CRONOLOGIA

 

.:: OZZY OSBOURNE: “Blizzard of Ozz”::.

I Don’t Know – Crazy Train – Goodbye to Romance – Dee – Suicide Solution – Mr. Crowley – No Bone Movies – Revelation (Mother Earth) – Steal Away (The Night)

Ozzy Osbourne – Voz,  Bob Daisley – Bajista,  Randy Roadhs – Guitarra, Lee Kerslake – Batería ,  Don Airey – Teclista.

ESTE ARTICULO SE COMPLETA CON UN DOSIER DE PRENSA, CUYO CONTENIDO Y FORMA DE CONSEGUIR ESTÁ RESEÑADO AL FINAL DEL POST.

IMPORTANTE!!!!! SI TIENES MATERIAL DE PRENSA QUE NO APARECE EN LA LISTA Y CREES QUE PODRÍA SERVIR PARA MEJORAR EL DOSIER , POR FAVOR, ESCRIBE UN CORREO A miangarri@gmail.com

“BLACK SABBATH era un desastre con patas. Todo lo que tocábamos, por un lado era oro y por otro un enorme montón de mierda. Con las últimas giras sacábamos lo justo para poder seguir luchando en el montón de juicios en los que estábamos metidos por la estafa continuada que nos hicieron los managers. El último tour, con VAN HALEN abriendo los shows, fue humillante porque ellos son una banda increíble y nosotros nos desmoronábamos en escena cada noche” (Ozzy en la CIRCUS MAGAZINE, Agosto de 1980)

La carrera de los BLACK SABATH clásicos había llegado a su fin menos de diez años después de que empezase. Claro que ese tiempo se vivió con una intensidad que hacía que ese lapso de tiempo pareciese más del triple. De hecho, su vida se había reducido a una gira continua de diez años de duración durante la cual publicaron ocho discos. Añadamos a eso un consumo de drogas y alcohol de proporciones siderales y una estafa continuada de la que fueron víctimas por parte de sus managers, y que como Ozzy cuenta, hizo que durante sus últimos años todo lo que ganaban tocando, lo gastaban en abogados. En esas condiciones es bastante normal que la banda se partiese en dos.

Sin embargo, no era la primera vez que Ozzy daba muestras de querer volar solo. Ya en 1976, intentó hacerlo ‘adoptando’ a un grupo llamado NECROMANDUS como acompañamiento y de hecho llegaron a grabar algunas canciones en formato maqueta. También lo intentó apoyándose en otra banda llamada DIRTY TRICKS hacia 1978, pero en fin, esa es otra historia: hoy toca centrarse en el grupo que Ozzy formó en 1980 y que grabaron uno de los mejores debuts que se recuerdan en el heavy metal.

A finales de Febrero del 79, los miembros del grupo, acompañados de sus asistentes personales y algunos técnicos, viajaron a tierras californianas para instalarse en Bel Air Road, en una mansión alquilada por Don Arden, su nuevo manager, y a la postre padre de Sharon Arden. La ida era recrear el ambiente en que BLACK SABBATH habían dado vida a “Vol.4”, una de sus grandes obras, en un intento por recuperar su prestigio como banda sepultado bajo un humillante puesto 64 en las listas conseguido con ‘Never say die!’. Al principio, el ambiente era bueno y la disposición para trabajar notable, pero el paso de los días trajo consigo la evidencia de que todo el talento creativo de la banda se había diluido justo cuando más falta hacía. Tanto Tony como Geezer estaban faltos de inspiración y nada de lo que escribían conseguía complacerles.

Los intentos de solucionarlo a base de consumir más drogas, solo consiguieron empeorar las cosas. La convivencia se deterioraba gradualmente y pocas semanas después de que BLACK SABBATH llegase a Hollywood, la tensión en la casa donde ensayaban era tan espesa que podía cortarse con un cuchillo, muy especialmente la que había entre Ozzy y Tony Iommi. Cada uno de los dos líderes tenía su punto de vista con respecto al otro: Ozzy pensaba que Tony estaba llevando al grupo por la dirección equivocada, y que de seguir sus dictados terminarían convertidos en los siguientes FOREIGNER. Ahora bien, el cantante no hacía absolutamente nada por contribuir a que eso no ocurriera. Una muestra bien clara del nivel de desidia y apatía que había alcanzado Ozzy fue que llegó a pedir a su ayudante personal, Graham Wright, que escribiese las letras por él, ya que hasta Geezer se había hartado de la postura del cantante. La goma se siguió tensando durante dos meses, hasta que el 27 de Abril de 1979, se hizo oficial la ruptura entre Ozzy Osbourne y BLACK SABBATH.

