CRONOLOGIA

.::WHITESNAKE: “Ready an’ Willing”::.

 

– Fool for Your Loving – Sweet Talker – Ready an’ Willing – Carry Your Load – Blindman – Ain’t Gonna Cry No More – Love Man – Black and Blue – She’s a Woman

David Coverdale: Voz Micky Moody: Guitarra Bernie Marsden: Guitarra Jon Lord: Teclado Neil Murray: Bajista Ian Paice: Batería Martin Birch: Productor

Esta reseña se completa con un dossier de prensa cuyo contenido y forma de conseguir vienen indicados al final del artículo.

Estar con los pies fuera del tiesto ya parecía una costumbre para David Coverdale. Cuando creó el grupo allá por 1977, el sonido de su banda era lo más demodé que se podría imaginar. El punk arrasaba y nadie parecía interesado en su apuesta, pero él siguió en sus trece. Llegada la década de los 80’s, nuestro cockrocker favorito estaba en una posición bastante parecida. El heavy metal dominaba el panorama… pero su banda no tocaba heavy metal. WHITESNAKE eran una banda de hard rock de corte clásico, que seguramente resultaba un tanto trasnochado para muchos de los ‘metalkids’ que vibraban con las nuevas bandas como VENOM, GRIM REAPER o ANGEL WITCH.

WHITESNAKE MARK IV

Todo ese mundo era ajeno a Coverdale, o al menos no debía importarle demasiado: de hecho parecía tener bastante claro que el tiempo corría a su favor, así que aplicó la máxima de ‘resistir es vencer’ y continuó el camino que se había trazado.

Para ello, no le tembló el pulso en deshacerse de quien no cubría sus expectativas. Eso ha sido una constante a lo largo de toda la carrera del cantante como ya sabes, aunque en aquel lejano 1979, solo hizo falta un cambio con respecto a la formación que había grabado los dos anteriores discos.

Ensayando en el estudio Se trataba del batería Dave Dowle, quien no terminaba de integrarse socialmente en la banda, ni tampoco era un músico a la altura del resto.

Había dos opciones a tener en cuenta, tres en realidad, pero las más sólidas eran las de dos pesos pesados como Ian Paice y Cozy Powell. Como curiosidad, decir que Neill Murray, el bajista del grupo, propuso también a Tommy Aldridge, que tocaba para Pat Travers, pero al no conocerle nadie, fue desestimado del primer intento. Como ya sabes, esto cambiaría con los años…

Cozy fue el primero a quien tentaron, pero en aquellos días aun estaba en RAINBOW y declinó la oferta. Ian Paice sin embargo, se encontraba un poco en tierra de nadie y aceptó el trabajo sin dudar. No en vano, durante una conversación entre Coverdale y él tras ver a la banda en directo, le confesó a David que su banda le parecía incluso mejor que DEEP PURPLE. Si era algo sentido o un simple halago, queda para él, pero el caso es que la llamada de Jon Lord para que formase parte de los WHITESNAKE de los 80, tuvo efectos inmediatos.

Esto ocurría en el verano de 1979. Por delante había varios meses de puesta a punto, ensayos y algunos conciertos entre ellos la edición de aquel año del Festival de Reading. También tuvo lugar la publicación del álbum ‘Lovehunter’, pero la compañía no puso el interés ( ni el dinero) suficiente para que Ian Paice re grabase las partes de batería, por lo que a efectos de este artículo, pasaremos por encima y llegaremos hasta los últimos días de 1979.

EN EL ESTUDIO.

En la puerta de los Ridge Farm, pasando un poco de frío...

A finales de 1979 la banda entra en los Ridge Farm. Coverdale no había quedado del todo satisfecho con el sonido de sus anteriores entregas y vio en aquellas instalaciones una posible solución.

El grupo traía abundante material escrito, especialmente David, quien había aprovechado sus vacaciones tras la mini gira de presentación de ‘Love Hunter’ en Belice, para preparar el nuevo trabajo. A excepción de Bernie Marsden que llegó más tarde, los músicos de WHITESNAKE pusieron manos a la obra el 3 de diciembre, y durante una semana trabajaron a destajo para desarrollar las ideas y darles forma. Coverdale firma en todos los temas, siendo tres exclusivamente suyos. El resto están coescritos junto a Micky Moody y/o Bernie Marsden, quien a pesar de, como decía antes, haber sido el último en llegar, no lo hizo con las manos vacías precisamente.

Varias de las canciones fueron aportaciones suyas, como él mismo explicaba al periodista Martin Poppof:

“ ‘Sweet talker’ llegó al estudio casi terminada. Yo escribí la melodía y David puso la letra en ella. También ‘Fool for your lovin’ , un trabajo clásico de la firma Marsden/Moody/Coverdale. Yo tenía el riff y Micky tenía el puente para rematarlo, que sacó de alguna de sus canciones. Luego llegó David y escribió la letra… creo recordar que todo ello nos llevó hora y media más o menos…”

También firmó la potente “She’s a Woman”, de lo mejor del álbum en mi humilde opinión. Tras el parón navideño volvieron al trabajo en Enero , alargando su estancia durante un mes más. El trabajo era intenso pero Neil Murray, bajista de la banda, recordaba aquellas sesiones con humor:

 “Fue muy fácil de grabar. Lo hicimos en los Ridge Farm, un estudio donde podías alojarte durante el tiempo que durase la grabación… no era una granja, aunque se le llamaba así. Estaba en medio del campo pero era una especie de casa señorial antigua, que había sido restaurada, con muchos jardines e incluso una piscina, aunque no estaba demasiado bien cuidada. El caso es que no había muchas distracciones, lo que te permitía centrarte en el trabajo. En fin, te levantabas, leías el periódico y te encerrabas durante doce horas a trabajar en el estudio! Ah, también podías almorzar algo de vez en cuando…”

Martin Birch como productor, puso todo su talento al servicio de la banda con unos resultados espectaculares. La incorporación de Martin al equipo en ‘Loverhunter’ ya había mejorado infinitamente el sonido con respecto a ‘Trouble’ pero ahora, trabajando en aquel estudio, la mejoría era aun mayor. Un sonido denso y rico, quizá sin llegar a la profundidad de los discos que hizo con RAINBOW pero aprovechando al máximo los recursos que los músicos tenían ( que no eran pocos.

EL ALBUM.

Resulta paradójico el hecho de que cuando el 50% de la banda estaba formada por antiguos miembros de DEEP PURPLE, era cuando más se alejaba del sonido del PURPLE clásico. La estructura de las canciones era más sencilla, no había sitio (al menos no tanto como antes) para el lucimiento de cada uno de los músicos y el espíritu de las canciones estaba principalmente en el rithm ‘n blues: ni música clásica, ni psicodelia ni nada por el estilo, solo rock desnudo, sin aditivos.

Esto, como es lógico, complació a una parte del público, que ansiaba una evolución que iba tomando forma desde el álbum “Trouble” , pero por otro lado decepcionó a quienes veían aquí la puerta abierta a una reunión de DEEP PURPLE. Sea como fuere, en lo que ambos mundos deberían estar de acuerdo es que estamos ante un disco magistral, que mantiene el nivel de principio a fin. Los ‘temas estrella’ lo son por derecho propio, pero el resto no es un mero relleno, si no una colección de canciones soberbias que de hecho entraron en el repertorio en casi su totalidad, y alguna de ellas aun sigue a día de hoy, treinta y tres años después de ser escritas.

