CRONOLOGIA

 

.::IRON MAIDEN: “The number of the beast”::.

– Invaders    – Children of the Damned    – The Prisoner    – 22 Acacia Avenue    – The Number of the Beast    – Run to the Hills    – Gangland    – Hallowed Be Thy Name

 Steve Harris: Bajista  Dave Murray: Guitarra     Adrian Smith: Guitarra     Martin Birch: Ingeniero de sonido, Productor     Clive Burr: Batería     Bruce Dickinson:Voz     Derek Riggs: Artwork

ESTE ARTICULO SE COMPLETA CON UN DOSIER DE PRENSA CUYO CONTENIDO Y FORMA DE CONSEGUIR ESTÁ RESEÑADO AL FINAL.

Cuando veo fotos del grupo de la época en que se publicó “The Number of the Beast”, suelo preguntarme sí aquellos cinco personajes serían conscientes de lo que tenían entre manos en ese momento. Daría media vida por poder estar durante un par de horas en la piel de Dave Murray o Bruce Dickinson, para saber que sensaciones tenían mientras grababan el solo de “Invaders” o la subida vocal en mitad de “Run to the hills”, porque la repercusión de este álbum en la historia del rock duro es tanta, que me parece imposible que no tuviesen alguna señal interior advirtiéndoles de la grandeza de aquellas canciones.

Bueno, está claro que eso nunca va a ocurrir, así que habrá que conformarse con bucear un poco en el cómo y el cuándo de “The number of the beast”, un disco que, como en un suspiro, ha cumplido treinta años en este maldito 2012.

A modo de arranque, puede decirse que al margen de sus canciones, la imaginería que lo rodea y los incontables recuerdos que nos trae cada vez que lo escuchamos, una de las cosas más reseñables de este disco es que marcó los límites entre el final de una era y el principio de otra. No lo digo solo por los cambios de formación, si no porque una vez que lo hemos oído, da la impresión de que hasta entonces IRON MAIDEN hubiesen estado jugando al fútbol en el patio del colegio, como paso previo a la final de la Eurocopa. Quiero que queda claro que digo esto con el mayor de los respetos hacia todas y cada una de las entregas del grupo hasta entonces, llámense LP, maxis, directos, singles y cuanta canción inmortalizaron entre 1980 y 1982. Todo estaba a un nivel extraordinario, pero amigo mío… en Febrero de 1982, se rompió el molde.

“Viejos retos, nuevas caras”

Bien, volviendo al álbum. Hasta 1981, IRON MAIDEN habían ido cumpliendo un programa milimétrico, estudiado desde la oficina del manager Rod Smallwood cuyo único fin era llegar al techo del mundo. Peldaño a peldaño, el grupo había escalado posiciones hasta llegar a las últimas semanas de 1981, momento en el que empezó el trabajo en serio. Durante los dos primeros meses de 1982, IRON MAIDEN se encargaron de grabar las canciones en las que habían trabajado durante los dos meses anteriores, las que darían forma a un disco clave que podría haber terminado con el grupo si no hubiese funcionado. De haber dado un paso en falso, dudo que estuviésemos hablando de IRON MAIDEN al mismo nivel que ahora lo hacemos, porque en aquellos momentos la competencia entre bandas era una guerra sin cuartel. Todo el mundo tenía grandes cosas que ofrecer y mucho que demostrar, lo que hacía que fuese muy difícil asomar la cabeza. Sin embargo las bazas que ellos jugaban llevaban varios ases. El primero era (seguía siendo) un espíritu de superación inquebrantable. Steve Harris tenía clara cuál era su misión en el mundo pero además sabía conducir a quienes le rodeaban para apoyarle en dicho cometido. Es decir, allí mandaba él, pero lo que gobernaba era un equipo que incluía a músicos, manager y personal de apoyo. De alguna forma él sabía cómo poner en común un interés para que todos remasen en la misma dirección.

El segundo de esos ases que jugaban a favor del grupo, eran los reemplazos que se habían hecho en ese momento y algún tiempo atrás. En un proceso de “selección natural” por así llamarlo, se habían podado las ramas secas para que otras pudieran brotar añadiendo frescura al árbol que era aquel grupo. Adrian Smith había entrado a formar parte de IRON MAIDEN una vez demostrado que Dennis Straton no era el tipo de músico que IRON MAIDEN necesitaba. Su corazón estaba más en EAGLES o 10CC que en BLACK SABBATH o MONTROSE y comenzó a distanciarse del resto de la banda hasta hacer la situación insostenible. Steve Harris:

“No estoy diciendo que no le gustase la música de IRON MAIDEN. Creo que le parecía buena y disfrutaba tocando, pero era el típico tío que disfrutaría tocando cualquier cosa. Lo que está claro es que no se involucraba al 100% y eso empezó a causar problemas. Le gustaba beber, lo cual me parece bien, pero tras tres o cuatro pintas se ponía muy borde, y con respecto a la música, siempre ponía pegas a todo, especialmente a cosas fundamentales en lo que queríamos hacer.”

