Hemeroteca

#d7c2a8;

.:: THRASH METAL, la revista ::.

Cubierta del primer número de THRASH METAL, para el que tuvieron una idea bastante resultona, al poner dos portadas en opuesto. En una aparecían las bandas extranjeras más relevantes y en la otra las españolas más populares, dando así la impresión de que eran dos revistas diferentes.

[EDITA]
MC EDICONES
[PERIODICIDAD]
Bimensual.
[PRECIO APROXIMADO]
300 Pts. (aprox 1,8 €)
[PUNTOS DE VENTA]
Quioscos.
[AUTOR]
Varios
[FORMATO]
205 x 265
[PAGINAS]
50
[IDIOMA]
Español

Mi agradecimiento público a Xavier Rulló, cuya generosidad y desinterés me ha ayudado a completar la colección de THRASH METAL. Gracias socio!

La explosión del thrash metal llegó a España, como casi todo: tarde, mal y nunca.

TARDE: porque cuando aquí se empezó a distribuir material de las bandas thrash a nivel general, las joyas definitivas del género ya eran parte del pasado. Para entendernos, pierde bastante gracia hacerte con “Hell Awaits” y “Kill ‘em all” una vez que has comprado “Reign in Blood” y “Master of Puppets”. Creo que estaremos de acuerdo en que, excepción hecha de Madrid, Barcelona u otras grandes ciudades, eso fue lo que ocurrió.

MURO, icono del thrash español en aquellos años.

MAL: porque como decía, se pasó de la nada al infinito de una forma tan brusca que muchos de nosotros terminamos bastante confundidos. De repente te encontrabas con tres discos de la misma banda y sin ningún tipo de referencia sobre cual comprar o cual dejar, en un momento en que la falta de recursos hubiese agradecido cualquier información.

NUNCA… porque realmente jamás hubo un movimiento thrash metal en España, al menos comparable al de otros puntos de Europa (no digamos ya en América). Para hablar de bandas que llegaron a grabar y (más omenos) girar, podemos hablar de aquellas que surgieron en el País Vasco o Cataluña como LEGION, ESTIGIA, KTULU o ASPID y fuera de ahí CROM, MURO , pero todas ellas, al menos por aquel entonces, funcionaban a un nivel totalmente underground. No entraré ya en los grupos que se limitaron a grabar maquetas o a participar en recopilatorios porque, en primer lugar me gustaría reservarlo para un futuro artículo, y en segundo, no creo que pudiésemos hablar de una escena como tal.

Tomemos ahora esta introducción y trasladémosla punto por punto a la prensa musical especializada… et voilá, ya tenemos un resumen del que fue la revista que hoy comentamos. THRASH METAL puede resumirse en esas tres palabras: tarde, mal y nunca.

Bien, supongo que ahora ya estás ofendido. No era mi intención, créeme, así que intentemos desarrollar esto un poquito.

THRASH METAL se colocó en los kioscos a finales de 1988, (creo que en Octubre) de una forma bastante atropellada. Era una especie de hermana pequeña de la HEAVY ROCK sobre la que hemos hablado hace algunas semanas, y nació al calor de una supuesta demanda por parte del público, que al final se demostró inexistente. Yo creo que más bien, el final de la hegemonía de HEAVY ROCK en los quioscos fue lo que realmente aceleró su aparición. ¿Iba a permitir Vicente Mariskal, perejil de todas las salsas, que aquellas recién nacidas METAL HAMMER o METALLIK.O. se comieran el trozo de pastel del thrash metal, como de hecho estaban haciendo?. O, planteándolo de otra forma : ¿hubiese aparecido THRASH METAL si HEAVY ROCK hubiese seguido siendo la única publicación disponible? Ni en mil vidas!.

Tom Araya con la boca abierta, como de costumbre.

