CRONOSETENTAS

 

– Tarot Woman – Run With The Wolf – Starstruck – Do You Close Your Eyes – Stargazer – Light In The Black

Ritchie Blackmore: Guitarra Jimmy Bain: Bajo Tony Carey: Teclados Ronnie James Dio: Voz Cozy Powell : Batería Martin Birch: Productor

Grabado durante Febrero de 1976 en los Musicland Studios de Munich,

 

ESTE ARTICULO SE COMPLETA CON UN DOSIER DE PRENSA, CUYO CONTENIDO Y FORMA DE CONSEGUIR ESTÁRESEÑADO AL FINAL DEL POST.

IMPORTANTE!!!!! SI TIENES MATERIAL DE PRENSA QUE NO APARECE EN LA LISTA Y CREES QUE PODRÍA SERVIR PARA MEJORAR EL DOSIER , POR FAVOR, ESCRIBE UN CORREO A miangarri@gmail.com

GRACIAS A VICTOR POR SU APORTACIÓN 😉

 

“Rising” inaugura una sección dentro de Metal80. Bueno, lo de inaugurar es relativo porque CRONOSETENTAS es exactamente los mismo que las CRONOLOGIAS pero con discos de los setenta. No me he complicado la vida demasiado. El porqué de hacer esto es bien sencillo. Escribir un artículo y buscar el material de los dosieres lleva un tiempo más que considerable, de manera que no parece muy normal pasarse una o dos semanas ‘investigando’ sobre ‘Animalize’ pudiéndolo hacer sobre ‘Dressed to Kill’, o removiendo Roma con Santiago para sacar adelante algo sobre ‘Blow up your video’ teniendo ‘Let there be rock’ de por medio. No tengo nada en contra de ‘Animalize’ o ‘Blow up…’ pero disfruto mucho más de los otros, así que ¿Por qué ponerse límites? En fin, supongo que no es difícil de entender. ¿Seguirán SLAYER, IRON MAIDEN y BARON ROJO entre nosotros? Naturalmente, pero esta sección abrirá las puertas a discos como “Burn”, “Sheer heart attack”, “Lights out” o, como el caso que nos ocupa hoy, el talento hecho vinilo: “Rising”.

Tan solo hicieron falta diez días para dar vida a uno de los discos definitivos de la historia del rock. RAINBOW dejaron lista esta pieza maestra en un plazo de tiempo que solo cobra sentido cuando pensamos que en este grupo había gente con apellidos como Powell, Blackmore o Dio. El derroche de talento, creatividad y nivel técnico de este grupo en aquellos momentos era algo que escapaba a lo normal y muchos vieron en “Rising” el álbum que realmente esperaban de Ritchie Blackmore cuando este abandonó a DEEP PURPLE… en cualquier caso, ‘Rising’ ha quedado en la memoria colectiva como el trabajo más sólido del ‘Hombre de Negro’ e, insisto, una pieza clave de la historia del rock.

Como decía, “Ritchie Blackmore’s Rainbow”, el debut de la banda, había tenido una acogida inferior a la que se esperaba. Lo ciert es que era como si ELF hubiesen fichado a Ritchie Blacmore como guitarrista!! De hecho, el tour de presentación arrojaba unas cifras desmoralizadoras: que un local capaz de acoger a 18.000 personas, solo atrajese a 1.500 no era exactamente lo que Blackmore y su entrono esperaban. Sin embargo, si por algo se ha definido Ritchie a lo largo de su vida, es por no amedrentarse ante nada y hacer de la necesidad virtud, así que lo que hubiese hundido a otros músicos, para él fue un reto.

Sabía que el material que estaba escribiendo era magistral y los músicos que le acompañaban para ejecutarlo estaban sobrados de talento, así que con la banda recién completada (la inclusión de Jimmy Bain como bajista había tenido lugar tan solo tres meses antes) y varias canciones en su haber, , RAINBOW entra en los Musicland Studios de Múnich en febrero de 1976.

Algunas canciones como ‘Stargazer’ o ‘Tarot Woman’ , fueron escritas durante ensayos, e incluso presentadas durante el tour de su álbum de debut. En bootlegs como “Rainbow at Pittsburgh 11.18.75”, tres de las siete canciones que forman el repertorio pertenecen a “Rising”, cuando aun no había sido grabado ni mucho menos editado. El resto del material fue creado en un local a las afueras de Múnich que alquilaron para ensayar y componer.

