CRONOLOGIA

.::THIN LIZZY: “Thunder & Lightning”::.

Cara A: 1.Thunder and Lightning   2.This Is the One   3.The Sun Goes Down   4.The Holy War

Cara B: 1.Cold Sweat   2.Someday She Is Going to Hit Back   3.Baby Please Don’t Go   4.Bad Habits  5.Heart Attack

Phil Lynott – bajo, voz Brian Downey – batería.  Darren Wharton – teclado Scott Gorham – guitarra John Sykes – guitarra Chris Ludwinski y Andrew Warwick – Ingenieros de sonido   Bob Elsdale – Fotos Chris Tsangarides–  Productor e ingeniero Andrew Prewett – Portada

 

ESTE ARTICULO SE COMPLETA CON UN DOSSIER DE PRENSA RELACIONADO CON LA BANDA, ESTE DISCO Y EL PERÍODO QUE LLEVÓ A SU SEPARACION. LA FORMA DE CONSEGUIRLO Y SU CONTENIDO, ESTÁN RESEÑADOS AL FINAL DEL TEXTO.

 

Creo que esta vez voy a ahorrarme todo lo que tenga que ver con datos técnicos, con lo que hicieron o dejaron de hacer en las giras y festivales y con toda esa serie de cosas de las que ya se habla en mil páginas, y además mucho mejor de lo que yo podría hacerlo. Reconozco que todo lo relacionado con estudios, equipos, directos, promoción etc. es algo que me puede, pero este álbum tiene un poso que invita a lanzar la mirada más allá de lo que es una simple colección de canciones, para descubrir el grito de alguien que pide ayuda. Vaya por delante que “Thunder & Lightning” me parece un magnífico trabajo que escucho con frecuencia y del que disfruto cada vez que lo hago, pero lo cierto es que a duras penas me parece un disco de THIN LIZZY.

John Sykes cuando todavía era un tigre del pantano.

Esto se debe fundamentalmente a dos razones: una es el sonido y, más importante, la sensación que deja al escucharlo. Desde sus primeros días hasta 1983, THIN LIZZY habían orbitado alrededor del hard rock, sin llegar a centrar su sonido en él. Con “Thunder & lightning” sin embargo, lo que hicieron fue mirar directamente a los ojos al heavy metal. A veces pienso que “la culpa” fue de John Sykes, pero de pronto recuerdo “Renegade”, su álbum de 1981 donde aún tocaba Snowy White, y entonces ya no lo tengo tan claro… pero vayamos poco a poco.

Esta banda, al contrario de lo que sucedía con VAN HALEN, SCORPIONS, KISS, JUDAS PRIEST y tantas otras que también venían de la década anterior, parecía encontrarse en un cruce de caminos sin saber muy bien hacia dónde tirar. Mientras los citados grupos se habían reinventado y enfilaban los ochenta con inmejorables expectativas, los irlandeses no terminaban de encontrar su sitio. Les ocurría un poco lo que a U.F.O. o BLACK SABBATH, bandas con las que compartían el hecho de haber perdido a miembros fundamentales para su sonido (Michael Schenker en el caso de U.F.O., Ozzy y Ronnie Dio en el de BLACK SABBATH ). Además estaba el asunto de las drogas, algo que a THIN LIZZY (concretamente a Lynnot y Gorham) les estaba pasando factura al mermar sus facultades físicas de una forma más que preocupante, pero eso forma parte de otra historia.

En lo estrictamente musical, el problema estribó en que ese giro hacia el heavy metal no terminó de convencer a los seguidores de toda la vida, pero tampoco sirvió al grupo para ganar legiones de nuevos supporters (como Phil llamaba a sus fans), habida cuenta de los discos de heavy metal que se publicaban en 1983. El metalhead medio, se encontraba con la disyuntiva de elegir entre “Balls To The Wall”, “Piece of Mind”, “Holy Diver”, “No Parole from Rock N’ Rol”, “Bark at the Moon”, “Pyromania” y un par de docenas de obras maestras más, y comprensiblemente, LIZZY no estaba en las primeras opciones. Los resultados comerciales por lo tanto, fueron bastante discretos para “Thunder & Lightning” y el disco, siendo un magnífico trabajo, no es el que tiene mejor recuerdo para la mayoría.

Antes mencionaba a John Sykes como responsable en parte del acercamiento al heavy metal por parte de THIN LIZZY. Supongo que ya conocerás al personaje, pero por si acaso recordemos que fue el sustituto de Snowy White quien abandonó THIN LIZZY tras la gira de “Renegade” dejando como único guitarrista a Scott Gorham. Sykes estaba por aquel entonces formando parte de TYGERS OF PAN TANG, una de los incontables bandas que bajo las siglas N.W.o.B.H.M. estaban haciendo sudar tinta a los grandes grupos británicos. La jugada de poner en nómina a un talento tan desbordante como desconocido, copiaba un poco la que Dio y Ozzy Osbourne habían trazado contratando a Vivian Campbell y Randy RhoadsJake E. Lee respectivamente. La diferencia estaba en que estos partían prácticamente de cero, es decir, daban pie a la creación del grupo, mientras que John Sykes aterrizaba en una banda de muy larga trayectoria, con once discos en su haber, y su aportación se comió literalmente al clásico.

Ensayando para su gira de 1983.

Cuesta mucho trabajo encontrar las melodías, o los fraseos de guitarras dobladas que eran seña de identidad del grupo en sus anteriores trabajos. A cambio tenemos eso sí, un auténtico aluvión de solos de guitarra que llegan a atosigar al oyente y hacen dudar de la presencia de Scott Gorham. El empaque de Brian Downey detrás de la batería, tampoco es el de anteriores entregas. Parece que viniera a cumplir sin más, entregando un trabajo demasiado plano en comparación con lo que siempre había hecho. Esto inevitablemente también resta presencia al bajo de Phil Lynnot y en consecuencia, la legendaria sección rítmica de antaño que afinaba medio tono más bajo que el resto para ser la base perfecta de las “twin guitars”, era cosa del pasado. El único que sale bien parado, aparte de John Sykes es Darren Wharton, convertido ya en miembro de pleno derecho.

En cuanto a la sensación que deja al oírlo, decir que viene apoyándose en una producción, la de Chris Tsangarides, pastosa y sin apenas brillo que por sí misma resulta melancólica, pero que lo es más aun cuando como en este caso, tiene como base a una banda, o mejor dicho un escritor, que está pasando por una etapa muy oscura en su vida, como era el caso.

Lejos quedan las melodías radiantes, en ocasiones incluso demasiado nimias, que contagiaban de buenas vibraciones: “Cowboy Song”, “The boys are back in town” o “Dancing in the moonlight” habían dejado paso a una serie de temas mucho menos amables que desprendían sensaciones muy diferentes a las de antaño. El estilo de vida de Lynnot (autor principal) había degenerado hasta un punto insostenible y a esas alturas se encontraba completamente enganchado a la heroína y abandonado por su mujer e hijas. Es cierto que su creatividad no mermó para nada, pero sí se aprecia ese cambio sustancial en la dirección de las canciones.

Nunca sabremos qué hubiese ocurrido con THIN LIZZY de no haberse separado. Todo indicaba que las cosas acabarían como lo hicieron, pero por otra parte, su nueva orientación en lo musical daba pie especular con un futuro que, podría tener mayor o menor aceptación, pero  era factible. El encaje de la banda dentro del nuevo panorama podría haber funcionado, al igual que funcionó el de unos SCORPIONS que con la nueva década abandonaron sus tintes progresivos y endurecieron sus canciones o KISS, quienes superados los primeros años de los 80’s, nos “regalaban” sus entregas más metalizadas en “Killers”, “Creatures of the night” etc ¿Por qué no habrías de funcionar los THIN LIZZY de Sykes?

En cualquier caso y especulaciones aparte, los hechos fueron muy poco románticos. La banda había contraído unas deudas inasumibles, y la única opción pasaba por hacer una gira de despedida en la que recaudar el suficiente dinero para que los miembros del grupo pudieran seguir sus respectivos caminos, libres de problemas con los bancos. Podríamos elucubrar con una posible reunión en unos años, como la que DEEP PURPLE puso de moda en el 85, pero la muerte de Lynnot cerro esa ventana… bueno, más o menos, ya sabes.