Entendiendo por ‘temas estrella’ los que fueron publicados como single hablaríamos de dos piezas magistrales como son “Fool for your lovin’ “ y “Ready an’ Willing”. El primero había sido escrito para B.B.King, era una canción para ser vendida, pero la insistencia de Martin Birch en el sentido de que encajaría como un guante dentro del disco, convenció a Coverdale de usarla para su grupo. No erró la jugada. El historial en las listas de éxitos de Inglaterra era muy exiguo para WHITESNAKE, reduciéndose a un puesto nº 61 en el Top100 durante tres semanas para el Ep “Snakebite” en 1978 Y un nº 55 para el tema “Long way from home” que desapareció a las dos semanas en 1979. Con “Fool for your Lovin” subieron hasta el puesto numero 13 de la lista y se mantuvieron allí durante más d edos meses. Estaba claro que el camino era ese: canciones que sin desvirtuar la personalidad el grupo, tuviesen un gran gancho comercial. Hubo ciertos roces a la hora de grabarla entre Neil Murray y Ian Paice, como recuerda el bajista:

Ví las posibilidades de la canción y volví a grabar mis partes de bajo. El caso es que empezaron a mezclar el álbum por ese tema precisamente y Ian Paice tomó parte en el asunto presionando para que el bajo quedase relegado a un segundo plano. Cuando la escuché dije:‘ Oíd, esto no es como se supone que debería ser. Grabé de nuevo los bajos para que se oyesen ¿Por qué los habéis tapado? ’ y me fui a casa bastante rebotado. Como me verían en el estudio que aquel mismo día, a las tres de la mañana, me llamaron por teléfono. Era Martin Birch: ’ Yeah, lo hemos hecho a tu manera y suena mucho mejor’. Bien!.

Ready ‘n Willin’ ( el single) no obtuvo tan buenos resultados ( un 43 durante dos semanas) pero mantuvo el interés del mercado, ya que fue publicado justo al terminar la gira, convirtiéndose en una especie de puente hacia su siguiente trabajo, y mantuvo su presencia en el repertorio del grupo a lo largo de los años.

El ‘resto’ de canciones eran, como decía antes, piezas magistrales, no había paja en este granero. Hay por ejemplo dos, que son bien diferentes entre sí, (“Ain’t gonna cry no more today’ y “She’s a woman’) pero donde la querencia hacia LED ZEPPELIN, y muy especialmente de David Coverdale hacia su ídolo Robert Plant, hace sentir su peso. De hecho, la forma de cantar en esta última, anticipa bastante e lo que venimos oyendo en los años más recientes del grupo.

Bien diferente es, por ejemplo, la aportación del cantante en la recuperada ‘Blindman’ , que ya había sido grabada en 1977 para el álbum “David Coverdale’s Whitesnake” o la lasciva y sugerente “Love man”, donde el cantante acentúa la profundidad de su voz (entonces podía) dotando al tema de una personalidad inigualable. No había nadie que cantase así!.

Micky Moody y Bernie Marsden hacen un trabajo impecable. Se habla mucho ( y es justo hacerlo) del talento de Brian Robertson y Scott Gorham en THIN LIZZY como pareja de guitarristas pero nada tienen que envidiarles estos dos músicos. Puede que su imagen no fuese la mejor, pero jamás Coverdale ha tenido un respaldo como el suyo desde que abandonasen al grupo. La precisión que alcanzan en ‘Sweet talker’ por ejemplo está al alcance de muy pocos, el dominio del slide guitar, la finura con que trabajan las partes acústicas y por supuesto, el talento a la hora de escribir canciones, hacen que tengamos mucho que agradecerles.

 

Además de ello estaba, naturalmente la aportación de Ian Paice y Jon Lord , que si bien limitan su firma al tema que da título al disco, la sola presencia de estos dos mitos vivientes (y no hablemos de su talento como músicos, naturalmente) daban al grupo la solided y credibilidad que en ningún caso hubiesen tenido con otros nombres. A este respecto, Bernie Marsden le confesaba al periodista Martin Poppoff:

“Eran músicos que te hundían. Una vez que habías tocado con ellos, todo lo que viniese detrás parecían músicos de juguete, porque eran dos tipos insuperables. Cuando has estado tocando con Ian Paice y Jon Lord durante seis años y de repente dejas de hacerlo, es jodido, es jodido. Estos chicos son el top, y Jon Lord además es una gran persona (risas), él es un gran, gran hombre. Siempre le presento como ‘el Gran Jon Lord’ y Paice, como batería… he visto a mucha gente al lado del escenario, Llegaban con nosotros arriba y decían ‘¿puedo quedarme a ver a Ian?’ … he visto a Paice hacer llorar a baterías de pelo en pecho, hace qeu lo imposible parezca fácil. Son algo muy importante en mi carrera porque cuando me uní a P.A.L. (Pace, Ashton Lord) en 1976, antes de WHITESNAKE, me pusieron en el mapa del rock, por así decirlo… de repente estaba tocando con aquellas grandes figuras, lo que me colocó en una posición muy prestigiosa”.

Vaya desde aquí nuestro recuerdo a Jon Lord, que, evidentemente, aun vivía cuando se hizo esta entrevista, la cual parece resumir el sentir de la inmensa mayoría de público y compañeros de ambos músicos.: una mezcla de afecto y admiración hacia los grandes talentos que formaron parte, entre otros muchos, de este disco.

EL TOUR

La gira empezó en Inglaterra de manera muy intensa, con parones de un día o dos para descansar, pero cubriendo la práctica totalidad del mes de Junio, para después limitar los meses de Julio y Agosto a tres míseros shows, uno de ellos eso si, en el Reading, esta vez ya como cabezas de cartel. Esa actuación fue grabada por la BBC ( todas lo fueron) y pirateada hasta la saciedad en diferentes bootlegs, generalmente unido a la actuación de la banda en el Reading 79. Finalmente hace un par de años el show formó parte oficial de la discografía del grupo al aparecer en la caja “Box of Snakes”.

En aquellos conciertos llevaban como telonero a GFORCE, la banda que Gary Moore había formado tras abandonar a THIN LIZZY. Al parecer, tanto el guitarrista irlandés como su banda, atendían a los fans después del concierto , firmaban autógrafos y charlaban con ellos, lo que contrastaba con la actitud de Coverdale y WHITESNAKE que se mantenían distantes y rodeados de un equipo de seguridad desproporcionado para lo que en realidad eran. Quizá todo fuese parte de una simple pose de banda glamurosa, quien sabe. En cualquier caso, el baño de realidad vino en Octubre, cuando viajaron a Estados Unidos, permaneciendo allí durante un mes y medio en el que abrieron para JETHRO TULL, con un éxito…. Digamos que más bien discreto. Al menos consiguieron que ‘Fool for your lovin’, que se había publicado allí, subiese hasta el puesto número 70 del Billboard.

 

Un año antes, David Coverdale había firmado un contrato con la compañía Mirage que era una marca blanda de la todopoderosa Atlantic, con la vista puesta en el mercado americano, pero las cosas no funcionaron ni medio bien, y la banda era absolutamente desconocida en aquel país.

