lo lleguemos a saber nunca, y más teniendo en cuenta que ‘Don’t believe a word’ (me refiero a la que aparece aquí) está totalmente irreconocible, ya que la interpretan como una especie de blues lentísimo, cantado a medias por Gary Moore y Phil Lynnot. Quizá de las dos canciones decidieron hacer una sola, tomando lo mejor de cada una de ellas… en cualquier caso, verdaderamente se puede decir que acertaron.

Otro de los temas que quedó inédito de aquellas sesiones fue ‘Hate’, algo que resulta extraño teniendo en cuenta que dicha canción entra por completo en los parámetros THIN LIZZY. El resto sin embargo, sí formó parte del álbum aunque con ciertas diferencias respecto a las versiones definitivas , tanto por lo que a letras se refiere como, especialmente a los tempos de ejecución. En este sentido, ‘Got to give it up’ (que incluye percusión a lo largo de toda la canción) o la propia ‘Black Rose’, que recupera la raíz celta (bastante olvidada desde la marcha de Eric Bel),  están irreconocibles.

Bien, días después, el primero de Febrero, la banda se trasladó a otros estudios diferentes, los Good Earth,  registrando allí el resto de la maqueta con un sonido muy diferente. De aquella sesión salió material que si bien THIN LIZZY en sí no aprovecharon, si lo hicieron los diferentes miembros de la saga. Por ejemplo el rock and roll ‘Ode to a black man’ aparece en el magistral ‘Solo in Soho’ que Phil Lynott grabó como solista algunos años después. Con ‘Parisienne Walkaways’ y ‘Spanish Guitar’ nos encontramos ante el mismo caso, solo que esta vez es Gary Moore (coautor de los temas junto a Phil Lynnot) quien utilizó las canciones en varios recopilatorios y directos. El único miembro de la familia que falta son WILD HORSES, lo cual es bien extraño si tenemos en cuenta que Brian Robertson ( alma mater de aquella banda) no estaba en THIN LIZZY cuando se grabó esta demo, pero bueno, por alguna razón que desconozco, hicieron una versión del ‘Black mail’ que aquí aparece, en el álbum debut de los citados WILD HORSES. Más conocidas eran al mítica ‘Are you ready’ que abría ‘Live and dangerous’ y ‘Waiting for an Alibi’ que tocan a un tempo mucho menor y con otra letra. Ambas canciones ya formaban parte del repertorio THIN LIZZY, lo que nos lleva a pensar que quizá sirvieron como calentamiento. Para terminar tenemos dos canciones, una ‘Leaving town’ , de la que no se sabe fecha ni lugar de grabación y otra ‘Just the two of us’ que fue la cara B del single ‘Do anything you want’ y que sirve como punto final a una muestra de lo que es el trabajo de un grupo, tras el que hay horas y horas de estudios, ensayos, cambios y arreglos. Por cierto, y antes de que se me olvide, esta demo aparece también bajo el nombre ‘Shades of a Black Rose’ con idéntico contenido pero portada diferente.

Ahora que se ha reeditado su discografía con extras y demás hubiese sido un acierto por parte de lo propiestarios de los derechos, haber editado una colección con este tipo de material, algo así como la caja que hicieron en su día, pero un poco más completa… supongo que aun estamos a tiempo.

Miguel.Asturias

Si te interesó el artículo, puede que estos tambien te gusten:

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Articulos

PHIL LYNOTT, Vagabond, Warrior and King…  

  Llevo una temporada re-enganchado a  THIN LIZZY…  que maravilla de grupo. Verdaderamente no hay muchas bandas que sepan trasmitir sensaciones con tanta fidelidad como ellos lo hacían en sus canciones. En su día escucharlos me sirvió para escribir este reportajillo que apareció en la revista THIS IS ROCK y que disfruté mucho haciendo, buscando datos, contrastando, bueno, ese tipo de cosas. Espero de todo corazón que disfrutéis tanto leéndolo como yo disfruté escribiendolo.

