Cronología

..::JUDAS PRIEST: “Screaming for vengeance”::..

-The Hellion   -Electric Eye    –  Riding on the Wind       -Bloodstone     -(Take These) Chains     -Pain and Pleasure     -Screaming for Vengeance     -You’ve Got Another Thing Comin’     -Fever     -Devil’s Child

Rob Halford: Voz.  K.K.Downing: Guitarra.    Ian Hill: Bajo.     Glenn Tipton: Guitara.   Dave Holland: Batería.     Tom Allon: Productor.    Dough Sampson: Arte.

Este atículo se completa con un dossier, cuyo contenido y forma de conseguir están descritos al final del artículo.

 

La edición de “Point of entry” desconcertó a propios y extraños. Después de iniciar en 1974 una carrera en dirección ascendente con el magistral “British Steel” (1980) como techo, JUDAS PRIEST dejaron boquiabiertos a los fans de medio mundo publicando un álbum, que aún siendo un gran disco, ponía en riesgo todos los logros conseguidos hasta entonces.  De haber salido en otro momento, quizá el problema no hubiese sido tal, pero en 1981 había una verdadera horda de grupos nuevos y no tanto, cuyo objetivo único era arrebatar la corona a la banda de Rob Halford.

SAXON, ACCEPT o IRON MAIDEN publicaban “The Eagle has landed”, “Restless & Wild” y “The number of the beast” respectivamente, discos con los que esos grupos hubiesen podido aprovechar el ‘descuido Point of Entry’ para calzarse las botas de los de Birgminham y quedarse con todo el pastel. Nada más lejos de lo que ocurrió. Dicen que  a toda acción corresponde un reacción, y la de JUDAS PRIEST fue taxativa: con la publicación de “Screaming for Vengeance”, no quedó  asomo de duda sobre  quién era quién en el mundo del heavy metal.

Corrían los últimos meses de 1981. España no solo preparaba sus mundiales y su ingreso en la OTAN, si no que en una de sus islas, Ibiza para ser exactos, se estaba dejando lista lo que sería una de las piedras angulares del heavy metal en los próximos años. Aquellos cinco ingleses acompañados de su equipo, iban a aplicar la única fórmula que ha dado resultados probados, utilizando trabajo y talento para escribir material nuevo y perfilar las ideas que ya traían. Era como lo  habían hecho hasta entonces y no veían la necesidad de cambiar ahora: cinco amigos haciendo lo que más les gustaba.  Tan solo interrumpieron el trabajo para hacer algunos conciertos sueltos por su país natal y para pasar la Navidad en familia, regresando a los Ibiza Sound Studios  en Enero de 1982 donde registrarían unas canciones que después  viajarían  de España a Florida, donde pasarían por el proceso de mezcla y remasterización en  los Beejay Studios y los Bayshore Studios de Orlando y Miami respectivamente.

Tom Allom, el creador del sonido de BLACK SABBATH y JUDAS PRIEST.

Poco se sabe sobre el proceso de creación y grabación del disco, y en realidad, poca importancia tienen esos detalles, cuando escuchas lo que finalmente quedó imprimido entre los surcos de aquel trozo de vinilo negro. Como apreciación personal, me gustaría apuntar que “Screaming for Vengeance” me parece un álbum para escuchar del tirón, un todo formado por partes, que si bien nada impide escuchar y disfrutar por separado, creo que rinden más como conjunto. La producción de Tom Allon es muy superior a la de trabajos pasados y se podría comparar a la de Martin Birch en “Piece of Mind” o Ronnie Dio en “Holy Diver”. Si fuese periodista, seguramente podría describir con palabras la sensación que me produce escuchar  este disco, pero no es así, por lo que espero que habiéndolo escuchado tú, entiendas lo que digo… me vienen a la mente palabras como compacto, denso, barroco… pero en ningún caso recargado o sobre producido, como el caso de muchos discos norteamericanos de la época . Es fuerte e intenso, pero al mismo tiempo limpio, casi cristalino.