En resumen, si no conoces a THIN LIZZY vas a encontrarte con un disco muy bueno, muy intenso y muy oscuro pero que en modo alguno representa el sonido clásico de la banda y puede que no sea uno de los grandes trabajos de la banda, pero sí del heavy metal de los primeros años de la década. De eso no hay duda.

Miguel. Asturias

.::DOSSIER DE PRENSA “THUNDER & LIGHTNING”::.

Como decía al principio, se trata de una recopilación de material de prensa relacionado con THIN LIZZY y su álbum “Thunder & Lightning”, alargado hasta la desaparición del grupo. Para conseguirlo, como decía, basta con que escribas un mensaje en este blog hablando sobre la banda en general o sobre este disco en particular. Que impresión te causó cuando conociste al grupo, si pudiste verlo en directo etcétera

Recibirás el enlace y contraseña por correo una vez que hayas escrito el mensaje en este blog.

CONTENIDO:

– Reportaje biográfico y crónica de READING ’83 publicado en POPULAR1 Especial ESPA49. Trece páginas en español.

– Reportaje Reading 83 (despedida de THIN LIZZY) publicado en METAL ATTACK #1. Cinco páginas escritas en francés.

– Reportaje TYGERS OF PANG TANG publicado en POPULAR1 #115, en 1982. Dos páginas en español (más que nada como curiosidad)
– Artículo publicado en HEAVY ROCK #03, cuatro páginas escritas en español.

– Reportaje y entrevista publicados en ENFER MAGAZINE #6, cinco páginas escritas en francés.

– Artículo publicado en KERRANG #27, dos páginas escritas en inglés.

– Artículo y reseña disco publicados en KERRANG #34, cinco páginas escritas en inglés.

– Reportaje publicado en KERRANG #49, cinco páginas escritas en inglés.

– Reseña del álbum publicada en POPULAR1 #123, Septiembre de 1983. Una página en español.

.:: SI TE INTERESO ESTE ARTICULO, PUEDES ENCONTRAROTROS DE THIN LIZZY POR AQUI::.

Anuncios

CRONOLOGIA


.::MOTLEY CRÜE: “Shout at the devil”::.

CRONOLOGIA-MOTLEYCRUE-SHOUTATTHEDEVIL-00

   – In the Beginning    – Shout at the Devil   – Looks That Kill   – Bastard   – God Bless the Children of the Beast   – Helter Skelter   – Red Hot   – Too Young to Fall in Love   – Knock ‘Em Dead, Kid   – Ten Seconds to Love   – Danger

Vince Neil – Voz, Tommy Lee – Batería  Nikki Sixx– Bajo y teclados   Mick Mars – Guitarra    

Publicado el 26 de septiembre de 1983.

Grabado en Cherokee Studios, Hollywood, California

Tom Werman: Producción

Esta reseña se completa con un dossier de prensa cuyo contenido y forma de conseguir vienen indicados al final del artículo.

Si hay un grupo que resume la esencia más pura del hard rock americano de los ochenta es MOTLEY CRUE. ¿Había grupos mejores? Definitivamente sí, a miles. ¿Fue su éxito entonces fruto del escándalo? Sin duda ayudó, pero WASP o TWISTED SISTER eran igualmente provocadores y sin embargo no alcanzaron las cotas de éxito donde se situaron  Nikki Sixx y sus compañeros… ¿que fue entonces lo que les puso el mundo a sus pies?. En mi modesta opinión, fue el hecho de saber trasmitir la arrogancia y la fe en sí mismos que tenían. Convirtieron la sencillez en virtud, y a partir de canciones extremadamente simples, desarrollaron el vehículo para su mensaje, un mensaje basado en la banalidad, la diversión y el exceso. Naturalmente el hecho de que este álbum fuese editado en el 83, ayudó mucho. La ciudad de Los Angeles, y Estados Unidos en general estaban inmersos en una época ultraliberal, merced a la política de su entonces presidente Ronald Reagan, quien había conseguido después de muchos años, volver a hacer del “sueño americano” su leif motiv. Había trabajo, mucho dinero y a pesar de las restricciones morales y religiosas en lo social, el sentimiento de “todo vale” había vuelto con fuerza. En ese caldo de cultivo, la juventud de L.A. volvía a tener héroes, unos héroes sin ataduras, con aspecto decadente y agresivo y que eran el espejo donde todos querían mirarse.

CRONOLOGIA-MOTLEYCRUE-SHOUTATTHEDEVIL-04MOTLEY CRUE estuvieron en el sitio adecuado en el momento preciso, es decir en la California delos primeros ochenta. Como ya sabes, apenas un año antes habían debutado en una independiente para, al minuto siguiente, firmar por una multinacional como Elektra que  apostó fuerte (exageradamente fuerte, si se me permite decirlo) por ellos. La banda por su parte, puede que fuesen unos degenerados, pero de tontos no tenían un pelo, y no dudaron en poner todo de su parte para aprovechar aquella oportunidad. Así lo hicieron y para este segundo trabajo,  la evolución del grupo con respecto a su debut era muy notable. Nikki Sixx lo tenía perfectamente claro:

 ” Con ‘Shout at the devil’ ha llegado el momento de pisar a fondo, endurecer el sonido, poner más combustible en la máquina y subir el volumen de los amplis … el primer disco estaba influido por muchos sonidos… bandas como MOTT THE HOPPLE, SLADE y grupos power-pop pero para ‘Shout at the devil’ ha llegado el momento de convertirse en los verdaderos MOTLEY CRÜE’.

El bajista (que firma todos los temas de “Shout at the devil” , excepto la instrumental “God bless the Children of the Beast” de Mick Mars) había desarrollado una técnicaCRONOLOGIA-MOTLEYCRUE-SHOUTATTHEDEVIL-03 basada en una simpleza digna de RAMONES, pero los riffs de sus canciones y sus estribillos quedaban en la memoria del oyente a la primera escucha. “Shout at the devil”, “Bastard”, “Red hot”… Basta con escucharlas una sola vez, para pasarte el día tarareándolas. Lo más curioso es que eso no restaba en absoluto intensidad a su música. No había nada de chicle en sus temas, algo en lo que también ayudó por cierto, la excelente producción de Tom Verman, que en ese sentido deja el anterior trabajo del grupo como una triste maqueta (en realidad poco más era).

Desgranando el disco pieza por pieza, es inevitable hacer referencia a “In the begining” como una intro un tanto confusa, ya que de primeras parecía que nos abría un disco de alguna banda europea cuyos nombres empezaban a sonar un poquito, como BATHORY o MERCIFUL FATE. Quizá la portada original, con el pentagrama en relieve brillante, ayudaba en esa confusión pero bueno,   los primeros ataques de la siguiente canción “Shout at the Devil”, dejaban claro que no iban por ahí los tiros.

En este tema, que salió como single,  conseguían ponerse a la altura de banda de estadio, cuando aún eran unos pobres diablos con todo por demostrar. Sin embargo, insisto, estaban claramente en la dirección correcta y se ratificaban en ello con “Looks that Kill”, auténtico himno air-guitar cuya sencillez (por no decir simpleza) era una de sus mayores virtudes. Con “Bastard” y “God bless the children of the beast” , las dos siguientes canciones, conseguían un efecto sorprendente. La primera era una pieza agresiva, rápida y podría decirse que cercana al punk, mientras que la otra era una instrumental interpretada por Mick Mars tan dulce como siniestra, o que las contraponía y lograba captar tu atención para ya después volarte la cabeza con una increíble versión del clásico de BEATLES “Helter Skelter” que bien habrían podido firmar ellos. Ya en la cara B del disco, Tommy Lee parecía empeñado en demostrar su posibilidades con “Red hot”, cuya fuerza y velocidad, choca con  “Too young to fall in love” ,  un casi-medio-tiempo muy de aquellos días.