Esto, unido a una serie de detalles entre lo lamentable y lo bizarro, me lleva a la conclusión de que para reseñar THRASH METAL, es totalmente necesario separarla en dos partes: la dirección y la redacción. Me parecería injusto valorar por igual a quienes allí escribían y a los que dirigían el asunto, por que los intereses que movían a unos y a otros eran agua y aceite. Estando de acuerdo en que una revista, como cualquier empresa, se hace para rentabilizarla y sacar el mayor provecho posible, creo también que no se puede hacer a cualquier precio. De lo contrario, es muy posible que el esfuerzo y el talento de unos quede ensombrecido por el oportunismo y la mediocridad de otros, como fue el caso.

Bien, como decía, en mi opinión la parte positiva es para las firmas de sus redactores. Gente más o menos de la misma edad que nosotros, los lectores, que basaban su trabajo en la ilusión, la entrega y la dedicación. Eran gente nueva, ajena por completo a HEAVY ROCK, que durante los catorce números que se llegaron a editar fueron cambiando casi cada mes. En aquel Staff se encontraban incontables nombres entre redactores y colaboradores. Algunos de ellos estaban vinculados a fanzines del género, como era el caso de Joan Gubert del “Hueso duro”, Roberto Herrero de “Underground Scene” o Antonio Pardo y Antonio “Toñin” Delgado de “Thrashock”, que fueron los principales activos a la hora de echar a caminar el asunto y de mantenerlo durante su mejor época. También había gente de bandas como Luis Gadea de CROM y promotores y distribuidores alternativos como Vicente Javier Mena… nombres que seguramente te resultarán familiares si estuviste de alguna forma vinculado en todo este mundillo.

METALIK.O. el “kaos” que puso nervioso a alguno. Las portadas son de la época en qeu salió THRASH METAL

En fin, todos ellos aportaron su grano de arena, y estoy seguro de que se emplearon a fondo y lo hicieron de la mejor manera posible, con los medios de que disponían. Digo esto porque me parece necesario recordar y poner en valor, el hecho de que trabajaron sin contar ni de muy lejos, con los medios ni la información de que disfrutamos ahora, y además en un género del que no abundaban las fuentes. Hoy día, cualquiera de nosotros puede preparar entrevistas, biografías o lo que le parezca, casi sin necesidad de oír el disco o grupo en cuestión, cosa que en 1988 y 1989, desde luego, no ocurría. Dudo mucho que alguien pudiese hacer entrevista a HIRAX, LEEWAY o ANACRUSIS, o reseñas de los discos de CARCASS, ASSASSIN o los por entonces desconocidos SEPULTURA sin estar muy puesto en la materia.

Vaya entonces todo mi respeto y admiración a quienes desde aquellas páginas intentaron (y consiguieron) que conociésemos a WARZONE, SUBTERRANEAN KIDS, ATROPPHY, WARGASM, CARCASS, CARNIVORE, EXCEL, SACRED REICH y tantas otras bandas que para la época podríamos decir que era lo más underground del mundo.

¿THRASH METAL?¿King Diamond?

Sin embargo, no todo son flores. A partir del octavo número, el giro es radical. Algunos de estos redactores y colaboradores desaparecen, entrando a formar parte del staff otros, con nombres que con el tiempo fueron conocidos. Entre ellos estaban JJ Cacheda alma mater del festival SERIE Z o Dave Rotten cantante de AVULSED e icono del detah metal en este país. Ni que decir tiene que estos pusieron de su parte tanto o más que sus predecesores, pero de poco sirvió, porque las cosas ya no eran ni medio parecidas.