Así las cosas, Adrian Smith, entró al equipo en dura pugna con Phil Collen, quien eligió la inmortalidad con DEF LEPPARD. URCHIN, la banda de Adrian se habían disuelto así que en la recta final de 1980, (debutó en el escenario el 21 de Noviembre) Smith terminó convertido en parte de la banda. Si bien para “Killers” su aportación había sido nula, en “The Number of the Beast” demostró ser todo un talento escribiendo, ocupando el puesto de segundo compositor del grupo en poco tiempo. El hecho de que el 95 % del material fuese aportado por Harris no era malo, pero siempre es mejor balancear un poco los discos para no correr el riesgo de que la banda terminen siendo como W.A.S.P. o DIO, es decir proyectos excesivamente personales de un solo músico.

El aporte de Adrian Smith jugaba muy a favor de la banda, pero resulta tan evidente como lógica la asociación que hacemos entre “The Number of the Beast” y una figura de la talla de Bruce Dickinson, quien vio abrirse la puerta del cielo con este disco. IRON MAIDEN habían llegado tan lejos como era posible con un frontman como Paul Dianno. Él era un buen cantante y había formado parte de dos álbumes históricos, pero estaba meridianamente claro que con él de por medio no iban a subir más de lo que lo habían hecho. Sus límites técnicos y personales estaban a la vista y tanto banda como managers tomaron la decisión de sacrificar la parte en beneficio del todo: era el final de una ambición sin recorrido, que terminaba en el punto justo donde empezaba otra infinitamente mayor y con las miras mucho más largas.

Bruce no era ningún novato. Para firmar el contrato con IRON MAIDEN, antes tuvo que abandonar a SAMSON, un grupo con el que ya había grabado dos LP dentro de una multinacional como era Polydor, pero cuya dirección musical no convencía en absoluto a nuestro hombre.

Dickinson para Kerrang: “El caso es que las raíces de Paul Samson le están llevando hacia una dirección cada vez más blues mientras que a mí el cuerpo me pide algo con más energía. En fin, puedo cantar el estilo boogie blues de WHITESNAKE sin problemas, pero prefiero moverme en el espectro heavy metal que IRON MAIDEN ocupa ahora mismo.”

La oferta era demasiado tentadora como para rechazarla, algo que incluso el fallecido Paul Samson entendió. El 10 de Septiembre tenía lugar el último show del grupo con Paul Dianno como cantante, y pocos días después, Dickinson pasaba a ser parte de una formación verdaderamente histórica.

Que la banda no tenía un minuto que perder lo demuestra el hecho de que el nuevo cantante debutaba en directo apenas un mes después, exactamente el 26 de Octubre, en una mini gira de cinco fechas por varias ciudades italianas que habían quedado descolgadas de su anterior visita a aquel país en Marzo de ese 1981. En la recta final del año, un par de conciertos en el Rainbow Theathre y el Ruskin Arms (este en secreto, presentándose como GENGIS KHAN) pondrían la guinda a 1981 con Steve Harris, Bruce Dickinson, Dave Murray, Adrian Smith y Clive Burr como IRON MAIDEN.

“ … Aquel de vosotros que tenga sabiduría, calcule el número de la Bestia, porque es un número de hombre. Su número es el 666”

IRON MAIDEN tenían una batalla que ganar al tiempo. Había una serie de ideas más o menos antiguas, pero estaban con el agua al cuello en el sentido de que debían dar vida a un álbum partiendo desde cero. La totalidad del material lo escribieron y ensayaron durante apenas un par de meses en los Hollywood Studios, ubicados en Clapton, que era donde habían hecho la audición para Bruce. A pesar de que no suele ser bueno trabajar con esas limitaciones de tiempo, también es cierto que hay una lectura positiva en todo ello, y es que, al llegar con los bolsillos vacíos de canciones, todo lo que escribieron fue pensado con Bruce Dickinson como cantante, lo que hacía que trabajasen como si todos acabasen de conocerse y montar una banda.

The number of the beast” fue grabado en casa, en los Battery Studios, situados en el mismo Londres. Supongo que una banda tan adusta como esta no vio la necesidad de ir a los Plant de Los Angeles o cosa por el estilo. Está claro que por una u otra razón se encontraban muy bien allí, y aunque esos estudios no eran especialmente requerido por las bandas heavy metal (solo DEF LEPPARD y BARON ROJO grabaron allí “High ‘n’ Dry” y “Metalmorfosis” respectivamente) ellos sí han usado esas instalaciones para registrar muchos de sus trabajos en todos estos años.

Allí acudieron con el nuevo año y bajo una presión extraordinariamente fuerte. Como he dicho antes, se jugaban su continuidad y por ello debían aportar lo mejor de sí mismos, además de contar con un equipo capaz de canalizar esas aptitudes. Martin Birch, fue clave en todo ello.

Bruce Dickinson: ”Mientras que otros productores tratan de imponer su criterio, Martin toma lo que tú tienes y lo hace sonar de una forma que jamás hubieras imaginado. Sabe hacerte trabajar muy duro, pero en un ambiente de relax total.”

Efectivamente, el mítico productor ya había dado la vuelta al grupo como si fuese un calcetín con su anterior trabajo, y lo mismo haría en esta ocasión. Las canciones no merecían menos, para ser sinceros. No soy muy amigo de diseccionar discos porque cada uno de nosotros tenemos nuestras preferencias, pero en esta ocasión, creo que es una buena opción hacerlo así.

