RETRO THIN LIZZY Parte 2ª.

 

Vamos ahora con la segunda parte de la bio setentera de THIN LIZZY, que fue su mejor etapa en opinión de muchos, entre los que me encuentro. Com mínimo es la más interesante anivel creativo y vital, ya que fue donde consiguieron subir peldaño a peldaño, alcanzando la meta por la que tanto trabajaron, gracias a canciones que han quedado grabadas a fuego en la memoria del colectivo rockero.

Una pantera negra acechando en la portada de ‘Nightlife’.

Night life“, publicado en Noviembre de 1974, fue quizá el trabajo más oscuro del grupo hasta entonces, no tanto por su contenido en sí, si no porque los fans seguramente esperaban mucho más de él.  En primer lugar, la producción de Roy Nervison no ayudó para nada a la banda de Lynott. Su currículo incluía nombres como los de THE ROLLING STONES, BAD COMPANY o THE WHO, pero no puede decirse que los resultados con LIZZY fueran ni de lejos aceptables. Tampoco puede decirse que el contenido del disco fuese exactamente brillante. Todo parece un tanto deslavazado, como si hubiese prisa por poner una serie de ideas en orden.  A pesar de ello se extrajeron tres sencillos del disco, quizá en un intento por pate de la compañía de dar a conocer a los ‘nuevos THIN LIZZY. También la gira funcionó, como de costumbre, muy bien. Fechas y mas fechas con el añadido de volar a Norteamérica por primera vez dentro de un tour que tuvo lugar entre el 15 de Marzo y el 19 de Abril.

En Estados Unidos actuaron principalmente abriendo para BOB SEGER y la BACHMAN TURNER OVERDRIVE. Aunque compartieron escenario con otras bandas en fechas sueltas entre las que estaban los AMBOY DUKES de Ted Nugent, STYX o KISS.  La gira como teloneros de B.T.O. continuó muy pocos días después, pero en esta ocasión por Europa y las islas británicas en una serie de shows  discontinuos  que tapaban los agujeros dejados por su trabajo en estudio. Efectivamente, poco más de seis meses después de publicar “Night Life”, THIN LIZZY ya estaba de nuevo encerrados en el estudio grabando las nuevas canciones.

En los camerinos, antes de descargar.

De un callejón oscuro al espacio exterior. Cualquier papel es bueno para estos tipos!.

Si  en “Night LifePhil Lynott había firmado el 90 % del álbum en solitario, para “Fightin” ( que fue el título elegido para su álbum de septiembre de 1975), Scott Gorham compartió el trabajo con Phil de una manera notable, lo que posiblemente ayudase a hacer de este el primer gran álbum del grupo.  Su importancia fue capital, teniendo en cuenta que confirmó la dirección del grupo durante el resto de su carrera. Es cierto que hubo esbozos para trazar el camino correcto desde el principio, mucho más firmes ya en ‘Nightlife’ (1974), con la llegada de Scott Gorham y Brian Robertson reemplazando a Eric Bell, pero es en ‘Fighting’ donde realmente desarrollan los duelos armónicos de guitarra que fueron seña de identidad de THIN LIZZY para siempre. La mutua confianza y seguridad que ambos guitarristas alcanzaron aquí, dio unos resultados simplemente espectaculares e irrepetibles, lo mismo para las canciones más cercanas al hard rock como ‘Suicide’, que para las que estaban orientadas en una dirección más, digámoslo así, suave, como el caso de ‘The Wild One’, dos simples ejemplos de cómo dos músicos se funden y complementan, sin solaparse en ego-rabietas que nunca benefician a nadie. El trabajo de Brian Downey en la batería es, como siempre, el punto perfecto para THIN LIZZY, dando solidez al conjunto, a la vez que con sus cortes redondea las partes más melódicas, dándoles su toque particular. No cabe duda de que este es uno de los músicos más infravalorados de los setenta, y solo la fidelidad a su amigo Phil Lynnot limitó sus horizontes.Toda la banda brilló como nunca lo había hecho, pero sin duda fue Phil quien hizo el mejor trabajo, sacando todo el partido imaginable a su cálida voz y desarrollando al máximo su talento literario a la hora de escribir las letras de las canciones, en las que repartió los recuerdos de su infancia, las vivencias personales y las historias que día a día le acompañaban a lo largo de un álbum lleno de poesía (‘King’s Vengeance’ o ‘Fighting My Way Back’ son para no perdérselas).

 

Desde un sórdido vallejón al espaci exterior, cualquier escenario era bueno para ellos.

