Cronología

.::BLACK SABBATH: “7th Star”::.

– In for the Kill – No Stranger to Love – Turn to Stone – Sphinx (The Guardian) – Seventh Star – Danger Zone – Heart Like a Wheel – Angry Heart – In Memory …

Tony Iommi: Guitarra, Glenn Hughes: Voz, Dave Spitz: bajo, Eric Singer: Batería, Geoff Nicholls: Teclado

Músicos Adicionales: Gordon Copley – Bajista en “No Stranger to Love

ESTE POST SE COMPLETA CON UN DOSSIER DE PRENSA. SU CONTENIDO Y LA FORMA DE CONSEGUIRLO ESTAN DETALLADAS AL FINAL DEL ARTÍCULO.

GRACIAS A VICTOR PRAP’S POR SU AYUDA A LA HORA DE SACAR ESTE ARTÍCULO ADELANTE 😉

Comienza el “nuevo curso” para Metal80, y toca hablar de un disco tan gris en su historia como brillante en su contenido. La reseña es un resumen del capítulo correspondiente de mi libro ( Francisco Umbral dixit) “Cuatro décadas entre el cielo y el infierno” (Quarentena ediciones, 2008) y su uso obedece a que no dispongo estos días del tiempo suficiente para escribir algo nuevo y recopilar el material para el dossier. En todo caso, creo que este álbum encierra tanta historia que pasarlo por alto ha sido un error imperdonable. Supongo que sus dos principales protagonistas, Glenn Hughes y Tony Iommi también fueron conscientes de ello cuando una década después, volvieron a grabar juntos, repitiendo la experiencia en dos ocasiones, ya en el siglo XXI.

Toca trasladarse a mediados de la década de los 80’s, un tiempo confuso para una banda que ni siquiera podía ser calificada como tal en esos días, ya que si bien de cara al público no se supo de forma inmediata, la historia de BLACK SABBATH se encontraba en vía muerta desde que Gillan abandonara la banda en Marzo de 1984. El resto de miembros había decidido que lo más inteligente sería tomarse un descanso, no de la música, sino del grupo, formando diferentes bandas con la que dar salida a una creatividad que la presión de un nombre como BLACK SABBATH y todo lo inherente a él, estaba ahogando.

Bill Ward quería desarrollarse como músico, ya que daba por hecho que eso le ayudaría a su desarrollo como persona, pero no se veía capaz de hacer nada en otro grupo que no fuese BLACK SABBATH. Además, quería aprender a escribir música para plasmar sobre papel las ideas que cruzaban por su cerebro. La unión de esas dos voluntades le llevó a escribir las canciones para completar un álbum al que luego daría vida en el estudio rodeándose de amigos algún tiempo después. No fue muy diferente el caso de Geezer Butler. El bajista también utilizó aquella pausa para escribir y terminar las canciones de su proyecto, THE GEEZER BUTLER BAND, uno de los muchos intentos del bajista por sacar a la luz un material verdaderamente bueno, pero que por una u otra razón, no encajaba en BLACK SABBATH.

El señor de los riffs ilustrando HIT PARADER

Tony Iommi, el tercero en la lista, nuca había escondido su voluntad de grabar un álbum en solitario. De hecho ese proyecto se venía rumiando desde 1978, cuando Ozzy había abandonado el grupo por primera vez. Ahora su deseo se había convertido casi en una obligación. Iommi había comprado los derechos del nombre del grupo, pero junto a ellos también venían las obligaciones ya que había un contrato que cumplir con la compañía.

Para ello seguiría el método de toda la vida, empezando por encontrar personal para convertir sus ideas en sonido. Para ello, pidió ayuda a quien entonces era la persona más cercana de su entorno: su novia Lita Ford, quien disfrutaba de un discreto éxito con su grupo, gracias a álbumes como “Out for blood” (Mercury, 1983) y “Dancin’ on the Edge” (Mercury, 1984) grabados junto a diferentes músicos. Para su siguiente disco, sobre el que trabajaba en los momentos que ahora nos ocupan, la banda había vuelto a cambiar, lo que coincidió con la puesta en marcha del proyecto de Iommi , quien pidió el apoyo del bajista y el batería de la banda de su novia: Gordon Copley y Eric Mensinger.