“Invaders” es la canción que abre el disco. La primera versión que escuché de este álbum fue en cinta, una de las pocas originales que cayó antes de tenerla grabada. El caso es que tuve que mirarla por arriba y por abajo para convencerme de que efectivamente, no se habían equivocado en el orden ni nada por el estilo (tampoco sería la primera vez). Siempre he creído, y aun creo, que la canción que debió abrir el disco era el tema título, con su introducción y demás, pero no, ellos eligieron “Invaders”. Quizá la cosa era tan evidente que lo hicieron con toda la intención del mundo… En todo caso, uno se acostumbra. “Invaders” era una segunda parte, por decirlo de alguna forma, de uno de los primeros temas escrito y grabado por IRON MAIDEN en una demencial sesión de un solo día durante la Nochevieja de 1978. Luego se incluyó en “The Soundhouse Tapes” y más tarde fue re grabado como cara B del single “Women in uniform” . La temática de ambas canciones es exactamente la misma: la invasión de Inglaterra alrededor del siglo noveno por parte de las hordas de vikingos noruegos. Los temas históricos han sido una referencia a lo largo de toda la discografía del grupo.

La letra es de Steve Harris, frente a lo que se pudiera pensar sobre la autoría de Bruce Dickinson, quien es un verdadero experto en la materia. En este álbum, Bruce Dickinson no pudo aportar su talento debido a obligaciones contractuales con sus antiguos managers, que le impidieron firmar material nuevo hasta Agosto de aquel año. Otro recurso lírico que esta banda ha utilizado durante toda su carrera ha sido el cine. Son varias las canciones cuyo argumento está basado en alguna película, como era el caso de los dos siguientes temas: “Children of the Damned” y “The Prisioner” tienen su raíz en la película del mismo nombre ( aquí se estrenó como “El pueblo de los malditos”) la primera de ellas y una serie de televisión muy popular en la Inglaterra de los sesenta, con la que Harris (autor de la canción) creció. Musicalmente, son dos canciones completamente diferentes entre sí. La primera se desarrolla sobre múltiples cambios de ritmo y una gran teatralización, mientras que la segunda es una canción rápida, intensa y al grano. Una muestra de lo que esta banda daba de sí cuando Steve Harris se apoyaba en otros componentes del grupo (Adrian Smith en este caso) para escribir canciones.

Ya que estamos, no puedo resistirme a decir que “The Prisioner” tiene continuidad en el futuro. Yo acabo de enterarme y a lo mejor todos vosotros lo sabéis, pero no deja de tener su gracia. Al parecer, en la serie de TV el protagonista se pasa el tiempo tratando de escapar de un lugar llamado The Village, y cuando lo consigue es solo durante cierto tiempo, ya que por alguna razón es llevado de vuelta allí. Seguramente habrás adivinado ya que “The Prisioner” tuvo su segunda parte en una de las canciones del álbum “Powerslave” titulada “Back in the Village”.  De acuerdo. Es cierto que cosas como esta no hacen que un disco sea mejor o peor, pero ayuda mucho a crear a su alrededor cierta aureola mítica. Al menos, algo así debieron pensar los componentes de grupo y equipo porque en realidad no era la primera vez que IRON MAIDEN hacían algo así. De hecho el siguiente tema “22 Acacie Avenue”, describe el barrio y la casa donde vivía “Charlotte the Harlot” protagonista de una de las mejores canciones del disco de debut de la banda. Originalmente era una canción de URCHIN, el grupo de Adrian Smith previo a IRON MAIDEN, aunque los arreglos y mejoras hicieron de ella una canción totalmente alejada de los estándares del rock duro. Podríamos ponerla en ese sentido junto a “Children of the Damned”, ya que ambas son canciones que más que tocarlas, se interpretan.

El que abriesen la segunda cara con la canción “The number fof the Beast” fue lo que, como decía blog arriba, me llevaba a pensar que había una confusión en el orden de las canciones. Su introducción narrando un pasaje de la Biblia antes del crescendo que terminaba en el himno que todos conocemos, me parecía la presentación perfecta para el disco. Sin embargo no era así, y  bueno, la verdad es que puestos a analizar la canción poca (ninguna) importancia tiene. Es difícil aún a día de hoy, no centrar el oído al escuchar esos acordes y esa melodía casi susurrada de Bruce Dickinson que sirve de preludio a la gran explosión. Su riff, la parte central o el rango vocal que exhibe Dickinson a lo largo de todo el tema hacen de él uno de los mejores no solo del disco, sino del grupo en toda su historia y del heavy metal en general. No obstante, la letra llevó a confusión a sectores conservadores, especialmente en Estados Unidos que pusieron problemas a las actuaciones del grupo en aquel país durante la gira. En fin, todos sabemos en que consumen el tiempo algunos por aquellas tierras. El caso es que después de una canción de ese nivel se planteaba una duda ¿cómo darle continuidad? Pues con otra que, si no es mejor aún, está a la altura, eso seguro. “Run to the hills” es la canción por excelencia: dinámica, intensa y que puede ponerse en la radio sin mayores problemas al mismo tiempo que no hace avergonzarse a ningún metalhead por aguerrido que este sea. Su tempo “cabalgado” era más rápido que la media e iba en sintonía con la letra de la canción, la cual estaba dedicada a las masacres que los colonizadores europeos perpetraron sobre las poblaciones indias de América del Norte. El caso es que su autor, Steve Harris siempre ha sostenido que esa letra está escrita desde una doble perspectiva , la del soldado y la del indio, pero por más vueltas que le doy, no consigo encontrar la primera de ellas por ningún lado.