La producción fue realizada por ellos mismos, hartos de los desmanes que habían sufrido disco tras disco, aunque hay que decir que donde no acertaron fue en la portada. Jim Fitzpatrick es el autor de muchas cubiertas clásicas del grupo, reconocibles por unos bellísimos dibujos cargados de simbología (‘Chinatown’, ‘Black Rose’, ‘Johnny The Fox’…), pero en esta ocasión se presentaron como cuatro quinquis de sala de juegos, en una pose de malotes que no colaba por ningún sitio.   ‘Fighting‘ fue, en definitiva, un paso hacia delante que culminaría al año siguiente con el icónico ‘Jailbreak’ , momento en el que realmente revientan las previsiones.

Esta noche.. rock and roll (y del bueno).

Hubo dos razones fundamentales para ello. La primera habría que buscarla en el perfecto entendimiento que de nuevo encontraron Scott Gorham y Brian Robertson con las guitarras. Cogiendo puntos de WISHBONE ASH, pioneros del “twin guitar” supieron llevarlo a un plano más agresivo, trabajando las melodías de forma conjunta y consiguiendo unos “duelos” y juegos de guitarra que, si bien se apuntaban en algunos temas antiguos, nunca tuvieron antes la presencia que tienen aquí. Escucha las partes centrales de “Angel From The Coast”, “The Boys Are Back In Town”, y sobre todo “Emerald”. La maestría de estos guitarras merece prestar atención y escuchar el disco con mucho detenimiento para poder apreciar cada matiz, porque verdaderamente, son incontables. El otro motivo por el que “Jailbreak” forma parte de la historia de la música rock es el grado de inspiración que Phil Lynott alcanzó en sus letars. Por aquel entonces estaba siendo criticado, por querer ser algo así como el Springsteen europeo pero él supo sacar afuera su lado más duro más creativo, y compuso un disco de nueve temas con seis singles potenciales, esto no es cosa de broma. Las letras le llevaron a ser considerado “otro poeta del rock” por su temática. Pandilleros, amor, desamor y, en fin, todas esas cosas que pueden interesar a los chavales de la calle, que al a postre eran los que seguían con auténtica veneración al grupo. El tour de promoción para “Jailbreak”  había sido preparado de una manera diferente a los anteriores, ya que el núcleo central del mismo eran los Estados Unidos, antes que las Islas o Europa. De hecho “Jailbreak”  salió a la venta el 26 de Marzo y a mediados de Abril ya volaban con destino  a Illinois, aunque en esto también tuvo que ver el hecho de que la publicación del disco se retrasó con respecto a la gira, debido a problemas con la portada. En cualquier caso, los promotores estaban esperándoles ocn los brazos abiertos. La sensación que habían dejado tiempo atrás abriendo para BACHMAN TURNER OVERDRIVE no podía haber sido mejor, y eso teniendo en cuenta que el público para ambos artistas no tenía que coincidir necesariamente. En esta nueva gira, acompañarían a varios grupos que, digámoslo así, era más de su cuerda. Había bandas americanas  como AEROSMITH, REO SPEEDWAGON, JOURNEY o RUSH y también grupos ingleses como THE TUBES, NAZARET o SLADE. Incluso en varias fechas sueltas eran ellos los que cerraban el cartel, pero lo más esperado llegaría al final: ocho conciertos como teloneros de RAINBOW para cerrar la gira. Hablamos de los RAINBOW de Ronnie Dio, Cozy Powell y Ritchie Blackmore, con un álbum como “Rising” publicado días antes… en fin, ver en un mismo concierto a esas dos badnas tocando canciones de semejantes discos, debe ser una experiencia difícilmente superable, pero la enfermedad se cruzó en el camino de Lynottimpidiendo que aquello se llevase a cabo. Phil Llevaba varios días en un estado muy precario, pero aguantando como podía. Sin embargo el día del segundo show, su cuerpo dijo ‘basta’. Una visita al hospital terminó con un diagnóstico de hepatitis y con el grupo de vuelta a cas. Phil tuvo que se ingresado en cuidados intensivos para después permanecer en el hospital durante varias semanas.
Fue un duro revés para una banda que empezaba a ver beneficios después de años de trabajo, pero sirvió al menos para dos cosas. La primera, que Phil frenara sus hábitos durante algunos meses… si bien los médicos le habían aconsejado que cortase definitivamente con su modo de vida debido al estado de su hígado, nadie en el mundo podía creer que eso llegase a suceder. La segunda fue que Lynott, lejos de dedicarse a la vida contemplativa, aprovechó su convalecencia para escribir las canciones delo que sería su siguiente disco.

