Cronología

.::OZZY OSBOURNE: ‘Bark at the moon’::.

1. Rock n’ Roll Rebel    2. Bark At The Moon       3. You’re No Different       4. Now You See It (Now You Don’t)        5. Waiting For Darkness       6. So Tired      7. Spiders       8. Forever

Ozzy Osbourne – Voz          Tommy Aldridge – Batería       Jake E. Lee – Guitarra       Bob Daisley – Bajo       Don Airey -Teclados

 

ESTE POST SE  COMPLETA CON UN DOSSIER DE PRENSA. SU CONTENIDO Y LA FORMA DE CONSEGUIRLO ESTAN DETALLADAS AL FINAL DEL ARTÍCULO.

Con este nuevo post  queda al fin saldada una cuenta pendiente, y es que hablar  sobre el heavy metal sin citar el  nombre de Ozzy Osbourne es como montar un puzle al que le faltan piezas. El caso es (creo que ya lo hemos dicho milcientas veces) , que  Ozzy no es un vocalista brillante, ni destaca por tener una imagen medianamente decente y ni siquiera ha escrito él sus canciones emblemáticas… lo que, en mi opinión, hace más inexplicable que haya alcanzado el estatus de que disfruta, ya  la vez más meritorio.  En todo caso, ahí está. Lo que tiene es suyo, me alegro por ello y me gustaría rendirle el homenaje correspondiente.

Dicho esto, no creo que venga a cuento hacer una introducción a “Bark at the moon” comentando la carrera de Ozzy desde el principio hasta este punto. Reconozco que es un recurso muy utilizado en Metal80, pero en esta ocasión no voy a hacerlo. Primero porque más o menos, todos conocemos sus pasos, y segundo porque sería adelantarse a reseñas de tres discos (los que grabó en solitario entre el 80 y el 83) absolutamente emblemáticos e imprescindibles en cualquier discografía metálica que merezca el nombre y que tarde o temprano serán parte de esta web, de modo que nos centraremos única y exclusivamente en este disco, de manera que haremos del final de su anterior disco, el principio de este.

 Toca buscar una fecha, un punto de partida para llegar aquí, de modo que retrocederemos  a las primeras semanas de 1983. Fue entonces cuando se dio por terminada una etapa marcada por los recambios temporales (dicho sea con el mayor de los respetos) en que terminaron convertidos dos guitarristas de gran talla, que no llegaron a dar ese último paso por las razones que sean. Como sabrás, estoy hablando de Bernie Tormé y Brad Gillis, dos excelentes músicos que no encajaron en el proyecto de un Ozzy que desde la muerte de Randy Rhoads estaba sumido en una deriva personal y profesional.

Bernie Tormé duró poco más de un mes en la banda. Acababa de abandonar GILLAN, y a pesar de las similitudes estructurales de ambos grupos (los dos eran el grupo en solitario de antiguos vocalistas de sendas bandas míticas del hard rock en los setenta) ahora se encontraba con algo bastante diferente a todos los niveles que no terminó de convencerle. El otro caso, el de Gillis, enraizó algo más, permaneciendo durante un año en la banda durante el cual grabó el extraño disco en directo “Speak of the devil”. Sin embargo,  seguramente no vio demasiado claro el asunto y eso le llevó a regresar a NIGHT RANGER,   su banda de toda la vida que, reconozcámoslo tuvo un plus al verse asociada a la marca Ozzy.  

Way, Ozzy, Aldridge,Gillis... y el midget! una de las formaciones más delirantes en la carrera de Ozzy.

En cuanto al resto de miembros, las cosas no fueron muy diferentes. Durante este convulso período, el bajista Rudy Sarzo y el teclista  Don Airey fueron reemplazados por  Pete Way  y Lindsay Bridgewater respectivamente. Pet Way, histórico bajista de UFO, también comenzaba una deriva personal que aun dura a día de hoy, y Lindsay B. recuperaba de manera temporal el puesto que había ocupado en la primera encarnación del Blizzard of Ozz…  ante una situación así, parece perfectamente lógico por lo tanto que Ozzy declarase en KERRANG:

“Desde la muerte de Randy he tenido muy mala suerte con los guitarristas. A menudo vienen a mí únicamente buscando fama y nombre para luego usarlo en sus respectivas carreras, pero quiero pensar que ahora estoy a punto de hacer de esto algo permanente, aunque haya días que me levante preguntándome ¿quién seguirá hoy en la banda?”

La respuesta que Ozzy buscaba la trajeron dos tipos llamados Jackey Lou Williams y Don Costa , guitarrista y bajista respectivamente. Los A. R. que trabajaban para la oficina de Ozzy fueron los encargados de llevar a cabo la búsqueda, centrándose en la Costa Oeste de Estados Unidos, quizá en un intento de repetir los resultados obtenidos con Randy Rhoads, quien procedía de la soleada California.  Ambos músicos habían crecido en San Diego y casualmente decidieron mudarse a Hollywwod casi al mismo tiempo, si bien no se conocían en absoluto.

Don Costa...tocando el bajo con un piolet de escalada! justo lo que el madman necesitaba.