Aquel ejemplar había traído cambios, y no solo se limitaban al nuevo logo en la revista, si no que ocupando su portada aparecía ¡¡ KING DIAMOND !!. Recuerdo que el grupillo de freaks que la comprábamos e intercambiábamos, nos preguntamos qué carajo pintaría aquel tipo en una revista dedicada al thrash. No era la primera vez que Mr. Diamond aparecía en la revista, pero darle la portada, fue enseñar demasiado el plumero . Entendedme, mi admiración y respeto por este legendario cantante es profundo (sobre todo en sus primeros años con MERCIFUL FATE, todo hay que decirlo) , pero también el que siento por Gene Simmons, Steve Harris o Michael Schenker y no por eso me parecen materia para una publicación dedicada al thrash. El caso es que en realidad, la portada de marras no era lo peor. Lo peor fue que a partir de entonces la dirección apartó a quienes habían empezado con todo el asunto, que con toda la ingenuidad pretendían hacer de THRASH METAL una plataforma desde la que dar a conocer a bandas underground. De esa forma, fue abriendo más espacio aún a unos grupos que, o nada tenían que ver con el thrash como RAGE o HELLOWEEN, o bien para entonces ya eran lo más trillado y estandarizado del negocio. METALLICA o MEGADETH están bien, ANTHRAX y SLAYER mucho mejor, pero no nos engañemos: en 1989 y 1990, todos ellos estaban completamente absorvidos e integrados y llenaban páginas de todas las revistas imaginables. ¿Quien iba a pagar trescientas pesetas de las de entonces para leer artículos o lo que fuese sobre METALLICA, cuando podía encontrar otroas tres o cuatro revistas bastante mejores donde hacerlo?

Total, de leer entrevistas con DEFECATION, NAPALM DEATH o CRIPTYC SLAUGHER, pasamos a XENTRIX, WATCHTOWER, METALLICA, METALLICA, METALLICA y METALLICA. Error de bulto. Eso hubiese colado en su día, pero insisto en que a aquellas alturas, había muchas otras publicaciones sobre heavy metal que ya tocaban ese palo, y además con bastante más nivel. Para colmo de colmos, desde jefatura se empeñaron en dedicar cada vez más espacio al skate. Me pregunto si tal vez creyeron que los patinadores eran idiotas y comprarían THRASH METAL por asociación con THRASHER, la legendaria publicación dedicada a ese deporte.

[calameo code=0004126623f54bbeed077 lang=es width=100% height=500]

Naturalmente, pasó lo que tenía que pasar. Llegado el número 14 la revista desapareció. La disculpa fue que al publicarse cada dos meses, la información quedaba desfasada y era mejor dejarla en las páginas de HEAVY ROCK, es decir, encima nos hacían un favor. Seamos serios: las cosas fueron como fueron y quienes escuchábamos thrash y buscábamos información medianamente decente, dejamos de comprarla. La prueba está en que en los últimos números, la publicidad no pasaba de ocupar dos páginas en toda la revista y una de ellas erade publicaciones pertenecientes a MC Ediciones, la misma editorial que publicabba esta. Las revistas viven de la publicidad. Si no venden en el quiosco, los anunciantes no invierten y la revista desaparece. Tan fácil como eso. No niego que es una lástima que una publicación desaparezca, pero cuando detrás de ella hay un enfoque oportunista, sin la menor profesionalidad a la hora de gestionar y con una falta de escrúpulos más que evidente, creo que es lo mejor que puede ocurrir. Candado y a otra cosa.

Afortunadamente, muchos de quienes allí firmaron allí de una u otra forma en el ajo, con otras publicaciones, y la ‘cúpula directiva’ de esta revista siguió dedicada a HEAVY ROCK que cada vez estaba mejor y poco después se aventuró con KERRANG, cuyo arranque fue formidable. Eso que ganamos todos.

Miguel. Asturias

Post Data (si no lo digo, reviento).

Editorial de presentación atacando a ‘otras’ revistas que son un “kaos” ( a buen entendedor…. )

No puedo resistirme a incidir en dos momentos a cual más bizarro que definen bastante bien el perfil de la dirección de esta revista, y lo poco metidos en el asunto que estaban los mandamases. En primer lugar, la editorial del primer número. Como dice el otro Zas! en toda la boca! . Es un pequeño párrafo que no viene firmado, pero cuya redacción orienta bastante hacia su autoría. Es todo un ejemplo de sectarismo, de intentar anular a la competencia, del conmigo o contra mí… es decir, el estalinismo puro y duro tan presente en muchos personajes de la época, que para lo único que ha servido ha sido para que la escena musical española jamás haya despegado.

