CRONOLOGÍA

Si hiciésemos una lista de discos, llamémosles ‘peculiares’, “Another perfect day” formaría parte de ella sin lugar a dudas. Junto a “Born Again”, “Load” o “Point of entry” pasa por ser de esos trabajos que por una u otra razón nos descolocaron en su momento. Ahora es un momento tan bueno como cualquier otro para re-descubrir el disco y darse cuenta que sin ser “Overkill” sí es uno de los grandes discos de este grandísimo grupo. He resumido el capítulo correspondiente del libro “Sin Remordimientos” que escribí hace ya algún tiempo y añadido un pequeño dossier de prensa al respecto para compartir con todos vosotros. Espero que os guste y que os de pie a pinchar ‘Dancing on your grave’ una vez más.

-EL CONTENIDO DEL DOSSIER Y LA FORMA DE CONSEGUIRLO ESTÁ AL FINAL DEL ARTICULO –

Fast Eddie Clarke hacía su último show como guitarrista de MOTÖRHEAD, en el Paladium de Nueva York, el 14 de mayo de 1982. Desde hacía ya algún tiempo, el ambiente en la banda se había enrarecido por diferentes presiones unidas a un estilo de vida no precisamente sano, lo que sumado a un disco que no funcionó en absoluto como debió haberlo hecho (“Iron Fist”} y un maxisingle grabado junto a Wendy O’Williams y sus PLASMATICS, que destrozó los nervios del guitarrista, dio como resultado el abandono del grupo por parte de este. Eddie en realidad llevaba amenazando con irse desde hacía siete años, cada dos meses más o menos, pero aquella vez iba en serio, y lo cierto fue que ni Lemmy ni Taylor hicieron nada por evitarlo. Quizá un poco de diálogo hubiese servido para arreglar las cosas pero, sencillamente, la goma se había estirado demasiado y había acabado rompiéndose.

Una pareja encantadora!. Al menos para muchos de nosotros…

Una gira firmada pero por terminar, las prisas, y el hecho de querer aprovechar la oportunidad de añadir un nombre conocido al grupo, terminaron en una alianza bizarra como pocas. Brian Robertson, ex guitarrista de THIN LIZZY y WILDHORSES, se unía a MOTÖRHEAD!. Quizá solo la entrada e Ian Gillan en BLACK SABBATH poco antes, tuvo una repercusión similar entre la parroquia metálica de la época.

El pelo corto y teñido de rojo que lucía el escocés, así como su negativa a vestir de negro, no fueron buenas señales. En realidad tampoco era un obstáculo insalvable, por mucho que a Lemmy le desagradase, pero en ningún caso podía hablarse de un buen comienzo. Otro asunto bien diferente era la exigencia por parte de Robertson de hacer contratos cortos, lo justo para un álbum y una gira. Tal condición hizo dudar a Taylor y Lemmy, quienes interpretaron aquello como una total falta de empatía con la banda, pero lo cierto es que no había mucho tiempo para pensar las cosas. Habían podido retrasar el tour durante una semana, pero el hecho de encontrarse en Estados Unidos y de tener firmadas un montón de fechas, les obligó a tomar una decisión que no tardó en demostrarse equivocada. No obstante, al principio todo fue bien. Brian había volado a Norteamérica donde ensayaron el repertorio del que ciudades como Dallas, San Antonio o Vancouver, en Canadá, disfrutarían durante veinte conciertos. Brian mejoraba en cada show y la química, poco a poco, regresaba a MOTÖRHEAD.

Tenían también una fuerte motivación en el siguiente tramo del tour de ‘Iron Fist’ que les llevó a Japón por primera vez. Allí celebraron cinco conciertos cuyo repertorio ya había sufrido ciertos recortes. Continuaban haciendo prácticamente los mismos temas de ‘Iron Fist’ con respecto a los últimos shows con Eddie, pero la tijera había hecho de las suyas con los clásicos del grupo. Habían eliminado ‘Capricorn’, ‘White line fever’! e incluso ‘Ace of Spades’!, y en lugar de cerrar con ‘Motörhead‘ lo hacían con una versión de Chuck Berry titulada ‘Nadine’. Cuesta trabajo imaginar hasta que punto estaban forzados Taylor y Lemmy para llegar a rebajar de ese modo sus posiciones.

