ARTICULO

CUANDO SE ACABABAN LOS OCHENTA.

El último tramo de la década de los ochenta estuvo marcado entre otras cosas, por un espontáneo retorno a las raíces de la mano de buena parte de grupos de primera fila. Se recuperó el gusto por lo exquisito, y las bandas

(las que podían, claro está) cuidaron mucho su sonido, se apoyaron en una técnica más que brillante y publicaron trabajos de producción cristalina. Ahí quedaron los discos de THE CULT, AEROSMITH, GUNS & ROSES e incluso MOTLEY CRUE como testimonio.

Sin embargo, si hay que destacar algo verdaderamente inaudito, fue como en 1989, los planetas se pusieron en línea para que se publicasen tres de los mejores discos de la historia del hard rock con  apenas un par de meses  de diferencia entre sí.

Eran tres grupos de distintas procedencias, cada uno de los cuales tenía su estilo particular y sus  propias líneas que lo definían, pero el apabullante talento que desborda de los surcos de cada disco es motivo más que de

 sobra para ponerlos en común. Otro nexo compartido por los tres, estaba en que los miembros que los formaban, habían escrito su pasado con letras de oro, bien en primera persona como el caso de Carmine Appice o Billy Seehan en BLUE MURDER y MR. BIG o bien como mano derecha de iconos del rock en los setenta, tal sería el caso de los guitarristas de BLUE MURDER y BADLANDS  John Sykes (junto a Phil Lynnot primero y David Coverdale después) y Jack E. Lee, sin quien Ozzy Osbourne se hubiese  perdido definitivamente tras la muerte de Randy Roadhs.

En fin, por variar un poco el ritmo del blog, esta vez vamos a bucear en tres discos a la vez, sin entrar a desmenuzarlos demasiado. Su afinidad en el tiempo, y en el nivel que ofrecieron estos tres grupos lo justifica, en mi opinión. Cuando el hard rock volvió a reinar lo hizo con MR. BIG, BLUE MURDER  y BADLANDS compartiendo trono.

El artículo, como de costumbre, se completa con un dosier cuyo contenido y forma de conseguir, vienen detallados al final.

BADLANDS: “Badlands”

 

Ray Gillen Vocalista.  Jake E. Lee, Guitarra   Eric Singer, Batería Creig Chaison Bajista

High Wire      Dreams In The Dark     Jade’s Song     Winter’s Call     Dancing On The Edge     Streets Cry Freedom     Hard Driver     Rumblin’ Train     Devil’s Stromp     Seasons     Ball And Chain

Si trasladásemos este grupo a la dimensión del futbol estaríamos hablando de un “dreamteam”, pero como (afortunadamente) esta es una web  de rock, la palabra para definir a BADLANS podría ser “supergrupo”.  Al igual que BAD COMPANY , JOURNEY o E,L&P en los setenta o ASIA, BAD ENGLISH y THE FIRM en los primeros ochenta, BADLANDS reunía a cuatro músicos que se habían ganado el respeto del público en base a su talento y el trabajo en formaciones de prestigio más que demostrado.

Jack E.Lee, había sido el guitarrista que Ozzy escogió como sustituto del legendario Randy Rhoads, y lo fue hasta que abandonó al Madman en 1987, al parecer agotado física y mentalmente. Las causas de esa ruptura siempre han sido detalladas desde el lado de Ozzy, mientras que Jake, bastante más discreto y elegante,  se ha limitado a dejarlo correr. En cualquier caso, el guitarrista tenía claro lo que quería, y no era otra cosa que tocar, para lo cual monta una banda con Eric Singer como principalcómplice’. Eric tampoco estaba demasiado contento  trabajando para Gary Moore por aquel entonces. Se encontraba en pleno tour de  presentación del álbum “Wild Frontier” y el guitarrista irlandés pretendía que Eric emulase el trabajo de las cajas de ritmo y baterías programadas que se habían utilizado en el álbum, algo nadie en esta tierra podía conseguir. De esta manera, cuando Jake  le hace al propuesta al batería durante una conversación que tuvo lugar en un fiesta organizada por la revista Rip!, este no lo piensa dos veces y acepta el reto.

