DICKINSON vs. DI’ANNO

Durante 1981, IRON MAIDEN se embarcaba en un gigantesco tour, esta vez para promocionar su segundo disco “Killers”.

Ni que decir tiene, que lo que estaba por venir en pocos años iba a hacer que este KILLER WORLD TOUR pareciese una pequeña verbena, pero digámoslo claro: no todas las bandas pueden defender  su segunda entrega discográfica con un tour de 125 actuaciones a lo largo de Europa, Asia y América, parte de ellas compartiendo cartel con JUDAS PRIEST o UFO, nada menos.

Estaba claro que la apuesta por el grupo era muy fuerte tanto desde fuera (entendiendo como “fuera” a la compañía discográfica y oficina de manager) como sobre todo, desde dentro: es decir los miembros de la banda. Había costado seis años de esfuerzo y privaciones llegar hasta allí y no iban a dejar escapar la oportunidad… ¿o si?

Lamentablemente, llegar a aquel punto no solo había servido  como premio al sacrificio, sino también para que aflorasen las carencias que algunos miembros de la banda tenían, no sólo a nivel técnico, si no lo que es peor, a nivel personal. Hay que tener un gigantesco equilibrio interior y una gran madurez para asumir la fama y la fortuna sin que eso afecte al carácter y cada día era más evidente que Paul Dianno no lo tenía. Además, su nivel técnico tampoco era el que  la situación requería, y mucho menos la que se preveía para uno o dos años después. Aquel régimen de  trabajo, sencillamente había podido con un muchacho de apenas 22 años, que lejos de atisbar un final para todo aquello veía cómo la popularidad de la banda seguía creciendo y que ni en sueños las cosas iban a terminar ahí.

Hay que añadir además, que su posición dentro del grupo era relativamente incómoda, ya que tanto sus gustos musicales, como su aspecto y actitud, estaban más cerca de los SEX PISTOLS que de DEEP PURPLE, y sus aportaciones no siempre eran tomadas en consideración, como el propio Dianno comentaba en METAL THUNDER RADIO , una emisora belga de internet, de la que soy incapaz de colocar el enlace, o sé porqué.

“Tenía la mayoría de las letras y melodías escritas. Esa fue una de las pugnas que tuvimos en la banda, que no pude escribir tanto como quería, porque en realidad soy bastante prolífico, pero muchas de mis canciones no fueron aceptadas, porque es la banda de Steve, obviamente. Te lo digo. Iron Maiden es la banda de Steve Harris … y todo es dinero, dinero, dinero, dinero, nada más cuenta “.

Pero cuidado: esa solo fue la gota que colmó un vaso que en realidad se había ido llenando desde el primer día.

Como decía antes, Paul no daba la talla en un proyecto como era aquel ni de lejos. No estoy diciendo que no fuese un buen cantante, al contrario, nos dejó dos discos inolvidables,  pero su actitud estaba muy lejos de lo que IRON MAIDEN necesitaba para llegar adonde están. Sus propios compañeros comentaban el problema en el documental “Early Days” cuando Steve Harris decía, “Cuanto más éxito teníamos, más difícil era lidiar con él. Quiero decir, recuerdo un concierto en Alemania y lo único que yo pensaba era: ‘No quiero estar aquí, quiero estar en casa, quiero irme a casa’ “. Dave Murray por su parte decía en el mismo documental: “había noches en las que sencillamente, Paul no quería salir a cantar, simplemente se quedaba a un lado del escenario, como si no fuese parte de la banda o algo” Rod Smallwood por su parte, apoyaba esa versión en la entrevista que concedía a la revista Classic Rock hace algún tiempo: ” Paul empezó a tomarse el asunto de vivir como una rock-star al pie de la letra, y yo estaba en plan “será mejor que controles, porque te estaré vigilando”. Sabía que lo único que podía joder al grupo eran ellos mismos, y Paul se puso fuera de madre.”