En fin, el año al menos acabó bien en ese sentido, ya que terminaron 1980 y se adentraron en el 81 girando por Francia y Alemania, abriendo nada menos que para AC/DC quienes presentaban el álbum ‘Back in  black’. Esto, como ya supondrás, les garantizaba estadios llenos y un público más acorde con su sonido que el de JETHRO TULL. Por cierto, que la gira de AC/DC pasó por España, pero con MIDNIGHT FLYER como teloneros.

A partir de finales de 1980 ya no sabría decir si estamos hablando de la gira de promoción de “Ready an’ Willin” o la de su extraordinario álbum en directo “Live… in the heart of the City”, que salió publicado en Noviembre de 1980, aprovechando las circunstancias. Las giras se solaparon y todo se vuelve un poco confuso, de manera que puede ser un buen momento para poner fin a la reseña del disco. Antes sin embargo, no me resisto a comentar una anécdota que el maestro José Galván reseña en su libro “Un mundo púrpura”, que era absolutamente desconocida para mí y que me ha llamado mucho la atención. Al parecer, a la hora de diseñar la portada, el manager, John Coletta sugirió una idea parecida a la que ilustra ‘Lovehunter’. Como quiera que esta les había servido para ganarse fama de sexistas, Coverdale rechazó esa idea, proponiendo la portad que todos conocemos , que no es otra cosa que la contraportada de “Trouble” convenientemente re distribuida y hehca la sustitución de baterías. No se los miles d eveces que hbré contemplado ambas 8portada y contraportada) pero hasta el momento mismo d e leerlo en El Libro, nunca me había dado cuenta.

Miguel. Asturias

DOSSIER

Si eres habitual, ya sabes lo que hay que hacer. Si no sueles pasar por aqui, simplemente se trata de que compartas tu opinión sobre este disco escribiendo un post en este blog: cual es tu tema favorito, cual es la mejor época del grupo, si los has visto en directo…. lo que se te pase por la cabeza, relacionado con este álbum a poder ser.

Reseña del álbum en el fanzine TEENAGE DEPRESION nº 13, publicado en Inglaterra en 1980. Una página en inglés.

Reportaje sobre la banda publicado en la revista KERRANG nº3, durante 1981. Cinco páginas en inglés.

Reseña POPULAR1 Especial Reading 1979. Seis páginas en español.

Reseña concierto WHITESNAKE en España en 1979. Publicado en el nº71, allá por Mayo de 1979. Dos páginas en español.

Biografía (hasta 1981) y reseña del álbum aparecida en la revista DISCO EXPRESS en 1983. Once páginas en español.

Mini bio publicada en POPULAR1 Especial Saga Purple. Dos páginas en español.

Reseña POPULAR1 Especial Reading 1980. Cuatro páginas en español.

Anuncios

CRONOLOGIA

.::IRON MAIDEN: “Powerslave”::.

Aces High  – Two Minutes To Midnight  – Losfer Words (Big ‘Orra)  – Flash Of The Blade  – The Duellists  – Back In The Village  – Powerslave  – Rime Of The Ancient Mariner

Steve Harris: Bajo   Bruce Dickinson: Voz   Adrian Smith: Guitarra   Dave Murray: Guitarra   Nicko McBrian: Batería.  Produce Martin Birch

Esta reseña se completa con un dossier de prensa cuyo contenido y forma de conseguir vienen indicados al final del artículo.

Powerslave” salió a la venta el 3 de septiembre del 84, justo el día en que la banda actuaba en Madrid. La gira de presentación del disco era tan apretada, que había empezado un mes antes de la publicación del álbum… pero no nos precipitemos, y retrocedamos a la primera semana de Enero de aquel lejano 1984.

Una vez terminado el ‘World Piece Tour’ cerrando el mítico Dortmund Festival, la banda viajaba a Las Bahamas para registrar las canciones que darían forma al nuevo disco. Esto ocurrió en los primeros días del 84, así que teniendo en cuenta que la gira de ‘Piece of mind’ había terminado el 18 de Diciembre como hemos dicho, está bastante claro que ‘Powerslave’ fue escrito en la carretera, como suele decirse.

Bajo mi humilde punto de vista, esto se dejó notar en el sentido de que ‘Powerslave’ era un álbum muy polarizado. Por un lado, tenía cuatro canciones que se convirtieron en clásicas en la primera escucha. Sin embargo,  se completaba con otras cuatro, que aun siendo extraordinariamente brillantes, estaban bastante por debajo de las primeras.

Por empezar de alguna manera, lo haremos por estas últimas: “Losfer Words”, “Flash of the Blade”, “The Duellists” y “Back in the Village” venían todas seguidas, colocadas precisamente en ese orden. En esas condiciones, con una primera parte del disco formada por “2Minutes to midnight” y “Aces high” y un cierre con “Powerslave” y “Rime of the ancient Mariner”, pretender que todo está al mismo nivel, es un acto de fe casi bíblico.

De todas ellas, “Losfer Words” era quizá la que peor parte se llevaba. Al ser una canción instrumental, tenía que competir con hitos como “Transylvania” o “Gengis Kan” y no salía muy bien parada, “Flash of the Blade”, escrita en solitario por Bruce Dickinson, era una canción más que aceptable, pero jamás entró en el repertorio de ninguna gira. Al menos pudimos disfrutar de ella en la película ‘Phenomena’ de Dario Argento, estrenada en 1985. “The Duellist” la más cercana a la tradición MAIDEN, se alargaba en un corta-pega que en ocasiones perdía su sentido y por último, “Back in the Village” (secuela de “The Prisioner” en su parte lírica) era demasiado rápida para entrar un set como el de IRON MAIDEN, que no acostumbraba a tener canciones con ese tempo.

En resumen, por una u otra razón, la parte central del disco parecía estar fuera de lugar en un momento como aquel, en el que Harris y compañía se habían ido superando a sí mismos en cada entrega.

Otro asunto bien diferente era la otra mitad del disco. “Aces High”, abría el disco directo a la cara, y fue una canción incomprensiblemente apartada del repertorio tras este tour, pero que en cambio salió editada como segundo sencillo del disco. No tenía una estructura especialmente complicada pero abarcaba un rango de octavas considerable y además tenía un tempo muy dinámico, lo que debía convertirla en una canción difícil de tocar en directo y quizá por eso fue apartada. Decía que este había sido el segundo sencillo del disco. Antes habían publicado en el mismo formato “2 Minutes to midnight”, de hecho este single salió el 6 de Agosto, como adelanto al LP.

Esta canción, al contrario de ‘Aces High’, sí tuvo presencia en los sucesivos tours, de hecho y si no me equivoco, solo dejaron de tocarla en la gira de ‘Dance of Death” durante 2004. La guerra era su argumento lírico, cumpliendo una tradición establecida desde que Dickinson se había puesto al frente del grupo.

Y fue precisamente Dickinson, quien firmo en solitario el tercero de los cuatro ‘grandes temas’, ‘Powerslave’. Lo que empezó, según palabras del propio cantante como una secuela de ‘Revelations’, terminó convertida en una de las mejores canciones de toda la historia del grupo. ‘Powerslave’ hereda el sonido más épico de los RAINBOW de Ronnie Dio, la riqueza y la grandilocuencia del viejo hard rock de los setenta y se envuelve en la energía del heavy metal de mediados de los ochenta dando vida a uno de sus clásicos inmortales.

