RETRO-ROCK

ÑU, cuentos de ayer y de hoy.

Este blog no se prodiga especialmente en el rock hecho en España, y hay una razón para ello: nunca he entendido porqué hay que apoyar a un grupo por el mero hecho de ser español. Un grupo o es bueno  no lo es, o merece la pena apoyarlo o no lo merece… independiente de la nacionalidad, sexo, raza o religión de sus componentes.  Dicho esto, no hay muchas bandas españolas en los 80’s  que sean veraderamente buenas, creo que pocas dudas hay al repecto… sin embargo, la década de los setenta, pese a la precariedad ( o quizá debido a ella) no solo en lo musical, si no en la practica totalidad de los aspectos que pudieran estar ligados a la música, dio como frutos algunas de las bandas más interesantes de nuestro país. Bandas cuya andadura durante esos años ( los 70’s)  intentaré sacar a flote poco a poco. La primera de ellas aun sigue en activo. De hecho nunca ha dejado de estarlo desde que debutase en 1976 sin llegar a enterarse… pero no nos adelantemos. Empecemos por elprincipio…

AÑOS DE POLVO Y ALTURAS…

Detrás de uno de los nombres más breves que se conocen, se esconde una de las historias más largas, interesantes y controvertidas del rock duro español. En esta sección, como de costumbre, hablaremos únicamente de la trayectoria del grupo durante la década de los setenta, que si bien no  es muy larga, sí lo suficientemente interesante como para intentar evitar que caiga en el olvido. Sería una injusticia que así ocurriese. Toda la carrera de este grupo ha estado lastrada por la incompetencia de la industria, a decir de su líder José Carlos Molina, o por la particular personalidad de este, si atendemos a lo que la industria dice,  pero en cualquier caso, nosotros somos el público, los que estamos en medio y los que tenemos en la mano el fruto de la creatividad y el duro trabajo del grupo, y no podemos negar que los dos discos facturados en los setenta (si bien uno salió al mercado en la siguiente década) , así como la mayoría de las sucesivas entregas, son verdaderas obras de arte.

No vamos discutir a estas alturas que para seguir los primeros pasos de ÑU sólo tenemos que ponernos detrás de José Carlos Molina, nacido en el castizo barrio de Legazpi,  donde desde  muy temprana edad comenzó a mostrar interés por el asunto de la música. Su tío Luis Nieto (que sería manager de ÑU) trabajaba para la compañía Movieplay, y conseguía los discos de artistas como LOS BRAVOS ,MIGUEL  RIOS o LOS CANARIOS (cuyas versiones acercaron a nuestro hombre a JIMI HENDRIX o ROLLING STONES) antes de que saliesen al mercado, haciendo así que la pasión de José Carlos por la música fuese en aumento, hasta el  inevitable momento de empezar a formar bandas.

Los arcanos hablan de ALTURAS como el nombre de la primera agrupación donde formó Molina, algo sin demasiada trascendencia que dio paso a POLVO, una banda instrumental. Esta segunda parada tiene más peso en el recuerdo, aunque no por su éxito o trascendencia si no por estar asociado a situaciones cercanas a Spinal Tap. Por un lado estaba el nombre. Decir a día de hoy que no podían imprimirlo en los carteles por problemas con la censura parece ridículo, pero la realidad era muy diferente entonces  a lo que es hoy y la situación les obligó a presentarse como DUST en alguna que otra ocasión. Otra de las situaciones esperpénticas tuvo lugar precisamente en su debut sobre un escenario al ser echados del mismo después de interpretar dos canciones. La discoteca madrileña M&M acogió al grupo en unas actuaciones de grupos novel que había organizado Vicente Romero ( sí, ese) a la sazón promotor del local y locutor en Radio Centro, con un programa diario llamado Musicolandia. La incompetencia del grupo era tan manifiesta que Romero tuvo que invitarles a bajarse de allí.

Lejos de frustrase en sus intenciones, la banda continuó su camino y se preocupó por  mejorar su técnica haciendo versiones de John Mayall, CANNED HEAT o Santana entre otros. Molina comenzó a desplazar su interés desde la armónica (que era lo que tocaba en POLVO) a la flauta, aparte de aumentar notablemente su nivel técnico en la percusión. Esto le ayudó a conseguir formar parte de su primera banda realmente profesional, el grupo MAX B. SHOW.

He aquí al mentor del jovenzuelo Molina

La cosa era algo así como un cantante negro llamado MAX B. (Max Boulois) que se hacía acompañar por bailarinas y una orquesta, algo en principio muy  alejado de sus inquietudes, pero que tenía en plantilla a músicos profesionales de gran talla, que obligaron a Molina a desenvolverse y aprender rápido.   Actuaciones regulares, viajes y muchísimo trabajo dieron como fruto a un José Carlos con suficiente base para ponerse al frente de lo que sería la segunda andanada de POLVO, ahora con las fuerzas renovadas y la moral en alza. Las  galas son más regulares y si bien tenían mucho de orquesta y baile, incluían en su repertorio gran parte de rock clásico (CREDENCE, CHICAGO etc) . Sin embargo, por aquel entonces Molina comienza a descubrir sus  posibilidades como cantante. Teniendo en cuenta que POLVO era un grupo instrumental, está claro que sus días allí estaban contados.

Así las cosas, nuestro inquieto personaje avanzó un paso con su siguiente proyecto, al que llamó CAMARA OSCURA, y con el que versionaba a bandas como GRAND FUNK RAILROAD, LED ZEPPELIN o DEEP PURPLE. No obstante, y a pesar de que este grupo ya estaba en la línea que Molina quería para su futuro, las obligaciones extra musicales del resto de la banda no permitieron su viabilidad más allá de una breve existencia… y entonces aparecieron FRESA.

FRESA en una temprana formacion con Chiqui y Rosendo (1º y 3º respectivamente de izda a dcha.).

FRESAS SIN NATA

Los últimos FRESA o los primeros ÑU

FRESA era un grupo que llevaba funcionando desde 1971. Su mayor lastre (común a la mayoría de bandas de la época) era el constante trasiego de músicos, y concretamente de vocalistas. Dicho puesto fue cubierto al principio por Miguel Esono, un cantante guineano muy llamativo al que posteriormente acompañó un tal Paco, que luego se quedó como único cantante…. En cualquier caso, tanto los sus nombres como otros que cubrieron los puestos de batería  o bajo no  han trascendido en el  recuerdo, supongo que debido a esa eventualidad de la que hablábamos. Hubo sin embargo otros miembros que fueron una constante ( o casi) en la banda: Andrés (conocido como “Delfín” guitarra  rítmica) el bajista “Chiqui” Mariscal y especialmente el guitarrista y alma mater del grupo, Rosendo Mercado, a la sazón guitarra solista.  Estos, más un batería llamado Andrés y los cantantes Paco y Miguel, eran FRESA en los últimos días de 1973, justo cuando José Carlos Molina apareció en sus vidas de la mano de Pedro Cruz. Su entrada en la banda no fue inmediata, pero digamos que la posición de los cantantes que había en el grupo fue perdiendo peso a favor del recién llegado, hasta que este, termina por ponerse al frente de FRESA.

Durante todo aquel año de 1974, FRESA repartió su tiempo entre los conciertos, las sustituciones de músicos y la composición de material propio. El trabajo en los escenarios lo hacían con repertorios construidos a base de mezclar hits del momento en un 25 % dejando el resto del repertorio para versiones de ALICE COOPER, GRAND FUNK o BLACK SABBATH. También acompañaron a la cantante melódica Jeannette, algo muy lejano a sus pretensiones artísticas que sin embargo les permitió ganar algún dinero.  En cuanto a la entrada y salida de componentes en la banda, pues como ya comentamos, siguió siendo una constante que no sorprendía a nadie… de hecho apenas ralentizaba ya la marcha del grupo. Juan Almarza sustituyó a Chiqui Mariscal al bajo (quien posteriormente volvería a unirse al grupo) y Pedro Cruz quien venía de POLVO, se sentó tras la batería. En cuanto a la composición de material propio, hay que  decir que en principio fue algo problemático para FRESA, pero a la larga dio sus frutos.  Rosendo Mercado por una parte y José Carlos Molina (con la frecuente colaboración de Chiqui)  fueron los principales activos en ese terreno. 1974 estaba dando sus últimos coletazos y durante esos días FRESA desaparece para convertirse en ÑU, un cambio de nombre que obedecía a razones estratégicas, ya que la banda pensó que con ese nombre tan corto, saldrían siempre en  la parte superior de los carteles.

ÑU en sus primeros tiempos

ÑU debuta en un concurso de la mayor importancia en aquella época, el ‘Trofeo Festivales Pop’, el 16 de Febrero de 1975, organizado por la agencia  Samo y el Ministerio de Información y Turismo. La actuación de ÑU sorprendió a propios y extraños por lo vanguardista de su puesta en escena, y especialmente por cantar en español, algo que   muy pocos hacían.La victoria en dicho concurso fue para ÑU, pero lejos de servir como aliciente para continuar avanzando, provocó de alguna forma la salida del grupo del batería Pedro Cruz, a favor de Felipe Salinas , encargado de sustituirle en una época muy difícil para el grupo. La formación se completó con el teclista José Torres y así tomaron como manager a Kurt Savoy, a la sazón propietario de Samo, la agencia que había organizado el ‘Trofeo de Festivales Pop’.

 Kurt es sin saberlo ( o diciendo no saberlo ) el responsable del bautizo en vinilo de ÑU.  La banda grabó en los estudios AudioFilm una actuación con Kurt para RTVE, y como premio, seles permitió grabar un par de canciones en esos estudios, para llevarlas a casa.  “Volando en Sociedad” y “Que nadie escape de al evolución” fueron inmortalizadas por y para la banda, pero algún espabilado de la compañía Ariola se hizo con ellas y las publicó en un single sin permiso, remuneración ni contrato del grupo, que se tuvo que enterar de la existencia del disco por casualidad, cuando lo oyeron en una sala donde iban a actuar.

 Sí algo seguía exactamente en el punto donde había quedado,  era el carácter de José Carlos Molina, que lejos de hacerse más dócil, se había convertido en el terror de promotores  y ejecutivos. Las salidas de tono eran constantes y, justificadas o no, iban haciendo cada vez más mella en la banda. Los desplantes en los conciertos, abandonando el escenario e incluso llegando a insultar en pleno show a los cazatalentos de las compañías que hacían  audiciones al grupo.  Incluso cuando aparecieron televisión dentro del mítico Popgrama de 1977, José Carlos se empeñaba en dejar mal a la banda con comentarios fuera de lugar. Otra de las cosas que más quemaba la relación entre ambos músicos era el hecho de que  ahora Molina había tomado las riendas de la banda por completo.  Rosendo se veía de alguna manera desplazado, y no confiaba en el cantante por su vehemencia y su falta de tacto. Hasta tal punto llegaba esa situación, que Rosendo llegó a ocultarle a Molina una entrevista que EMI había solicitado al grupo.

