RETRO-ROCK

TED NUGENT… just what the doctor ordered.
Figura polémica donde las haya, pasa por ser una de esas personas a las que el mundo se les queda pequeño. Ha puesto los pies en muchos charcos y en todos ha alcanzado notoriedad. En el mundo de la caza es una destacadísima figura, organizando campamentos y safaris, con un programa de televisión especializado, varios libros, una línea de ropa y artilugios y un club de caza con delegaciones en gran parte del mundo. Como político y comunicador, que duda cabe que destaca como un trozo de mierda en medio de la nieve, merced a sus declaraciones, su destacada militancia en el N.R.A., su homofobia y sus viscerales diatribas anti-inmigración. Tristemente, en los últimos tiempos es bastante más (im)popular por todo esto que por su trabajo como músico, pero bueno, quien tenga prejuicios hacia Tio Ted por no comulgar con sus ideas puede tirar sus discos a la basura ( y de paso los de TWISTED SISTER, ALICE COOPER, ZZTOP, KISS o METALLICA entre otros) .
 

 Aquí, a quien intentaremos ‘visitar’ es al genuino rock’n’roller. Agresivo y salvaje como nadie en el negocio, tocado por los dioses como guitarrista y un don especial para escribir canciones, especialmente en la época que vamos a revisar, la de los setenta. No quiere esto decir que vayamos a partir de esos años, ya que las cosas empiezan un poco más atrás, concretamente diez años antes, en 1960…  

Este año, nuestro demente favorito funda con doce añitos el clásico grupo de colegio llamado THE ROYAL HIGH BOYS, con el detalle de que a esas alturas ya llevaba cuatro años tocando la guitarra, lo que viene a demostrar que la pasión de este hombre por el rock es más que añeja. Poco después de abandonar a aquella pandilla de imberbes llega la primera oportunidad un poco seria con THE LOURDS, que a mediados de los sesenta llegaron a telonear a SUPREMES en el Cabo Hall de Detrot, la ciudad que le vió nacer un 13 de Diciembre. Esa banda basaba su repertorio en versiones de grupos de moda como STONES o KINKS, algo que no terminaba de llenar a Tedy, el cual aprovecha el traslado con su familia a Chicago en el 65 para formar THE AMBOY DUKES, nombre que daba título a una novela sobre pandillas y que él ‘robó’ a una banda de Detroit que acababa de separarse.

 

