CRONOLOGIA

.::SAXON: “Denim & Leather”::.

– Princess of the Night – Never Surrender** – Out of Control – Rough and Ready – Play It Loud – And the Bands Played On** – Midnight Rider – Fire in the Sky – Denim and Leather

Paul Quinn: Guitarra  Biff Byford:Voz  Steven Dawson: Bajista  Pete Gill: Batería   Graham Oliver: Guitarra

Producido por: Nigel Thomas, excepto ** que producen SAXON y Nigel Thomas.

Ingeniero: Andy Lydon

Grabado en: AquariusStudios, Geneva. Masterizado en: Polar Studios, Estocolmo

Publicado en Octubre de 1981.

Esta reseña se completa con un dossier de prensa cuyo contenido y forma de conseguir vienen indicados al final del artículo.

SAXON es una de mis bandas favoritas de heavy metal y lo ha sido desde que tengo ‘uso de razón’ . Creo que si hubiese que hacer una lista de diez, estarían colocados entre el quinto y sexto puesto, lo cual, teniendo en cuenta la existencia de grupos como IRON MAIDEN, JUDAS PRIEST, ACCEPT o DIO, creo que no está mal del todo.

No obstante,  pese a que el grupo me gusta muchísimo, entiendo que SAXON como banda han tenido bastantes limitaciones. En primer lugar, no eran músicos extraordinarios. Daban la talla más que de sobra si los comparabas con cualquier banda de la época en su estilo ( MOTORHEAD, ACCEPT, TYGERS OF PANG TANG, SAMSON…) , pero la palabra ‘virtuoso’ no cabía al hablar de ellos. Menos aun, podían presumir de tener la mejor imagen de la escena: basta decir que el actor Harry Shearer basó su personaje para la película SPINAL TAP en Steven Dawson, el bigotudo bajista de SAXON. Tampoco ofrecían, en algunos casos, una producción precisamente espectacular. Dicho claramente, tienen varios trabajos con un sonido espantoso.

Sin embargo, tenían en su haber varias virtudes que compensaban estas carencias hasta el punto de seguir en activo a día de hoy y no precisamente arrastrándose por los escenarios, como unos que prefiero callarme, si no grabando discos magníficos y vaciándose en los escenarios como si el mundo se fuese a terminar.

Para empezar, eran unos absolutos adictos al trabajo. Todo el asunto de la actitud rockera está muy bien, pero no conozco ningún grupo que haya llegado a algún sitio si no es a base de batirse el cobre de escenario en escenario cada noche, coger después el autocar y viajar a sabe Dios qué sitio para volver a empezar horas después.

La segunda virtud que esta banda tiene es la de tener un fe ciega en lo que hace. Seguramente hubiera sido más cómodo tirar la toalla hace ya 25 años, cuando las nubes se cernieron sobre lo que fue su época de oro, pero no: han seguido hasta día de hoy de festival en festival, de gira en gira y publicando discos regularmente… no hay que olvidar que desde 1990, es decir hace 23 años, METALLICA y KISS han publicado cinco discos de estudio cada uno, AC/DC han llegado a cuatro, y SAXON han puesto en circulación nada menos que doce, casi los mismos que los otros tres grupos juntos.

La última virtud que yo destacaría ( aunque tendrán seguramente muchas más) es la de que sabían escribir canciones. Verdaderos himnos. De heavy metal que se convertían en clásicos al minuto de ser editados… ‘Strong arm of the law’, ‘Wheels of steel’, ‘Heavy metal thunder’, ‘Suzie hold on’… la lista es interminable, y creo que llegó a su momento cumbre en “Denim & Leather”, el disco que hoy visitamos y que parece más un “Greatest hits” que un álbum al uso.

Denim & Leather” era el cuarto Lp del grupo, así que entonces ya había una historia detrás que creo que merece la pena recordar aunque sea muy por encima.

Habían asomado la cabeza en Barnsley, un pueblo del sur de Yorkshire durante la fiebre punk de 1977. Paul Quinn como guitarra y Biff Byford a la voz fueron los que encendieron motores parapetados tras el nombre COAST. En realidad COAST existía desde 1974, y era el grupo donde Bifford tocaba el bajo, pero la llegada de Quinn a la banda abrió nuevos horizontes para ambos.

Paralelamente a COAST, había otra banda en la zona operando bajo el nombre SOB, que no era otra cosa que el acrónimo de SON OF A BITCH. Dos de los músicos que formaban parte de aquello, no terminaban de estar satisfechos con la orientación musical del grupo. Eran el bajista y uno de los guitarristas, y respondían por Steve Dawson y Graham Oliver respectivamente.

Barnsley es una ciudad pequeña. Todo aquel que formase parte de una banda conocía al resto, de manera que fue una simple cuestión de tiempo que los cuatro inquietos rockeros uniesen sus fuerzas. La llegada de Pete Gill a la batería poco tiempo después, a finales de aquel lejano año completó la formación que se rebautizó como SAXON.

Dos duros años de grabar demos, tocar en clubs y eventualmente abrir ara alguna banda importante como fue IAN GILLAN BAND terminaron dando su fruto. Fue el tesón del que hablábamos al principio lo que les hizo mantenerse a flote en aquella escena inundada por los grupos punk y New Wave: llegado 1979, la compañía francesa Carrere les ofreció un contrato tras escuchar sus maquetas.

Su debut se publicó el 21 de mayo de 1979, el año en que posiblemente los términos hard rock y heavy metal dejaron de confundirse. Grupos como GIRLSCHOOL, ACCEPT o MOTORHEAD publicaron aquel año sus respectivos debuts, situándoles en una liga diferente a la que jugaban THIN LIZZY, RAINBOW o SCORPIONS.

Naturalmente, SAXON estaban allí y supieron aprovechar el impulso hasta el punto de que en los siguientes dos años, hasta la edición de ‘Denim And Leather’ llegaron a poner en circulación tres Lp’s y nueve singles. Todo ello en medio de una gira prácticamente continua que les llevó a medio planeta, participando en festivales legendarios como Monsters of Rock, programas televisivos como Top of the Pops o Friday Rock Show, llegando al Top 5 en Inglaterra y habiéndose mantenido durante cinco meses en las listas japonesas. Insisto, estamos hablando de un par de años!

En fin, “Wheels of Steel” y “Strong arm of the law” eran discos llenos de fuerza e intensidad. Trabajos muy inmediatos con un retrogusto a callejón londinense que les hizo enormes en la escena heavy metal europea y muy especialmente en su Inglaterra natal. pero mercado norteamericano aun estaba por explorar . Además todo indicaba que la explosión de la N.W.o.B.H.M. ya se había convertido en una simple onda expansiva y era entonces cuando se discernía qué grupos iban a sobrevivir y qué otros adquirirían estatus de culto o se diluirían en el olido. Byfford y los suyos tenían muy claro en qué lado iban a ponerse y escribieron las canciones delo que sería “Denim And Leather”, posiblemente la colección de temas más completa de cuantas hayan publicado.

Creo que hay dos razones principales para que eso ocurriese:

El primero fue que SAXON ( en mi humilde opinión) alcanzaron aquí la cumbre de su inspiración a la hora de escribir canciones. Se conoce que eran gente que trabajaba mejor en situaciones de estrés y presión, porque el disco tuvo que ser escrito y desarrollado en la carretera y así con todo, consiguieron ocho clásicos de nueve temas que tiene el disco… solo me atrevería a apartar de la lista “Fire in the sky” y aun así a regañadientes.

No me parece procedente desmembrar el disco canción a canción: “Princess of the night”, “And the bands played on”, “Never surrender”… son títulos que nos traen a la memoria tantas sensaciones, que haría falta un libro entero para describirlas, además cada uno tendrá las suyas, y eso es algo muy personal.

Si hablásemos del disco en su conjunto, cabría decir que fue un trabajo que empezaba un viraje hacia el mercado americano por parte de la banda, pero lejos de desvirtuar el concepto del grupo, y al contrario de lo que ocurre la mayoría de las veces, SAXON sacaron un enorme provecho de ese viraje. Conservaron la fuerza de sus canciones añadiéndole un pequeño toque melódico a guitarras y estribillos. Mantuvieron intacto el poder de la sección rítmica pero utilizaron estructuras más básicas en las canciones, obteniendo como resultado, debo insistir, una colección de himnos.