Así las cosas llega la Nochevieja de 1977 con ÑU formando parte de un festival de fin de año en el Parque de Atracciones de Madrid, donde Rosendo acude con el equipo que había ido consiguiendo a base de favores y préstamos de amigos. Durante la prueba de sonido Molina dice que se niega a tocar con aquel equipo y que si COZ (que participaba en el evento) no les alquila el suyo, ÑU no actuarán aquella noche. Los hermanos de Castro (líderes de COZ) se niegan basándose en los desperfectos que ÑU había causado en su equipo no mucho tiempo antes y, definitivamente, Molina dice que en esas condiciones no canta. No es difícil imaginar la que se organizó en un día tan señalado como aquel… fue el techo de la paciencia de Rosendo Mercado que tomó la inapelable decisión de abandonar ÑU.  Puede decirse que fue a partir de entonces cuando empieza a tener lugar un verdadero desfile de músicos por ÑU que no ha parado hasta el día de hoy.

ÑU en Chapa records.

Publicidad… bendita publicidad.

 A primeros de 1978, Jose Mª Garcia ‘Sini’ es el sustituto de Rosendo a la guitarra. Su estilo era muy diferente al de Mercado  y estaba sentado sobre bases mucho más cercanas al rock progresivo. La batería pasaría a ser cosa de Enrique Ballesteros, el conocido hombre del bigote que sería apoyado en la labor rítmica por Jorge Calvo, el guitarrista que había sustituido a Rosendo cuando este marchó a la mili. Se ocupaba ahora de las cuatro cuerdas. Como añadido, entra un violinista, Jean Françoise André, que ayudaría enormemente a dar un sello personal al sonido ÑU. Esta formación debutó en el Teatro Alcalá Palace poco antes de entrar a registrar lo que sería su debut. Habían perdido su oportunidad con EMI, como ya comentamos, pero no por ello habían dejado de buscar una alternativa. La respuesta positiva la encontraron en Chapa Discos, el mítico sub sello de Zafiro que tuvo en cartera las bandas más reseñables que ha dio el rock nacional de aquellos días y que, todo hay que decirlo, terminó siendo una desgracia para gran parte de ellas. Vicente ‘Mariscal’ Romero que trabajaba para la compañía conocía al grupo con anterioridad (desde los tiempos de POLVO, para ser exactos)  y Enrique Ballesteros por su parte, había entrado en contacto c on Luis Soler, uno de los directivos, así que atacando por dos flancos consiguieron finalmente cumplir su objetivo  y entraron al estudio para grabar las canciones de su debut, que llevó el título “Cuentos de ayer y de hoy”.

La formación que grabó “Cuentos de ayer y de hoy” ataviada para la ocasión.

La grabación tuvo lugar en los estudios Audiofilm durante un total de cuarenta horas del mes de junio de 1978 bajo la producción de Vicente Romero.  Según cuenta la leyenda, ‘Mariscal’ estuvo de cortar la grabación en más de una ocasión por ordenes de la jefatura. A una absoluta falta de medios e incompetencia profesional del encargado de la grabación, se unió la personalidad de un José Carlos Molina que veía como sus canciones (todas menos una están firmadas únicamente por él) perdían todo su poder y todo su encanto en manos de alguien cuyo fuerte no era el rock duro. Solo hemos de oír el disco a día de hoy y nos daremos cuenta que maravillas de la talla de ‘Preparan’, ‘Algunos músicos fueron nosotros’ o la propia ‘Cuentos de ayer y de hoy’, son un diamante que la falta de medios dejó sin pulir.

LEÑO + ÑU compartiendo escenario en 1978. Momentos incestuosos del rock and roll

El single “Algunos músicos fueron nosotros” completado con la inédita “La explosión del universo” sirvió como avance para aquel primer disco, con el que aumentó notablemente su status como banda, así como el número de actuaciones en directoen las que no faltaron los incidentes más inesperados.

La mayoría de ellos son recordados con una sonrisa en los labios, a excepción de uno , que si bien pudo haber sido mucho peor, no dejó de ser decisivo en el futuro de ÑU. Uno de los conciertos de presentación del disco tenía lugar en Galicia, acompañando a ASFALTO y CAIMAN, y el grupo decidió acudir al show en dos aviones diferentes, uno llegaría por la mañana, y el segundo aterrizaría por la tarde. En este viajaban Jorge Calvo y el guitarrista ‘Sini’ acompañado por su esposa. Un accidente dio con el avión en un monte cuanto estaba a punto de tomar tierra y, aunque milagrosamente no hubo muertos (sí heridos graves) para ‘Sini’ se había terminado el mundo del show bussines. El shock que recibió fue tan fuerte que le impidió volver a viajar no sólo en un avión, si no en casi cualquier medio, y el hecho de meterse en una furgoneta para rodar durante horas le producía un pánico insuperable.

 Eduardo Pinilla sería el encargado de sustituir a Sini en la guitarra. Pinilla era un fan del rock progresivo de GENESIS y YES que había tocado junto a Ballesteros y a quien este avisó de que buscaban guitarrista tres días antes de un concierto en Verín, Galicia. Tras la prueba de rigor y tres días sin dormir aprendiendo las canciones, Pinilla pasó a formar parte de la familia. Sin embargo, quien se marchó entonces fue Enrique Ballesteros. Está claro que si algo no había cambiado en ÑU desde sus inicios era el trasiego de músicos.

Cartel promocional de ÑU hecho por Zafiro

Ballesteros fue sustituido por Raúl Garrido quien junto a Jorge Calvo formaría la sección rítmica, que daban base a Pinilla y Jean Françosie André, el violinista. Con esta alineación se recorren la piel de toro en  un tour plagado de incidentes, normalmente asociados  a problemas con los precarios equipos de sonido que excitaban el explosivo temperamento de J.C. Molina. El trabajo sobre los escenarios se alternó con la grabación del segundo disco de ÑU, registrado durante el verano de 1979 en los estudios Eurosonic. “A golpe de látigo”, título del segundo álbum de ÑU, se grabó en idénticas condiciones al  primero: un presupuesto para  el que la palabra austero se quedaba corta. Vicente Cruz fue el ingeniero de sonido y Vicente Mariscal repetía como productor. A decir de este último, le había costado mucho esfuerzo convencer a Zafiro de que apoyase la grabación de ese segundo disco. La compañía se había hartado del carácter de Molina, pero este contaba con el apoyo de Mariscal, quien tenía toda la voz y el voto en Chapa Discos.

 

 

Eduardo Pinilla salando de alegría

 

 

Todas las promesas de Molina y su manager que aseguraron que en esta ocasión no habría el menor problema tardaron poco en romperse.  José Carlos parecía sufrir una especie de paranoia que le empujaba a pensar que todo iba en su contra. En consecuencia quiso tomar el control de todo el proceso. Una vez más había firmado la totalidad de las canciones menos de una “La llegada de los dioses” de E.Pinilla.  También instó a Romero a que le dejase a él al frente de la producción del álbum y como añadidura, solo él aparece fotografiado en la portada del álbum. Un detalle tras otro iba minando al grupo. Jorge, que llevaba bastante tiempo al lado de Molina, vió como Pinilla, que acababa de llegar, metía una canción en el disco, algo que él llevaba intentando desde el primer día sin conseguirlo. Vicente Romero abandonó al grupo a mitad de la grabación tras discutir con el cantante, y, en definitiva, nuestro personaje se había convertido en una especie de troublemaker lo que provocó la ruptura en pleno de la banda poco después de terminar la grabación del disco. Únicamente el violinista André quedó al lado de José Carlos en ÑU.

Entrando en los 80’s

 Nos encontramos en septiembre de 1979, a tres meses escasos del final de nuestro viaje. Un espacio de tiempo corto, pero suficiente para que tuvieran lugar varios momentos importantes en la historia del grupo.   José Carlos necesitaba reunir una formación para poder hacer la gira de presentación de su próximo disco que no tardaría en salir (la fecha prevista era Febrero de 1980).  “A golpe de látigo” iba a ser un álbum trufado una vez más de enormes momentos musicales un tanto eclipsados (aunque en menor medida que lo que ocurría con el disco debut) por el pobre sonido. “La galería”, “Velocidad”, “A golpe de látigo” o “El flautista” son piedras angulares en el rock duro español que debieron hacer ricos y famosos a unos músicos que muy lejos de conseguir tal cosa, no han dejado deberse relegados a segundo plato en la escena de España en beneficio de bandas infinitamente más limitadas. La realidad es la que es  y  no podemos cambiarla.

…Y mientras tanto, la vida seguía .José Carlos Molina  continuaba a la caza de músicos que le acompañasen y había oído hablar de un joven teclista realmente bueno que actuaba con su banda  SALAMANDRA en un concierto junto a la antigua estación sur de autobuses en el Paseo de las Delicias de Madrid. Solo necesitó oírle durante poco más de una hora y aquella misma noche le ofreció el puesto.

Jero, todo un high class desde los primeros tiempos

Collado era un músico de conservatorio cuyas posibilidades eran poco menos que infinitas, pero Molina no contó con la lealtad que Miguel Ángel tenía a sus compañeros en el grupo. No era para menos, habida cuenta de que el guitarrista había vendido su propio equipo para poder comprarle uno al teclista, quedándose con otro de muy inferior calidad. Dicho guitarrista no era otro que Jerónimo Ramírez, ‘Jero’ a quien haber pasado algún tiempo en bandas profesionales como el caso de TEQUILA o WC? (la banda de RAMONCIN) le había permitido ganarse un dinero con el que comprar su equipo, el que luego vendió para poder hacerse con uno para Collado… dudo mucho que después de semejante alarde de amistad y confianza, entrase en los planes del teclista abandonar a su colega Jero.