Ambos conocían a Iommi en lo musical, ya que era el productor de las demos que Lita preparaba, pero tampoco faltó empeño por parte de los dos músicos, especialmente del batería, un fan de BLACK SABBATH desde su infancia: Para Eric, aquello significaba que el tipo de los posters que hasta hacía poco adornaban las paredes de su habitación, le pedía que tocase con él!

Todo el proceso de ensayo y composición de los temas se llevó a cabo en los Cherokee Studios de Hollywood, donde Iommi, Eric y Gordon Copley desarrollaban las ideas que su inspiración hacía brotar. Para la voz, se contó en principio con Jeff Fenholt (quien colaboraba también con Geezer Butler) como ayuda para desarrollar las melodías vocales y así hacer más sencillo el proceso de composición de las canciones. Esta formación grabó una demo que ha sido objeto de culto entre los fans. Bajo el nombre “Star of India”, contiene seis canciones completas y algunas improvisaciones.

Sin embargo, la idea de Tony Iommi no era hacer un álbum al uso, si no reunir a varias de las mejores voces del rock duro, para que cantasen en los diferentes temas. Se habló de recuperar a Ronnie Dio, y se insistió en volver a intentarlo con Robert Plant y David Coverdale, quienes como seguramente recordarás, ya habían sido tentados en al menos otro par de ocasiones. Asimismo, había dos gargantas de oro en la reserva: Rob Halford de JUDAS PRIEST y el ex DEEP PURPLE Glenn Hughes, quien también había sido considerado en los días de “Heaven and Hell”, aunque entonces se le desestimase por su condición de bajista. Precisamente fue este último quien primero acudió a la llamada. Desde que grabase el soberbio trabajo “Hughes and Trall” en 1982 e hiciese la correspondiente gira, su carrera estaba en dique seco, debido en parte a su adicción a las drogas, que se había intensificado en estos años. Esto era un serio handicap pero merecía la pena intentarlo dado el nivel que mantenía Glenn, un high-class reconocido por toda la escena del rock.

Tony y los muchachos habían conseguido escribir el material suficiente para un álbum y ya contaban con los servicios del productor Jeff Glixman. En cuanto al personal que iba a grabar las tomas definitivas que darían vida al disco, hubo ciertas variaciones con respecto a quienes se habían batido el cobre durante el proceso de creación. Eric Singer conservó su puesto tras la batería. Gordon Copley, sin embargo, fue fiel a su compromiso con Lita Ford y optó por irse con ella a Hawai, donde terminarían de escribir “The Bride Wore Black”. Una lamentable decisión teniendo en cuenta que el álbum nunca vio la luz. También se desestimó la idea original de Iommi que pasaba por llamar a varios cantantes para que colaborasen en el álbum. Cuando Glixman oyó los resultados de las dos canciones que Hughes había grabado se decidió que él haría el álbum entero, a lo que Glenn no puso la menor objeción. La vacante del bajista se resolvería gracias a la intervención de Glixmam, quien tenía el teléfono de un tipo llamado Dave Spitz a quien se conocía como “The Beast”.

BLACK SABBATH … o lo que sea

Así las cosas, llegaron los últimos días de Agosto de 1985, y el grupo abandonó los Cherokee de Hollywood para trasladarse a Atlanta, donde se pusieron manos a la obra, grabando en los Chesire Bridge Studios las canciones en las que habían estado trabajando durante aquellos meses. La transformación que los temas sufrieron con respecto a lo registrado en las maquetas fue notable en cuanto a los arreglos, aunque las bases son prácticamente las mismas. Un nuevo corte, un dibujo de guitarra, un cambio de ritmo… Pequeños detalles salpicando el conjunto aquí y allí. Sin embargo, lo que sí cambió de forma radical fueron las letras, ya que ningún material de Fenholt podía ser utilizado. Geoff Nichols fue esta vez el encargado de reescribirlas transformando títulos como “Star Of India”, “Take My Heart”, “Eye Of The Storm” , “Love On The Line” y “Chance On Love” en “Seventh Star”, “No Stranger To Love”, “Turn To Stone”, “Heart Like A Wheel” y “Danger Zone”.