Bien, todo empieza en “The Hellion”, una espléndida intro que ha hecho historia en el heavy metal. Recuerdo que cuando oi el directo de HALFORD en Brasil, resultaba emocionante oír todos aquellos miles de gargantas coreándola… en fin, uno está acostumbrado a oír al público entonando estribillos, pero rara vez ocurre con una melodía de guitarra.  A partir de ahí, se desata una avalancha de heavy metal como apenas se conocía por aquel entonces: “Electric eye”,  “Bloodstone” , “Riding on the wind”, “You’ve got another thing comin” o el tema que daba título al disco, “Screaming for vengeance” eran escupidas desde los altavoces de los radiocasetes ( o tocadiscos, quien lo tuviese) de los fans. JUDAS PRIEST había consolidado su posición en lo más alto de la escena co aquellos riffs afilados e intensos cuya escucha disculpaba en apenas unos minutos el desliz de su anterior trabajo.

Aunque aquí, en España, no nos importase tanto (al menos entonces) cabe reseñar que no solo la música había avanzado. El plano lírico también pasabaRob Halford en ua  pose inquietante. por una actualización que terminaba definitivamente con todo lo que JUDAS PRIEST pudiese haber heredado de su etapa setentera … que tampoco era mucho, la verdad sea dicha. Las letras de Rob Halford nunca habían estado especialmente orientadas al mundo de la magia o los dragones, como en los casos de RAINBOW o URIAH HEEP, pero con este disco, Halford tomaba dos direcciones. Por un lado se metía de lleno en la temática futurista o de ciencia ficción, si se quiere. Ahí estaban “Ridin’ on the wind” y sus alusiones al espacio o los guiños al ‘Gran Hermano’ que Orwell utilizase en su libro “1984” (Electric Eye”), pero por otra parte asentaba sus textos sobre temas no tan fantasiosos. La mayoría eran canciones con cuyas letras cualquier fan podía sentirse identificado. Desde la degradación del planeta (“Bloodstone”) o el obligado impulso de rebeldía de “Screaming for vengeance”, pasando por declaraciones de principios como “You’ve got another thing coming”. En todo caso, las letars eran una huida hacia delante con respecto a los textos de los setenta que seguían utilizando muchos de los grandes en 1982. El propio Rob Halford se encargaba de aclarar el asunto en estos términos:

“Estoy convencido de que la gente se ha hartado de oírme gritar sobre demonios, muerte y destrucción todo el tiempo. Siempre ha existido una tendencia dentro del heavy metal a tocar esa clase de temas, y es porque en realidad, muchas veces a las letras no se les da la importancia que debiera (..) “

Downing y Tipton, el dúo hachero por excelencia.

Si es cierto o no queda al albur de cada uno, pero una cosa está clara: el trabajo que él hizo para este disco fue monumental. Igualmente cabe decir del que firmaron el dúo hachero del heavy metal por excelencia, K.K. Downing y Glenn Tipton firmaban la música de una colección de canciones a la que únicamente podía hacerse un  par de reproches. El primero “(Take this) Chains”, que ni siquiera era de ellos, ya que fue comprada a un compositor llamado Bob Halligan, y la segunda pega, podría estar en “Fever”, una especie de power-ballad que rompe u poco la dinámica del conjunto. En todo caso, la secuencia que utilizaron para trabajar funcionó tan bien como de costumbre. K.K. Downing se la explicaba a la prensa:

“Hay algunas canciones que  yo le presento a Rob y Glenn, y otras que ellos me presentan a mí, pero hay una gran democracia en el grupo. Cuano Glenn aporta su material, puede qe no sea en gran cantidad, pero ahí está para escucharlo. Lo mismo sucede con Rob, pero al final todos firmamos en el mismo porcentaje, porque otras veces son ellos quienes ponen el ochenta por ciento y yo solamente el resto…. Y así es como trabajamos”