Por último, el disco tenía un broche de oro en una canción que en su momento estuvo en boca de todos: ¡un tema de casi un cuarto de hora!. Fue algo que nos sorprendió muchísimo y nos daba argumentos para demostrar a los fans de MODERN TALKING que nuestros ídolos estaban a años luz por encima de los suyos, y de hecho así era!!. Con un argumento basado en un poema del mismo nombre, “Rime of the ancient Mariner”resumía de alguna manera, muchos de los paisajes a los que nos tenía habituados la banda: partes rápidas, partes melódicas, desarrollos instrumentales de verdadero lujo y en fin, todo lo que cabía esperar de una banda como IRON MAIDEN.

Tampoco decepcionaron en lo que se refiere al producto en sí. De nuevo eligieron los Compass Studios en Nassau, (supongo que por el brillante resultado obtenido en ‘Piece of mind’) y una vez más fue Martin Birch quien unió todas las piezas de aquel puzle, que aun tuvo que pasar por los Electric Ladyland Studios para las mezclas y los Sterlig Sound Studios para la masterización. Tanto viaje de estudio en estudio terminó por dar sus frutos. Como de costumbre, el trabajo de Martin Birch está muy focalizado en las guitarras, que suenan poderosas y compactas, pero con una nitidez casi cristalina. La sección rítmica de Harris y Nicko sigue la línea de su anterior disco y dan al conjunto una intensidad que sirve de perfecto colchón para el trabajo de Bruce Dickinson, que demostraba aquí capacidad suficiente como para arrancar una carrera en solitario de haber querido hacerlo. Todos sabemos que aun faltaba algún tiempo para que eso ocurriese y que cuando se editó ‘Powerslave’ IRON MAIDEN era un ente sólido y firme como un bloque de hormigón. De hecho era la primera vez en la historia de la banda que editaba un disco con la misma formación que habían tenido en el anterior.

WORLD SLAVERY TOUR

La gira de presentación del disco superó las cotas hasta entonces alcanzadas por el grupo.

World piece tour” ( la gira del álbum ‘Piece of Mind’) había dejado exhausto a todo el mundo, pero se quedó pequeña en comparación. Para empezar duró nueve meses, frente a los doce de esta, y además mientras que aquella se limitó (por así decirlo) al Reino Unido, Europa y Norteamérica, al ‘World Slavery Tour’ (nombre que recibió esta) hubo que sumar fechas en el continente Australiano, Japón y Sudamérica. Una prueba más del salto que la banda había dado en aquel año.

Como hemos dicho, el “World Slavery Tour” empezó un mes antes el álbum fuese publicado, y lo hizo detrás del Telón de Acero. Para quienes seáis más jóvenes o tengáis poca memoria, recordemos que eso del Telón de Acero, eran una serie de países que estaban sujetos a la dictadura comunista y que en realidad no dejaban de ser marionetas de la Unión Soviética. Países como Polonia, Hungría o parte de Alemania, que hoy llevan una vida normal, estuvieron hasta finales de 1989 sometidos a una dictadura de terror y a una total ausencia de libertades, lo que convertía a aquellos conciertos en una bendición para los metalheads de la zona.

Aquella parte de la gira fue filmada y recogida en una especie de documental titulado “Behind the Iron Curtain” que en principio constaba de cuatro únicas canciones recogidas en apenas cuarenta minutos, pero que luego fue alargado con la inclusión de más temas de la gira. El caso es que en su mayor parte, estos fueron grabados en Hannover, de hecho, de los cuatro originales solo hay uno en Polonia y otro en Hungría pero bueno, lo mejor de la cinta son las conversaciones con los fans y entre ellos mismos, y sobre todo, y la impagable versión que la banda hace de ‘Smoke on the water’ en un banquete de boda que se celebraba en Polonia y al que ellos se apuntaron´.

Así las cosas, Polonia, Hungría y la desparecida Yugoslavia vieron los primeros shows de este inmenso tour que continuó por los países del sur como Italia, España o Portugal, para después centrarse en el reino Unido, donde hicieron 24 fechas en un mes, siendo las cuatro últimas para sendas noches seguidas en el mítico Hammersmith londinense.

Alemania y el corazón de Europa, acogieron al grupo durante el siguiente mes, antes de emprender viaje al otro lado del Atlántico, donde giraron durante otros cinco meses, desde Noviembre hasta Marzo de 1985. Canadá y sobre todo Estados Unidos se llevaron la mayor parte de las fechas, como es natural, si bien hubo un show muy significativo que ya hemos comentado en esta web y que puedes recordar  AQUÍ

ROCK IN RIO

Decía que era una parada significativa porque se trataba de su primera visita a Sudamérica, donde el tiempo ha demostrado que tienen una base de fans absolutamente leal y entregada, y porque con su presencia allí. IRON MAIDEN ponían el heavy metal a un nivel inimaginable tan solo un par de años atrás… de acuerdo, aquel festival acogió a muchas bandas importantísimas de rock duro, ahí estaban AC/DC, WHITESNAKE o SCORPIONS entre otras, pero ninguna de ellas jugaba en la liga del heavy metal sin aditivos.

Además de aquella, otras fechas de suma importancia en aquel tour fueron, como habrás adivinado ya, las de mediados de Marzo del 85, concretamente del 14 al 17, en Long Beach, California. Cuatro shows de los que se extrajeron las canciones que darían forma a su doble álbum en directo “Live after death” del que hablaremos en su momento…. Después de aquel tramo en Norteamérica, visitaron, Japón, Australia, y volvieron a Estados Unidos donde remataron aquel mastodóntico tour en 19 de Julio de 1985 en California.

… Y DESPUÉS DE ESO?

Si obviamos el álum en directo que salió de la gira de “Powerslave” puede decirse que este dico cerró toda una etapa en el grupo. Bien es cierto que al mismo tiempo, la escena eavy metal daba un giro muy acusado y la mayor parte de las grandes bandas plegaban velas y abandonaban su lado más duro: JUDAS PRIEST, SAXON, ACCEPT, WASP… todas ellas hacían concesiones a una comercialización de la que IRON MAIDEN no fueron ajenos.

De todas formas, este fue uno de los discos de heavy metal más vendidos de la historia y quizá de los que más ayudó a abrir el mercado a dicho género: Oro en Alemania y Reino Unido, platino en Estados Unidos y doble platino en Canadá, y diferentes posiciones en el Top5 de Reino Unido, Holanda, Noruega, Suecia, etcétera.

Si “Piece of mind” nos había tradido al IRON MAIDEN más oscuro y barroco, “Powerslave” anunció cambios desde su magistral portada: Eddie dominaba el mundo desde su trono bajo un cielo claro y rodeado de luz. No sé si esto fue un mensaje subliminal, pero sin duda resultó ser cierto.

.::DOSSIER::.

.::DOSSIER ‘POWERSLAVE”::.
Si eres habitual, ya sabes lo que hay que hacer. Si no sueles pasar por aqui, simplemente se trata de que compartas tu opinión sobre este disco escribiendo un post en este blog: cual es tu tema favorito, cual es la mejor época del grupo, si los has visto en directo…. lo que se te pase por la cabeza, relacionado con este álbum a poder ser.