A pesar de estos cambios, las melodías vocales que quedaron registradas eran prácticamente idénticas a las que Fenholt había desarrollado (algo que, por cierto, se ha encargado de reprochar en cuantas entrevistas le han hecho), sin embargo, nada de ello puede ser achacado a Hughes ya que dichas melodías también fueron escritas por Nicholls, quien se las dio a Glenn apenas se incorporó al trabajo. En realidad, Hughes no supo hasta mucho después que había habido otro cantante involucrado en la grabación. Aquello como es natural fue algo chocante para él pero la madre de todas las sorpresas llegó con el final del año, cuando Don Arden se presentó con la decisión de convertir el disco en solitario de Tony en un álbum de BLACK SABBATH. Lo último que Glenn deseaba era que su nombre estuviese impreso en los créditos de un álbum de heavy metal pero Don Arden había hablado y no había réplica posible. Iommi se había quedado sin su álbum en solitario de un segundo para el siguiente.

Sea como sea, lo único cierto y claro es que el esfuerzo llevado a cabo para sacar “Seventh star” adelante sólo puede compararse a la calidad de sus canciones. Ambos son enormes. Para empezar, Tony hace un gran trabajo como compositor, demostrando hasta que punto se equivocaban quienes veían en él a un tipo que sólo era capaz de escribir el mismo tema cien veces. Aquí firma en solitario toda la música y parte de las letras de un álbum que no se ajusta a nada de lo que hubiese compuesto hasta la fecha. No hay mucho aquí de “Masters of Reality”, “Mob Rules” o “ Born Again”, si no más bien una colección de canciones en las que prueba su versatilidad con la guitarra entrando en todo tipo de terrenos y saliendo con la cabeza bien alta de ellos. “In for the Kill” o “Turn into Stone”, por empezar de alguna forma, son dos ejemplos de como se escriben temas dinámicos, agresivos e hirientes totalmente empapados de heavy metal. El inesperado plus que le añade Glenn Hughes refuerza esa potencia con una voz en pleno estado de forma, a la que incluso se le aprecian más matices, o como mínimo unos muy diferentes de los que le conocíamos. Quizá el estar acostumbrados a oirle en una tesitura más cercana al hard rock, cuando no al funk o incluso el pop, aumentó nuestra sorpresa.

En una linea diametralmente opuesta nos topamos con dos baladas que además tienen la virtud de ser muy diferentes entre sí. Por un lado “No stranger to love” y por otro “In Memory”. La primera está claramente metida

Single editado en España

en el terreno de las “power-ballad”. Si creías que Iommi era ajeno a los sonidos comerciales, ahí está ella para demostrar que no estabas en lo cierto. La canción salió como single e incluso se hizo un video de ella, por lo que posiblemente despistó a propios y extraños al ver a Tony y sus compañeros en la MTV interpretando un tema tan alejado de lo que se esperaba de él. La segunda pieza de la que hablábamos “In memory” es igualmente una balada, pero más en la línea clásica de acústica y teclado, que le da el toque elegante al disco.

Por otra parte hay un guiño a la tradición bluesy en “Heart like a wheel”, un tema comparable a la línea que Michael Schenker seguía en “Rock you to the gound” y, como no, la ya clásica visita a paisajes épicos cercana a “Sign of the Southern Cross” o “Heaven and hell” en el tema título y su intro “Sphinx”. Sin embargo, la voz de Glenn de nuevo da una personalidad totalmente diferente de la que Ronnie Dio impregnaba con su voz a los temas que hemos citado.

Por último, el hard rock en la vieja tradición también tiene presencia, pero no te confundas. No hay nada aquí del espíritu de los setenta, si no más bien canciones en la dirección que llevaban grupos como DOKKEN o Gary Moore sin ir más lejos, totalmente metidos de lleno en los ochenta. Por lo tanto, no mentirá quien diga que el desastre que rodeó a este disco no estuvo en ningún caso directamente relacionado con los componentes del grupo, si no que venía forzado desde afuera. Si Don Arden esperaba vender millones de copias haciendo que saliese bajo la marca BLACK SABBATH en lugar de hacerlo como un álbum en solitario de Iommi, erró de largo. Si creía que con el subtítulo “Featuring Tommy Iommi” justificaba el hecho de que de todos los músicos que tocaban en el álbum solo Tony pertenecía a BLACK SABBATH, de nuevo se equivocó.

