HEMEROTECA

.::ENCYCLOPEDIA METALLICA::.

[EDITA]: Bobcat Books. (Oct. 1981).
[PERIODICIDAD]  Ejemplar único.
[PRECIO APROXIMADO]: 44€ (de segunda mano).
[PUNTOS DE VENTA]: Ebay.
[AUTOR]: Brian Harrigan / Malcom Dome.
[FORMATO]: 25.7 x 19.8 x 1 cm.
[PAGINAS]: 90.
[IDIOMA]: Inglés.

Brian Harrigan y Malcolm Dome son dos periodistas británicos que ya eran legendarios cuando en 1981 se publicaba el libro que vamos a repasar ahora.

El primero era una pluma habitual en Melody Maker, mientras que el segundo solía colaborar con Record Mirror, dos publicaciones semanales de enorme tirada en un país como la Inglaterra de mediados-finales de los setenta, que, recordemos, iba de lado a lado en lo que respecta a modas musicales.  Ellos sin embargo, mantuvieron inquebrantable su fe en el rock duro. No se equivocaron. Durante 1979, el renacimiento del rock duro era ya un hecho y las nuevas bandas, pasaban a encabezar las listas, al mismo tiempo que las viejas recuperaban el respeto. GIRLSCHOOL, WHITESNAKE, IRON MAIDEN, SAXON, RAINBOW o JUDAS PRIEST recuperaban terreno ante aquella invasión punk que también saldría favorecida de la situación, al enfilar el camino que le correspondía y convertirse de nuevo en la amenaza que nunca debió dejar de ser.

En ese estado de cosas, la prensa no quiso permanecer ajena, y las portadas de periódicos como Sounds, New Musical Express o los que ya mencionamos, volvieron a incluir a Ted Nugent, Ritchie Blackmore y demás en sus portadas. De una manera quizá un tanto precipitada, la editorial Bobcat Books se apuntó al asunto publicando este libro que repasa “por primera vez, la historia completa del heavy  metal, desde THE JIMI HENDRIX EXPERIENCE, hasta el presente”… no olvidemos ¡1980! . En fin, como puedes imaginar, hay algunas entradas un poco forzadas, pero no olvidemos que es un libro inglés y por lo tanto tiene material suficiente para salir con nota de la situación.

Está estructurado en cuatro grandes bloques: Escena inglesa ’66 – ’75.  Con CREAM, DEEP PURPLE, LED ZEPPELIN, EL&P, RORY GALLAGHER o BLACK SABBATH como argumento.  Escena americana ’66-’80. Donde encontramos referencias a KISS, LYNYRD SKYNYRD, RUSH o SAMMY HAGGAR. “Escena europea ’66-’80.” Protagonizada por SCORPIONS, KROKUS o AC/DC (¿?) y por último Escena inglesa ’76 –’80 donde bandas como SAMSON, DEF LEPPARD. IRON MAIDEN, TYGERS OF PANG TANG o GIRLSCHOOL, se hacen visibles.

“Denim & Leather”. El perfecto resumen de una época y un sentimiento

Dicho esto, debo añadir que seguramente más de uno de nosotros hubiese matado por haber tenido entre sus manos este libro cuando salió. Los textos aportaban información que si bien hoy día está más que asumida, no ocurría lo mismo entonces, habida cuenta de que las fuentes donde “instruirse” no eran muchas. Las fotos transmiten el feeling de toda una época, cuando el heavy metal era una amenaza, y vestir de aquella manera te colocaba al margen de la sociedad convencional y en resumen, es una más que aceptable mini-enciclopedia del heavy metal, mucho mejor desde luego, que otras publicadas en España tres o cuatro años después, cuando los contenidos que integran esta, ya estaban desfasados.

A día de hoy es una más que aceptable chuchería bastante fácil de conseguir en ebay o similares, que además forma parte de la leyenda urbana del heavy metal. Supongo que ya sabes de qué va la historia, pero por si las moscas… Se dice que Lars Ulrich estaba buscando nombre para la banda que iba a formar, al mismo tiempo que un amigo suyo llamado Ron Quintana hacía lo mismo, pero para un fanzine. Ron le comentó que estaba dudando entre llamarlo “Metal Mania” o “Encyclopedia Metallica” (fusilado de este libro), a lo que Lars le constó que Metal Mania era muchísimo mejor. Desde luego, Lars ya daba señales de que la lealtad y la honestidad no iban a ser un problema a la hora de conseguir lo que quería.

 

CRONOLOGIA

.::WHITESNAKE: “Ready an’ Willing”::.

 

– Fool for Your Loving – Sweet Talker – Ready an’ Willing – Carry Your Load – Blindman – Ain’t Gonna Cry No More – Love Man – Black and Blue – She’s a Woman

David Coverdale: Voz Micky Moody: Guitarra Bernie Marsden: Guitarra Jon Lord: Teclado Neil Murray: Bajista Ian Paice: Batería Martin Birch: Productor

Esta reseña se completa con un dossier de prensa cuyo contenido y forma de conseguir vienen indicados al final del artículo.