En una vuelta de tuerca de estas que tiene el show bussiness, Molina consiguió relocalizar a Chiqui Mariscal, quien había abandonado recientemente a LEÑO, la  aventura que Rosendo Mercado empezase cuando abandonó a ÑU. Ambos se encontraban  colocando un anuncio en la madrileña tienda de instrumentos musicales Leturiaga, en el que pedían “guitarrista, batería y teclista  para banda con contrato” cuando se les acercó un guitarrista ofreciendo el lote completo. El guitarrista no era otro que Jero y la oportunidad era un caramelo que molina no desaprovecharía y que conformó a todos ellos. José Carlos tenía su banda montada de nuevo y además con el teclista al que había estado intentando convencer, y este se iba a la banda acompañado por sus dos amigos, Enrique Ballesteros y Jero.

Esta nueva formación de ÑU presentaba el disco “A golpe de látigo” en el Teatro Martín. Un concierto de recuerdo poco grato para quienes acompañaban a Molina y a partir de cual ÑU salía al ataque con furia renovada. Una furia que le ha hecho seguir embistiendo durante muchos años más, en un ejemplo de fe y, porque  no decirlo, tozudez cuyo mayor responsable, para lo bueno y para lo malo, ha sido el niño malo del rock español, José Carlos Molina.

Miguel. Asturias

Anuncios

RETRO SETENTAS

Hacía tiempo que no dedicábamos tiempo a retroceder en el tiempo una década más de que solemos hacerlo. Como aquí no necesitamos ningún tipo de pretexto, esta semana nos sumergiremos en las raíces de todo el asunto. La vida y milagros de cinco chavales (entonces lo eran) que tuvieron que pasar por momentos calamitosos antes de llegar a la cima del mundo. A toro pasado está claro que mereció la pena, pero siempre es bueno mirar atrás y ver que detrás de los focos y las miles de gargantas gritando cada vez que ellos pisan un escenario, hay fundamentalmente dos cosas: pasión y trabajo.

Este artículo se completa con un dossier, cuyo contenido y forma de conseguir están descritos al final del artículo.

 

[ E A R L Y    Y E A R S ]

 

Birmingham, 1968. BLACK SABBATH habían volado los sesos de toda una generación de jóvenes que compartían la escasez de perspectivas. De allí habían surgido también LED ZEPPELIN y habían llegado tiempo atrás los sonidos de grupos como IRON BUTTERFLY o CREAM… sin duda aquel era un campo abonado para el rock and roll.

Entre los muchos amantes de ese sonido había tres que respondían a los nombres de Bruno Stephenhill, John Partridge y Al Atkins que habían decidido formar una banda llamada THE JUB BLUES EXPERIENCE en la que tocaban el bajo, la guitarra y la voz respectivamente. Procedían de Bromwich, un sórdido barrio de la ciudad y estaban buscando un sustituto para John Perry, su guitarrista fallecido en accidente de automóvil poco antes. A las audiciones acudió un ambicioso e inexperto guitarrista llamado Keny Downing, cuyo currículo se reducía a haber usado un amplificador de verdad no más de cinco o seis veces. Sin embargo tuvo la suficiente osadía de presentarse e intentarlo. Fue rechazado por razones obvias, siendo Ernest Chataway de diecisiete años el que consiguió el puesto y completó la formación.

Con la formación completa, faltaba encontrar un nombre con el mismo magnetismo que el de sus paisanos BLACK SABBATH. Fue Bruno quien tomaría la idea de un tema de BOB DYLAN del 67 titulado “The ballad of Frankie Lee and Judas Priest” poniendo así a la banda en situación de escribir sus propios temas, grabar ensayos y buscar trabajo por los clubs, es decir, la carrera que todo grupo ha de seguir.

Llegado el momento, decidieron grabar una maqueta y presentarla a varios sellos, con la ayuda de su manager Alan Eade. Inmediate Records mostró interés en el asunto y les llenó la cabeza de ilusiones…para quebrar dos meses después y dejarlos tirados y con los ánimos reducidos a cero. El primero en abandonar sería el que había llegado el último. Ernie decide marcharse y tras él la banda se desintegra por completo, quedando Al Atkins solo, pero dispuesto a luchar por su grupo. Las experiencias de ese tipo son duras, pero siempre puedes sacar algo positivo de ellas, y Al no fue menos. Ahora tenía completamente claro que haría una banda capaz de eclipsar el sonido de la banda de Iommi y Osbourne.

Como dice la “leyenda”: Si BLACK SABBATH habían creado el metal, JUDAS PRIEST forjarían el acero!.

[CREATING STEEL]

 

Pasaron seis meses antes de que, por pura casualidad, Al Atkins se uniese a un trío de ex-compañeros de la escuela que habían formado un grupo que respondía al nombre de FREIGHT. Sus nombres eran John Ellis, que tocaba la batería, Ian “Skull” Hill que era el bajista y Kenny Downing, el guitarrista que él mismo había rechazado no mucho tiempo atrás. Ese trío de adolescentes llevaba medio año ensayando su rock progresivo en unos locales llamados Holy Joe’s, que eran parte de una antigua iglesia de la English School reconvertida en locales por los que pagaban cuarenta céntimos de libra por día.

Trabajando de sol a sol consiguieron sacar adelante varias canciones, dos de las cuales (“Holly is the man” y “Mind conception“) sirvieron como primera demo, grabada en julio de 1971 en los estudios Zella Rcs.

Con la maqueta llegó el momento clave en la vida de los grupos: elegir entre conservar sus empleos o dedicarse a la banda. Todos eligieron el rock and roll, a excepción del batería John Ellis que fue sustituido por Allan Moore y poco después por Cris “Congo” Campbell, un batería negro que cubrió la vacante en diciembre y ya en Enero estaba haciendo shows fuera del área de Birmingham, llegando incluso hasta Escocia. A nivel de entusiasmo las cosas no podían ir mejor. Habían tocado en sitios tan emblemáticos como el Hammersmith, el Greyhound o The Cavern, las más de las veces abriendo para otras bandas y en otras ocasiones como cabezas de cartel, pero sobre el tema financiero no podía decirse lo mismo. A duras penas cubrían gastos y el ansiado momento de dar el pelotazo no terminaba de llegar, por lo que Al Atkins, que era padre de una criatura, tuvo que abandonar al grupo.

[HALFORD AND TIPTON LANDS]

 

De nuevo las cosas se ponían feas. Estar sin cantante y sin batería (Campbell se había ido junto a Atkins) ponía al grupo en una situación terminal. Sin embargo,inesperadamente, la novia de Ian Hill aportaría la solución definitiva. Sue Halford, que era el nombre de la chica , tenía un hermano que según su parecer cantaba como los ángeles, y además, su banda, HIROSHIMA, se encontraba en una situación parecida a la de JUDAS PRIEST.

Ninguna de las partes perdía nada por intentarlo, así que tras un par de encuentros y ensayos Rob Halford se unió a la aventura trayendo además con él al batería John Hinch, quien vio claro que no había futuro para HIROSHIMA con Halford fuera del grupo. En principio, la idea era cubrir unos conciertos que el grupo tenía apalabrados para abrir la gira de BUDGIE, pero, bastaron unos pocos ensayos para que cayesen en la cuenta de que la cosa podía dar mucho más de sí.

Dentro de aquella mini gira, hubo una fecha muy significativa en la historia del grupo, que fue la del 11 de febrero en el Marquee londinense. Allí se desplazó el jefe de un pequeño sello llamado GULL RCS. David Howell, que así se llamaba el tipo en cuestión, se había puesto en contacto anteriormente con Dave Corke, manager del grupo, interesándose por la maqueta que habían grabado. Tal fue el impacto que le causaron que no trascurrieron dos meses antes de que firmasen un contrato discográfico. La condición era que meter a otro guitarrista más en el grupo y creasen algo así como una versión hardrock de WISHBONE ASH, algo que entusiasmo a Downing, un gran fan de aquella banda.

En aquella época había un trío que había conseguido un compromiso con el sello Vértigo, llegando a abrir unos conciertos de los DEEP PURPLE de Glenn Huhes alrededor del 74. Su sonido era un auténtico calco del de BLACK SABBATH y la formación tenía a Steve Palmer (el hermano de Carl Palmer) como batería, Mars Cowley (que tocaba en la banda de Pat Travers al bajo, mientras que a la voz y guitarra estaba Glenn Tipton. El nombre del grupo era THE FLIYNG HAT BAND y con él pretendían editar el disco que habían grabado bajo la batuta de Rodger Bain (responsable de los tres primeros trabajos de BLACK SABBATH) pero al llegar con el material a los despachos de Vertigo, se encontraron con el rechazo frontal de los directivos que alegaban la similitud de la banda con sus SABBATH. Esta puñalada terminó por disgregar al trío aunque Tipton mantuvo su amistad con Bain. Fue el productor precisamente, quien le propuso para unirse a JUDAS PRIEST haciendo posible un encuentro entre él y K.K.Downing que tuvo lugar en una tienda de música llamada “What’s music?” en Birmingham. Tipton aceptó creyendo que podría hacer algo de forma temporal mientras que aparecía otra cosa mejor pero le ocurrió lo mismo que a Rob Halford. En muy poco tiempo se dieron cuenta de que lo que traían entre manos podía funcionar a la perfección.

[ROCKAROLLA MAN!]

 

Con un guitarrista nuevo y un contrato discográfico en el bolsillo, entran a grabar su debut discográfico en unas condiciones económicas tan lamentables que, literalmente, duermen en la furgoneta durante el dia para poder grabar por la noche, cuando era más barato. Otro handicap que debieron superar fue el respeto que es imponía Rodger Bain, el productor, que sin quererlo les tenia atemorizados a causa de su status dentro del mundo de la música.

No olvidemos que ellos eran unos pipiolos que estaban siendo dirigidos por el hombre que había creado los primeros discos de BLACK SABBATH y eso les superaba. Bien, la grabación tuvo lugar entre la última semana de Junio y las dos primeras de Julio de 1974 en los Olympic Studios de Londres, siendo mezclado y masterizado en los Trident and Island Studios de Londres también. A decir de los miembros del grupo hubo algún tipo de error en la mezcla, ya que mientras estaban en el estudio el sonido era espeso y tenía presión pero al mezclarlo y llevarlo al vinilo, desapareció todo parecido con el sonido del grupo y les dejó totalmente decepcionados.

No fue en absoluto un buen principio pero les sirvió como punto de partida por un lado y como carta de presentación para el circuito de grandes conciertos por otro, ya que, gracias al hecho de tener el álbum circulando, actuaron en el festival Reading’75, el punto culminante hasta entonces, de su ya larga trayectoria en directo. Fue una posición paupérrima ( el segundo grupo el primer día a las cinco d ela tarde) pero pudieron ver la reacción del público ante los temas que tocaron de lo que iba a ser su futuro disco, y allí fue donde vieron claro que estaban en el camino correcto.