Una abra maestra tanto por dentro como por fuera.

“Johnny the fox” llegó apenas siete meses después de editarse ‘Jailbreak’ y fue  un digno sucesor de este. De hecho ambos discos pueden ser visto como complementarios, ya que si “Jailbreak” era un saco de hit-singles, su nuevo disco iba por una senda de más largo plazo, es decir, el típico disco lleno de matices que aprendes a disfrutar  con el tiempo. Así con todo, canciones como “Johnny”, “Massacre” por supuesto “Don’t believe a Word” o la que da título al álbum, han quedado para la historia del grupo en particular y el hard rock en general. El disco fue grabado durante Julio de 1976. Empezaron haciéndolo en los legendarios Musicland Studios en Munich, como una manera de ahorrase un dineral en impuestos, pero desde el primer momento  quedó claro que aquella no había sido una buena decisión y al final regresaron a los Rampart de Londres, donde habían grabado sus últimos trabajos. Los problemas en cuanto a la grabación se refiere estuvieron principalmente en la batería, una pieza clave en el sonido LIZZY que bajo ningún concepto iba a descuidarse. Sin embargo, no fueron estos los únicos que surgieron. Ni muchísimo menos. Brian Robertson comenzó a dar muestras de una incontenible y temperamental personalidad. Aquel joven fan llegado desde Escocia con una guitarra y unas baquetas cuestionó en varias ocasiones el trabajo como escritor de Phil Lynott. La situación más delicada surgió cuando Robertson definió con la palabra ‘mierda’ a  “Don’t believe a Word”. Lo cierto es que su versión original era completamente diferente. Se trataba de una canción bluesy, con un tempo muy bajo.  Robertson, con la ayuda de Brian Downey,  transformaron por completo la canción, convirtiéndola en la que conocemos hoy. Lynott se sintió muy complacido pero a la hora de la verdad, en los créditos solo figuró su nombre, lo que molestó sobremanera al guitarrista escocés.

No fue el único choque que Lynott y Robertson tuvieron, lo cierto es que un día sí y otro también surgían pequeñas aristas que por si solas no eran nada, pero vistas en conjunto llegaban a convertirse en un obstáculo difícil de sortear. El vaso se desbordó a finales de 1976.

THIN LIZZY habían conseguido recuperar las fechas perdidas en Estados Unidos por la enfermedad de Lynott . El tour iba a comenzar el 26 de Noviembre y se alargaría hasta mediados de Diciembre, pero la noche antes de despegar, Brian Robertson se vio envuelto  en una pelea que terminó con los tendones de su mano cortados con los cristales de una botella. EL diagnóstico no pudo ser más desfavorable para la banda: Robertson no podría tocar durante los dos meses siguientes.  Está claro que una cosa es contraer una enfermedad y otra muy diferente estar metido en problemas durante todo el tiempo, tentando la suerte hasta que esta falla y terminas con problemas y lo que es peor, siendo el problema.

1976.Phil Lynott y Brian May. THIN LIZZY y QUEEN.¿Puedes imaginarte un concierto mejor?

QUEEN estaban en uno de sus grandes momentos en 1976. Cada disco que habían publicado desde su debut, tres años atrás, no había hecho si no mejorar  con respecto al anterior y el que iban a presentar, “A day at the Races”, ya era platino en Estados Unidos. Cuando surgió la posibilidad de hacer una gira conjunta, todos tuvieron claro que aquella era una oportunidad que en modo alguno iban a desaprovechar. No sólo podían recuperar lo que habían perdido al no hacer la de RAINBOW… no, aquello era infinitamente mejor. QUEEN tenían un público mucho más abierto que el de RAINBOW, y por lo tanto más adecuado a una banda ecléctica como era THIN LIZZY. El número de fechas era mucho mayor, de hecho iban a  pasarse tres meses rodando por Estados Unidos, y además las capacidades de los teatros donde iban a tocar oscilaban entre los ocho mil y los diecinueve mil espectadores… Brian Robertson y sus problemas no iban a parar la marcha de aquel tren, de manera que Robbo sale y, una vez más, Gary Moore vuelve al grupo.Según cuentan las crónicas, todas y cada una de las noches en que THIN LIZZY abrió para QUEEN estuvo a la altura, cuando no por encima del grupo estrella. Los de Lynnot estaban en estado de gracia, con un Gary Moore perfectamente encajado en el grupo, un repertorio insuperable y un estado anímico en dirección ascendente.  Sin embargo, esta situación no se sostendría durante mucho tiempo más, ya que una vez terminada la gira americana, Gary Moore decide volver con COLOSEUM II … quien sabe si debido de nuevo a la intensidad vital de THIN LIZZY.