CIRCUS MAGAZINE AGOSTO 1984 02

Estamos hablando de una colección de canciones, que hasta ahora no tienen desperdicio, sin embargo el momento más bajo del disco ha llegado  con “Knock`em dead, kid” y “Ten seconds to love” dos canciones que parecen más orientadas a rellenar el disco que a aportar algo nuevo. Afortunadamente, tuvieron la pericia de no cerrar el álbum con este material, si no que lo hacen con “Danger”, mucho más presentable que las anteriores, y aunque no es lo más intenso que pueden ofrecer, sí tiene una calidad más acorde con el resto .

Como comentaba más arriba, la portada original con el pentagrama, fue censurada por sus  vínculos con el satanismo y sustituida por otra, ilustrada con fotos de los cuatro miembros de la banda que casi era peor, porque mostraban una imagen violenta sucia y decadente, y por que no decirlo, perfectamente ajustada a lo que ellos eran en ese momento.  Resulta un poco irónico que pocos recordarán esta época del grupo como la del US Festival, su participación en Donnington o su ascenso a la primera liga y la mayoría, la tenga presente como la época en que giraron con Ozzy, cuando este esnifaba  hormigas y se bebió los meados de Tommy Lee ( ¿o era Nikki Sixx?) y sobre todo, cuando Vince Neil, estrelló el coche en que viajaba con Razzle, el batería de HANOI ROCKS, con el triste resultado que todos recordamos.

CRONOLOGIA-MOTLEYCRUE-SHOUTATTHEDEVIL-06

En cualquier caso, por difícil que sea hacerlo, es mejor intentar olvidarse de ese lado del grupo,  y quedarnos con esta serie de canciones, perfectamente disfrutables en determinados momentos, cuando no te apetece mucho complicarte la existencia.

Miguel. Asturias.

THUMB-SLIDE-SHOW-MOTLEY-DRFEELGOOD

Haz click en el banner para ir al artículo de “Dr. Feelgod” (1989)

 

DOSSIER MOTLEY CRUE “Shout at the devil”

Como es habitual, este artículo viene acompañado de un dosier de prensa que recoge recortes de revistas de la época ( más o menos) en que “South at the devil” salió a la venta. Artículos, entrevistas, reseñas… en fin, un intento de aproximarnos al álbum de recortes que todo fan que se precie de serlo, tiene de sus grupos y discos preferidos.

CRONOLOGIA-MOTLEYCRUE-SHOUTATTHEDEVIL-07Resulta curiosa la importante presencia que el grupo tuvo en las publicaciones de medio mundo, ya que no olvidemos que se tarta de su segudno disco. De alguna forma esto viene a confirmar que Nikki y sus colegas contaron con un apoyo por parte de Elektra,  que para sí hubieran querido KISS en su momento. Si lo merecían o no, es otra cuestión, el hecho es que ahí estaba. Bueno, aparte de eso, queda decir que si quieres el dosier solo tienens que escribir un comentario dando tu opinión sobre este disoc en particular, la banda en general o cualquier cosa que se te ocurra, siempre que esté relacionada con el ‘asunto’ que tratamos.

Contenido del dossier:

-Reseña Show publicada en KERRANG nº 71, durante Junio de 1984. Dos páginas en inglés.

– Poster gira con Ozzy Osbourne publicado en KERRANG nº 62 durante Febrero de 1984 Dos páginas en inglés.

-Entrevista publicada en KERRANG nº 57, durante diciembre de 1983. Cuatro páginas en inglés.

-Reseña disco y mini publirreportaje publicado en METAL ATTACK nº 1 durante Octubre de 1983. Tres páginas en francés.

-Reseña disco publicado en METAL FORCES nº 1 durante 1983. Una páginas en inglés.

-Publicidad Tour Francia 1984. Una página francés.

-Entrevista y reportaje publicado en ENFER MAGAZINE durante Julio de 1984. Cinco páginas en Francés.

-Reseña concierto IRON MAIDEN / MOTLEY CRÜE el 29 de Octubre en París, publicada en ENFER MAGAZINE Nº 19, durante Diciembre de 1984. Una página en francés.

-Reseña disco publicado en ENFER MAGAZINE Nº 7, durante Noviembre de 1983 .Una página en Francés.

-Entrevista y reportaje publicado en METAL ATTACK (Fr) durante Marzo de 1984. Seis páginas en francés.

-Reseña concierto IRON MAIDEN / MOTLEY CRÜE el 29 de Octubre en París, publicada en METAL ATTACK (Fr) nº16 durante Diciembre de 1984. Una página en francés.

-Reportaje nuevos grupos heavy metal publicado en POPULAR1 nº 127, en enero de 1984. Dos páginas en español.

-Especial de POPULAR1 dedicado a la banda, publicado hacia 1988. Quince páginas en español.

-Reportaje y entrevista publicado en CIRCUS MAGAZINE durante Agosto de 1984. Cinco páginas en inglés.

CRONOLOGIA

.::MICHAEL SCHENKER GROUP: “Built to Destroy”::.

– I’m Gonna Make You Mine   – Time Waits (For No One)   – Systems Failing   – Rock Will Never Die   – Red Sky   – Rock My Nights Away   – Captain Nemo   – Dogs of War   – Still Love That Little Devil

Michael Schenker – Guitarra   Gary Barden – Voz     Ted McKenna – Batería      Andy Nye – Teclados   Chris Glen – Bajo    Louis Austin – Productor

ESTE ARTICULO SE COMPLETA CON UN DOSIER DE PRENSA CUYO CONTENIDO Y FORMA DE CONSEGUIR ESTÁ RESEÑADO AL FINAL.

Aunque  estamos en pleno verano y es momento de relajarse y cultivar otras aficiones más adecuadas a este tiempo, tampoco hay porqué dejar del todo el asunto de la música. Es más, me gustaría podríamos aprovechar para hablar sobre un disco muy adecuado a este tiempo en el que reina el calor, los días son largos y en fin, no apetece mucho complicarse la vida con desarrollos instrumentales dignos de un relojero… O al menos eso es lo que pudiera parecer en un principio, porque en realidad, de quien vamos a hablar es de EL RELOJERO. Un músico que no necesitaba pulsar trescientas veces por segundo para hacer hablar a su guitarra , si no que basándose en acordes sencillos y aplicando su extraordinario talento a  unos fraseos que parecen asequibles a casi cualquiera, creó momentos inolvidables en la escena del hard rock. Por si fuera poco, su planta, su físico y su aureola de antihéroe le convirtió en un icono de ‘nuestra’ década que ya pedía a gritos una entrada en nuestro blog. Si aun guardas un sitio en tu corazón para aquella mítica Flying V blanca y negra, echa un vistazo a un álbum “creado para destruir”.

Con “Built to destroy”, no solo se rompió la luna trasera del Mercedes Benz de la portada. Otro tanto ocurrió con la carrera de Michael Schenker tal como la conocimos en la primera mitad de los ochenta. Este disco puso fin a una etapa, del mismo modo que su álbum de debut lo hizo con respecto al desaliñado Schenker que co-lideraba U.F.O.  Digo esto porque, pasando por alto el mediocre directo “Rock will never die”, ceo que “Built to destroy” fue el último disco en el que pudimos ver la legendaria Flying V brillando sobre un uniforme “denim and leather” y dando vida a unos riffs mágicos y melódicos pero llenos de energía e intensidad. Lo que vino después no fue lo mismo. No estoy diciendo que fuese mejor o peor, sencillamente creo que ya no fue igual.

Si acertó en la jugada o no lo dicen los hechos, pero no es momento de juzgar esos cambios ahora, si no de hablar de esta obra, que tiene momentos extraordinariamente brillantes y está asociado a historias delirantes, que por otro lado son las que cabe esperar de un personaje tan inestable como Michael Schenker.

La formación que grabó este álbum conserva a bastantes de los miembros que participaron en el anterior “Assault Attack”. Ted Mckena se mantuvo tras el kit de batería, lo cual no deja de ser un verdadero mérito. No debemos olvidar que este escocés se sentó en el taburete que una bestia de la talla de Cozy Powell había abandonado tiempo atrás. Ted había pasado por la banda de Greg Lake (de EL&P) y durante casi tres años formó parte del grupo de Rory Gallagher. Haber sido compañero de otro miembro de la banda de Schenker como es Chris Glenn (juntos formaron parte de THE SENSATIONAL ALEX HARVEY BAND) fue lo que le abrió las puertas de la M.S.G. . Chris Glenn precisamente, también conservó su puesto construyendo la base rítmica del grupo junto al mencionado McKenna. Su talento con las cuatro cuerdas está fuera de toda discusión, así como su presencia en escena que todos recordamos a través de las viejas fotos. Otro punto no tan conocido es el hecho de que, de cara a los medios, él solía ser un importante apoyo para Schenker, entre otras cosas por su dominio del idioma alemán. Digamos que de alguna forma, tanto encima del escenario como fuera de este, Glenn era la mano derecha de Schenker.