-Reportaje publicado en CIRCUS Magazine durante Abril de 1985. Cuatro páginas en inglés.

-Artículo ‘Separación IRON MAIDEN’, publicado en POPULAR1, nº 135 en Septiembre de 1984. Dos páginas en español.

-Reseña clip “2 minutes to midnight” publicada en POPULAR1 137 en Octubre de 1984. Una página en español.

-Reportaje actuaciones en España publicado en HEAVY ROCK nº 15, en verano de 1984. Cuatro páginas en español.

-Anuncio gira Inglaterra publicado en contraportada KERRANG 67 durante Mayo de 1984. Una página en inglés.

-Reportaje entrevista y reseña show en España publicado en Especial Popular1 ESPA64. Trece páginas en español.

-Reseña show en Escocia publicado en Kerrang 78, durante Octubre de 1984. Dos páginas en inglés.

-Resultados Top5 de KERRANG 1984. Publicado en KERRANG nº085 en Enero del 85. Cuatro páginas en inglés.

-Reportaje Rock in Rio publicado en KERRANG nº 088 durante Febrero de 1985. Cuatro páginas en inglés.

-Tourbook gira Powerslave. Veintiséis páginas en inglés.

CRONOLOGIA

IRON MAIDEN: “Piece of mind”

 Esta reseña se completa con un dossier de prensa cuyo contenido y forma de conseguir vienen indicados al final del artículo.
1. Where Eagles Dare (Harris) – 6:11 2. Revelations (Dickinson) – 6:48 3. Flight of Icarus (Dickinson/Smith) – 3:51 4. Die With Your Boots On (Dickinson/Harris/Smith) – 5:29 5. The Trooper (Harris) – 4:11 6. Still Life (Harris/Murray) – 4:53 7. Quest for Fire (Harris) – 3:42 8. Sun and Steel (Dickinson/Smith) – 3:26 9. To Tame a Land (Harris) – 7:27
Bruce DickinsonVoz  
Adrian SmithGuitarra 
Martin BirchProductor, mezclas,Ingeniero  
Steve HarrisBajo  
Nicko McBrainBateria   
Dave MurrayGuitarra
Hay discos que por alguna razón que desconozco, están ligados a una época hasta el punto de transportarte a ella con tan solo escucharlos. Personalmente me ocurre con “Back in black” de AC/DC o el “Black Album” de METALLICA. Escuchar cualquiera de los dos es como hacer un viaje a los días en que los descubrí, quizá por una asociación de recuerdos o quizá por un deseo inconsciente de volver a aquellos tiempos. Bien, pues exactamente lo mismo me ocurre con el que comentamos ahora, “Piece of mind“. Hay algo en este álbum que es puro 80’s. Sí, ya se, está grabado en los ochenta y eso ayuda, pero también lo están “Reing in blood” o “Blow up your video” y la asociación disco-época no es la misma.
Creo que en realidad todo responde a que ‘Piece of mind’ (que originalmente iba a llamarse ‘Food for tough’) sintetiza entre sus surcos lo mejor que tuvo el heavy metal europeo de la década. A saber, tiene una técnica apabullante, casi inhumana, combinada con una fuerza de la que no gozaba ninguno de los anteriores discos del grupo y mucho menos ninguno de los que grabaron después.
Hay que tener en cuenta también que sus canciones estaban escritas en base a una estructura compleja, pero al mismo tiempo dinámica, es decir, IRON MAIDEN no eran precisamente un grupo simple, y en este álbum estructuraron las canciones dando a cada una incontables partes, riffs, arreglos… que al mismo tiempo hacían que esos temas transcurrieran de principio a fin sin aburrir. Por poner una comparación (odiosa, lo reconozco) METALLICA trataron de hacer lo mismo en “… And Justice for all” pero lo único que consiguieron fue hacer un ‘cut and paste’ en el que se repetían partes dentro de cada canción una y otra vez sin ningún sentido, escribiendo algunos temas verdaderamente aburridos. Bien, eso no ocurre, al menos en mi opinión, con “Piece o Mind”.
Otro punto a tener en cuenta es que la banda en sí misma presentaba un aspecto como el que todos queríamos tener. Lejos del look futurista que lucieron en la época de ‘Somewhere in time” y “Seventh
son” las fotos de ‘Piece of mind’ son el reflejo deun grupo que sabe que está subiendo y que no tardará en alcanzar la cumbre, pero que aun se siente cómodo con su chupa y sus vaqueros. Ya sabes: “…Denim and Leather Brought us all together”. Incluso la portada, siendo tan infantil como todas las demás, era ni más ni menos lo que el grupo necesitaba para transmitir de un modo preciso lo que te ibas a encontrar en el disco.De cualquier forma, y aunque esto sea una paranoia personal, y no le suceda a nadie más sobre este mundo, seguro que en lo que si coincidimos la mayoría es que estamos ante el vértice del medio de la trilogía sagrada de IRON MAIDEN, cuyos otros dos lados serían “The number of the Beast” y “Powerslave” naturalmente. El cambio respecto al anterior trabajo “The number of the Beast” es notable. En primer lugar, a estas alturas la banda ya es grande y no deja ningún sitio a la improvisación. Todo esta milimétricamente medido y elaborado, y aunque siguieron con un esquema muy parecido al de su anterior trabajo, en este la producción esta cuidada hasta en el mínimo detalle. Solo has de escuchar temas como “Where eagles dare” cuya parte central consigue crear un ambiente que te transporta las montañas de las que habla la canción. Martin Bich es un punto muy importante a tener en cuenta y consiguió un ambiente barroco idéntico a la época de RAINBOW con Dio o incluso a la de los BLACK SABBATH de “Heaven and hell“. Otro cambio respecto a anteriores trabajos es la mayor aportación de toda la banda en labores de composición. Si antes era S.Harris quien más ponía de su parte, ahora ese aspecto está más equilibrado y todo el mundo pone su grano de arena.