Singer aprovecho la jugada para  sacar partido al tiempo que había pasado tras la batería de BLACK SABBATH algunos años antes.  Aquellos tiempos oscuros aportarían ahora un poco de luz en la persona de  Ray Gillen , el cantante con quien había compartido un breve periodo de tiempo en la banda de Iommi ( quizá sea mejor decirlo asi ) quien aceptó sin reservas la oferta de su antiguo compañero y su famoso socio. La formación se completó con el bajista bluesero Creig Chaison a quien Lee conocía por haber trabajado para Ozzy Osbourne en audiciones.

Con esos mimbres se tejió BADLANDS, una banda que nunca llegó a disfrutar  del éxito que mereció y cuyo debut es el que comentamos ahora. Publicado en Junio de 1989 nada menos que en la multinacional Atlantic, este disco baso su sonido en el de las bandas de hard-rock-blues de los setenta:. Era como BROWNSVILLE STATION,  GROUNDHOGS, SAVOY BROWN y en especial  LED ZEPPELIN, se hubiesen asomado a las puertas de los noventa . En este sentido, buena parte del merito se lo lleva Ray Gillen ,cuyo registro vocal es muy parecido al de Robert Plant , especialmente en los tonos altos, aunque los riffs de J.E.Lee también heredan mucho de los fraseos más rockeros de Jimi Page. Da la impresión de que el tiempo que paso junto a OZZY OSBOURNE fue suficiente para sus necesidades de heavy metal, y en esta aventura decidió sacar su lado más negro.

La estructura del álbum está muy bien equilibrada. Frente a otros discos que parecen haber salido de una factoría de trabajos en serie, en este encontramos una enorme  variedad.  A la hora de escribir, saltaron de canciones melódicas y rockeras como “High Wire”, “Dreams in the dark” (que fue un hit-clip de la MTV de la época) o “Hard driver” a otros sentados sobre bases blues como “Ramblin train” para pasar a piezas más relajadas, como es el caso de “Devil Stomp” y rematar con instrumentales de la talla de  “Jade’s Song” . Era un repertorio rico, variado y que  aportaba mucha clase a un estilo de música que había estado en brazos del ridículo más bochornoso no mucho tiempo atrás. 

En definitiva, todo el feeling del grupo y de este disco en concreto lo resumió uno de los músicos más eputados del negocio en unas declaraciones a la prensa:
Steve Vai: “Los ángeles deben de estar contentos de tener a alguien como Ray allá arriba. (Ray Gillen murió de sida el 3 de Diciembre del 93). No puedo recordar las veces que he llegado a estremecerme con las primeras grabaciones de BADLANDS. Ray y Jake formaban una de las parejas más grandes de la época. La envidia de los buenos músicos de finales de los ochenta”.

 BLUE MURDER: “Blue murder”

John Sykes Guitara y voz.  Tony Franklin bajo y coros.   Carmine Appice Batería y coros

Riot   Sex Child   Valley of the Kings   Jelly Roll   Blue Murder   Out of Love   Billy   Ptolemy   Black-Hearted Woman

Para entender el nivel de un grupo como sobre el que nos disponemos a hablar ahora, basta citar los nombres de algunas de las bandas en las que sus componentes estuvieron directamente implicados; VANILLA FUDGE, THIN LIZZY, WHITESNAKE, CACTUS o THE FIRM. Creo que como presentación no cabe pedir más. John Sykes , Carmine Appice y Tony Franklin fueron quienes sumaron fuerzas en un grupo  a la vieja usanza, herederos directos de los power-trio tan presentes durante la década de los setenta.