Realmente tenía poco más que eso, el nombre, y no fue hasta pasados un par de años que consiguió una formación más o menos estable, con John Drake (compañero de Nuge en THE LOURDS) a la voz, el bajista Bill White, el teclista Rick Lober, Steve Farmer como guitarra rítmica y Dave Palmer como batería. Con esa formación consiguieron ponerse en boca de todo el mundo dejando Detroit patas arriba, lo que inevitablemente derivó en una oferta para un primer álbum. El grupo firma por Mainstream rcs. y en 1967 publican “The Amboy Dukes“, un primer paso en su carrera donde se mezclan psicodelia y rock ácido con brit pop.
En el disco incluyen hasta cuatro versiones, entre ellas una de CREAM otra de PETE TOWSEND y otra que con el tiempo, casi hizo suya, ‘Baby please, dont go’. Los temas propios quedaron un tanto diluidos por una desfortunada producción, cuyo responsable fue Bob Shad, un especialista en Jazz que no parecía muy preparado para aquellos sonidos, y que contra todo pronóstico no solo repitió en el segundo disco, si no que incluso dotó a la guitarra de Ted de un sonido que sentó cátedra. Con todo, lo que sí quedaba clara era la enorme creatividad del duo Nugent-Farmer, creadores del 90 % del repertorio. Para su segundo trabajo decidieron escribir por separado (quizá una cuestión de egos) ocupándose Nuge de la cara A y Farmer de la B, amén de firmar un par de temas a medias, aunque en “Journey to the center of the mind” es ya Ted quien se lleva el gato al agua por completo, pertrechado tras su clásica Gibson Byrdland blanca, el mismo modelo que usa a día de hoy. Comienzan las deserciones y tanto White como Lober abandonan en favor de Greg Arama (fallecido de un accidente de moto en el 79) y Andy Johnson, bajista y teclista respectivamente. Un año después publican “Migration“, con el que trataron de recrear sin conseguirlo, el éxito de su predecesor, aunque sí les sirvió para liderar una escena emergente compuesta por bandas que luego serían clásicas como MC5 o THE STOOGES. Eran los tiempos de rock de alto octanaje y pocas bromas. Esto era satisfactorio a nivel moral pero no evitó por otra parte, las continuas deserciones en el seno de la banda que dejaron a Nuge como único miembro estable, que a partir de ahí decidió dejarse de historias y seguir bajo el nombre de TED NUGENT AND THE AMBOY DUKES.
Este período comienza con el álbum de 1970 ‘Marriage on the rocks’ que cuenta nada menos que con el mítico productor Eddie Krammer, quien por entonces no era tan mítico, pero sí fue un lujo que revirtió en una notable mejoría del sonido de la banda, a pesar de seguir siendo incapaces de recrear los buenos viejos tiempos de ‘Journey to the center…‘. Es entonces cuando tratan de remediar la situación con un álbum en directo, aunque como hiciera también diez años después en su disco ‘Intensities in ten cities’, tuvo la osadía de incluir el repertorio totalmente inédito, el universo Nuge es así. Las noches del 31 de Julio y 1 de Agosto de 1971 que transcurrieron en el Eastwne Theatre de Detroit quedaron inmortalizadas bajo el nombre de ‘Survival of the fittest’. Tardaremos tres años en volver a tener noticias de él pero no puede decirse que durante los mismos haya estado perdiendo el tiempo. Cambia la formación por completo, manteniendo únicamente al fiel bajista Rob Grange que se ocupa de la sección rítmica junto al batería Vic Mastriani, el batería. Andy Jezowski a la voz y un teclista llamado Gabriel Magno, que también toca la flauta, completan la formación. En 1974 cambian finalmente de compañía discográfica, y firman por el sello de FRANK ZAPPA Discreet rcs. con el que publican , ‘Call of the wild’ y una vez sustituido el teclista por un segundo guitarra que responde al estrafalario nombre de Rev Atrocious Theoedious, se edita en el mismo año ‘Tooth, Fang and Claw“, ambos producidos por Nugent y Lew Futterman, que también acompañará posteriormente a Ted. Un detalle por el que muchos consideran ‘Tooth, Fang & Claw’ el primer disco en solitario de Ted Nugent es el de que todas las canciones van firmadas en solitario por él, a excepción de la versión que hace del ‘Maybeline’ de CHUCK BERRY. Otro es el hecho de que una vez más cambian el nombre pasando a llamarse para ese álbum TED NUGENT’S AMBOY DUKES, un pequeño matiz que dice mucho de adonde se van dirigiendo las cosas.

 

Transcurre la gira del disco y uno de los shows se celebra en el Lincoln Park Theatre de Detroit, donde abre para ellos un banda desconocida llamada SCOTT. No hay mucha diferencia con otras tantas bandas, pero el frontman brilla con luz propia sobre el resto. Se tarta de un joven procedente de la cercana ciudad de Riverview, donde ha crecido influido por la tradición blues que su madre, cantante gospel, le inculca, pero que no escapa al influjo de los grupos británicos de moda. Su nombre es Derek St. Holmes y lleva tocando desde los doce años, además de tener una gran voz, que era lo que Nugent necesitaba para su grupo. El manager de Nugent propone a Holmes varias audiciones, todas ellas sin resultado positivo, lo que le hace perder la esperanza y plantearse emigra a la Costa Este en busca de fortuna, pero en una última prueba le ofrecen ya el contrato.

