CRONOLOGIA

01.The Crusader Prelude 02.Crusader 03.A Little Bit Of What You Fancy 04.Sailing To America 05.Set Me Free 06.Just Let Me Rock 07.Bad Boys (Like To Rock ‘N’ Roll) 08.Do It All For You 09.Rock City 10.Run For Your Lives

Biff Byford: Voz   Paul Quinn: Guitarra   Graham Oliver: Guitarra  Steve Dawson: Bajista   Nigel Glockler : Batería

Kevin Beamish: Productor    Kevin Beamish y Bruce Barris: Ingenieros .    Grabado en Sound City, Los Angeles, California. Masterizado en Sterling Sound, Nueva York.    Arte gráfico por Paul Raymond Gregory

ESTE ARTICULO SE COMPLETA CON UN DOSIER DE PRENSA CUYO CONTENIDO Y FORMA DE CONSEGUIR ESTÁN DETALLADOS AL FINAL DEL POST

¿Fue “Crusader” el último clásico de estos madrugadores héroes de la N.W.o.B.H.M.?. Se puede discutir el asunto, pero una cosa es segura: fue el último en ser aceptado por el público a nivel masivo. Desde que SAXON naciesen en 1979 habían estado persiguiendo la primera línea, la que ocupaban paisanos suyos como JUDAS PRIEST, DEF LEPPARD o IRON MAIDEN, pero nunca llegaron a conseguirlo. Quede claro que en mi humilde opinión, los discos que grabaron entre 1979 y 1984 son piezas irrepetibles que tengo en un pedestal. No seré yo quien diga nada malo sobre “Stong arm of the law”, “Power and the glory” o “Denim And leather”, pero admitámoslo: por mucho que nos gusten, siempre estuvieron un pasito por detrás de las grandes entregas del género. Añadamos a eso la serie de movimientos equivocados que empezaron justo en el momento que vamos a repasar hoy, y que les pusieron donde no debían estar y encontraremos las razones por las que no llegaron donde las otras bandas que he citado.

Dicho esto, situémonos en aquel momento de oro, cuando con “Power & The Glory”, puesto a la venta en la primavera de 1983, habían conseguido vender como nunca hasta entonces. La gira había sido un éxito sin precedentes y puede decirse que ya habían hecho todo aquello con lo que una banda de heavy metal puede soñar, pero nuestros amigos no se conformaban con eso. Querían seguir avanzando. Capacidad y motivación no les faltaban, pero tenían en contra algo muy importante contra lo que difícilmente se puede luchar. Me refiero al paso del tiempo.

SAXON habían crecido, como hemos dicho, al calor de la N.W.o.B.H.M., pero a aquellas alturas el movimiento que les había servido de plataforma daba sus últimos coletazos, obligando a la banda a abrirse a otras escenas. Aquella era una situación delicada para ellos, ya que su público, mayoritariamente, tenía base en Europa, especialmente en el Reino Unido. Solo había que ver la reacción que los fans del género habían tenido con gigantes como JUDAS PRIEST y no digamos ya, DEF LEPPARD cuando tentaron el mercado norteamericano para, como mínimo, preocuparse. Ambas bandas habían sido tachadas cuando menos de traidores, y no había ninguna razón para pensar que ellos iban a tener un trato diferente. ¿Cómo resolver la papeleta? La opción más inteligente era utilizar al máximo sus capacidades más reseñables, y entre ellas la más brillante era la de escribir canciones. Si por algo destacaron SAXON a lo largo de toda su historia fue por su talento a la hora de crear temas que todos recordamos. Así las cosas, para esa ocasión apuraron al máximo, introduciendo cambios sutiles en algunas de las canciones, endulzando un poquito ciertas melodías por aquí, o escribiendo estribillos más adecuados a la radio por allá. Sin embargo, SAXON son un grupo con raíces y no pueden (ni quieren, supongo) disimularlo, de manera que a pesar de lo que hemos dicho, en ningún momento olvidaron su sonido clásico y con riffs acerados, intensos y poderosos.