Estar con los pies fuera del tiesto ya parecía una costumbre para David Coverdale. Cuando creó el grupo allá por 1977, el sonido de su banda era lo más demodé que se podría imaginar. El punk arrasaba y nadie parecía interesado en su apuesta, pero él siguió en sus trece. Llegada la década de los 80’s, nuestro cockrocker favorito estaba en una posición bastante parecida. El heavy metal dominaba el panorama… pero su banda no tocaba heavy metal. WHITESNAKE eran una banda de hard rock de corte clásico, que seguramente resultaba un tanto trasnochado para muchos de los ‘metalkids’ que vibraban con las nuevas bandas como VENOM, GRIM REAPER o ANGEL WITCH.

WHITESNAKE MARK IV

Todo ese mundo era ajeno a Coverdale, o al menos no debía importarle demasiado: de hecho parecía tener bastante claro que el tiempo corría a su favor, así que aplicó la máxima de ‘resistir es vencer’ y continuó el camino que se había trazado.

Para ello, no le tembló el pulso en deshacerse de quien no cubría sus expectativas. Eso ha sido una constante a lo largo de toda la carrera del cantante como ya sabes, aunque en aquel lejano 1979, solo hizo falta un cambio con respecto a la formación que había grabado los dos anteriores discos.

Ensayando en el estudio Se trataba del batería Dave Dowle, quien no terminaba de integrarse socialmente en la banda, ni tampoco era un músico a la altura del resto.

Había dos opciones a tener en cuenta, tres en realidad, pero las más sólidas eran las de dos pesos pesados como Ian Paice y Cozy Powell. Como curiosidad, decir que Neill Murray, el bajista del grupo, propuso también a Tommy Aldridge, que tocaba para Pat Travers, pero al no conocerle nadie, fue desestimado del primer intento. Como ya sabes, esto cambiaría con los años…

Cozy fue el primero a quien tentaron, pero en aquellos días aun estaba en RAINBOW y declinó la oferta. Ian Paice sin embargo, se encontraba un poco en tierra de nadie y aceptó el trabajo sin dudar. No en vano, durante una conversación entre Coverdale y él tras ver a la banda en directo, le confesó a David que su banda le parecía incluso mejor que DEEP PURPLE. Si era algo sentido o un simple halago, queda para él, pero el caso es que la llamada de Jon Lord para que formase parte de los WHITESNAKE de los 80, tuvo efectos inmediatos.

Esto ocurría en el verano de 1979. Por delante había varios meses de puesta a punto, ensayos y algunos conciertos entre ellos la edición de aquel año del Festival de Reading. También tuvo lugar la publicación del álbum ‘Lovehunter’, pero la compañía no puso el interés ( ni el dinero) suficiente para que Ian Paice re grabase las partes de batería, por lo que a efectos de este artículo, pasaremos por encima y llegaremos hasta los últimos días de 1979.

EN EL ESTUDIO.

En la puerta de los Ridge Farm, pasando un poco de frío...

A finales de 1979 la banda entra en los Ridge Farm. Coverdale no había quedado del todo satisfecho con el sonido de sus anteriores entregas y vio en aquellas instalaciones una posible solución.

El grupo traía abundante material escrito, especialmente David, quien había aprovechado sus vacaciones tras la mini gira de presentación de ‘Love Hunter’ en Belice, para preparar el nuevo trabajo. A excepción de Bernie Marsden que llegó más tarde, los músicos de WHITESNAKE pusieron manos a la obra el 3 de diciembre, y durante una semana trabajaron a destajo para desarrollar las ideas y darles forma. Coverdale firma en todos los temas, siendo tres exclusivamente suyos. El resto están coescritos junto a Micky Moody y/o Bernie Marsden, quien a pesar de, como decía antes, haber sido el último en llegar, no lo hizo con las manos vacías precisamente.

Varias de las canciones fueron aportaciones suyas, como él mismo explicaba al periodista Martin Poppof:

“ ‘Sweet talker’ llegó al estudio casi terminada. Yo escribí la melodía y David puso la letra en ella. También ‘Fool for your lovin’ , un trabajo clásico de la firma Marsden/Moody/Coverdale. Yo tenía el riff y Micky tenía el puente para rematarlo, que sacó de alguna de sus canciones. Luego llegó David y escribió la letra… creo recordar que todo ello nos llevó hora y media más o menos…”

También firmó la potente “She’s a Woman”, de lo mejor del álbum en mi humilde opinión. Tras el parón navideño volvieron al trabajo en Enero , alargando su estancia durante un mes más. El trabajo era intenso pero Neil Murray, bajista de la banda, recordaba aquellas sesiones con humor:

 “Fue muy fácil de grabar. Lo hicimos en los Ridge Farm, un estudio donde podías alojarte durante el tiempo que durase la grabación… no era una granja, aunque se le llamaba así. Estaba en medio del campo pero era una especie de casa señorial antigua, que había sido restaurada, con muchos jardines e incluso una piscina, aunque no estaba demasiado bien cuidada. El caso es que no había muchas distracciones, lo que te permitía centrarte en el trabajo. En fin, te levantabas, leías el periódico y te encerrabas durante doce horas a trabajar en el estudio! Ah, también podías almorzar algo de vez en cuando…”

Martin Birch como productor, puso todo su talento al servicio de la banda con unos resultados espectaculares. La incorporación de Martin al equipo en ‘Loverhunter’ ya había mejorado infinitamente el sonido con respecto a ‘Trouble’ pero ahora, trabajando en aquel estudio, la mejoría era aun mayor. Un sonido denso y rico, quizá sin llegar a la profundidad de los discos que hizo con RAINBOW pero aprovechando al máximo los recursos que los músicos tenían ( que no eran pocos.

EL ALBUM.

Resulta paradójico el hecho de que cuando el 50% de la banda estaba formada por antiguos miembros de DEEP PURPLE, era cuando más se alejaba del sonido del PURPLE clásico. La estructura de las canciones era más sencilla, no había sitio (al menos no tanto como antes) para el lucimiento de cada uno de los músicos y el espíritu de las canciones estaba principalmente en el rithm ‘n blues: ni música clásica, ni psicodelia ni nada por el estilo, solo rock desnudo, sin aditivos.

Esto, como es lógico, complació a una parte del público, que ansiaba una evolución que iba tomando forma desde el álbum “Trouble” , pero por otro lado decepcionó a quienes veían aquí la puerta abierta a una reunión de DEEP PURPLE. Sea como fuere, en lo que ambos mundos deberían estar de acuerdo es que estamos ante un disco magistral, que mantiene el nivel de principio a fin. Los ‘temas estrella’ lo son por derecho propio, pero el resto no es un mero relleno, si no una colección de canciones soberbias que de hecho entraron en el repertorio en casi su totalidad, y alguna de ellas aun sigue a día de hoy, treinta y tres años después de ser escritas.

Entendiendo por ‘temas estrella’ los que fueron publicados como single hablaríamos de dos piezas magistrales como son “Fool for your lovin’ “ y “Ready an’ Willing”. El primero había sido escrito para B.B.King, era una canción para ser vendida, pero la insistencia de Martin Birch en el sentido de que encajaría como un guante dentro del disco, convenció a Coverdale de usarla para su grupo. No erró la jugada. El historial en las listas de éxitos de Inglaterra era muy exiguo para WHITESNAKE, reduciéndose a un puesto nº 61 en el Top100 durante tres semanas para el Ep “Snakebite” en 1978 Y un nº 55 para el tema “Long way from home” que desapareció a las dos semanas en 1979. Con “Fool for your Lovin” subieron hasta el puesto numero 13 de la lista y se mantuvieron allí durante más d edos meses. Estaba claro que el camino era ese: canciones que sin desvirtuar la personalidad el grupo, tuviesen un gran gancho comercial. Hubo ciertos roces a la hora de grabarla entre Neil Murray y Ian Paice, como recuerda el bajista:

Ví las posibilidades de la canción y volví a grabar mis partes de bajo. El caso es que empezaron a mezclar el álbum por ese tema precisamente y Ian Paice tomó parte en el asunto presionando para que el bajo quedase relegado a un segundo plano. Cuando la escuché dije:‘ Oíd, esto no es como se supone que debería ser. Grabé de nuevo los bajos para que se oyesen ¿Por qué los habéis tapado? ’ y me fui a casa bastante rebotado. Como me verían en el estudio que aquel mismo día, a las tres de la mañana, me llamaron por teléfono. Era Martin Birch: ’ Yeah, lo hemos hecho a tu manera y suena mucho mejor’. Bien!.

Ready ‘n Willin’ ( el single) no obtuvo tan buenos resultados ( un 43 durante dos semanas) pero mantuvo el interés del mercado, ya que fue publicado justo al terminar la gira, convirtiéndose en una especie de puente hacia su siguiente trabajo, y mantuvo su presencia en el repertorio del grupo a lo largo de los años.

El ‘resto’ de canciones eran, como decía antes, piezas magistrales, no había paja en este granero. Hay por ejemplo dos, que son bien diferentes entre sí, (“Ain’t gonna cry no more today’ y “She’s a woman’) pero donde la querencia hacia LED ZEPPELIN, y muy especialmente de David Coverdale hacia su ídolo Robert Plant, hace sentir su peso. De hecho, la forma de cantar en esta última, anticipa bastante e lo que venimos oyendo en los años más recientes del grupo.

Bien diferente es, por ejemplo, la aportación del cantante en la recuperada ‘Blindman’ , que ya había sido grabada en 1977 para el álbum “David Coverdale’s Whitesnake” o la lasciva y sugerente “Love man”, donde el cantante acentúa la profundidad de su voz (entonces podía) dotando al tema de una personalidad inigualable. No había nadie que cantase así!.