Paul Raymond no repitió en esta ocasión. El teclista había formado parte de la aventura en solitario casi desde que Michael fuera despedido de U.F.O. y ahora era Andy Nye, un desconocido teclista, quien cubría el puesto de Raymond. También era novedad la presencia de Derek St.Homes, quien aparte de cumplir el papel de guitarra rítmico se convertía en un importante apoyo vocal, tal como había hecho en la banda de otro genial guitarrista igual de pirado que este, como es Ted Nugent.

Creo que está fuera de toda duda que el cambio más bizarro con respecto al anterior disco fue el de cantante. Del mismo modo que JUDAS PRIEST hicieron con Tim Owens o IRON MAIDEN con Bruce Dickinson, M.S.G. recuperaron al cantante original, aunque bien es cierto que por razones muy diferentes y sin el convencimiento (creo yo) de las otras dos bandas citadas. Es decir, tanto JUDAS PRIEST como IRON MAIDEN recibieron a sus los cantantes con quienes habían compartido la gloria, con los brazos abiertos. Quizá no en lo personal, pero por lo que a negocios se refiere, estoy seguro de que Glenn Tipton o Steve Harris respiraron aliviados cuando sus respectivos firmaron los contratos de regreso. En el caso de Michael Schenker, mucho me temo que no fue así y que se trató más de un recurso in extremis que de otra cosa. Siempre ha habido una leyenda oscura en torno al fulminante despido de Graham Bonnet, un cantante con unas posibilidades infinitamente mayores que Gary Barden. La cosa, más o menos fue así. Tras grabar el álbum “Assault attack”, como siempre ocurre, había  llegado el momento del tour de presentación. En apenas dos semanas Graham tenía que aprenderse diecinueve de las viejas canciones que darían forma al repertorio, una vez mezcladas con las del nuevo álbum, pero Graham Bonnet fue incapaz de hacerlo, por las razones que sea. Llegado el momento del show en Sheffield, el ex-RAINBOW pidió a los roadies que pegasen hojas escritas con las letras en el escenario. El primer problema llegó cuando el público invadió el escenario durante la actuación de VANDEMBERG que abrían el concierto. En ese momento, todas las ‘chuletas’ que Bonnet había ordenado pegar en suelo y monitores desaparecieron, dejando sin recursos al cantante. El segundo problema lo traía Bonnet dentro de sí, y no era otra cosa que una espectacular borrachera que lejos de ayudarle a recordar (seguramente esa era la intención) le puso la mente en blanco incluso en las canciones nuevas. El remate vino cuando en la presentación de la banda, tras pedir un aplauso para cada uno de los miembros del grupo, no se le ocurrió otra gracia que sacar a empujones a Steve Casey de detrás de los amplis y presentarlo como parte de la banda ¿y quien era este Steve Casey? Pues un guitarrista al que jamás se veía sobre el escenario y a quien nadie conocía, y que se limitaba a tocar la guitarra rítmica sirviendo de apoyo a los solos de Michael. La leyenda dice que Graham Bonnet llegó a mear sobre el escenario haciendo un ejercicio de exhibicionismo y quien sabe cuantas cosas más, pero lo único que está documentado por  escrito es lo que os acabo de comentar, y que francamente no me parece poco. Que un cantante no recuerde las letras de sus canciones y que encima muestre semejante falta de respeto, justifica, creo yo, lo que ocurrió a continuación, que no fue otra cosa que tras el concierto, Graham Bonnet fue despedido de manera fulminante y todos los compromisos de la banda anulados. El único que no iba a sufrir la misma suerte era la aparición de la banda en el mítico READING de 1982. Aquel año el M.S.G. cerraba uno de los días, lo cual significaba haber escalado más alto que nunca antes. Sus ex compañeros de U.F.O. habían hecho lo mismo en 1980, justo al echarle a él de la banda, y el que dos años después fuese él con el grupo que llevaba su nombre, el que hiciese los honores era una especie de ‘fuck you’ a Phil Mogg y compañía que no iba a dejar pasar. Así las cosas, se puso en contacto con Gary Barden (quien se había quedado en una especie de limbo sin encontrar grupo donde cantar) y las cosas volvieron a su cauce: la banda ya estaba en disposición de escribir y grabar nuevo material.

Antes de hablar sobre las canciones, creo que es necesario hacerlo sobre el asunto de la producción, que también merece capítulo aparte. En realidad, el sonido de los discos de M.S.G., salvo en uno, ha sido más bien mediocre… por decirlo de una forma amable. El primer álbum, producido por Roger Glover (bajista de DEEP PURPLE y RAINBOW) es bastante correcto teniendo en cuenta que es un debut, aunque comparándolo con el sonido de los discos de RAINBOW, producidos en la misma época por el mismo Glover, deja bastante que desear. Ron Nevison se encargó del segundo, bajando el listón diecisiete puntos o más. Un álbum que además de ser carísimo, quedó devaluado en el minuto uno por su mal sonido, algo que se acentuó aun más en el legendario directo “One night at Budokan”, uno de los discos en directo más brillantes pero con peor sonido que se puedan oír. Si te parece exagerado lo que estoy diciendo, haz la prueba (aunque supongo que ya lo tendrás más que comprobado) y escucha un par de canciones de cada uno de estos discos y a continuación pincha “Assault Attack”. Yo no se que carajo hacía Martin Birch cuando tomaba el control, pero los resultados están ahí. Una base rítmica con presión, unos dibujos de guitarra empacados en el conjunto al mismo tiempo que brillaban por si mismos y una voz clara y potente que en ningún caso tenían los otros discos, donde cuesta distinguir las líneas de bajo o los arreglos de teclado y la guitarra llega a perderse en medio de una maraña sónica perfectamente comprensible en bandas de bajo presupuesto pero sin justificación alguna en esta. Lo que me parece de verdad inexplicable, es que después de haber pasado por todo tipo de manos y de poder comparar los resultados, Schenker decidiese dar otro resbalón intentando hacer él mismo el trabajo de producción en vez de repetir con la apuesta segura que era Martin Birch. Schenker alega que no había quedado muy contento debido al gran retraso en el trabajo por parte de Birch, aunque parece que en realidad el problema tuvo más que ver con lo económico que con otra cosa. Sea como fuere, para “Built to destroy” el resultado fue tan catastrófico que el disco tuvo que ser re mezclado para poder ponerse a la venta en Estados Unidos. El filtro de la compañía se activó en aquel país negándose a publicar el álbum tal como estaba. Schenker tuvo que ponerlo en manos de Jack Douglas, quien hizo un excelente trabajo de arquitectura sónica, transformando el álbum al gusto americano. En Europa tuvimos que tragarlo tal como estaba (todo un detalle el de Chrisalys), hasta su edición en ambos formatos años después. De alguna manera fue algo parecido a lo que sucedió con el “Slide it in” de WHITESNAKE, aunque por motivos bien distintos. El lado positivo, si cabe buscarlo, está en el hecho de que al menos tienes dos versiones diferentes del disco…

En cuanto a las canciones, en comparación con sus anteriores discos, el contenido de este parece estar buscando otros caminos hacia lo más alto, como si Schenker se hubiese dado cuenta de repente, que el tiempo se le echaba encima y se viese obligado a encontrar un atajo hacia ese puesto en compañía de los grandes, que en realidad nunca conoció. Canciones como “I’m gonna make you mine” o “Rock my nights away” dan fe de ello. Siendo como son dos piezas claves del disco, y aun me atrevería a decir más, dos clásicos de Schenker en toda regla, dejan la práctica totalidad de su espíritu en manos de los teclados, algo que se repite en “System’s failing” o “Time Waits (For No One)”, que vienen adornados también por sendos estribillos pegadizos y facilotes. Debo insistir que esto no va para nada en detrimento de la calidad del disco. Simplemente me parece necesario reseñar el hecho de que Schenker parecía buscar en esos cambios un éxito que se le mostraba reacio. Otros temas del álbum sin embargo, conservan la más pura esencia del sonido M.S.G. tal es el caso de “Rock will never die” o “Dogs of war”, canciones que incluso podría decirse que recuperan algo de su pasado en U.F.O., o la instrumental “Captain Nemo” tres minutos de pura magia guitarrera y un tema ideal para abrir un concierto y hacerse con tu atención durante el resto de la velada.

