CRONOLOGIA

 WAYSTED: “Save your prayers” 

Corren malos tiempos para Pete Way.  Según han declarado en varias entrevistas  algunos de sus ex-compañeros de U.F.O., las adicciones de Pete no tienen control y los problemas de hígado surgidos a consecuencia de las mismas le sitúan peligrosamente cerca de un punto de no retorno. Verdaderamente es una lástima para cualquiera, pero el hecho de que Pete nos haya regalado (por decirlo así) tantos buenos momentos, hace más triste el hecho. 

Lo cierto es que a lo largo de los años, este gran (en todos los sentidos) bajista ha visto caer su suerte gradualmente, unas veces bajo su reponsabilidad y otras de forma totalmente inocente desde que su carrera con U.F.O. terminase en 1982, cuando la banda inglesa editó  “Mechanix“. La orientación de aquel álbum no satisfizo en absoluto al bajista, quien lo consideraba demasiado comercial en comparación a los discos que hasta entonces habían publicado. Él mismo lo declaraba a Kerrang en Septiembre de 1982: 

Pete y Eddie. Dos almas gemelas

“Yo quería tocar algo más agresivo. Las cosas no estaban yendo por el camino correcto en U.F.O.y la verdad es que a mi “Mechanix” no me gusta nada… eso no es lo que deberíamos estar haciendo… los saxos y todo eso.” 

Su intención por lo tanto era seguir una trayectoria más acorde con el viejo U.F.O. y para ello intentó sellar una alianza con ‘Fast Eddie’ CLarke, quien había sido expulsado de MOTORHEAD (o había abandonado al grupo, dependiendo de a quien le preguntes) dando vida a  FASTWAY (obsérvese lo agudo del nombre) . Las complicaciones empezaron en el primer minuto, ya había un contrato que le vinculaba a U.F.O., aun sin estar en la banda, y le impedía formar parte de cualquier otro grupo. Los abogados de la compañía amenazaron con hundirle y tuvo que abandonar la idea antes de siquiera grabar nada. 

Dicho contrato no le impedía, por otro lado, formar parte como músico a sueldo de una banda, lo cual le permitió aceptar la oferta que Ozzy Osbourne le había hecho  para formar parte de su grupo. La reciente muerte de Randy Roadhs había descabezado a la banda que le arropaba, ya que provocó el abandono de Rudy Sarzo (antiguo compañero e íntimo amigo del fallecido guiatrista) quien no se vio con fuerzas para seguir formando parte de aquello. Así, Pete Way haría el tour inglés de “Speak of the devil” junto a Brad Gillis,   Tommy Aldridge y por supuesto Ozzy Osbourne. Sin embargo, los vientos de cambio que arreciaban en el panorama musical no fueron ajenos a la banda del ‘madman’ y barrieron de un soplido sus posibilidades de asentarse en aquel grupo. 

  

Pete tocó para un Ozzy más desorientado que nunca

Así las cosas, tuvo que esperar hasta 1983, para verse libre de ataduras legales y poder poner en marcha a WAYSTED, con quienes tras dos álbumes de los que hablaremos en su momento publicó este “Save your prayers” en el 86.  Que semejante disco fuese el que más alto llegó a los charts americanos, alcanzando un más que discreto número 185, no deja de ser injusto, pero no es menos cierto que esa situación fue la consecuencia de que las cosas no se hiciesen todo lo bien que se debieron  hacer. La inestabilidad de  la banda fue un verdadero lastre para su desarrollo, y alcanzó tanto a miembros  que entraban y se iban, como a otros que entraban y una vez dentro cambiaban su puesto en el grupo. En poco más de tres años, desde el debut con ‘Vices’ (Chrisalys , 1983) hasta el álbum que nos ocupa, formaron parte de WAYSTED baterías como Fran Noon, (ex DEF LEPPARD y ex WILD HORSES), Jerry Shirley (que había completado la formación de FASTWAY  junto a Pete y Eddie Calrke), Andy Parker, antiguo compañero de Pete Way en U.F.O. , el ‘entrañable’ PhiltyAnimal’ Taylor ,  que ocupó el puesto eventualmente tras irse de MOTORHEAD,… hasta Decca Wade de los OI!punks  ANGELIC UPSTAIRS,  tuvo el honor de sentarse tras el kit de batería!. Finalmente fue un desconocido John Diteodoro quien entrase en el estudio para registrar el álbum que estamos intentando visitar. 