[SAD WINGS OF DESTINY]

 

Solo necesitaron hacer un pequeño cambio en la formación sustituyendo al batería John Hinch, con el que no estaban en absoluto contentos, por Alan Moore, un viejo colega de los tiempos de garaje, cuando aun no estaban en el grupo ni Halford ni Tipton. Una vez inyectada la sangre nueva se trasladan a los estudios Rockfield de Gales en noviembre, a grabar lo que mezclarían un mes más tarde en Londres en los Morgan Studios, bajo la tutela del gran Chris Tsangarides, habitual de TYGERS OF PANG TANG y THIN LIZZY que en nuestro país trabajó con los enormes BARON ROJO.

De cara a la galería puede parecer que vivían como verdaderas rockstars, pero la realidad era bien distinta. Tanto es así que tuvieron que buscarse chapuzas suplementarias porque, literalmente, no ganaban lo suficiente para comer. Puede parecer increíble, pero el propio Glenn Tipton lo comenta en “Heavy Duty”, la bio oficial de la banda:…

“nos vimos forzados a hacer trabajos de la peor especie o a solicitar el subsidio de la seguridad social si queríamos seguir componiendo y ensayando. Estuvimos a punto de dejarlo todo en ese momento…”

de manera que ahí teníamos a todos unos metalheads como Tipton, Ian Hill y Downing ejerciendo de jardinero ,conductor y peón respectivamente…así es el mundo del rock amigos!. Afortunadamente, sobre todo para ellos, Gull Rcs., a pesar de no poder proporcionarles ningún tipo de asistencia económica, cumplían su compromiso e hicieron lo imposible por editar finalmente el disco que les llevaría a donde merecían, “Sad Wings of Destiny”. A grandes rasgos podríamos hablar de este como del primer lp de genuino heavy metal en la historia, el primero que traspaso las fronteras del hard rock para sellar el nacimiento de un estilo nuevo.

Hay unos cambios de personal (de nuevo con el batería) y hacen sus galas de presentación pero, el aspecto económico no terminaba de mejorar, de modo que en la recta final de 1976 encontramos a una banda con cierto reconocimiento y fama pero que continua con sus trabajos para poder salir adelante. Esto, unido al entorno en el que se desenvolvían, en una ciudad postindustrial en plena crisis les hizo plantearse el jugarse todo a una carta. Deseaban de todo corazón abandonar aquella deprimente urbe y solo tenían una forma de hacerlo, y esa era la música. El primer paso fue cambiar de manager y en una jugada desesperada se hicieron con los servicios de Dave Hemmings que no llegó a final de año sin sugerirles que hiciesen todo lo posible por abandonar Gull Rcs. y buscasen una compañía capaz de asumir las necesidades de JUDAS PRIEST como banda, de manera que recién empezado 1977 rescinden su contrato con Gull, hasta que como dice Rob Halford “una bendición del cielo” llega en forma de contrato.

La compañía estadounidense CBS muestra un gran interés por la banda y decide incluirles en su cartera de artistas. Glenn Tipton comenta: “era estar pellizcándote los brazos todo el dia…¿de verdad la hemos conseguido? no podíamos creérnoslo!”.

[SIN AFTER SIN]

 

Un futuro mucho más prometedor se les abría ante los ojos. Las sesenta mil libras esterlinas que la multinacional les puso por delante para el nuevo disco, eran una buena prueba y ellos, llenos de ímpetu por un lado y del recelo que da el haber pasado hambre por otro, propusieron a la compañía hacerse cargo de la producción del nuevo disco. CBS rechazo la oferta. Ahora estaban a otro nivel, ya no eran un grupo underground y había que trabajar en las mejores condiciones para poder ofrecer los mejores resultados, de manera que el productor para su nuevo disco sería todo un lujo.

Pasaron de grabar por las noches dormir en la calle a tener a Roger Glover, ex-bajista de DEEP PURPLE delante del equipo donde estaban grabando. Ya habían trabajado con otro gran productor en “Rockarolla” pero esto sobrepasaba toda expectativa…Solo hubo que hacer unos pequeños ajustes ya que desde un principio ,Glover quiso dejar claro que había que conseguir un batería competente de verdad que hiciese justicia al sonido PRIEST, y Alan Moore no daba la talla.

Así las cosas y teniendo en cuenta en realidad había sido un recurso para poder grabar “Sad Wings…” fue invitado a abandonar. Ahora las cosas habían cambiado y fue Glover quien trajo a alguien capaz de aportar el nivel necesario. Un jovencísimo músico de sesión llamado Simon Phillips se trasladó con ellos a los Pinewood Studios de Londres a matizar ideas y escribir nuevo material para ensayarlo. Solo fueron necesarias dos emanas escasas antes de entrar a los Ramport Studios, propiedad de THE WHO a registrar las nuevas canciones. Para ello, junto a Glover estaban Judy Szeleky, Neil Homby y Dave Bellotti, que habían trabajado con bandas como WHO, MOUNTAIN o THIN LIZZY y entre todos crearon ocho temas propios y una versión de la folkie Joan Baez, “Diamonds and rust”, que era una exigencia de contrato. Debían grabar una versión en cada uno de los dos primeros discos, y un tema escrito por alguien ajeno a la banda en cada uno de los dos siguientes.

Ellos ya habían grabado este en unas demos para Gull Rcs. de manera que la elección estaba clara. El resto del álbum es un paso adelante en el sonido del grupo y fue aceptado por un público inmerso en la moda punk, lo que pone de manifiesto que el grupo tenía una gran carga de agresividad y un fuerte compromiso social en sus letras. Para la gira de promoción hubo de nuevo problemas con el batería, para no variar, ya que Phillips tenía compromisos adquiridos con anterioridad, por lo que no pudo hacer el tour, así que tras hacer algunas audiciones se hicieron con los servicios de James Leslie Binks, que había participado en el extraño disco en solitario que R.Glover grabó junto a Coverdale , Hughes y R.J. Dio en 1974.

El tour abarcó de Abril a Octubre (con algunas paradas intermedias) y tuvo una “parte inglesa” en la que fueron teloneros de STATUS QUO, y otro (¡por fin!) americana, en la que abrieron para gente como FOREIGNER, REO SPEEDWAGON o ALICE COOPER, una gira en la que por cierto, sufrieron el célebre apagón de N.Y.C. y que tuvo su punto culminante en el festival “Day of the green“, compartiendo tablas con los dinosaurios LED ZEPPELIN, que eran sus paisanos, para nada menos que 65.000 personas. Ya de vuelta a l viejo continente hicieron dos fechas en Suiza como teloneros de AC/DC a fin de abrir brecha por otros lugares para seguir avanzando.

[STAINED CLASS]

 

La nueva meta para el grupo era conseguir, por un lado romper con el concepto de grupo setentero y por otro conseguir un sonido para el vinilo tan crudo y duro como el que tenían en directo. El primer reto era cosa de ellos única y exclusivamente, pero para el segundo estaban condicionados a terceros, y todas las expectativas se vinieron abajo en el momento que CBS les asignó como productor a Dennis Mckaye, un autentico experto en Jazz-fussion que había trabajado con monstruos del género como Al di Meola o Stanley Clarke. Desde luego, no parecía el más adecuado para lograr el propósito de nuestros muchachos. En fin, quien paga manda y con este hombre se fueron a los Chipping Norton Studios en Cotswold, Londres a escribir y grabar un álbum que, en sus propias palabras, “nos pillo queriendo abandonar el lastre de los setenta, los temas épicos y las canciones de nueve minutos, pero realmente sin tener una dirección clara adonde tirar”. Finalmente se decidieron por combinar su personal sonido con un poco de la agresividad y la espontaneidad del punk, que en aquellos momentos era el sonido que reinaba en Inglaterra. Para las letras tomaron como referencia la ciencia ficción de manera metafórica y así crearon nueve temas propios y una versión, como cumplimiento del contrato que les obligaba a ello. La elegida fue “Beter by you, Better by me” de SPOOKY TOOTH, la única que no produjo MacKaye, sino James Guthrie, que años después trabajo con QUEENSRYCHE. Entre los temas propios había canciones del calibre de “Exciter”, “Stained Class” o “Beyond the realms of death”. Estas tres, junto a “White heat red hot “, “Savage” y la versión que decíamos, formaron parte del repertorio para la gira de presentación.

Cumplieron con sus fechas en Reino Unido y Europa y fueron a Estados Unidos como apoyo a BACHMAN TURNER OVERDRIVE y FOGHAT, con quienes tuvieron un muy mal rollo durante toda la gira. También hicieron varios conciertos en Japón donde quedaron prendados de la eficacia y la pasión del público. La década de los ochenta estaba muy cerca ya, y no solo era necesario superar los clichés musicales, si no que también había que avanzar en el campo estético dejando atrás la indumentaria hippie, los pantalones acampanados, las camisolas de flores y los sombreros de cinta. Las viejas bandas dinosaurio iban cayendo una a una, el punk reinaba en Inglaterra y el público hard rock no tenía una imagen con la que identificarse. Su música era agresiva y no solo había que ser agresivo si no que había que parecerlo. Había que proyectar esa imagen el los directos y en las carátulas de los discos. Rob Halford decidió que ya había sido suficiente, y su condición de homosexual le ayudó a tomar la iniciativa, como él mismo cuenta en una entrevista a la revista The Advocate en 1998:

” Me dije a mi mismo, bien, yo soy gay y estoy metido en el rollo del cuero y su matiz sexual, así que voy a llevar todo esto a escena”.

Dicho y hecho, se presentó con su idea en una tienda londinense llamada “Mr.S” y entre Rob y los dueños de la tienda diseñaron el atuendo que cientos de bandas siguen copiando treinta años después.

[KILLING MACHINE]

 

Además del hecho de que la vestimenta fuese un punto de inflexión en la banda, el álbum que editaron era uno de sus mejores trabajos hasta la fecha e incluso en toda su carrera. “Killing Machine” presentaba una portada reflejo del nuevo look, obra del habitual Roslav Szaybo y del álbum se extrajeron tres singles, “Before the dawn”, “Rock forever” y “Take on the world”, que llegó a ser una canción obligada en los partidos de fútbol en Inglaterra… ¡imagínate a cinco o seis mil hooligans ingleses cantando ese himno!, en fin, al menos a JUDAS PRIEST les sirvió para hacer un programa en el Top of the Pops, algo que no conseguían desde 1975.