Rod Smallwood saludando al respetable.

De esta manera, estaba claro que no se podía tener a alguien así al frente del grupo si querían cumplir sus objetivos, de manera que Steve Harris con el apoyo del manager Ron Smallwood (es decir, los dos dueños de la banda) y el acuerdo del resto del grupo, tomaron la decisión de expulsar a Paul.

Estoy seguro de  que no fue fácil tomar esa determinación, sobre todo en un momento como aquel, en el que el grupo había sentado los cimientos de su sonido y se encontraba en pleno despegue, pero la vida está hecha de ese tipo de cosas, y tomar decisiones de ese calibre sirve para crecer con fuerza. Que les pregunten si no a AC/DC, a RAINBOW o a BLACK SABBATH cuando tuvieron que reemplazar  a Bon Scott, Ronnie Dio y Ozzy…

Pero no solo era difícil encarar el problema en lo personal: la cosa era encontrar un sustituto que despejase el problema de forma definitiva, lo que sorprendentemente, llevó menos tiempo del que se esperaba porque en realidad, ya se había empezado a buscar un sustituto para Dianno, mucho antes de que fuese expulsado.

La primera opción que se barajó fue la de Terry Wilson Slesser, quien entonces formaba parte de  BACK STREET CRAWLER, el grupo que había montado Paul Kossoff al abandonar FREE, pero su registro no era el que Harris estaba buscando, de manera que se abordó la segunda opción, Bruce Dickinson, el cantante de SAMSON, quien contaba sus recuerdos en la revista Classic Rock: “SAMSON solo habíamos tocado unos pocos conciertos junto a IRON MAIDEN, pero era muy consciente de que tenían un gran seguimiento. Les vi cuando SAMSON era cabeza de cartel en un local llamado Music Machine y me pusieron la piel de gallina, era la misma sensación que había tenido de crío al escuchar  “In rock” de DEEP PURPLE. Recuerdo haber pensado “guau, esto es DEEP PURPLE en los 80’s”.

Steve Harris lo tenía muy claro, pero no así Rod Smallwood quien guardaba ciertos prejuicios hacia el cantante por cosas tan triviales como el nombre (Bruce Bruce le parecía un nombre estúpido e inapropiado) o el aspecto que tenía en su etapa con SAMSON, el bigote, el mono blanco que vestía y ese tipo de cosas.

Como puedes leer en la entrevista que aparece en el dossier, Bruce Dickinson fue testeado con vistas a candidato para sustituir a Paul Dianno, durante la actuación que SAMSON ofreció en el Reading Festival durante agosto de 1980. Esto nos lleva a más de un año antes del cese del cantante original, lo cual me descoloca un poco, y más teniendo en cuenta que tanto  IRON MAIDEN como SAMSON publicaron sendos trabajos (“Killers” y “Sock Tactics” respectivamente) durante ese tiempo. Mi duda es porqué publicaron un disco entre medias con un cantante al que en Agosto de 1980 (insisto, más de un año atrás) habían decidido despedir…. Es más ¿Por qué además publicaron el maxi en directo, fruto precisamente de esta gira?  No pudo ser por la autoría de las canciones (todas eran de Harris), ni porque fuesen a entrar al estudio de manera inmediata ya que  el disco salió en Enero, así que si alguien conoce la respuesta con exactitud, se agradecería que la compartiese.

En cualquier caso, en Octubre de 1981 se retomaba el tour de “Killers”. La última fecha había sido el 10 del mes anterior en Copenhague, y ahora regresaban a la carretera con cinco shows en Italia, donde habían estado en Mayo para tocar en otros tres, a pesar de lo cual las entradas se agotaron con mucha anticipación y la entrega del público fue total.