Añadido a todo esto, estaban los intereses creados. Todo era tan evidente qeu daba risa. Veamos, en la primera época de TM, MURO eran la cúspide del thrash español junto a FUCKOFF. Ningún problema con eso. Lo que me choca es que FUCK OFF, que grababan en los estudios Mediterraneo siguieron presentes en la revista, mientras que MURO, que fueron a su bola, desaparecieron del mapa. Solo volvieron a ocupar espacio enla revista con una entrevista a su ex- bateria Lapi en uno de los últimos números, donde la banda no queda precisamente bien, y una reseña de su disco “Mutant hunters” ( en el mimso ejemplar de TM) donde el redactor insiste hasta el aburrimiento en la mala calidad de su sonido y su pésima producción. solo le faltó decir ‘esto no hubiese ocurrido si hubiesen grabado enlos Estudios Mediterráneo?… ay Señor, Señor.

El THRASH METAL agotado. Ver para creer.

El otro asunto, cuando menos delirante, fue el de la ‘promoción’. Por supuesto, cada cual es muy libre de darse todo el autobombo que considere oportuno, pero en mi opinion el sentido común, la modestia y sobre todo, el respeto a la inteligencia del lector, está por encima de todo. Los recortes que puedes ver arriba y abajo aparecían en la HEAVY ROCK y me cuesta encontrar las palabras para calificarlos. Especial mención para el de la foto del kiosco, que es de aurora boreal… ¿de verdad creían que éramos tan memos como para pensar que nos íbamos a tragar algo asi?. ¿Era ese el concepto que tenían de nosotros?. Pues sí, ese era.

… y por si fuera poco, también el segundo número.

… si te gustó este artículo, puedes echar un vistazo a estos otros:

 

Anuncios

Hemeroteca

 

.:: THRASH METAL, la revista ::.

Cubierta del primer número de THRASH METAL, para el que  tuvieron una idea bastante resultona, al poner dos portadas en opuesto. En una aparecían las bandas extranjeras más relevantes y en la otra  las españolas más populares, dando así la impresión de que eran dos revistas diferentes.

[EDITA]
MC EDICONES
[PERIODICIDAD]
Bimensual.
[PRECIO APROXIMADO]
300 Pts. (aprox 1,8 €)
[PUNTOS DE VENTA]
Quioscos.
[AUTOR]
Varios
[FORMATO]
205 x 265
[PAGINAS]
50
[IDIOMA]
Español

Mi agradecimiento público a Xavier Rulló, cuya generosidad y desinterés me ha ayudado a completar la colección de THRASH METAL. Gracias socio!

La explosión del thrash metal llegó a España, como casi todo: tarde, mal y nunca.

TARDE: porque cuando aquí se empezó a distribuir material de las bandas thrash a nivel general, las joyas definitivas del género ya eran parte del pasado. Para entendernos, pierde bastante gracia hacerte con “Hell Awaits” y “Kill ‘em all” una vez que has comprado “Reign in Blood” y “Master of Puppets”. Creo que estaremos de acuerdo en que, excepción hecha de Madrid, Barcelona u otras grandes ciudades, eso fue lo que ocurrió.

MURO, icono del thrash español en aquellos años.

MAL: porque como decía, se pasó de la nada al infinito de una forma tan brusca que muchos de nosotros terminamos bastante confundidos. De repente te encontrabas con tres discos de la misma banda y sin ningún tipo de referencia sobre cual comprar o cual dejar, en un momento en que la falta de recursos hubiese agradecido cualquier información.