El productor del álbum fue Guthrie, el que había grabado la versión en “Stained Class“. Consiguió un sonido más crudo que todos los discos de JUDAS PRIEST hasta entonces y los que habrían de .

Personalmente lo encuentro muy denso y empacado, más sucio de lo habitual y por ende más agresivo. También se aprecia una mayor presencia en la voz de tonos graves. Como curiosidad, la versión en esta ocasión la hicieron para la edición americana del disco, aunque luego se incluyese en todas. Era una exigencia del editor estadounidense que les pedía una versión para la radio (ya no tenían la vieja obligación) y escogieron un tema de FLEETWOOD MAC titulado “The green Manalishi“. También tuvieron que cambiar el título por sus connotaciones violentas ¿?, y allí salió a principios del 79 como “Hell bent for leather“. El tour volvió a abarcar tres continentes, hubo uno para Inglaterra y Reino Unido que llamaron “X Certificated tour” y se desarrolló en los meses que quedaban del 78, para luego ir a Japón y posteriormente girar por los Estados Unidos, donde hicieron 45 fechas junto a PAT TRAVERS y UFO. A mediados de año volvieron a Europa para abrir para AC/DC y después para STATUS QUO.

[PRIEST IN THE EAST]

Para las fechas en Japón del tour “Killing Machine“, CBS ya tenía un objetivo. La idea era editarlas en directo como un detalle hacia el publico asiático que saldría bajo el nombre de “Priest in the east“. Para la mezcla y edición se contrato a Tom “Colonel” Allon que se encerró con parte de la banda en unos estudios propiedad de Ringo Starr que hay en la que fuera una mansión de Lennon. Después de varias semanas, el resultado fue tan satisfactorio que decidieron que el disco debía editarse en todo el mundo, el regalo a los fans japoneses serían algunos temas extra, pero aquel disco era algo que debía estar al alcance de cualquier fan en cualquier parte. Fue el inicio de una larga colaboración de grupo y productor y con él grabarían sus grandes obras. El disco está considerado como uno de los mejores directos de la historia, aunque en muchas ocasiones se le tachó de estar lleno de arreglos y overdubs. Hay gente que asegura haber visto a Rob Halford re-grabando la voz en el estudio de Ringo e incluso llegó a afirmarse que las partes de las guitarras eran totalmente nuevas. Personalmente no puedo discutirlo, por supuesto que no, pero sí invito a cualquiera a escuchar un pirata de la época para comprobar la capacidad que este grupo tenía en directo. Eran verdaderos profesionales, así que posiblemente el disco esté arreglado, y especialmente las voces, pero no se les pueden restar meritos. Parte de la culpa de los rumores la tiene la foto de la portada, un montaje de varias instantáneas en el que Halford está tapando el puesto del batería Les Banks que había abandonado el grupo. Las razones eran más musicales que otra cosa, ya que Banks quería experimentar con temas más técnicos (no olvidemos que él era un batería de estudio) y la idea de la banda para el siguiente trabajo estaba más dirigida a volver a las raíces, por lo que necesitaban a alguien con pegada simple e inmediata y lo encontraron en el ex-TRAPEZE (la vieja banda de Glenn Hughes) Dave Holland.

El estreno para él en directo fue bastante espectacular y extraño. Se trataba de abrir para los KISS de la era “Dinasty“, con Cher de por medio (era la novia de Simmons) haciéndole consultas de moda a Rob Halford (¡!), y una banda (KISS) que empezaba a decaer frente a otra (JUDAS PRIEST) que estaba en un momento extremadamente dulce. La pomposidad fantasiosa de unos contra la agresividad austera de otros. Desde luego no podía haber algo más completo y variado. Tras las fechas en las que abrieron para KISS, lideraron su propio tour por los USA, e incluyeron la Harley en sus shows por primera vez (ya habían sacado motos a escena en Europa, pero no Harleys). El resto de 1979, nuestro último año, lo gastaron en Europa, abriendo para AC/DC. Una de las fechas está inmortalizada en el video de los australianos “Let there be rock“, donde podemos ver un cartel del concierto…

A partir de aquí, cambia la década y la carrera del grupo, lejos de apagarse, aun seguiría subiendo durante años hasta llegar a su cúspide a mitad de los ochenta. Con altibajos, JUDAS PRIEST han llegado hasta hoy mismo, siguen ahí y han sido una fuente de inspiración para varias generaciones. Su talento y no otra cosa, lo ha hecho posible.

Miguel.Asturias

Si este post te ha gustado, tal vez te interesen estos también:

DOSSIER JUDAS PRIEST.

La idea era recopilar material de prensa de los setenta donde se hablase de JUDAS PRIEST. Es lo suyo.. pero el caso es que hay muy poquita cosa, al menos yo no tengo demasiado, de manera que ha habido que tirar de especiales y artículos retrospectivos principalmente… es lo que hay. Si en tu colección de revistas tienes algo de los setenta relacionado con el grupo y quieres compartirlo, puedes hacerlo escribiendo a miangarri@gmail.com. Será muy bienvenido.

En fin, para recibir este dosier debes escribir un comentario hablando sobre el tema del artículo, es decir los JUDAS PRIEST anteriores a ‘British Steel’… no hay mucho más que explicar.

CONTENIDO:

– Entrevista a Al Atkins hecha por un servidor y publicada en THIS IS ROCK nº 32 durante Febrero de 1987. Dos páginas en español.

– Reportaje sobre el álbum ‘Stained Class’ publicado en CLASSIC ROCK durante 2011. Cuatro páginas en inglés.

– Biografía del grupo publicada en HEAVY METAL PHOTOBOOK, un libro especial editado en 1983. Nueve páginas en inglés.

– Presentación del grupo en POPULA1 nº 52, publicado en 1977. Una página en español.

– Entrevista retrospectiva publicada en POPULAR1 nº 100, durante 1981. Seis páginas en inglés.

– Retro-reseña de ‘Sad Wings of Destiny’ publicada por POPULAR1 en su nº 180 durante Junio de 1988. Una página en español.

– Biografía del grupo publicada en POPULAR1 Especial ESP A49 durante 1983. Catorce páginas en español.

– Retro-reseña de ‘Sad Wings of Destiny’ publicada por HUSH MAGAZINE en su nº 31. Una página en español.

– Biografía del grupo publicada en ENFER MAGAZINE nº2 durante Mayo de 1983. tres páginas en francés.

RETRO-ROCK

Mi relación con WHITESNAKE no empezó nada bien. Nunca olvidaré la enorme decepción que significó para mí escuchar la cinta del álbum “Trouble” después de haber ahorrado lo indecible hasta conseguir comprarla en una tienda de Gijón que la tenía de oferta.

La verdad es que la referencia que yo tenía de ese grupo no pasaba de haber escuchado en la radio  algunas canciones de “Saints & Sinners” y bueno, supongo que creí que todo el monte era orégano. El caso es que, como decía, mi decepción fue mayúscula, y eso me costó una larga temporada de reticencia hacia el grupo, hasta que, en fin, conoces a más gente que te deja otros trabajos y poco a poco vas descubriendo cosas aquí y allí hasta llegar a la conclusión de que  aquel grupo que te gustaba un poco, era en realidad una de las diez bandas definitivas del planeta.

Por terminar con lo personal, debo decir que todo eso se desmoronó con “1987”, que es en mi opinión el disco que terminó ocn el clásico para entrar en otros caminos, pero no es este el tema que me gustaría tocar. Mi intención ahora es hacer un pequeño repaso alo que fue la serpiente blanca en sus primeros años de vida, e inevitablemente, unos años antes de eso.

¿Por qué unos años antes? Porque la palabra WHITESNAKE va inevitablemente ligada a un nombre y un apellido: David Coverdale.

Este conocido caballero inglés nació el 22 de septiembre del 51, en Saltburn O’Shea, Yorkshire, Inglaterra. Su familia estaba dentro del ambiente digamos artístico, de manera que David creció rodeado de música por todas

partes, lo que lógicamentedevino en una temprana afición por lamisma. En principio se decantó por la guitarra, con la que progresó notablemente hasta que descubrió lo privilegiado de su voz.

Fue durante los últimos años de la década de los sesenta, momento a partir del cual Coverdale se vió atrapado irremediablemente en las redes del blues, el soul y el rock’n’roll. Por una parte, la influencia de las bandas del momento fue decisiva en su vida. Grupos como THE YARDBIRDS o THE KINKS, que habían sentado su sonido sobre el rhythm & blues americano para después hacerlo suyo, llamaron a su puerta como lo habían hecho en miles de ellas a lo largo y ancho del planeta. Era lo que se conoció como “The first british invasion” cuando  las guitarras de Eric Clapton, Jeff Beck o Jimmy Page colonizaron el mercado americano desde su Inglaterra natal.

Sin embargo no fue esa la única fuente de la que bebió nuestro protagonista. También el jazz y el blues, y en general la música negra, se adueño de su alma a través de las artes de músicos como Wilson Picket, Otis Reading o Joe Cocker , cuyos pasos siguió en los días de escuela.

Fueron tiempos dedicados a pequeños grupos como , VINTAGE 67, DENVER MULE y tantos otros, entre los que destacó uno llamado MAGDALENE, más que nada porque en él cantaba el conocido Chris Rea, músico de jazz de más que dilatada carrera, a quien Coverdale  sustituyó.

Ya en 1968, THE SKYLINERS cuentan con él para cubrir una serie de actuaciones que tenían contratadas en distintos locales de jazz de la zona, convirtiéndose esta en su primera banda semi profesional.

Un año después, Coverdale era parte estable del grupo, el cual había cambiado su nombre por el de THE GOVERMENT.

Coverdale con THE GOVERMENT

Con un ep en su haber, consiguen abrir un show para DEEP PURPLE en Bradford. Tal situación debió asustar a algún miembro del grupo, el cual, viéndose superado en sus aspiraciones, se separó sin dar el último paso que necesitaba para convertirse en profesionales del negocio.

No ocurrió lo mismo en el caso de Coverdale, quien habiendo probado el calor del gran público, puso todo su empeño en continuar por ese camino. Para ello formó una banda a la  que bautizó como RIVERS INVITATION en un principio, para después llamarla THE FABULOSA BROTHERS. En esa época es cuando David Coverdale acentúa su talento no sólo como cantante, si no escribiendo sus propias canciones, alguna de las cuales como “Holy man”, “Sail away” o “Soldier of fortune ” se harían grandes con el paso del tiempo.

