Cronología

SLAYER: “Reign in blood”

Angel of Death,  Piece by Piece,  Necrophobic,  Altar of Sacrifice,  Jesus Saves,  Criminally Insane,  Reborn, Epidemic,  Postmortem, Raining Blood 
Tom Araya – Bajo y voz , Jeff Hanneman – Guitarra,  Kerry King – Guitarra, Dave Lombardo – Batería, Rick Rubin – Productor,  Andy Wallace – Ingeniero de sonido

Portada y encarte del vinilo

ESTE ARTICULO SE COMPLETA CON UN DOSSIER DE PRENSA CUYO CONTENIDO Y FORMA DE CONSEGUIR ESTÁN INDICADOS AL FINAL DEL POST.

La secuencia es más o menos así: Sacas el vinilo de su funda. Lo colocas en el tocadiscos y posas suavemente la aguja sobre él. De repente, el sonido de una guitarra te embiste desde el equipo de música,  y cuando quieres recobrar el aliento caes en la cuenta de que has estado treinta minutos en el infierno. Esa es al menos la sensación que te queda tras escuchar ‘Reign In Blood’, porque nunca antes y nunca hasta ahora, un grupo ha sabido condensar tanta maldad en tan poco tiempo.

Todo obedeció a una serie de factores que convergieron hacia la creación de lo que muchos consideraron la obra maestra del thrash, un listón que en mi humilde opinión (si a alguien le interesa)  debe subirse hasta situarlo entre los diez mejores discos de la historia del rock and roll.   El mayor mérito, qué duda cabe, fue la banda en sí. Cuatro tipos con apenas veinte años cumplidos, centrados en su trabajo y en un insuperable estado creativo,

Kerry era portada en las revistas especializadas allá por 1985

 que veían por fin compensado el esfuerzo de años. Ir contracorriente, llevando al extremo la filosofía del heavy metal en un lugar como Los Angeles a mediados de los ochenta, era un ejercicio de determinación y convencimiento que merece un aplauso.

Dicho esto, no deberíamos olvidar a un personaje esencial en esta historia, sobre cuya trayectoria y aterrizaje en el círculo de la banda me gustaría profundizar. Supongo que ya sabes que me estoy refiriendo al productor del álbum y propietario de la compañía que lo editó, el hoy mega millonario Rick Rubin.

Rubin comenzó a ser conocido en los primeros años de la década de los 80, por aplicar la disciplina del pop al entonces caótico mundo del hip hop, jugando  hacia 1985 un papel determinante en el desarrollo de ese estilo. No mucho tiempo atrás, en 1981, se había matriculado en la N.Y.U. (New York University) para estudiar imagen y sonido, aunque su interés estaba más cerca de la escena punk de la ciudad que de los libros. Era un habitual de los clubs como el Max Kansas o el CBGB’s e incluso montó una banda llamada HOSE. Gracias a ello terminó haciéndose muy amigo del grupo BEASTIE BOYS, una banda hardcore que no tardaría en orientar su sonido hacia el emergente hip hop. Cuando esto ocurrió, Rick se convirtió en su DJ, momento a partir del cual su interés por el rap desplazó al punk y centró sus movimientos.

Hacia 1983 programó las bases para un dúo llamado T. LaRock & Jazzy Jay’s, y gracias a un préstamo de sus padres, les grabó  un single. Rubin, que tenía una fuerte mentalidad empresarial,  removió cielo y tierra hasta vender la grabación a un productor llamado Arthur Baker, quien lo publicó y distribuyó, accediendo a la condición impuesta por  Rubin para que se pusiese  el logo de su compañía en la cubierta. Había nacido Def Jam Recordings.

Durante  los siguientes dos años,  Def Jam ganó una sólida reputación y Rubin puso en circulación varios ep’s con su propia producción. Todo fue una bola de nieve. El género rap se hacía cada vez más importante y las ventas de discos crecían sin parar, lo que no tardó en encender las alarmas de la multinacional Columbia, que lanzó una especie de opa y compró Def Jam por dos millones de dólares, asociándola a CBS.