Fue el tema escogido como promoción al disco, ya que se editó antes que este, concretamente el 12 de Febrero (el Long Play no saldría hasta marzo) y la aceptación fue masiva por parte del público que lo aupó hasta el séptimo puesto de las listas inglesas. Como cara B se escogió una canción inédita titulada “Total Eclipse” que fue desechada del álbum y no se recuperó hasta la edición en CD de 1998. Esa fue un espina para Harris ya que a la hora de escoger los temas del álbum, hubo dos nominados para su descarte: el citado “Total Eclipse” y Gangland”, y mientras el bajista sostenía que era “Gangland” la que debía desaparecer, finalmente las prisas jugaron en contra del bajista. Harris para Mick Wall: “Lo que ocurrió fue que necesitábamos un single rápidamente. Teníamos un nuevo cantante y una gira por Inglaterra, y el disco no iba a estar preparado para entonces, así que nos precipitamos y escogimos la canción que no debimos como cara B”

Efectivamente, “Total Eclipse” quedó finalmente descartada y en su lugar aparecía “Gangland”, la canción que daba continuidad a nuestra reseña, y que por cierto, es la única que no viene firmada por Steve Harris. Es un trabajo a medias entre Adrian Smith y Clive Burr, (quien por cierto solo aparece acreditado en esa canción) y aunque hay que reconocer que no está a la altura de ninguna de las otras canciones, puede decirse también que entra en la categoría de “canciones a las que acabas cogiendo cariño” como ocurre con “Dame la oportunidad” en “Volumen Brutal” , y tantas otras. Esta canción era la penúltima, paso previo a otro de los grandes momentos del disco, en el que se aplica la máxima de “una buena muerte honra toda una vida”. Terminar con “Hallowed be thy name” era poco menos que obligar al oyente a dar le la vuelta al disco y escucharlo una vez más. Son siete minutos de maestría musical en línea con esa parte del disco que parece estar hehca paras er interpretada más que para ser tocada. Su letra, basada en las reflexiones de un condenado a muerte poco antes de ser ejecutado, es verdaderamente magistral y está en perfecta armonía con tempos, desarrollos instrumentales, subidas y bajadas… es difícil resistirse a imaginar un videoclip cuando la escuchamos.

“La bestia en la carretera”

La mejor prueba de que “Hallowed be thy name” está considerada como una de las mejores canciones de IRON MAIDEN, es que cada una de las giras que el grupo ha celebrado desde que fue grabada (y hablamos de 15 tours alrededor de todo el mundo) ha contado con ella en el repertorio, y además en la mayoría como cierre a los conciertos.

No fue así en “The Beast of the road” (nombre que recibió la gira de “The number of the beast”) donde aparecía en la recta final del show con media docena de temas pertenecientes a los anteriores trabajos, detrás de ella. Seguramente la idea era dar base a Bruce Dickinson con canciones conocidas, ante un público para el que en la mayor parte de los sitios, él era un desconocido. Un ejemplo cercano era el de España, donde SAMSON, su anterior grupo era básicamente para connoisseurs pero que disfrutó del privilegio poder ver al grupo el 2, 3 y 4 de Abril en Barcelona, Madrid y San Sebastián respectivamente… y digo privilegio porque aparte de un show que se celebró en Suiza, solamente otros dos países europeos fueron parte del tour: Francia, Alemania. Ni Italia, ni Bélgica, Holanda, Austria y tantos otros con mayor tradición metalera. Algo estaba cambiando en España en aquel 1982.

The Beast of the road” había empezado el 18 de de Febrero en Dunstable, Inglaterra, llevándoles después por dieciocho países durante ciento ochenta conciertos, de los cuales la mayor parte fue como cabezas de cartel. En realidad aquel fue el último tour en que actuaron como teloneros de otras bandas lo que básicamente se limitó a la parte Norteamericana donde abrieron para RAINBOW durante tres semanas y a 38 SPECIAL en un montón de fechas por el sur que se vieron interrumpidas por otro de los momentos importantes: su aparición en histórico Festival de Reading.

No era la primera vez que lo hacían, sino que ya habían formado parte del cartel en 1980, pero en esta ocasión había varios cambios. En apenas dos años ya no estaba Dennis Straton, quien había sido sustituido por Adrian Smith, y también faltaba Paul Dianno, en cuyo lugar aparecía Bruce Dickinson. Lo mejor era que a pesar de sufrir dos cambios tan traumáticos como el del guitarra solista y el cantante, en aquella ocasión cerraban el segundo día del festival. Mientras la mayor parte de los grupos seguramente hubieran desaparecido de haber pasado por semejantes cambios en tan poco tiempo, ellos pasaban de ser una banda más del cartel a actuar como las estrellas de la noche. Como anécdota decir que un día antes de su actuación, Bruce Dickinson intervino personalmente  para que nuestros BARON ROJO pudiesen actuar. Recordemos que durante estos mismos días, Bruce había colaborado en la traducción de las letras de “Volumen Brutal” y había subido al escenario en un par de ocasiones a hacer un par de temas con los de Castro y compañía y se habían hecho bastante amigos. Llegado el momento de Reading, BARON ROJO iban a estar allí pero por causas ajenas a ellos, sufrieron un retraso y fueron tachados de la lista en el último momento. Fue el nuevo cantante de IRON MAIDEN quien intercedió por la banda ante el showmanager, gracias a lo cual BARON ROJO pudo actuar. ¿Hubiese hecho lo mismo Axl Rose, por ejemplo?. Creo que entiendes lo que quiero decir…

“El artwork”

Creo que no deberíamos terminar de hablar de este disco sin referirnos a uno de sus más importantes elementos: su portada. Que IRON MAIDEN ha cuidado el aspecto visual de sus trabajos no es nada nuevo, y que a día de hoy resulta bastante chocante ver a estos señores que pasan de los cincuenta publicando discos con portadas como la de “The final frontier” también es verdad, pero si ocurre así es porque somos nosotros los que hemos cambiado. Estoy seguro que ninguno de los que andamos por aquí quedó indiferente ante la visión de Eddie y el Diablo en la portada de este álbum en su momento.