Micky Moody y Bernie Marsden hacen un trabajo impecable. Se habla mucho ( y es justo hacerlo) del talento de Brian Robertson y Scott Gorham en THIN LIZZY como pareja de guitarristas pero nada tienen que envidiarles estos dos músicos. Puede que su imagen no fuese la mejor, pero jamás Coverdale ha tenido un respaldo como el suyo desde que abandonasen al grupo. La precisión que alcanzan en ‘Sweet talker’ por ejemplo está al alcance de muy pocos, el dominio del slide guitar, la finura con que trabajan las partes acústicas y por supuesto, el talento a la hora de escribir canciones, hacen que tengamos mucho que agradecerles.

 

Además de ello estaba, naturalmente la aportación de Ian Paice y Jon Lord , que si bien limitan su firma al tema que da título al disco, la sola presencia de estos dos mitos vivientes (y no hablemos de su talento como músicos, naturalmente) daban al grupo la solided y credibilidad que en ningún caso hubiesen tenido con otros nombres. A este respecto, Bernie Marsden le confesaba al periodista Martin Poppoff:

“Eran músicos que te hundían. Una vez que habías tocado con ellos, todo lo que viniese detrás parecían músicos de juguete, porque eran dos tipos insuperables. Cuando has estado tocando con Ian Paice y Jon Lord durante seis años y de repente dejas de hacerlo, es jodido, es jodido. Estos chicos son el top, y Jon Lord además es una gran persona (risas), él es un gran, gran hombre. Siempre le presento como ‘el Gran Jon Lord’ y Paice, como batería… he visto a mucha gente al lado del escenario, Llegaban con nosotros arriba y decían ‘¿puedo quedarme a ver a Ian?’ … he visto a Paice hacer llorar a baterías de pelo en pecho, hace qeu lo imposible parezca fácil. Son algo muy importante en mi carrera porque cuando me uní a P.A.L. (Pace, Ashton Lord) en 1976, antes de WHITESNAKE, me pusieron en el mapa del rock, por así decirlo… de repente estaba tocando con aquellas grandes figuras, lo que me colocó en una posición muy prestigiosa”.

Vaya desde aquí nuestro recuerdo a Jon Lord, que, evidentemente, aun vivía cuando se hizo esta entrevista, la cual parece resumir el sentir de la inmensa mayoría de público y compañeros de ambos músicos.: una mezcla de afecto y admiración hacia los grandes talentos que formaron parte, entre otros muchos, de este disco.

EL TOUR

La gira empezó en Inglaterra de manera muy intensa, con parones de un día o dos para descansar, pero cubriendo la práctica totalidad del mes de Junio, para después limitar los meses de Julio y Agosto a tres míseros shows, uno de ellos eso si, en el Reading, esta vez ya como cabezas de cartel. Esa actuación fue grabada por la BBC ( todas lo fueron) y pirateada hasta la saciedad en diferentes bootlegs, generalmente unido a la actuación de la banda en el Reading 79. Finalmente hace un par de años el show formó parte oficial de la discografía del grupo al aparecer en la caja “Box of Snakes”.

En aquellos conciertos llevaban como telonero a GFORCE, la banda que Gary Moore había formado tras abandonar a THIN LIZZY. Al parecer, tanto el guitarrista irlandés como su banda, atendían a los fans después del concierto , firmaban autógrafos y charlaban con ellos, lo que contrastaba con la actitud de Coverdale y WHITESNAKE que se mantenían distantes y rodeados de un equipo de seguridad desproporcionado para lo que en realidad eran. Quizá todo fuese parte de una simple pose de banda glamurosa, quien sabe. En cualquier caso, el baño de realidad vino en Octubre, cuando viajaron a Estados Unidos, permaneciendo allí durante un mes y medio en el que abrieron para JETHRO TULL, con un éxito…. Digamos que más bien discreto. Al menos consiguieron que ‘Fool for your lovin’, que se había publicado allí, subiese hasta el puesto número 70 del Billboard.

 

Un año antes, David Coverdale había firmado un contrato con la compañía Mirage que era una marca blanda de la todopoderosa Atlantic, con la vista puesta en el mercado americano, pero las cosas no funcionaron ni medio bien, y la banda era absolutamente desconocida en aquel país.

En fin, el año al menos acabó bien en ese sentido, ya que terminaron 1980 y se adentraron en el 81 girando por Francia y Alemania, abriendo nada menos que para AC/DC quienes presentaban el álbum ‘Back in  black’. Esto, como ya supondrás, les garantizaba estadios llenos y un público más acorde con su sonido que el de JETHRO TULL. Por cierto, que la gira de AC/DC pasó por España, pero con MIDNIGHT FLYER como teloneros.