El sonido del disco sería el segundo factor que lo convirtió en pieza maestra. Las guitarras siguen estando igual de afiladas que en sus anteriores entregas, pero ganan en brillo y dan mucha más vida a la canción . La base rítmica es más redonda y compacta. La voz gana en cuerpo y los coros son potentes como si los cantase una horda de vikingos. Resulta chocante, si lo piensas, que el disco fuese grabado en los Aquarius Studios de Suiza, propiedad de Patrick Moraz (YES, MOODY BLUES, CHICK COREA)… porque ni Suiza parece el país más rockero del mundo, ni los clientes habituales del estudio tenían nada que ver con el rock ni mucho menos el heavy metal, si no más bien con el jazz, el rock sinfónico y cosas por el estilo. Tampoco el productor, Nigel Thomas, tenía la menor afinidad con Martin Birch o Chris Tsangarides. De hecho SAXON era su primera aproximación al heavy metal y fue casi la única si exceptuamos a Yngwie Malmsteen, a quien produjo un video en 1989 , ya que Nigel estaba más en al escena soft rock con Joe Coker como artista principal. En todo caso supo hacer su trabajo, al menos en este disco ( me reservo mi opinión sobre otros…).

Las letras también merecen capítulo aparte. Básicamente, ya desde el título, todo el álbum está orientado a ensalzar el ‘heavy metal way of life’. No es algo que me entusiasme en principio, porque en la mayoría de los casos, las letras de grupos que hablan sobre   sí mismos y lo que mola el tipo de vida que llevan, suelen traer implícito un mensaje muy sectario. Toma a MANOWAR como ejemplo: “….If You’re Not Into Metal You Are Not My Friend…” , o si lo prefieres a OBUS…”amas el cuero negro y la velocidad, eres un tipo duro y te haces respetar…” en fin, verdaderamente son letras que oscilan entre la risa y la pena y que no se los creen ni ellos. SAXON sin embargo, hacían que el mismo mensaje, o parecido, sonase verosímil. Conectaba con el fan medio del heavy metal en casi todos los tópicos. Motos, conciertos, rock and roll, autoafirmación… todo ello cabe en este disco, pero visto desde una óptica humilde que habla de ellos mismos sin menoscabo del resto del mundo. Hay una canción que me gustaría destacar especialmente, que es la que da título al disco. “Denim And Leather” homenajea a todos aquellos fans que hicieron de SAXON lo que llegaron a ser, algo que ya de por si es original, pero que lo es aún más cuando usan el ‘uniforme oficial ’ del metalhead medio de la época. No tengo por costumbre poner letras de canciones, pero creo que esta merece la pena porque muchos de nosotros (y perdón por la autocita) nos vemos identificados en ella.

Cuero y vaqueros

¿Donde estabas en el 79 cuando la presa empezó a reventar? , ¿Viniste a ver que tal éramos en los conciertos del barrio?

¿Llevabas vaqueros? ¿Llevabas cazadora decuero? ¿Corriste a ponerte delante del escenario? ¿Hiciste cola por tu entrada sin importar el hielo y la nieve?

Cuero y vaqueros, nos unió a todos. Fuisteis vosotros quienes liberasteis el espíritu.

¿Leías las revistas musicales de principio a fin?¿Descubriste donde ver a tu grupo preferido? ¿Escuchabas en la radio los programas de rock? ¿Estabas siempre metido en la tienda de discos del barrio?

Cuero y vaqueros, nos unió a todos. Fuisteis vosotros quienes liberasteis el espíritu.

¿Sueñas con tocar la guitarra o destrozar la batería? Quizás puedes aprender a tocar el bajo o ser un cantante como yo y liderar el grupo. Cuando esperamos sobre el escenario, estamos a vuestras órdenes…

Cuero y vaqueros, nos unió a todos. Fuisteis vosotros quienes liberasteis el espíritu.

Tengo que decir que no se me ocurre cómo podría resumirse mejor una filosofía de vida que muchos disfrutamos en su momento, porque era tal cual lo describían. En fin, viejos tiempos que les dicen.

El álbum entró en las listas el 3 de Octubre de 1981, y alcanzó un flamante noveno puesto en los charts ingleses, lo cual suponía un avance desde el onceavo conseguido por “Wheels of steel” . Sería la segunda mejor marca de su discografía. Se publicaron tres singles, dos de ellos previos a la edición del álbum (“And the Bands played on” y “Never surrender”) y otro, el mítico “Princess of the night” al mismo tiempo que este. Resulta inexplicable que los dos primeros entrasen en el Top20 de las lísts, mientras que “Princess of the night”, una de sus canciones más emblemáticas, quedase relegado al puesto 55.

Supongo que no se puede tener todo… excepto si hablamos de problemas, naturalmente… pocos días antes de empezar el tour de presentación del álbum Pete Gill se ve forzado a abandonar por una herida en los tendones de un brazo. La situación es desesperada pero el manager del grupo movió los hilos necesarios y supo solventarla a tiempo. Años atrás dicho manager había formado parte como bajista, de una banda llamada KRAKATOA. Allí había coincidido con un tipo bastante competente en la batería conocido como Nigel Glocker. Cierto es que Nigel fue un recurso límite, pero la cosa resultó bien…. tan bien que desde su debut en Brighton el 7 de Octubre de 1981, ha estado en la banda hasta el día de hoy , salvo el período entre 1998 y 2004. Como reemplazo apurado no está mal….

 

Bien, el tour inglés finalizaba con dos noches en el Hammersmith Odeon, el 24 y 25 de Octubre para después atacar Europa: Bélgica, Holanda, Italia y Alemania les acogieron hasta finales de año, momento en que regresaron a su Inglaterra natal para tomarse el típico respiro navideño.

Ya en 1982, SAXON volaron a Estados Unidos en el mes de Febrero, intentando abrir aquel mercado difícil pero imprescindible. Allí estuvieron hasta Abril girando principalmente por el sur del país, donde tenían ( y tienen) una considerable base de fans. Sin embargo, hubo un show que seguramente pasó desapercibido para SAXON en su momento, pero que implica a una serie de personas que con el paso del tiempo se convertirían en grandes santones del género y que tiene bastante de anecdótico.

La cosa más o menos fue así: Ron McGoveney (bajista de METALLICA en 1981) en su faceta de fotógrafo de rock, tenía como clientes a unos principiantes MOTLEY CRÜE que acababan de conseguir un contrato discográfico. SAXON iban a tocar en el Wiskey a Gogo el 27 de Marzo del 82, y eso eran palabras mayores para Hetfield y compañía, así que McGowney fue al club con una demo del grupo buscando una posibilidad de estar en el escenario aquella noche. Mientras esperaba, aparecieron por allí Vince Neil y Tommy Lee. McGowney les explicó lo que hacía allí, y la sorpresa fue que precisamente Tommy y Vince Neil habían ido para explicarle a la encargada de los shows que no iban a poder abrir el show de SAXON como estaba contratado, porque ‘Too Fast for love’ acababa de salir y, de alguna manera, tenían que ‘reservarse’ y ponerse en valor. De esa manera, Tommy Lee cogió la demo de METALLICA y mató dos pájaros de un tiro: habló con la encargada de los conciertos explicando que MOTLEY CRÜE no tocarían, y consiguió que fuesen METALLICA (aun con McGowney y Dave Mustaine, naturalmente) quienes lo hiciesen.

En fin, celebro que tantos años después, MOTLEY CRUE y METALLICA se hayan hecho multimillonarios, y hayan publicado tantos y tan buenos discos, pero permitidme que el mayor aplauso sea para quienes no llegaron tan alto, pero se han mantenido fieles a sus principios contra viento y marea, algo de lo que quizá los otros dos grupos no pueden presumir.

Miguel. Asturias.

Si te gustó esta reseña, puedes intentarlo con estas otras.

DOSIER:

Si eres habitual, ya sabes lo que hay que hacer. Si no sueles pasar por aquí, simplemente se trata de que compartas tu opinión sobre este disco escribiendo un post en este blog: cual es tu tema favorito, cual es la mejor época del grupo, si los has visto en directo…. lo que se te pase por la cabeza, relacionado con este álbum a poder ser.