  

El cuatro de enero de 1986 terminaba la agonía de Philip Parris Lynott, a quien encontraron inconsciente en su casa victoriana de Londres poco más de una semana antes. Ni los cuidados de su madre en un hospital de Salisbury, ni su fuerte constitución, pudieron evitar que su vida se apagase dejando huérfano al rock and roll, en una historia de excesos tantas veces repetida. Casi veinticinco años después intentaré rendir un humilde tributo a un personaje clave, cuya carrera tiene algunos de los momentos más bellos, sinceros y emotivos de la historia del rock…  

Los primeros años de Phil no debieron ser un lecho de rosas a juzgar por lo que dicen muchas de las letras de sus canciones. Basta pensar en que nació como hijo ilegítimo de padre brasileño negro (que no tardó en desaparecer) en la Irlanda católica de mediados del pasado siglo para hacerse una idea. Su madre, Philomena Lynott se vio obligada a dejar a Phil en manos de tíos y abuelos, en especial su abuela Sarah, para poder trabajar y salir adelante. Una historia de vidas corrientes, con sus tristezas y miserias que nuestro héroe combatía con su gran pasión, la música.  

Siendo casi un niño ya había pasado por un montón de bandas, como The Black Eagles, un quinteto donde él cantaba. De vez en cuando abrían los shows de grupos más o menos grandes, y aparte tenían un local fijo en Dublín donde tocaban cuatro veces por semana.  

  

Allí coincidieron Mod & Cave Dwellers cuyo batería, Brian Downey, fue fichado por Lynott para su grupo.Cuando The Black Eagles desaparecieron, Phil aún no tenía dieciocho años, así que su abuela Sarah le obligó a ingresar como aprendiz en un colegio de formación profesional, pero nuestro hombre no estaba hecho para la mecánica, y abandonó al cumplir la mayoría de edad para formar parte de Kama Sutra, un grupo con cierto prestigio en la escena beat de Dublín. Lo cierto es que él estaba más interesado en el sonido blues, así que cuando Brendan Shields le propuso unirse a su banda Skid Row no se lo pensó dos veces. Brendan no solo le quería a él como cantante, si no que pidió a Phil que se trajese a Downey para tocar la batería junto a él y un guitarrista llamado Gary Moore. Finalmente la formación no cuajó y tanto Lynott como Downey desaparecen cada uno por su lado, aunque no tardarían en volver a estar juntos en otro grupo llamado Orphanage.  

EL NACIMIENTO DE UN MITO 

La primera encarnación de THIN LIZZY

La historia de Orphanage consistía en pudrirse en el local de ensayo y actuar en pubs para sacar alguna libra extra, sin embargo los calendarios lucían las últimas hojas de 1969, cuando las vidas de Lynott y Downey cambiaron para siempre. Fue una de tantas noches en el famoso Countdown Club de Dublín cuando un guitarrista de Belfast llamado Eric Bell se acercó a Downey.  

 Bell había quedado impresionado por la solidez de la base rítmica del grupo (Phil ya tocaba el bajo además de cantar) y les propuso formar un trío. El background del rubio guitarrista incluía haber formado parte de los Them de Van Morrison, de manera que aceptaron y el cinco de marzo de 1970, en el mismo Countdown Club nace la leyenda: Thin Lizzy debutan en directo.  

En los primeros meses llevaban el apoyo de un teclista llamado Eric Wexen, pero decidieron prescindir de sus servicios y quedar en un formato más reducido, quién sabe si para evitar gastos en aquellos momentos tan duros. Las cosas eran tan difíciles que a menudo Lynott y Eric actuaban con sus guitarras como dúo acústico, en esos bares donde los rudos obreros irlandeses quieren tomarse sus pintas de Guinness con tranquilidad. Incluso llegaron a tocar por las terrazas de Grafton Street, haciendo canciones de Simon & Garfunkel o Dylan para los turistas, mientras vivían en casas hacinados junto a otros jóvenes en plan comuna. Su suerte no cambiará ni con la edición de un primer single, ‘The Farmer’ (Parlophone, 1970), ni con su brillante debut para Decca, ‘Thin Lizzy’ (1971), y tuvieron que ir resistiendo concierto a concierto y disco a disco hasta que el éxito llamó a su puerta del modo más inesperado.  

  

Chris O’Donnell era el nuevo manager del grupo y fue él quien insistió para que grabasen una canción tradicional irlandesa llamada ‘Whiskey In The Jar’ 

El single que lo cambió todo

como cara B un single para promocionar el tour en que abrirían para Slade. Ellos solían tocar aquella canción un poco en plan de broma, para relajar al final de los ensayos, pero O’Donnell vio el potencial de la combinación entre la raíz celta y los riffs de Eric Bell y no sólo les instó a grabarla, si no que la editó como cara A, poniendo a Thin Lizzy en lo alto de las listas irlandesas e incluso en el nº6 de las inglesas. 