Don Costa pasó por varias bandas locales en su ciudad natal, y una vez en L.A. formó parte del germen de dos grupos que en el futuro serían importantes, como GREAT WHITE y W.A.S.P., pero en ninguna de los dos llegaría a cuajar. Su innegable amor por el trabajo  le llevó entonces a dar vida a un proyecto en solitario llevó el nombre de DAMIEN. A pesar de que la banda parecía tener ciertas posibilidades, cuando llegó el momento, no dudó en responder a la llamada de la prensa donde se pedían músicos para cubrir el puesto en la banda de Ozzy. Envió una cinta y fotos a la oficina, le hicieron una audición en Dallas y consiguió el trabajo.

Lo de Jackey Williams (en adelante Jake E. Lee) tuvo que pasar por más filtros. Antes de él se estudió  la posibilidad e contratar a George Lynch de DOKKEN. Tiempo atrás, antes de que Randy Roahds entrase al grupo, Lynch había sido llamado a formar parte de la banda, pero su manager le convenció de que no lo hiciese. Ahora tenía lugar una segunda intentona que no pasó de un par de semanas, suficiente para ver que su personalidad  no encajaba.   Como segunda posibilidad estaban Jake E. Lee y Mitch ‘Perry’  Brownstein .  Ambos tuvieron su audición en los S.I.R. (Studio Instrument Rentals) de Los Ángeles, y a pesar de que Jake llegó tarde, después de plantar al chófer que había ido a buscarle, finalmente  fue quien consiguió el puesto. Su maestría en la guitarra suplía su informalidad. Como anécdota, no me resisto a decir que el otro candidato, Mitch Perry había formado parte (entre otras muchas bandas) de THE KIDZ, junto al famoso Johnny Deep, rockero de pro, antes de saltar al cine.

Portada de KERRANG anunciando la entrada de Jake E. Lee al grupo de Ozzy. Nótese la ironía del "otro anuncio" en blanco y negro

Por su parte, Jake E. Lee había empezado en el mundo de la música estudiando piano en el conservatorio San Diego College Music, donde estuvo hasta que el influjo de los riffs distorsionados ganó la partida. Su carrera como guitarrista empezó siendo muy ecléctica, incluyendo bandas  funk, country o jazz, algo que forjó un estilo lleno de recursos que utilizaría en el futuro repetidamente.  Llegado el momento y como queda dicho, abandonó San Diego para zambullirse de lleno en el hervidero de bandas en que se había convertido L.A. en los primeros ochenta. En un primer momento pasó por RATTcuando aun parecían clones de JUDAS PRIEST, pero las fricciones entre él y Steve Pearcy, fruto de que ambos buscaban ser los líderes dle grupo, hizo que abandonase en favor de ROUGH CUTT, grupo bendecido por el mismísimo Ronnie Dio, quien siempre mostró  su interés públicamente. Incluso se rumoreó que  Jake iba a unirse  a MOTLEY CRUE como apoyo a Mick Mars, pero la amenaza de este de abandonar el grupo y llevarse el nombre con él, fue suficiente para que el resto del grupo diese el tema por zanjado.

Ozzy por fin tenía su banda. Don Airey había regresado al grupo en Febrero  de 1983  y  Tomy Aldridge continuaba tras el kit de batería, de manera que tocaba seguir la secuencia lógica tocando en directo la mayor cantidad de shows posibles. Para ello, como es lógico, se programó una gira que parecía un tanto extraña, ya que, en realidad, lo que se promocionaba era “Speak of the devil”. El repertorio estaba dividido en dos mitades, la primera de las cuales repasaba temas de sus dos discos en solitario, dejando para  la recta final los viejos clásicos de BLACK SABBATH.   Seguramente, más que promocionar el doble directo, lo que se buscaba era el acople entre los músicos, tanto a nivel técnico como personal.  No se consiguió. El primero en caer, después de apenas tres meses en el grupo fue Don CostaOzzy, en medio de un tour que no estaba disfrutando, con el recuerdo de Randy y la presión de la novedosa situación, terminó un buen día a puñetazo limpio con el bajista, por razones que se desconocen. Ozzy alegaba en la prensa  que se había hartado de él por sus insaciables hábitos sexuales,  que hacían que el tipo prestase más atención a las mujeres del público que a cualquier otra cosa.  No es menos cierto que Don Costa era muy dado a las poses histriónicas, y quizá su afán de protagonismo cansó a Ozzy, pero en cualquier caso, esos eran hechos conocidos, de manera que no parece una excusa creíble.

Todo apunta a que en realidad, o bien se produjeron un cúmulo de pequeñas tonterías que acabó de la peor manera para el nuevo bajista, o el Madman se deshizo de Don Costa para volver a traer a Bob Daisley, que era el que escribía las letras de las canciones. Personalmente me inclino por la segunda opción.  El momento de entregar material para un nuevo disco se acercaba y aunque los discos de Ozzy tienen sus canciones firmadas por él (ya sabes, “All songs written by Ozzy Osbourne”) , en realidad sus aportaciones creativas oscilaban entre el cero y la nada. Esto ya ocurría en los tiempos de BLACK SABBATH, cuando era Geezer Butler quien escribía las letras, y el paso de los años no lo había cambiado.  Me imagino que en el monto total que se le entregaba al músico X al hacerle el contrato, se incluía la cesión de los royalties generados por la venta de discos… no me cabe duda que en aquellos tiempos, el negocio era redondo para OZzy!. El propio Jake E. Lee lo contaba en una entrevista a la revista “Guitar World” en 1986:

“La inmensa mayoría de la música era mía. “Rock ‘nroll Rebel”, “Bark at the moon”, “Now you see me (now you don’t)”, “Waiting for darkness”, “So Tired”… Yo tocaba para él los riffs que había escrito, y si le gustaban, entonces toda la banda se ponía manos ala obra. El caso es que cuando escribo un riff, también escribo los estribillos, el solo las estrofas y, en fín, la canción entera. Bob Daisley a veces cambiaba algo, incluso también Ozzy a veces adaptaba tal o cual trozo de canción, pero eso era todo”

Bob Daisley, la leyenda.