Derek Riggs hizo uno de sus mejores trabajos en “The number of the Beast”, y lo curioso es que aquella ilustración no estaba pensada para ese disco. Rod Smallwood pidió a Derek Riggs una portada para el maxisingle de “Purgatory” y además lo hizo con un plazo de tiempo ridículo: de viernes para lunes. Derek tuvo que pasarse los dos días con sus noches trabajando sin apenas descanso para cumplir el plazo, pero finalmente lo consiguió. Cierto es que la idea ya la tenía, dado que esa portada está (según sus palabras) basada en una portada de un viejo comic del Doctor Extraño (“La derrota del Dr. Extraño” publicado por Marvel Comics en 1976) y partir con aquella base le daba cierta ventaja, pero aun así, fue un trabajo que rozó lo heroico. Lo mejor fue que cuando presentó la ilustración Smallwood quedó tan fascinado con él que lo consideró demasiado bueno para un single, y lo reservó como portada de su próximo álbum, teniendo Riggs que continuar trabajando sobre la ilustración de “Purgatory”.

En fin, creo que a nadie se le escapa la enorme importancia que el arte de Derek Riggs ha tenido para la banda. ¿Quién no ha tratado de copiar, (con poca fortuna casi siempre) las diferentes poses de Eddie en las libretas del colegio? Seguramente pocos de nosotros hayamos dejado de intentarlo.

Eddie, IRON MAIDEN, “The number of the beast”… nombres que llevan treinta años ligados a nuestra vida y que será muy difícil que dejen de estarlo en algún momento hasta que la enfermedad o la muerte borre ese recuerdo de nuestra cabeza. Como decía al principio de la reseña: me pregunto si cuando estaban grabando las canciones del álbum, estos cinco ingleses serían conscientes de que algo así iba a suceder.

Miguel.Asturias

Si te gustó este artículo puede que estos también te interesen:

DOSSIER “The number of the  Beast”:

Recopilación de artículos, reseñas y entrevistas aparecidos en revistas y fanzines  relacionados con IRON MAIDEN en la época “The Number of the Beast”.

Para conseguirlo basta con que escribas comentando tu opinión acerca del álbum en particular o el grupo en general. Recibirás un enlace para descargarlo a  vuelta de correo

Contenido:

– Presentación de Bruce Dickinson + Mini-Diario de gira publicado en KERRANG UK. Nº5 en Noviembre de 1981. Tres páginas en inglés.

– Entrevista Steve Harris publicada en KERRANG UK. Nº10 en Noviembre de 1981. Dos páginas en inglés.

-Reseña del disco publicada en KERRANG en el número 13 publicado en Abril de 1982.Una

-Entrevista a Bruce Dickinson y Poster publicado en KERRANG UK. Nº 25 en Septiembre de 1982. Seis páginas en inglés.

-Reseña en POPULAR1 nº107 en Mayo de 1982. Una página en español.

-Reportaje especial READING 82 publicado en POPULAR1 ESPECIAL ESP A42. Cinco páginas en español.

-Reportaje shows en España y entrevista publicados en Popular1 Especial ESP A35 en 1982. Doce páginas en español.

-Reportaje y reseña concierto aparecida en KERRANG UK Nº 12 durante Marzo de 1982. Tres páginas en inglés.

-Entrevista a Martin Birch publicada en KERRANG UK nº 16 en Mayo de 1982

-“The Number of the Beast” en la sección Klassic Kutts de KERRANG nº26 AGOSTO 1982

– “Run to the Hills” en la sección “Lyrics” de la revista SMASH HITS publicado en primera quincena de Marzo de 1982. Una página en inglés.

-Adrian Smith en la sección “Guitar Heroes” de KERRANG en el número 13 publicado en Abril de 1982.

-Entrevista publicada en la revista SMASH HITS en segunda quincena de Marzo de 1982. Dos páginas en inglés.

-Reseña del album publicada en la revista SMASH HITS en la primera quincena de Abril de 1982. Una página en inglés.

-Reportaje Mejores del 82 y Party Popular1 mejores del 83. Aparecido en POPULAR1 115 y 120 en Enero y Junio de 1983. Siete páginas en español.

– Foto reportaje anunciando gira americana. Publicado en KERRANG UK número 18 en Junio de 1982. Dos páginas en inglés.

-Reseña concierto en San Sebastián aparecida en MUSKARIA nº12 en Abril de 1982. Una página en español.

-Nota y foto IRON MAIDEN aparecida en “Mejores del 82” en ROCK ESPEZIAL nº 16 en Diciembre de 1982. Una página en español.

-Reseña retrospectiva en TERRORIZER MAG nº 87. Dentro del reportaje “The albums of the eighties” publicado en Marzo de 2001. Una página en inglés.