A partir de finales de 1980 ya no sabría decir si estamos hablando de la gira de promoción de “Ready an’ Willin” o la de su extraordinario álbum en directo “Live… in the heart of the City”, que salió publicado en Noviembre de 1980, aprovechando las circunstancias. Las giras se solaparon y todo se vuelve un poco confuso, de manera que puede ser un buen momento para poner fin a la reseña del disco. Antes sin embargo, no me resisto a comentar una anécdota que el maestro José Galván reseña en su libro “Un mundo púrpura”, que era absolutamente desconocida para mí y que me ha llamado mucho la atención. Al parecer, a la hora de diseñar la portada, el manager, John Coletta sugirió una idea parecida a la que ilustra ‘Lovehunter’. Como quiera que esta les había servido para ganarse fama de sexistas, Coverdale rechazó esa idea, proponiendo la portad que todos conocemos , que no es otra cosa que la contraportada de “Trouble” convenientemente re distribuida y hehca la sustitución de baterías. No se los miles d eveces que hbré contemplado ambas 8portada y contraportada) pero hasta el momento mismo d e leerlo en El Libro, nunca me había dado cuenta.

Miguel. Asturias

DOSSIER

Si eres habitual, ya sabes lo que hay que hacer. Si no sueles pasar por aqui, simplemente se trata de que compartas tu opinión sobre este disco escribiendo un post en este blog: cual es tu tema favorito, cual es la mejor época del grupo, si los has visto en directo…. lo que se te pase por la cabeza, relacionado con este álbum a poder ser.

Reseña del álbum en el fanzine TEENAGE DEPRESION nº 13, publicado en Inglaterra en 1980. Una página en inglés.

Reportaje sobre la banda publicado en la revista KERRANG nº3, durante 1981. Cinco páginas en inglés.

Reseña POPULAR1 Especial Reading 1979. Seis páginas en español.

Reseña concierto WHITESNAKE en España en 1979. Publicado en el nº71, allá por Mayo de 1979. Dos páginas en español.

Biografía (hasta 1981) y reseña del álbum aparecida en la revista DISCO EXPRESS en 1983. Once páginas en español.

Mini bio publicada en POPULAR1 Especial Saga Purple. Dos páginas en español.

Reseña POPULAR1 Especial Reading 1980. Cuatro páginas en español.

CRONOLOGIA

.:: BLACK SABBATH: “Heaven And Hell”::.

CRONOLOGIA-BLACK-SABBATH-HH-00

– Neon Knights. – Children of the Sea.  – Lady Evil. – Heaven & Hell. – Wishing Well. – Die Young. – Walk Away. – Lonely is the Word.

Bill Ward: Batería Geezer Butler: Bajista Tony Iommi: Guitarra Ronnie James Dio: voz Geoff Nichols: Teclista

Publicado el 25 de Abril de 1980 

Grabado en Criteria Studios en Miami y Studio Ferber en París

Producido por Martin Birch

Ingeniero de sonido Joe ‘C’ Foglia

Esta reseña se completa con un (mini) dossier de prensa cuyo contenido y forma de conseguir vienen indicados al final del artículo.

 

Hay discos que en sí mismos son obras maestras. Canciones redondas, sonido perfecto, técnica inmejorable… pero cuando además de eso, han sido creados por un grupo que pasa por uno de los momentos más traumáticos de su historia, cuentan con  un añadido que los coloca en otra dimensión. Este es el caso de ‘Heaven and Hell’, el disco que hoy nos ocupa.

El tiempo ha demostrado que cuando Ozzy Osbourne abandonó BLACK SABBATH, se produjo uno de los hechos más positivos en la historia del hard rock. Aunque en su momento nadie lo sospechaba, pasamos de encontrarnos ante una banda histórica en coma profundo, a, en un solo movimiento,  tener dos ‘nuevos grupos’ en sus respectivos momentos de gloria.

BOOTLEGS-OZZY-005De “Blizzard of Ozz” de OZZY OSBOURNE ya hemos hablado, así que ahora toca hacerlo de aquellos que, aun conservando su viejo nombre, daban un giro radical a su sonido y concepto de banda.

Estos cambios de que hablo,  tuvieron su foco puesto en varios puntos, pero el principal fue el recambio  que BLACK SABBATH trajeron para su frontman:  Ronnie James Dio despedido de RAINBOW poco tiempo atrás, sustituía a Ozzy Osbourne ante el asombro de propios y extraños.   El cómo esto llegó a tener lugar, viene de algún tiempo antes, cuando a  finales del 78, principios del 79, Tony veía que BLACK SABBATH no tenían ningún futuro. Fue entonces cuando planeó publicar un disco en solitario, y tiró el sedal para que Dio le acompañase en su aventura.

BLACK SABBATH, sin embargo, se recuperaron de forma eventual y el proyecto quedó en suspenso, pero con el final de la década de los 70, llegó el adiós definitivo a Ozzy y el momento de retomar las conversaciones con Ronnie Dio.