Ese fue, seguramente, el principal motivo para que las cosas salieran rodadas en el estudio. De hecho el álbum está grabado en una toma en directo seleccionada de tres intentos diferentes, para lo que hubo que acondicionar unas instalaciones que no estaban precisamente actualizadas. Cozy Powell por ejemplo, tuvo que hacer derribar el hueco de la escalera para conseguir el sonido brillante y potente con el que luego nos deleitaría. Ritchie Blackmore optó por utilizar una unidad móvil, algo que acostumbraba a hacer dada su aversión por las ‘peceras’ de los estudios convencionales.

Como decía, el álbum se grabó en toma única, es decir en directo dentro del estudio. Tan solo la batería tuvo que ser re grabada aparte. Sin embargo, la rapidez en la grabación también tuvo que ver con el hecho de que Martin Birch, co-productor del álbum junto a la banda, exigiese autoridad total para hacer su trabajo. El veterano productor sabía que tenía ante sí a tres tipos muy difíciles, con criterios muy fuertes y cuyo carácter era sencillamente imposible. Sabía que si les soltaba un centímetro de cuerda, cada uno de ellos querría imponer su criterio y el trabajo no se acabaría nunca, de manera que ni Dio, ni Blackmore ni Powell pudieron decir una sola palabra al respecto. Tan solo Martin Birch al mando y Reinhold Mack (a.k.a. Mac) como asistente fueron los responsables del producto. De no haber sido así, quién sabe si hoy podríamos disfrutar de un disco como ‘Rising’.

Como anécdota, destacar que durante una pausa en la grabación, el grupo no tuvo mejor idea que ir a una pista de hielo e improvisar un pequeño set con el equipo de la banda que actuaba allí cada tarde. Puedes imaginar la cara de las familias y público en general que patinaban por allí. Ritchie lo comentaba para Circus Magazine:

“Todo el mundo se sorprendió al principio, pero la mayoría de ellos nos conocían, éramos muy famosos en Alemania . Lo que hicieron fue sentarse y disfrutar del ‘Ice-Skating Blues’ . Estuvimos allí durante una hora, y luego devolvimos las guitarras a la banda, y volvimos a patinar. Era la primera vez que patinaba, y debo decir que fue agradable. Buena diversión”.

I SEE A RAINBOW RISING…

“Rising” es un disco muy engañoso, o al menos a mí me engañó. En su momento, antes de engancharme a él, tenía la idea preconcebida de que era un trabajo barroco, un alarde de virtuosismo con interminables desarrollos instrumentales que están bastante lejos de lo que me suele gustar. Su impresionante portada, el sonido tan rico en matices, el hecho de que solo tuviese seis canciones me llevó a pensar de manera equivocada.

De acuerdo, “Rising” no es “Never mind the Bolocks”, precisamente, pero sí cabalga entre lo divino y lo humano. Es decir, toma mucho de la épica, pero mucho más del rock básico. Lo que, lejos de colocarlo en tierra de nadie como ocurre tantas veces, lo convierte en un disco dinámico y accesible, pero que dejaba bien a las claras el nivel estratosférico que encerraban sus surcos. Fue además una jugada inteligente, porque de haber tomado la senda de la épica únicamente, quizá estaríamos ante un disco difícil de digerir. Muy bueno, sin duda, pero más orientado a los amantes del rock progresivo que otra cosa. Ritchie y compañía supieron darle un giro a todo eso y acercarlo a quienes preferían estructuras más básicas (como es mi caso, lo reconozco).

A lo que vamos. El álbum abre de una forma verdaderamente grandilocuente con ‘Tarot Woman’, un delirio de interpretación vocal que escondía la clásica letra de Ronnie centrada en la magia y el ocultismo sentada sobre un riff muy bien medido, que no aturde al  oyente y además es contundente y melódico a partes iguales. Esta pieza por si misma justifica lo que comentaba antes, es decir, el que recordemos este álbum como algo mucho más épico de lo que en realidad es. Pero por si eso no fuera suficiente, tenemos ‘Stargazer’, el non plus ultra de lo legendario, la fantasía y el barroquismo musical. Su melodía de tintes árabes sirve de base a una letra que nos trasporta al Egipto de los esclavos en una apabullante interpretación por parte de Ronnie Dio.