La idea partió del despechado John Sykes, quien tras escribir y grabar el disco que dio la gloria a los WHITESNAKE de David Coverdale, se vio fuera del combo teniendo que buscar una nueva dirección en su camino. Cansado de tomar siempre posiciones secundarias, decidió asumir la dirección de una banda, para lo cual contó con Tony Franklin al bajo, Cozy Powell a la batería, y Ray Gillen como cantante. Franklin había abandonado recientemente a THE FIRM, el grupo de nada menos que Paul Rodgers, Jimmy Page y Chris Slade, mientras que Cozy Powell,  deambulaba de banda en band grabando discos como si fuera su último día en la Tierra. Ray Gillen por su parte, acababa de empezar a subir peldaños con su breve aportación a BLACK SABBATH primero y PHENOMENA después.

La primera encarnación del grupo fue breve. Franklin conservó su puesto, pero Cozy apenas duró unas semanas antes de irse con BLACK SABBATH. Fue sustituido por el legendario Carmine Appice, quien no se encontraba cómodo con los resultados obtenidos en KING KOBRA, su banda de aquel entonces. Poco después Ray Gillen recibió la oferta de Jack E. Lee para irse a BADLANS, y fue el propio Carmine quien convenció a Sykes de su valía como cantante.

La compañía Geffen (que estaba a punto de ser comprada por Universal) y más concretamente John Kalodner, su mítico  ‘cazatalentos’, supo ver el potencial de semejante elenco de figuras. No es menos cierto que Kalodner dirigía de algún modo la carrera de WHITESNAKE, y evidentemente tenía sus intereses directamente puestos en John Sykes, de manera que extendió un contrato que incluía un buen montón de pasta y a Bob Rock (AEROSMITH, MOTLEY CRUE, METALLICA, THE CULT…) como productor.

El debut de la banda, publicado en Abril de 1989, comprendía casi una hora de puro hard rock en él que estaban bien marcadas las raíces que sus integrantes tenían. Cada uno de ellos aportaba su porcentaje al resultado final. Tony Franklin por ejemplo, ponía ese inconfundible sonido de bajo sin trates como ya hiciera en THE FIRM, dando algunas pinceladas de sonido jazzy muy personal. Carmine Appice era el veterano que llenaba con su simple presencia, aportando madurez al conjunto y sus guiños a bandas con las que compartió tiempos pasados se complementaban con la aportación de John Sykes, tanto en guitarra como en voz que iba más acorde con aquellos tiempos que corrían.

Todo ello dio como resultado un hard rock fresco, contundente y de gran talla, con un estilo además muy acorde con los estándares de la época. ‘ Sex child’ o ‘Valley of kings’ hunden sus raíces en el sonido del viejo hard rock, a lo LED ZEPPELIN, pero lejos de ir por el camino de terminar convertidos en meros clones del clásico, como fue el caso de KINGDOM COME, el resultado, recuerda a ratos a trabajos como el ‘Nothing’s shocking’ de JANE’S ADDICTION, es decir una versión actualizada de los de Birmingham. Por otra part, ‘Riot’ o ‘Plomely’ aportan una enorme cantidad de músculo y son una exhibición de energía y contundencia. Hay otras canciones que sirven para poner de manifiesto el papel nunca lo suficientemente reconocido que jugó John Sykes en una banda como WHITESNAKE. ‘Blue Murder’ o ‘Billy’ llevan impreso el sello que este guitarrista dejó en muchas de las canciones de ‘1987’, el álbum que hizo millonario a David Coverdale. Por último decir que (¡como no!) también está presente la obligatoria ‘power-ballad’, Una joyita que se llama ‘Out of love’ y que redondea un disco que al igual que los otros dos que nos ocupan, mereció mucho más de lo que tuvo. Como anécdota resta decir que el disco está escrito en su integridad por John Sykes, aparte de dos aportaciones en sendas cacniones por parte del resto de componentes, y reseñar que está dedicado a la memoria de Phil Lynnott. De bien nacidos es ser agradecido…