– Reportaje publicado en KERRANG nº 5, en Noviembre de 1981. Cinco páginas en inglés.

-Entrevista publicada en KERRANG nº 1, en Junio de 1981. Tres páginas en inglés.

-Entrevista publicada en SMASH HITS, durante agosto de 1981. Dos páginas en inglés.

-Reseña single publicada en SMASH HITS, en noviembre de 1981. Una página en inglés.

-Reseña álbum publicada en SMASH HITS, en Octubre de 1981. Una página en inglés.

-Artículo en SMASH HITS Julio 1981. Una página en inglés.

-Listado Tour UK de Octubre 1981. Una página en inglés.

-SAXON en las listas fin de año de 1981. KERRANG nº 08, Febrero de 1982. Dos páginas en inglés.

-Entrevista publicada en KERRANG nº 11, durante Mayo de 1982. Cuatro páginas en ingles.

-Artículo publicado en POPULAR1 nº 104 durante Febrero de 1982. Una página en español.

-Entrevista publicada en POPULAR1 nº 107, durante Mayo de 1982. Cuatro páginas en español.

Anuncios

CRONOLOGIA

WHITESNAKE: “1987”

– Crying in the Rain – Bad Boys – Still of the Night – Here I Go Again – Give Me All Your Love – Is This Love – Children of the Night – Straight for the Heart – Don’t Turn Away

David Coverdale: Voz, John Sykes: Guitarra y voz, Neil Murray: Bajo, Aynsley Dunbar: Batería, Don Airey: Teclados. Productores. Mike Stone / Keith Olsen

ESTE ARTICULO SE COMPLETA CON UN DOSIER DE PRENSA, CUYO CONTENIDO Y FORMA DE CONSEGUIR ESTÁRESEÑADO AL FINAL DEL POST.
IMPORTANTE!!!!! SI TIENES MATERIAL DE PRENSA QUE NO APARECE EN LA LISTA Y CREES QUE PODRÍA SERVIR PARA MEJORAR EL DOSIER , POR FAVOR, ESCRIBE UN CORREO A miangarri@gmail.com

Muchas han sido las bandas que al dar un giro en su dirección, a punto han estado de terminar en la cuneta. METALLICA con ‘Load’, JUDAS PRIEST con ‘Turbo’ o KISS con ‘Dinasty’ lo intentaron, pero se vieron obligados a replantearse el asunto y plegar velas para poder seguir camino. Seguramente, lo súbito de ese cambio tuvo en parte la culpa, cosa que no ocurrió con la banda de David Coverdale. Año a año y disco a disco desde que empezase a década de los 80, se veían señales que evidenciaban que WHITESNAKE iban buscando asentarse definitivamente en el mercado norteamericano. El abandono progresivo del sonido bluesy o los cambios de imagen fueron acentuándose a lo largo de la carrera del grupo hasta que llegado 1985, quedó claro que había un pasado para WHITESNAKE. La pregunta era: ¿Habría un futuro?. Las cifras demuestran que, efectivamente, lo hubo y fue exactamente como Coverdale quería, incluso me atrevería a decir que nunca llegó a imaginarlo tan brillante… pero hasta llegar a ese momento, hubo una historia que intentaremos repasar ahora.

EN LA PISTA DE DESPEGUE

Rock in Rio, el mega festival celebrado en Brasil en 1985 fue el último concierto con WHITESNAKE para Cozy Powell. Al margen del legendario batería y su partner in crime de la sección rítmica Neil Murray, la banda allí presente poco tenía que ver ya con la que en su momento publicase “Come ‘n get it” o “Ready ‘n Willin’ “. El sombrero de Mickey Moody y la tripilla de Bernie Marsden habían dejado paso a la melena rubia de John Sykes. No había rastro del mostacho de Jon Lord e incluso David Coverdale había abandonado los vaqueros y sus míticos chalecos, reemplazándolos por un estilizado conjunto negro de spandex… era el signo de los tiempos.

Afortunadamente para el grupo, el citado show era el último de la gira, lo que daba cierto margen a Coverdale y Sykes a la hora de buscar nuevo batería, a la vez que escribían el material de lo que sería su siguiente trabajo. Se trató de fichar a Frankie Banalli (W.A.S.P., QUIET RIOT) y a Tommy Aldridge, entonces en la banda de Ozzy Osbourne, sin resultado positivo. Finalmente, tras probar a cerca de sesenta músicos y dilapidar una fortuna en dichas pruebas, contrataron a Aynsley Dunbar, un legendario músico de la vieja escuela cuyo nombre va ligado por completo a la historia del rock:

“ Me acerqué, hice sus temas y lo que les asombró fue ver que podía tocar una de las canciones tres veces seguidas sin cansarme: ¡La habían probado con chicos de veinte años que ni siquiera la habían podido hacer entera una sola vez!. El tema se llamaba ‘Bad boys’ ”.

Así, con la formación casi completada y los esbozos de las canciones muy adelantados, Dunbar ensayó el material entre el 28 de Agosto y el 30 de Septiembre de 1985 , momento en el que comenzó la grabación de las bases rítmicas en los canadienses Little Mountain Studios, donde MOTLEY CRÜE, AEROSMITH o THE CULT han grabado parte de sus mejores trabajos.

Dunbar y Neil Murray dejaron listas las bases del álbum en aproximadamente un mes, siguiendo las pautas que John Sykes les marcaba. Parece un tanto chocante que alguien como Sykes, (que no dejaba de ser un chavalín en comparación con aquellas dos leyendas del negocio) llevase el peso de todo el proceso, pero no olvidemos que ‘1987’ era su bebé y el de Coverdale y que, siendo como era el autor de la música en todos los temas, es lógico que fuese él quien marcase las directrices de cómo desarrollar las canciones.

Bien, y si hablábamos de leyendas al referirnos a Murray o Dunbar, no lo era menos el siguiente músico que tenía que poner su talento en aquellos surcos. Don Airey, había grabado ya aquel año un álbum para ALASKA (la banda de Bernie Marsden), otro con GARY MOORE y otro con PHENOMENA. Las tres bandas estaban en relación directa con miembros de la saga PURPLE, lo que quizá hizo que grabar sus partes en el álbum ‘1987’ fuese pan comido. De hecho, aparecía a finales de octubre y en tan solo cinco días terminó su aportación.

PALOS EN LAS RUEDAS

El relativo buen ritmo que llevaba la grabación del álbum se vio interrumpido por una serie de problemas que traerían de cabeza a todo el entorno del grupo. Con las bases rítmicas y los teclados grabados, era el turno para John Sykes. Sin embargo, el frío de Canadá hizo mella en su salud y a principios de Noviembre contrajo una severa infección de garganta que le alejó del estudio e hizo que la banda se tomase el resto del mes libre. No debió de sentarle muy bien el descanso ya que cuando volvió a primeros de diciembre, Sykes decidió que no le servían las bases de Dunbar y Murray, quienes debieron volver a grabar. La llegada de las fiestas navideñas provocaron otra pausa que Mike Stone, el primer productor, aprovechó para replantear toda la producción del álbum, con la esperanza de que en los primeros días de Enero, el grupo (John Sykes, más concretamente) volviera a ponerse manos a la obra.

Sin embargo no fue así. El 4 de Enero, Phil Lynott abandonaba este mundo y su muerte dejaba devastado al guitarrista, quien pocos meses antes había estado valorando junto a él un regreso de la leyenda irlandesa. Ni que decir tiene que John Sykes permaneció en Europa mientras duraron los funerales y demás. En todo caso, entre tragedias y enfermedades, añadido al perfeccionismo que Sykes buscaba desarrollar en su trabajo, las partes de guitarras no estuvieron terminadas hasta la primavera de 1986, momento en el que se suponía que David Coverdale ya podría grabar la voz… y digo ‘se suponía’ porque los problemas que WHITESNAKE habían tenido hasta entonces quedaban convertidos en tropezones sin importancia al lado del que se les vino encima en ese momento.