-Mejores del 82 según la revista KERRANG nº 33 publicada en diciembre de 1982

Anuncios

67 pensamientos en “CRONOLOGIA

  1. Hola,
    en una hora salimos de viaje. Escribiré algo más extenso al volver, solo quería adelantar que metal80 no merecería tal nombre sin publicar algo de este disco clave en el género y que me parece una buena respuesta a lo publicado en This Is Rock de este mes. Imprescindible visionar el documental de la BBC británica viendo a Martin Birch separando las pistas para apreciar el gran trabajo de Dickinson.
    Repito, me extenderé más la semana que viene
    Un saludo

    • Hola VICTOR. Bueno, que lo paséis bien, que es lo importante. Ya tendrás tiempo de escribir algo sobre este disc que como tú dices, era necesario abordar para que Metal80 fuese un blog digno de tal nombre. No he visto la T.I.R. me habías comentado algo al respecto, pero espero que no sea tan pobre como el de CLASSIC ROCK, que podía haber dado mucho de sí. El documental que mencioneas lo tengo, venía junto al del “Black álbum” y “British Steel” de METALLICA y SAXON. Esa serie es grandiosa. Hasta pronto.

  2. Saludos,

    Antes de nada, Miguel, voy a tratar de aclararte el diálogo “piel roja-casaca azul” en Run to the Hills.

    Las estrofas 1 a 4 las entiendo del indio, pero las 5 y 6 son claramente del soldado, que viene a decir: Cabalgando entre nubes de polvo y yermos páramos, galopando de firme en las llanuras
    Persiguiendo a los pieles rojas hasta sus agujeros, combatiéndoles en su propio juego (terreno)

    Tras el primer estribillo, las siguientes estrofas se pueden adjudicar de nuevo al indio, o incluso a un narrador “externo”.

    Bueno y ahora, al lío.

    Es complicado hablar de un disco del que ya se ha dicho todo, ¿no?.
    The number=Maiden=Heavy Metal=los 80=toda una generación.
    Pocos discos habrá tan significativos, tan “carismáticos”, tan estandarte.
    Se suele decir que Led Zeppelín y Deep Purple crearon el Hard Rock, Black Sabbath el Heavy Metal propiamente dicho; yo suelo creer que Judas Priest lo dotaron de muchos de sus signos definitorios y que Iron Maiden creó la “religión” y universalizó definitivamente esta música.
    Y ello se hizo, sin duda, mediante esta Obra Maestra.

    Dicho todo esto, ahora toca blasfemar un poco.
    No es mi album favorito de los Maiden. Me quedo con “Powerslave”.
    Pero a lo mejor es que The Number lo trillé tantísimo en su momento que hoy en día hasta he perdido cierta perspectiva de su calidad y su importancia.

    Es cierto que de sus 8 cortes, 3 siempre me han costado un poco más…Supongo que se puede adivinar fácilmente cuales.
    Ni Invaders, ni Gangland, ni The Prisoner consiguieron emocionarme nunca, aunque la tercera en discordia aprendí a disfrutarla con el tiempo.
    Del resto qué decir: The number…y Run to…son mágníficas, sin duda. Temazos que con 13 años podías escuchar 20 veces seguidas sin cansarte. Himnos absolutos sin cuya existencia tal vez tampoco existiera el movimiento.
    Hallowed… es otra barbaridad, con la diferencia de que si las dos anteriores han podido llegar a estar algo quemadas, esta no. Esta la sigo escuchando semana tras semana sin perder nada de su magia.

    Children…y 22…son quizás un par de temas que en las primeras y juveniles escuchas del disco fueran más complicados de degustar, pero con el tiempo terminan siendo las favoritas. Son verdaderas joyas, intrincadas, cambiantes, elegantes y poderosas al mismo tiempo.

    Hay tantas cosas tan emblemáticas en este disco: el soliloquio previo a The Number, las campandas en Hallowed…la intro de bateria de Run to…Yo esa intro la toqué con mi antigua bateria un par de veces ante “público” y en ambas ocasiones enseguida alguien reconocía el tema.

    No sé, es un disco si no perfecto, casi.

    La portada…joder, la portada. Supongo que si Riggs conserva ciertos derechos sobre ella, será multimillonario. Un único dibujo para forrarse vivo. Se lo merece.
    Creo de verdad que no existe ninguna otra portada de la historia tan reconocible a nivel mundial como esta.
    A lo mejor Abbey Road, o alguna otra de los Beatles…Dudo que ninguna otra portada haya creado nunca la repercusión que tuvo The Number…Ese Eddie definitivamente greñudo haciendo bailar al diablo se convirtió es más que un símbolo; era casi una señal sinequanon para todo chavalillo metálico.

    Voy a terminar con algo que me da bastante vergüenza, pero vaya, ahí va.

    La existencia de Total Eclipse la conocía yo desde hace mucho, lo que no sabía es que estuviera a punto de entrar en el album. Yo pensaba que era una de las muchas versiones que metían en las caras B.
    No me enteré de la historia real hasta comprar la T-I-R que dedicaba un especial a este disco. Cuando lo leí, me llamó la atención y me puse a revisar entre los discos, convencido de que en alguno iba a tener esa canción.
    Pues resulta que no. No ha sido hasta unos pocos días que he escuchado por primera vez Total Eclipse, tócate las narices.
    Y coincido con Harris en que hubiera sido una mejor elección que Gangland y tal vez que Invaders.
    Tampoco es un tema “redondo”, me parece que le falla un poco la parte letrística y ciertas rimas, pero me resulta mucho más contundente. Es un tema bastante básico para lo que suele ser Maiden, pero tiene un riff muy logrado y un ritmo muy de concierto. Me recuerda ligeramente a The Trooper.
    Tal vez si, como en aquella, hubieran eliminado el estribillo a Total Eclipse, aún sería mejor canción.

