CRONOLOGIA

.::MOTORHEAD: Orgasmatron::.

– Deaf Forever – Nothing Up My Sleeve – Ain’t My Crime – Claw – Mean Machine – Built for Speed – Ridin’ with the Driver – Dr. Rock – Orgasmatron

Ian ‘Lemmy’ Kilmister, Bajo y voz Phil Campbell, Guitarra WÜrzell Guitarra, Pete Gill Batería Bill Laswell Productor

ESTE ARTICULO SE COMPLETA CON UN DOSIER DE PRENSA, CUYO CONTENIDO Y FORMA DE CONSEGUIR ESTÁ RESEÑADO AL FINAL DEL POST.

IMPORTANTE!!!!! SI TIENES MATERIAL DE PRENSA QUE NO APARECE EN LA LISTA Y CREES QUE PODRÍA SERVIR PARA MEJORAR EL DOSIER , POR FAVOR, ESCRIBE UN CORREO A miangarri@gmail.com

Contra todo pronóstico, MOTORHEAD había ganado la guerra a cuantos agoreros anunciaban un fin pronto y trágico para la banda, justo diez años antes, cuando en 1975 se escucharon sus primeros riffs. Batalla tras batalla habían ido ganando posiciones, hasta el momento en que la condición humana de aquel pequeño ejército hizo que el concepto de grupo colapsara y todo quedase sostenido por la verdadera fuerza motriz de esa banda. Después de años luchando, Lemmy había llegado a un punto en el que estaba tal y como empezó, es decir, solo y sin contrato, pero hizo cierto el refrán de ‘mala hierba nunca muere’ y no tardó en reunir una banda y conseguir una nueva compañía para publicar los discos de MOTORHEAD.

El nuevo MOTORHEAD se había materializado algún tiempo atrás, con la incorporación de Phil Campbell y Würzell  en las guitarras y el ex-SAXON Pete Gill como batería y habían dejado un excelente sabor de boca en las cuatro canciones que habían grabado para el recopilatorio “No remorse” allá por 1984. Aquel doble LP fue el último que la banda publicó en la compañía Bronze y marcó un momento de enormes cambios.

De casi todos ellos se hizo cargo Dough Smith, manager del grupo, que creó GWR (acrónimo de Great Western Road) para dar salida a los brillantes nuevos trabajos de nuestro héroe favorito… claro que Dough también siguió llevando las giras y todo el merchandising y terminó teniendo más poder sobre MOTORHEAD que cualquiera de sus componentes, Lemmy incluido. Este error lo pagaron caro, pero aún tardarían algún tiempo en darse cuenta de ello.

Lo más inmediato era editar las nuevas canciones en nuevo álbum completo de estudio, que sería el primero desde 1983. Poder mantenerse en activo durante tres años en aquella época, sin  apenas sacar material nuevo, era algo que muy pocos se podían permitir. No olvidemos que en los 80, todas las bandas sacaban al mercado un disco por año como mínimo, y había que tener una base de fans extremadamente leales para que pasase tanto tiempo sin caer en el más profundo de los olvidos. En el caso de MOTORHEAD, contaban con ese valor añadido, de modo que su actividad pudo reanudarse, casi como si nada hubiese ocurrido.

La grabación del nuevo disco tuvo lugar en los Master Rock Studios, situados en Londres, muy al comienzo del verano de 1986 y se alargó por espacio de once días. El porqué de grabar el disco en tan poco tiempo responde a dos razones. La primera fue que el hecho de llevar meses con el material preparado, les sirvió para entrar en el estudio con las ideas perfectamente claras. Sabían lo que buscaban y, lo más importante, sabían cómo plasmarlo en la grabación. No en vano en los conciertos ya incluían canciones de las que aparecerían aquí como eran ‘Built For Speed’, ‘Mean Machine’ o ‘Nothing Up My Sleeve’. De esa manera tenían una referencia de cómo sonaban aquellas canciones en directo, y cómo respondía el público ante ellas. La otra razón, como siempre era que el presupuesto de la compañía era bastante escaso y, para decirlo claro, había que aligerar.