Ronnie,  que en esos momentos estaba viviendo junto a su esposa Wendy en Connecticut,  recibió varias llamadas por parte del entorno de Tony. No fue algo directo, si noCRONOLOGIA-BLACK-SABBATH-HH-03 que una amiga de ambos que residía en Los Angeles actuó como intermediaria facilitando el encuentro entre ellos a través de esas llamadas telefónicas. Tony no llegó a decir, al menos en principio, que su intención era continuar con BLACK SABBATH, si no que pretendía que pareciese que iba a retomar la idea que un par de años antes había querido hacer realidad. Dio, por su parte, tampoco sabía nada de los planes de Iommi, y de hecho, ni siquiera sabía que Ozzy ya no estaba en el grupo. Ronnie Dio:

“ Me invitaron a pasar por la casa donde solían ensayar, y allá me fui, simplemente a saludar y conocerlos. No tenía la menor intención de entrar en ninguna banda, es más, por lo que yo sabía, Ozzy seguía con ellos. Durante la conversación, Iommi me preguntó si me apetecía ver el estudio donde trabajaban. Fuimos allí y se pusieron a tocar lo que terminaría siendo ‘Children of the Sea’, y me gustó mucho. Tony me preguntó si podría hacer algo con aquello. Le dije ‘dame cinco minutos, creo que puedo preparar algo’ y terminamos aquel tema así de rápido. Creo que fue entonces cuando Tony decidió que quería hacer algo de ruido conmigo’.

CRONOLOGIA-BLACK-SABBATH-HH-01Como reclamo le ofreció al cantante la oportunidad de elegir al bajista y a un teclista. Bill Ward y el propio Tony (lógicamente) completarían el grupo. El hecho de que Geezer
Butler
estuviese atravesando un mar de dudas respecto a BLACK SABBATH le había hecho abandonar, aunque todos (y él mismo el primero) sabían que era algo temporal. En cualquier caso, lo cierto era  que en aquel preciso momento no había nadie cubriendo el puesto, así que Ronnie propuso a su antiguo compañero Craig Gruber, quien había estado en ELF y había grabado el primer álbum de RAINBOW. Craig estaba en Los Angeles en aquel momento y cubrió el puesto durante algunas semanas, hasta que se propuso que fuese Geoff Nichols, quien se encargase del asunto. Nichols era el músico que había sido contratado como guitarrista de apoyo para los shows del grupo.

No está del todo claro quién fue el que grabó el disco, si Geezer o Nichols. Supongo que dependiendo a quien le preguntes, obtendrás una respuesta u otra, pero sí parece estar fuera de toda duda que Nichols aportó bastante más de lo que se esperaba en un principio. El propio Bill Ward comentaba el asunto:

“Geoff fue mucho más que un ‘músico adicional’, fue una parte muy importante de “Heaven and hell”. No sé si consiguió algún crédito por el disco pero si no lo hizo debió haberlo conseguido. En aquel momento fue alguien fundamental”.

Efectivamente, además de ser un músico competente con teclados, bajo o guitarra , estaba extraordinariamente dotado para escribir canciones. De hecho se le atribuyen las líneas básicas de “Heaven & Hell”, herederas de una canción que QUARTZ habían escrito años atrás titulado “Mainline Riders”.

También es de justicia decir que su trabajo con los teclados, añaden una textura sombría y muy ambiental, en muchos momentos a lo largo del álbum, lo cual tiene más mérito si tenemos en cuenta que su contrato era como guitarra rítmica.

En fin, si ‘Heaven & Hell” era la primera canción que completaban para el nuevo disco con Dio como cantante, no podemos obviar que tenían en cartera otras a medio escribir, con riffs esbozados y parte del trabajo adelantado, de cuando BLACK SABBATH ensayaban en  las sesiones de “Never say die”. En las bobinas utilizadas en el proceso de composición del último álbum que Ozzy grabó con el grupo, aparecen los riffs básicos de “Children of the Sea” y “Lady evil”, lo que ayudó a que pudiesen ir al estudio en un plazo de tiempo razonable teniendo en cuenta los cambios tan serios por los que el grupo había pasado.

CRONOLOGIA-BLACK-SABBATH-HH-05El álbum fue grabado en los Criteria Studios de Miami, una vez que el grupo había recuperado su formación, siendo Martin Birch el encargado de moldearlo.

Tony Iommi: “ Ronnie había trabajado antes con Martin, y yo pensaba que sería bueno meter a alguien con quien poder sacar el disco adelante, y Birch fue un gran alivio para mí. Hasta entonces me había tocado sentarme allí hasta casi morir haciendo las producciones de los discos. No tenía ninguna opción. Era una especie de empujón al vacío del que no podía librarme, pero cuando Martin entró, pude centrarme un poco en lo que estaba tocando, en lugar de estar pendiente del otro lado del negocio también.”

Martin, del que ya hemos hablado en varias ocasiones, era uno de esos productores que dejaba su huella en todo plástico que creaba, y este no fue menos. “Heaven and Hell” tiene el mismo áurea que “Rising” o “Machine head”, incluso que obras posteriores como “Piece of Mind” de IRON MAIDEN. Era ese sonido denso y barroco que por si mismo añadía un plus a un repertorio digno de todos los elogios que pudiéramos hacer.