En cuanto a los textos, la apuesta de Bruce Dickinson toma cuerpo de un modo casi avasallador, centrado la temática del disco en temas religiosos (“Revelations“), míticos (“Flight of Icarus” basado en Icaro, el personaje mitológico que quiso volar tan alto como Dios) e histórico-bélicos (“The trooper” que habla sobre la Batalla de Crimea entre rusos e ingleses de 1854) casi al completo. Los temas callejeros (“Gangland“, “Running Free”…) han quedado relegados a la segunda fila, y si tenemos en cuenta la influencia que esa temática (la histórico – épica) ha tenido en incontables bandas que aparecieron posteriormente, parece ser que no se equivocaron al dar ese paso.
También hay cambios de personal. Clive Burr miembro original, ‘cede’ su puesto en la batería a Nicko MacBrian, procedente de la banda de Pat Travers. Sobre este cambio hubo cierta polémica en su día, ya que fue solventado con la clásica excusa de las ‘diferencias musicales’, pero el tiempo y las declaraciones de los propios protagonistas han venido a confirmar las sospechas de que en realidad, los motivos fueron exactamente los mismos que terminaron con el cese de Paul Dianno. En fin, parece que el abuso de alcohol y otras sustancias tuvieron bastante que ver en el cese de Clive, quien fue echado de menos por muchos fans, pese a la buena acogida que Nicko tuvo desde el primer día.  Sin embargo, el propio Bruce Dickinson contaba “…todavía creo que (Clive) fue el mejor batería que la banda tuvo. Esto no quiere decir que tenga nada en contra de Nicko. Técnicamente, él es un batería muy por encima de Clive. Es solo que Clive tenía un feeling increíble, y eso solo viene de nacimiento”. Sobre gustos no hay disputas, pero en cualquier caso la aportación de Nicko no merece reproche alguno y pronto se convirtió en marca de la casa junto a las cabalgadas de Harris o los duelos de A.Smith y D. Murray, que por cierto, en esta ocasión son más cortos y efectivos que en otros álbumes.
Steve Harris: “América no es el lugar más fácil donde resistir las tentaciones, especialmente si estás en una banda de rock duro y tus discos están en las listas” comenta refiriéndose al tour de “The number of the beast” en el que la mayoría de los shows los hicieron abriendo para otras bandas ”…en más de una ocasión Clive pasó la mayor parte del show vomitando en un cubo al lado de su batería. Yo pensé ‘Bueno, si estamos teniendo problemas con sets de cuarenta y cinco minutos, ¿Qué ocurrirá cuando los hagamos de dos horas?”

Como anécdota y de alguna manera siguiendo con el nuevo batería, cabe citar la intro de ‘Still life’. Después de grabar “The number of the beast” la banda comenzó a ser el objetivo de grupos religiosos que les acusaban de incluir mensajes subliminales en sus canciones para convertir a los jóvenes metalheadas en adoradores del maligno. En fin, el mismo rollo que han sufrido incontables bandas de hard rock a lo largo de la historia. Para dar que hablar, Nicko McBrian incluyó una intro grabada al revés que venía a decir “¿Qué dijo el monstruo de las tres cabezas? No te metas en cosas que no entiendes…”. ((“What had said the thing with three head? Don’t middle with things you don’t understood”). Dicho así y con los efectos pertinentes puede parecer una advertencia hecha por el mismísimo Lucifer, pero el caso es que no pasaba de ser una cita de un cómico inglés de los sesenta llamado John Bird, quien interpreta al dictador africano Amin Dada, quien siendo preguntado por los ministros que desaparecían en su país, decía que los había enviado a Plutón a resolver los problemas del Tierra. Sin duda era algo maligno, pero no precisamente satánico.
Fueron singles “Flight of Icarus” que alcanzo el puesto octavo y “The trooper” que se quedo en el 28, canciones que siguen formando parte del repertorio en directo de la banda veinte años después. Me gustaría reseñar que “Where eagles dare“, “Die with your boots on” y “Revelations”, nada menos que siete de los nueve que trae el disco (solo quedaban fuera “Quest for fire” y “Sun and steel “) estaban incluidos en el set de directo del WORL PIECE TOUR 83, ciento cincuenta y tres conciertos en Europa y Estados Unidos junto a gente como SAXON, ROCK GODDESS, FASTWAY, QUIET RIOT o M.S.G. abriendo para ellos. En España hicieron cuatro fechas y un especial en la televisión, en el programa Tocata, presentando un playback con cuatro temas y una entrevista hecha por José Antonio Abellán, el mítico comentarista deportivo que entonces presentaba aquel programa junto a Mercedes Resino. Si algo así se hacía en un país con tan escasa tradición rockera como este, es porque no cabe duda de que “Piece of mind” una obra maestra del rock duro.
He preparado un pequeño dossier  que incluye varias entrevistas que aparecieron en revistas de la época para completar la reseña de este gran disco. El dossier consta de 35 páginas (15 Megas) repartidas de la siguiente manera:
Para conseguir el dossier debes dejar un comentario sobre el álbum y recibirás el enlace y contraseña al dossier.
HEAVY ROCK n 002, Mayo 1983. Entrevista a Bruce Dickinson.
POPULAR1 n 119, Mayo 1983. Entrevista con la banda anunciando la aparición de ‘Piece of mind’
ENFER MAGAZINE n 002 . Reportaje biográfico de IRON MAIDEN (en francés)
ENFER MAGAZINE n 008 Diciembre 1983- Entrevista y reseña del show en París del 17-11-1983. Incluye poster (En francés)
POPULAR1 n 127, Enero 1984. Entrevista y reportaje del show en Barcelona del tour ‘Piece of mind’
HEAVY ROCK n 008, Enero 1984. Entrevista y Reportaje del show en Madrid del tour ‘Piece of mind’

CRONOLOGÍA

Si hiciésemos una lista de discos, llamémosles ‘peculiares’, “Another perfect day” formaría parte de ella sin lugar a dudas. Junto a “Born Again”, “Load” o “Point of entry” pasa por ser de esos trabajos que por una u otra razón nos descolocaron en su momento. Ahora es un momento tan bueno como cualquier otro para re-descubrir el disco y darse cuenta que sin ser “Overkill” sí es uno de los grandes discos de este grandísimo grupo. He resumido el capítulo correspondiente del libro “Sin Remordimientos” que escribí hace ya algún tiempo y añadido un pequeño dossier de prensa al respecto para compartir con todos vosotros. Espero que os guste y que os de pie a pinchar ‘Dancing on your grave’ una vez más.

-EL CONTENIDO DEL DOSSIER Y LA FORMA DE CONSEGUIRLO ESTÁ AL FINAL DEL ARTICULO –

Fast Eddie Clarke hacía su último show como guitarrista de MOTÖRHEAD, en el Paladium de Nueva York, el 14 de mayo de 1982. Desde hacía ya algún tiempo, el ambiente en la banda se había enrarecido por diferentes presiones unidas a un estilo de vida no precisamente sano, lo que sumado a un disco que no funcionó en absoluto como debió haberlo hecho (“Iron Fist”} y un maxisingle grabado junto a Wendy O’Williams y sus PLASMATICS, que destrozó los nervios del guitarrista, dio como resultado el abandono del grupo por parte de este. Eddie en realidad llevaba amenazando con irse desde hacía siete años, cada dos meses más o menos, pero aquella vez iba en serio, y lo cierto fue que ni Lemmy ni Taylor hicieron nada por evitarlo. Quizá un poco de diálogo hubiese servido para arreglar las cosas pero, sencillamente, la goma se había estirado demasiado y había acabado rompiéndose.

Una pareja encantadora!. Al menos para muchos de nosotros…

Una gira firmada pero por terminar, las prisas, y el hecho de querer aprovechar la oportunidad de añadir un nombre conocido al grupo, terminaron en una alianza bizarra como pocas. Brian Robertson, ex guitarrista de THIN LIZZY y WILDHORSES, se unía a MOTÖRHEAD!. Quizá solo la entrada e Ian Gillan en BLACK SABBATH poco antes, tuvo una repercusión similar entre la parroquia metálica de la época.