Las canciones que llevaron a los Masters of Rock, formaban un conjunto que no desencajaba ni desmerecía en absoluto dentro de la discografía de la banda. Por primera vez desde 1980 habían conseguido escribir un álbum compacto y coherente, sin altibajos. Obviando el disco en directo, hay que recordar que ni ‘Iron Fist’, ni ‘Another perfect day‘ estaban a la altura, viéndolos como conjunto. No se puede negar que tuviesen grandísimas canciones, pero a nivel global no sucedía lo mismo. Sin embargo, en ‘Orgasmatron’ (que originalmente iba a titularse ‘Riding with the diver’) las canciones devolvían al grupo la fuerza de álbumes como ‘Overkill’ o ‘Bomber’ pero puestas al día. Eran una perfecta continuación del material nuevo que habían incluido en el recopilatorio ‘No remorse’, como la clásica ‘Kill by death’, sonando más fresco que nunca y a la vez con una agresividad que nada tenía que envidiar a bandas que por aquellos años comenzaban a despuntar. MEGADETH, EXODUS, los neoyorquinos ANTHRAX o en menor medida METALLICA, tenían sus raíces en el sonido de MOTORHEAD, y con este disco, el equilibrio entre ambos mundos era más notable que nunca. ‘Deaf forever’ por ejemplo, abre el disco como una verdadera avalancha y su fórmula aún a día de hoy es repetida por las bandas más contundentes de la escena. Qué decir del hipnótico tema que da título al disco. Otra de las canciones escritas por Lemmy en diez minutos convertida en clásico por derecho propio, que contrasta por su secuencia rítmica con la velocidad de ‘Ridin’ with the diver’ o ‘Mean machine’… son en su mayoría, canciones adelantadas a su tiempo que han servido como patrón a muchas de las bandas que hoy día lideran los festivales de Metal. Esto, por otra parte, no quiere decir que se hubiesen olvidado de sus raíces. Sólo has de escuchar la intro de ‘Nothing up my sleeve’ o el Booggie-Rock en ‘Built for speed’ o ‘Doctor rock’ (que abrió su set en directo durante años) para darte cuenta de que los cimientos que seguían sosteniendo al grupo eran los mismos que en su día le dieron vida, sin ningún tipo de complejo.

El productor esta vez fue Bill Laswell, una decisión extraña teniendo en cuenta su currículo, lleno de nombres como Fred Frith, Elliott Sharp, John Zorn, Golden Palominos, Brian Eno o David Byrne. También participó en los trabajos en solitario de Mick Jagger o Phil Collins, ganándose todos los méritos como personaje menos indicado para trabajar con un grupo como MOTORHEAD.

Paradójicamente, lo cierto es que su trabajo en el estudio fue sorprendentemente bueno. Bill consiguió un brillo en las guitarras que, combinado con la presión que venía de la sección rítmica, formaba un conjunto que resistía la comparación con cualquiera de los trabajos que hasta entonces hubiesen puesto en la calle. Todo cambió, sin embargo, a la hora de hacer las mezclas. En palabras del propio Lemmy “el álbum volvió peor de lo que se había ido”. Laswell y Jason Corsaro (su ingeniero) volvieron a Nueva York para masterizar las cintas y allí, en ausencia de los miembros del grupo, pusieron y quitaron donde les vino en gana. Eliminaron parte de las armonías que los guitarristas habían grabado y algunas voces dobladas de Lemmy, cargaron de efectos la batería y, en fin, añadieron y cortaron a su antojo con un resultado totalmente insatisfactorio para la banda.

Los problemas no habían hecho más que empezar, también la distribución del disco trajo quebraderos de cabeza. El nuevo álbum tardó demasiado en salir a la venta. Lemmy y Wurzel hicieron un tour de presentación por varias radios entre el 6 y el 9 de julio, y el  disco no salió hasta mediados de agosto, que además no es precisamente el mejor momento para poner un disco en el mercado. El impacto inicial de la salida, por lo tanto, quedó un tanto deslucido, a lo que se añadió el problema que muchas tiendas tenían para conseguir copias. Finalmente, el inicio del tour de presentación se retrasaría hasta mediados de septiembre, así que el verano, como de costumbre, lo dedicaron a los festivales. Ya habían participado en uno itinerante que, en los meses previos al estío, les llevó por Alemania, Holanda y Dinamarca. Aquel festival se celebraba durante siete días bajo el nombre ‘The Easter Metal Blast’, pero la cita más importante llegaría en agosto, cuando formaron parte de un evento histórico. El festival MONSTERS OF ROCK en Donington Castle, que sirvió para dejar bien claras dos cosas: La primera era que, con una formación totalmente reestructurada, un disco nuevo y una nueva compañía, nada en absoluto iba a cambiar en el espíritu del grupo. La segunda cosa que demostraron, era que su base de fans es tremendamente leal. Si bien tuvieron que parar su show durante cinco minutos debido a los lanzamientos por parte del público de objetos que pusieron en peligro el equipo de escena, al final recibieron una ovación que les obligó a salir a hacer un bis y encima doble, algo de lo que no muchos participantes en Donington pueden presumir.