El artwork del disco también fue en cierto modo rompedor. Bien es cierto que hereda algo del pasado, ya que no oculta cierta similitud con el de “Sad wings of destiny” en cuanto al tema. Es decir, el estilo es absolutamente diferente, pero las alas desplegadas ocupando casi  la mitad d ela portada están presentes en ambos casos. Pero decía que era una portada bien diferente a lo que se solía recurrir, especialmente por sus tonos naranjas ya marillos que servían de base a la legendaria águila que fue el primero de una serie de tres trabajos firmados por Dough Johnson ( quien también trabajó para KISS en “Rock & roll over”, MOTORHEAD en “Bomber”, y muchísimos otros).

Resumiendo, JUDAS PRIEST habían editado un disco magistral de cabo a rabo, pero la verdad es que  visto a toro pasado resulta difícil de creer que este fuera el trabajo con el que finalmente  alcanzaron la posición que merecían. Es decir, no fue con “Exciter”, ni con “Sin after sin”, ni con “Unleashed in the east”…¡ni siquiera con “British Steel”! títulos, que son palabra de Dios para cualquier amante del heavy metal, y que sin embargo no hicieron de este grupo algo verdaderamente grande, sino que hubo que esperar  nueve álbumes grabados a lo largo de ocho años , para verse recompensados en su justa medida ( bandas que buscáis la fama en cuatro meses, tomad nota!!). Gran parte del éxito fue debido a la definitiva entrada del grupo en el mercado norteamericano merced a la mastodóntica gira que hicieron en aquel continente.

El tour empezó en Agosto de 1982 y se alargó  por siete meses, durante los que, salvo por el parón navideño y la consiguiente vuelta a casa, permanecieron en Estados Unidos. ¿Tuvo algo que ver el cambio de agencia de management? Posiblemente. La banda pasaba de Arnakata Management Inc. , su agencia de toda la vida, a depender de Secret Management Inc. Lo cual suponía asumir cosas que quizá con la otra agencia no se hubiesen hecho. El tour en principio estaba más equilibrado entre Estados Unidos y Europa, pero la demanda de shows por parte del público fue tal, que Secret Managent cambió sobre la marcha todos los planes de gira, cancelando las fechas europeas a favor de Norteamérica, que acogió la gira promocional de “Screaming for vengeance” casi en exclusiva.  Tan solo a finales de 1983 se dejaron ver en Europa y Alemania, en un mini tour que prácticamente se solapaba con el comienzo del “Defenders of the Faith tour”, el cual empezó apenas un mes después y dejando un poco en la duda donde acababa uno y donde empezaba otro.

Esto no fue algo que gustase absolutamente nada entre su público inglés, de hecho les costó un aluvión de críticas,  que sin embargo no fueron suficiente para torcer la determinación que el grupo tenía por llegar más alto en cada paso que daba . Bien, las bandas que acompañan a JUDAS PRIEST en el periplo americano, son un verdadero lujo. En la primera parte, los papeles se reparten entre DEF LEPPARD, URIAH HEEP y KROKUS, mientras que en la segunda son AXE y IRON MAIDEN quienes abren para ellos.  También cabe destacar varias fechas significativas dentro del tour. Las primeras son las del 9 y el 12 de Diciembre de 1982, en san Antonio y el Midshout Colliseum de Memphis respectivamente,  donde se grabó el mítico video dirigido por Mick Anger, y originalmente titulado “Judas Priest – Live” (nada que ver con la cosa esa en directo que grabaron algunos años después).  Desconozco  la repercusión que pudo tener en su día, pero su inclusión dentro de la caja  de cd “Metalogy” en formato  dvd con el sonido remasterizado es un verdadero acierto. A pesar de su producción poco brillante, llegando a utilizar una cámara con la lente sucia durante un buen tramo del show, en cada fotograma podemos ver al JUDAS PRIEST que nos voló la cabeza. Cuero, tachas, látigo, Harley Davidson, K.K. arqueado hacia atrás, Halford moviéndose como  una especie de Godzilla borracho… una verdadera delicia  para cualquier amante del heavy metal sin complejos.