La única actuación que tuvo lugar con esa formación dentro de la gira “Speak of the devil“,  fue con el grupo como parte del cartel del mítico US FESTIVAL el 29 de Mayo, junto a JUDAS PRIEST, TRIUMPH, MOTLEY CRÜE o QUIET RIOT entre otros. Justo después de ese show,  la banda empezaba a escribir el material de lo que sería su próxima entrega. ¿Casualidad? Pensemos que sí.  En todo caso, lo que sí es cierto es que el disco fue escrito entre Nueva York y Londres, donde se instalaron para su posterior grabación en los históricos Ridge Farm Studios.

El hecho de que utilizasen el mismo estudio que usaran en su anterior álbum “Diary of a madman”, y de que además el personal también fuese el mismo ( Max Norman como ingeniero – productor e incluso Louis Clark con los arreglos de cuerda) da un poco que pensar. ¿Era realmente la intención de Ozzy empezar una nueva etapa?¿es tan distinto “Bark at the moon” de sus predecesores?….   cada uno de nosotros tendrá sin duda su propio criterio. El mío, por si a alguien le interesa, es que lo que salió de aquellas sesiones fue un puente entre un pasado marcado por un personalísimo sonido, y un futuro que Ozzy (o más bien su entorno) supo ver venir adelantándose a los acontecimientos.    

Encuentro mucho de sus anteriores trabajos en canciones como ‘Rock and roll Rebel’ (toda una declaración de principios y uno de los platos fuertes del álbum) o la velocísima y tenebrosa ‘Forever’ que abría la segunda cara del vinilo con una tétrica intro de Don Airey que aun le recuerdan hoy día y que podría ser una segunda parte de la que hizo para el clásico ‘Mr. Crowley’. Lo mismo cabría decir del tema que da título al disco, ‘Bark at the moon’, que es ya un  hito en la historia del rock como lo fueron ‘Crazy Train’ o ‘I don’t know‘ en su día. Eran canciones que  conservaban el ‘ataque’ del hard rock europeo con la forma de escribir americana, plagada de estribillos y riffs de los que recuerdas toda la vida.

Hay sin embargo otras canciones  que tienen un sabor bien diferente, que seguiría presente a lo largo de la discografía de Ozzy durante el resto de la década. Pondría en ese grupo, ‘Waiting for darkness’ con unos arreglos totalmente nuevos en relación a lo visto hasta entonces, la extraña ‘Spiders’ o la no menos inquietante y paranoica ‘Now you see me now you don’t’, capaz de alterar los nervios del más aguerrido  rockero. También hay un par de magníficos medio-tiempos,  ‘You’re not different’ y ‘So tired’. La primera es un más que brillante estándar de la época,  y la segunda se escapa a cualquier comparación, aunque sus partes ‘orquestadas’ traen a la memoria la mítica ‘Beth’ de KISS.

Verdaderamente, después del hachazo que supuso la muerte de Randy, y la deriva en que el madman se sumió durante los dos años siguientes, creo que sería injusto decir que (por comparación) su nueva entrega era un paso atrás. Lo que sí supuso un retroceso en la marcha del grupo, fueron una serie de decisiones no demasiado acertadas  que le llevaron a repetir situaciones esperpénticas vividas en un reciente pasado. La más notable fue  la de poner en la calle a  Tommy Aldridge.  Todos sabían que el punto fuerte de Tommy era el escenario. Allí, el batería se desenvolvía con una soltura que en el estudio no brillaba ni de lejos igual. De hecho, antes de entrar a los Ridge Farm se estuvo barajando la posibilidad de alquilar a un músico, sin que finalmente llegasen a hacerlo. Tommy grabó el álbum, y cuando llegó la hora de hacer el tour lo despidieron. Si alguien lo entiende, por favor que lo explique.

Carmine "El fugaz" Appice.

Su puesto fue cubierto por el histórico Carmine Appice, (CACTUS VANILLA FUDGE, Rod Stewart…) un nombre que era una estrella en sí mismo y que, como era previsible, no funcionó. Según parece hubo ciertos problemas  con los egos,  ya que Carmine era requerido por multitud de fans cada noche para firmar autógrafos. El batería ( o su manager)  vio una oportunidad de hacer negocio y pidió permiso para vender camisetas suyas. Sharon dio  el sí por respuesta, lo cual fue más que sorprendentemente, pero la sorpresa de verdad consisitió en que la temible manager había dado orden de que la cara de Carmine fuera recortada de sus propias camisetas!. En total, aquellas prendas consistían básicamente en un agujero con mangas.  El veterano batería pilló la indirecta y en Febrero de 1984, apenas empezado el tour estadounidense, cogió las maletas y se largó. Y… ¿quién diréis que le sustituyó para viajar por Estados Unidos? Sí, efectivamente fue Tommy Aldridge, el único que faltaba por convertirse en recambio de quita y pon como fueron Don Airey y Bob Daisley. Los viejos hábitos de cambiar al personal en el último minuto volvían  a la banda (si es que se puede decir que alguna vez se habían ido).