En realidad estos shows fueron el calentamiento para el nuevo fichaje, cuyo bautismo de “fuego real” tendría lugar en el Rainbow londinense un mes después, pero técnica y realmente,  el primer concierto de Bruce Dickinson con IRON MAIDEN, fue el día 26 de Octubre de 1981, hace hoy treinta y seis años, uno encima de otro…

Han ocurrido muchas cosas desde entonces en el  mundo del heavy metal. Géneros como el thrash, el hair metal, el nümetal vinieron y se fueron. Se han publicado innumerables discos que cambiaron la historia. Nos han dejado iconos de nuestra juventud como Ronnie Dio, Lemmy y tantos otros. Bandas inmortales han desaparecido y otras vienen y se van … pero  IRON MAIDEN siempre han seguido ahí, a nuestro lado. Reconozcamos entonces que la decisión de expulsar a Paul Dianno no fue quizá lo más leal a nivel personal, pero sin duda sus responsables (Harris y Samllwood) acertaron de lleno. De no ser por esto, nuestra juventud seguramente no hubiera sido tan divertida…

Miguel Asturias.

MINI-DOSSIER DE PRENSA

Se trata de una serie de artículos aparecidos en prensa y relacionados con los cambios por los que IRON MAIDEN pasaron en aquellos días. Como puedes comprender, hay muy poco material, y ya lo siento. Como de costumbre, recibirás el enlace de descarga a vuelta de correo cuando escribas un comentario sobre el asunto. Tu opinión al respecto de la actitud de Harris y Ron Smallwood o tus preferencias sobre Dickinson o Dianno son muy interesantes para todos.

CONTENIDO DEL DOSSIER

Entrevista Harris, Dickinson Smallwood publicada en la rvista Classic Rock en Mayo de 2012. Cinco páginas en inglés.

Noticias breves en Kerrang nº2, publicada en Julio de 1981. Una página en inglés.

Reportaje en Kerrang nº3, publicada en Agosto de 1981. Dos páginas en inglés.

Noticias breves en Kerrang nº5, publicada en Noviembre de 1981. Tres página en inglés.

Anuncios

14 pensamientos en “DICKINSON vs. DI’ANNO

  1. La verdad es que no tengo ni puñetera idea de por que aguantaron a Paul Dianno mas tiempo del que tenían decidido, como tu preguntas. Pero puestos a fantasear, yo diria desde mi humildísima posición, que en esa época Paul Dianno parecía haber nacido para cantar esos temazos de Maiden. Si añades a eso que el publico de lo adoraba, ya que veían en el al macarra hooligan con el cual se sentían totalmente identificados, (algo así como Bon Scott en AC/DC, ya que el publico de Iron Maiden en esa época lo componían mayoritariamente los peores especímenes de cada casa inglesa) mas el espectacular resultado que supongo ya veían que iba a ser un álbum com Killers, pues creo que eso les pudo hacer dudar un poco a la hora de tomar tamaña decisión. Por lo cual igual pensaron en darle algo mas de vidilla al asunto haber si se enderezaba definitivamente. Cosa que por supuesto no paso, hasta que la situación se volvió del todo inaguantable.
    De todas maneras, yo me alegro de que Bruce Dickinson no entrara en Maiden desde el principio, ya que seguro intentaría llevarse mas méritos del que le corresponden (ósea ninguno) a la hora de atribuirse el haber creado todo ese universo Maiden, que salió de la cabecita del señor Steve Harris ya desde el primer disco. Con lo cual si ahora el hombre ya es inaguantable (como persona, no como musico) imagínate entonces…