El pelo corto y teñido de rojo que lucía el escocés, así como su negativa a vestir de negro, no fueron buenas señales. En realidad tampoco era un obstáculo insalvable, por mucho que a Lemmy le desagradase, pero en ningún caso podía hablarse de un buen comienzo. Otro asunto bien diferente era la exigencia por parte de Robertson de hacer contratos cortos, lo justo para un álbum y una gira. Tal condición hizo dudar a Taylor y Lemmy, quienes interpretaron aquello como una total falta de empatía con la banda, pero lo cierto es que no había mucho tiempo para pensar las cosas. Habían podido retrasar el tour durante una semana, pero el hecho de encontrarse en Estados Unidos y de tener firmadas un montón de fechas, les obligó a tomar una decisión que no tardó en demostrarse equivocada. No obstante, al principio todo fue bien. Brian había volado a Norteamérica donde ensayaron el repertorio del que ciudades como Dallas, San Antonio o Vancouver, en Canadá, disfrutarían durante veinte conciertos. Brian mejoraba en cada show y la química, poco a poco, regresaba a MOTÖRHEAD.

Tenían también una fuerte motivación en el siguiente tramo del tour de ‘Iron Fist’ que les llevó a Japón por primera vez. Allí celebraron cinco conciertos cuyo repertorio ya había sufrido ciertos recortes. Continuaban haciendo prácticamente los mismos temas de ‘Iron Fist’ con respecto a los últimos shows con Eddie, pero la tijera había hecho de las suyas con los clásicos del grupo. Habían eliminado ‘Capricorn’, ‘White line fever’! e incluso ‘Ace of Spades’!, y en lugar de cerrar con ‘Motörhead‘ lo hacían con una versión de Chuck Berry titulada ‘Nadine’. Cuesta trabajo imaginar hasta que punto estaban forzados Taylor y Lemmy para llegar a rebajar de ese modo sus posiciones.

Para terminar de estropearlo todo, Bronze, su compañía, comenzó a dar muestras de su escasa fe en un MOTÖRHEAD sin Eddie Clarke. El single con PLASMATICS del que hemos hablado había tenido una promoción inexistente, y tenían a Robbo metido entre ceja y ceja. Éste por su parte cada vez dejaba más claro con su actitud, que su posición en la banda era la de guitarrista invitado, y lo que era peor, hacía todo lo que estaba en sus manos para que se enterase hasta el último ser vivo. Incluso llegó a decir en una entrevista, literalmente

“…odio a MOTÖRHEAD, jamás me han gustado, pero les respeto por haber tocado esa mierda durante tanto tiempo, y haber hecho dinero con ello”.

Los sapos que Lem’ tenía que tragar eran cada vez mayores, pero había un contrato estipulado y un nuevo disco que grabar. A la fuerza ahorcan.

Mira mamá! estos son mis nuevos amigos!.

El trabajo lo empezaron en marzo en los Olimpic Studios, de sobra conocidos por Lemmy y Taylor, ya que era donde HAWKWIND habían grabado ‘Hall of the mountain Grill” y MOTÖRHEAD habían mezclado su primer disco. Robbo por su parte, había dejado caer que él era perfectamente capaz de hacer el trabajo tras el pupitre de control. Es fácil que así fuese, y de hecho en la actualidad su tiempo está dedicado a la producción musical, pero en aquellos momentos precisamente, nadie en la compañía y mucho menos la banda, estaban dispuestos a correr el riesgo de que sucediese lo mismo que con Eddie Ckarke y ‘Iron Fist’.

Como quiera que no se aceptó su velada propuesta, de nuevo volvió a poner sus condiciones, y fue él quien eligió al productor, el cual hay que decir que era todo un lujo para el grupo: Tony Platt iba a ser el encargado de dar forma al nuevo álbum de MOTÖRHEAD.

La carrera de Tony había empezado como asistente en las sesiones de grabación de bandas tan emblemáticas como FREE, TRAFFIC, THE WHO, ROLLING STONES, LED ZEPPELIN, Paul McCartney o MOTT THE HOOPLE. pasando a trabajar al lado de una auténtica estrella del negocio como Mutt Lange, junto a quien firmó clásicos Como ‘Highway to Hell’ y ‘Back in Black’ de AC/DC o ‘4’ de FOREIGNER.

Por aquella época, a principios de los ochenta, pasó a la plantilla de Zomba Music, y allí puso su talento al servicio de gente como SAMSON, KROKUS, GARY MOORE o CHEAP TRICK… añadiendo a MOTÖRHEAD a su currículum en 1983.

En honor a la verdad hay que decir, que en Tony encontraron al productor adecuado para desarrollar los cambios que buscaban en su sonido. El propio Lemmy ha llegado a reconocer que, a pesar de tratarse de casi una imposición por parte de Robertson, jamás ha tenido nada que reprochar a su trabajo. De los productores que habían participado en sus discos desde que MOTÖRHEAD había firmado por Bronze, Jim Miller hubiese sido muy clásico y Vic Maile demasiado Punk. El término medio estaba en las bandas con las que Platt había trabajado.

La formación de la discordia. El dedo de Lemmy NO está retocado. La camisa de Robbo tampoco.

Por otra parte, no es que ‘Another perfect day’, como se llamaba el álbum que iban a grabar, estuviese en la línea de BOSTON o JOURNEY precisamente. ‘Back at the funy farm’ sin ir más lejos, abre el disco en la más pura tradición de la banda, es decir rápido y al cuello y ‘Tales of glory’ o la excelente ‘One track mind’ están dentro de la tradición del trío. Atendiendo a piezas sueltas, nada parece estar fuera de lo que hasta entonces nos tenían acostumbrados, pero sí es cierto que la influencia y el sonido de Brian Robertson, para bien o para mal, pesó demasiado en el resultado final si lo vemos como un conjunto.

Nunca hasta entonces los amantes de MOTÖRHEAD, habíamos podido oír arpegios tan melódicos como los de ‘Dancing on your grave’, por ejemplo. Tampoco estábamos acostumbrados al aluvión de guitarra que tenía ‘Marching off to war’ y ‘Die you bastard!’ en las que algunos solos parecían alargarse mucho más de lo deseable. También eran toda una novedad los apoyos de piano, según los créditos del álbum tocados por el propio Lemmy, que tenía ‘Rock it’ y las escalas y dibujos tan retorcidos como los que daban forma a ‘Shine’, el segundo single que salió de aquel disco.

Por todos estos cambios tan repentinos y por la mala racha que el grupo atravesaba en aquel período, ‘Another perfect day’ ha quedado como un disco menor dentro de la colección del grupo y debe mirarse de modo distinto para descubrir toda su valía. Entendámonos, no le faltan grandes canciones, como en todos los trabajos de MOTÖRHEAD. Las citadas ‘Shine’, ‘Dancing on your grave‘ o ‘Back at the funny farm’, así como la excelente ‘I got mine’, primer sencillo del disco, aun son muy populares entre los fans. Sin embargo, en aquel momento, lo que les hubiese venido bien era un álbum que solucionase el entuerto que había supuesto ‘Iron Fist’, y ‘Another perfect day’ no era el caso. Si ‘Iron fist’ había bajado del número uno al seis, ‘Another perfect day’ les colocaba en el veinte, y eso era casi como volver a la posición que tenían en 1979.

Como tiro de gracia, llegó el ‘Another perfect tour’, nombre que recibió la gira de presentación del disco. La vida en la carretera al lado de Robbo, realmente minó la resistencia del grupo, especialmente la de Lemmy, a quien terminó por agotar la paciencia. Él mismo ha reconocido que Brian Robertson ha sido la única persona de todos los grupos por los que ha pasado a lo largo de su carrera, con la que tuvo que utilizar la violencia física directa.