Danger!, Danger!, Danger!

Así y todo, la gira fue un completo éxito, alargándose desde Noviembre de 1983 hasta Agosto de 1984 de una manera prácticamente ininterrumpida por Europa, Estados Unidos y Japón, con teloneros de la talla de RATT, WAYSTED, HEAVY PETTIN’,  Y&T  o MOTLEY CRÜE, con quienes Ozzy encajó como un guante. Para la historia quedan los “acontecimientos” ocurridos  en Lakeland, Florida, que incluyeron una secuencia de anécdotas que como mínimo podríamos calificar de delirantes. Todo empezó con Ozzy robándole el bolso a una mujer en la piscina del hotel donde se encontraban. De allí sacó un vestido, que naturalmente se puso. El paso siguiente, consistió en que Ozzy, ataviado con aquella prenda femenina no dudó en esnifarse una raya de hormigas que había en la acera, ante la atóonita mirada de los miembros de MOTLEY CRÜE, que se habían creido lo más degenerado de la escena.  Sin embargo la cosa no acabó ahí. Una vez puesto de pie, con el personal de la gira mirando, y la gente del hotel intentando hacer como que aquello no ocurría, Ozzy, se pusó a mear en el suelo, para acto seguido ponerse a cuatro patas  y lamer la meada. Supongo que a aquellas alturas, los ‘espectadores’ habían alcanzado un grado de incredulidad que solo la lividez de sus caras podía reflejar, pero aquello aun  no era suficiente. Nikki Sixx, bajista de MOTLEY CRÜE, se convirtió en el objetivo de Ozzy, quien le desafió a que no sería capaz de repetir la escenita. Nikki, en un principio, pensó en dejarlo correr pero finalmente decidió aceptar el reto y también se puso a mear en el suelo con la intención de lamer sus propios fluidos… el punto final a todo el asunto lo puso de nuevo Ozzy, cuando ante su atónito público se puso a lamer la meada de Nikki mientras decía “venga yanki, supera esto!”. Ni que decir tiene que en ese instante el tema se dió por zanjado. Como Nikki relata en el libro “Los trapos sucios”:

“En ese momento supimos que, estuviéramos donde estuviéramos,  hiciéramos lo que hiciéramos, siempre habría alguien más enfermo y asqueroso que nosotros”

Sin embargo, es de justicia transcribir otra cita de ese  libro, que de alguna manera resume el enorme impacto que OZZY OSBOURNE (la banda) y “Bark at te Moon” (el disco) tuvieron en la escena musical de aquella época. Quienes veíamos todo aquello desde afuera no supimos apreciarlo, como es lógico, pero el agradecido comentario de Nikki Sixx define bastante bien quien era Ozzy en 1984:

“Si la actuación en US FESTIVAL fue la chispa qeu iluminó lo que podíamos llegar a ser (MOTLEY CRÜE), la gira con OZzy fue la cerilla que prendió fuego al grupo. Sin ella, probablemente habríamos acabado siendo uno de esos grupos de L.A., como LONDON, estrellas que nunca acabaron de brillar”.

Creo que está bastante claro ¿no?… en fin, solo resta decir que durante la gira de “Bark at the Moon”OZZY OSBOURNE fue parte de los más renombrados festivales de Heavy Metal, especialmente en Europa, donde participó en el DORTMUND FEST, el MONSTERS OF ROCK de Donnington o el BREAKING SOUND FESTIVAL en Holanda. También con este disco en las tiendas, aunque de un modo muy tardío ( en Enero de 1985) , puso su nombre en el monumental “Rock in Rio” ( el de verdad), junto a YES, QUEEN, IRON MAIDEN, WHITESNAKE… en fin, la créme du la créme del rock mundial.

Lejos quedan esos tiempos en los que cualquier paso que daban estas figuras estaba rodeado de nombres míticos, festivales irrepetibles y  músicos de primera fila…. Los tiempos cambian y en este caso no para mejor precisamente, pero al menos nos queda el consuelo de poner a rodar este disco y aullarle a la luna durante un rato …

Miguel.Asturias

 

Bueno, y si te interesó este post, prueba con estos otros. 

 

 

 

 

 

 

DOSSIER DE PRENSA “Bark at the moon”.
Bueno, pues si ya has pasado alguna vez por aqui sobran las explicaciones, en el caso que seas nuevo, la cosa va así: Este es una especie de dossier de prensa con páginas sueltas de diferentes revistas que en su día, hace casi treinta años dedicaron su espacio a OZZY con motivo de la publicación de este disco o bien de las actuaciones del grupo presentándolo o haciendo promoción.

Para conseguirlo, tienes que escribir un mensaje en este blog que trate sobre ese álbum, tu opinión sobre él, como lo descubriste, lo que piensas de él respecto a otros trabajos… no sé, lo que se te ocurra, que tenga que ver (insisto) con el álbum y el grupo.

CONTENIDO.

