CRONOLOGIA

IRON MAIDEN: “Piece of mind”

 Esta reseña se completa con un dossier de prensa cuyo contenido y forma de conseguir vienen indicados al final del artículo.
1. Where Eagles Dare (Harris) – 6:11 2. Revelations (Dickinson) – 6:48 3. Flight of Icarus (Dickinson/Smith) – 3:51 4. Die With Your Boots On (Dickinson/Harris/Smith) – 5:29 5. The Trooper (Harris) – 4:11 6. Still Life (Harris/Murray) – 4:53 7. Quest for Fire (Harris) – 3:42 8. Sun and Steel (Dickinson/Smith) – 3:26 9. To Tame a Land (Harris) – 7:27
Bruce DickinsonVoz  
Adrian SmithGuitarra 
Martin BirchProductor, mezclas,Ingeniero  
Steve HarrisBajo  
Nicko McBrainBateria   
Dave MurrayGuitarra
Hay discos que por alguna razón que desconozco, están ligados a una época hasta el punto de transportarte a ella con tan solo escucharlos. Personalmente me ocurre con “Back in black” de AC/DC o el “Black Album” de METALLICA. Escuchar cualquiera de los dos es como hacer un viaje a los días en que los descubrí, quizá por una asociación de recuerdos o quizá por un deseo inconsciente de volver a aquellos tiempos. Bien, pues exactamente lo mismo me ocurre con el que comentamos ahora, “Piece of mind“. Hay algo en este álbum que es puro 80’s. Sí, ya se, está grabado en los ochenta y eso ayuda, pero también lo están “Reing in blood” o “Blow up your video” y la asociación disco-época no es la misma.
Creo que en realidad todo responde a que ‘Piece of mind’ (que originalmente iba a llamarse ‘Food for tough’) sintetiza entre sus surcos lo mejor que tuvo el heavy metal europeo de la década. A saber, tiene una técnica apabullante, casi inhumana, combinada con una fuerza de la que no gozaba ninguno de los anteriores discos del grupo y mucho menos ninguno de los que grabaron después.
Hay que tener en cuenta también que sus canciones estaban escritas en base a una estructura compleja, pero al mismo tiempo dinámica, es decir, IRON MAIDEN no eran precisamente un grupo simple, y en este álbum estructuraron las canciones dando a cada una incontables partes, riffs, arreglos… que al mismo tiempo hacían que esos temas transcurrieran de principio a fin sin aburrir. Por poner una comparación (odiosa, lo reconozco) METALLICA trataron de hacer lo mismo en “… And Justice for all” pero lo único que consiguieron fue hacer un ‘cut and paste’ en el que se repetían partes dentro de cada canción una y otra vez sin ningún sentido, escribiendo algunos temas verdaderamente aburridos. Bien, eso no ocurre, al menos en mi opinión, con “Piece o Mind”.
Otro punto a tener en cuenta es que la banda en sí misma presentaba un aspecto como el que todos queríamos tener. Lejos del look futurista que lucieron en la época de ‘Somewhere in time” y “Seventh
son” las fotos de ‘Piece of mind’ son el reflejo deun grupo que sabe que está subiendo y que no tardará en alcanzar la cumbre, pero que aun se siente cómodo con su chupa y sus vaqueros. Ya sabes: “…Denim and Leather Brought us all together”. Incluso la portada, siendo tan infantil como todas las demás, era ni más ni menos lo que el grupo necesitaba para transmitir de un modo preciso lo que te ibas a encontrar en el disco.De cualquier forma, y aunque esto sea una paranoia personal, y no le suceda a nadie más sobre este mundo, seguro que en lo que si coincidimos la mayoría es que estamos ante el vértice del medio de la trilogía sagrada de IRON MAIDEN, cuyos otros dos lados serían “The number of the Beast” y “Powerslave” naturalmente. El cambio respecto al anterior trabajo “The number of the Beast” es notable. En primer lugar, a estas alturas la banda ya es grande y no deja ningún sitio a la improvisación. Todo esta milimétricamente medido y elaborado, y aunque siguieron con un esquema muy parecido al de su anterior trabajo, en este la producción esta cuidada hasta en el mínimo detalle. Solo has de escuchar temas como “Where eagles dare” cuya parte central consigue crear un ambiente que te transporta las montañas de las que habla la canción. Martin Bich es un punto muy importante a tener en cuenta y consiguió un ambiente barroco idéntico a la época de RAINBOW con Dio o incluso a la de los BLACK SABBATH de “Heaven and hell“. Otro cambio respecto a anteriores trabajos es la mayor aportación de toda la banda en labores de composición. Si antes era S.Harris quien más ponía de su parte, ahora ese aspecto está más equilibrado y todo el mundo pone su grano de arena.