El responsable de pasar esa intensidad por el tamiz adecuado fue el productor Kevin Beamish, quien debía su fama a sus trabajos con una banda tan diferente de SAXON como era REO SPEEDWAGON. Para “Crusader”, el encargo no se limitó a producir, sino que antes de encerrarse con ellos en el estudio, viajó a Inglaterra desde Estados Unidos y estuvo durante algún tiempo trabajando las canciones cono ellos en los ensayos y escribiendo algunos arreglos y matices. La elección de Beamish estuvo basada precisamente en que estaba dispuesto a pre producir el disco y hacer un trabajo previo junto al grupo. El resto de ofertas (que fueron muchas) incluida la de Jeff Glixman, que ya había trabajado con la banda anteriormente, fueron rechazadas ante la imposibilidad por parte de los productores de llevar a cabo los mencionados trabajos previos. Con ellos terminados y los deberes bien hechos, la banda viajó a Los Angeles, ya encerrarse en los Sound city Studios, donde prepararon las tomas finales del disco.

Abrían aquel trabajo con una introducción, “The crusader prelude“, que a modo de escena de guerra nos introducía en el clásico “Crusader” , una inmensa canción que ensalza las gestas bélicas de los cristianos frente a musulmanes. Supongo que a día de hoy, escribir algo como “En nombre de la Cristiandad, nos vengaremos de los paganos del este. Nosotros, los cristianos, venimos espada en alto, unidos por la fe. El sarraceno pagano pronto probará nuestro acero” es poco menos que un delito, pero en 1984 no había tanta tontería y se contaban las cosas sin los complejos de hoy día. Al margen de estas consideraciones, lo cierto es que esta canción ya valía por si misma tanto como el resto del disco… lo cual tiene un lado complicado. Si empiezas con un tema así, es fácil que el resto de canciones no cubran las expectativas, en principio al menos. El paso del tiempo cambia las cosas pero en la primera impresión, quizá no todas están al mismo nivel. En cualquier caso, insisto, tras varias escuchas aquello ya no tenía importancia. Con “A little bit of what you fancy“, “Bad boys (Like to r’n’r)” o la impresionante versión de SWEET, “Set me free“, recuperábamos a los SAXON rápidos y enérgicos.

Por el contrario, “Sailling to America“, “Do it all for you” te descubrían a los SAXON que mencionábamos antes, los que buscaban alcanzar otros horizontes… y el caso es que en su justa medida, estaban bien. Ambas canciones, colocadas estratégicamente como estaban, servían como respiro al ritmo general del álbum. El resto, “Just let me rock”, “Rock city” o “Run for your lives”, eran esas pequeñas gemas escondidas entre las grandes piezas de joyería que formaban aquel tesoro, y que como ya he dicho, puede que en un principio quedasen un tanto descolgadas al lado de los grandes temas, pero un par de escuchas eran suficiente para aprender a apreciarlas. Prueba de ello es que en el repertorio de aquella gira, cinco de las canciones pertenecían a este disco.

Otro ‘highlight’ de aquel disco que seguramente todos recordamos es su portada. SAXON no habían sido demasiado cuidadosos en ese sentido. Sus anteriores trabajos tenían unas portadas correctas pero un tanto austeras. Sin embargo, el trabajo de Paul Raymond Gregory ilustrando el nuevo disco estaba a la altura, cuando no por encima de cualquier trabajo de cualquier otro grupo. Si tenías alguna duda a la hora de comprar el disco, semejante trabajo artístico, te la disipaba al instante. El arriba firmante (o sea, yo) tuvo en su día la cinta, que solo traía un fragmento de la portada, y con el paso del tiempo el vinilo de Epic, es decir el español. La fortuna sin embargo me sonrió en un pedido a Ebay, un lote procedente de Alemania que incluía este trabajo. Lo que yo no sabía era que se trataba de una copia de la edición original. Mi sorpresa fue mayúscula cuando lo vi con su portada gatefold, que al abrirla puedes ver el cuadro en todo su esplendor. Qué cosa tan bonita. En alguna parte de dosier, creo que es e n la reseña de Joan Singla en Popular1, se hace referencia al asunto, y es cierto, la portada sencilla cambia como del blanco al negro respecto de la doble.