Archivo pdf con un peso de  mb alojado en Megaupload. Cuando posees recibirás la dirección y contraseña a través del correo.
– Nota informativa sobre el fichaje de Jack E. Lee y Don Costa publicado en KERRANG 35, en Febrero de 1983. Una página en inglés.
– Reportaje publicado en KERRANG nº 40, durante Abril de 1983. Siete páginas en inglé
– Reportaje OZZY en el MONSTERS alemán. Publicado en  METAL HAMMER Germany nº10, en Octubre de 1983. Cuatro páginas en alemán.
– Reseña en ENFER MAGAZINE nº 8, publicada durante Diciembre de 1983. UNa página en francés.
– Reportaje y entrevista publicado en ENFER MAGAZINE nº 9, durante Enero de 1984. Siete páginas en francés.
– Reseña y entrevista publicado en METAL ATTACK nº 4, durante Enero de 1984. Siete páginas en francés.
– Reseña actuación de OZzy en Festival DORTMUND publicada en HEAVY ROCK nº9. Tres páginas en español.
– Reseña actuación de OZzy en HAMMERSMITH OEON, publicada en HEAVY ROCK nº9. Una página en español.
– Nota de la expulsión de Ozzy de Florida por salir a actuar vestido de mujer publicada en KERRANG nº 70, en Junio de 1984. Dos páginas en inglés.
– Reportaje sobre el maquillaje de portada en revista FANGORIA nº 35, publicada en Estados UNidos en 1983. Cinco páginas en inglés.
– Contraportada HEAVY ROCK 16 publicado en Febrero 1984 Una página en español
– Reseña en sección ‘premiere’ de POPULAR1, nº 128 durante Marzo de 1984. Una página en español.
– Reseña en POPULAR1, nº 130 durante Ade 1984. Dos páginas en español.
– Reseña en ROCK BRIGADE nº14, publicado en 1983. Una página en portugués.
– Reseña actuación de OZZY en el Dortmund Fest publicada en POPULAR1 ESPECIAL ESP A56. Cuatro páginas en español.
– Reseña actuación de OZZY en el BREAKING SOUND FESTIVAL publicada en POPULAR1 ESPECIAL ESP A62. Cuatro páginas en español.
– Reportaje retrospectivo publicado en THIS IS ROCK nº 09 durante marzo de 2005. Cuatro páginas en español.
– Reseña y varios de la actuación de OZZY en el festival ROCK IN RIO de 1985. Publicado en HEAVY ROCK 19, durante Marzo de 1985.
– Reseña actuación de OZzy en Festival DORTMUND publicada en HEAVY ROCK nº9. Tres páginas en español.
– Paginas del TOURBOOK MONSTERS 1984 correspondiente a su actuación en el MONSTERS OF ROCK de 1984. Tres páginas en inglés.

Anuncios

ARTICULO

CUANDO SE ACABABAN LOS OCHENTA.

El último tramo de la década de los ochenta estuvo marcado entre otras cosas, por un espontáneo retorno a las raíces de la mano de buena parte de grupos de primera fila. Se recuperó el gusto por lo exquisito, y las bandas

(las que podían, claro está) cuidaron mucho su sonido, se apoyaron en una técnica más que brillante y publicaron trabajos de producción cristalina. Ahí quedaron los discos de THE CULT, AEROSMITH, GUNS & ROSES e incluso MOTLEY CRUE como testimonio.

Sin embargo, si hay que destacar algo verdaderamente inaudito, fue como en 1989, los planetas se pusieron en línea para que se publicasen tres de los mejores discos de la historia del hard rock con  apenas un par de meses  de diferencia entre sí.

Eran tres grupos de distintas procedencias, cada uno de los cuales tenía su estilo particular y sus  propias líneas que lo definían, pero el apabullante talento que desborda de los surcos de cada disco es motivo más que de

 sobra para ponerlos en común. Otro nexo compartido por los tres, estaba en que los miembros que los formaban, habían escrito su pasado con letras de oro, bien en primera persona como el caso de Carmine Appice o Billy Seehan en BLUE MURDER y MR. BIG o bien como mano derecha de iconos del rock en los setenta, tal sería el caso de los guitarristas de BLUE MURDER y BADLANDS  John Sykes (junto a Phil Lynnot primero y David Coverdale después) y Jack E. Lee, sin quien Ozzy Osbourne se hubiese  perdido definitivamente tras la muerte de Randy Roadhs.

En fin, por variar un poco el ritmo del blog, esta vez vamos a bucear en tres discos a la vez, sin entrar a desmenuzarlos demasiado. Su afinidad en el tiempo, y en el nivel que ofrecieron estos tres grupos lo justifica, en mi opinión. Cuando el hard rock volvió a reinar lo hizo con MR. BIG, BLUE MURDER  y BADLANDS compartiendo trono.

El artículo, como de costumbre, se completa con un dosier cuyo contenido y forma de conseguir, vienen detallados al final.

BADLANDS: “Badlands”

 

Ray Gillen Vocalista.  Jake E. Lee, Guitarra   Eric Singer, Batería Creig Chaison Bajista

High Wire      Dreams In The Dark     Jade’s Song     Winter’s Call     Dancing On The Edge     Streets Cry Freedom     Hard Driver     Rumblin’ Train     Devil’s Stromp     Seasons     Ball And Chain

Si trasladásemos este grupo a la dimensión del futbol estaríamos hablando de un “dreamteam”, pero como (afortunadamente) esta es una web  de rock, la palabra para definir a BADLANS podría ser “supergrupo”.  Al igual que BAD COMPANY , JOURNEY o E,L&P en los setenta o ASIA, BAD ENGLISH y THE FIRM en los primeros ochenta, BADLANDS reunía a cuatro músicos que se habían ganado el respeto del público en base a su talento y el trabajo en formaciones de prestigio más que demostrado.