Casi mediados los setenta, concretamente en 1973, el dueño del famoso Red Car Jazz,  envió una cinta de THE FABULOSA BROTHERS, a Jon Lord, cliente y amigo del club. El Red Car Jazz, no era cualquier cosa. Bandas de la talla de CREAM, YES o PINK FLOYD tenían o habían tenido allí, parada obligatoria en los tours por el Reino Unido, y THE FABULOSA BROTHERS habían conseguido una plaza como grupo residente.

La banda de Jon Lord, DEEP PURPLE, se encontraba en una situación incómoda, debido a la ausencia de su cantante Ian Gillan , quien según a quien se le pregunte había abandonado al grupo  o había sido cesado. En cualquier caso se imponía un relevo urgente y de paso cierta renovación en el sonido de una banda que comenzaba a necesitar ponerse al día.

Quizá fue esa la razón para que una voz como la de Coverdale, diametralmente opuesta a la de Ian Gillan,  fuese la seña de identidad del grupo de entonces en adelante.

Primera portada para Mr. Coverdale

La leyenda cuenta que Coverdale recibió la noticia en la tienda de ropa en la que trabajaba, si bien otras versiones apuntan a que el cantante tuvo que viajar a Suecia a reunirse con el grupo… En cualquier caso, poco importa ese detalle. Lo verdaderamente trascendente es que aquel desconocido vocalista había dado un paso de gigante que cambiaría su futuro de manera radical.

En fin, no es este el lugar para hablar de DEEP PURPLE, ya habrá sitio para eso, pero no por ello dejaremos de referirnos, si quiera por encima, a una etapa importantísima para el rock duro y definitivamente crucial para nuestro protagonista.

Como cantante de DEEP PURPLE grabó tres álbumes en estudio y uno en directo, eso es al menos lo que está catalogado de manera oficial. Con el paso del tiempo, esa lista se ha visto incrementada con varias referencias extraoficiales, directos re-descubiertos, cajas, recopilaciones y demás material, por no hablar ya de una interminable lista de bootlegs.

Lo que a nosotros nos interesa son, sobre todo, los tres discos en estudio: “Burn”, “Stormbringer” y Come taste the band”, publicados entre 1974 y 1975. Esos tres trabajos tienen tres identidades diferentes entre sí y bien marcadas en cada caso. El primero de ellos es el resultado del dominio absoluto  de un Ritchie Blackmore sin nadie ante quien justificarse. Sin un Ian Gillan para enmendarle la plana, Blackmore está libre para todo y crea uno de sus trabajos más inspirados. La influencia de Coverdale es más acusada en el segundo trabajo con él a bordo. “Stormbringer” ve al guitarrista de negro perder posiciones ante el cantante, que forma piña junto al también nuevo bajista Glenn Hughes llegando incluso a firmar canciones sin el guitarrista de por medio. Todo esto se acentúa en al último disco con DEEP PURPLE, “Come taste the band” como es natural. Tommy Bolin entra en la banda aportando un feeling diferente al de Blackmore, pero del que David sabe sacar provecho, como prueban el hecho de que la mitad de ese disco está compuesto por ellos dos en solitario.

Portaga argentina de “Burn”

Podemos concluir entonces que durante los años que pasó en DEEP PURPLE, David Coverdale aprovechó el tiempo sobremanera. Adquirió fama y contactos. Se soltó en los grandes escenarios (resulta un poco embarazoso verle sobre el de California Jam, al principio de su etapa púrpura…} y maduró como cantante y compositor. Las malas noticias fueron que, en realidad asistió a una etapa del grupo que, en realidad terminó siendo una lenta agonía, que acabó en la desaparición de la banda con Glenn Hughes hundido en las drogas, Tommy Bolin muerto, Lord y Paice huidos y Mr. Coverdale en una situación no demasiado envidiable de cara al futuro.

Para colmo, a nivel musical el rock duro parecía haber dicho todo lo que tenía que decir. Como el propio Coverdale contaba:

 ” era el momento para la era punk, y alguien me dijo que nadie tenia ya interés en el hard-rock, de modo que decidí probar antes de plantearme seguir en el mundillo de la música, y preparé un mini tour con unos músicos de acompañamiento para tocar en seis pequeñas salas. Lo que me encontré fue con unos conciertos abarrotados de gente, de modo que pensé: “alguien está equivocado, y yo tengo razón!”.

La mejor forma de demostrar lo acertado de su postura  era grabando un disco.

Se daba además la circunstancia de que Coverdale aún estaba atado por contrato a Deep Purple Overseas, la compañía subsidiaria de EMI que había editado los discos de DEEP PURPLE, razón de más para emprender la aventura. A pesar de que Coverdale era ya una estrella en el negocio, el proceso de creación del álbum no fue diferente del que han seguido docenas de artistas a lo largo del tiempo, haciendo la salvedad de que el cantante jugaba con ventaja en cuanto a contactos y medios.
Así las cosas, tras audiciones de músicos, composición de material y ensayos, en Agosto del 76, a caballo entre los Kingsway Studios de Inglaterra propiedad de Ian Gillan, y los Musician Studios en Munich donde Coverdale grabó las voces, como ya había hecho en los dos últimos álbumes de DEEP PURPLE, “David Coverdale’s Whitesnake”, quedó registrado para la historia.

Nueve temas con regusto soul e influencias gospel que no serían editadas hasta el siguiente año. Los músicos de sesión que le acompañaron en esta aventura fueron nada menos que: Simon Philips a la bateria, Delisle Harper al bajo, Tim Hinckley al   teclado y Ron Aspley, quien se ocupó de los vientos.

El guitarrista que participó fue Mickey Moody, que procedía de JUICY LUCY y se convirtió en el primer miembro estable de WHITESNAKE. El y David se habían trasladado en la primavera de aquel año a Múnich para componer parte del material del disco en el Arabela Hotel, lo que dice bastante del peso de Moody en el seno de la banda.Por último, el productor que iba a hacerse carg del álbum era también un viejo conocido. Roger Glover, antiguo bajista de DEEP PURPLE, se ocupó del trabajo, aportando así mismo su talento en los arreglos y su buen hacer al bajo, teclados y demás instrumentos.

Como anécdota destacar que los coros en el disco fueron grabados, entre otros, por el recordado Ronnie James Dio y su esposa Wendy… Una gran familia, sin la menor duda.

A lo largo de 1977 Coverdale estuvo en el punto de mira de varias bandas. La más importante fue BLACK SABBATH que le requerían como sustituto de Ozzy, quien por primera vez abandonaba a la banda. Solo el hecho de que el regreso del ‘Madman’ tuviese lugar poco después, evitó que su contrato tuviese lugar, ya que ambas partes estaban interesadas.  También fue tentado por P.A.L., el proyecto de Ian Paice, John Ashton y Jon Lord pero David estaba convencido de la superioridad comercial de su propia aventura, por lo que declinó la oferta, y a renglón seguido, puso manos a la obra en su segundo disco.

Sería injusto pasar por alto que lo de David Coverdale era un auténtico acto de fe, ya que a la hora de hacer balance, su debut no había tenido ninguna repercusión, tal era la fuerza del punk y la new wave en aquellos días. El público del hard rock parecía haberse disuelto en la nada, y los pocos shows ofrecidos en Inglaterra, Alemania o Francia para presentar el disco tuvieron una afluencia ridícula, lo que contrastaba con su experiencia de prueba de apenas dos años antes.

Aun con la duda de no haber acertado en su pronóstico, David no dudó en editar “Northwinds” un álbum que si bien sigue la línea trazada por el anterior, da también un paso adelante hacia el sonido que poco después sería la seña de WHITESNAKE, es decir, la perfecta mezcla de rithm’n blues y hard rock.

Este trabajo se empezó en Londres, en los Air Studios  entre últimos de marzo y primeros de Abril del 77, y poco después, a mediados de Abril, Coverdale terminó su trabajo en los Musicland Studios de Munich, como de costumbre. Por seguir con el disco, diremos que se nota en él  una mayor madurez y más calidad, fruto sobre todo de esa  fe de la que hemos hablado volcada por Coverdale y Moody en el proyecto.
Quienes no parecían tenerlo tan claro eran los directivos de la compañía, los cuales decidieron no arriesgar y dotaron al disco de un presupuesto prácticamente igual al que tuvo el primer álbum. De hecho el aún inexperto Roger Glover volvió a encargarse de la producción por lo escaso de su caché.

El resto del personal varía notablemente, pasando a ser el bajista Alan Spenner, y el batería Tony Newman. El cambio en el sonido hacia una mayor rudeza implica una también mayor presencia de guitarras, por lo que Moody decide que todo se solucionaría con un segundo guitarrista, algo a lo que David Coverdale está más que dispuesto, ya que de hecho, la idea de formar una banda estable, con peso en un escenario, y mandar al carajo esa especie de proyecto en solitario que no le llevaba a ningún lado, forma ya parte de su intención al 100%.

En principio se estimó que Mell Galley podría ser el músico adecuado, pero justo entonces se encontraba reformando a sus TRAPEZE y se le desestimó.
El otro candidato era un tal Bernnie Marsden, que había acompañado a U.F.O. algún tiempo atrás, justo antes de que entrase Michael Schenker. Marsden, a pesar de estar colaborando con Cozy Powell en aquellos momentos, no dudó en hacer una audición, tras la que obtuvo el puesto de manera inmediata, trayendo además con él a Neil Murray, el bajista que le acompañaba en el proyecto COZY POWELL’S HAMMER ,la banda en la que estaba tocando entonces. El propio Bernie se lo contaba a Xavier Rulló en una magnífica entrevista:

Bernie Marsden en UFO, primero por la derecha.

“ Los primeros ensayos fueron muy divertidos. David, Micky y yo teníamos que probar a baterías muy buenos, otros muy malos y otros un tanto especiales.    Al cabo de unos días, contacté con Neil para que nos ayudara y decidimos que él era el bajista adecuado.   Después de probar algunos baterías, Neil recomendó a David Dole, pero el trabajo duro de verdad llegó a la hora de encontrar un teclista. Recuerdo que la energía del grupo durante los primeros ensayos era enorme.”

Nos estamos acercando al MARK I de WHITESNAKE, solo tenemos que esperar al mes de Diciembre del 77, cuando el puesto de batería es ocupado por Dave Dowle, procedente de STREETALKERS. Es ahora cuando podemos hablar de WHITESNAKE y de un primer trabajo editado bajo ese nombre que llevaba por título “Snakebites“, un disco con una de las más horrorosas portadas que te puedas imaginar. Se grabó en formato EP en los Central Recording Studios de Denmark Street, en Londres entre el 7 y el 13 de Abril del 78 en y consta de cuatro temas entre los que brillan con luz propia “Come on” (imprescindible) y la versión de Michael Price que casi hicieron propia “Ain’t no love in the heart of the city” (aun mas imprescindible), aunque para mi opinión personal, “Bloody Mary” esta al mismo o superior nivel, no se por qué motivo no se incluía habitualmente en los repertorios.