Halford dominando sobre 300.000 personas en el legendario US Festival

Otro momento igualmente importante (para ellos seguramente mucho más) fue su inclusión dentro del US FESTIVAL, el 20 de Mayo de 1983, una fecha un tanto descolgada de la gira, ya que tuvo lugar después de un parón de dos meses en los que el grupo se dedicó a descansar . Actuar allí fue un auténtico shock para los miembros del grupo. El propio Rob Halford lo recuerda como algo fuera de lo común:

“Sabíamos que iba a ser el dia más grande del festival, simplemente porque los fans del rock duro se identifican plenamente con este tipo de eventos al aire libre. Volamos desde el hotel en helicóptero durante un trayecto de unas diez millas y de repente vimos hectáreas de terreno ocupadas por coches aparcados, como un verdadero océanos de metal. Cuando todavía no habíamos asimilado aquello, cruzamos una colina y de repente vimos el irrepetible espectáculo que forman trescientas mil personas juntas…”.

No tan excesivo, pero igualmente brillante por su cartel, fue el Festival de Dortmund en Alemania. En realidad, esa actuación formó parte del “World Vengeance Tour”, pero en el momento en que tuvo lugar, (18 de Diciembre de 1983) ya se había publicado el single “Freewheel Burning ( en cuya versión 12” se incluían por cierto, dos canciones en directo extraidas del show de US FESTVAL) lo que hace que las fechas del tour promocional de “Screaming for Vengeance” y als de “Defenders of the faith” se confundan en este punto, pero insisto: aquel concierto fue parte del corto período europeo dentro del “World Vengeance Tour”. Aquel día IRON MAIDEN  SCORPIONS, OZZY OSBOURNE, DEF LEPPARD, QUIET RIOT, KROKUS y THE MICHAEL SCHENKER GROUP escribían sus nombres junto al de los protagonistas de este artículo. Sirva ese cartel como despedida y recuerdo de uno de los discos más brillantes, completos, enérgicos y auténticos en la historia del heavy metal.

Miguel.Asturias

Si te gustó este artículo, puede que estos también lo hagan:

 

 

 

Dossier de prensa.

Se trata de recortes de prensa que incluyen artículos, entrevistas, reseñas y toda clase de material de prensa, relacionado con JUDAS PRIEST y este disco en particular. Está en formato pdf subido a un servidor (el que me deje). Para conseguirlo, participa en este blog escribiendo tu opinión sobre la banda en general o este disco en particular. Es bien s imple.

Contenido:

-Entrevista en CIRCUS MAGAZINE  publicada el 31 de Julio de 1982. Cuatro páginas en inglés

– Entrevista en Kerrang nº 20  publicada durante Julio de 1982. Cinco páginas en inglés

– Reportaje sobre la actuación del grupo en el Festival de DORTMUND publicado en la revista HEAVY ROCK nº9 en 1983. Cinco páginas en español.

– Reportaje sobre la actuación del grupo en el Festival de DORTMUND publicado en la revista Popular1 Especial ESPA56 en 1983. Cinco páginas en español.

-Reseña sobre la actuación del grupo en US FESTIVAL publicada en KERRANG nº 46 en 1983. Tres páginas en inglés.

– Biografía publicada en POPULAR1  Especial ESPA49 en 1983. Cuatro páginas en español.

-Reportaje biográfico publicado en la revista ENFER nº 2 en Abril de 1983. Tres páginas en francés.

-Reseña show en el Hammersmith Odeon publicada en ENFER MAGAZINE nº 2 en Diciembre de 1982. Una página en francés.

– Fotoreportaje publicado en KERRANG 8 y 9 en 1983. Tres páginas en inglés

 -Nota biográfica publicada en la revista ENFER nº 4 en Agosto de 1983. Dos páginas en francés.

 

 

Anuncios