 

Como hemos dicho, BLACK SABBATH estaban siendo dirigidos por la oficina de Don Arden, un manager con fama de despiadado y muy inclinado a utilizar métodos de dudosa legalidad a la hora de conseguir sus objetivos. También era propietario de una compañía discográfica llamada Jet Records, la cual tenía un contrato personal con Ozzy Osbourne, al margen del que BLACK SABBATH tenían con Vertigo Records. Además, Mr. Arden tenía una hija que comenzaba en el mundo de la dirección artística. Sharon Arden, recibió el encargo de enderezar la trayectoria de Ozzy, y tratar de sacar provecho de su contrato, y vive Dios que consiguió ambas cosas… pero no nos adelantemos.

Bien, como decíamos al principio, BLACK SABBATH se habían afincado en California intentando reciclarse, y aunque aquello no le sirviese a Ozzy para continuar con ellos, sí le puso en el punto de salida para dar forma a su nueva banda. El contrato ya lo tenía de manera que era urgente ponerse las pilas y formar el dichoso grupo que le acompañase en su andadura.

La primera persona con quien Ozzy contactó, fue con un bajista llamado Dana Strum. Fue en el legendario club Starwood, donde Ozzy entró una noche, acompañado de un directivo de Jet Records, quien se acercó a Dana y le propuso una cita para el día siguiente en el local que Frank Zappa utilizaba como estudio y local de ensayo. Ozzy, sin embargo, no quería a Strum como bajista, si no que buscaba en él a una especia de A.R., ya que conocía a muchísima gente de la escena angelina. Creo que no caben dudas al respecto: la aportación de Strum fue definitiva, ya que no tardó en proponerle a un jovencísimo músico y profesor de guitarra a quien él había visto docenas de veces en varios clubs con su banda QUIET RIOT. Naturalmente, estamos hablando de Randy Rhoads. Dana no conocía personalmente a Randy, pero consiguió su teléfono a través de Jackie Fox, bajista de las RUNAWAYS y le dejó varios mensajes en su contestador. Dana intentaba ponerse en contacto con Randy una y otra vez, pero este nunca devolvía las llamadas. Cuando por fin pudo entrar en contacto con el guitarrista, le explicó que, simplemente, no estaba interesado porque BLACK SABBATH no le interesaban en absoluto. Finalmente, y tras no pocos esfuerzos, llamadas y citas, a finales de 1979, Strum consiguió convencer a Randy para que hiciese la audición. Está de más decir que consiguió el trabajo ¿no?.

Bien. El principal pilar de la banda (aparte de Ozzy, naturalmente) ya estaba presente: un joven talento norteamericano, descocido pero absolutamente brillante. Ahora había que compensar ese amateurismo con un músico solvente y con experiencia, que además fuese inglés. Esto último no era indispensable, pero sencillamente, sucedió así .

Ozzy estaba de vuelta en Inglaterra, en búsqueda de músicos para la nueva banda y el destino quiso que Bob  Daisley, recién sustituido por Roger Glover como bajista de RAINBOW, estuviese buscando trabajo. Para rizar el rizo, antes de girar con RAINBOW, Daisley había formado parte de WIDOWMAKER, una banda que había publicado todos sus discos en Jet Records, lo cual acercaba notablemente las posturas, ya que fue a través de la compañía como Ozzy se puso en contacto con Bob, pidiéndole que entrase en la banda. Bob, además de ser un músico de altísimo nivel, era un buen letrista, algo en lo que Ozzy y Randy cojeaban.

Por último debían contratar a un batería. La primera condición era que tenía que ser inglés, ya que los permisos de trabajo se limitaban a un miembro de la banda, y obviamente sería Randy Rhoads el beneficiario. De una lista de casi 50 músicos, el puesto fue para el número 39, Lee Kerslake, procedente de los legendarios URIAH HEEP.

 

Con la banda formada hubo una magnífica química en el tiempo que pasaron escribiendo material en la casa estudio que Ozzy tenía en Stafford. El material fluía con el aporte de todos los músicos tanto por su profesionalidad como por el buen ambiente que se respiraba entre ellos. Lejos de las tensiones que habían ensombrecido las últimas creaciones de BLACK SABBATH, el material que estaban creando ahora tenía una frescura de la que adolecían las canciones de ‘Never say Die’ o ‘Technical ecstasy’ que en su mayoría parecían escritas por puro compromiso y sin el menor atisbo de pasión.