¿BARON ROJO y SLAYER tocaron juntos? no way, pero ¿de donde sacarían el dibujo?

Aquel estudiante recién graduado, se había convertido en millonario en apenas unos años, gracias a su talento y a su trabajo. Estuvo en el momento justo en el sitio adecuado e hizo realidad el mito del sueño americano.

La situación de Rubin había mejorado notablemente, y su ambición bien entendida le estimulaba para seguir buscando grandes bandas dentro de diferentes escenas. En aquel momento y mientras trabajaba en lo que sería el multimillonario “Lisence to ill” de BEASTIE BOYS, ya le había echado el ojo a un nuevo cuarteto que se hacía llamar RED HOT CHILIE PEPPERS. No le faltaba vista, esa es la verdad.

Aparte de todo eso, Rick había puesto su atención en una corriente emergente dentro del heavy metal. Quizá fuese el recuerdo de su etapa punk, cuando BLACK FLAG o CIRCLE JERKS eran sus bandas favoritas o quizá el espectacular ascenso de METALLICA y su fichaje por una multinacional, pero en cualquier caso el thrash Metal estaba ocupando posiciones y Rick Rubin  también quería estar presente en aquel movimiento.

Animado por Peter Dogherty, uno de sus compañeros de la NYU fuer al Ritz a disfrutar de una velada verdaderamente sangrienta. El propio Rubin así lo recordaba:

“SLAYER eran los cabezas de cartel. MEGADETH tocaban antes junto a EXODUS y ANTHRAX pero apenas recuerdo nada anterior a la actuación de SLAYER. Literalmente arrasaron. Para ser sincero, ninguna otra banda tuvo nada que hacer allí aquella noche.”.

Al día siguiente, SLAYER repetían en el mítico L’amour, y Rick se presentó allí, pero no ya como simple espectador, si no decidido a llevárselos a su compañía discográfica. SLAYER estaban ligados a Metal Blade, sello con el que aun tenían comprometidos tres álbumes, pero se veían en un círculo demasiado reducido para sus posibilidades reales. METALLICA habían firmado recientemente por Elektra y todo parecía indicar que ellos serían los siguientes en dar el salto, algo que nunca podrían hacer en Metal Blade.

Rick ofreció un contrato a la banda que, naturalmente, aceptó por encima de la vieja amistad que les unía a Brian Slagel, dueño de Metal Blade. Este por cierto tampoco salió mal parado precisamente, ya que se hizo con los derechos de explotación del material editado por SLAYER hasta entonces en su compañía.

SLAYER, EXODUS y SUICIDAL TENDENCIES. Una de las mejores cosa qeu tenía el thrash era ver el buen rollo que había entre los grupos.

Una vez definido el futuro de la banda en la nueva compañía, había llegado el momento de plasmar en vinilo las nuevas canciones. La grabación tuvo lugar en el Hit City West Studio en Hollywood oeste, el mismo en que MOTLEY CRUE registro “Too fast for love“. Era un modesto estudio analógico de 24 pistas, suficiente para un grupo que no necesitaba artificios. En realidad, el trabajo fue bastante sencillo. SLAYER venían con la lección más que aprendida, ya que las canciones de “Reign in blood” existían desde hacía tiempo. De hecho, Brian Slagel ya había oído las cintas que el grupo había grabado como demo, antes de que Rick Rubin entrase en escena. Tom Araya:

“Recuerdo que nada más llegar del tour europeo nos pusimos a trabajar en material nuevo. Jeff  y Kerry  ya tenían muchas bases escritas, las ensayaron y se las ensañaron a Dave. Lo hicieron muy rápido. Después las grabamos , como siempre, y se las pusimos a Brian (Slagel). Cuando las oyó se puso como una moto, y eso que no tenían grabada la voz… la siguiente vez que las oyó fue en el álbum que Rick Rubin publicó. (risas).”

