Cronologia

JUDAS PRIEST: “Defenders of the faith”

Freewheel Burning , Jawbreaker , Rock Hard Ride Free, The Sentinel, Love Bites, Eat Me Alive, Some Heads Are Gonna Roll, Night Comes Down, Heavy Duty, Defenders of the Fait

K.K. Downing, Guitarra. Rob Halford, Voz.  Ian Hill,  Bajo. Dave Holland,  Batería .  Glenn Tipton , Guitarra.  Tom (Colonel) Allom,  Producción. Mark Dodson, Ingeniero.  Dough Johnsosn, Arte.

 

 

ESTE ARTICULO SE COMPLETA CON UN DOSSIER DE PRENSA SOBRE EL DISCO. EL CONTENIDO Y LA FORMA DE CONSEGUIRLO ESTÁ DETALLADO  AL FINAL DEL ARTÍCULO.

Todos nos sentimos un poco huérfanos cuando el año pasado, Ronnie Dio se nos fue. Supimos que el mundo del heavy  metal jamás volvería a ser el mismo y un sentimiento de tristeza se hizo presente en todos nosotros. Cuando aún estamos intentando asumir esa desgracia, JUDAS PRIEST nos anuncian su retirada. Definitivamente, ser fan del heavy metal clásico se está convirtiendo en algo deprimente. Los SCORPIONS nos avisaron de lo mismo hace ya algún tiempo y habrá que empezar a pensar que poco a poco, aquellos grupos con los que crecimos y que, parafraseando a BARON ROJO, ‘siempre están allí’, van a dejar de estarlo. Por supuesto, los casos de Ronnie y JUDAS PRIEST no son comparables, pero resulta difícil  de aceptar que una banda… mejor dicho, una institución como ellos, no va a tener continuidad. No es menos cierto que el paso que van a dar es muy inteligente y que como dijo no se quien, es mejor un buen recuerdo que un mal cadáver pero insisto: es una cabronada.

Bien, no queda más remedio que sobreponerse y una vez más echar mano de los clásicos, y ya que estamos con cierre de etapas, tenemos la excusa perfecta para revisar uno de sus grandes trabajos en  los 80 que también trajo muchos cambios … me refiero al que quizá fue el último gran trabajo de esa década:  “Defenders of the faith“.

Este disco posiblemente será más recordado por haber puesto el punto (casi) final a un ciclo para JUDAS PRIEST, que por las canciones que le dan forma. Y digo lo de cerrar un ciclo, porque si bien es cierto que aun tardaron algunos años en abandonar su formación clásica con Halford al frente, no hay que olvidar que lo que JUDAS PRIEST editaron entre este disco que nos ocupa y “Painkiller” del 91, aun estando a un nivel muy alto,  no puede mirar a los ojos de obras como las que habían publicado años atrás. ¿Se puede comparar “Killing machine”, “British Steel” o “Screaming for Vengueance” con “Turbo” o “Ram it down“? ¿Podemos poner al mismo nivel “Unleasehd in the east” y “Priest live”?…para gustos hay colores pero francamente, yo creo que no.

Justo es reconocer de todas formas, que nada se puede reprochar a un grupo que cumplía con “Defenders of the faith“, diez años de entregas apabullantes que todos tenemos en la memoria. 

 

Ibiza, fue el lugar donde se escribió y registró el álbum, exactamente en los Ibiza Sound Studios. Aquellas instalaciones no eran desconocidas para el grupo, ya que “Point of entry” y “Screaming for Vengeance” habían  sido grabados allí, sin embargo había una novedad, que era la participación como copropietario de Dave Holland. El batería de JUDAS PRIEST los había adquirido junto a otros socios a un precio aceptable, aunque en unas condiciones que no lo eran tanto. Al parecer su anterior propietario, un alemán llamado Fritz, había huido de la isla después de dejar incontables deudas que sus acreedores habían decidido cobrar en especie, asaltando y saqueando las instalaciones.  Ian Hill lo cuenta en el libreto de  “Metal Works”:

    El “Ibiza Sound Studio” era uno de los más avanzados técnicamente en el mundo en ese momento, con una de las primeras mesas de 48 canales. Sin embargo, fue construido en una casa muy grande que había sido propiedad de un alemán que tenía un montón de deudas, así que los lugareños entraron y marcharon con todo lo que pudieron coger… lavabos, marcos de ventana … todo cuanto pudieron! “

Cuando Holland los compró, además de pagar a la gestora de turno, tuvo que abonar los respectivos “rescates” a los residentes que habían tomado sus “rehenes”, lo que convirtió todo aquello en una situación realmente bizarra, sin hablar de la restauración de las instalaciones, las cuales habían quedado en un estado manifiestamente mejorable. Rob Halford , en un ejercicio que más parece imaginación que realidad, lo recordaba así:

”Si lo piensas tiene su gracia. Después  de un éxito masivo alcanzando el  platino en Estados Unidos, con una gira multitudinaria y la actuación en el US FESTIVAL ante 300.000  personas, y de repente allí estábamos, en una isla con un estudio en el medio y absolutamente nada alrededor….. ni siquiera había cinta para grabar! De todas formas, al comprar Dave los estudios, todos nos implicamos. Por el día Dave y yo pintábamos y montábamos los muebles en los dormitorios, y durante algunas semanas nos dedicamos a hacer de aquel sitio algo habitable, la mesa de mezclas llegó desde Barcelona, y tuvimos que ponerla en su sitio entre veinte personas! No lo creerías aunque lo hubieras visto. Allí estábamos los Dioses del Metal sudando como cerdos para poner aquello en pie. Pero lo conseguimos y fue entonces cuando nos sentamos y nos pusimos a escribir”.

Si no vemos los resultados de aquellas sesiones creativas de un modo global, si no que lo hacemos canción por canción, podríamos  tener la impresión de que el grupo estuviese jugando a dos cartas sin saber exactamente por cual decidirse. Es como si hubiesen prensado intencionadamente un repertorio bicéfalo, con el que demostrar su capacidad para escribir a dos bandas, desde las canciones más agresivas hasta las más convencionales, y a partir de ahí decidir el camino a seguir.

Dentro del primer segmento, el de las canciones más crudas, podríamos situar títulos como ‘Eat me alive’, (que en principio iba a titularse ‘Bad girls wear leather’ (¡!) y que posteriormente les reportó no pocos problemas con el P.M.R.C. que consideraron su letra como una apología sobre la violación), ‘Jawbreaker’, un tema de puro heavy metal que habla sobre sexo oral (el ‘rompe mandíbulas’, ya sabes…) o “The Sentinel” una demostración más de porqué K.K.Downing y Glenn Tipton son una de las parejas hacheras mejor valoradas… pero a nadie se le escapa que entre las canciones de línea cruda, y sin desmerecer ninguna de las que hemos citado, la más emblemática es ‘Freewheel burning’, un tema que todos recordamos por su videoclip, filmado durante los ensayos del tour que tuvieron lugar en la Brixton Academy de Londres. El director del video no es otro que Julien Temple, quien ya había trabajado con el grupo anteriormente pero que en realidad era más conocido por sus vínculos con el punk, por haber dirigido “The great Rock’n’ roll Swindle” , la “película de los SEX PISTOLS”, además de otros trabajos menores como “Punk can’t take it” o “SEX PISTOLS #1” . En todo caso, hizo un gran trabajo con esa canción, la cual se lanzó como single adelanto del disco, y en su versión maxisingle incluye una introducción que no aparece en el álbum.

En el polo opuesto se sitúan otro puñado de temas, con una orientación mucho más dinámica y melódica, aunque sin perder en ningún momento el gancho.  Algunos de esos nombres serían ‘ Rock hard ride free’, una canción con un excelente estribillo y una intro muy armoniosa que mantenía los vínculos de la banda con el mundo de las motocicletas, y que originalmente llevaba por título “Fight for your life” (puedes oírla como bonus track en la reedición remasterizadade “Hell bent for leather” publicada en 2001). También ‘Night comes down’ o ‘Some heads are gonna roll’ que salió como single y que fue la única del álbum no escrita por los miembros de la banda, si no que está firmada por Bob Halligan.