“Snakebite” en su versión “portada decente”

En la grabación contaron con la ayuda de Martin Birch a los controles, algo que en la primera escucha se aprecia a la perfección. Sin embargo, el problema era que de cara a una presentación de WHITESNAKE como banda, el formato EP no era el más adecuado, de modo que “solucionaron” el problema incluyendo canciones sobrantes de las sesiones de la época en solitario de Coverdale. Esto dio como resultado un conjunto un tanto inconexo, al que parte de los fans rechazan considerar como el primer trabajo de WHITESNAKE.

Son aquellos que  prefieren definir como tal a “Trouble“, el álbum que la banda publicó en 1978. Para este trabajo comienzan los ensayos el 15 de Mayo del 78 alargándolos hasta el 22, para posteriormente grabar las bases del disco entre el 2 y el 5 de Junio en los Central Recordings de nuevo. Continúan trabajando en los arreglos del álbum, que en un principio se iba a llamar “Hit and Run“, y abandonan por unos días (entre el 17 y el 23) para grabar “Bloody Mary” en la televisión inglesa y participar en un festival en Alkmaar (Holanda) junto a STATUS QUO, IAN DURY y la banda de ERIC BURDON. El show fue radiado por una emisora local. De regreso a casa, Coverdale registra la voz entre el 23 y el 30 de Junio, dejando el disco prácticamente terminado, de hecho ya habían empezado a mezclar el single “Lie down” y hacen promoción en la televisión, pero hay un importante cambio aguardando a la banda.

La serpiente blanca en uno de sus mejores momentos

El 11 de Agosto se une a la formación todo un fichaje: Jon Lord. El teclista de WHITESNAKE hasta entonces había sido Pete Solley, un antiguo amigo de Micky Moody que había estado junto a él en la banda SNAFU, pero tanto él como la banda tenían claro que aquello solo era un arreglo provisional.

Tan solo un día después de ser contratado, Lord empieza con los overdubs sobre los teclados que estaban grabados por el cesado Solley y los deja listos en cuatro días, lo que alarga la edición de ‘Trouble’  hasta el mes de Octubre, momento a partir del cual, al referirnos a WHITESNAKE ya estábamos hablando de un peso pesado en la escena del hard rock.

La gira de “Trouble”  tuvo lugar entre el 26 de Octubre de 1978 y el 1 de Julio de 1979. Durante ella, tuvieron lugar varios eventos, unos más felices que otros. Entre los primeros estaría el matrimonio de Coverdale con Julia Cody en Agosto. Otros no tan felices fueron la cancelación de un show por amenaza de bomba, el hecho de coincidir el mismo día y en la misma ciudad con otro show de la IAN GILLAN BAND o tener que participar en un show en la tv alemana junto a ¡BONEY M!.

Decir que la presentación de “Trouble” hizo escala en España,  nada menos que con cinco fechas: Irún, Valencia, Bilbao, Madrid y Barcelona (este último cancelado). Esta visita a nuestro país sirvió como final a la primera parte del tour que tuvo una parada durante la práctica totalidad del mes de Mayo de 1979, tiempo durante el cual la banda aprovecha para dejar listo lo que sería su último trabajo de la década de los setenta, ““Lovehunter””.

Lovehunter” es un paso adelante en la madurez del grupo. Cada vez son más los terrenos explorados y el prisma de estilos se hace mayor en cada álbum, sin por ello perder un hilo conductor, que si bien faltaba en las primeras obras de David Coverdale en solitario, ya encontramos en los discos firmados por el grupo.

La portada que los progres prohibirían

Este disco se abre con ‘Long Way From Home’, un medio tiempo con una letra típicamente Coverdale, hecha para hacer destacar su dominio de la voz. Coverdale es un auténtico maestro, y la armonía que consigue doblándose a si mismo, y apoyado por unos grandes coros, es muy especial, una marca de la casa. También destaca la labor de Neil Murray, el bajista, quien dio un sonido particular a su trabajo dentro de la banda, por su forma de tocar tan pulsada. Este tema salió como single en el Reino Unido, aunque, incomprensiblemente, no llegó a ninguna parte. No le sucedió así a “Walking In The Shadow Of The Blues”, un tema metido de lleno en el hard rock que es infaltable en el repertorio en directo de WHITESNAKE , y cuya letra se aleja por una vez del sexo, siendo una declaración de principios del rock’n’roll way of life. Y seguimos con una versión. Si en ‘Snakebite’ habían versionado a Michael Price y en ‘Trouble’ a THE BEATLES en esta ocasión hacen una versión de un tema compuesto por Leon Russell, músico de estudio y compositor que ha trabajado con la flor y nata del rock, desde Dylan hasta los ROLLING. La canción fue hecha para un tal Bobby Bland y, desde luego, te lleva de vuelta los tiempos de “Northwinds”, el trabajo de Coverdale en solitario más espiritual y tranquilo apoyado sobre todo en el hammond de J. Lord.

Tras la calma, llega la tormenta de la mano de “Medicine Man”, donde hay que destacar las twin guitars de Moody y Mardsden, algo que llama la atención porque en los créditos el que aparece como compositor es Coverdale. Como queda dicho, él empezó tocando la guitarra, pero dudo que todos esos arreglos fueran cosa suya… Por ejemplo, la siguiente “You ‘N’ Me” ya está firmada por Mardsden, y se nota, porque hay mucha presencia guitarrera (especialmente de slide), configurando todo un rockandrolazo en la línea de lo que años después hicieron en ‘Saints And Sinners‘. También ‘“Lovehunter”’, el tema título, está en la línea de posteriores trabajos. A mí me recuerda poderosamente a ‘Slow And Easy’, que ya es del 83. Un tema hecho para tocar en directo y hacer que el público coree con el puño en alto. Y bueno, nos hemos saltado un par de canciones para llegar a lo que para mucha gente es el último tema del disco. Un booggie-rock que podría haber estado firmado por STATUS QUO o AC/DC llamado ‘R’N’R Women’, un clásico de los que nunca en la vida te cansas de escuchar. Y decía que para mucha gente ésa es la última canción del álbum, porque la que realmente pone punto final es una pieza de un minuto y medio, un precioso, melódico y tranquilo tema de despedida llamado ‘We Wish You Well’, y que cierra los shows de este grupo desde tiempo inmemorial.

Una vez grabado el disco y cuando todo parecía ir viento en popa, el grupo decide que es necesario un cambio en la batería. Duck Dowle es un buen músico, pero no satisface el cada vez más ambicioso proyecto de David Coverdale, quien, a las puertas de la nueva década, está determinado a añadir un gran nombre a su banda. Se pone en contacto con Cozy Powell pero este se encuentra con un pie en RAINBOW y otro en la M.S.G. y rechaza su oferta, de modo que Coverdale decide sacar su otro as escondido llamando a su viejo amigo Ian Paice.

El line up de “Lovehunter” en acción, ya con Ian Paice

En esta ocasión no se hicieron overdubs en la batería como ocurrió con Jon Lord y los teclados un año antes, si no que se respetó el trabajo de Dowle, quien en verano ya había cedió el taburete al mítico batería púrpura de cara al tour veraniego.

Junto a él preparan la gira que empieza con una de cal y otra de arena.  Tenían unos cuantos compromisos en Japón que son finalmente cancelados, pero en cambio sí que se produce una primera visita a Estados Unidos, donde permanecen entre el 17 y el 26 de septiembre, coincidiendo en L.A. con Glenn Hughes y Carmine Appice.

De esta manera y sin nada más en particular, llegamos al final de 1979 y por lo tanto al final de nuestro retro-viaje. De vuelta a su Inglaterra natal con un extenso tour por delante entran en los últimos días del año a preparar un disco histórico, primero de una década insuperable e insuperada… pero eso ya es otra historia.

Miguel. Asturias

D O S S I E R   D E   W H I T E S N A K E

Como complemento a este artículo he preparado una pequeña carpeta con material ‘vintage’ de WHITESNAKE, el acostumbrado Dossier. Se trata de una pequeña colección de artículos y entrevistas recopiladas de publicaciones varias, como de costumbre, en as que he tratado de mantener un hilo común, que no es otro que pertenezcan la la carrera 70’s de WHITESNAKE. No ha sido fácil, y el resultado es muy mejorable, pero es lo que hay.Para conseguirlo, ya sabes, escribe un post con tu opinión acerca del grupo, los discos que más te gustan, cómo les conociste… lo que se te ocurra, vaya.

CONTENIDO: 56 páginas, 31 Mb alojado en megaupload
-Biografia WHITESNAKE dentro del POPULAR1 ESPECIAL ESP A24 SAGA PURPLE Cinco páginas en español
-Reseña concierto Madrid 1979.POPULAR 1 nº 71, Mayo 1979 Dos Páginas Español.
-Nota informativa en POPULAR 1 nº 71, Mayo 1979 Una Páginas Español.
-Entrevista Bernie Marsden y Biografía. This is Rock 04, 2004. 11 páginas en español.
-Biografía POSTER Whitesnake. POSTER POPULAR1, nº12, 1983, Cuatro paginas en Español
-Biografia en KERRANG (inglesa) nº 3 aparecida en Septiembre de 1981, cinco páginas en inglés (of course).
-Bio P1 ESPECIAL ESP A 101 WHITESNAKE, 1988,9 páginas en español
-Reportaje publicado en DISCO EXPRESS nº3 en 1983. De lo mejorcito que se ha hecho en España.  19 páginas en español.

LYNYRD SKYNYRD, the free birds of southern rock

Este reportaje se complementa con un “dossier de prensa” cuyo contenido y forma de conseguir puedes ver abajo del todo, al final del post.