  Mención aparte merece el tema “Red sky”. Esta canción fue compuesta por Sherpa, el cantante y bajista de BARON ROJO en aquella época (¡y no hay más que oírla para darse cuenta de ello!). Tal fue la conexión que alcanzaron ambos músicos que Sherpa le cedió el tema, pero el alemán lo asumió como propio y no se dignó a mencionarle a él o a su banda ni en créditos ni en los créditos ni en los agradecimientos ni en ningún otro sitio…una muestra de la poca educación de este hombre que sentó muy mal en la redacción de algunas revistas de la época como podrás apreciar en el dossier de prensa. Al margen de ese detalle, lo cierto es que el álbum tuvo una gran acogida aquí, y la promoción no pudo ser mejor, ya que M.S.G. actuó durante cuatro noches de Diciembre (el 22, 24, 25 y 27 en Barcelona, Madrid, Madrid y San Sebastián respectivamente) Nochebuena y Navidad incluidas y lo hizo abriendo nada menos qeu para IRON MAIDEN que venían con “Piece of Mind” bajo el brazo. N que decir tiene que cuesta imaginar un momento mejor para apoyar a un grupo!

Creo que poco queda por decir. Simplemente insistir en que, en mi humilde opinión, este fue el último disco que demuestra porqué, aunque no vendió nada en comparación a lo que facturaban otros, fue un número uno entre los metalheads de los ochenta y desde luego, un auténtico privilegiado, tocado por los dioses para hacer hablar a su guitarra.

Miguel. Asturias

DOSSIER “Built to Destroy”:

Recopilación de artículos, reseñas y entrevistas aparecidos en revistas y fanzines  relacionados con M.S.G.en la época “Built to Destroy”.

Para conseguirlo basta con que escribas comentando tu opinión acerca del álbum en particular o el grupo en general. Recibirás un enlace para descargarlo a  vuelta de correo

-Reseña Show en Inglaterra publicado por KERRANG UK en 1983. Dos páginas en inglés.
-Reseña show y entrevista publicada en ENFER magazine nº 8 en Diciembre de 1983. Cinco páginas en francés.
-Poster biodiscografía publicado en 1983 por Popular1. Ocho Páginas en español.
-Entrevista y reseña publicada en Heavy Rock nº 08 durante 1983. Siete páginas en español.
-Reportaje sobre Gary Barden y Paul Raymond publicado en KERRANG nº13 en Abril del 82. Dos páginas en inglés.
-Entrevista publicada en KERRANG nº 42, publicada en Junio de 1983
-Reseña publicada enb METAL ATTACK nº2  en Noviembre de 1983 Una página en francés.
-Entrevista a Ted McKenna  publicada en METAL FORCES Nº1 durante 1982.
-Entrevista y reseña de concierto publicada en POPULAR1 nº127 en Enero de 1984. Cuatro páginas en español
-Reseña show Reading 82, publicada en Popular1 Especial ESPA42 en 1982. Dos paginas en español.

CRONOLOGIA

.::METALLICA: “Kill ‘em all”::.

 

– Hit the Lights – The Four Horsemen – Motorbreath – Jump in the Fire – (Anesthesia) Pulling Teeth – Whiplash – Phantom Lord – No Remorse – Seek and Destroy – Metal Militia

James Hetfield : Voz, guitarra Kirk Hammett : Guitarra Cliff Burton: Bajo Lars Ulrich: Batería John Zazula: Productor ejecutivo Paul Curcio: Productor Estudio: Music America Recording Studio

ESTE ARTICULO SE COMPLETA CON UN DOSIER DE PRENSA, CUYO CONTENIDO Y FORMA DE CONSEGUIR ESTÁ RESEÑADO AL FINAL DEL POST.

IMPORTANTE!!!!! SI TIENES MATERIAL DE PRENSA QUE NO APARECE EN LA LISTA Y CREES QUE PODRÍA SERVIR PARA MEJORAR EL DOSIER , POR FAVOR, ESCRIBE UN CORREO A miangarri@gmail.com

Con la mano en el corazón: mientras escuchabas “Phantom Lord” o “Metal Militia” ¿creíste en algún momento que aquellos cuatro individuos iban a llegar darle la vuelta al mundo del rock como si fuese un calcetín?… que va, ni tú ni nadie. El caso es que ahí están, en la cumbre desde hace muchos años y sin un pretendiente que parezca en condiciones de echarles del puesto.

METALLICA fueron (son) un grupo que ha trascendido el mundo de la música… no diré que con su debut hayan ayudado a crear todo un movimiento social, como en su día hiciesen SEX PISTOLS o RAMONES, pero ‘Kill ‘em all’ fue la génesis de algo que está en el corazón de millones de personas en todo el planeta, y creo que eso merece un respeto.

El caso es que la biografía de este grupo (y de este disco en concreto), está bastante trillada ya. Cuando se publicó “Kill ‘em all” ya era relativamente fácil (fuera de España, quiero decir) acceder a todo tipo de información acerca del grupo y su historia, desde luego infinitamente más fácil que cuatro o cinco años antes, cuando hablar de, por ejemplo, Ritchie Blackmore o Geezer Butler era aventurarse en un mundo de rumores y leyendas urbanas. Esto no ocurre con Hetfield o Kirk Hammet, de quienes se conoce cada paso que dieron hasta llegar adonde están ahora.

En resumen, como todos conocemos la historia con más o menos detalle, me gustaría orientar el artículo hacia esos personajes ‘secundarios’ y lo que rodeaba a las personas que dieron vida al grupo y finalmente al disco y que me parece más interesante que los datos técnicos.

Partiendo de la base de que METALLICA fue la idea materializada de Lars Ulrich, (un joven danés hijo de un famoso tenista asentado en California) y James Hetfield, (otro quinceañero que aun intentaba superar la muerte de su madre, con quien vivía junto a su hermano tras el divorcio de sus padres), hubo otros músicos y personas involucradas que quedaron en el olvido o siguieron por otro lado con mayor o menor fortuna. Vamos con ellos.

RON MACGOWNEY

Ron fue el primer bajista de METALLICA. Su presencia en el Metallimundo se remonta a OBSSESSION, una banda de versiones formada en 1979, cuyos miembros repartían su tiempo entre el ensayo y algunos shows esporádicos en el patio trasero de la casa donde ensayaban: nada realmente espectacular. THIN LIZZY, BLACK SABBATH o UFO eran algunas de las bandas cuyas canciones figuraban en la lista del grupo, que estaba formado por los hermanos Ron y Rich Veloz en bajo y batería respectivamente, Jim Arnold como guitarra solista y James Hetfield como cantante y guitarra rítmico.

A pesar de que todo lo que rodeaba al grupo era al cien por cien amateur, se permitían el lujo de contar con un roadie, que no era otro que Ron McGovney quien a falta de algo mejor que hacer, pasaba sus horas muertas en el local de ensayo y ayudaba a preparar aquellos shows que de vez en cuando ofrecía el grupo.

Tras año y medio de existencia OBSSESION sufre una escisión y parte de la banda (la que incluía a James) se decantó por convertirse en un grupo de tributo a RUSH al que llamaron SYRINCH, pero apenas habían escogido un repertorio, cuando James Hetfield desapareció durante diez días, para regresar con la triste noticia del fallecimiento de su madre y su inminente partida hacia otro colegio y otro lugar de residencia, lo que dejaba a la banda con poco ánimo para seguir adelante. Hetfield sin embargo, lejos de traumatizarse, se tomó su nueva situación como un desafío y habiendo mantenido durante todo el tiempo su amistad con McGovney, le propuso ser el bajista de la nueva banda que pensaba formar. McGowney no tenía la menor idea de tocar, pero James estaba dispuesto a enseñarle. Para completar la formación, Hetfield contactó con un tal Hugh Tunner en la guitarra y un batería llamado Jim Mulligan.