Para registrarlas no necesitaron viajar a Los Angeles ni nada por el estilo. Los cercanos Ridge Farm Studios, en Surrey, fueron el lugar donde se gestó ‘Blizzard of Ozz’ . La forma en que se construyeron aquellos estudios, fue en su momento una auténtica novedad ya que fueron los primeros en ofrecer un servicio de residencia para artistas dentro de Inglaterra. Eso significaba que un grupo podía alquilarlos durante, digamos un mes, sin necesidad de abandonarlos hasta salir con las cintas bajo el brazo. La elección había sido motivada principalmente por comodidad, aunque también pesó el hecho de que Ozzy los conociese, ya que BLACK SABBATH habían grabado allí su ‘Technical Ecstasy’. Otros grupos como QUEEN, WHITESNAKE, BAD COMPANY o JETHRO TULL también habían dejado su música flotar entre las dependencias del lugar, pero entre el 22 de Marzo y el 19 de Abril de 1980, (apenas un mes para grabarlo y otro par de semanas de Mayo para las mezclas) los Ridge Farm estuvieron ocupados por Ozzy y su banda. En principio, el productor iba a ser Chris Tsangarides, conocido por haber puesto su firma en infinidad de discos de heavy metal, BARON ROJO incluidos, pero la cosa no terminó de cuajar y Chris fue despedido sin haber terminado el trabajo, quedando la producción a cargo del grupo con Max Norman como ingeniero. El propio Max contaba el asunto en una entrevista a BLABBERMOUTH:

“Yo era el ingeniero de sonido residente. Acababamos de construir una habitación donde colocamos una mesa de mezclas nueva, la Solid State Logic. Era la segunda que se instalaba en Inglaterra. Yo no quería que “Blizzard of Ozz” sonase como una mierda, pero la cosa no iba demasiado bien con Chris. Estaba cometiendo errores garrafales, como poner la batería en una habitación de techo muy bajo, en una habitación entera de cemento. Cada vez que Lee golpeaba los platos era como si la habitación entera temblase, era muy mal ambiente y difícil de controlar. Cuando Chris se iba, yo tenía que volver a equilibrar la mezcla para hacerla sonar decentemente. Después de una semana así, terminé sugiriendo al grupo que buscasen a otra persona si querían publicar algo medianamente digno. Entonces Ozzy le despidió y me propuso a mí el trabajo. Así fue como terminé la producción y la ingeniería de ese disco”.

Mi apreciación personal es que el sonido del disco está muy logrado. Yo destacaría lo austero de su producción, que de alguna manera le acerca a los álbumes de UFO ( en ese sentido). Un disco sin florituras ni barroquismos, quizá gracias a lo cual, a día de hoy puede seguir escuchándose sin ninguna clase de problemas.

Eso en cuanto al sonido, porque en lo que se refiere al contenido de este álbum, quizá hablar sobre él, esté un poco de más. Quiero decir que no hablamos de un disco precisamente nuevo que queramos dar a conocer, si no de uno cuyas canciones conocemos perfectamente. Simplemente, me gustaría decir que creo que podríamos hablar de este álbum casi como si fuese un ‘Greatest hits’. La colección de canciones es de tal nivel que muchas de ellas formaron durante años y siguen haciéndolo 35 años después del repertorio del ‘Madman’. En fin… ¿Qué se puede decir a estas alturas de canciones como “I don’ t know” que abre el álbum directo y a la cabeza?. Su riff impenetrable, que sirve como puente a sorprendentes cambios de ritmo colocados a lo largo de la canción, es parte de nuestra identidad. Igualmente ocurre con ‘Crazy Train’: ¿hay alguien que no haya tarareado el dibujo de guitarra que da comienzo al tema?. Son canciones que han estado presentes en incontables momentos de nuestras vidas… ‘Mr. Crowley’ cuya letra conectaba  esta nueva  andadura de Ozzy con su pasado más ‘sórdido’ o ‘Suicide Solution’, que tantos problemas trajo al cantante… en fin no creo que sea de recibo emplear más tiempo en estas canciones. En cuanto a las que son un poco menos conocidas, pues tampoco me gustaría alargarme en exceso. Sí decir que son ese tipo de canción que hacen que sigas escuchando el disco una y otra vez aunque haya pasado mucho tiempo, porque descubres en ellas momentos de los que en otras ocasiones no te habías percatado.

Po ejemplo, el medio tiempo “Goodbye to Romance” es un capricho del grupo muy alejado del heavy metal, y que por si misma seguramente la hubieras desechado, pero como parte del conjunto resulta ciertamente interesante y agradable al oído. La pieza instrumental ‘Dee’ unida de ‘Goodbye to Romance’ es quizá lo más flojo del disco. Siempre se ha comparado a Randy con Eddie Van Halen, pero no esperes aquí el particular ‘Eruption’ del malogrado guitarrista. En mi humilde opinión, esta canción que Randy quiso dedicar a su madre, parece más un calentamiento o algo por el estilo que otra cosa, ya que no demuestra lo que este músico podía dar de sí. En la recta final del disco, tenemos “Revelation (Mother Earth)”, otro medio tiempo pero con un feeling muy alejado de ”Goodbye to romance” y más en la línea de composiciones posteriores, de hecho podría haber formado parte por ejemplo de ‘Bark at the moon’ sin desdecir en absoluto. Por último ‘No bone movies’ y ‘Steel away’ son dos canciones de heavy metal muy de su tiempo y con cierta orientación rockandrolera (no me resisto a decir que encuentro ‘cierta inspiración’ de ‘No bone movies’ en “Préstame amigo tu cabeza” del primer álbum de OBUS).