Fascimil de un cartel.

Entre Marzo y Agosto de 1977, la banda generó una serie de noticias y desmentidos bastante confusos, que hicieron temer por la continuidad del grupo. Brian Robertson, dolido porque  habían ido de gira sin él (¡!) anunció su retirada del grupo. Se iba junto a Jimi Bain, despedido recientemente de RAINBOW, a formar WILD HORSES, lo que se anunció oficialmente en la prensa. Semanas más tarde, el anuncio era sobre su regreso, y en una maniobra que terminó de confundir al público, la portada de “Bad Reputation” su álbum de 1977 estaba ilustrada con una foto en la que solo aparecían Downey, Lynott y Scott Gorham.

En realidad, ellos serían los únicos creadores de aquel nuevo trabajo. Como de costumbre, es Phil quien firma la mitad del disco en solitario. El resto va a pachas entre él y Scott Gorham con colaboraciones puntuales de Brian Downey. La aportación de Brian Robertson es muy limitada, tan solo hizo el solo en tres canciones. El resto, duelos incluidos, fue un magnífico trabajao de Scott Gorham, quien tuvo que aplicarse al extremo para alcanzar la calidad e anteriores entregas.

Ni qué decir tiene que pasó la prueba de largo. Ahí tenemos tres de las mejores canciones del grupo para demostrarlo: “That woman gonna break your heart”, “Dancing in the moonlight” y la que da título al disco.  Tan solo la segunda fue editada como single, consiguiendo el cuarto puesto en las listas irlandesas y el número catorce en las británicas. No eran unos resultados apabullantes, pero poniéndolos en contexto la cosa cambiaba. ¿Recuerdas qué ocurrió en Inglaterra durante el  verano  de 1977? Efectivamente: ocurrió DAMNED, PISTOLS, CLASH y toda la explosión punk capitalizando al atención de medios, prensa, discográficas e incluso público. En un momento como aquel, incluso el mismísimo David Coverdale, tocaba ante menos de 100 personas con su madrugadora versión de WHITESNAKE,  de manera que visto en esa tesitura, los resultados fueron más que aceptables.

Como decía, aquel era un momento muy especial en la escena musical inglesa. Estaba claro que algo ten irreverente y autodestructivo como el punk tenía sus días contados, pero mientras duraba el susto, no parecía muy inteligente apostar por algo nuevo. THIN LIZZY y su compañía vieron en aquel un buen momento para hacer una parada e la que descansar y poner en orden las ideas. También serviría como punto de inflexión en la carrera del grupo, que se veía avocada a un cambio. Esa parada venía en carpeta doble, estaba grabada en directo y llevaba por título “Live & Dangerous”, un excelente recorrido por lo mejor de su discografía, que tiene una característica peculiar frente a los directos clásicos de aquella época:  la ausencia de interminables y aburridísimos solos que deja como protagonistas absolutas a las canciones . Como se supone que debe ser…

Dos portadas bien diferentes, una por brillante y otra por desconcertante.

El tour de presentación de este disco fue lo ultimo que hizo Brian Robertson con la banda, la situación era insostenible y, como sus propios compañeros decían, “nunca sabias si iba a venir a tocar, o si lo iba a hacer entero, con los ojos morados, una pierna rota…”  El  alcohol , las anfetaminas y sus cada evz más habituales peleas, tuvieron como resultado su cese, esta vez definitivo,  en THIN LIZZY.  

Con un tour por Estados Unidos a punto de comenzar, la banda recurrió, como de costumbre, al recurso más rápido y fácil, que era llamar (otra vez) a Gary Moore. El fallecido guitarrista no puso reparos ya que la aventura con COLOSEUM II había dado de sí todo lo que había de dar, de modo que aceptó hacer la gira por USA. La otra novedad era una ausencia añadida, la de Brian Downey  , que por primera vez rehusó participar dado su agotamiento físico, era demasiado trabajo y el mal ambiente era patente, por lo que decidió pedir una excedencia, por así decirlo, para retomar después la actividad con más brío.  Como sustituto contrataron a Mark Nauseff de la banda de Ian Gillan, y con él hicieron el tour por Norteamérica y después por Australia, entre Agosto y Noviembre de 1978.

La actividad de THIN LIZZY en directo durante el último mes de 1978 se limitó a un show, el que tuvo lugar en el Hammersmith londinense el día 17, que sirvió como puerta para el regreso de Downey a la batería de THIN LIZZY. El resto del mes, lo pasaron entre Londres  y París, grabando lo que sería su último álbum aquella década.