    • Hola Víctor. No sé que decirte, yo tampoco lo entiendo, pero Steve Harris no me parece uno de esos tipos que regala segundas oportunidades, la verdad… lo que apuntas podría ser una posibilidad,pero en ese caso, creo que sería más por conveniencia que por cer si Paul se enderezaba o no. Fíjate que solo un año después era Clve Burr quien caía por motivos parecidos… En fin, cualquiera sabe. En todo caso, parece que fue la mejor decisión porque dudo mucho que de no haberla tomado, estuviésemos hablando ahora de dicha banda. No olvidemos que cambiaron el curso de la historia del género.
      Efectivamente, el creador, amo y señor del universo MAIDEN fue, es y será Steve Harris, un tipo discreto, serio y tímido en apariencia, que deja el foco a otro, en este caso Bruce Dicjinson quien no parece ser tu personaje favorito jajaja. Hay más líderes en esa línea, personalidades reservadas, sin mucho amor por la vida pública pero que a la hora de la verdad son los que mandan y llevan el peso de la banda, ahí tenemos a Nikki Sixx en MOTLEY CRUE o Malcom Young en AC/DC que dejaban en manos de Vince Neil o Angus Young el trabajo de hacerse ver, mientras ellos estaban cortando el bacalao.
      Y por cierto a mi Dickinson me cae muy bien, aunque sí: parece un poco listillo.

  2. Saludos desde luego el debate Di’anno – Dickinson sigue aun hoy en día muy vivo en la comunidad metalera…yo jamás elegiria uno o otro porque me parecen dos cantantes tan distintos que lo veo como dos etapas distintas en los años cruciales de Maiden….hasta “Seventh Son” para mi humilde opinión todos sus discos son clásicos…tanto con Paul como con Bruce son los grandes Maiden clásicos. Los que realmente pongas el disco que pongas estas escuchando una obra maestra del metal clásico….para mi “Killers” es igual de clásico que “Number of the Beast” a pesar de tener dos cantantes distintos. …los dos primeros álbumes son mágicos. ..esa voz! Siempre me a parecido un caso parecido al de Michael Kiske …grandes vocalistas pero como frontmans…..ese es el problema y en una música tan poderosa en directo tienes que tener algo más que una gran voz….Paul es o era un cantante con una voz muy especial y Bruce es un gran vocalista pero además el frontman definitivo del heavy metal en los ochenta y pienso que superior en ese aspecto a Rob Halford …Bruce era el heavy perfecto en actitud e imagen y para colmo manejaba y maneja audiencias a su antojo. ..un frontman inmenso con una voz tan personal ….lo curioso es que en los dos primeros disco Paul dejo una huella tan personal que en las versiones de esos temas nunca me han convencido en la voz de Bruce y viceversa en caso de que pasaría. … son dos bandas distintas con el mismo nombre: Iron Maiden …desde luego Maiden acertó de lleno con el cambio y el cambio es brutal en “Number….No hay parte más importante en una banda que la del vocalista …es mi opinión pero un vocalista marca a una banda por encima de otro componente aunque lo que marca de verdad es la música…Halford. .Ronnie James….Axl Rose…etc ..sin su legado musical hubieran sido igual de grandes?? Seguramente no…Saludos a todos y a seguir con este gran blog

    • Hola Ghostface. Efectivamente, no es fácil escoger entre uno u otro, porque nada tienen que ver entre sí. De hecho, he estado haciendo un repaso mental, y todas las bandas que cambiaron de cantante haciendo un giro radical sobrevivieron a la debacle, mientras que las que cambiaron intentando mantener un parecido con el anterior, no prosperaron. Ahí tienes casos como RAINBOW, AC/DC, BLACK SABBATH o los propios MAIDEN, que ganaron con sus respectivos cambios, a pesar de ser algo absolutamente distinto a lo que conocíamos, mientras que ACCEPT (en el 88), los propios IRON MAIDEN en la etapa Blaze Bayley o JUDAS PRIEST tuvieron que replegar velas. Es curioso ¿no? También estoy de acuerdo en lo que dices sobre la capacidad de Bruce Dickinson para liderar a la banda (al menos en los escenarios,,, ya sabemos quién manda enlos despachos jejeje). Yo no lo compararía a Halford en ese sentido, creo que es muy diferente. Mucha de la presencia de Halford se debe a su aspecto, no necesita gran cosa para hacerse ver y es un frontman totalmente estático, como lo eran Lemmy o Ritchie Blackmore mientras que Bruce Dickinson es de la escuela Angus Young, Paul Stanley etc… tipos que no están quietos ni cuando duermen. ambos dominan la situación al milímetro pero de forma muy diferente.
      En cuanto a cómo suenan las canciones de Paul D’ianno en voz de Bruce Dickinson, pues también estoy de acuerdo con lo que dices. No resulta. Si no hubiésemos oído cantarlas a Paul, quizá sí, pero “Murders in the Rue Morgue”, “Running Free”, “Iron MAiden”.. tienen el sello Dianno y así será para siempre. No es el único caso: ahí tienes a un monstruo ocmo Ronnie James Dio cantando “Iron Man” o “Paranoid”, que antes interpretaba un desastre como era Ozzy, y ni de coña dan el pego. En fin, gracias por escribir y un abrazo. Nos vemos por aquí.