Abandonan Discreet, ya que Epic les ofrece mejores condiciones y cambian a Mastrianai por el batería Cliff Davies procedente de los británicos IF para grabar el disco de debut ‘Ted Nugent’ en 1975. Registran un disco áspero y enérgico que contiene algunos de los mejores momentos del grupo presentes en cuantos directos y recopilatorios existen, y que incluso el propio Ted admite como su favorito. ‘Just what the doctor ordered’, ‘Motorcity Madhouse’, ‘Stormtroopin’ o ‘Hey Baby’ son algunas de las joyas del tesoro que presentan en directo junto a algunos viejos hits de los Dukes.
 De ese asunto por cierto, se encargan los todo poderosos ‘Derek & Krebbs’ la agencia de managent con la que consiguen firmar, y que lleva también a monstruos como AEROSMITH, SCORPIONS o AC/DC y que les llegan a firmar trescientos conciertos en un año.

‘Portada del reportaje que la revista española VIBRACIONES dedicó al Gonzo, en 1980’

Parece que las cosas no pueden irles mejor, aunque la realidad es bien distinta. Se dejó tomar parte demasiado a productores, directivos y gente de oficina que desplazan totalmente a la banda centrando la atención en el ya de por si egomaníaco Ted, que se convierte en un absoluto imbécil, llegando a prohibir al resto del grupo responder a cualquier entrevista o incluso posar en la fotos!. Los managers por su parte pincha y cortan a su antojo, como demuestra el hecho de que cuando grabaron el tema de Derek, ‘Hey baby’, le dijeron que no la incluirían en el álbum. Inician el tour sin el disco en las tiendas y en plena gira sale su canción como single, pero si que él (Holmes) tuviera ningún derecho sobre la canción. Puñaladas así, unidas a lo inhumano del tour, terminaron calentando las cosas hasta la explosión.
La gota colmó el vaso una vez terminada la gira que hicieron junto a BAD COMPANY, cuando llegaron al estudio con los tema escritos y preparados para grabar. La política de trabajo seguía siendo la misma, y también el personal de producción y, por lo tanto, su actitud respecto al grupo y su sonido. Lew Letterman y Tom Werman presionan para que las canciones tengan un sonido más popero y asequible a las radio fórmulas y piden a Derek St. Holmes que haga lo que sea para que su voz suene dulce y comercial, a lo que el se niega rotundamente, obteniendo el despido por respuesta.
Un nuevo problema se añadió a la carrera del Gonzo, que necesitaba encontrar un sustituto para Derek lo antes posible, ya que tenían que presentar la preproducción a Epic, para que les diesen el visto bueno y poner al álbum a la venta, y encontró la solución en un dúo llamado STONEY AND MEAT LOAF que habían editado un único álbum en 1971, en el que interpretaban varios clásicos de rithm’n blues, que no eran nada especial, pero llamaron la atención de Ted impresionado con la cristalina voz de la parte masculina del duo, Meat loaf.
 
Creyó que él cubriría tanto sus expectativas como las de los productores, y así fue por lo que grabó seis de las nueve canciones del disco que presentaron a Epic. La sorpresa fue que, contra todo pronóstico, Epic rechazó las cintas por considerar que el sonido del disco se alejaba mucho del primer álbum y ello podría afectar a las ventas, todo lo contrario de lo que opinaban los productores, y obligó a contratar de nuevo a Holmes que regrabó parte del trabajo que había hecho Meat Loaf de cuyos servicios prescindieron. Aun con toda la mezcla de cantantes el álbum terminó alzándose al puesto 24 del Billboard y se convirtió en el primer disco de platino del grupo, algo totalmente merecido ya que ese álbum contiene también varios de los grandes momentos de Nugent, como ‘Dog eat dog’, ‘Free for all’ o ‘Turn it up’ (magistralmente versioneada por BARON ROJO en su ‘Perversiones). El éxito del álbum fue más allá de las fronteras americanas ya que durante su tour europeo, aparte de grabar un programa para la WD alemana, el mítico ‘Rockpalast’ formaron parte del Festival de Reading en 1976, al lado de figuras como RORY GALLAGHER o unos desconocidos AC/DC que venían empujando muy fuerte.