Entre todas estas, y sin desmerecer a ninguna de ellas, me gustaría destacar la magnífica ‘Love bites’, que resulta ser un caso paradójico. Su sonido y concepto anticipa poderosamente lo que JUDAS PRIEST nos traería en el futuro inmediato con su álbum “Turbo” y sin embargo, el videoclip (bastante menos conocido que el de “Freewheel Burning, dicho sea de paso) es un catalogo de imágenes de los clichés más heavy metal que puedas imaginarte. Pocas veces se ha visto junto tanto cuero y tantas púas como en ese video (que los *^¨#@ de Sony no me dejan poner aquí.).

Bien, y el disco se cierra con “Heavy Duty”, una canción que de algún modo trae a la memoria el clásico ‘We will rock you’ de QUEEN, y que solaparon a ‘Defenders of the faith’ como una declaración de intenciones y principios, que ponía el broche de oro a un disco clave en la década de los ochenta.

 El diseño artístico fue de nuevo trabajo de Doug Jonson, quien creó una mascota a la que llamaron “Metallion”  consistente en un híbrido entre tanque y monstruo que quizá no sea tan colorista como el ave de “Screaming for Vengeance” (del mismo autor), pero tiene una indudable proyección para el merchandising y posiblemente más clase y personalidad que el pájaro naranja. De igual manera, resultó más adecuado para llevar a un escenario, como puedes ver en el video de arriba. Poner un aguilucho de metal sobre un escenario, quizá hubiese recordado demasiado al de SAXON, y eso no era algo sencillamente inaceptable para  JUDAS PRIEST!.

En cuanto al sonido del álbum, si hubiese que definirlo en una palabra, esta sería ‘impecable’. Las guitarras tienen la nitidez y brillo que necesita el magistral trabajo que Downing y Tipton han hecho a lo largo de su carrera y que aquí repiten, y el apoyo de Holland y Hill es pura presión, sonando como un motor perfectamente puesto a punto. Realmente no es de extrañar, teniendo en cuenta que la mezcla y la producción viene firmada una vez más por Tom Allon, quien conocía las virtudes y necesidades de JUDAS PRIEST mejor que ellos mismos. Quien no repitió en esa ocasión fue el ingeniero Louis Austin, que había trabajado en los tres discos anteriores y que en esta ocasión dejó su asiento a Mark Dogson, quien ya acompañara a la banda en su “Sin after sin” y que entregó a Allon un magnífico  trabajo en bruto. Tom Allon recuerda aquellos días en la biografía oficial “Heavy Duty”:

“Escribir material que mantenga el nivel tras salir de un álbum de éxito como “Screaming for Vengueance” no es fácil. La banda tuvo que buscar otras diez canciones y el problema está en que no crecen en los árboles. Todos tuvimos que exigirnos un poco más, pero esta no es una banda difícil y el haber hecho tantos álbumes juntos, nos da una cierta familiaridad cada vez que volvemos en el estudio. “ .             

En Enero del 84 salió a la venta y fue directo al Top20 del Billboard americano. Se convirtió en oro en un par de semanas, aunque la ausencia de un single radiable adecuado a la época, hizo que el ritmo de ventas no se mantuviese como en anteriores entregas,  convirtiendo a este en el primer disco de JUDAS PRIEST que no vendía más que su antecesor.

En fin, hay que recordar que las ondas FM en 1984 eran para ‘Jump’ de VAN HALEN o el ‘Slide it in’ de WHITESNAKE y que latigazos como ‘Freewheel burnig‘ poco tenían que hacer en ese sentido (quizás ahí nació la decisión de publicar “Love bites” como segundo sencillo).