 “Black Rose”  fue un brillantísimo epitafio que dejó la puerta abierta a la imaginación acerca de qué hubiesen podido llegar a hacer Gary Moore y Phil Lynott juntos de haberse podido soportar. No fue el caso. El álbum salió en Abril y apenas tres meses después, el guitarrista irlandés fue fulminantemente despedido.

Se dice que los celos profesionales fueron determinante en esa decisión, después de todo las personalidades de Gary Moore y Phil Lynnot eran muy temperamentales y los choques se habían producido desde que se conocían, eso no era ningún secreto. También hubo problemas de royalties al parecer  y en fin, sea cual fuere el motivo, lo único cierto es que  aquella alianza se había terminado. Pero ¿Cuál había sido el fruto? Pues para muchos el mejor disco que jamás grabó la banda. 

Lynott, Gary Moore y Scott Gorham. Esperemos que allá arriba, bajista y guitarrista hayan hecho las paces.

Si no es así, al menos concedámosles que fue el más ecléctico de todos. Por un lado fue una regresión a las raíces de la banda, cuando el sentimiento celta estaba a flor de piel. La vena patrióta, un tanto olvidada en los años anteriores, volvía a latir con fuerza y como resultado pudinos disfrutar de “Róisín Dubh (Black Rose): A Rock Legend” , el tema que dividido en tres partes, daba título al disco.  También tuvo momentos muy intensos, como “Toughest Street in Town” ,  e incluso otros ciertamente dulces, como el caso de “Sarah” una preciosa canción que Lynnot escribió para su hija recién nacida. Entrelazados en el repertorio hubo varios de sus temas insustituibles en cualquier concierto o recopilatorio del grupo… “Waiting for an Alibi”  , “Do Anything You Want To” y algunos de los que hemos citado entran en esa categoría. Como nota negra, “Got to give it up” (tengo que dejarlo) era una muestra declarada de la situación en la que Philo se encontraba. A pesar de no haber perdido su lucidez creativa, sí estaba perdiendo la batalla contra las drogas, con las consecuencias que eso tuvo en su personalidad y su carácter. De hecho,  a partir de aquí el ir y venir de músicos fue una constante. Midge Ure de ULTRAVOX sustituyó brevemente a Gary Moore, y a su vez fue sustituido por Dave Flett, y ya en los 80 por Snowy White y John Sykes…  pero eso sería meternos en un terreno que excede al de esta sección, en la que repasamos la trayectoria de los grupos justo antes de entrar en los 80.

Quedémonos con el recuerdo de sus grandes trabajos y de un talento desbordante que aun no ha encontrado punto de comparación. Se echan de menos grupos así.

Miguel.Asturias

Si te interesó este artículo, puede que estos otros lo hagan también:

 

 

 

 

 

 

 

 

 

DOSIER THIN LIZZY Pt.2

Bien, pues aqui está el contenido del dosier de prensa de THIN LIZZY que intenta cubrir la segunda parte de su historia dentro de la década de los 70. Espero qeu sepas comprender que a veces se pasa y otras no llega. Es lo que hay.

PAra conseguirlo, postea, cuéntanos tu opinión sobre alguno d elos discos de esta segunda etapa, su mítico directo, la aportación de Gary Moore a última hora… en fin tú mismo.

CONTENIDO

-RESEÑA “Bad Reputation”, aparecida en Vibraciones nº 48, en Agosto de 1978. Una página en español.
-Especial THIN LIZZY en Popular1 EspA49. Trece páginas en español.
-Ficha Phil lynott aparecida en Metal HAmmer UK durabte 2011.Una página en inglés.
-Reseña Pink Pop Festival aparecida en Popular1 61, durante Junio de 1978. Cuatro Páginas en español.
-Bio Thin Lizzy. Aparecida en Popular1 nº 366 durante Agosto de 2006. trece páginas en español.
-Reportaje sobre la banda aparecido en This is Rock nº 82, en Marzo de 2011. Doce páginas en español.
-Entrevista Scott Gorham aparecido en This is Rock nº 8 en febrero de 2003.  Ocho páginas en español.
-Entrevista Scott Gorham aparecido en This is Rock nº 44 en febrero de 2008.  Ocho páginas en español.
-Reportaje sobre el grupo aparecido en This is Rock en Febrero de 2006. Ocho páginas en español.
-Entrevista aparecida en Total Guitar nº 85 durante Agosto de 2011. Catorce páginas en español.
-Reportaje sobre el grupo aparecida en Vibraciones nº 48, en Agosto de 1978. Dos páginas en español.