    En fin…qué más decir. En estos casos sí que se puede usar sin miedo el tan manido “mítico”.

    • Hola MIKEL.
      Tienes razón pero no me expliqué bien. La letra está vista desde la perspectiva de indio y blanco, pero en ambos casos se pone en negativo la actitud de los colonizadores. No quiero entrar si con razón o sin ella, simplemente es una observación. Dicho esto, pues debo darte la razón…. ¿que se puede decir sobre semejante disco?… ¿Habrá alguien que no lo haya escuchado entre los amantes del rock duro? en fin, muchas veces trato de huir de este tipo de discos por no decir obviedades, pero mira, haciendo la reseña descubrí algunas cosas que ignoraba, especialmente lo de la portada: n sabía que en principio iba a ser la de “Purgatory” ni que estaba basada en un comic del Dr. Extraño. A la cama no te irás….
      Muy buena tu observación:
      “Se suele decir que Led Zeppelín y Deep Purple crearon el Hard Rock, Black Sabbath el Heavy Metal propiamente dicho; yo suelo creer que Judas Priest lo dotaron de muchos de sus signos definitorios y que Iron Maiden creó la “religión” y universalizó definitivamente esta música”.
      IRON MAIDEN sirvió a través de su imagen especialmente para que el heavy metal fuese, de alguna forma, aceptado en sociedad y, ríete, en gran parte gracias a las camisetas de los chavales ( me incluyo con una de “Aces High” sin mangas, Dios mio). Eso no lo hubiesen conseguido ni 50.000 Deeppurples, hay que admitirlo.
      En lo que ya no estoy de acuerdo es en lo de las canciones, pero bueno es natural. A mi “The Prisioner” es uno de los temas que más me gustan no ya del disco, si no del grupo. Esa entrada d batería me parece matadora. Un riff contundente, un ritmo intensísimo… siempre me gustó. “Gangland” es un muy buen tema hombre, muy rápido e intenso pero, eso sí en una posición comprometida: a ver qué canción resiste entre “Runto the Hills” y “Hallowed be thy name”!!! y por el resto, pues qué decir… supongo que para nosotros es algo con lo que crecimos y que está ligado a nuestras vidas por siempre jamás. ¿Crees que cuando cumplas setenta años vas a haber olvidado “Run to the Hills”? ya sé que parece un poco patético pero a no ser que estemos muertos o jodidos de la cabeza seguro que nos acordaremos, como nuestros padres o abuelos se acuerdan (o, por desgracia acordaban) de sus pasodobles, muñeiras o lo que fuese que bailaban en su pueblo o escuchaban en la radio… Eso es lo que le da tanto valor a este disco en mi opinión….

  3. Este artículo me hizo recordar que hace casi una década que había hecho una web sobre la historia de Iron Maiden, la cual tuve que ir moviendo de servidor en servidor ya que buscaba que fueran gratuitos. Aún se puede leer hoy en día en http://www.terra.es/personal9/edcharrua/
    Par mi gusto el primer disco, este y el Live After Death son lo mejor del grupo. Gran artículo. Saludos.

    • Hola EdCharrúa. Gracias por tu aportación. ¿Sabes? Deberías rescatar ese material y guardarlo antes de que te fulminen la web definitivamente para usarlo en otra, sería una pena que desapareciese con el trabajo que cuesta.
      Sobre tus favoritos, son sin duda dos mágníficos álbumes aunque en mi humilde opinión tienen ciertos “peros”. El primer disco tiene un sonido horroroso, que mata todo lo bueno que es. “Live after Death” es una obra maestra, el repertorio intachable etc etc pero ¡que mala noche tenía Dickinson! Tengo algunos piratas (seguramente tú también) en los que canta infinitamente mejor. Al menos le honra el no haberlo trucado todo, como la mayor parte de los grupos hacen….

  4. Que decir de mis amados Maiden…. Lo primero que tuve en mis manos fué el vinilo del “Live After Feath” allá por el 87 con 9 años. Con esa portada que me tenia (y tiene) embobado me atraparon de por vida. The Number Of The Beast fue mi segundo CD aunke ya lo habia destrozado en el loro con las TDK poco despues y es de lo mejorcito de la musica en general que se ha grabado en la vida. Invaders es de mis preferidas,no se porque pero me encanta,el bajo es espectacular. Children es misteriosa y calida con esas guitarras y la voz maravillosa del gran Bruce. The prisioner me tuvo intrigado desde esa intro HASTA EL PUNTO DE VER LA SERIE ( GENIAL,POR CIERTO). 22 Acacia , genial donde las haya. The Number la verdad, ya un poco cansina. Run al galope por las colinas XD. Gangland tampoco es tan mala pero Total Eclipse la gana por goleada. Y Hallowed… Una obra maestra del siglo XX. Genial el articulo y perdon si he sido un poco escueto pero son las 4:00 de la madrugada y no me queria ir a la cama sin comentar un poco esta obra maestra. UP THE IRONS!!!!