Hablar de LYNYRD SKYNYRD, seguramente es hacerlo de la banda más popular de su género. Despojados de todo prejuicio musical, fue una de las que mejor fusionó la esencia del blues rock acercándose al espíritu del hard rock de su época tanto en la música como en la actitud y estilo de vida, la cual estaba en el filo quizás demasiadas veces…Huyeron también de las improvisaciones Jazzisticas y temas interminables del estilo de sus admirados ALLMAN BROTHERS  , convirtiéndose en una banda mucho más simple y directa con su mezcla de Blues, country y rock y fue esa sencillez y honestidad la que en parte motivó su fama de paletos pueblerinos y restó meritos a su enorme talento, ya que mucha gente se echaba para atrás solo con ver su aspecto. Hubo que esperar al trágico accidente aéreo y a su separación para que gran parte del público reconociese su merito. Una situación estúpida que no deja de repetirse… De cualquier manera, creo que debemos ir a tiempos mejores, y conocer un poco de la historia de la banda. La vida del grupo empieza en un instituto de Jacksonville, en Florida, donde unos chavales, Ronnie VanZant (voz), Allen Collins (guitarra),y Gary Rossington (guitarra) habían formado una banda llamada MY BACKYARD, influida por el country clásico y el blues del sur, así como los grupos rock británicos .

Dos personas fundamentales en la historia del grupo: A la izquierda LAcy Van Zant, padre de Johnny y Ronnie VAn Zant y elmítico Leonard Skinner.

Al cabo de unos pocos meses el grupo añadió a Leon Wilkinson (fallecido en el 2002) como bajista y al teclista Billy Powell (fallecido en el 2009), cambiando su nombre por el que todos conocemos, en “honor” a un profesor de gimnasia que tenían en el instituto llamado Leonard Skiner (como el de Los Simpson) que les hacia la vida imposible por tener el pelo largo. Expulsados del colegio, sin dinero y sin trabajo, y  con Bob Burns a la batería empiezan a dar conciertos por el Sur, sobre todo por Georgia y la zona norte de Florida y durante los cinco primeros años empiezan a labrarse una buena reputación como banda de bar, que les lleva a abrir para la banda psicodélica STRAWBERRY ALARM CLOCK, cuyo manager era Alan Walden. Por mediación de este graban varias maquetas en los estudios Muscle Shoals, en Alabama. A pesar de empezar a gozar de una merecida fama, la banda no dejó de tocar por los garitos mas infectos del sur , hasta que sucedió lo que tenía que suceder, y nace “Pronounced Leh-Nerd Skin-Nerd”. Este disco fue posible después de que el productor Al Kooper les viese en un club de Atlanta (adonde se habían mudado) llamado Funocchio’s en  1972 y aceptase trabajar con el grupo. “Pronounced Leh-Nerd Skin-Nerd”, fue grabado después de que el guitarra de STRAWBERRY ALARM CLOCK, Ed King se uniese a la banda. Con esta formación la banda se haría famosa por su trío de guitarra, que cambiaría el rumbo de la historia con “Free Bird”, una canción dedicada a Duanne Allman, cuya muerte era reciente por aquel entonces. Este tema (“Free Bird”) ha batido records al seguir radiándose como éxito y no como recuerdo, veinticinco años después de ser grabada.  La citada canción junto a los conciertos que LYNYRD SKYNYRD abrieron para THE WHO, quienes presentaban “Quadrophenia” en el 73, dieron al grupo sureño una horda de seguidores incondicionales, aunque también sirvieorn para afianzar su fama de garrulillos. La leyenda cuenta que en esta gira, y debido a su timidez e inseguridad (no olvides que pasaron de ser una banda de bar a tocar ante decenas de miles de personas) salían muy borrachos a tocar y todos los músicos terminaban por prácticamente esconderse en la tarima del batería, dejando “solo ante el peligro” a Ronnie V.Z. quien la mayor parte de las veces solucionaba el problema de la mejor forma que sabía: a puñetazo limpio. Anécdotas aparte, la popularidad de la banda sigue en aumento y hace necesario  un segundo álbum, que se publicaría bajo el nombre de “Second helping”. Este disco  mostraba a un grupo mucho más profesional, con un sonido más pulido. Decididamente este es un disco que podría ser un grandes éxitos desde el principio con “Sweet Home Alabama” que no es una canción, si no un icono del rock and roll hasta el cierre con “Call me the Breeze“, la versión de J.J.CALE.

 

Un disco imprescindible platino en ventas. En esta época Artimus Pyle entra por Burns a la batería y King abandona el grupo poco después. Este sexteto grabó “Nuthin’ Fancy” en 1975, cuyo sonido se iba endureciendo progresivamente. No olvidemos que estamos en el año de gloria del hard rock y las  bandas como DEEP PURPLE, THIN LIZZY o BLACK SABBATH arrasaban en el mundo!. Alcanzaron el Top10 por primera vez, colocando el disco en la novena posición, y el single “Saturday night Special” fue nº 27. Precisamente este fue el único tema completo que el grupo tenía en el momento de empezar a grabar y el resto lo fueron haciendo en los descansos de los conciertos. Para el siguiente disco “Give me back my bullets”, cambiaron de productor dejando en manos de Tom Dowd el trabajo de Kooper. Esto, y el hecho de que no habían parado de girar desde su primer disco redujo el nivel en cierta medida, y el trabajo no está a la altura de sus predecesores, alcanzando tan solo el puesto nº 20 en las listas. Parecía necesario un descanso que reavivase la creatividad de los compositores y , como muchas bandas hacen, este llego en forma de disco en directo, algo muy típico en los 70’s. “One more from the road” presentaba sus grandes temas en estado puro junto a otros inéditos, a solo cuatro meses de su último disco y a tres años de su debut. Era el primer álbum para el guitarra Steve Gaines, y el trío femenino de coros “The Honkettes” formado por JoJo Billingsley, Cassie Gaines (hermana de Steve) y Leslie Hawkins. La jugada no pudo salirles mejor, demostrándose que la banda se había curtido en directo desde el primer día. Repitieron productor y alcanzaron de nuevo el nº 9 en el Top10. Habían recuperado su sitio, pero la vida es injusta, siguen trabajando en los nuevos temas, e irónicamente componen uno que se convirtió en una premonición: “That smell”…el olor de la muerte te rodea. Formaría parte del álbum “Street survivors” cuya portada, con la banda entre llamas también sería  profética. A las 6  horas 42 minutos de la tarde del 20 de Octubre de 1977, el piloto del avión privado de LYNYRD SKYNYRD, un Convair 240, avisó por radio de que se había quedado sin combustible, y menos de diez minutos más tarde, el avión se estrelló en una zona boscosa de un pantano. Como consecuencia del accidente se perdieron las vidas de Ronnie VanZant, Steve Gaines, Cassie Gaines y el  road manager Dean Kilpatrick, además de las graves heridas del resto de la banda y  personal de gira. Tres días después, el 17 de Octubre, sale a la venta “Street survivors” , su obra póstuma que es lo último que la banda hizo, obviamente, hasta que diez años más tarde volvieron a reunirse. Así cerramos la historia de una banda que fue mucho más allá de ser un grupo de paletos del sur bebedores, pendencieros y mujeriegos ( ojo, estas tres cosas también lo eran) y dejaron un legado de honestidad y sencillez en sus canciones. God Bless you, LYNYRD SKYNYRD.

Miguel.Asturias

 

PARA CONSEGUIR EL DOSSIER.

1) Escribe un comentario en este blog sobre este grupo o cualquier cosa-persona-canción-experiencia que tenga que ver con LYNYRD SKYNYRD, el rock sureño, su actitud… IMPORTANTE:  Se trata de expresar opiniones, dialogar, debatir y, en definitiva APRENDER sobre el tema para disfrutar más el asunto. Comentarios tipo ‘LYNYRD SKYNYRD molan, hasta otra’ no son bienvenidos.

2) IMPORTANTE. La clave para descargar el dossier y la contraseña correspondiente te llegará via email, así que necesito una dirección de correo.
Normalmente me llegará en tu comentario, pero si ves que no termino de enviarte el dichoso dossier, dame un toque en mag@telecable.es

3} Si tú, amable lector, tienes entre tus revistajas viejas alguna entrevista-reseña-reportaje o lo que demonios sea que te gustaría compartir, dame un toque en mag@telecable.es lo añadiremos al dossier con mucho gusto!!!

CONTENIDO

– NOTA PUBLICITARIA DE “SECOND HELPING” APARECIDA EN VIBRACIONES- 1976 – 1 pag. ESPAÑOL
– PÁGINA PUBLICITARIA  DEL ALBUM “STREET SURVIVORS” APARECIDA EN CREEM MAGAZINE – 1pag INGLES
– PÁGINA PUBLICITARIA  DEL ALBUM “SECOND HELPING” APARECIDA EN VIBRACIONES – #2 Noviembre ’74 – 1 página ESPAÑOL
– RESEÑA DE “SECOND HELPING” APARECIDA EN VIBRACIONES – #2 Noviembre ’74 (atención a la firma del redactor} – 1 página ESPAÑOL
– RESEÑA SHOW DEL GRUPO EN KNEBWORTH 1976 APARECIDA EN VIBRACIONES – #25 Octubre 1976  – 1 página ESPAÑOL
– RESEÑA SHOW DEL GRUPO EN EL RAINBOW DE LONDRES APARECIDA EN VIBRACIONES – #31 Abril 1977  – 2 páginas ESPAÑOL
– REPORTAJE SOBRE EL ACCIDENTE DE AVION APARECIDO EN VIBRACIONES #38 – Noviembre 1977  – 2 páginas ESPAÑOL
– NOTA SOBRE EL ACCIDENTE DE AVION APARECIDA EN POPULAR1 #54 DICIEMBRE DE 1977 – 1 PAGINA EN ESPAÑOL
– RESEÑA SHOW DEL GRUPO EN EL HAMMERSMITH DE LONDRES APARECIDA EN  POPULAR1 #36 – MAYO 1976  – 2 páginas ESPAÑOL
– RESEÑA DE ‘ PRONOUNCED L. S.’ DEL LIBRO “1001 DISCOS QUE HAY QUE ESUCHAR ANTES DE MORIR” – 1 página en ESPAÑOL
– REPORTAJE SOBRE EL ACCIDENTE DE AVION APARECIDO EN DISCO EXPRESS #450 EN NOVIEMBRE DE 1977 – 2 páginas ESPAÑOL
– REPORTAJE SOBRE LACY VAN ZANT – FUENTE DESCONOCIDA – 1 PAGINA INGLES
– DOSSIER ROCK SUREÑO APARECIDO EN POPULAR 1   12 páginas en ESPAÑOL
– DOSSIER ROCK SUREÑO APARECIDO EN VIBRACIONES #47 AGOSTO DE 1978   12 páginas en ESPAÑOL
– DOSSIER ROCK SUREÑO APARECIDO EN METALLIK.O.#21 DE 1988 – 2 páginas en ESPAÑOL