CRONOLOGIA

HUGHES & THRALL: “Hughes & Thrall”

Quizá sea porque se trata de la única grabación que el dúo llevó a cabo y por ello volcaron en sus canciones una creatividad sin límites, o tal vez sea el simple y natural resultado de la unión de dos talentos como eran (y son) el de Glenn Hughes (ex DEEP PURPLE y ex TRAPEZE) y Pat Thrall (Ex PAT TRAVERS BAND), no lo sé. Pero si sé que su álbum homónimo de 1982 es una extraordinaria colección de canciones en las que tanto el talento como la variedad están presentes de principio a fin.

No es menos cierto que nadie hubiese pensado que algo así podría salir de un Glenn Hughes totalmente errático, quien desde su salida de DEEP PURPLE, no había hecho otra cosa que dar tumbos de un lado a otro. Aparte de su álbum en solitario (“Play me out”, 1977) tuvo un intento en el 80 de formar una banda junto a Ray Gómez y Narada Michael Baldem, pero apenas un  año después el proyecto dejaba de existir.

Afortunadamente, el siguiente intento de Hughes daría mejores resultados.  Hughes se puso en contato con Pat Thrall, a quien conocía desde hacía algún tiempo y quien había abandonado su puesto en la PAT TRAVERS BAND. El guitarrista aceptó instalarse en L.A. para escribir algunas canciones y probar como funcionaba la idea. Hizo falta muy poco tiempo para que todo echase a rodar. A partir de la primavera de 1981, ambos músicos dedican su tiempo a escribir, influidos por los gustos en común que ambos tenían, y dando luz a un material que el propio Hughes calificó como funk ‘ n ‘ roll.   Al mismo tiempo que el dúo escribía, se hicieron varias audiciones para completar la banda de cara a los directos, siendo un  (por entonces) desconocido Frankie Banalli  quien ganaría el puesto. Como respaldo en los teclados contaron con los servicios de Peter Schless.

El siguiente paso fue grabar algunas demos en un estudio, que sirvieron como apoyo en la búsqueda de una compañía interesada en editar su trabajo. Finalmente, Boulevard records, subsidiaria de CBS, fue la que puso mejores condiciones. En palabras de Hughes, decidieron firmar con un sello pequeño para no quedar enterrados entre los cientos de ediciones que lanzaban por aquel entonces casi a diario las multinacionales. No les faltaba razón por una parte, ya que este álbum es uno de los que más se mencionan por pate de artistas de toda clase como influencia básica, pero por otro lado es una pena que quedase relegado a disco de culto.

El grupo trabajó en dos estudios diferentes, con dos productores distintos. La primera fase se creó en los estudios   Shangri-la de Malibú, con Rob Fraboni al mando, un productor cuyo currículo incluía entre otros a Eric Clapton, Bonnie Raitt o Joe Cocker.  Sin embargo, no tardaron en aparecer ciertas tiranteces. Glenn Hughes:

“La cosa no avanzaba con Rob Fraboni. Nos dimos cuenta de que estábamos superando lo que el podía dar de sí para con nosotros. No estábamos nada contentos con el sonido que estaba sacando al grupo, porque buscábamos una orientación más ‘British Rock’ , así que fuimos a por Andy“.

Andy Jones es un mito de la producción. Baste decir que ha estampado su nombre en las carpetas de “Highway” de FREE, “Exile on main street” de THE ROLLING STONES o “IV” de LED ZEPPELIN, entre otras obras maestras del rock. Con él trabajaron en Hollywood, concretamente en los United Western Studios, donde quedó registrado el grueso de un álbum que el dúo definió como “dos álbumes en solitario recogidos en uno solo”. La experiencia de “Play me out” había sido lo bastante traumática como para que Hughes quisiera repetir… al menos por entonces,

Pat Thrall también veía en el álbum una ocasión para desarrollarse, que en ningún caso hubiese conseguido haciendo el disco él solo:

“Nunca tuve demasiado interés en hacer un álbum en solitario. Esto está mucho más cerca de mis intenciones. El hecho de hacerlo junto a Glenn me ha servido para sacar más rendimiento de mis posibilidades, para concentrarme en escribir canciones y no sólo perseguir rock and roll directo. Y ahora me siento que estoy dejando que la gente sabe que puedo hacer más que interpretar canciones…”.