‘Free for all’ fue un álbum de mucho éxito que les dio base para continuar con las giras demenciales, pero aún faltaba esa chispa que terminase de prender fuego a la hoguera. Faltaba su ‘Rock and rol all nite’ o su ‘The boys are back in town’ particular, ese hit single que colapsase las emisoras de radio manteniendo la esencia del grupo intacta. Con ese objetivo escribieron ‘Cat scratch fever’, la canción que sirvió para dar título a un álbum que empezaron a grabar en Atlanta y lo terminaron en Londres debido, como ya dijimos, a la cantidad de conciertos programados que no les permitían ni un respiro. Un éxito rotundo que les aupó al puesto 17 y con el que noche sí y noche también colgaban el cartel de ‘Sold out’ en las taquillas de los recintos donde actuaban. Fue el momento más brillante de la banda y decidieron plasmar toda la fuerza que salía de sus shows en un doble disco en directo tal y como era norma en la época. Pero no todo eran alegrías ni mucho menos. El fantasma de los enfrentamientos y la tensión había vuelto con más fuerza que nunca y el choque de personalidades iba en aumento día a día. Fue al finalizar un show en New Jersey, (cuando la gira de ‘C.S.F.’ aún no había terminado pero las canciones para el clásico en directo ‘Double live Gonzo’ ya habían sido elegidas), que los acontecimientos se desbordaron y el duo Holmes-Nugent terminó a ostia limpia.

Ted aprovechaba el poco tiempo libre para dedicarse a la caza, mientras que el resto del grupo ensaya los shows, pero en el de New Jersey, Ted tuvo una mala noche y al terminar el concierto acudió a los camerinos donde estaba el resto grupo con unas veinte personas de la prensa y la compañía de discos, road managers y demás. Nugent, delante de todo el mundo comenzó a gritarle al bajista, reprochándole todo tipo de fallos, para, a continuación intentar hacer lo mismo con Derek St. Holmes. Pero este, que asistía atónito a la bronca que Nugent estaba montando se enzarza en una pelea con él que los presentes ven, sin poder creerlo (intentad imaginar la situación).

 

Naturalmente todo se acabó esa noche, aunque en un gesto de profesionalidad y porque no, de honestidad, Holmes le pide disculpas a Nugent y deciden terminar el tour antes de separar sus caminos. Finalmente, el 18 de Marzo de 1978 es el último día en un montón de años que Holmes y Nugent actúan juntos. Una monumental despedida que tuvo lugar en el “Ontario Motor Speedway”, California, durante el festival California Jam 2 donde actuaban junto a mitos americanos de la talla de HEART , AEROSMITH, SANTANA o FRANK MARINO. ‘Cat scratch fever’ cerró pues, una etapa en la carrera de Ted Nugent dejando para la posteridad un buen puñado de temas de hard rock visceral como ‘Out of control’, ‘Live it up’ o el tema estrella que ya mencionamos (del que han hecho versiones bandas como PANTERA o MOTORHEAD), aparte de un histórico doble en directo resultado de una tormentosa gira. Por su parte, Derek St. Holmes, junto a Rob Grange, que también se va del grupo después de tantos años junto al Nuge, funda ST.PARADISE con Denny Carmassi (anteriormente con HEART y WHITESNAKE) en la batería y John Corey ( EAGLES, ROD STEWART) en la guitarra rítmica.
Nos acercamos paso a paso al final de la década, y es el momento de hacer cambios en el grupo. Se podría suponer que iba a haber una nueva orientación en el estilo de la banda, ya que hablamos de una carrera en alza con todos sus discos y un remate final con el directo, y además no va ha haber ningún tipo de oposición, ya que el miembro en discordia no está presente ya, pero en el siguiente disco siguen la trayectoria habitual de hard rock and roll, repitiendo los esquemas sin arriesgar nada. Incluso el nuevo cantante, un desconocido Charlie Hunn que venía de bandas de bar, tenía un registro idéntico al de Holmes.
“Weekend Warriors” es editado en 1978 y aunque está lejos de ser un mal disco, no tiene tampoco nada que le haga especial. No hay realmente un single potencial, ni ningún momento mágico, sino una continuación de lo que hasta entonces habían hecho. Temas rápidos en la linea ‘Turn it up’ como ‘I got the feelin’ o ‘Weekend warrios’ u otros más bluesy como ‘One Woman’, pero repito, nada especial a pesar de los cambios de personal, el citado Hunn y el nuevo bajista David Hull, que tomaba el puesto de Rob Grange.