Para terminar de estropearlo todo, Bronze, su compañía, comenzó a dar muestras de su escasa fe en un MOTÖRHEAD sin Eddie Clarke. El single con PLASMATICS del que hemos hablado había tenido una promoción inexistente, y tenían a Robbo metido entre ceja y ceja. Éste por su parte cada vez dejaba más claro con su actitud, que su posición en la banda era la de guitarrista invitado, y lo que era peor, hacía todo lo que estaba en sus manos para que se enterase hasta el último ser vivo. Incluso llegó a decir en una entrevista, literalmente

“…odio a MOTÖRHEAD, jamás me han gustado, pero les respeto por haber tocado esa mierda durante tanto tiempo, y haber hecho dinero con ello”.

Los sapos que Lem’ tenía que tragar eran cada vez mayores, pero había un contrato estipulado y un nuevo disco que grabar. A la fuerza ahorcan.

Mira mamá! estos son mis nuevos amigos!.

El trabajo lo empezaron en marzo en los Olimpic Studios, de sobra conocidos por Lemmy y Taylor, ya que era donde HAWKWIND habían grabado ‘Hall of the mountain Grill” y MOTÖRHEAD habían mezclado su primer disco. Robbo por su parte, había dejado caer que él era perfectamente capaz de hacer el trabajo tras el pupitre de control. Es fácil que así fuese, y de hecho en la actualidad su tiempo está dedicado a la producción musical, pero en aquellos momentos precisamente, nadie en la compañía y mucho menos la banda, estaban dispuestos a correr el riesgo de que sucediese lo mismo que con Eddie Ckarke y ‘Iron Fist’.

Como quiera que no se aceptó su velada propuesta, de nuevo volvió a poner sus condiciones, y fue él quien eligió al productor, el cual hay que decir que era todo un lujo para el grupo: Tony Platt iba a ser el encargado de dar forma al nuevo álbum de MOTÖRHEAD.

La carrera de Tony había empezado como asistente en las sesiones de grabación de bandas tan emblemáticas como FREE, TRAFFIC, THE WHO, ROLLING STONES, LED ZEPPELIN, Paul McCartney o MOTT THE HOOPLE. pasando a trabajar al lado de una auténtica estrella del negocio como Mutt Lange, junto a quien firmó clásicos Como ‘Highway to Hell’ y ‘Back in Black’ de AC/DC o ‘4’ de FOREIGNER.

Por aquella época, a principios de los ochenta, pasó a la plantilla de Zomba Music, y allí puso su talento al servicio de gente como SAMSON, KROKUS, GARY MOORE o CHEAP TRICK… añadiendo a MOTÖRHEAD a su currículum en 1983.

En honor a la verdad hay que decir, que en Tony encontraron al productor adecuado para desarrollar los cambios que buscaban en su sonido. El propio Lemmy ha llegado a reconocer que, a pesar de tratarse de casi una imposición por parte de Robertson, jamás ha tenido nada que reprochar a su trabajo. De los productores que habían participado en sus discos desde que MOTÖRHEAD había firmado por Bronze, Jim Miller hubiese sido muy clásico y Vic Maile demasiado Punk. El término medio estaba en las bandas con las que Platt había trabajado.

La formación de la discordia. El dedo de Lemmy NO está retocado. La camisa de Robbo tampoco.

Por otra parte, no es que ‘Another perfect day’, como se llamaba el álbum que iban a grabar, estuviese en la línea de BOSTON o JOURNEY precisamente. ‘Back at the funy farm’ sin ir más lejos, abre el disco en la más pura tradición de la banda, es decir rápido y al cuello y ‘Tales of glory’ o la excelente ‘One track mind’ están dentro de la tradición del trío. Atendiendo a piezas sueltas, nada parece estar fuera de lo que hasta entonces nos tenían acostumbrados, pero sí es cierto que la influencia y el sonido de Brian Robertson, para bien o para mal, pesó demasiado en el resultado final si lo vemos como un conjunto.

Nunca hasta entonces los amantes de MOTÖRHEAD, habíamos podido oír arpegios tan melódicos como los de ‘Dancing on your grave’, por ejemplo. Tampoco estábamos acostumbrados al aluvión de guitarra que tenía ‘Marching off to war’ y ‘Die you bastard!’ en las que algunos solos parecían alargarse mucho más de lo deseable. También eran toda una novedad los apoyos de piano, según los créditos del álbum tocados por el propio Lemmy, que tenía ‘Rock it’ y las escalas y dibujos tan retorcidos como los que daban forma a ‘Shine’, el segundo single que salió de aquel disco.