No me gustaría terminar sin decir que Don Airey fue el teclista invitado, en una cesión de la compañía Polydor, ya que a pesar de haber colaborado con BLACK SABBATH pocos meses antes en ‘Never say die”, en ese momento formaba parte de los RAINBOW de Graham Bonnet, quien a su vez sustituía a Ronnie James Dio, que se había ido a BLACK SABBATH. Enredos de familia, vaya.

Bien, el álbum salió a la venta el 20 de septiembre y el tour debió haber empezado un mes antes, ya que la banda iba a participar en el festival de Reading. Los carteles y las camisetas promocionales incluían el nombre del grupo ( el que tenían entonces, BLIZZARD OF OZZ) abriendo el domingo 24 de Agosto de 1980, pero finalmente la banda no actuó. Haber debutado en un festival de ese nivel sin álbum en la calle era bastante comprometido. Si tocaban los temas nuevos nadie los conocerían, y tocar canciones de BLACK SABBATH con BLACK SABBATH en activo, con un álbum como “Heaven and hell” editado meses atrás no parecía muy apropiado, de manera que a banda optó por esperar y hacer una gira más modesta, de hecho solo tocaron en el Reino Unido en un tour muy limitado en todos los sentidos.Treinta fechas entre el 12 de Septiembre ( una semana antes de publicarse el disco) y el el 8 de Noviembre, como decía, solo por el Reino Unido. Lindsey Bridgewater fue el teclista que les acompañó a lo largo de un período verdaderamente irrepetible.

Irrepetible por una parte, porque con solo esa gira promocional, el álbum alcanzó cifras que nadie previó: séptimo puesto en los charts ingleses de álbumes. Los dos singles editados, “Crazy Train” y “Mr. Crowley”, que llegaron al número 49 y 46, respectivamente y arrasando en las listas especializadas. Mención especial merece la lista del periódico SOUNDS donde el single ‘Crazy Train’ aparece en el número 1, a mucha distancia del conseguido por BLACK SABBATH con ‘Neon Knights’ en el número 13.

Irrepetible por otro lado porque, efectivamente, nunca más se repetiría esa situación. A toro pasado y sin mayor esfuerzo, todo parece indicar que aquello era un simple tanteo. Cuando la prueba dio resultado positivo no se tardó ni un segundo en pasar página. Una vez grabado el segundo álbum, apenas dos meses después de terminar el micro-tour de presentación del primero, Daisley y Kerslake fueron despedidos y sustituidos por Rudy Sarzo y Tommy Aldridge, con la descarada intención de entrar en el mercado americano. Aun fue más grave lo que sucedió varios años después con otros famosos músicos grabando las pistas de Daisley y Kerslake pero corramos un tupido velo y conservemos el recuerdo de este enorme disco. Cualquier momento es bueno para cantar aquello de ‘Wine is fine but wisky is quicker’

Miguel. Asturias

Artículos relacionados:

 

 

Dossier ‘BLIZZARD OF OZZ’

Bueno, pues si ya has pasado alguna vez por aquí sobran las explicaciones, en el caso que seas nuevo, la cosa va así: Este es una especie de dossier de prensa con páginas sueltas de diferentes revistas que dedicaron su espacio a OZZY con motivo de la publicación de este disco .

Para conseguirlo, tienes que escribir un mensaje en este blog que trate sobre ese álbum, tu opinión sobre él, como lo descubriste, lo que piensas de él respecto a otros trabajos… no sé, lo que se te ocurra, que tenga que ver (insisto) con el álbum o el grupo.

-Reseña retrospectiva en CLASSIC ROCK publicada en octubre de 2010. Dos páginas en inglés.

-Reseña álbum publicada en PHOENIX, fanzine inglés de 1981. Dos páginas en inglés.

-Artículo retrospectivo publicado en MOJO MAGAZINE durante 2010. Cinco páginas en inglés.

-Presentación banda en POPULAR1 nº104 publicado en Febrero de 1982. Una pagina en español.

-Historia y entrevista a Bob Daisley publicada en THIS IS ROCK 35 en Mayo de 2007. Cinco páginas en español.

– Biografía parcial publicada en POPULAR1 Especial ESPA79 hacia 1986. Cinco páginas en español.

– Biografía parcial publicada en POSTER n24 hacia 1983. Tres páginas en español.

-Entrevista a Ozzy Osbourne publicada en CIRCUS MAGAZINE durante Agosto de 1980. Tres páginas en inglés.

-Entrevista a Randy Roads en GUITAR LEGEND SPECIAL. Cinco páginas en inglés.