NUNCA… porque realmente jamás hubo un movimiento thrash metal en España, al menos comparable al de otros puntos de Europa (no digamos ya en América). Para hablar de bandas que llegaron a grabar y (más omenos) girar, podemos hablar de aquellas que surgieron en el País Vasco o Cataluña como LEGION, ESTIGIA, KTULU o ASPID y fuera de ahí CROM, MURO , pero todas ellas, al menos por aquel entonces, funcionaban a un nivel totalmente underground. No entraré ya en los grupos que se limitaron a grabar maquetas o a participar en recopilatorios porque, en primer lugar me gustaría reservarlo para un futuro artículo, y en segundo, no creo que pudiésemos  hablar de una escena como tal.

Tomemos ahora esta introducción y trasladémosla punto por punto a la prensa musical especializada… et voilá, ya tenemos un resumen del que fue la revista que hoy comentamos. THRASH METAL puede resumirse en esas tres palabras: tarde, mal y nunca.

Bien, supongo que ahora ya estás ofendido. No era mi intención, créeme, así que intentemos desarrollar esto un poquito.

THRASH METAL se colocó en los kioscos a finales de 1988, (creo que en Octubre) de una forma bastante atropellada. Era una especie de hermana pequeña de la HEAVY ROCK sobre la que hemos hablado hace algunas semanas, y nació al calor de una supuesta demanda por parte del público, que al final se demostró inexistente. Yo creo que más bien, el final de la hegemonía de HEAVY ROCK en los quioscos fue lo que realmente aceleró su aparición. ¿Iba a permitir Vicente Mariskal, perejil de todas las salsas, que aquellas recién nacidas METAL HAMMER o METALLIK.O. se comieran el trozo de pastel del thrash metal, como de hecho estaban haciendo?. O, planteándolo de otra forma : ¿hubiese aparecido THRASH METAL si HEAVY ROCK hubiese seguido siendo la única publicación disponible? Ni en mil vidas!.

Tom Araya con la boca abierta, como de costumbre.

Esto, unido a una serie de detalles entre lo lamentable y lo bizarro, me lleva a la conclusión de que para reseñar THRASH METAL, es totalmente necesario separarla en dos partes: la dirección y la redacción. Me parecería injusto valorar por igual a quienes allí escribían y a los que dirigían el asunto, por que los intereses que movían a unos y a otros eran agua y aceite. Estando de acuerdo en que una revista, como cualquier empresa, se hace para rentabilizarla y sacar el mayor provecho posible,  creo también que no se puede hacer a cualquier precio.  De lo contrario, es muy posible que el esfuerzo y el talento de unos quede ensombrecido por el oportunismo y la mediocridad  de otros, como fue el caso.

 Bien, como decía, en mi  opinión la parte positiva es para las firmas de sus redactores. Gente más o menos de la misma edad que nosotros, los lectores,  que basaban su trabajo en la ilusión, la entrega y la dedicación. Eran gente nueva, ajena por completo a HEAVY ROCK, que durante los catorce números que se llegaron a  editar fueron cambiando casi cada mes. En aquel Staff se encontraban incontables nombres entre redactores y colaboradores. Algunos de ellos estaban vinculados a fanzines del género, como era el caso de Joan Gubert del “Hueso duro”, Roberto Herrero de “Underground Scene” o Antonio Pardo y Antonio “Toñin” Delgado de “Thrashock”, que fueron los principales activos a la hora de echar a caminar el asunto y de mantenerlo durante su mejor época. También había gente de bandas como Luis Gadea de CROM y promotores y distribuidores alternativos como Vicente Javier Mena… nombres que seguramente te resultarán familiares si estuviste de alguna forma vinculado en todo este mundillo.