Sólo hubo una canción que se hizo fuera de guión, que fue “Neon Knights”.

El tema que abre el disco fue grabado en París, en unos locales llamados Ferber Studios. BLACK SABBATH decidieron hacerlo así debido a que durante el descanso que se habían dado al terminar el álbum se percataron de que había demasiados temas a medio tiempo, lo cual hacía necesario escribir una canción nueva que fuese lo bastante rápida como para compensar la carencia de piezas en esa línea. La idea era grabar esa canción y mezclarla en Londres junto al resto del material, pero Tony Iommi tenía que permanecer fuera de Inglaterra por problemas legales con los impuestos, de manera que finalmente “Neon Knights” tuvo que ser grabada en la capital de Francia.

CRONOLOGIA-BLACK-SABBATH-HH-04

Además de canciones que, como las que acabamos de citar, eran auténticos latigazos, en “Heaven and hell” había sitio para el sonido épico, como el que definía “Children Of The Sea”, con la profundidad de sus partes corales y el contraste en los diferentes dibujos de guitarra. También  “Heaven And Hell”, que tenía en su sencillez y en su estructura, dos de sus mayores bazas.

Hay  otros temas construidos sobre ritmos más dinámicos, con mucho groove incluso, como el caso de “Lady Evil” o Walk away”, quizá los más cercanos al rock sin etiquetas que aparecen en el álbum. Entre esa clase de temas que no entran en lo convencional del grupo podríamos poner también “Lonely Is The Word”, que cierra el disco. Se trata de una pieza verdaderamente especial por sus raíces bluesy muy poco habituales para esta banda,  que encierran además  un aire ciertamente melancólico, casi triste, que la hace más particular aún.

Las letras fueron escritas por Ronnie Dio en su totalidad, con el consiguiente alivio de Geezer Butler, quien llevaba haciendolo desde 1969, dada la incapacidad de Ozzy para escribir nada medianamente decente. En los textos consiguió el equilibrio perfecto entre magia y realidad, aportando mucho simbolismo, pero también una buena dosis de costumbrismo. Digamos que mantuvo el espíritu oscuro del grupo sin caer en la chabacanería y tocó temas cotidianos sin caer en la vulgaridad, con la dificultad que ambas cosas tienen. Todo esto hizo de “Heaven and Hell” un disco intemporal, que casi treinta años después de ser grabado, puedes oír y disfrutar como si hubiese sido publicado ayer mismo.

Miguel.Asturias.

Si te interesó este post, puedes probar con estos otros, y de paso los arreglo…

SLIDE-SHOW-CRONOLOGIA-DIO-THE LAST IN LINE  CRONOLOGIA-BLACK-SABBATH-HH-09

  CRONOLOGIA-BLACK-SABBATH-HH-07CRONOLOGIA-BLACK-SABBATH-HH-06

 CRONOLOGIA-BLACK-SABBATH-HH-08  THUMB-SLIDESHOW-DIO-HD

 

 

DOSSIER DE PRENSA BLACK SABBATH, ’Heaven and Hell’

Bien, se trata de una pequeña recopilación de artículos, entrevistas, reseñas y demás, publicados en la prensa internacional y dedicados a BLACK SABBATH en su época “Heaven And Hell. Para conseguirlo solo tienes que escribir un comentario en este blog al respecto del disco, su contenido, la aportación de Dio a BLACK SABBATH… enf in, lo que buenamente se te ocurra. Recibirás el enlace para descargarlo a vuelta de correo.

– Tourbook ‘Heaven and hell’ en baja resolución.
– Entrevista-reportaje publicada en CIRCUS durante agosto de 1980. Cuatro páginas en inglés.
– Artículo – entrevista retrospectivo publicado en Classic Rock 141 en Febrero de 2010. Tres páginas en inglés.
– Reseña del disco publicada en Creem Magazine duranet septiembre de 1980. Dos páginas en inglés.
– Reseña del disco publicada en el fanzine ‘Teenage Depression’ durante 1980. Una página en inglés.
– Reseña show en Inglaterra publicada en el fanzine ‘Teenage Depression’ durante 1980. Dos páginas en inglés.

 

CRONOLOGIA

.::RUSH: ‘Permanent waves’::.

-The Spirit of Radio – Freewill – Jacob’s Ladder – Entre Nous – Different Strings – Natural Science

Geddy Lee: Bajo, voz, teclados Alex Lifeson: Guitarra Neil Peart: Batería, percusión Hugh Syme:Teclista adicional Erwig Chuapchuaduah: Steel Drums

Publicado el 1 de Enero de 1980.

Grabado en Le Estudio, Morin – Heights, Quebec, Canadá // Mezclado en los Trident Studios , Londres.