Con solo este par de canciones (una tercera parte del álbum), Ritchie y compañía consiguieron engañarnos (engañarme), por decirlo de alguna manera, e instalar en nuestro recuerdo una idea un tanto equivocada con respecto a ‘Rising’. ¿Era en realidad un álbum tan monumental? No en mi opinión. Ojo, si vamos al nivel técnico, creativo o cualquier otra apreciación de ese tipo, la palabra ‘monumental’ se quedará corta, pero en cuanto al espíritu del disco, a la hora de la verdad está mucho más cerca de lo que Ronnie Dio había hecho con ELF de que lo que el hombre de negro había hecho antes en DEEP PURPLE.

Run with the Wolf”, por ejemplo, navega sobre un riff contundente y muy enérgico que a su vez se apoya sobre el trabajo de Cozy Powell tras su kit de batería, una de las mayores bazas ganadas con respecto a su anterior disco. La letra sí encajaría en el campo de la fantasía, pero su música está, en mi humilde opinión, bastante alejada de ese concepto.

Otro ejemplo lo tenemos en “Starstruck” donde ni siquiera la letra podría corresponder a esa categoría. Ronnie y Ritchie contaban el asunto en una entrevista promocional:

Ronnie James Dio: “Starstruck” trata de una chica real, llamada Muriel, quien ha perseguido a Ritchie durante cuatro o cinco años. Es una verdadero fan de Ritchie, apareció en su jardín en Inglaterra, ella apareció en Los Angeles creo, escondiéndose detrás de los árboles… aparecía en todas partes, así que decidí escribir sobre la chica deslumbrada y Ritchie, que era el objeto de su ‘deslumbramiento”.
Ritchie Blackmore: Ah sí, Muriel es una de esas personas… lo que Ronnie estaba diciendo, en realidad no sé lo que Ronnie estaba diciendo porque yo no estaba escuchando. Ella aparecía por todas partes. Una tarde, alrededor de las seis estaba comiendo algo en mi jardín cuando la ví moverse entre los arbustos. Allí estaba la cabeza de Muriel, y yo no lo podía creer, así que le eché a los perros encima. No la he vuelto a ver últimamente…”

Do You Close Your Eyes” también se resuelve con un riff enérgico y muy dinámico pero que no deja de ser un “tres acordes” con una letra poco habitual para los recursos de Ronnie Dio. El propio Ritchie Blackmore lo reconocía en una entrevista para Circus Magazine:

“Varias personas me han recomendado que esa canción saliese como single. Es pegadiza, e incluso cartero puede silbarla mientras hace sus rondas. Es una canción de rock muy sencilla, y el público la pillará enseguida aunque no representa para nada el lugar musical donde nos encontramos. Por otra parte, la segunda cara del disco se compone de dos canciones de nueve minutos, y tampoco estoy seguro de que sea ahí donde la banda se encuentra “

Light in the black” (originalmente llamada ‘Coming Home’) que cierra el álbum, no puede considerase tampoco dentro del campo de la espada y brujería como podría sugerir su título, dicho lo cual, cabe remarcar el espectacular desarrollo instrumental que hacen todos los miembros del grupo, especialmente Tony Carey y, cómo no, Ritchie Blackmore. La precisión que alcanzan ambos músicos en la parte final del tema hace que termines exhausto al acabar el disco.

En fin, lamento insistir pero me gustaría que se me entendiese. Cuando el mismísimo alma mater de RAINBOW tenía dudas respecto a la dirección del grupo como hemos visto en sus declaraciones, que no nos ocurriría a los demás. Creo sinceramente que este disco es una de las obras maestras más importantes de la música rock, pero me parece que pude dar lugar a cierta confusión.

En parte esto se debió como he comentado al trabajo del ilustrador, Ken Kelly. Creo que los trabajos que hizo para KISS y RAINBOW, ambos en 1976, se convirtieron casi de inmediato en sendos iconos y quedaron asociados de por vida al mundo de rock. Son dos portadas que sencillamente describen de una forma difícilmente superable e contenido que ilustran, y además tienen e l mérito añadido de ser dos polos opuestos de un mismo estilo.