Cuando a mediados de Marzo, David Coverdale se puso manos a la obra, sus sesiones arrojaban unos resultados catastróficos. Los tonos a los que antes llegaba con facilidad se habían vuelto inalcanzables para él, y su voz sonaba ahora absolutamente nasal. Era incapaz de afinar y terminaba las sesiones con dolores de cabeza y agotado tanto física como anímicamente. Tras visitar a varios doctores se le diagnosticó una sinusitis que obligaba al cantante a pasar por el quirófano, pero Coverdale, presionado por los continuos retrasos decidió utilizar medicamentos para paliar el problema y decidió cambiar los estudios de Canadá por los Compass Point en Bahamas, donde sin duda el clima era más benigno.

A todo esto, el tiempo había ido pasando y los que ponían el dinero, es decir Geffen Records, estaban cansados de unos resultados que nunca llegaban. En consecuencia decidieron recortar gastos dejando sin sueldo a Aynsley Dunbar y Neil Murray, quienes desde que grabaran casi seis meses antes no habían vuelto a aportar nada al trabajo. Obviamente, Dunbar se fue de la banda, y Neil Murray, aunque no llegó tan lejos, se unió a otros proyectos que le ayudaran a pagar las facturas. Mientras tanto, Coverdale sufría una recaída que le obligaba (esta vez sí o sí) a pasar por el hospital.

NUNCA ES TARDE…

Habían trascurrido ya ocho meses desde que WHITESNAKE empezasen a grabar el álbum y todo el mundo estaba un poco nervioso. Sin embargo el productor, Mike Stone había sobrepasado esa marca y estaba especialmente desquiciado. Tanto fue así, que propuso a David que un cantante provisional hiciese su trabajo para poder ir avanzando sobre las mezclas mientras este se recuperaba. Grave error: Coverdale quemaba puentes con Stone, y la banda se veía otra vez pisando tierra de nadie.

Martin Birch fue una opción al principio, pero la relación entre Coverdale y el legendario productor se había deteriorado mucho en el pasado y nunca había llegado a mejorar. El segundo que formó parte de la lista fue Ron Nevison, cuyo nombre está estampado en  los créditos de bandas como LED ZEPPELIN, ROLLING STONES, UFO o THE WHO entre montones de clásicos. Sin embargo, a pesar de que llegaron a grabar algunas sesiones en los Cherokee Studios de Los Angeles, Coverdale quiso buscar a alguien capaz de trasmitir una mayor intensidad a su trabajo. Tras discutir el asunto durante algunos días (John Sykes iba a seguir trabajando con Mike Stone a toda costa) Keith Olsen se llevó los honores. Como recordarás, Keith había sido el encargado de trasformar el álbum ‘Slide it in’ para el mercado norteamericano y lo cierto es que había hecho un buen trabajo, de manera que no había razón alguna para que no repitiese, de hecho si le hubieran elegido desde un primer momento, la banda hubiese ahorrado mucho tiempo y, en consecuencia, un buen montón de dinero.

La cita tuvo lugar en los Goodnight Studios, en Agosto de 1986, y se alargaría hasta el mes de Octubre del mismo año. Allí fue donde finalmente, un recuperado David Coverdale pondría voz a su disco más mimado. Con el grueso del disco terminado, solo restaba re-grabar algunas partes del bajo y los dubs de guitarra. Para lo primero se siguió contando con Neil Murray, aunque lo cierto era que llevaba tiempo con la mosca detrás de la oreja y estaba en una posición bastante incómoda. También John Sykes empezó a intuir entonces que algo no funcionaba del todo bien. En todo caso, ambos (Murray y Sykes) volvieron a grabar, esta vez en los estudios Markus & Townhouse de Londres, contando para la producción con Mike Stone, como exigía el rubio guitarrista. Allí quedó todo listo a excepción de la nueva versión de “Here I go again”.

Era patente que desde el minuto uno, Sykes y Coverdale habían establecido una rivalidad que en ocasiones rayaba el delirio. Por una parte, WHITESNAKE era el grupo de David Coverdale, eso estaba fuera de toda discusión,  pero por otro lado, el éxito a nivel masivo les había llegado con John Sykes en la banda, y era él quien había escrito todo el material (salvo las letras) de ‘1987’, de manera que el guitarrista quería disfrutar de los mismos derechos e idénticos privilegios que Coverdale, algo a lo que este en modo alguno estaba dispuesto.

Esa rivalidad se acentuó cuando llegó la hora de las mezclas. Coverdale decidió que Sykes no debía estar presente en el proceso, y siguió contando con Keith Olsen para el trabajo, como hemos visto, dejando a Mike Stone solo al servicio del guitarrista.  Estaba claro que por mucho que John Sykes había sido clave en el grupo, quien mandaba y tenía la última palabra era Coverdale, quien temeroso de la sombra que el guitarrista le estaba haciendo, decidió reemplazarlo sin previo aviso.  La situación no podía ser más bizarra. En el momento que por fin hubo disco, dejó de haber banda… pero no nos adelantemos y hablemos un poco del álbum.

Los resultados que arrojaron aquellos dos años de trabajo son de sobra conocidos por todos nosotros. Estamos ante una colección de canciones muy de su época, tanto en las estructuras como en el sonido. ¿Se alejan del WHITESNAKE clásico? Sí, sin duda, pero no tanto de su anterior disco, que por cierto había salido más de dos años antes. Estoy seguro que si pudiésemos borrar de la mente la imagen del grupo en aquel entonces y fuésemos capaces de oír las canciones sin prejuicios asociados a la laca y el spandex, la percepción del disco sería muy distinta.

Dicho esto, es evidente que la calidad de los temas convierten a este álbum en uno de esos discos que parece más un “Best of” que un álbum al uso. Los singles que se extrajeron, tanto por la cantidad como por las cifras que alcanzaron hacen que así parezca. En fin, resulta casi imposible catalogar el total de sencillos, maxis y picture-disc que salieron de este álbum, pero sí puede afirmarse sin temor a errar que no hubo vaca más ordeñada en la historia del grupo. Siguiendo un orden cronológico, el primero de ellos fue un promo, paralelo a la salida del disco que se publicó el 28 de Marzo con “Still of the night” como tema principal y “Here I go Again 87” en su cara B. El tema principal también fue el primero en editarse en video, convirtiéndose casi de manera instantánea en uno de los más programados de la época en la entonces todo poderosa MTV, lo cual se convirtió en un arma de doble filo. Gracias a la constante presencia del grupo en la pequeña pantalla (o por culpa de esto, si lo prefieres) WHITESNAKE entró en la categoría de hair bands junto a POISON, RATT, GREAT WHITE y tantos otros, y ya no volvió a salir de ella, algo muy parecido alo que les ocurrió a CINDERELLA. Seguramente, la meta que Coverdale perseguía al teñirse de rubio y escribir canciones como aquella, era convertir a WHITESNAKE en los LED ZEPPELIN de fin de siglo, pero en modo alguno fue así.

La edición del segundo single del álbum no hizo sino rematar la faena. Tres meses después de haberse publicado “Still of the night” y en pleno período estival, “Is this love?” era pasto de las ondas. Creada por Sykes y Coverdale durante su estancia en el sur de Francia, había sido originalmente escrita para Tina Turner, a petición de un directivo de Geffen que conocía la admiración del cantante por ella. Sin embargo, una vez terminada, seguramente vieron que iba a rendir más en su propio álbum y se quedaron con ella. Sabia decisión. El 6 de Junio salía directamente al puesto número 30 de las listas inglesas y en pocos días subía hasta la novena posición. En Estados Unidos fue aun mejor, y no pasó demasiado tiempo antes de que alcanzase el segundo puesto del Top100 de Billboard.