En fin, la gira de presentación de este disco fue muy extensa, especialmente por Estados Unidos, donde giraron con MOTLEY CRUE, banda que atravesaba un momento de enorme popuilaridad, y que unas noches abría para los ingleses, mientras que otras, eran ellos los que abrían para Nikki Sixx y compañía. Por lo que respecta a Europa e Inglaterra, como es natural, el tour se hizo eterno… salvo en nuestro país. Por motivos que no he conseguido averiguar, hubo ciertos problemas en España, que terminaron con la cancelación de sus fechas en Marzo de 1984, cuando ya se habían puesto las entradas a la venta, y lo que llama más la atención, se había editado un single que incluía la canción “Rock City” como promoción al tour. Lo cierto es que fue un palo desagradable, ya que en la de 1983, cuando presentaban “Power & The glory”, ya habían tenido problemas aquí, tocando sin teloneros y de no muy buenas maneras, lo que añadido a la cancelación de las fechas “Crusader” se tradujo en cierto rechazo por parte del público español, rechazo que posteriormente desapareció cuando en 1985 volvieron, tocaron y grabaron el concierto de Madrid, y eso les reconcilió con su público aquí.

En cuanto al material que se extrajo del disco en forma d e singles, 10” y otros formatos, pues fue mucho y muy variado. De hecho en cada país cambió tanto en el continente como en el contenido, y si por ejemplo, se hacía una edición exclusiva para Mexico de “Just let me Rock”, en Italia (y solo allí) se publicaba “Bad Boys (Like To Rock’n’Roll)”. Sorprende el hecho que en España, aparte delmencionado single promocional, pudiésemos disfrutar de un MiniLp conteniendo “Crusader”, cosa que no ocurrió ne el resto de países, que tuvieron como promoción principal, sendas ediciones de “Do it all for you” y “Sailing to America”, que curiosamente, pasaba por ser el material más comercial.

Crusader” marcó, por último, el final de su trabajo con Carrere, la compañía que cinco años atrás había apostado por ellos. Sus relaciones se habían deteriorado enormemente debido a problemas contables, ya que el grupo no estaba de acuerdo en la monto de los royalties, y acusaba a la compañía de estar falseando las cifras. Esta, no contenta con no aclarar el problema, sumó otro más con la edición de un recopilatorio que pusieron en las tiendas sin la menor consulta al grupo. Aquello fue la gota que colmó el vaso y a partir de entonces, SAXON pasaron a la plantilla de EMI, que en realidad era la multinacional, dueña de Carrere. Fue otro de losmuchos cambios que esta gran banda protagonizó en aquellos tiempos, y que, como decía al principio, no siempre fueron en positivo. Afortunadamente, treinta años después de que este disco que hoy comentamos viese la luz, la banda sigue en activo y lejos de arrastrase pos los escenarios, hacen unos conciertos larguísimos y a pleno rendimiento. Espero que sea aun por muchos años. Larga vida a SAXON y los Cruzados.

Miguel. Asturias

DOSSIER “Crusader”:

Recopilación de artículos, reseñas y entrevistas aparecidos en revistas y fanzines  relacionados con SAXON en la época “Crusader”.

Para conseguirlo basta con que escribas comentando tu opinión acerca del álbum en particular o el grupo en general. Recibirás un enlace para descargarlo a  vuelta de correo

– Entrevista y Reseña publicada en KERRANG UK nº60 en Enero de 1984. Cuatro páginas en inglés.

– Entrevista y Reseña publicada en HEAVY ROCK nº11 en 1984. Cuatro páginas en español.

– Reseña publicada en POPULAR1 nº 128 en Marzo de 1984. Una página en español.

– Entrevista, póster y reseña de show publicada en Enfer magazine nº 12 en Abril de 1984

– Reseña publicada en ROCK BRIGADE nº 14, en 1984. Una página en portugués.