  3. A mi punto de vista lo mejor que le pudo suceder a Maiden fue la llega de Bruce Dickinson. Ganaron en todos los aspectos. Fue muy buena movida la de remplazar al vocalista original, no asi tanto sucedio cuando se quiso remplazar a Dickinson.
    Se que el Corazon de Maiden es Steve Harris y la banda deberia parar cuando el ya no este en ella, pero debo reconocer que Bruce Dickinson es parte demasiado importante en la banda, a estas alturas tampoco veo a Maiden con otro vocalista.

    P.D. Bruce D. me cae excelente, no crei que cayera mal a los fans.

    P.D. enviar dossier a ricardoblackmore1@gmail.com

    • Hola. Lamento haber tardado meses en responder a tu comentario. Sencillamente, acabo de verlo y de casualidad!. Últimamente no escribe nadie, así que no suelo entrar, y por eso, hasta que no vi el más reciente, no vi el tuyo. Bueno, al lio. Estoy de acuerdo contigo y así lo digo en alguna parte: creo que Iron Maiden no existirían desde hace décadas de no haber cambiado de vocalista, de hecho no creo que hubiesen superado los ochenta, ya no por la diferencia de nivel en la voz (sin ser malo, Paul Dianno era uno de tantos, no nos engañemos) si no de la actitud y el talento creativo.
      Por otro lado el dia que Harris lo deje, blindará el asunto con un contrato mercantil , asegurándose derechos y royalties y, ¿sabes que? Pues que me parece muy bien a la vista de lo que se está llegando a hacer en el mundo del heavy metal. Lo del holograma de Dio, y Axl Rose en AC/DC me ha convencido de que esta escena es tan putamierda o más que cualquier otra.

  4. Pffff… Vaya dilema!
    ¿Jamón de Guijuelo o Jamon de Trévelez?
    No creo que sea plan de uno sí y otro no. Más bien cada uno estuvo en el lugar que le tocaba en el momento justo y las cosas, para bien o mal, han ido como han ido.
    Con Maiden pasa esto cuando te pones a comparar también Clive Burr o Nicko. McBrain: el primero no tendrá la técnica del segundo, pero tiene un feeling que quisiera el otro.Con Paul y Bruce, igual: Paul era el típico cantante que difícilmente llegaría a ser lo que se llama una Estrella del Rock. Para lo que cantaba en Maiden estaba bien pero…¿que pasa cuando el grupo empieza a hacer cosas más de música y menos de actitud? Pues que se ve quien cojea. En entrevistas, videos y demás se pone énfasis en Paul y sus problemillas con la farlopa y la bebida. Eso le ha pasado a mucha gente, pero quizás el problema de Paul es que se encontró con las mieles del éxito sin quererlo. Se podría llamar falta de madurez: me meto en un grupo pero cuando la cosa cambia de amateur a profesional empiezan miedos e inseguridades que, en algunos casos, se alivian (pero no solucionan) con los consabidos problemas de adicciones por no saber llevar la presión de lo que es un grupo de éxito.