Una vez que el tour se puso en marcha, se publicó en formato sencillo “Here I go Again” como apoyo a la gira americana, en diciembre de aquel año…pero, ¿este no era el tema que aparecía como cara B del single “Still of the night”?. Pues no, porque lo que se publicó en la segunda tanda fue la versión que grabada en Marzo de aquel año con Mark Andes y Denni Carmasi (bajista y batería de HEART), Adrian Vandemberg y Dan Huff a las guitarras y dos teclistas de estudio llamados Alan Pasqua y Bill Quomo. Todo un embrollo que no parece tener fin, ya que entre todos los formatos se llegaron a publicar ¡doce! versiones de este sencillo. Hay que reconocer que parte del éxito que tuvo el álbum, es mérito de las versiones de temas antiguos, lo que dicho sea de paso, no deja de ser chocante. “Crying in the rain” y “Here I go again” fueron dos canciones (dos magistrales canciones, diría yo) que en su momento habían pasado inadvertidas en el continente americano, ya que aparecían en el álbum “Saints & Sinners”, que apenas tuvo repercusión debido a su pobre tour por aquellas tierras, pero Coverdale, convencido del potencial de esas canciones, insistió en darles un lustre y presentarlas con un brillo adecuado a los tiempos que corrían. La jugada no pudo salirle mejor ya que ambas fueron publicadas en singles (en infinitos formatos), y consiguieron relanzar las ventas del álbum publicado cinco años antes. En todo caso, lo charts o parecían mostrar problema alguno y con aquel viejo-nuevo tema en las ondas, de nuevo consiguieron un noveno puesto en Inglaterra y el séptimo en el Billboard norteamericano.

Terminando la serie, “Gimmie all your love” fue el ultimo single que se publicó, y ya fue en Febrero de 1988. Para aquel entonces, “Bad Boys”, “Children of the night” o “Don’t turn away” eran títulos que habían relegado al olvido a piezas históricas como “Lady”, “Rock ‘n Roll Women”, “Trouble” y tantas otras, para indiferencia de muchos y disgusto de otros tantos, que veían a aquellos WHITESNAKE indignos de tal nombre.

PROMOCIONANDO EL ALBUM

En resumen, ahora que Coverdale tenía disco, le faltaba el grupo. John Sykes estaba fuera, Aynsley Dunbar también, Don Airey era un simple músico alquilado y Neil Murray, a pesar de que nunca dijo ‘adiós’, ni tampoco se lo dijeron a él… estaba fuera:

“He de decir que no me fui del grupo. No dije ‘me voy’. Tampoco me despidieron… digamos que estaba atrapado en medio de la rivalidad entre Coverdale y John Sykes, quien quería estar al mismo nivel que David

El proceso de creación del nuevo Mark de WHITESNAKE fue bastante rápido. “Here I go again”, estaba ya grabado, pero por alguna razón los solos de guitarra no habían sido terminados, lo que fue la excusa perfecta para que Coverdale recuperase un nombre que tenía en su agenda precisamente desde el tour del álbum “Saints & Sinners”.

Adrian Vandemberg era un personaje relativamente famoso en Europa, gracias a la banda que llevaba su apellido, aunque en Estados Unidos era un perfecto desconocido. Eso, sin embargo, no pareció importarle al líder de la banda, que sentía la necesidad de tener a Sykes lo más lejos posible. Coverdale para THIS IS ROCK:

“John Sykes y yo estábamos atravesando un momento muy difícil. Como músicos era algo potente, pero como personas no había una relación tan buena. A mí me parecía que él no me había apoyado cuando estuve enfermo, en realidad sentía que John me había intentado quitar el proyecto para hacerlo suyo, y me sentó como una puñalada”.

El disco, que llevaba casi dos años en el horno, estaba preparado por fin, y la compañía no estaba dispuesta a perder ni un solo día más, de manera que movió ficha. Había que filmar el video promocional del primer single del disco (“Still of the night”), así que Geffen puso el dinero y Coverdale escogió a los músicos que iban a aparecer en él. No es casualidad que todos ellos fueran conocidos profesionales, más bien supongo que la idea era forzar a la creación de una banda que aprendiese rápido las canciones y aportase la necesaria estabilidad a una inminente gira de presentación. Así las cosas, Rudy Sarzo al bajo y Tommy Aldridge en la batería, formaban la base rítmica. Me pregunto que pasaría por la cabeza de John Sykes cuando vio a Aldridge sentado tras su kit, teniendo en cuenta que fue él quien insistió hasta el aburrimiento que Aldridge era el batería perfecto y siempre encontró la negativa de Coverdale por respuesta… . En las guitarras estaban Adrian Vandemberg, como hemos visto, y a su lado Vivian Campbell, que había abandonado la banda de Ronnie James Dio poco tiempo atrás.

La condición que Geffen había puesto para lanzar a un grupo tan caro de gira, era que el álbum empezase con buen pie, y los resultados no pudieron ser mejores. En solo una semana, “1987” alcanzaba el octavo puesto de las listas estadounidenses y el decimo sexto de las británicas, confirmándose poco después que no iba a pararse ahí. En el mes de Julio (el álbum salió a finales de marzo) el disco estaba ya en el segundo puesto del Billboard y conseguía la categoría de platino por primera vez en la historia del grupo. Como consecuencia de ello, ‘Slide it in’, el anterior trabajo del grupo se alzaba con ese galardón también.

El tour comenzó en Estados Unidos, siendo el primer show como parte de un macro festival de la talla de TEXXXAS JAM el 22 de Junio de 1987. Con la banda puliendo y engrasándose noche tras noche, acompañaron a MOTLEY CRUE abriendo para ellos sus shows de “Girls, Girls, Girls” hasta el mes de noviembre, a partir del cual tomaron su camino como cabezas de cartel.

Después de 9 shows en el Reino Unido durante la Navidad (imagino que aprovechando la visita familiar) volvieron de nuevo a Estados Unidos para seguir explotando un filón que en modo alguno debían desaprovechar. Tanto fue así que giraron durante ocho meses por todo el país, interrumpiendo el tour tan solo un par de semanas en Junio, durante las cuales viajaron a Japón para hacer seis shows.

Está claro que si a esas alturas llevaban vendidos casi diez millones de discos y la gira pasaría de los doscientos shows, solo en Estados Unidos, era porque habían seguido la dirección correcta en el plano de los negocios. Al público no parecía importarle si era Neil Murray o Rudy Sarzo quien había grabado el disco, o si los guitarristas que veían sobre el escenario eran simples intérpretes de unas canciones que habían sido escritas por John Sykes. Ninguno de los que compramos el disco o de quienes estuvieron presentes en algún show preguntamos por Don Airey o Aynsley Dunbar… reconozcamos que no es una postura demasiado justa en lo moral y mucho menos lo fue en lo económico. Grabar el disco había costado una inmensa fortuna entre estudios, productores, músicos, representantes. El propio David Coverdale lo dejó perfectamente claro:

“He vivido y trabajado con gente que creía estar en Disneylandia, pero cuando comencé en marzo la promoción del álbum, debía tres millones de dólares.”

Neil Murray y Aynsley Dunbar tuvieron que pleitear para conseguir su porcentaje en los royalties, y mientras que los músicos que hicieron la gira, aun no habiendo aportado nada al álbum, se hicieron ricos, los verdaderos creadores de “1987” no se vieron recompensados en su justa medida. Neil Murray volvió a MGM, el proyecto que junto a Bernie Marsden y Mell Galley, había ocupado su tiempo durante el interminable período de grabación de “1987”. Aynsley Dunbar fue invitado a participar en el proyectode John Sykes, BLUE MURDER, pero no encajó y tras diez días optó por unirse a ERIC BURDON AND THE NEW ANIMALS. John Sykes, como acabo de decir dio vida a BLUE MURDER, junto a Tony Franklin y Carmine Appice, quienes grabaron las canciones que hubiesen sido la continuación de WHITESNAKE de haber seguido siendo parte del grupo John Sykes. Por último, Don Airey participó en la gira de JETHRO TULL y formó una superbanda bajo el nombre de K2 junto a Gary Moore y Cozy Powel entre otros, y en 1988 publicaron un álbum que, seamos claros, no era para aquellos años.

Resumiendo, “1987” no es una historia de lealtades, amistad y rock and roll al calor de unas cervezas. Es la meta que David Coverdale llevaba años persiguiendo y que, nos guste o no, alcanzó gracias a mucha perseverancia, mucho talento… y más bien pocos escrúpulos. Realmente, WHITESNAKE tenía una puerta para entrar y doce para salir, y el desfile de personal había sido una constante desde el minuto uno, y eso no hizo si no acentuarse a estas alturas de la historia del grupo. Las cifras dicen que Coverdale cantó el Bingo de su vida, pero cada uno de nosotros hemos de juzgar qué discos del grupo nos llenaron más.