La gira comenzó en Inglaterra a finales de mayo con los canadienses ANVIL como grupo invitado, que llegaban a Europa con su mítico álbum ‘Metal on Metal’ bajo el brazo. Del primer tramo del tour, hay que destacar las dos fechas seguidas en la Universidad de Sheffield, de la última de las cuales (el 9 de junio) salió el fantástico bootleg ‘Live 1983’. Aun había varias fechas dobladas, como Leeds o la citada Sheffield, y sobre todo reconfortaban las tres noches seguidas de cierre de gira en el Marquee.

La respuesta del público seguía siendo más que aceptable, pero en el corazón del grupo las cosas iban de mal en peor. Robertson exigió que el repertorio se centrase en el disco que habían grabado con él. Diez canciones de de diecisiete pertenecían a ‘Another perfect day’. El resto se iban para ‘Iron fist’ y escasos viajes al pasado. Temas tan emblemáticos como ‘Overkill’, ‘Ace of spades’ o ‘Bomber‘ habían desaparecido del setlist, y eso, evidentemente no complacía a los fans. Lo peor de todo el asunto era que ahora no sólo Robbo había adoptado esa postura, si no que había logrado convencer a Phil Taylor de que la opción de romper con el pasado era la mejor posible.

A pesar de todo, les aguardaban treinta fechas en Estados Unidos y Canadá, países donde su presencia se había consolidado y donde el tour transcurrió sin mayor problema con la excepción de algunas fechas donde los teloneros fueron THE OUTLAWS. El público que había ido a ver a MOTÖRHEAD no resultó el más apropiado para ese gran grupo de Rock sureño, y las cosas no fueron demasiado bien para aquellos vaqueros. Por lo demás, no hubo mayores incidentes. Hay otro pirata, que se ha convertido en la típica edición semi oficial y que fue grabado en L’amour de Queens, en Nueva York. Era el último show de aquella gira y es un gran documento sonoro del trío en escena que fue editado dentro de la serie de conciertos en directo ‘King-Biscuit hour’.

De vuelta a Europa, fue donde realmente se desbordaron los problemas. La actitud de Robertson era cada vez más negativa y sus borracheras cada vez más insoportables. ,En resumen, había pasado de ser un músico a convertirse en una molestia. En el Rotation Club de Hannover, cuando el grupo acababa de tocar la canción ‘Another Perfect Day’, empezó a hacerla de nuevo. Lemmy se le acercó para advertirle, y Robertson le pidió disculpas para, acto seguido… empezar a hacerla de nuevo, ¡por tercera vez! Semejante falta de respeto por el grupo, y sobre todo por el público le costó el puesto al guitarrista escocés. Aquel fue el último tour para Brian Robertson, el comienzo de los años más difíciles para Lemmy, en los que tuvo que demostrar su tesón, su firmeza, lo sólidos que eran sus cimentos y lo duras que eran sus pelotas.

Mención especial merece el único show que está formación de MOTÖRHEAD ofreció en España. Fue el 19 de Noviembre de 1982, dentro del tour e “Iron Fist” . Pascual Conell, un lector del blog, ha querido compartir con todos nosotros algunas piezas de su colección, recortes de prensa que narran los incidentes que tuvieron lugar en el show. Todos sabemos que la prensa generalista no suele ser imparcial en ese sentido y rápidamente busca la noticia amarilla, de hecho, el propio Pascual contaba en su correo que la culpa de las peleas fue e un grupo de punks que no supieron comportarse y actuaron como si estuviesen en un show de DISCHARGE o EXPLOITED. En cualquier caso las fotos de Brian aquella noche no parecen hechas en un ambiente precisamente amigable… supongo que los nervios de aquella noche rompieron los nervios del guitarrista, quien quiso descargar tensiones tomando algunas copas. Para terminar este artículo, dejemos que sea el propio Lemmy quien nos lo cuente. Así lo escribió en “White line fever” su libro de memorias que nunca me cansaré de recomendar…

“Cuando estuvimos en España me lo encontré en la recepción del hotel, frente al cristal de una de esas máquinas de chucherías que tienen los hoteles…. Ositos de peluche y mierda de esa. Tenía la cabeza apoyada como si estuviese mirando dentro, pero cuando me acerqué ví que el tipo estaba dormido, con una mochila en una mano y una botella de Cointreau en la otra… lo metimos en el coche y lo llevamos al aeropuerto y allí lo dejamos sentado en la sala de espera. Se quedó inconsciente con la cabeza hacia atrás y la boca abierta, y cuando volvimos había unos chavales poniéndole cigarros en la boca y riéndose de él, porque en España no les importa nada… lo cierto es que sobre el escenario no estaba mucho más despierto, así que tuvimos que dejar la gira…”

Esto era el MOTÖRHEAD lifestyle.. es chocante que aun sigan todos vivos… espero que por muchos años.

Miguel.Asturias

PARA CONSEGUIR EL DOSSIER.

1) Escribe un comentario en el blog especialmente sobre “Another Perfect day”, pero si te apetece hacerlo sobre la banda en general o algún detalle al repecto (cualquier cosa-persona-canción-experiencia} también vale..

2) IMPORTANTE. La clave para descargar el dossier y la contraseña correspondiente te llegará via email, así que necesito una dirección de correo. Normalmente me llegará en tu comentario, pero si ves que no termino de enviarte el dichoso dossier, dame un toque en mag@telecable.es o miangarri@gmail.com

CONTENIDO DEL DOSSIER:

DOSSIER “ANOTHER PERFECT DAY”:

– Entrevista a Lemmy aparecida en ENFER-MAGAZINE-#07 en Noviembre el 83. Seis páginas. Francés

– Páginas del libro que acompaña a su caja de CDs del 2002, referidas al álbum.Setlist, reseñas de Kerrang y demás. Tres páginas. Inglés.

– Reseña del álbum y anuncios de gira en Francia aparecidos en la revista ENFER nºs. 6 y 7 . Cuatro páginas, francés.

– Biografía y reseña del show en Hammersmith aparecida en HEAVY ROCK nº 4 en Diciembred de 1983. Seis páginas. Español.

– Artículo MOTORHEAD-PLASMATICS aparecido en KERRANG nº 18, en Junio de 1982. Una página, inglés.

– Artículo MOTORHEAD-PLASMATICS aparecido en KERRANG nº 26, en Octubre de 1982. Una página, inglés.

– Reportaje aparecido en KERRANG nº40 en Abril e 1983. Tres páginas. Inglés.

– Recortes de prensa sobre el show en Barcelona aparecidos el 20 de Noviembre (glups} de 1982. Gracias a PASCUAL C..

– Noticia sobre el abandono por parte de Eddie Clarke aparecido en POPULAR1 nº109 en Julio de 1982.Una página. Español.

– Entrevista y reportaje aparecidos en POPULAR1 nº115 en Enero de 1983. Cinco páginas. Español.

– Reseña del álbum aparecidos en POPULAR1 123 en Septiembre del 83.Una página. Español.

– Artículo MOTORHEAD aparecido en POPULAR1 122 en Agosto del 83.Una página. Español.