Aquel fue el comienzo de LEATHER CHARM, un grupo lastrado por un sinfín de cambios de músicos y estilo que dio con la banda convertida en dúo, con solo Hetfiel y McCowney en ella y ensayando en casa de los padres del bajista. LEATHER CHARM podía sobrevivir sin un guitarra solista, pero necesitaba con urgencia un batería.

Entre los candidatos que se presentaron al puesto estaba nuestro viejo conocido Lasrs Urich, quien acudió a la cita por medio de Hugh Tunner, antiguo guitarrista del grupo. La prueba fue una verdadera pérdida de tiempo. Ulrich se presentó allí con su destartalada batería y fue incapaz de completar la audición. Hetfield y MacGowney llegaron inmediatamente a la conclusión de que aquel tipo apestaba y por muy agradable que fuese, no parecía que Dios le hubiese llamado por el camino de la música.

No acaba aquí esta parte de la historia, pero es preciso dar entrada a otro personaje fundamental en el Metallimundo. Un gordito gafotas con aspecto de nerd que respondía por Brian Slagel

BRIAN SLAGEL

Brian Slagel fue quien abrió la puerta para METALLICA. Desde que a mediados de los setenta uno de sus primos le hiciese escuchar “Machine Head” de DEEP PURPLE, su vida había girado casi exclusivamente alrededor de un único objetivo: descubrir bandas nuevas.

No obstante, lo que Brian buscaba no iba a encontrarlo en la prosperidad liberal estadounidense, si no en la Inglaterra de la recesión, las huelgas mineras y el conflicto continúo donde, bajo el acrónimo N.W.o.B.H.M. , llegaban ecos de las mejores bandas nuevas del planeta. ANGELWITCH, DEMON, SAMSON, o TYGERS OF PANG TANG, estaban recuperando el sonido heavy que muchos daban ya por muerto, mezclándolo a su vez con el espíritu rebelde y autogestionario del punk.

Para conseguir aquel material (cosa que no era fácil), Slagel decidió formar parte de las redes de intercambios de cintas, los legendarios ‘tape traders’ , una especie de comunidad en la que había un tipo con quien Slagel terminaría estableciendo una buena amistad: el inquieto Lars Ulrich, una vez más.

Brian sin embargo no había nacido para quedarse en eso. En Los Angeles se había convertido en un personaje muy popular entre los coleccionistas e intercambiadores de material, lo que sumado a su carácter abierto y decidido, le ayudó a conseguir un puesto de trabajo en la sección de importaciones de Oz Records, una de las tiendas más importantes de la ciudad. Ahora tenía a su alcance todos los datos, biografías y material sonoro de sus grupos favoritos, por lo que fue una simple cuestión de tiempo que Slagel crease su propio fanzine: El primer número de “The New Heavy Metal Revue” veía la luz en Julio de aquel año de 1981 y no tardó en ser uno de los más leídos del área. Eso, unido a la esporádica organización de conciertos terminó en la idea de editar un disco presentando a algunas de las bandas que estaban empujando en Los Angelas. A decir verdad, era casi lo único que le faltaba por hacer en el negocio.

Cuando su amigo Lars Ulrich, se enteró, le faltó tiempo para pedirle que le reservase un sitio en la recopilación. La cosa era sencillamente, que Lars no tenía una canción… ¡ni siquiera tenía una banda!, pero como quiera que Slagel conocía su carácter, la respuesta fue afirmativa, más que nada por quitárselo de encima.

Ulrich recuperó el teléfono de James Hetfield, y lo convenció con la idea de grabar una de sus canciones en un vinilo. Una vez puestos de acuerdo y citados en la casa de McGowney (donde LEATHER CHARM seguían ensayando) Hetfield y su compañero, se vieron sorprendidos por el notable avance de Lars con su nueva batería, un modelo de la marca Camco. Su tesón y su fuerza de voluntad le habían hecho mejorar como nadie hubiera imaginado. Tan solo quedaba un flanco pendiente de cubrir… y no pequeño: hacía falta un guitarra solista.

LLOYD GRANT

Lloyd Grant iba a ser el nombre del primero que tuvo METALLICA. A la par que ensayaban una y otra vez “Hit the lights”, (la cacnión de LEATHER CHARM que habían escogido para el recopilatorio) Hetfield había insertado un anuncio en el periódico THE RECYCLER donde pedían, literalmente: ”un guitarra de heavy metal capaz de tocar más rápido de lo normal”. Una de las primeras respuestas la dio Lloyd Grant, quien fue citado en la casa donde ensayaban para hacer una prueba. Grant solo tuvo que escuchar la canción un par de veces para encontrar el sonido que aquel grupo buscaba.

Su destreza con el instrumento era notable, pero no obtuvo el puesto de manera inmediata, aunque la falta de tiempo les tenía entre la espada y la pared, y habían decidido que fuese él quien tocase los solos en la canción.

La toma final fue lo más complicado de hacer, ya que el día de la grabación, a Grant le fue imposible ir al local y tuvo que grabar el solo de guitarra en su propio apartamento, donde Lars y James acudieron con la grabadora y un amplificador. Todo esto tuvo lugar apenas unas horas antes de que se cerrase el plazo para entregar la cinta a Brian Slagel. Aquella era desde luego una carrera contrarreloj que nuestros protagonistas no estaban dispuestos a perder… y de hecho no perdieron.

Como decíamos, Lloyd Grant era un guitarrista muy bueno, pero tanto él como el resto del grupo sabían que su aportación no pasaría de ser anecdótica. De hecho, METALLICA no había llegado a retirar el anuncio en prensa con la esperanza de que apareciese algún otro músico que se ajustase al perfil de la banda.

DAVE MUSTAINE.

Aquella resultó ser una decisión acertada. En la lista de candidatos al puesto de guitarra solista en METALLICA había un tipo que respondía por Dave Mustaine y que decía ser guitarrista en una banda llamada PANIC. Dave había nacido en San Diego en el 61, pero desde entonces había estado viajando de un lado a otro con su madre y su hermana que seguían al cabeza de familia (por llamarlo de alguna forma) más errático e impredecible que existía en toda América. Su hermana fue quien introdujo el rock and roll en la vida del pequeño Dave de la mano de LED ZEPPELIN, quienes cambiarían su vida para siempre.

Así las cosas, Lloyd Grant se fue como había venido y tras la publicación del recopilatorio de Slagel conocido como “The New Heavy Metal Revue presents Metal Massacre Vol. I”, Mustaine se convirtió en el guitarra solista de METALLICA, quienes a partir de ese punto crecieron exponencialmente en todos los sentidos, y más aun cuando publicaron la demo “No life till leather” de la que hemos hablado en este blog.

Show a show se hicieron muy populares en su zona y mucho más aun en la de San Francisco, donde había una base de fans mucho más solida para su sonido.

Esto se tradujo en un cambio de estrategia para la banda que empezó a desplazar su centro de acción a aquella ciudad, haciendo allí las tres cuartas partes de sus conciertos. Esto implicaba, como no, unos desplazamientos de personas y equipo cuya responsabilidad recaía en Ron MacGowney.

El bajista era el encargado de llevar la camioneta (de su madre) con el equipo y el grupo cada vez que había un show en San Francisco, y además de eso, su tarjeta de crédito era la que adelantaba el dinero del hotel. El problema era que el importe no siempre le era reintegrado, lo que hacía que Ron como es lógico, ponía el grito en el cielo.

Fue entonces cuando en una injusta interpretación de los hechos, James y Lars decidieron que la actitud del músico era muy negativa y que definitivamente habría que buscar otro bajista. Supongo que lo que vieron, fue la excusa perfecta para expulsarle, algo que desde tiempo atrás venían queriendo hacer.

En realidad el sentimiento era recíproco, porque si bien ellos no querían a Ron en su banda, tampoco McGowney estaba dispuesto a soportar aquello durante más tiempo de manera que 1982 iba a terminar con una reestructuración de la banda.