Ken se molestaba en oír las canciones o leer los manuscritos a fin de captar una escena que pudiese definir el conjunto de la forma más concisa posible. De esta forma, absorbió el barroquismo y la profundidad de alguna de las canciones que daban forma a “Rising” dejándolas (en mi humilde opinión) perfectamente plasmadas en los trazos y colores de su portada. Tonos cálidos y sin demasiados contrastes que reflejan la solidez de canciones como “Tarot Woman” o “Stargazer” al 100%.

LA PROBLEMÁTICA GIRA DE ‘RISING’.

La presentación de este álbum no fue un camino de rosas. Tenían un hándicap a superar del que ya hemos hablado, que era haber fracasado comercialmente con su álbum de debut, teniendo que ver pabellones con mucho menos aforo del que el grupo merecía y los locales podían albergar, especialmente en Norteamérica.

La única forma de remediar eso era insistiendo y centrando el tour en aquel vasto país. Desde la oficina de management, se programó un tour abriendo para ALICE COOPER por Texas, el medio este y la costa oeste de Estados Unidos que fue abortado por la hepatitis contraída por Cooper. Había que actuar rápido aun a costa del riesgo que suponía para ellos (RAINBOW) ir como cabezas de cartel. La solución pasaba por elegir a unos supporters competentes y los manager vieron en THIN LIZZY la solución perfecta. La banda de Phil Lynnot empezaba a hacerse grande gracias a su magistral álbum ‘Jailbreak’ y además habían dejado el campo abonado, ya que poco tiempo antes habían girado por allí con buena acogida.

RAINBOW programaron cuarenta conciertos, entre los cuales se encontraban algunos lugares ya visitados un año antes: Allentown, New York, Hempstead, Boston, Milwaukee, Chicago o Montreal volverían a tener su dosis de Arco Iris… pero no de THIN LIZZY. El motivo: de nuevo la hepatitis hizo aparición, esta vez en el maltrecho hígado de Phil Lynnot, que privó al público de ver algo tan grande como era su banda presentando ‘Jailbreak’, para cerrar la noche con RAINBOW haciendo lo propio con ‘Rising’. Ahí es nada.

No dejaron de surgir problemas a lo largo del tour, como la suspensión de su noche en el festival ‘Norwester 76 Fest’. Debían cerrar el concierto junto a BLUE OYSTER CULT y BACHMAN TURNER OVERDRIVE, pero esos últimos no se presentaron al no cobrar por adelantado, y en consecuencia, cinco mil energúmenos invadieron y destrozaron el escenario.

Si hablamos de problemas, uno constante fue el arco iris que acompañaba al grupo en escena. Se ha hablado mucho de los quebraderos de cabeza que una réplica de Stonehenge dio a BLACK SABBATH durante la gira de ‘Born Again’, bien, pues a RAINBOW les ocurrió algo parecido con. La banda estaba empeñada en que aquel artefacto coronase los escenarios donde ellos tocaban, para lo cual tuvieron que empezar por idear un sistema que evitase las interferencias con la guitarra. El propio Ritchie lo recordaba muy bien en una entrevista a Circus:

“Lo peor de nuestro último tour fue que mi guitarra seguía haciendo los peores ruidos del mundo. El espectáculo de luz provocaba más interferencia que cualquier otro con el que haya trabajado. Sé que tienes que hacer ciertos sacrificios en ese sentido, pero aquello era ridículo. Las luces estaban generando ruido tanto como yo. He hecho construir una guitarra especial, porque además me estaba cansando de la Strato marrón. Ahora tengo una blanca con un cuello normal, palo de rosa, pero el cableado electrónico es de baja impedancia. Tenemos transformadores para aumentar mi señal y hemos aislado los cables de las luces de los de mis amplificadores …

El dichoso artefacto no solo daba problemas de ruidos si no que su tamaño se convirtió ne muchos casos en un inconveniente insuperable, llegando a cancelar conciertos porque el trasto no entraba en el local.