Single promocional de a primera visita a nuestro país.

Muy al contrario, lo que no se vio mermado en lo más mínimo fue la gira de presentación, que fue tan mastodóntica como la de “Screaming for Vengueance” aunque un poco mejor repartida entre Europa y Estados Unidos. Recordemos que su anterior álbum solo había sido presentado en cinco shows en Inglaterra, algo que el público británico consideró ofensivo.

Prepara siete eurazos para ver a JUDAS PREST esta noche!!!!

España también se vio honrada con la visita de JUDAS PRIEST los días  1, 2 y 3 de Febrero  en las tres ciudades típicas que en aquella época recibían todos los  conciertos: Barcelona, Madrid y San Sebastián. La promotora apostó por incorporar una banda local en cada show, siendo TIGRES DE ORO quienes abrieron en Barcelona, SOBREDOSIS en Madrid y THOR en San Sebastián. En Europa sin embargo, el artista invitado era TED NUGENT, que presentaba su álbum “Penetrator“. Seguramente resultaba más asequible hacerlo de esta manera y además, siendo esta la primera visita de los británicos, la asistencia de publico estaba garantizada. De hecho las plazas de Madrid y Barcelona vendieron todo el papel, algo bastante previsible por otro lado.

 La cobertura mediática fue amplísima (y merecida) y JUDAS PRIEST ahondaron el hueco que ya tenían en el corazón de todos los metalheads del mundo y que después de casi cuarenta años de carrera, han decidido dejar para otras bandas… la pregunta ahora es si habrá alguien en esta vida capaz de llenarlo como ellos lo hicieron.

Miguel. Asturias

 

DOSSIER DEFENDERS

Bueno, pues si ya has pasado alguna vez por aqui sobran las explicaciones, en el caso que seas nuevo, la cosa va así. Este es una especie de dossier de prensa con páginas sueltas de revistas que en su día, hace casi treinta años dedicaron su espacio a JUDAS PRIEST con motivo de la publicación de su disco o  bien de sus actuaciones presentándolo o haciendo promoción. PARA CONSEGUIRLO, tienes que escribir un mensaje en este blog que trate sobre ese álbum, tu opinión sobre él, como lo descubriste, lo que piensas de él respecto a otros trabajos… no sé, lo que se te ocurra… Ah! y por favor, evitemos los mensajes tipo SMS, el lenguaje políticamente correcto (arrobas, género doblado y cosas de ese tipo) y sobre todo, kuidemos la hortografiá ( Jode eh?) je, je.

Dossier de 64 páginas en archivo tipo rar con 44Mb de peso alojado en Megaupload.
Contenido:
-Reseña show en Hammersmith Odeon en Diciembre de 1983 + Entrevista + Poster aparecido en el núnero 9 de la ENFER MAGAZINE, en Enero de 1984. 6 páginas en Francés.
-Reseña del disco aparecida en el núnero 10 de la ENFER MAGAZINE, en Febrero de 1984. 2 páginas en Francés.
-Entrevista a Rob HAlford aparecida en HEAVY ROCK nº 04 enNoviembre de 1983, 4 páginas en Español.
-Reseña show Madrid + entrevista + entrevista a Dave Holland apareida en HEAVY ROCK nº 11. Marzo 1984, 4 páginas en Español.
-HM PHOTOBOOK, Libro de fotos promocionales- 16 páginas.
-Entrevista KK Downing, originalmente aparecida en la KERRANG inglesa en 1984. Esta es la traducción al español de aquella y pertenece a la ediciónespañola aparecida en Diciembre de 1994. 4 Páginas.
-Reseña del show en Hammersmith Odeon en Inglaterra + Entrevista publicada en Metal Attack,  nº 4 en Febrero de 1984, 7 páginas en Francés
-Reseña del disco publicada en Metal Attack  nº 6, 1 página en francés
-Reportaje grabación + Reseña tour + entrevista HAlford publicado en POPULAR 1 ESpecial 57, 11 páginas en Español.

Anuncios