En cuanto a la guitarra, las cosas no fueron diferentes, y el bueno de Pete echó mano  de un guitarrista para cada grabación, lo que al final derivó en un listado que incluía a Paul Raymond Ronnie Kayfield,  Neil Shepherd y Paul Chapman quién entraría para el EP “The Good, the Bad the Waysted” y continuaría en “Save your prayers”. Resumiendo, tan solo Pete Way y Finn, que era el nombre del cantante, fueron una constante en los tres primeros años de WAYSTED … bueno, en realidad, tampoco fue así exactamente, ya que Finn no llegó a grabar “Save your prayers” si no que quien lo hizo fue Danny Vaught, un verdadero hallazgo que con el paso de los años formaría TYKETTO

En resumidas cuentas, la formación que firmaría este disco sería Pete Way, Paul Chapman, Danny Vaught y John Diteodoro como bajista, Guitarra, cantante y batería respectivamente. El camino transcurrido hasta llegar a este punto fue un cúmulo de obstáculos tal, que explica por sí mismo el poco alcance que consiguió un grupo tan solvente. En cualquier caso, eso ya es historia y de lo que toca hablar ahora es  de “Save your prayers”. Recordemos que a aquellas alturas el metal clásico no vivía sus mejores momentos. SAXON, DIO, ACCEPT, JUDAS PRIEST y la mayoría de los grupos europeos que hasta entonces habían sido las grandes bazas en festivales y habían estado presentes en las listas de ventas habían tenido su tiempo y se imponía un cambio en las formas.  Sin embargo en aquel año se abrirían tres caminos posibles para el éxito: uno de ellos pasaba por radicalizar el sonido (baste decir que 1986 fue el año de “Reing in blood”, “Master of puppets”, “Peace sells but who’s buying” o “Pleasure to kill” de SLAYER, METALLICA, MEGADETH y KREATOR…  ) otro por edulcorarlo (también se editaron “Slippery when wet” , “Night songs”  o “Looks what the cat dragged in”, de BON JOVI, CINDERELLA y POISON respectivamente) y una tercera vía que pasaba por  retomar la senda del hard rock más clásico con olor a los 70’s. 

En ese sentido AEROSMITH y AC/DC comenzaban a recuperarse de una forma un tanto tímida con ‘Done with mirrors’ y ‘Who made who’, THE FIRM , la banda de Jimmy Page y Paul Rodgers, editaban su segundo álbum, ZODIAC MINDWARP se daban a conocer con ‘High Priest of love’,  THE CULT estaban a punto de publicar “Electric” y TESLA debutaban con “Mechanical resonance”, un magnífico álbum que recuperaba muchas referencias del hard rock clásico de la década anterior… ¿podría WAYSTED haber tomado ese camino? Sí, en mi opinión. El sonido de sus anteriores trabajos les permitía hacerlo de haber querido, pero la opción de la banda fue acercarse al rock de FM.  La impecable producción de Simon Hanhart , nítida y consistente a la par, seguramente ayudó en parte a ello, habida cuenta que bandas como ASIA, MARILLION o solistas como Brian Adams entre otros muchos, figuran en su currículo, pero es más probable que gran parte de la “responsabilidad” fue del nuevo cantante, Danny Vaughn, quien  llegaba a sustituir a Finn.  Vaughn, famoso hoy en día por ser el frontman de TYKKETO, aterrizaba en la banda de la mano de Paul Chapman, con quien había trabajado en Florida para las demos  de lo que se suponía iba a ser el primer álbum en solitario del ex -guitarrista de U.F.O., y aportó, según sus palabras el 95% de las letras y gran parte de las melodías y algunos arreglos, pero por decisión del manager  nunca se vió acreditado, lo que poco tiempo después se convertiría en la causa de su abandono del grupo.  En cualquier caso, y sin pretender adelantar acontecimientos,  lo cierto es  que el trabajo de Vaughn termino de orientar el sonido de WAYSTED hacia la FM de manera definitiva. Dicho esto también hay que admitir que acertó de lleno. Lejos de otras obras del género que resultan totalmente insustanciales, “Save your prayers” se sostiene sobre  esquemas construidos a base de  riffs muy contundentes que se abren a coros asequibles y melódicos, pero nunca empalagosos. Es el caso de la poderosa ‘Walls falls down’ que abre el disco, ‘Out of control’, ‘Black and blue’ (que fue el single) o ‘Singing to the night’. Canciones con arreglos que de simples parece que no estén, pero que no por eso son menos efectivos.

 

También hay otras canciones que prueban lo alargada que era la sombra de U.F.O.. La citada ‘Singing to the night’ o ‘Heaven tonight’, donde incluso la voz de Vaughn recuerda a Phil Mogg, son un par de ejemplos. Más netamente metal, con licencias incluso a los ritmos cabalgados de IRON MAIDEN (a quienes por cierto telonearon en su gira por Estados Unidos con este álbum) son ‘Hells come home’ y ‘Heroes die Young’, a pesar de su engañosa intro.  Como colofón, un medio tiempo que con  el título de ‘So long’ cierra un disco tan brillante como infravalorado por el mercado y las listas por los motivos antes expuestos. Me pregunto cuantas bandas habrá en una situación parecida, viendo como absolutas mediocridades se llevan fama, dinero y gloria mientras ellas ven que su talento apenas les da para comer… el rock es injusto a veces.