METALIK.O. el "kaos" que puso nervioso a alguno. Las portadas son de la época en qeu salió THRASH METAL

En fin, todos ellos aportaron su grano de arena, y estoy seguro de que se emplearon a fondo y lo hicieron de la mejor manera posible, con los medios de que disponían. Digo esto porque me parece necesario recordar y poner en valor, el hecho de que trabajaron sin contar ni de muy lejos, con los medios ni la información de que disfrutamos ahora, y además en un género del que no abundaban las fuentes. Hoy día, cualquiera de nosotros puede preparar entrevistas, biografías o lo que le parezca, casi sin necesidad de oír el disco o grupo en cuestión, cosa que en 1988 y 1989, desde luego, no ocurría. Dudo mucho que alguien pudiese hacer entrevista a HIRAX, LEEWAY o ANACRUSIS,  o reseñas de los discos de CARCASS, ASSASSIN o los por entonces desconocidos SEPULTURA sin estar muy puesto en la materia.

Vaya entonces todo mi respeto y admiración a quienes desde aquellas páginas intentaron (y consiguieron) que conociésemos  a WARZONE, SUBTERRANEAN KIDS, ATROPPHY, WARGASM, CARCASS, CARNIVORE, EXCEL, SACRED REICH y tantas otras bandas que para la época podríamos decir que era lo más underground del mundo.

¿THRASH METAL?¿King Diamond?

Sin embargo, no todo son flores. A partir del octavo número, el giro es radical. Algunos de estos redactores y colaboradores desaparecen, entrando a formar parte del staff otros, con nombres que con el tiempo fueron conocidos. Entre ellos estaban JJ Cacheda alma mater del festival SERIE Z o Dave Rotten cantante de AVULSED e icono del detah metal en este país. Ni que decir tiene que estos pusieron de su parte tanto o más que sus predecesores, pero de poco sirvió, porque las cosas ya no eran ni medio parecidas.

Aquel ejemplar había traído cambios, y no solo se limitaban al nuevo logo en la revista, si no que ocupando su portada aparecía ¡¡ KING DIAMOND !!. Recuerdo que el grupillo de freaks que la comprábamos e intercambiábamos, nos preguntamos qué carajo pintaría aquel tipo en una revista dedicada al thrash. No era la primera vez que Mr. Diamond aparecía en la revista, pero darle la portada, fue enseñar demasiado el plumero . Entendedme, mi admiración y respeto por este legendario cantante es profundo (sobre todo en sus primeros años con MERCIFUL FATE, todo hay que decirlo) , pero también el que siento por Gene Simmons, Steve Harris o Michael Schenker y no por eso me parecen materia para una publicación dedicada al thrash. El caso es que en realidad, la portada de marras no era lo peor. Lo peor fue que a partir de entonces la dirección apartó a quienes habían empezado con todo el asunto, que con toda la ingenuidad pretendían hacer de THRASH METAL una plataforma desde la que dar a conocer a bandas underground. De esa forma, fue abriendo más espacio aún a unos grupos que, o nada tenían que ver con el thrash como RAGE o HELLOWEEN, o bien para entonces ya eran lo más trillado y estandarizado del negocio. METALLICA o MEGADETH están bien, ANTHRAX y SLAYER mucho mejor, pero no nos engañemos: en 1989 y 1990, todos ellos estaban completamente absorvidos e integrados y llenaban páginas de todas las revistas imaginables.  ¿Quien iba a pagar trescientas pesetas de las de entonces para leer artículos o lo que fuese sobre METALLICA, cuando podía encontrar otroas tres o cuatro revistas bastante mejores donde hacerlo?

Total, de leer entrevistas con DEFECATION, NAPALM DEATH o CRIPTYC SLAUGHER, pasamos a XENTRIX, WATCHTOWER, METALLICA, METALLICA, METALLICA y METALLICA. Error de bulto. Eso hubiese colado en su día, pero insisto en que a aquellas alturas, había muchas otras publicaciones sobre heavy metal que ya tocaban ese palo, y además con bastante más nivel. Para colmo de colmos, desde jefatura se empeñaron en dedicar cada vez más espacio al skate. Me pregunto si tal vez creyeron que los patinadores eran idiotas y comprarían THRASH METAL por asociación con THRASHER, la legendaria publicación dedicada a ese deporte.