CLIFF BURTON

Para buscar nuevo bajista, Lars y James pidieron consejo a Brian Slagel, (al fin y al cabo él conocía la escena como nadie), quien les recomendó escuchar a una de las bandas que formaría parte del segundo volumen de ‘Metal Massacre’. El grupo en cuestión era TRAUMA y su bajista, como seguramente habrás adivinado ya, era Cliff Burton.

Cliff no estaba a gusto en su banda. La trayectoria de TRAUMA había girado hacia un sonido más cercano al que se había puesto de moda en L.A. que era justo lo último que Burton quería hacer, de manera que todos parecían encantados con la situación… todos menos McGowney naturalmente.

Cada vez que METALLICA actuaban en San Francisco Lars y Hetfield citaban a su futuro compañero, y poco a poco iban llevándole a su terreno a través de una sucesión de encuentros forzados y conversaciones semi-clandestinas. De esta forma, una vez se aseguraron que Burton aceptaba el puesto, Lars y James se deshicieron de McGowney.

Su último show con la banda tuvo lugar el 30 de Noviembre de 1982 en Mabuhay Gardens de San francisco y fue grabado y utilizado como demo en directo bajo el título ‘Live Metal up Your Ass’, convirtiéndose en el testamento sonoro del paso de McGowney por la banda.

Burton había aceptado la oferta a condición de que METALLICA se estableciese en San Francisco, algo que en realidad ellos ya estaban pensando en hacer desde hacía algún tiempo. Así, Lars y James se alojaron en casa de Mark Witaker, el técnico de sonido de EXODUS y la abuela de Mark acogió a Dave Mustaine en su propia casa, mientras preparaban el repertorio con Cliff Burton con quien debutarían en el Club Stone en Marzo de 1983.

METALLICA se habían hecho grandes en la costa Oeste gracias a sus actuaciones y las maquetas. Tenían un repertorio, una base de fans y el convencimiento de que había llegado el momento de dar el siguiente paso: grabar un disco.

JOHN ZAZULA

“Un cliente que solía viajar a San Francisco llegó un día y nos dijo: ‘John, Marsha, tenéis que oir esto’. Teníamos puesto algo en el reproductor de la tienda, no recuerdo qué era, pero era metal, nunca se ponía otra cosa… lo quité y puse la cinta… Nos voló a cabeza”

John Zazula hablando de “Live Metal up your Ass”

John Zazula ( o Johnny Z.) junto a su esposa Marsha, dirigían ‘Rock And Roll Heaven’, un modesto establecimiento situado en East Brunswick, Nueva Jersey, especializado en discos de importación. Los Zazula, estaban metidos de lleno en el tape-trading, solo que ellos no coleccionaban las cintas, si no que escogían aquellas que les parecían más interesantes e importaban los discos desde Europa. El caso es que sus clientes demandaban los álbumes de bandas inglesas a tal nivel, que no solo importaron los discos si no que crearon la agencia Crazed Managent, y terminaron trayendo a los propios grupos.

Todo fue como si los dioses se hubiesen puesto de acuerdo. En los mismos días que aquel fan había llegado con la copia de “Live Metal up your ass’, los Zazula estaban programando un tour para los legendarios VENOM: METALLICA podrían ser quienes abriesen los conciertos del trío inglés.

A través de KJ. Doughton, una especie de periodista amateur que presidía el club de fans de la banda, Zazula propuso la operación y en cuestión de minutos METALLICA al completo junto a Mark Whitaker como roadie, preparaban su viaje de punta a punta del país, un viaje que, a pesar de todo lo positivo que era, sirvió para confirmar lo que desde hacía algún tiempo estaba en la mente tanto de Hetfield como de Ulrich: meter a Dave Mustaine en METALLICA había sido un mal apaño. La fuerte dependencia del alcohol y los estupefacientes que había desarrollado, convertía las peleas y discusiones en una constante. Esto, aparte del mal clima que generaba, suponía un freno para la ambición de quienes estaban en la banda para algo más que para divertirse.

Tal y como había ocurrido cuando se quisieron deshacer de McGowney, los subterfugios y movimientos en pos del cese y sustitución de Mustaine comenzaron apenas la banda llegó a Nueva York. Sus movimientos estaban limitados ya que Zazula había conseguido varios shows junto a THE RODS, VANDEMBERG y una banda local llamada ANTHRAX pero una vez cumplidos sus compromisos Dave Mustaine fue historia en METALLICA.

Como habrás supuesto, James y Lars habían movido ficha con antelación. No estaban dispuestos a seguir con Dave a su lado, pero tampoco a perder aquella oportunidad. La solución llegó a través de Mark Whitaker quien propuso al que iba a ser el sustituto de Dave.

KIRK HAMMET

Whitaker, ya lo hemos dicho, era el técnico de sonido y algo así como manager de EXODUS, una banda muy conocida en la Bay Area, pero con mucho trabajo por hacer. Habían grabado una demo, pero no había una intención clara de darla a conocer fuera de la ciudad… digamos que se encontraban cómodos con su status local.

Whitaker pensó en Kirk Hammett, guitarrista de la banda, para hacer los conciertos en Nueva York: conocía al grupo, conocía las canciones de METALLICA y era un tipo tranquilo amén de un gran guitarrista.

Como era de esperar, Hammet accedió a dar aquel pequeño paso que era en realidad un gran avance. Cualquiera habría adivinado que la oferta iba más allá de hacer unos shows como teloneros de VENOM. ¿Iban a pagarle un viaje desde Frisco a Nueva York sólo para eso? Estaba claro que no, porque de heber sido así hubiesen aguantado unos días más a Mustaine.

Las intenciones de Zazula y METALLICA iban más allá.

Con Hammet en la banda, METALLICA empezaron los ensayos en el local de ANTHRAX, dentro del Music Building de Queens (donde también vivían), para preparar los shows junto a VENOM. A Kirk nunca llegaron a hacerle una audición ni a darle una bienvenida oficial. Todos sabían que aquel era su nuevo compañero y de hecho le habían enviado todo el dinero que tenían para que se reuniese allí con ellos. Si la cosa no hubiese funcionado, no hubiesen podido pagarle el viaje de vuelta.

Zazula se había convertido en manager del grupo con la idea de acercarse a algunas compañías con quien trataba, pero tras semanas de trabajo, llamadas y envíos de maquetas ninguna mostró interés por la banda.

Fue entonces cuando John y Marsha Zazula tomaron la decisión de hacerlo ellos mismos, creando una compañía con el único fin de editar el álbum para lo que tuvieron que empeñar su casa, la tienda e invirtir hasta el último centavo en su proyecto.

Resulta sorprendente que METALLICA hubiesen aceptado grabar el disco y trabajar para un tipo que ni tenía compañía discográfica, ni conocían en profundidad. Lo lógico hubiese sido debutar en Metal Blade, la compañía de Brian Slagel, con varias referencias editadas y una probada amistad con el grupo, pero METALLICA aceptaron la mejor oferta sin tener en cuenta cuestiones personales. El paso de los años nos ha demostrado que la banda es un ente en sí mismo y sus intereses como grupo están por encima de cualquier otra consideración. Podemos discutir si esto es contrario a la lealtad o la nobleza de las personas, pero lo que nadie puede decir que sea una actitud que haya perjudicado al grupo.

KILL ‘EM ALL

El 10 de Mayo de 1983, METALLICA comenzaron las sesiones de grabación. Fueron unos días cargados de tensión ya que a pesar de que el grupo tenía los temas machacados en ensayos y directos, no podemos olvidar que había un miembro clave (nada menos que el guitarra solista) que era un recién llegado, y otro, Cliff Burton, que en el escaso tiempo que llevaba en el grupo, había dado la vuelta a parte de las canciones. A esto había que añadir las limitaciones económicas y el hecho de que todo, desde los músicos a la compañía, estaba dando sus primeros pasos. Además, la única parte implicada que podría haber aportado algo de su experiencia (es decir, el productor) no puso el mínimo interés en el asunto, más allá de cumplir justito con su trabajo. De hecho el sonido fue excesivamente limpio para lo que querían trasmitir, y únicamente la agresividad de las canciones compensó esa limpieza, reorientando el metal por un camino mucho más dinámico que la inmensa mayoría de las nuevas bandas.