Miguel. Asturias

DOSSIER WHITESNAKE 1987

Recopilación de artículos reseñas y entrevistas publicados en la prensa musical de varios países, en relación con WHITESNAKE y su álbum “1987”. Para conseguirlo debes escribir un post comentando tu parecer sobre el disco, el grupo en general o cualquier cosa que se te ocurra, siempre y cuando guarde relación con la banda . Recibirás a vuelta de correo un enlace para descargar el dosier.
Si tienes materiald e prensa que no aparezca aquí y quieres colaborar en mejorar el dosier, por favor escribe a miangarri@gmail.com

– Artículo ‘In his own words’. Coverdale desglosa “1987”para METAL HAMMER Alemania durante Julio de 1987. Una página en alemán.

– Reseña festival TEXXAS JAM 1987 publicado en METAL HAMMER Alemania durante Agosto de 1987. Cinco páginas en alemán.

– Noticia gira WHITESNAKE y MOTLEY CRUE para METAL HAMMER Alemania durante Septiembre de 1987. Una página en alemán.

– Reseña show WHITESNAKE + M.S.G. en Wembley Arena publicado en METAL HAMMER Alemania durante Febrero de 1988. Dos páginas en alemán.

– Árbol genealógico publicado en METAL HAMMER Alemania durante Febrero de 19878. Dos páginas.

– Reseña show WHITESNAKE + MOTLEY CRÜE en Chicago publicado en HARD FORCE nº10 durante Julio de 19878. Dos páginas en francés.

– Reseña festival TEXXAS JAM 1987 publicado en HARD FORCE nº10 durante Julio de 19878. Dos páginas en francés.

– Reseña video “Still of the night” publicado en HARD FORCE nº10 durante Julio de 19878. Dos páginas en francés.

– Entrevista publicada en la revista HEAVY ROCK nº 46 durante Junio de 1987. Cuatro páginas en español.

– Entrevista publicada en la revista CRASH MAGAZINE nº 5 durante Mayo de 1987. Cinco páginas en alemán.

– Entrevista a Rudy Sarzo publicada en METAL HAMMER UK, durante Febrero de 1988. Dos páginas en inglés.

– Entrevista publicada en la revista HARD FORCE nº 08 durante Junio de 1987. Cinco páginas en Francés.

– Reseña publicada en la revista HARD FORCE nº 07 durante Mayo de 1987. Una páginas en Francés.

– Reseña video “Still of the night” publicado en HEAVY ROCK nº52 durante Julio de 1987. Una página en español.

– Entrevista publicada en la revista METAL HAMMER España nº 01 durante Diciembre de 1987. Cinco páginas en español.

– Reseña show WHITESNAKE + M.S.G. en Wembley Arena publicado en HARD ROCK nº 43 durante Marzo de 1988. Dos páginas en francés.

– Reseña show WHITESNAKE + M.S.G. en Wembley Arena publicado en HEAVY ROCK nº 55 durante Marzo de 1988. Dos páginas en español.

– Entrevista publicada en HIT PARADER USA durante Diciembre de 1987. Dos páginas en inglés.

– Reportaje WHITESNAKE + MSG publicado enMETAL HAMMER Alemania durante diciembre de 1987. Tees páginas en alemán.

– Entrevista publicada en POPULAR1 nº 173 durante Diciembre de 1987. Tres páginas en español.

– Reportaje publicado en THIS IS ROCK nº 34 durante Abril de 2007. Diez págians en español.

– Especial Popular1 WHITESNAKE. Ocho páginas en español.

CRONOLOGIA

.::THIN LIZZY: “Thunder & Lightning”::.

Cara A: 1.Thunder and Lightning   2.This Is the One   3.The Sun Goes Down   4.The Holy War

Cara B: 1.Cold Sweat   2.Someday She Is Going to Hit Back   3.Baby Please Don’t Go   4.Bad Habits  5.Heart Attack

Phil Lynott – bajo, voz Brian Downey – batería.  Darren Wharton – teclado Scott Gorham – guitarra John Sykes – guitarra Chris Ludwinski y Andrew Warwick – Ingenieros de sonido   Bob Elsdale – Fotos Chris Tsangarides–  Productor e ingeniero Andrew Prewett – Portada

 

ESTE ARTICULO SE COMPLETA CON UN DOSSIER DE PRENSA RELACIONADO CON LA BANDA, ESTE DISCO Y EL PERÍODO QUE LLEVÓ A SU SEPARACION. LA FORMA DE CONSEGUIRLO Y SU CONTENIDO, ESTÁN RESEÑADOS AL FINAL DEL TEXTO.

 

Creo que esta vez voy a ahorrarme todo lo que tenga que ver con datos técnicos, con lo que hicieron o dejaron de hacer en las giras y festivales y con toda esa serie de cosas de las que ya se habla en mil páginas, y además mucho mejor de lo que yo podría hacerlo. Reconozco que todo lo relacionado con estudios, equipos, directos, promoción etc. es algo que me puede, pero este álbum tiene un poso que invita a lanzar la mirada más allá de lo que es una simple colección de canciones, para descubrir el grito de alguien que pide ayuda. Vaya por delante que “Thunder & Lightning” me parece un magnífico trabajo que escucho con frecuencia y del que disfruto cada vez que lo hago, pero lo cierto es que a duras penas me parece un disco de THIN LIZZY.

John Sykes cuando todavía era un tigre del pantano.

Esto se debe fundamentalmente a dos razones: una es el sonido y, más importante, la sensación que deja al escucharlo. Desde sus primeros días hasta 1983, THIN LIZZY habían orbitado alrededor del hard rock, sin llegar a centrar su sonido en él. Con “Thunder & lightning” sin embargo, lo que hicieron fue mirar directamente a los ojos al heavy metal. A veces pienso que “la culpa” fue de John Sykes, pero de pronto recuerdo “Renegade”, su álbum de 1981 donde aún tocaba Snowy White, y entonces ya no lo tengo tan claro… pero vayamos poco a poco.

Esta banda, al contrario de lo que sucedía con VAN HALEN, SCORPIONS, KISS, JUDAS PRIEST y tantas otras que también venían de la década anterior, parecía encontrarse en un cruce de caminos sin saber muy bien hacia dónde tirar. Mientras los citados grupos se habían reinventado y enfilaban los ochenta con inmejorables expectativas, los irlandeses no terminaban de encontrar su sitio. Les ocurría un poco lo que a U.F.O. o BLACK SABBATH, bandas con las que compartían el hecho de haber perdido a miembros fundamentales para su sonido (Michael Schenker en el caso de U.F.O., Ozzy y Ronnie Dio en el de BLACK SABBATH ). Además estaba el asunto de las drogas, algo que a THIN LIZZY (concretamente a Lynnot y Gorham) les estaba pasando factura al mermar sus facultades físicas de una forma más que preocupante, pero eso forma parte de otra historia.

En lo estrictamente musical, el problema estribó en que ese giro hacia el heavy metal no terminó de convencer a los seguidores de toda la vida, pero tampoco sirvió al grupo para ganar legiones de nuevos supporters (como Phil llamaba a sus fans), habida cuenta de los discos de heavy metal que se publicaban en 1983. El metalhead medio, se encontraba con la disyuntiva de elegir entre “Balls To The Wall”, “Piece of Mind”, “Holy Diver”, “No Parole from Rock N’ Rol”, “Bark at the Moon”, “Pyromania” y un par de docenas de obras maestras más, y comprensiblemente, LIZZY no estaba en las primeras opciones. Los resultados comerciales por lo tanto, fueron bastante discretos para “Thunder & Lightning” y el disco, siendo un magnífico trabajo, no es el que tiene mejor recuerdo para la mayoría.