Terry Brown: Producción, Arreglos

Paul Northfield: Ingeniero de sonido

 

RUSH son un completo misterio para mí. Un grupo venerado por multitudes, con pasión casi religiosa, como se desprende de la cantidad de páginas web dedicadas a ellos en las que se estudia y desgrana cada portada, cada texto y cada detalle en busca de una (otra) vuelta de tuerca que dé un nuevo sentido a esa canción o a esa portada… Hace cuarenta años que grabaron su primer disco y ahí siguen, vendiendo como pocos y congregando a miles de personas cada noche que tocan, y sin embargo insisto, siguen siendo una banda desconocida para este juntaletras que intenta hacer la reseña de uno de sus discos.

Difícil lo veo. Podría tirar de Wikipedia y copiar un montón de datos para salir del paso, pero creo que será mejor intentar trasmitir (si puedo) las sensaciones que me produce este álbum, porque RUSH es ante todo un grupo de sensaciones y sentimientos… o al menos yo o percibo así.

¿Por qué ‘Permanent Waves? Pues no lo sé, la verdad es que no es mi favorito de ellos (prefiero ‘Movin Pictures’ por si le interesa a alguien) pero este me trae recuerdos de un pasado irrepetible, cuando intentaba tocar el bajo y tenía en Gedy Lee a una referencia. Luego tuve que conformarme con alcanzar a Dee Dee Ramone, pero eso es otra historia.

En fin, ‘Permanent Waves’ salió a la venta el primer día de Enero de 1980, como en un acto simbólico de saludo a muchas novedades. La despedida de los 70’s venía de la mano (al menos en cierto modo) de un cambio de rumbo del grupo canadiense que tuvo en este el primer paso de un camino de transformación gradual que se alargaría durante la primera mitad de la década.

Esta metamorfosis de la que intento hablar se notó en ciertos matices, muchos de ellos apenas perceptibles, pero que estaban allí para quedarse. Por hacer una comparación, aunque nada tenga que ver en el estilo, este disco era como ‘British Steel’ de JUDAS PRIEST, el cual tenía infinitos vínculos con sus discos de los setenta, pero en el que se notaban ciertas pinceladas de lo que sería el futuro de la banda. Algunas de las canciones resultan más accesibles al público en general, en parte por el recurso de los sintetizadores (aun experimental pero plenamente presente) y en parte por la notable bajada del registro vocal de Geddy Lee en su forma de cantar.

Insisto sin embargo, en que esto no debe engañarnos: la forma de componer, las estructuras de las canciones, los textos y el concepto de banda en sí, siguen sentadas sobre las mismas bases del pasado: es decir, un absoluto derroche de creatividad y talento que se refleja en los mil y un cambios de ritmo, en los múltiples dibujos y arreglos, todo ello desarrollado con una técnica única.

Lo más sorprendente entonces, al menos para mí, es encontrarme con que lo que en otros grupos del género resulta pedante de tan elitista como es, en RUSH se muestra de una manera totalmente natural, inmediata y espontánea. Frente a las estructuras mecánicas y la frialdad de otras bandas, ellos dan a sus canciones un toque mucho más… humano, lo que hace que esas canciones, que son imposibles de crear por alguien que no sean ellos, se muestren tan cercanas. Esa es en mi indocumentada opinión, la gran virtud de RUSH, la que les ha mantenido en activo y en lo alto durante cuatro décadas: son capaces de llegar a un gran público, pero no por hacer temas comerciales precisamente, si no manteniendo intacta su personalidad.

Tomemos como ejemplo el tema que abre el disco ‘Spirit of radio’ un tributo a la emisora canadiense CFNY con una preciosa y melancólica melodía que acompaña al oyente a través de distintos paisajes hasta un break final hecho a base de mezclar estilos de manera magistral, que ya justifica el disco entero, porque es el teatro hecho canción. Más cercano quizá al rock de consumo (bien entendido) es ‘Freewill’, un canto a la libertad de expresión y de elección, según Neil Peart. Prueba que lo de los textos banales nunca fue con ellos. También en este plano está ‘Entre nous’, especialmente por el comentado tema de los teclados. Sin embargo y pese a eso, este tema destaca precisamente por llevar unos ritmos muy compactos y casi hipnóticos durante buena parte de la canción para, de repente, sin previo aviso salpicarlo de cambios que te pillan totalmente desprevenido. Casi al final del disco encontramos ‘Different strings’, una maravillosa balada con una intro acústica de leyenda. Nos quedan ‘Natural Science‘ con sus diferentes partes y ‘Jacob’s Ladder’ que aun siguen interpretando en directo, y que son piezas de hard rock sinfónico que siguen teniendo la virtud de la que hablaba al principio, aunque a mi personalmente me superen.

Un disco , en resumen, para ir saboreando poco a poco, porque son tantos los matices y los detalles, que requiere una escucha muy atenta. Oírlo como música de compañía mientras haces otra cosa está bien, pero es como meter un solomillo entre pan de hamburguesas o hacer tinto de verano con un rioja, algo que no se le ocurriría a nadie.