[calameo code=0004126623f54bbeed077 lang=es width=100% height=500]

 

Naturalmente, pasó lo que tenía que pasar. Llegado el número 14 la revista desapareció. La disculpa fue que al publicarse cada dos meses, la información quedaba desfasada y era mejor dejarla en las páginas de HEAVY ROCK, es decir, encima nos hacían un favor. Seamos serios: las cosas fueron como fueron y quienes escuchábamos thrash y buscábamos información medianamente decente, dejamos de comprarla. La prueba está en que en los últimos números, la publicidad no pasaba de ocupar dos páginas en toda la revista y una de ellas erade publicaciones pertenecientes a MC Ediciones, la misma editorial que publicabba esta. Las revistas viven de la publicidad. Si no venden en el quiosco, los anunciantes no invierten y la revista desaparece. Tan fácil como eso. No niego que es una lástima que una publicación desaparezca, pero cuando detrás de ella hay un enfoque oportunista, sin la menor profesionalidad a la hora de gestionar y con una falta de escrúpulos más que evidente, creo que es lo mejor que puede ocurrir. Candado y a otra cosa.

Afortunadamente, muchos de quienes allí firmaron allí de una u otra forma en el ajo, con otras publicaciones, y la ‘cúpula directiva’ de esta revista siguió dedicada a HEAVY ROCK que cada vez estaba mejor y poco después se aventuró con KERRANG, cuyo arranque fue formidable.  Eso que ganamos todos.

Miguel. Asturias

Post Data  (si no lo digo, reviento).

Editorial de presentación atacando a 'otras' revistas que son un "kaos" ( a buen entendedor.... )

No puedo resistirme a incidir en dos momentos a cual más bizarro que definen bastante bien el perfil de la dirección de esta revista, y lo poco metidos en el asunto que estaban los mandamases. En primer lugar, la editorial del primer número. Como dice el otro Zas! en toda la boca! .  Es un  pequeño párrafo que no viene firmado, pero cuya redacción orienta bastante hacia su autoría. Es todo un ejemplo de sectarismo, de intentar anular a la competencia, del conmigo o contra mí… es decir, el estalinismo puro y duro tan presente en muchos personajes de la época, que para lo único que ha servido ha sido para que la escena musical española jamás haya despegado. 

Añadido a todo esto, estaban los intereses creados. Todo era tan evidente qeu daba risa. Veamos, en la primera época de TM, MURO eran la cúspide del thrash español junto a FUCKOFF. Ningún problema con eso. Lo que me choca es que FUCK OFF, que grababan en los estudios Mediterraneo siguieron presentes en la revista, mientras que MURO, que fueron  a su bola, desaparecieron del mapa. Solo volvieron a ocupar espacio enla revista con  una entrevista a su ex- bateria Lapi en uno de los últimos números, donde la banda no queda precisamente bien, y una reseña de su disco “Mutant  hunters” ( en el mimso ejemplar de TM) donde el redactor insiste hasta el aburrimiento en la mala calidad de su sonido y su pésima producción. solo le faltó decir ‘esto no hubiese ocurrido si hubiesen grabado enlos Estudios Mediterráneo?… ay Señor, Señor.

El THRASH METAL agotado. Ver para creer.

El otro asunto, cuando menos delirante, fue el de la ‘promoción’. Por supuesto, cada cual es muy libre de darse todo el autobombo que considere oportuno, pero en mi opinion el sentido común, la modestia y sobre todo, el respeto a la inteligencia del lector, está por encima de todo. Los recortes que puedes ver arriba y abajo aparecían en la HEAVY ROCK y me cuesta encontrar las palabras para calificarlos. Especial mención para el de la foto del kiosco, que es de aurora boreal… ¿de verdad creían que éramos tan memos como para pensar que nos íbamos a tragar algo asi?. ¿Era ese el concepto que tenían de nosotros?. Pues sí, ese era.

... y por si fuera poco, también el segundo número.

… si te gustó este artículo, puedes echar un vistazo a estos otros:

———————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————