MR. BIG: “Mr. Big”

 Eric Martin   Voz     Paul Gilbert    Guitarra     Billy Sheehan    Bajo     Pat Torpey    Batería

Addicted to That Rush     Wind Me Up     Merciless     Had Enough     Blame It on My Youth     Take a Walk     Big Love     How Can You Do What You Do     Anything for You     Rock & Roll Over    

Otro título homónimo para el tercer as de la jugada que hoy nos ocupa. MR. BIG fueron la última de esas rarezas dentro del hard rock de finales de los ochenta que resultan de la unión de cuatro genios. Sin embargo, lejos de dedicarse a hacerse sombra entre ellos  como ocurre muchas veces, lograron formar un grupo compacto donde las canciones están por encima de los músicos y la banda por encima del individuo.

 Billy Seehan, ex-TALAS y ex-DAVID LEE ROTH fue quien dio el empujón para la creación del combo al abandonar a DIAMOND DAVE en el 88. Para ello se sirvió de su amistad con Mike Varney de la compañía Sharpnel Records, y se unió al joven guitarrista Paul Gilbert que con tan solo 22 años lideraba RACER X, una banda de L.A. que prometía convertirse en la next big thing… antes de marcharse él, naturalmente.

El batería fue Pat Torpey, un músico de alquiler que había puesto su talento al servicio de Freddie Mercury o la de Robert PLant entre otros y como cantante ficharon a Eric Martin , un solista había editado un par de trabajos  bastante alejados del rock.

En honor a la verdad no fue hasta su gira abriendo para RUSH y la edición de su segundo álbum que obtuvieron un éxito internacional masivo, y, de hecho con el disco que comentamos solo triunfaron (en un principio) en Japón, pero este fue su único trabajo en los ochenta, y es el que toca comentar. En primer lugar, la portada es preciosa, y tan sencilla como clara, sugiere muchas cosas en una simple imagen y llama poderosamente la atención. Sin embargo, lo verdaderamente importante es lo que se esconde tras ella, y ahí es donde encontramos es uno de los más sorprendentes trabajos del año.

No te dejes engañar por la imagen tan cuidada  de sus fotos porque lo que te vas a encontrar va en otra dirección donde el estilo, la clase y la personalidad, juegan una baza fundamental para entender el disco.

La producción del álbum fue tarea  de Kevin Elson, el artífice del mega ventas ‘The final countdown‘ de EUROPE, y que había trabajado también con bandas como JOURNEY o WITNESS. En principio puede parecer que su estilo y el de MR. BIG no iban a encajar, pero nada más lejos de la verdad. Su trabajo arroja un resultado limpio y claro pero que al mismo tiempo es sólido como una roca, y que desde luego es lo que necesitan unos temas cuyas estructuras, su apabullante nivel técnico o ese sonido contundente pero a la vez ágil, hacen que la primera referencia que viene a la mente sea la de unos VAN HALEN, en los que  hubiese cantado Joe Lynn Turner.

Canciones como ‘Addicted to that rush’, que  da el pistoletazo de salida son buena prueba de ello. Solamente hace falta oír esa canción (que fue por cierto el single que se extrajo y que alcanzó el número treinta y nueve en las listas de MainstreamRock) como demostración de adonde puede llegar el talento de unos músicos. Las ‘twin strings’  de Gilbert y Sheehan  eran algo apenas visto hasta entonces. No olvidemos que hablamos de un  bajista y un guitarrista, cuando lo normal es que sean dos guitarristas los encargados de ejecutar ese tipo de demostraciones.