Terminado Agosto, volaron a Europa con unas pequeñas variaciones en el repertorio. Pasaron por varios países como Francia , Suiza, Inglaterra y Alemania. Si hay algo en este mundo que se ha exprimido, ha sido la gira que hicieron por este país, de cuyos nueve conciertos tres han sido publicados en formato integro en una interesante colección que consta de “Live In Köln 25.9.1976”, “Live In Düsseldorf 27.9.1976”, “Live In Nuremburg 28.9.1976”. Estos va por separado, pero también hay una caja que bajo el nombre “Live In Deutschland 1976” los recopila todos. Esto fue publicado en 2007 por la compañía alemana AFM Records, aunque hay otro álbum bastante anterior, concretamente de 1990 que bajo el título “Live in Germany 1976” (Connoisseur DP VSOP 155) reunía tomas de varias ciudades alemanas, siendo la mayor parte del show de Colonia el 25 de septiembre.

Aquel tour tuvo como artista invitado nada menos que a AC/DC. Los australianos acababan de publicar “High Voltage” a nivel internacional recopilando lo mejor de sus dos trabajos australianos y su compañía, Atlantic, estaba barajando la posibilidad de despedirlos por su escaso rendimiento comercial.

Posteriormente, en el mes de noviembre vuelan a Australia, con BUFFALO como banda telonera y hacen diez conciertos, en uno de los cuales, una huelga de gasolineras impide que esa noche arda la guitarra de Ritchie (verídico). “Rising” había cambiado mucho la percepción de la banda por parte del público… de hecho en la ciudad de Adelaide tuvieron que hacer un show a las cinco de la tarde ya que los de por la noche habían agotado las localidades, y la demanda de entradas era increíble.

Y si en Australia arrasaron, en Japón, la siguiente parada, no fue menos. Trece conciertos con llenos totales e incluso varios sold out de los cuales tres sirvieron como base para la edición del disco en directo oficial del grupo. “On Stage” fue el título simple y directo de un álbum que reflejaba la energía de un grupo en su momento de gloria. Las tomas pertenecían a los shows que hicieron el 8 de Diciembre en el Koseinenkin-Kaikan de Osaka y dos shows el 16 en el mítico Budokan en Tokio respectivamente.

Tras concluir la gira y la publicación del disco en directo, del que hablaremos en su momento RAINBOW volvió a sufrir una debacle en su alineación y las idas y venidas de miembros serían otra vez la tónica habitual en la biografía de la banda. Afortunadamente, esas historias están al margen de nosotros el público que tenemos la inmensa suerte de poder disfrutar de un disco como “Rising”, que seguramente estará entre los diez álbumes definitivos de la historia del rock.

Miguel.Asturias

SI TE HA GUSTADO ESTE ARTÍCULO, PUEDES PROBAR CON ESTOS OTROS:

 

DOSIER “RISING”

Recopilación de artículos, reseñas y entrevistas publicados en la prensa musical de varios países, en relación con RAINBOW y su álbum “Rising” en su mayoría retrospectivos. Para conseguirlo debes escribir un post comentando tu parecer sobre el disco, el grupo en general o cualquier cosa que se te ocurra, siempre y cuando guarde relación con la banda . Recibirás a vuelta de correo un enlace para descargar el dosier.
Si tienes material de prensa que no aparezca aquí y quieres colaborar en mejorar el dosier, por favor escribe a miangarri@gmail.com

– Tourbook Rainbow 1976. 20 páginas en inglés.

– Entrevista a Tom Carey publicada en HUSH magazine nº 33 en 2009. Tres páginas en español.

– Reseña del propio Carey para el libro “The more dark than purple interview”, también publicada en HUSH magazine nº 33 en 2009. Una página en español.

– Reportaje sobre la gira de ‘Rising’ publicado en THIS IS ROCK nº 28, en Octubre de 2006. Siete páginas en español.

– Anuncio gira norteamericana de RAINBOW. Publicado en CIRCUS nº 135 en Abril de 1976. Una página en inglés.

– Reportaje publicado por CLASSIC ROCK en Junio de 2011. Seis páginas en inglés.

– Reseña publicada en CREEM MAGAZINE (U.S.A.) durante Agosto de 1976. Dos páginas en inglés.

– Entrevista publicada en la revista CIRCUS durante Junio de 1976. Dos páginas en inglés.

– Reportaje álbum publicado en THIS IS ROCK 84. Seis páginas en español.