Antes mencionaba a John Sykes como responsable en parte del acercamiento al heavy metal por parte de THIN LIZZY. Supongo que ya conocerás al personaje, pero por si acaso recordemos que fue el sustituto de Snowy White quien abandonó THIN LIZZY tras la gira de “Renegade” dejando como único guitarrista a Scott Gorham. Sykes estaba por aquel entonces formando parte de TYGERS OF PAN TANG, una de los incontables bandas que bajo las siglas N.W.o.B.H.M. estaban haciendo sudar tinta a los grandes grupos británicos. La jugada de poner en nómina a un talento tan desbordante como desconocido, copiaba un poco la que Dio y Ozzy Osbourne habían trazado contratando a Vivian Campbell y Randy RhoadsJake E. Lee respectivamente. La diferencia estaba en que estos partían prácticamente de cero, es decir, daban pie a la creación del grupo, mientras que John Sykes aterrizaba en una banda de muy larga trayectoria, con once discos en su haber, y su aportación se comió literalmente al clásico.

Ensayando para su gira de 1983.

Cuesta mucho trabajo encontrar las melodías, o los fraseos de guitarras dobladas que eran seña de identidad del grupo en sus anteriores trabajos. A cambio tenemos eso sí, un auténtico aluvión de solos de guitarra que llegan a atosigar al oyente y hacen dudar de la presencia de Scott Gorham. El empaque de Brian Downey detrás de la batería, tampoco es el de anteriores entregas. Parece que viniera a cumplir sin más, entregando un trabajo demasiado plano en comparación con lo que siempre había hecho. Esto inevitablemente también resta presencia al bajo de Phil Lynnot y en consecuencia, la legendaria sección rítmica de antaño que afinaba medio tono más bajo que el resto para ser la base perfecta de las “twin guitars”, era cosa del pasado. El único que sale bien parado, aparte de John Sykes es Darren Wharton, convertido ya en miembro de pleno derecho.

En cuanto a la sensación que deja al oírlo, decir que viene apoyándose en una producción, la de Chris Tsangarides, pastosa y sin apenas brillo que por sí misma resulta melancólica, pero que lo es más aun cuando como en este caso, tiene como base a una banda, o mejor dicho un escritor, que está pasando por una etapa muy oscura en su vida, como era el caso.

Lejos quedan las melodías radiantes, en ocasiones incluso demasiado nimias, que contagiaban de buenas vibraciones: “Cowboy Song”, “The boys are back in town” o “Dancing in the moonlight” habían dejado paso a una serie de temas mucho menos amables que desprendían sensaciones muy diferentes a las de antaño. El estilo de vida de Lynnot (autor principal) había degenerado hasta un punto insostenible y a esas alturas se encontraba completamente enganchado a la heroína y abandonado por su mujer e hijas. Es cierto que su creatividad no mermó para nada, pero sí se aprecia ese cambio sustancial en la dirección de las canciones.

Nunca sabremos qué hubiese ocurrido con THIN LIZZY de no haberse separado. Todo indicaba que las cosas acabarían como lo hicieron, pero por otra parte, su nueva orientación en lo musical daba pie especular con un futuro que, podría tener mayor o menor aceptación, pero  era factible. El encaje de la banda dentro del nuevo panorama podría haber funcionado, al igual que funcionó el de unos SCORPIONS que con la nueva década abandonaron sus tintes progresivos y endurecieron sus canciones o KISS, quienes superados los primeros años de los 80’s, nos “regalaban” sus entregas más metalizadas en “Killers”, “Creatures of the night” etc ¿Por qué no habrías de funcionar los THIN LIZZY de Sykes?

En cualquier caso y especulaciones aparte, los hechos fueron muy poco románticos. La banda había contraído unas deudas inasumibles, y la única opción pasaba por hacer una gira de despedida en la que recaudar el suficiente dinero para que los miembros del grupo pudieran seguir sus respectivos caminos, libres de problemas con los bancos. Podríamos elucubrar con una posible reunión en unos años, como la que DEEP PURPLE puso de moda en el 85, pero la muerte de Lynnot cerro esa ventana… bueno, más o menos, ya sabes.

En resumen, si no conoces a THIN LIZZY vas a encontrarte con un disco muy bueno, muy intenso y muy oscuro pero que en modo alguno representa el sonido clásico de la banda y puede que no sea uno de los grandes trabajos de la banda, pero sí del heavy metal de los primeros años de la década. De eso no hay duda.

Miguel. Asturias

.::DOSSIER DE PRENSA “THUNDER & LIGHTNING”::.

Como decía al principio, se trata de una recopilación de material de prensa relacionado con THIN LIZZY y su álbum “Thunder & Lightning”, alargado hasta la desaparición del grupo. Para conseguirlo, como decía, basta con que escribas un mensaje en este blog hablando sobre la banda en general o sobre este disco en particular. Que impresión te causó cuando conociste al grupo, si pudiste verlo en directo etcétera

Recibirás el enlace y contraseña por correo una vez que hayas escrito el mensaje en este blog.

CONTENIDO:

– Reportaje biográfico y crónica de READING ’83 publicado en POPULAR1 Especial ESPA49. Trece páginas en español.

– Reportaje Reading 83 (despedida de THIN LIZZY) publicado en METAL ATTACK #1. Cinco páginas escritas en francés.

– Reportaje TYGERS OF PANG TANG publicado en POPULAR1 #115, en 1982. Dos páginas en español (más que nada como curiosidad)
– Artículo publicado en HEAVY ROCK #03, cuatro páginas escritas en español.

– Reportaje y entrevista publicados en ENFER MAGAZINE #6, cinco páginas escritas en francés.

– Artículo publicado en KERRANG #27, dos páginas escritas en inglés.

– Artículo y reseña disco publicados en KERRANG #34, cinco páginas escritas en inglés.

– Reportaje publicado en KERRANG #49, cinco páginas escritas en inglés.

– Reseña del álbum publicada en POPULAR1 #123, Septiembre de 1983. Una página en español.

.:: SI TE INTERESO ESTE ARTICULO, PUEDES ENCONTRAROTROS DE THIN LIZZY POR AQUI::.

CRONOLOGIA


.::MOTLEY CRÜE: “Shout at the devil”::.

CRONOLOGIA-MOTLEYCRUE-SHOUTATTHEDEVIL-00

   – In the Beginning    – Shout at the Devil   – Looks That Kill   – Bastard   – God Bless the Children of the Beast   – Helter Skelter   – Red Hot   – Too Young to Fall in Love   – Knock ‘Em Dead, Kid   – Ten Seconds to Love   – Danger

Vince Neil – Voz, Tommy Lee – Batería  Nikki Sixx– Bajo y teclados   Mick Mars – Guitarra    

Publicado el 26 de septiembre de 1983.

Grabado en Cherokee Studios, Hollywood, California

Tom Werman: Producción

Esta reseña se completa con un dossier de prensa cuyo contenido y forma de conseguir vienen indicados al final del artículo.

Si hay un grupo que resume la esencia más pura del hard rock americano de los ochenta es MOTLEY CRUE. ¿Había grupos mejores? Definitivamente sí, a miles. ¿Fue su éxito entonces fruto del escándalo? Sin duda ayudó, pero WASP o TWISTED SISTER eran igualmente provocadores y sin embargo no alcanzaron las cotas de éxito donde se situaron  Nikki Sixx y sus compañeros… ¿que fue entonces lo que les puso el mundo a sus pies?. En mi modesta opinión, fue el hecho de saber trasmitir la arrogancia y la fe en sí mismos que tenían. Convirtieron la sencillez en virtud, y a partir de canciones extremadamente simples, desarrollaron el vehículo para su mensaje, un mensaje basado en la banalidad, la diversión y el exceso. Naturalmente el hecho de que este álbum fuese editado en el 83, ayudó mucho. La ciudad de Los Angeles, y Estados Unidos en general estaban inmersos en una época ultraliberal, merced a la política de su entonces presidente Ronald Reagan, quien había conseguido después de muchos años, volver a hacer del “sueño americano” su leif motiv. Había trabajo, mucho dinero y a pesar de las restricciones morales y religiosas en lo social, el sentimiento de “todo vale” había vuelto con fuerza. En ese caldo de cultivo, la juventud de L.A. volvía a tener héroes, unos héroes sin ataduras, con aspecto decadente y agresivo y que eran el espejo donde todos querían mirarse.