Todo ello trajo sus consecuencias. Por un lado Thin Lizzy tenían una presencia constante en las emisoras y los shows eran cada vez más abundantes, pero a aquellas alturas Phil Lynott se había convertido en el capitán de la nave, y los aires no soplaban en la dirección que Eric Bell buscaba cuando creó al grupo, de manera que decidió dejarlo.  

LOS AÑOS DE ORO  

Con Phil al mando, la banda pasó por cambios, tanto en el sonido como en el concepto que como grupo habían tenido hasta entonces. Eric Bell era a Thin Lizzy lo que Uli Jon Roth a Scorpions, es decir, un músico forjado en la vieja escuela a base de jam sessions e improvisaciones interminables cuyos horizontes se ceñían exclusivamente a lo musical. De alguna manera el éxito parecía asustarle. Todo lo contrario ocurría con Lynott, un animal de escenario con un concepto del rock más glamouroso y visual, que parecía querer hacer de Thin Lizzy la proyección de su innata elegancia y estilo.  

LA formación clásica.Robertson, Downey, Philo y Gorham.

Los nuevos Lizzy tendrían dos guitarras en escena, un jovencísimo fan de Glasgow llamado Brian Robertson que entró en la banda con diecisiete años y un “soldier of fortune” procedente de California conocido por Scott Gorham. Ambos aportaron, aunque no de manera inmediata, el sonido que Phil buscaba: melódico, compacto, armónico y agresivo. Algo sencillamente perfecto, que se mantuvo casi invariable y como seña de identidad hasta el final del grupo, a pesar de los cambios de personal. 

 Durante aquellos años Lynott gozó de su mayor esplendor tanto como músico y cantante, como compositor y letrista, donde brilló especialmente en tres terrenos: el autobiográfico, el romántico y el político-social. El primero está reflejado a lo largo de continuos guiños en los que nos abre su corazón relatando, unas veces de modo casi imperceptible y otras totalmente directo, experiencias, reflexiones y, en definitiva, pedazos de su vida descritos en momentos como ‘Cowboy Song’ o ‘Got To Give It Up’. El campo romántico era algo que Phil también dominaba a la perfección, pero donde otros escribían letras cursis y previsibles, él daba un tratamiento muy personal, incluso crudo en ocasiones, lo que hacía de letras como la de ‘That Woman’s Gonna Break Your Heart’ o la archiconocida ‘Don’t Believe A Word’ algo muy especial. Por último, los temas sociales e históricos también tienen un gran reflejo en sus textos; dejó ver su amor y preocupación por Irlanda en incontables ocasiones, y a menudo reflexionaba sobre la injusticia, bien de forma solapada como en ‘King’s Vengeance’, o bien directo y a la cabeza, como en ‘Massacre’.En 1974 escribió un libro de poemas titulado “Songs For While I’m Away“, que según sus palabras iba a tener un segundo volumen del que ya tenía el nombre (“Fatalistic Attittude“), pero que jamás vio la luz. También participó en una colección de relatos cortos titulada “The Roady” y se publicaron dos libros que recopilaban las letras de sus canciones, uno titulado “Philip” editado en 1977 y otro que salió dos años después bajo el nombre de “A Collected Works of Philip Lynott“.   

Eran años en que la sensibilidad equilibraba su lado más salvaje, aunque finalmente la balanza cayó del lado equivocado.   

LA VIDA EN EL FILO   

Si bien Lynott podía presumir de una creatividad de hierro, como acabamos de ver, no puede decirse lo mismo ni de su estabilidad personal ni de su salud, que se iba deteriorando progresivamente. Ya en 1976 una hepatitis le obligó a ingresar en un hospital de Manchester, cancelando una gira por Estados Unidos junto a Rainbow, pero el paso del tiempo acentuó los problemas y a finales de la década el deterioro era patente. Basta decir que en plena grabación de ‘Black Rose’, que tuvo lugar en París en 1979, estuvo sin poder salir de la habitación del hotel durante casi una semana. Los conciertos comenzaban a ser irregulares en la nueva década, dependiendo del estado de Phil Lynott, que estaba metido en una rueda que consistía en un montón de drogas en las fiestas tras los conciertos, y un montón de tranquilizantes para descansar antes del siguiente show, tras el cual se repetía la historia, un día y otro día.   