Decía que solo hace falta oir ese tema para calibrar el nivel del grupo, pero naturalmente, hay muchos otros. ‘Wind me up‘ o ‘Merciless’, un tema este último, más metido en

el funk-fusión tan en boga por aquellos años, a lo LIVING COLOUR. La inevitable powerballad ‘Had enough’, que abre tras una intro de bajo que es un pequeña muestra de lo que es Billy Seehan. Otras más rockeras como ‘Blame it on my youth’ o ‘Take a walk‘, o ‘Big love’, el medio tiempo firmado por  Eric Martin, que refleja su carrera anterior a MR.BIG. En la parte final del  disco tenemos un poco de todo. Hay tiempo para el rock, para otra power ballad y para una versión de Steve Marriot que aparece como tema extra en el CD.

Una gira que tuvo su mejor momento en los Estados Unidos en donde abrieron el tour de SCORPIONS ‘Crazy world tour’ y que también les llevó por Japón y algunas ciudades europeas pone fin a este relato… de hecho ya tenemos los pies puestos en la década de los 90. Solo resta preguntarse qué hubiera sido de  la escena hard rock si la hubieran dejado seguir desarrollándose. Si la industria no hubiese cortado de cuajo una evolución que se encontraba en su mejor momento… en fin, eso nunca lo sabremos ya, pero nadie podrá quitarnos el privilegio de disfrutar de estos tras discos… uno tras otro.

Miguel. Asturias

DOSSIER MR. BIG / BADLANDS  / BLUE MURDER.

Como viene siendo habitual, esta reseña se complete co un dossier de prensa que incluye entrevistas reseñas y demás de publicacones de varias partes del mundo que dedicaron su espacio a alguna de las tres bandas. Puedes conseguirlo escribiendo tu opinión sobre alguno de esos discos, los tres o la situación que reflejaban, o qué te pareció a ti el desarrollo del final de la década. Recibirás a vuelta de correo un enlace para descargar el archivo.

Su contenido es el siguiente:

-Reportaje BADLANDS, publicado por HARD ROCK nº 53 en Enero de 1989, una página en francés.

-Entrevista BADLANDS publicada en RIP U.S.A. en Mayo  de 1989. Tres páginas en inglés.

-Entrevista BADLANDS publicada en METAL HAMMER Alemania en Junio  de 1989. Tres páginas en alemán.

-Entrevista MR. BIG publicada en KERRANG U.K. en Enero  de 1989. Dos páginas en inglés.

-Entrevista BADLANDS publicada en KERRANG U.K. en Mayo  de 1989. Cuatro páginas en inglés.

-Entrevista BADLANDS publicada en KERRANG U.K.  nº 399, en 1990. Dos páginas en inglés. 

– Entrevista a Billy Seehan en BLAST MAGAZINE # 19  publicada en  Mayo de 19988. Dos páginas en inglés.

-Entrevista a BLUE MURDER publicada en METAL HAMMER Alemania en Jnuio d 1989. Dos páginas en alemán.

-Reportaje sobre MR. BIG Publicado en METAL HAMMER España nº 15. Una página en español.

-Entrevista a BLUE MURDER publicada en METAL HAMMER España nº 15. Dos páginas en español.

-Entrevista a BADLANDS publicada en METAL HAMMER España nº 21. Tres páginas en español.

-Reseña álbum  BADLANDS publicada en METAL HAMMER España nº 21. Una página en español.

-Reseña show MR. BIG  publicada en METAL HAMMER España nº 28. Una página en español.

-Entrevista a MR. BIG publicada en Kerrang UK nº 226 en Enero de 1989. Dos páginas en inglés.

-Entrevista a BLUE MURDER publicada en LIVE WIRE nº 17 en Junio de 1989. Una página en alemán.

-Entrevista a BADLANDS publicada en LIVE WIRE nº 18 en Agosto de 1989. Una página en alemán.

-Reseña álbum  BADLANDS publicada en METAL HAMMER nº 17 en Junio de 1989. Una página en alemán.

-Reportaje sobre BADLANDS publicada en LIVE WIRE nº 17 en Junio de 1989. Una página en alemán.

-Entrevista a Billy Seehan en METAL HAMMER Alemania nº 9 publicada en Mayo de 1989. Dos páginas en Alemán

Anuncios