Por todos estos cambios tan repentinos y por la mala racha que el grupo atravesaba en aquel período, ‘Another perfect day’ ha quedado como un disco menor dentro de la colección del grupo y debe mirarse de modo distinto para descubrir toda su valía. Entendámonos, no le faltan grandes canciones, como en todos los trabajos de MOTÖRHEAD. Las citadas ‘Shine’, ‘Dancing on your grave‘ o ‘Back at the funny farm’, así como la excelente ‘I got mine’, primer sencillo del disco, aun son muy populares entre los fans. Sin embargo, en aquel momento, lo que les hubiese venido bien era un álbum que solucionase el entuerto que había supuesto ‘Iron Fist’, y ‘Another perfect day’ no era el caso. Si ‘Iron fist’ había bajado del número uno al seis, ‘Another perfect day’ les colocaba en el veinte, y eso era casi como volver a la posición que tenían en 1979.

Como tiro de gracia, llegó el ‘Another perfect tour’, nombre que recibió la gira de presentación del disco. La vida en la carretera al lado de Robbo, realmente minó la resistencia del grupo, especialmente la de Lemmy, a quien terminó por agotar la paciencia. Él mismo ha reconocido que Brian Robertson ha sido la única persona de todos los grupos por los que ha pasado a lo largo de su carrera, con la que tuvo que utilizar la violencia física directa.

La gira comenzó en Inglaterra a finales de mayo con los canadienses ANVIL como grupo invitado, que llegaban a Europa con su mítico álbum ‘Metal on Metal’ bajo el brazo. Del primer tramo del tour, hay que destacar las dos fechas seguidas en la Universidad de Sheffield, de la última de las cuales (el 9 de junio) salió el fantástico bootleg ‘Live 1983’. Aun había varias fechas dobladas, como Leeds o la citada Sheffield, y sobre todo reconfortaban las tres noches seguidas de cierre de gira en el Marquee.

La respuesta del público seguía siendo más que aceptable, pero en el corazón del grupo las cosas iban de mal en peor. Robertson exigió que el repertorio se centrase en el disco que habían grabado con él. Diez canciones de de diecisiete pertenecían a ‘Another perfect day’. El resto se iban para ‘Iron fist’ y escasos viajes al pasado. Temas tan emblemáticos como ‘Overkill’, ‘Ace of spades’ o ‘Bomber‘ habían desaparecido del setlist, y eso, evidentemente no complacía a los fans. Lo peor de todo el asunto era que ahora no sólo Robbo había adoptado esa postura, si no que había logrado convencer a Phil Taylor de que la opción de romper con el pasado era la mejor posible.

A pesar de todo, les aguardaban treinta fechas en Estados Unidos y Canadá, países donde su presencia se había consolidado y donde el tour transcurrió sin mayor problema con la excepción de algunas fechas donde los teloneros fueron THE OUTLAWS. El público que había ido a ver a MOTÖRHEAD no resultó el más apropiado para ese gran grupo de Rock sureño, y las cosas no fueron demasiado bien para aquellos vaqueros. Por lo demás, no hubo mayores incidentes. Hay otro pirata, que se ha convertido en la típica edición semi oficial y que fue grabado en L’amour de Queens, en Nueva York. Era el último show de aquella gira y es un gran documento sonoro del trío en escena que fue editado dentro de la serie de conciertos en directo ‘King-Biscuit hour’.

De vuelta a Europa, fue donde realmente se desbordaron los problemas. La actitud de Robertson era cada vez más negativa y sus borracheras cada vez más insoportables. ,En resumen, había pasado de ser un músico a convertirse en una molestia. En el Rotation Club de Hannover, cuando el grupo acababa de tocar la canción ‘Another Perfect Day’, empezó a hacerla de nuevo. Lemmy se le acercó para advertirle, y Robertson le pidió disculpas para, acto seguido… empezar a hacerla de nuevo, ¡por tercera vez! Semejante falta de respeto por el grupo, y sobre todo por el público le costó el puesto al guitarrista escocés. Aquel fue el último tour para Brian Robertson, el comienzo de los años más difíciles para Lemmy, en los que tuvo que demostrar su tesón, su firmeza, lo sólidos que eran sus cimentos y lo duras que eran sus pelotas.