En cuanto a los textos, la apuesta de Bruce Dickinson toma cuerpo de un modo casi avasallador, centrado la temática del disco en temas religiosos (“Revelations“), míticos (“Flight of Icarus” basado en Icaro, el personaje mitológico que quiso volar tan alto como Dios) e histórico-bélicos (“The trooper” que habla sobre la Batalla de Crimea entre rusos e ingleses de 1854) casi al completo. Los temas callejeros (“Gangland“, “Running Free”…) han quedado relegados a la segunda fila, y si tenemos en cuenta la influencia que esa temática (la histórico – épica) ha tenido en incontables bandas que aparecieron posteriormente, parece ser que no se equivocaron al dar ese paso.
También hay cambios de personal. Clive Burr miembro original, ‘cede’ su puesto en la batería a Nicko MacBrian, procedente de la banda de Pat Travers. Sobre este cambio hubo cierta polémica en su día, ya que fue solventado con la clásica excusa de las ‘diferencias musicales’, pero el tiempo y las declaraciones de los propios protagonistas han venido a confirmar las sospechas de que en realidad, los motivos fueron exactamente los mismos que terminaron con el cese de Paul Dianno. En fin, parece que el abuso de alcohol y otras sustancias tuvieron bastante que ver en el cese de Clive, quien fue echado de menos por muchos fans, pese a la buena acogida que Nicko tuvo desde el primer día.  Sin embargo, el propio Bruce Dickinson contaba “…todavía creo que (Clive) fue el mejor batería que la banda tuvo. Esto no quiere decir que tenga nada en contra de Nicko. Técnicamente, él es un batería muy por encima de Clive. Es solo que Clive tenía un feeling increíble, y eso solo viene de nacimiento”. Sobre gustos no hay disputas, pero en cualquier caso la aportación de Nicko no merece reproche alguno y pronto se convirtió en marca de la casa junto a las cabalgadas de Harris o los duelos de A.Smith y D. Murray, que por cierto, en esta ocasión son más cortos y efectivos que en otros álbumes.
Steve Harris: “América no es el lugar más fácil donde resistir las tentaciones, especialmente si estás en una banda de rock duro y tus discos están en las listas” comenta refiriéndose al tour de “The number of the beast” en el que la mayoría de los shows los hicieron abriendo para otras bandas ”…en más de una ocasión Clive pasó la mayor parte del show vomitando en un cubo al lado de su batería. Yo pensé ‘Bueno, si estamos teniendo problemas con sets de cuarenta y cinco minutos, ¿Qué ocurrirá cuando los hagamos de dos horas?”

Como anécdota y de alguna manera siguiendo con el nuevo batería, cabe citar la intro de ‘Still life’. Después de grabar “The number of the beast” la banda comenzó a ser el objetivo de grupos religiosos que les acusaban de incluir mensajes subliminales en sus canciones para convertir a los jóvenes metalheadas en adoradores del maligno. En fin, el mismo rollo que han sufrido incontables bandas de hard rock a lo largo de la historia. Para dar que hablar, Nicko McBrian incluyó una intro grabada al revés que venía a decir “¿Qué dijo el monstruo de las tres cabezas? No te metas en cosas que no entiendes…”. ((“What had said the thing with three head? Don’t middle with things you don’t understood”). Dicho así y con los efectos pertinentes puede parecer una advertencia hecha por el mismísimo Lucifer, pero el caso es que no pasaba de ser una cita de un cómico inglés de los sesenta llamado John Bird, quien interpreta al dictador africano Amin Dada, quien siendo preguntado por los ministros que desaparecían en su país, decía que los había enviado a Plutón a resolver los problemas del Tierra. Sin duda era algo maligno, pero no precisamente satánico.
Fueron singles “Flight of Icarus” que alcanzo el puesto octavo y “The trooper” que se quedo en el 28, canciones que siguen formando parte del repertorio en directo de la banda veinte años después. Me gustaría reseñar que “Where eagles dare“, “Die with your boots on” y “Revelations”, nada menos que siete de los nueve que trae el disco (solo quedaban fuera “Quest for fire” y “Sun and steel “) estaban incluidos en el set de directo del WORL PIECE TOUR 83, ciento cincuenta y tres conciertos en Europa y Estados Unidos junto a gente como SAXON, ROCK GODDESS, FASTWAY, QUIET RIOT o M.S.G. abriendo para ellos. En España hicieron cuatro fechas y un especial en la televisión, en el programa Tocata, presentando un playback con cuatro temas y una entrevista hecha por José Antonio Abellán, el mítico comentarista deportivo que entonces presentaba aquel programa junto a Mercedes Resino. Si algo así se hacía en un país con tan escasa tradición rockera como este, es porque no cabe duda de que “Piece of mind” una obra maestra del rock duro.
He preparado un pequeño dossier  que incluye varias entrevistas que aparecieron en revistas de la época para completar la reseña de este gran disco. El dossier consta de 35 páginas (15 Megas) repartidas de la siguiente manera:
Para conseguir el dossier debes dejar un comentario sobre el álbum y recibirás el enlace y contraseña al dossier.
HEAVY ROCK n 002, Mayo 1983. Entrevista a Bruce Dickinson.
POPULAR1 n 119, Mayo 1983. Entrevista con la banda anunciando la aparición de ‘Piece of mind’
ENFER MAGAZINE n 002 . Reportaje biográfico de IRON MAIDEN (en francés)
ENFER MAGAZINE n 008 Diciembre 1983- Entrevista y reseña del show en París del 17-11-1983. Incluye poster (En francés)
POPULAR1 n 127, Enero 1984. Entrevista y reportaje del show en Barcelona del tour ‘Piece of mind’
HEAVY ROCK n 008, Enero 1984. Entrevista y Reportaje del show en Madrid del tour ‘Piece of mind’
Anuncios