    Lo que comenta un colega arriba: DiAnno no tendrá la técnica (vocal y de frontman) de Bruce, pero ha dejado un testamento realmente espectacular en forma de 2 LPs.
    Para mí los Maiden de 1981 son jabugo: mi disco favorito de estudio es el Killers, pero de todo lo que he oído de Maiden el premio es para el bootleg: Sun Plaza Hall Tokyo Killers 81.
    Siempre he sentido que a partir de Piece of Mind, Maiden ya deja de ser una panda de chavales a ser el Iron Maiden Holdings que es hoy en día.
    Y me parece bien porque es lo que ellos han querido, pero hay algo que se queda en el camino irremediablemente y esto pasa con muchas bandas.

    DiAnno/Dickinson: es otro de esos grandes enigmas “What if…” del metal como el célebre: ¿Y si no hubieran echado a Mustaine de Metallica?

    Por cierto: diría que la famosa entrevista Dickinson-Smallwood sería en el Reading 1981 (agosto). Me parece raro que ya en 1980 ya pensaran en darle la bota a DiAnno cuando la banda apenas había despegado (Total, al final, la bota de 1980 se la llevó Dennis Stratton) .

    • Hola Jordi.
      Como bien dices, no se trata de escoger a uno u otro, si no de disfrutar de ambos en cada momento, cosa que se puede hacer, y de hecho todos hacemos (creo).
      Sea como sea, en todo este asunto hay algo que siempre me ha chirriado. Por algún motivo, desde el minuto uno se ha intentado exculpar a Dianno, dándole el papel de víctima de un jefe malo malísimo como Steve Harris… bien, no discuto que Harris debe ser un elemento de cuidado, ahora bien ¿Qué ha hecho Paul Dianno después de que lo echaran?: Vivir de los dos discos de Iron Maiden y dejar perfectamente claro que no merecía el puesto.
      Steve Harris será un tiranuelo, seguramente, pero está en la línea de Johnny Ramone, Gene Simmons y tantos otros que asumen el papel que alguien tiene que asumir poniendo al grupo por delante del individuo, sin complejos ni escrúpulos. Gracias a ellos seguimos disfrutando de KISS, de IRON MAIDEN o de Ramones en su momento. Ace Fhreley, Peter Criss, Dee Dee y Joey Ramone, Paul Dianno… ¿estaban en condiciones de conducir una banda? Yo creo que no, pero injustamente recordamos con cariño a estos personajes (yo también, ojo) y creemos que los que siguen al pie del cañón, tocando y grabando son unos dictadores.
      Coincido contigo en tener a “Killers” como favorito, seguido de cerca por “Piece of Mind”, son dos discos extremadamente completos, ni les sobra ni les falta y lo mejor es que los puedes escuchar seguidos uno detrás de otro, porque las diferencias de producción y cantante los hacen muy diferentes entre sí. También estoy de acuerdo en que después de “Piece of mind” ya nada fue igual. Incluso “Powerslave”, aun teniendo temazos, ya pierde mucho fuelle. Ni me acuerdo cuando fue la última vez que escuché “7h Son…” o “Somewhere in time”, madre mía, habrá que remediar eso… en fin.
      Ah! A mi tampoco me cuadra el tema fechas, pero tengo que ceñirme a lo que tengo. Un abrazo y a seguir bien.