Se da un aire a Tino Casal, pero es GlennHughes.

El álbum estaba en las tiendas en Febrero de 1986. La espera desde que la entrega anterior tuviese lugar había sido larga pero había merecido la pena…Las malas noticias eran que los fans no pensaban igual, con el consiguiente bajón en las ventas, que fueron las peores de su historia. A ese problema hay que añadir otro no menos preocupante. En otras ocasiones en las que algún disco no había generado suficientes beneficios, el grupo vio compensado el problema con una asistencia a los shows entre notable y masiva. En esta ocasión sin embargo, no pudieron decir lo mismo ya que el mal recibimiento del disco, así como la incertidumbre de ver a aquellos músicos bajo el nombra de BLACK SABBATH hizo que las ventas de entradas fuesen más que escasas. Hablar de shows de BLACK SABBATH con 1.800 personas es un contradios!.

A pesar de la calidad del trabajo que Glenn había hecho en el estudio, su posición en la banda cambió radicalmente cuando llegó el tour, convirtiéndose en algo del todo antinatural. Aparte de sus problemas con las drogas, su salud se había deteriorado notablemente, había ganado mucho peso y tenía demonios internos atormentándole continuamente. Se veía forzado a interpretar un repertorio donde cada viejo clásico era un latigazo para él. Ozzy y Hughes eran amigos íntimos, y lo último que Glenn hubiese querido era sustituir a Ozzy en ningún caso. Esta presión afectaba también a sus facultades como cantante, que estaban siendo manifiestamente mejorables. Desde los primeros ensayos del tour, todos en el grupo y él en primer lugar, vieron claro que aquello no funcionaba como debiera.

Aceptemos que Hughes no estaba centrado, que las drogas le estaban dañando el cerebro, que estar sobre un escenario sin el bajo en sus manos (por primera vez en su vida) era una situación antinatural para él… Aceptemos todo eso, pero ¿y su voz?, ¿qué le había ocurrido a un cantante de su talla, que apenas unos meses atrás había hecho un soberbio trabajo en el estudio?… hay una explicación para ello.

Debemos retroceder algunos días en la historia de la banda. Justo los que nos llevan cuatro días antes del comienzo del tour, mientras aún tenían lugar los ensayos. Era una noche de tantas, en la que varios miembros del equipo estaban tomando todo lo que tenían a mano, especialmente Glenn Hughes que apenas podía mantenerse en pie. Llegó un momento en que no tenía sentido mantener al cantante allí. Un tour empezaría en breve y lo que Glenn necesitaba era descansar. John Downing, manager de producción, se encargó de que así fuera. Al parecer durante el recorrido que llevaba a la habitación de Glenn, ambos se enzarzaron en una pelea que terminó con el puño de Downing estrellándose en la cara de Glenn, a consecuencia del cual, el cantante sufrió una rotura del hueso que conforma la órbita ocular. En principio, la cosa no fue grave más allá del puñetazo en sí, es más, Glenn, con el orgullo herido, no quiso ni ponerse un trozo de hielo para bajar la hinchazón. Sin embargo con el paso de las horas, la situación se agravó, la cara del cantante se hinchó y, sin que nadie lo supiese, micro partículas óseas se alojaron en el tabique nasal de Hughes, quedando toda la parte de las cuerdas vocales llena de sangre seca. Cuando conseguía escupirla, de nuevo sangraba y una vez más aparecía el problema.

El tour había empezado, y Glenn se vio obligado a salir en los primeros conciertos con maquillaje y gafas negras para ocultar el estado de su cara. Su incómoda situación se sumaba al hecho de no poder cantar (Geof Nicholls tenía que sustituirle en ciertas ocasiones para que Glenn hiciese playback sobre su voz). Las cosas se habían puesto muy feas para la banda, cuyas reseñas en prensa eran muy malas, habiendo llegado a tener que cancelar varios shows por la pobre venta de entradas. Ni siquiera el hecho de llevar como supporters a dos bandas como ANTHRAX y W.A.S.P., cuyas carreras estaban en pleno auge, contribuyó a que la situación mejorase.

El antes y el después.