Jack E.Lee, había sido el guitarrista que Ozzy escogió como sustituto del legendario Randy Rhoads, y lo fue hasta que abandonó al Madman en 1987, al parecer agotado física y mentalmente. Las causas de esa ruptura siempre han sido detalladas desde el lado de Ozzy, mientras que Jake, bastante más discreto y elegante,  se ha limitado a dejarlo correr. En cualquier caso, el guitarrista tenía claro lo que quería, y no era otra cosa que tocar, para lo cual monta una banda con Eric Singer como principalcómplice’. Eric tampoco estaba demasiado contento  trabajando para Gary Moore por aquel entonces. Se encontraba en pleno tour de  presentación del álbum “Wild Frontier” y el guitarrista irlandés pretendía que Eric emulase el trabajo de las cajas de ritmo y baterías programadas que se habían utilizado en el álbum, algo nadie en esta tierra podía conseguir. De esta manera, cuando Jake  le hace al propuesta al batería durante una conversación que tuvo lugar en un fiesta organizada por la revista Rip!, este no lo piensa dos veces y acepta el reto.

Singer aprovecho la jugada para  sacar partido al tiempo que había pasado tras la batería de BLACK SABBATH algunos años antes.  Aquellos tiempos oscuros aportarían ahora un poco de luz en la persona de  Ray Gillen , el cantante con quien había compartido un breve periodo de tiempo en la banda de Iommi ( quizá sea mejor decirlo asi ) quien aceptó sin reservas la oferta de su antiguo compañero y su famoso socio. La formación se completó con el bajista bluesero Creig Chaison a quien Lee conocía por haber trabajado para Ozzy Osbourne en audiciones.

Con esos mimbres se tejió BADLANDS, una banda que nunca llegó a disfrutar  del éxito que mereció y cuyo debut es el que comentamos ahora. Publicado en Junio de 1989 nada menos que en la multinacional Atlantic, este disco baso su sonido en el de las bandas de hard-rock-blues de los setenta:. Era como BROWNSVILLE STATION,  GROUNDHOGS, SAVOY BROWN y en especial  LED ZEPPELIN, se hubiesen asomado a las puertas de los noventa . En este sentido, buena parte del merito se lo lleva Ray Gillen ,cuyo registro vocal es muy parecido al de Robert Plant , especialmente en los tonos altos, aunque los riffs de J.E.Lee también heredan mucho de los fraseos más rockeros de Jimi Page. Da la impresión de que el tiempo que paso junto a OZZY OSBOURNE fue suficiente para sus necesidades de heavy metal, y en esta aventura decidió sacar su lado más negro.

La estructura del álbum está muy bien equilibrada. Frente a otros discos que parecen haber salido de una factoría de trabajos en serie, en este encontramos una enorme  variedad.  A la hora de escribir, saltaron de canciones melódicas y rockeras como “High Wire”, “Dreams in the dark” (que fue un hit-clip de la MTV de la época) o “Hard driver” a otros sentados sobre bases blues como “Ramblin train” para pasar a piezas más relajadas, como es el caso de “Devil Stomp” y rematar con instrumentales de la talla de  “Jade’s Song” . Era un repertorio rico, variado y que  aportaba mucha clase a un estilo de música que había estado en brazos del ridículo más bochornoso no mucho tiempo atrás. 

En definitiva, todo el feeling del grupo y de este disco en concreto lo resumió uno de los músicos más eputados del negocio en unas declaraciones a la prensa:
Steve Vai: “Los ángeles deben de estar contentos de tener a alguien como Ray allá arriba. (Ray Gillen murió de sida el 3 de Diciembre del 93). No puedo recordar las veces que he llegado a estremecerme con las primeras grabaciones de BADLANDS. Ray y Jake formaban una de las parejas más grandes de la época. La envidia de los buenos músicos de finales de los ochenta”.

 BLUE MURDER: “Blue murder”

John Sykes Guitara y voz.  Tony Franklin bajo y coros.   Carmine Appice Batería y coros

Riot   Sex Child   Valley of the Kings   Jelly Roll   Blue Murder   Out of Love   Billy   Ptolemy   Black-Hearted Woman

Para entender el nivel de un grupo como sobre el que nos disponemos a hablar ahora, basta citar los nombres de algunas de las bandas en las que sus componentes estuvieron directamente implicados; VANILLA FUDGE, THIN LIZZY, WHITESNAKE, CACTUS o THE FIRM. Creo que como presentación no cabe pedir más. John Sykes , Carmine Appice y Tony Franklin fueron quienes sumaron fuerzas en un grupo  a la vieja usanza, herederos directos de los power-trio tan presentes durante la década de los setenta.

La idea partió del despechado John Sykes, quien tras escribir y grabar el disco que dio la gloria a los WHITESNAKE de David Coverdale, se vio fuera del combo teniendo que buscar una nueva dirección en su camino. Cansado de tomar siempre posiciones secundarias, decidió asumir la dirección de una banda, para lo cual contó con Tony Franklin al bajo, Cozy Powell a la batería, y Ray Gillen como cantante. Franklin había abandonado recientemente a THE FIRM, el grupo de nada menos que Paul Rodgers, Jimmy Page y Chris Slade, mientras que Cozy Powell,  deambulaba de banda en band grabando discos como si fuera su último día en la Tierra. Ray Gillen por su parte, acababa de empezar a subir peldaños con su breve aportación a BLACK SABBATH primero y PHENOMENA después.