Mientras tenía lugar la grabación del álbum hubo que ir quitando los flecos a todo lo que rodeaba la edición del disco: uno de ellos era el título. La idea original de “Metal up your ass” y su respectiva portada (un inodoro del que sale una mano portando un cuchillo) fue desestimada ya que varios distribuidores advirtieron a Zazula de que se negarían a mover un álbum con semejante trabajo gráfico. Finalmente, el artwork fue encargado a Gary Lee Heard, un fotógrafo que había trabajado con Paul Curcio, el productor del álbum.

Hetfield y compañía le facilitaron el nuevo nombre del disco, cuya leyenda se basa en una frase al parecer pronunciada por Cliff Burton, quien harto de devanarse el cerebro en busca de un nombre dijo en un momento dado: “ just kill ‘ em all, you know?” ( algo así como ‘voy a matarlos a todos ¿sabes?’), y a partir de ahí y de las ideas aportadas por el grupo, mucho más explícitas de lo que al final conocimos, surgió la mejor portada que el grupo ha tenido en toda su historia: con tres simples colores, Heard creó un trabajo muy gráfico y expresivo que llama la atención con un golpe de vista.

Creo que todos conocemos el contenido del álbum ¿no es así?. Nombres como “Motorbreath”, “Whiplash, “Seek and Destroy”, “Hit the lights”… son ya parte de la historia del heavy metal y también de nuestras vidas, y si es así, todo el mérito corresponde a quienes las escribieron e interpretaron, así como los que confiaron en ellos para darles vida.

La firme voluntad tanto de la banda como de la compañía de hacer las cosas lo mejor posible dentro de sus límites, pudo más que la inexperiencia y finalmente tras diez días de trabajo en el estudio y un mes en la fábrica, así como doce mil dólares de inversión (una cantidad infinitamente mayor que la que John Zazula pensaba invertir) “Kill ‘em all” vió la luz el 25 de Julio de 1983.

Un trabajo con diez temas que sus fans ya conocían tanto por las demos como por los piratas y los conciertos, pero que ahora estaban prensadas y dispuestas para su distribución a gran escala. John Zazula había apostado fuerte y decidido a recuperar su inversión con creces, buscó los mejores aliados posibles en el mundo de la distribución. No es el lado más romántico del negocio, pero qué duda cabe que si el tapetrading y los fanzines habían sido vitales para arrancar el motor, ahora era necesario mantenerlo en marcha y eso solo podía hacerse vendiendo el producto que se había editado. Relativity Records fue la encargada de mover el álbum en Estados Unidos. Zazula conocía a la compañía por haber trabajado con ellos en el pasado a través de su tienda y tras negociar un contrato provechoso para ambos, llegaron al acuerdo de que harían la distribución a nivel nacional.

DE SHOW EN SHOW

Como apoyo al lanzamiento del disco, METALLICA haría un tour junto a los ingleses RAVEN que también presentaban su nuevo trabajo ‘All for one’. La gira llevó por nombre ‘Kill ‘em all for one’ y tuvo lugar entre junio y septiembre de 1983. Lo más significativo, al margen de ser la más grande que METALLICA había hecho y de que se presentaba su álbum, fue que sirvió para visualizar como aumentaba la brecha que se había abierto entre los dos mundos que representaban ambas bandas. RAVEN eran la cara visible de una escena que empezaba a ver su luz apagarse. Quienes habían sobrevivido a aquellos días lo habían hecho con todas las consecuencias: SAXON, MOTORHEAD, DEF LEPPARD o IRON MAIDEN serían enormes durante muchos años todavía, pero quienes como RAVEN no habían conseguido despegar del todo, terminarían convertidos en banda de culto en el mejor de los casos. Por otro lado METALLICA llegaban a la arena como un carro de combate, arrasando todo a su paso. Su vitalidad, su juventud y su arrogancia solo eran superadas por la fuerza de sus canciones y eso se tradujo en conciertos llenos y ventas de discos que superaron cualquier expectativa. “Kill ‘em all” se puso en circulación el 25 de Junio de 1983, en plena gira junto a RAVEN y antes de que acabase el año había liquidado más de 17.000 copias solo en América.

Tras esos conciertos, el resto del año básicamente lo pasaron entre San Francisco y Nueva York tocando sobre todo con ARMORED SAINT y ANTHRAX dependiendo de la zona en que se encontrasen pero entregados sobre todo a escribir nuevo material. Habían conseguido distribución en Europa mediante un contrato firmado entre Megaforce y la compañía inglesa Music For Nations y era el momento de saltar al viejo continente, pero fuera del grupo está claro que la edición de ‘Kill ‘em all’, fue el detonador que provocó una explosión que se tornó incontrolable.

A lo largo y ancho de Estados Unidos primero y de Europa después, los tapetraders y editores de fanzines se veían desbordados: HALLOW’S EVE, EXODUS, AGENT STEEL, DARK ANGEL, OVERKILL, POSSESSED, HEXX, SODOM, ONSLAUGT, KREATOR, … durante el último tramo de 1983 los nuevos nombres se sumaban a diario en una avalancha que amenazaba con no dejar rastro de vida a su paso y que devino en el nacimiento del THRASH METAL. Un género que visto desde la perspectiva del tiempo, revitalizó el heavy metal en los ochenta, lo mantuvo con vida en los noventa, y desde que estamos en el nuevo siglo ha sido el único capaz de ofrecer algo interesante con las nuevas bandas y mantener intacta la dignidad y potencia de los clásicos. Esperemos que por muchos años todavía.

Miguel.Asturias

MAS POST QUE QUIZÁ TE INTERESEN:

DOSIER Kill ‘Em All

Recopilación de artículos reseñas y entrevistas publicados en la prensa musical de varios países, en relación con METALLICA y su álbum “Kill ‘em all”. Para conseguirlo debes escribir un post comentando tu parecer sobre el disco, el grupo en general o cualquier cosa que se te ocurra, siempre y cuando guarde relación con la banda . Recibirás a vuelta de correo un enlace para descargar el dosier.
Si tienes material de prensa que no aparezca aquí y quieres colaborar en mejorar el dosier, por favor escribe a miangarri@gmail.com

– Reportaje sobre bandas en L.A. con METALLICA ocupando una página entera. Publicado en KERRANG (UK) durante marzo de 1983. Cuatro páginas en inglés.

– Reseña del álbum publicada en KERRANG (UK) nº 47 en Agosto de 1983. Una página en inglés.

– Presentación del grupo publicada en KERRANG (UK) nº 48 en Agosto de 1983. Dos páginas en inglés.

– Reseña del álbum publicada en METAL FORCES (UK) nº 01 en otoño de 1983. Una página en inglés.

– Reseña del álbum publicada en ENFER MAGAZINE nº5 durante Septiembre de 1983. Una página en francés.

– Reseña del álbum publicada en METAL ATTACK nº1 durante Octubre de 1983. Una página en francés.

– Fotos promocionales publicadas en ENFER MAGAZINE nº6 durante Octubre de 1983. Dos páginas.

– Bio-presentación de la banda publicada en ENFER MAGAZINE nº7 durante Noviembre de 1983. Tres páginas en francés.

– Presentación del grupo publicada en METAL FORCES (UK) nº 03 durante primavera de 1984. Cuatro páginas en inglés.

– Entrevista publicada en ENFER MAGAZINE nº11 durante Marzo de 1984. Cuatro páginas en francés.

– Historia de MEGAFORCE RECORDS publicada en OVERKILL nº2 durante 1986. Siete páginas en alemán.

– Reseña retrospectiva aparecida en GRAY MATTER nº 1 publicado en Estados Unidos durante Abril de 1987. Dos páginas en inglés.

– Bio del grupo (1982-1984) publicada en POPULAR1 ESP A 110, Especial METALLICA durante 1988. Siete páginas en español.

– Bio del grupo (1982-1984) publicada en POPULAR1 ESP A 130, Especial METALLICA durante 1991. Diez páginas en español.

-Reportaje sobre ‘Kill ‘em all’ publicado p or THIS IS ROCK ens u nº 45 duranet Marzo de 2008. Diez páginas en español.