CRONOLOGIA-MOTLEYCRUE-SHOUTATTHEDEVIL-04MOTLEY CRUE estuvieron en el sitio adecuado en el momento preciso, es decir en la California delos primeros ochenta. Como ya sabes, apenas un año antes habían debutado en una independiente para, al minuto siguiente, firmar por una multinacional como Elektra que  apostó fuerte (exageradamente fuerte, si se me permite decirlo) por ellos. La banda por su parte, puede que fuesen unos degenerados, pero de tontos no tenían un pelo, y no dudaron en poner todo de su parte para aprovechar aquella oportunidad. Así lo hicieron y para este segundo trabajo,  la evolución del grupo con respecto a su debut era muy notable. Nikki Sixx lo tenía perfectamente claro:

 ” Con ‘Shout at the devil’ ha llegado el momento de pisar a fondo, endurecer el sonido, poner más combustible en la máquina y subir el volumen de los amplis … el primer disco estaba influido por muchos sonidos… bandas como MOTT THE HOPPLE, SLADE y grupos power-pop pero para ‘Shout at the devil’ ha llegado el momento de convertirse en los verdaderos MOTLEY CRÜE’.

El bajista (que firma todos los temas de “Shout at the devil” , excepto la instrumental “God bless the Children of the Beast” de Mick Mars) había desarrollado una técnicaCRONOLOGIA-MOTLEYCRUE-SHOUTATTHEDEVIL-03 basada en una simpleza digna de RAMONES, pero los riffs de sus canciones y sus estribillos quedaban en la memoria del oyente a la primera escucha. “Shout at the devil”, “Bastard”, “Red hot”… Basta con escucharlas una sola vez, para pasarte el día tarareándolas. Lo más curioso es que eso no restaba en absoluto intensidad a su música. No había nada de chicle en sus temas, algo en lo que también ayudó por cierto, la excelente producción de Tom Verman, que en ese sentido deja el anterior trabajo del grupo como una triste maqueta (en realidad poco más era).

Desgranando el disco pieza por pieza, es inevitable hacer referencia a “In the begining” como una intro un tanto confusa, ya que de primeras parecía que nos abría un disco de alguna banda europea cuyos nombres empezaban a sonar un poquito, como BATHORY o MERCIFUL FATE. Quizá la portada original, con el pentagrama en relieve brillante, ayudaba en esa confusión pero bueno,   los primeros ataques de la siguiente canción “Shout at the Devil”, dejaban claro que no iban por ahí los tiros.

En este tema, que salió como single,  conseguían ponerse a la altura de banda de estadio, cuando aún eran unos pobres diablos con todo por demostrar. Sin embargo, insisto, estaban claramente en la dirección correcta y se ratificaban en ello con “Looks that Kill”, auténtico himno air-guitar cuya sencillez (por no decir simpleza) era una de sus mayores virtudes. Con “Bastard” y “God bless the children of the beast” , las dos siguientes canciones, conseguían un efecto sorprendente. La primera era una pieza agresiva, rápida y podría decirse que cercana al punk, mientras que la otra era una instrumental interpretada por Mick Mars tan dulce como siniestra, o que las contraponía y lograba captar tu atención para ya después volarte la cabeza con una increíble versión del clásico de BEATLES “Helter Skelter” que bien habrían podido firmar ellos. Ya en la cara B del disco, Tommy Lee parecía empeñado en demostrar su posibilidades con “Red hot”, cuya fuerza y velocidad, choca con  “Too young to fall in love” ,  un casi-medio-tiempo muy de aquellos días.

CIRCUS MAGAZINE AGOSTO 1984 02

Estamos hablando de una colección de canciones, que hasta ahora no tienen desperdicio, sin embargo el momento más bajo del disco ha llegado  con “Knock`em dead, kid” y “Ten seconds to love” dos canciones que parecen más orientadas a rellenar el disco que a aportar algo nuevo. Afortunadamente, tuvieron la pericia de no cerrar el álbum con este material, si no que lo hacen con “Danger”, mucho más presentable que las anteriores, y aunque no es lo más intenso que pueden ofrecer, sí tiene una calidad más acorde con el resto .

Como comentaba más arriba, la portada original con el pentagrama, fue censurada por sus  vínculos con el satanismo y sustituida por otra, ilustrada con fotos de los cuatro miembros de la banda que casi era peor, porque mostraban una imagen violenta sucia y decadente, y por que no decirlo, perfectamente ajustada a lo que ellos eran en ese momento.  Resulta un poco irónico que pocos recordarán esta época del grupo como la del US Festival, su participación en Donnington o su ascenso a la primera liga y la mayoría, la tenga presente como la época en que giraron con Ozzy, cuando este esnifaba  hormigas y se bebió los meados de Tommy Lee ( ¿o era Nikki Sixx?) y sobre todo, cuando Vince Neil, estrelló el coche en que viajaba con Razzle, el batería de HANOI ROCKS, con el triste resultado que todos recordamos.

CRONOLOGIA-MOTLEYCRUE-SHOUTATTHEDEVIL-06

En cualquier caso, por difícil que sea hacerlo, es mejor intentar olvidarse de ese lado del grupo,  y quedarnos con esta serie de canciones, perfectamente disfrutables en determinados momentos, cuando no te apetece mucho complicarte la existencia.

Miguel. Asturias.

THUMB-SLIDE-SHOW-MOTLEY-DRFEELGOOD

Haz click en el banner para ir al artículo de “Dr. Feelgod” (1989)

 

DOSSIER MOTLEY CRUE “Shout at the devil”

Como es habitual, este artículo viene acompañado de un dosier de prensa que recoge recortes de revistas de la época ( más o menos) en que “South at the devil” salió a la venta. Artículos, entrevistas, reseñas… en fin, un intento de aproximarnos al álbum de recortes que todo fan que se precie de serlo, tiene de sus grupos y discos preferidos.

CRONOLOGIA-MOTLEYCRUE-SHOUTATTHEDEVIL-07Resulta curiosa la importante presencia que el grupo tuvo en las publicaciones de medio mundo, ya que no olvidemos que se tarta de su segudno disco. De alguna forma esto viene a confirmar que Nikki y sus colegas contaron con un apoyo por parte de Elektra,  que para sí hubieran querido KISS en su momento. Si lo merecían o no, es otra cuestión, el hecho es que ahí estaba. Bueno, aparte de eso, queda decir que si quieres el dosier solo tienens que escribir un comentario dando tu opinión sobre este disoc en particular, la banda en general o cualquier cosa que se te ocurra, siempre que esté relacionada con el ‘asunto’ que tratamos.

Contenido del dossier:

-Reseña Show publicada en KERRANG nº 71, durante Junio de 1984. Dos páginas en inglés.

– Poster gira con Ozzy Osbourne publicado en KERRANG nº 62 durante Febrero de 1984 Dos páginas en inglés.

-Entrevista publicada en KERRANG nº 57, durante diciembre de 1983. Cuatro páginas en inglés.

-Reseña disco y mini publirreportaje publicado en METAL ATTACK nº 1 durante Octubre de 1983. Tres páginas en francés.

-Reseña disco publicado en METAL FORCES nº 1 durante 1983. Una páginas en inglés.

-Publicidad Tour Francia 1984. Una página francés.

-Entrevista y reportaje publicado en ENFER MAGAZINE durante Julio de 1984. Cinco páginas en Francés.

-Reseña concierto IRON MAIDEN / MOTLEY CRÜE el 29 de Octubre en París, publicada en ENFER MAGAZINE Nº 19, durante Diciembre de 1984. Una página en francés.

-Reseña disco publicado en ENFER MAGAZINE Nº 7, durante Noviembre de 1983 .Una página en Francés.

-Entrevista y reportaje publicado en METAL ATTACK (Fr) durante Marzo de 1984. Seis páginas en francés.

-Reseña concierto IRON MAIDEN / MOTLEY CRÜE el 29 de Octubre en París, publicada en METAL ATTACK (Fr) nº16 durante Diciembre de 1984. Una página en francés.

-Reportaje nuevos grupos heavy metal publicado en POPULAR1 nº 127, en enero de 1984. Dos páginas en español.

-Especial de POPULAR1 dedicado a la banda, publicado hacia 1988. Quince páginas en español.

-Reportaje y entrevista publicado en CIRCUS MAGAZINE durante Agosto de 1984. Cinco páginas en inglés.