La mayor presencia de temas firmados por Jeff Hanneman ayudó a agilizar los trámites de escritura, pero no solo sirvió para eso. Hasta entonces el hecho de que Kerry King fuese el autor de la mayor parte de los temas, hizo que estos quedasen impregnados de su influencia heavy metal europea, muy especialmente la que sobre él ejercían JUDAS PRIEST y MERCIFUL FATE. Hanneman equilibró el conjunto haciendo valer su pasión por el hardcore.-in-your-face  de bandas como D.R.I., capaces de grabar e.p.’s con veinte canciones. Todo se puede resumir diciendo que “Hell Awaits”, el anterior disco del grupo tenía siete canciones en treinta y siete minutos y “Reing in blood” duraba veintinueve minutos y alcanzaba los diez temas.

Rick Rubin con SLAYER. Cuesa un güevo encontrar una foto de Tom Araya con la boca cerrada!!!

La producción, como ya hemos comentado, fue fundamental para canalizar aquellas brillantes composiciones. Lombardo suena transparente y con presión, puedes sentir cada golpe en cada sitio. Tom Araya parece que estuviera gritándote al oído, y de las guitarras que se puede decir… hay grupos que se adelantan a su tiempo, y si en los setenta fueron BLACK SABBATH ,los ochenta fueron para SLAYER. Los duelos de la pareja son puras demostraciones de velocidad y sus B.C.RICH llegan a crear ambientes de auténtico infierno. Nadie hacia nada parecido en el 86 y aún me atrevería a decir que tuvimos que esperar casi diez años para que Dimebag Darrell o Robert Flynn nos trajeran tanto fuego en una guitarra.

Kerry King: “ Rubin tenía una mentalidad diferente. Lo primero que notas es que no hay reverb. Eso hace que el conjunto suene más amenazante, porque te pega de lleno. Rubin limpió nuestro sonido y eso cambió drásticamente nuestro concepto del metal y la percepción que a gente tenía sobre nosotros. Era como ‘joder, puedes distinguirlo todo, estos tipos están tocando a toda velocidad pero cada nota está en su sitio’.

Para “Reing in blood” SLAYER continuaron con su máxima de incomodar a través de sus letras, algo con lo que alcanzaron en esa ocasión cotas desconocidas. Esto se debió a que, si bien hasta entonces habían basado sus textos en algo tan etéreo como Lucifer, quisieron demostrar al mundo que la especie humana era capaz de superar al viejo cornudo, y para que quedase bien claro sacaron un pie del infierno y lo pusieron entre los humanos.

Angel of death” es una descripción de los experimentos de Joseph Menguele, un mad doc del partido nazi empeñado en mejorar las razas a base de emplear técnicas medievales. Los políticamente correctos  se escandalizaron porque la canción no tomó posición, limitándose a describir lo ocurrió. Hanemman, autor de la letra, entendió que era obvio que nadie en su juicio podía dar por bueno todo aquello y cometió el ‘pecado’ de no recordarnos cada dos minutos, como niños pequeños que somos,  que Mengele era un mal bicho. Esto, añadido a la presencia de simbología nazi en sus guitarras e incluso en el logo de la banda, les sirvió para labrarse  una dudosa reputación. Esa fue probablemente la canción más polémica pero el resto de las  letras no ayudan a mejorar el problema (para quien pueda ver un problema). El catálogo de las malas vibraciones abarca desde la tortura (“Piece by piece”)  a los temas médicos (“Reborn“o “Epidemic“) adornando el conjunto con  paisajes apocalípticos como “Raining blood”/”Postmortem” y sin abandonar del todo el anticristianismo (“Jesus saves” o “Alter of sacrifice”). Desde luego, si lo que pretendían era molestar a la sociedad  progre de Tipper Gore, en plena cruzada P.M.R.C. Lo consiguieron de pleno.