La primera encarnación del grupo fue breve. Franklin conservó su puesto, pero Cozy apenas duró unas semanas antes de irse con BLACK SABBATH. Fue sustituido por el legendario Carmine Appice, quien no se encontraba cómodo con los resultados obtenidos en KING KOBRA, su banda de aquel entonces. Poco después Ray Gillen recibió la oferta de Jack E. Lee para irse a BADLANS, y fue el propio Carmine quien convenció a Sykes de su valía como cantante.

La compañía Geffen (que estaba a punto de ser comprada por Universal) y más concretamente John Kalodner, su mítico  ‘cazatalentos’, supo ver el potencial de semejante elenco de figuras. No es menos cierto que Kalodner dirigía de algún modo la carrera de WHITESNAKE, y evidentemente tenía sus intereses directamente puestos en John Sykes, de manera que extendió un contrato que incluía un buen montón de pasta y a Bob Rock (AEROSMITH, MOTLEY CRUE, METALLICA, THE CULT…) como productor.

El debut de la banda, publicado en Abril de 1989, comprendía casi una hora de puro hard rock en él que estaban bien marcadas las raíces que sus integrantes tenían. Cada uno de ellos aportaba su porcentaje al resultado final. Tony Franklin por ejemplo, ponía ese inconfundible sonido de bajo sin trates como ya hiciera en THE FIRM, dando algunas pinceladas de sonido jazzy muy personal. Carmine Appice era el veterano que llenaba con su simple presencia, aportando madurez al conjunto y sus guiños a bandas con las que compartió tiempos pasados se complementaban con la aportación de John Sykes, tanto en guitarra como en voz que iba más acorde con aquellos tiempos que corrían.

Todo ello dio como resultado un hard rock fresco, contundente y de gran talla, con un estilo además muy acorde con los estándares de la época. ‘ Sex child’ o ‘Valley of kings’ hunden sus raíces en el sonido del viejo hard rock, a lo LED ZEPPELIN, pero lejos de ir por el camino de terminar convertidos en meros clones del clásico, como fue el caso de KINGDOM COME, el resultado, recuerda a ratos a trabajos como el ‘Nothing’s shocking’ de JANE’S ADDICTION, es decir una versión actualizada de los de Birmingham. Por otra part, ‘Riot’ o ‘Plomely’ aportan una enorme cantidad de músculo y son una exhibición de energía y contundencia. Hay otras canciones que sirven para poner de manifiesto el papel nunca lo suficientemente reconocido que jugó John Sykes en una banda como WHITESNAKE. ‘Blue Murder’ o ‘Billy’ llevan impreso el sello que este guitarrista dejó en muchas de las canciones de ‘1987’, el álbum que hizo millonario a David Coverdale. Por último decir que (¡como no!) también está presente la obligatoria ‘power-ballad’, Una joyita que se llama ‘Out of love’ y que redondea un disco que al igual que los otros dos que nos ocupan, mereció mucho más de lo que tuvo. Como anécdota resta decir que el disco está escrito en su integridad por John Sykes, aparte de dos aportaciones en sendas cacniones por parte del resto de componentes, y reseñar que está dedicado a la memoria de Phil Lynnott. De bien nacidos es ser agradecido…

MR. BIG: “Mr. Big”

 Eric Martin   Voz     Paul Gilbert    Guitarra     Billy Sheehan    Bajo     Pat Torpey    Batería

Addicted to That Rush     Wind Me Up     Merciless     Had Enough     Blame It on My Youth     Take a Walk     Big Love     How Can You Do What You Do     Anything for You     Rock & Roll Over    

Otro título homónimo para el tercer as de la jugada que hoy nos ocupa. MR. BIG fueron la última de esas rarezas dentro del hard rock de finales de los ochenta que resultan de la unión de cuatro genios. Sin embargo, lejos de dedicarse a hacerse sombra entre ellos  como ocurre muchas veces, lograron formar un grupo compacto donde las canciones están por encima de los músicos y la banda por encima del individuo.

 Billy Seehan, ex-TALAS y ex-DAVID LEE ROTH fue quien dio el empujón para la creación del combo al abandonar a DIAMOND DAVE en el 88. Para ello se sirvió de su amistad con Mike Varney de la compañía Sharpnel Records, y se unió al joven guitarrista Paul Gilbert que con tan solo 22 años lideraba RACER X, una banda de L.A. que prometía convertirse en la next big thing… antes de marcharse él, naturalmente.

El batería fue Pat Torpey, un músico de alquiler que había puesto su talento al servicio de Freddie Mercury o la de Robert PLant entre otros y como cantante ficharon a Eric Martin , un solista había editado un par de trabajos  bastante alejados del rock.

En honor a la verdad no fue hasta su gira abriendo para RUSH y la edición de su segundo álbum que obtuvieron un éxito internacional masivo, y, de hecho con el disco que comentamos solo triunfaron (en un principio) en Japón, pero este fue su único trabajo en los ochenta, y es el que toca comentar. En primer lugar, la portada es preciosa, y tan sencilla como clara, sugiere muchas cosas en una simple imagen y llama poderosamente la atención. Sin embargo, lo verdaderamente importante es lo que se esconde tras ella, y ahí es donde encontramos es uno de los más sorprendentes trabajos del año.

No te dejes engañar por la imagen tan cuidada  de sus fotos porque lo que te vas a encontrar va en otra dirección donde el estilo, la clase y la personalidad, juegan una baza fundamental para entender el disco.