Mención especial merece el único show que está formación de MOTÖRHEAD ofreció en España. Fue el 19 de Noviembre de 1982, dentro del tour e “Iron Fist” . Pascual Conell, un lector del blog, ha querido compartir con todos nosotros algunas piezas de su colección, recortes de prensa que narran los incidentes que tuvieron lugar en el show. Todos sabemos que la prensa generalista no suele ser imparcial en ese sentido y rápidamente busca la noticia amarilla, de hecho, el propio Pascual contaba en su correo que la culpa de las peleas fue e un grupo de punks que no supieron comportarse y actuaron como si estuviesen en un show de DISCHARGE o EXPLOITED. En cualquier caso las fotos de Brian aquella noche no parecen hechas en un ambiente precisamente amigable… supongo que los nervios de aquella noche rompieron los nervios del guitarrista, quien quiso descargar tensiones tomando algunas copas. Para terminar este artículo, dejemos que sea el propio Lemmy quien nos lo cuente. Así lo escribió en “White line fever” su libro de memorias que nunca me cansaré de recomendar…

“Cuando estuvimos en España me lo encontré en la recepción del hotel, frente al cristal de una de esas máquinas de chucherías que tienen los hoteles…. Ositos de peluche y mierda de esa. Tenía la cabeza apoyada como si estuviese mirando dentro, pero cuando me acerqué ví que el tipo estaba dormido, con una mochila en una mano y una botella de Cointreau en la otra… lo metimos en el coche y lo llevamos al aeropuerto y allí lo dejamos sentado en la sala de espera. Se quedó inconsciente con la cabeza hacia atrás y la boca abierta, y cuando volvimos había unos chavales poniéndole cigarros en la boca y riéndose de él, porque en España no les importa nada… lo cierto es que sobre el escenario no estaba mucho más despierto, así que tuvimos que dejar la gira…”

Esto era el MOTÖRHEAD lifestyle.. es chocante que aun sigan todos vivos… espero que por muchos años.

Miguel.Asturias

PARA CONSEGUIR EL DOSSIER.

1) Escribe un comentario en el blog especialmente sobre “Another Perfect day”, pero si te apetece hacerlo sobre la banda en general o algún detalle al repecto (cualquier cosa-persona-canción-experiencia} también vale..

2) IMPORTANTE. La clave para descargar el dossier y la contraseña correspondiente te llegará via email, así que necesito una dirección de correo. Normalmente me llegará en tu comentario, pero si ves que no termino de enviarte el dichoso dossier, dame un toque en mag@telecable.es o miangarri@gmail.com

CONTENIDO DEL DOSSIER:

DOSSIER “ANOTHER PERFECT DAY”:

– Entrevista a Lemmy aparecida en ENFER-MAGAZINE-#07 en Noviembre el 83. Seis páginas. Francés

– Páginas del libro que acompaña a su caja de CDs del 2002, referidas al álbum.Setlist, reseñas de Kerrang y demás. Tres páginas. Inglés.

– Reseña del álbum y anuncios de gira en Francia aparecidos en la revista ENFER nºs. 6 y 7 . Cuatro páginas, francés.

– Biografía y reseña del show en Hammersmith aparecida en HEAVY ROCK nº 4 en Diciembred de 1983. Seis páginas. Español.

– Artículo MOTORHEAD-PLASMATICS aparecido en KERRANG nº 18, en Junio de 1982. Una página, inglés.

– Artículo MOTORHEAD-PLASMATICS aparecido en KERRANG nº 26, en Octubre de 1982. Una página, inglés.

– Reportaje aparecido en KERRANG nº40 en Abril e 1983. Tres páginas. Inglés.

– Recortes de prensa sobre el show en Barcelona aparecidos el 20 de Noviembre (glups} de 1982. Gracias a PASCUAL C..

– Noticia sobre el abandono por parte de Eddie Clarke aparecido en POPULAR1 nº109 en Julio de 1982.Una página. Español.

– Entrevista y reportaje aparecidos en POPULAR1 nº115 en Enero de 1983. Cinco páginas. Español.

– Reseña del álbum aparecidos en POPULAR1 123 en Septiembre del 83.Una página. Español.

– Artículo MOTORHEAD aparecido en POPULAR1 122 en Agosto del 83.Una página. Español.