La decisión tenía que ser tomada de forma rápida y a espaldas de Glenn. Así, Dave The Beast había comentado con Iommi que conocía a un tipo sin ninguna experiencia profesional, pero que cantaba como un auténtico Dios y tenía la mejor presencia física imaginable. Su nombre era Ray Gillen y Spitz lo conocía porque lo había visto actuar en un club en la época en la que el bajista estaba con WHITE LION. Gillen había formado una banda junto a Bobby Rondinelli (bueno, en realidad había sido Rondinelli el que había montado el grupo y había escogido como cantante a Ray) y Spitz había quedado tan impactado con la voz y la presencia de aquel hombre que había ido a conocerle tras el show, pidiéndole el teléfono, por si surgía la ocasión. De esa manera y tras apenas media docena de conciertos, la etapa de BLACK SABBATH con Glenn Hughes al frente llagaba a su fin. Se abrió otra verdaderamente interesante, aunque más breve aun pero lo dejaremos para otra ocasión. Ahora, queda ponerse a escuchar aquel puñado de buenas canciones.

Miguel.Asturias.

DOSSIER DE PRENSA BLACK SABBATH.

[ A V I S O I M P O R T A N T E ]

por alguna razón que desconozco, estoy teniendo problemas a la hora de enviar correos a cuentas de HOTMAIL. En la medida d elo posible intentad dar una dirección de correo alternativa, y si no podéis y el dossier no os llega insistid en reclamarlo. Gracias

Bueno, pues si ya has pasado alguna vez por aqui sobran las explicaciones, en el caso que seas nuevo, la cosa va así: Este es una especie de dossier de prensa con páginas sueltas de diferentes revistas que en su día, hace casi treinta años dedicaron su espacio a BLACK SABBATH con motivo de la publicación de este disco o bien de las escasas actuaciones del grupo presentándolo o haciendo promoción.

Para conseguirlo, tienes que escribir un mensaje en este blog que trate sobre ese álbum, tu opinión sobre él, como lo descubriste, lo que piensas de él respecto a otros trabajos… no sé, lo que se te ocurra, que tenga que ver (insisto) con el álbum y el grupo.

CONTENIDO.

Archivo pdf de 39 páginas con un peso de 98 mb alojado en Megaupload. Cuando envíes tu mensaje a este blog, recibirás la dirección y contraseña a través del correo.
-Reportaje BLACK SABBATH publicado en HIT PARADER en 1984. Dos páginas en inglés.
-Entrevisa Glenn HUghes publicada en CHICAGO TRIBUNE en MArzo de 1986. Una página en inglés.
-Reseña del disco publicada en ENFER MAGAZINE nº 34, en Marzo de 1986. Dos páginas en francés.
-Reportaje publicado en HEAVY ROCK nº 33 en MAyo de 1986. Una página en español.
-Reseña del disco publicada en HEAVY ROCK nº 34 en Junio de 1986. Una página en español.
-Reportaje y entrevista publicado en KERRANG en Marzo de 1986. Cinco páginas en inglés.
-Noticia de la marcha de G.HUGHES. Publicado en Junio de 1986 en la revista ENFER nº37. Una página en Francés.
-Reseña del disco publicada en HARD FORCE MAGAZINE nº 02, en Enero de 1986. Una páginas en francés.
-Reportaje y entrevista publicado en METAL HAMMER Alemania en Mayo de 1986. Cuatro páginas en alemán.
-Entrevista publicada en ROCK POWER en Mayo de 1986. Una página en alemán.
-Artículo retrospectivo sobre 7th Star publicado en THIS IS ROCK nº 5 en Noviembre de 2004. Tres páginas ee español.
-Reseña retrospectiva sobre los mejores trabajos de Glenn Hughes pblicada en THIS IS RCOK nº4, Octubre de 2004. DOs páginas en español.
-Nota informativa del reemplazo de Hughes por Gillen aparecida en ENFER MAGAZINE nº 37. en Junio de 1986.
-Entrevista retrospectiva a Glenn Hughes publicada en POPULAR1 nº 348, en Octubre de 2002. Tres páginas en español.

SI TE GUSTÓ ESTE POST, PUEDES VISITAR ESTOS OTROS TAMBIÉN.