  5. Muy interesante tanto la nota como los comentarios. Como dice alguien por ahí, la historia de lo que hubiese pasado si Paul hubiera sido despedido en el momento en que en realidad Steve ya tenía tomada la decisión, es la historia de los “what if’s”: los famosos e incomprobables “qué hubiera pasado si…” que caen dentro de la mera especulación mental. Sin embargo, definitivamente Maiden sin Bruce (o Maiden con Paul, como quiera interpretarse) no hubiera llegado a ser lo que es hoy, un referente no solo musical sino también de manejo comercial.
    Generacionalmente, yo empecé a escuchar Maiden con Bruce, por lo que para mí Maiden era Bruce. O sea que en cierta forma tuve que hacer un viaje hacia atrás en el tiempo para conocer los primeros álbumes de la banda. Recuerdo que la primera vez que escuché a Paul sentí una especie de rechazo porque no podía encajar aquella voz casi punk con lo que Maiden representaba para mí en ese momento, que era Bruce. Hasta que decidí darle una segunda oportunidad, con la mente un poco más abierta y más madura. Y allí que me di cuenta de que el error de ésta disyuntiva que se ha plantado entre los fans y medios por igual durante años, radicaba en querer hacer una comparación sobre dos “frontmen” totalmente diferentes en técnica y en estilo. Por eso, es tan difícil decidir quién es mejor: cada uno es el mejor en lo suyo, en la época y el contexto en que le tocó vivir. Y es cada uno de nosotros tendrá su favorito, por diferentes motivos. Cada vez que veo videos de una u otra época, observo más diferencias que similitudes y son esas diferencias las que dan por tierra cualquier cuadro comparativo que uno intente hacer. Porque cuando los contextos son tan distintos, toda comparación pierde sentido. Por ejemplo, algo sencillo como el tamaño de los escenarios. A medida que la banda fue evolucionando del pub a las grandes arenas, los escenarios se hicieron más grandes y el público es ubicado cada vez más lejos del artista. Paul en esos años de circuitos de pubs y pequeños teatros tiene contacto físico con la gente y por su carisma, en mi opinión, representa el típico working-class hero inglés, esa persona que es uno de los nuestros, pero que a diferencia nuestra llegó, lo logró, pero sigue siendo como nosotros. Paul mira fijo a su audiencia, como cantándole especialmente a cada uno de los asistentes que prácticamente tienen su misma (corta) edad, lo cual le da un cierto toque de calidez y humanidad que contrasta con su voz áspera y actitud desafiante que le imprime a cada tema. Esa posibilidad, que para mí no es menor, ciertamente no se tiene frente a mayores audiencias. Por eso yo identifico más a Paul como un cantante mucho más de alma y actitud que de técnica y a Bruce como alguien que, sin resignar emoción, es mucho más técnico. El tamaño de los escenarios ha tenido también influencia en la dinámica como banda en su conjunto. Paul, si bien tenía una figura imponente, naturalmente fluía más en el escenario. Bruce, mucho más activo y atlético, tuvo que aprender a convivir en el escenario con Steve, coreográficamente hablando; lo cual causó no pocas fricciones y anécdotas. Sin dudas, tanto Paul como Bruce son inmensos y cada uno ha lidiado con Maiden de la forma que ha podido o encontrado. Para Paul, Maiden ha sido al mismo tiempo su salvación y su desgracia, lo cual será una cruz que cargará durante toda su vida y lo llene de sentimientos encontrados. A Bruce, más cerebral, Maiden le permitió no solo desarrollar todo un potencial interno latente desde sus años escolares sino también posicionar la banda a otro nivel, aprovechando muy bien cada oportunidad que se le ha presentado.
    Por eso para mí la historia de Maiden no es un “Dickinson vs Di’Anno” sino un “Dickinson y Di’Anno”. Bajo el concepto y voluntad férrea de Steve, Paul sentó las bases y Bruce llevó todo a otro nivel.