Cartel del último show de THIN LIZZY

Lógicamente todo esto afectaba a su carácter. Los problemas de ego acabaron con la huida de varios músicos, y era habitual que Lynott perdiese los papeles, aunque es de justicia decir que los trapos sucios se lavaban en

 casa. Eran los técnicos, roadies y compañeros de banda los que pagaban el pato, ya que Phil siguió siendo un caballero y mostrando un total respeto por sus fans (o “supporters” como a él le gustaba llamarlos), recibiéndoles en su camerino tras los conciertos y compartiendo su tiempo con ellos como siempre había hecho.   

 Esa fue la situación que marcó el viaje hacia el inevitable final de Thin Lizzy. Las ventas del grupo eran notables, pero el ritmo de vida de la banda había generado una deuda abismal, que hizo que managers y directivos cerrasen el grifo. Era el momento para grabar un álbum y hacer una gira de despedida que saldase el déficit e hiciese posible al menos, encarar el futuro sin números rojos. El 4 de septiembre de 1983 en el Zeppelin Field de Nuremberg, Thin Lizzy actuaba por última vez con Phil Lynott al frente.   

LA CAÍDA AL POZO   

Managers y compañía se habían encargado de enterrar al grupo de Phil, que veía como todo empezaba a caer a su alrededor. Intentó seguir adelante bajo otro nombre pero Scott Gorham, totalmente enganchado a la heroína, decidió desaparecer para salvar su vida, Brian Downey estaba agotado y en una penosa situación económica, por lo que tuvo que decir no por primera vez tras casi quince años al lado de Phil, y John Sykes eligió una millonaria oferta de Whitesnake por encima del incierto futuro junto a Lynott. Su esposa, Carolina Crowler terminó de darle la puntilla cuando se divorció de él, quedándose con la custodia de Sarah y Cathleen, sus dos pequeñas y partiendo a Phil por la mitad.   

Se abría una brecha en su vida, que a pesar de todo estaba decidido a superar montando otra banda con viejos amigos. Su nombre era Grand Slam y la calidad de su propuesta más que aceptable, pero incapaz de conseguir un contrato, tuvo que tirar la toalla.   

Aún en un momento tan desesperado, mantuvo intacta su creatividad y pasión por la música, lo que le valió que su antiguo manager Chris Robinson volviese a trabajar para él consiguiendo que Polydor le editase un single como artista en solitario. ‘Nineteen’ era el principio de un nuevo intento, que se acompañaba con su colaboración en el álbum ‘Run For Cover’ de Gary Moore, con quien también grabó ‘Out In The Fields’, el famoso EP de las casacas rojas. ¿Era un nuevo comienzo? ¿La luz al final del tunel? No, y él lo sabía. Las últimas semanas de 1985 las pasó encerrado en casa, con continuos vómitos, y solo fue capaz de recuperarse para recibir la visita de su madre y sus dos hijas el día de Navidad. Aquella misma noche le encontraron tirado en su habitación sin conocimiento, y del resto ya hemos hablado. Su funeral tuvo lugar el 9 de enero, en la iglesia de St. Elizabeth de Richmond, y dos días después fue enterrado en el cementerio de St. Fintan en Sutton.   

Nuestro héroe en Valladolid, como un Labordeta cualquiera!

Cuentan que cuando Brian Robertson recibió la noticia, perdió el conocimiento. Si un tipo tan duro como él, que por fuerza tenía que esperar algo así se desmayó, queda más que claro lo traumático que fue para el resto de la comunidad rockera, y, sobre todo, para el público. Phil siempre caminó en el filo, pero no por esperada que fuese su muerte fue menos llorada. Su talento, su magnetismo y su sensibilidad, además de su legado creativo, permanecen en la memoria de todos nosotros, muy por encima de morbosas historias sobre su lado oscuro. No podremos hoy depositar nuestros fetiches en su tumba, pero es un buen momento para que ‘Jailbreak’ empiece a dar vueltas en el equipo… The Boy Is Back In Town!!!   

Miguel.Asturias