Ambos escribieron el álbum entero, salvo la canción ‘Coast to coast’ que firma sólo Hughes y se hicieron acompañar, como hemos dicho,  por el teclista Peter Schless y Frankie Banali ( QUIET RIOT , WASP) a la batería, aunque finalmente hubieron de contratar a Gary Fergusson (ex BLACK ROSE) con las baquetas ya que Banalli recibió la suculenta oferta lanzada por QUIET RIOT, quienes no tardarían en hacerse multimillonarios.

Andy Thomas y Tim Kramer (ingeniero en la grabación ) tuvieron que emplearse a fondo en el estudio, dado que la disparidad en los caracteres de ambos artistas, trajo más de un problema. Por un lado Pat Thrall trabajaba de una manera mucho más metódica, repetía las cosas una y otra vez, hasta encontrar el punto perfecto, lo cual exasperaba a un Hughes acostumbrado a hacer su trabajo en dos o tres tomas como máximo.  En todo caso, finalmente fueron capaces de aportar a aquella colección de canciones  un aire muy de la época, logrando una limpieza casi cristalina en las canciones, que en realidad es lo que realmente necesitan. Digo esto porque, no nos engañemos, el álbum está a mil kilómetros de ser un disco de heavy metal… Incluso me atrevería a decir que está más cerca del pop rock que otra cosa, eso sí, un pop rock intenso en la onda de POLICE o los YES de la época, los del ‘90125’ y tan cuidado y rico en matices que cuesta horrores ponerlo al lado de los discos de SAXON, JUDAS PRIEST o incluso los más cercanos RAINBOW o WHITESNAKE. Reconozco que esa opinión es muy discutible pero canciones como ‘The look in your eye’ o ‘Beg borrow & steal’ me parecen dos buenas muestras de lo que intento decir, con esas guitarras sintetizadas tan rematadamente ochenteras. Más allá aún va, por ejemplo ‘Where did the time go?’ en la onda más puramente Phil Collins, pero que no por eso deja de ser interesante. En el lado opuesto, mucho más contundentes e intensas, están otras como la que abre el disco, ‘I got your number’ , ‘Who will run to you’ o ‘Hold out your life’ que, a nivel personal, me lleva a preguntarme cuanto de Pat Thrall influyó en Joe Satriani para encontrar su sonido, o mejor dicho, cuanto de Allan Holdsworth influyó en ambos, Thrall y Satriani.

Una vez terminado el álbum, (se termino de grabar en Julio de 1982 y salió a la venta en Estados Unidos un mes después) la banda se dedicó a la promoción, dejando los shows para final de año, abriendo los conciertos de Santana. (puedes leer la reseña de uno de los escasísimos bootlegs AQUI)  . Llegaron a viajar a Japón, donde hicieron muchas entrevistas en radio, recibiendo un gran calor por parte del público nipón, pero  finalmente, sin que se sepa muy bien por qué, el proyecto no cuajó como debiera. Habían llegado a escribir material para un segundo disco, incluso habían escrito una canción que a punto estuvo de convertirse en el tema principal de la película “Los cazafantasmas”, desplazado en el último segundo por “Ghostbusters’ de Ray Parker Jr.  Pero finalmente, cada uno siguió a lo suyo y pese a esporádicas colaboraciones de Pat Trall en los trabajos en solitario de Glenn Hughes, no han vuelto a unir esfuerzos de una forma seria para hacer una segunda parte de este disco que es una pieza obligada en la música de los ochenta.

 

AQUI PODEIS LEER DOS ENTREVISTAS EN LA KERRANG INGLESA DE MARZO DE 1982 Y JUNIO DE 1983

Miguel. Asturias