La producción del álbum fue tarea  de Kevin Elson, el artífice del mega ventas ‘The final countdown‘ de EUROPE, y que había trabajado también con bandas como JOURNEY o WITNESS. En principio puede parecer que su estilo y el de MR. BIG no iban a encajar, pero nada más lejos de la verdad. Su trabajo arroja un resultado limpio y claro pero que al mismo tiempo es sólido como una roca, y que desde luego es lo que necesitan unos temas cuyas estructuras, su apabullante nivel técnico o ese sonido contundente pero a la vez ágil, hacen que la primera referencia que viene a la mente sea la de unos VAN HALEN, en los que  hubiese cantado Joe Lynn Turner.

Canciones como ‘Addicted to that rush’, que  da el pistoletazo de salida son buena prueba de ello. Solamente hace falta oír esa canción (que fue por cierto el single que se extrajo y que alcanzó el número treinta y nueve en las listas de MainstreamRock) como demostración de adonde puede llegar el talento de unos músicos. Las ‘twin strings’  de Gilbert y Sheehan  eran algo apenas visto hasta entonces. No olvidemos que hablamos de un  bajista y un guitarrista, cuando lo normal es que sean dos guitarristas los encargados de ejecutar ese tipo de demostraciones.

Decía que solo hace falta oir ese tema para calibrar el nivel del grupo, pero naturalmente, hay muchos otros. ‘Wind me up‘ o ‘Merciless’, un tema este último, más metido en

el funk-fusión tan en boga por aquellos años, a lo LIVING COLOUR. La inevitable powerballad ‘Had enough’, que abre tras una intro de bajo que es un pequeña muestra de lo que es Billy Seehan. Otras más rockeras como ‘Blame it on my youth’ o ‘Take a walk‘, o ‘Big love’, el medio tiempo firmado por  Eric Martin, que refleja su carrera anterior a MR.BIG. En la parte final del  disco tenemos un poco de todo. Hay tiempo para el rock, para otra power ballad y para una versión de Steve Marriot que aparece como tema extra en el CD.

Una gira que tuvo su mejor momento en los Estados Unidos en donde abrieron el tour de SCORPIONS ‘Crazy world tour’ y que también les llevó por Japón y algunas ciudades europeas pone fin a este relato… de hecho ya tenemos los pies puestos en la década de los 90. Solo resta preguntarse qué hubiera sido de  la escena hard rock si la hubieran dejado seguir desarrollándose. Si la industria no hubiese cortado de cuajo una evolución que se encontraba en su mejor momento… en fin, eso nunca lo sabremos ya, pero nadie podrá quitarnos el privilegio de disfrutar de estos tras discos… uno tras otro.

Miguel. Asturias

DOSSIER MR. BIG / BADLANDS  / BLUE MURDER.

Como viene siendo habitual, esta reseña se complete co un dossier de prensa que incluye entrevistas reseñas y demás de publicacones de varias partes del mundo que dedicaron su espacio a alguna de las tres bandas. Puedes conseguirlo escribiendo tu opinión sobre alguno de esos discos, los tres o la situación que reflejaban, o qué te pareció a ti el desarrollo del final de la década. Recibirás a vuelta de correo un enlace para descargar el archivo.

Su contenido es el siguiente:

-Reportaje BADLANDS, publicado por HARD ROCK nº 53 en Enero de 1989, una página en francés.

-Entrevista BADLANDS publicada en RIP U.S.A. en Mayo  de 1989. Tres páginas en inglés.

-Entrevista BADLANDS publicada en METAL HAMMER Alemania en Junio  de 1989. Tres páginas en alemán.

-Entrevista MR. BIG publicada en KERRANG U.K. en Enero  de 1989. Dos páginas en inglés.

-Entrevista BADLANDS publicada en KERRANG U.K. en Mayo  de 1989. Cuatro páginas en inglés.

-Entrevista BADLANDS publicada en KERRANG U.K.  nº 399, en 1990. Dos páginas en inglés. 

– Entrevista a Billy Seehan en BLAST MAGAZINE # 19  publicada en  Mayo de 19988. Dos páginas en inglés.

-Entrevista a BLUE MURDER publicada en METAL HAMMER Alemania en Jnuio d 1989. Dos páginas en alemán.

-Reportaje sobre MR. BIG Publicado en METAL HAMMER España nº 15. Una página en español.

-Entrevista a BLUE MURDER publicada en METAL HAMMER España nº 15. Dos páginas en español.

-Entrevista a BADLANDS publicada en METAL HAMMER España nº 21. Tres páginas en español.

-Reseña álbum  BADLANDS publicada en METAL HAMMER España nº 21. Una página en español.

-Reseña show MR. BIG  publicada en METAL HAMMER España nº 28. Una página en español.

-Entrevista a MR. BIG publicada en Kerrang UK nº 226 en Enero de 1989. Dos páginas en inglés.

-Entrevista a BLUE MURDER publicada en LIVE WIRE nº 17 en Junio de 1989. Una página en alemán.

-Entrevista a BADLANDS publicada en LIVE WIRE nº 18 en Agosto de 1989. Una página en alemán.

-Reseña álbum  BADLANDS publicada en METAL HAMMER nº 17 en Junio de 1989. Una página en alemán.

-Reportaje sobre BADLANDS publicada en LIVE WIRE nº 17 en Junio de 1989. Una página en alemán.

-Entrevista a Billy Seehan en METAL HAMMER Alemania nº 9 publicada en Mayo de 1989. Dos páginas en Alemán