    • Hola Cecila, muchísimas gracias por tu comentario. En general estoy de acuerdo con todo lo que dices, aunque tengo mis dudas en lo de que “Maiden sin Bruce (o Maiden con Paul, como quiera interpretarse) no hubiera llegado a ser lo que es hoy, un referente no solo musical sino también de manejo comercial.” Me da la impresión de que Harris y Smallwood tenían bastante claro que iban a trabajar para hacerse ricos con Paul, con Bruce o con quien fuese. Me parece recordar que es en el documental “Early Years” donde dicen que llevaban siempre un plan trazado con dos o tres años de adelanto. ¡Dos o tres años en el heavy metal de los ochenta era una eternidad! Eran mínimo tres discos con sus correspondientes giras. En todo caso, celebro que acertaran, se lo merecen.
      Yo también empecé con Bruce, aunque mi primer recuerdo de IRON MAIDEN es para “Killers”. Recuerdo haber visto la portada de la cassette que había en una tienda de un pueblo en Galicia, durante unas vacaciones, y pasar por allí cada dia a mirarla. Estaba fascinado por la sonrisa de Eddie, imaginando como demonios sonaría aquello… desde luego que las portadas de los discos de IRON MAIDEN eran como un imán para quienes teníamos 12 o 13 años por entonces.
      En cuanto a las comparaciones, pues evidentemente, es muy difícil. Hay que poner en valor demasiadas cosas, y situaciones muy diferentes. Bruce Dickinson era mejor cantante, tenía una técnica más depurada, mayor rango vocal etc, pero Paul empezó de cero, mientras que Bruce tenía mucho recorrido con SAMSON además de encontrarse con un grupo totalmente consolidado… no sé, es complicado. Supongo que lo mejor es disfrutar de ambos artistas por igual.
      En cuanto a actitud, si he de ser sincero, a mi Paul Dianno nunca me cayó bien. Me pareció siempre un sobradillo, como decimos en España (un chulo, un prepotente… no sé cómo decís en tu país). Siempre encontré a Bruce Dickinson muy cercano, teniendo en cuenta del nivel del que hablamos, claro. Un poco lo que era Ronnie Dio. Inolvidable para cualquier fan español que vivió aquellos tiempos, fue el apoyo a BARON ROJO ayudando a traducir las letras de “Volumen Brutal” o ahciendo posible que tocasen en Reading Festival. Sus apariciones en la televisión española también son memorables… no sé, creo que ha dejado una huella imborrable en muchos de nosotros, mientras que Paul Dianno ha llevado una carrera tan irregular que ha pasado al olvido sin pena ni gloria, una pena: como tú bien dices IRON MAIDEN para Paul, ha sido al mismo tiempo su salvación y su desgracia.

  6. Personalmente me gusta mucho la epoca de Di’Anno en Iron Maiden.
    La voz de Di’Anno se adecua perfectamente a ese sonido crudo que tenía la banda en la mejor epoca de la NWOBHM (Los primeros trabajos, ”Iron Maiden” y ”Killers” para mi son unos buenos ejemplos para representar el sonido de la NWOBHM).

    Si bien Dickinson le dio su propio sello a la banda, y de muy buena forma. De hecho hasta hoy es el vocalista mas representativo de la banda con ese heavy metal mas elaborado que comenzó a hacer la banda a partir de1982.
    Pero en mi opinión la epoca de Paul refleja ese espíritu mas potente de esa oleada británica de bandas que vino con su potencia, agresividad y crudeza a reformular el heavy metal clásico que se había estancado un tanto a fines de los 70s por la avalancha punk. Estas nuevas bandas como Los Maiden de la era Di’Anno vinieron darle un nuevo aire y consolidar el metal.

    • Hola Miguel angel. Pues sí, es una forma de verlo, y la concluión que puede sacarse de la mayoría de comentarios es que ambas épocas molan y pueden comparase a lo de Black Sabbath ocn Ozzy o con Dio. Supongo que lo mejor es disfrutar de todos los discos. Efectivamente, Paul Dianno representa mucho mejor la era de la NWOBHM (que cuando Bruce Dickinson entró al grupo ya estaba pasando página) un período intenso e incendiario pero que, siendo objetivos se difinió mucho más por la actitud que por la técnica. Gracias por tu comentario!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s