Todo el lote  venía envuelto en una portada sucia y enfermiza que veinte años después ha sido imitada hasta el aburrimiento con el arte digital. Ésta consiste en un collage absolutamente insano, donde su autor, Levy Carroll refleja de algún modo lo que el grupo aborda en sus textos:

Publicidad del álbum

“Lo que hace que una portada sea buena es como refleja el sonido del disco. “Reing in blood lo consigue a la prefección. La composición del cuadro nos sumerge en un sueño nauseabundo y oscuro, con esos demonios y monstruosidades que acechan nuestro inconsciente.. Tiene referencias a El Boso y Bruegel, actualizándolos”.

Otro detalle notable fue la foto de la contraportada. Charly Rinne, su autor hizo un trabajo magnífico con aquella instantánea hecha en el backstage del HEAVY SOUND FESTIVAL ‘85 en Holanda  que muestra a cuatro dementes dispuestos a comerse el mundo a dentelladas.

En fin, SLAYER con su álbum de 1986 mostraban el lado enfermo del hombre de una forma que no tenía nada de gracioso. Hasta entonces Ozzy Osbourne, era el malo de la película, la encarnación del mal en la sociedad americana, pero en realidad lo suyo no pasaba de ser satanismo de película de Jesús Franco.

Lo de Hanneman, King, Araya y Lombardo parecía algo bastante más serio…era como comparar a Jason Worhees con Jeff Dammer… la verdad es que daba miedo.

Miguel.Asturias

Si te gustó este artículo, probablemente estos también te interesen:

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Dossier de prensa sobre “Reing in blood” y relacionados. Treinta y siete páginas alojadas en Megaupload con un peso de 50 mb

Recopilar el material para este dossier ha sido una tarea de locos, y demuestra bien a las claras el apestoso nivel de la prensa española con respecto al thrash ( a excepción de METALLICA, claro). Si tienes una edad, recordarás la sequi informativa que había en este país al respecto,  algo que queda confirmado hoy y aqui. Revistas alemanas, inglesas, francesas, norteamericanas, e incluso brasileñas. pero ninguna española, lo que es un poco triste. En fin, es lo que hay… ah!!! aprovecho para agradecer a Hugo de MYGALLERY OF ROCK AND ROLL y Peter Nielsen de THINLIZZYGUIDE la ayuda presatad.

Para conseguirlo, Como de costumbre, debes escribir un comentario sobre SLAYER, “Reign in blod” o cualquier cosa que esté relacionada con este disco o el grupo en general. No será difícil tanto si te gusta como si lo odias.

Contenido:

-Reseña del álbum en ENFER MAGAZINE nº 46 aparecida en Marzo de 1987. Una página en francés.
-Entrevista publicada en HARD FORCE MAGAZINE en su número 7, en Mayo de 1987. Dos páginas en francés.
-Reseña Show en Francia aparecida en HARD FORCE nº 08 en Junio de 1987.Dos páginas en francés.
-Poster aparecido en ROCK BRIGADE nº 19.
-Reseña del mitico show en L’mour en 1985 (esa noche conocieron a Rick RUbin). Aparecida en la ROCK BRIGADE nº 19. Una página en brasileño.
-Artículo aparecido en METAL MANIA MAGAZINE en 1987-Cuatro páginas en inglés.
-Entrevista en METAL HAMMER nº5 publicado en Inglaterra en MAyo de 1987. Cuatro páginas en inglés.
-Reseña en METAL FORCES MAGAZINE, nº 19 1986. Una página en inglés.
-Reseña en HARD ROCK MAG nº16, editada en Francia en Enero de 1987.Una página en francés.
-Entrevista aparecida en METAL-HAMMER Alemania nº 5, MAyo de 1987. Cinco páginas en alemán.
-Entrevista en HORROR INFERNAL MAGAZINE, nº10 Junio de 1987. Una página en alemán.
-Reseña en reportaje de TERRORIZER magazine nº 87, publicada en marzo de 2001. Una página en inglés.
-Mega poster (horroroso) aparecido en METALHAMMER (Alemania) nº 6 en Junio de 1987.
-Reportaje tour europeo aparecido en  METALHAMMER (Alemania) nº 6 en Junio de 1987. Cuatro páginas en alemán.
-Reseña aparecida en Kerrang 130. Una página en inglés.

Anuncios