 

Esa canción abre ‘State of shock’, su álbum de 1979, que es posiblemente el último gran disco, antes de que en la década de los 80 bajara el listón peligrosamente, y de cuya gira europea saldría publicada en directo años mas tarde, su actuación en el Hammersmith, bajo el título ‘Live at Hammersmith 79’, un magnífico resumen que personalmente prefiero al ‘Double live Gonzo’ por muy histórico que este sea.

 

Bien, esta es a grandes rasgos la historia de un hombre entregado al ‘rock and roll life style’ de una manera muy sui generis, con la que no demasiadas personas coinciden, pero que ha dejado para la historia muy buenos momentos de rock en crudo.
 
Miguel. Asturias
DOSSIER DE TED NUGENT
Como complemento a este artículo he preparado una pequeña carpeta con material ‘vintage’ de Ted. Se trata de una pequeña colección de artículos y entrevistas recopiladas de publicaciones antiguas (menos una, que es relativamente reciente). La relación del contenido la tenéis un poco más abajo.
PARA CONSEGUIR EL DOSSIER.
1) Escribe un comentario en el blog sobre Tio Ted. Si le odias dilo, si le amas también (el porqué en cualquier caso se agradecería). En fin, cual es tu disco favorito, si lo has visto en gira etc, etc… lo que se te ocurra.
2) IMPORTANTE. La clave para descargar el dossier y la contraseña correspondiente te llegará via email, así que necesito una dirección de correo. Puedes enviármela a mag@telecable.es o miangarri@gmail.com (la dirección de correo, no el comentario)

CONTENIDO DEL DOSSIER:

Treinta y ocho páginas 26 Megas, alojado en Megaupload
-Entrevista en HEAVY ROCK Nº4, tres páginas.

-Articulo dedicado a TED en la serie EL RUGIDO AMERICANO del Popu. 8 páginas. POPULAR1 111, Sept. 1982
-Artículo dedicado a TED en la serie VIBS de la revista VIBRACIONES. 7 Páginas. VIBRACIONES nº 75. Dic. 1980
-Entrevista en HEAVY ROCK nº11, tres páginas
-Entrevista en HEAVY ROCK nº27, dos páginas.
-Reportaje en THIS IS ROCK nº 33. Seis páginas. Bueno, es este reportaje que acabas de leer que me publicaron en esa revista.
-POSTER Popular1,’Ted Nugent, el monstruo de Detroit’. Fascimil de ocho páginas con su biorafía (1983)

‘un trocito de los despachos de Metal80 (ja!), donde tengo el ordenador, vaya… el poster es inmenso y muy feo, pero es Uncle Ted!’

‘Merchandising de Ted Nugent. Obsérvese la navaja suiza e imagínense sus posibilidades. La camiseta de mangas negras mola de la ostia…’

Con la misma formación editan, un año más tarde el último álbum en estudio de los setenta, que sí contiene, varios grandes momentos al viejo estilo Nugent como “It Doesn’t Matter,” ” Snake Charmer,” o “Bite Down Hard” aparte de un tema que aun hoy tiene su espacio en los repertorios de Nugent, el single ‘Paralized’.

Anuncios