El tour de ‘Orgasmatron’ propiamente dicho no comenzó hasta el mes de septiembre. El día 14 ofrecieron en el Mayfair de Southampton el primero de una serie de nueve conciertos, que serían los que darían firma al primer tramo del tour. Teniendo en cuenta que empezaban en casa, resulta una cantidad de fechas un tanto escueta, sin embargo la banda iba a por todas. Dough Smith diseñó un artilugio para montar en escena, que buscaba impactar al público como en su día lo hiciera el mítico bombardero, pero esta vez todo quedó en una situación digna de la película ‘This is Spinal Tap’. Se trataba de un montaje imitando el tren que ilustraba la portada del disco. Estaba posado sobre unos raíles y en su parte delantera se situaba la batería. La idea era que durante los conciertos, la locomotora se moviese adelante y atrás, pero no contaron con que ningún escenario tenía la profundidad adecuada para que el efecto fuese apreciado, de manera que cada noche tenían que devolverlo al trailer de transporte hasta que desestimaron la idea. Como era de esperar, el tren no viajó a Estados Unidos, donde una vez más, terminaron el año. Treinta y dos shows en poco más de un mes en los que, desde el primer día no faltaron los problemas. Esta vez fue el manager de la banda telonera el que consiguió sacar de quicio a MOTORHEAD. El grupo no era otro que MEGADETH. Este grupo estaba en un muy buen momento con el álbum ‘Peace sells but…who’s buying?“ en el mercado, y quizá su jefe debió pensar que tenía derecho, entre otras cosas, a intentar evitar que MOTORHEAD utilizara su propio camerino o a que su banda se retrasase en la prueba de sonido hasta el punto de pisar el tiempo de prueba de MOTORHEAD. Por supuesto, aquel tipo se libró por los pelos de ser apalizado por los técnicos de MOTORHEAD y la banda fue expulsada del tour tras la primera noche. El manager se ocupó de airear en la prensa americana las supuestas malas condiciones a las que la banda de Dave Mustaine estaba sujeta y de decir un montón de mentiras más, pero todo quedó claro entre ambos grupos, cuando poco después el propio Mustaine pidió disculpas personalmente a Lemmy, a pesar de no ser culpable. Por cierto, el manager ya había sido despedido.

El tour contó finalmente con la banda hardcore CRO-MAGS en parte de la gira, siendo MERCYFUL FATE y EXCITER los invitados en el resto de los shows. De vuelta a Europa, hicieron quince conciertos en Alemania que les condujeron hasta el final del año, momento en el que comienzan a dar pasos en una nueva dirección. Resumiendo pues esta etapa que nos ocupa ahora, encontramos que ‘Orgasmatron’ fue el primer álbum (y único) de la nueva formación y también el primero para la nueva compañía, la GWR, que lo sería durante varios años. Ellos se crecieron ante la dificultad construyendo sobre barro el bloque más compacto y sólido en años, y aunque quizá entonces no supimos apreciarlo, el tiempo se encargó de hacer justicia a este disco.

Miguel. Asturias

 

Bueno, pues si ya has pasado alguna vez por aquí sobran las explicaciones, en el caso que seas nuevo, la cosa va así: Este es una especie de dossier de prensa con páginas sueltas de diferentes revistas que dedicaron su espacio a MOTORHEAD con motivo de la publicación de este disco .

Para conseguirlo, tienes que escribir un mensaje en este blog que trate sobre ese álbum, tu opinión sobre él, como lo descubriste, lo que piensas de él respecto a otros trabajos… no sé, lo que se te ocurra, que tenga que ver (insisto) con el álbum o el grupo.

DOSSIER ORGASMATRON.

– Reseña del álbum publicada en la revista METAL FORCES nº 18, en 1986. Una página en inglés.

– Reseña actuación en L.A. publicada en la revista ROCK BRIGADE nº 33, en 1986. Una página en portugués.

– Reportaje actuación en Londres publicada en la revista POPULAR1 en Noviembre de 1986. Cuatro páginas en español.

– Entrevista aparecida en CRASH magazine nº 7 durante Agosto de 1986. Dos páginas en alemán

– Reportaje fotográfico y entrevista con la nueva formación publicado en KERRANG extra durante 1985. Seis páginas en inglés

– Reportaje fotográfico y entrevista con Würzel publicado en KERRANG extra nº4 durante 1985. Dos páginas en inglés

– Test musical a Lemmy y Würzel publicado en CRASH Magazine, en Octubre de 1986. Una página en alemán.

– Entrevista a Lemmy publicada en Crash Magazine nº 9, en Septiembre de 1985. Cuatro páginas en alemán.

– Entrevista a Lemmy publicada en Crash Magazine nº 1, en Enero de 1987. Cuatro páginas en alemán.

Anuncios