    • Hola LOZZY. Ufff ver la portada de “Life after death” con nueve años … ¡como para no engancharte!. Está claro que Harris y compañía hacían planes a largo plazo. Dices que “Invaders” es de tus preferidas, lo cierto es que es un tema espectacular, la única pega que yo le pongo es el colocarla en primer lugar e el disco. Nunca lo entendí y nunca lo entenderé. De hecho, como digo en la reseña, creí que había algún tipo de error en la portada o algo. Lo de ver la serie “The Prisioner” por la canción… eso ya me parece pasión pura y dura eh? Al menos si te gustó la serie, eso que ganaste. Yo lomás parecido que hice fue ir a ver “Maximum Overdirve”, la película de Stephen King que tenía banda sonora de AC/DC ( “Who made who” etc) y encima pagué la entrada en el cine y fue el mayor trozo de mi#rd@ que jamás vieron mis ojos. Para enterrarlos vivos a todos ellos. En el resto de tu comentario estoy totalmente de acuerdo, excepto en lo de que “The number of the beast” es cansina, a mi me sigue emocionando y eso que la he escuchado quien sabe los cientos de veces.
      Bueno, intenta no estar frente al ordenador a las cuatro de la mañana. Es un consejo si me lo aceptas, acabarás echo polvo, y ni IRON MAIDEN se merece eso. En todo caso, muchas gracias por el esfuerzo.

  5. Ya estoy mas lucido ( eso espero) y vamos a entrar en harina:
    The Number Of The Beast,uff que decir de tal obra maestra que no se haya dicho o escrito en estos 30 años. Sin duda se juntaron todos los factores del universo para que todo encajase como un guante porque como bien dices,era un cara o cruz,pocos grupos siguen adelante despues de cambiar de cantantes ya que son la parte visible de todos los grupos,por muy Steve Harris que seas (Blaze,sin ir mas lejos),dicho con todos los respetos,claro.
    La entrada de Bruce Dickinson para mi es fundamental para el grupo, no solo tiene una voz prodigiosa,sino que se echó al grupo a cuestas con su carisma y los elevó varios peldaños mas,porque para mi es la definición de Frontman, corre,salta, anima y entretiene,que es de lo que se trata. Cuando voy a un concierto,quiero que el “tio del micro” me haga mover,cantar sino me quedo en casa y me pongo el vinilo.
    Me acuerdo del “pique” que hubo con los Judas Priest,que si Dave Murray era un calco de K.K. Dowwing y tal,tonterias vamos. A cualquier seguidor de Heavy Metal es de obligatoria escucha si quiere sabe minimamente lo que significan esas dos palabras,luego que te guste mas o menos .
    Me ha echo gracia el comentario sobre Gangland,YO TAMBIEN AMO “DAME LA OPORTUNIDAD” me gusta mas que “Hermano del rock and roll” por ejemplo jeje,cuestion de gusto,digo.
    El dossier de This Is Rock es simplemente brutal,10 pag con comentarios que jamas habia escuchado,y de maiden creo que lo he oido y leido todo,igual que las fotos,buenisimas e ineditas en su mayoria,te la recomiendo encarecidamente.
    La portada es de las mejores que se han echo en la historia de la musica y como curiosidad, el fondo en teoria iba a ser grisaceo,pero a la hora de imprimirla le pusieron ese fondo azul que ha quedado para los restos. Recuerdo hace años me tocó trabajar como barrendero municipal para mi ayuntamiendo y en plantilla eramos uns 20 de los cuales 17 eran gitanos. Entablemos amistad y me llamaban “payico” con cariño y me hablaban de Jesus,Dios y todos su mundo religioso, Un dia me vengué y cuando empezaban a darme su “sermón” me desabrochaba la camisa y lucia todo orgulloso mi camiseta de EL NUMERO DE LA BESTIA, SE CAYERON DE CULO COMO FICHAS DE DOMINÓ,que risas,pero sobre todo imperó el buen rollo y nos reimos todos.
    En fin,no puedo decir que sea mi disco de Maiden favorito,porque hasta el Fear Of The Dark los quiero a todos como a mis hijos (cada uno tiene su historia y solo por eso,ya son basicos en mi vida). Luego para mi son otro capitulo de su (y mi) historia que dura hasta ahora,pero no es lo mismo,que no malo.
    Gracias porque he tenido una tarde muy “Bestia” re-escuchando el disco, re-visionando el vinilo y viendo el “Beast Over Hammersmith” y para completarlo me gustaria visionar el dossier que adjuntas que se antoja espectacular,para variar. Sin mas solo queda decir UP THE METAL80!!!!!

    • Hola de nuevo LOZZY. Totalmente de acuerdo con lo que dices. Elc cambio de cantante es algo tan traumático que son contados los casos en los que un grupo ha salido adelante, y cuando lo ha hecho ha sido porque en realidad, el canctante era un vehículo más para el lucimiento de otro miembro que era en realidad el que partía el bacalao. Me estoy refiriendo obviamente a RAINBOW, que sobrevivió a Ronnie Dio, porque ahí el que mandaba era Ritchie. Misma mente, DEEPPURPLE, con Gillan fuera, no fue mucho más allá, JUDAS PRIEST se sostuvo una temporada cogido por los pelos, IRON MAIDEN con Blazey o MOTLEY CRUE lo mismo, incluso VAN HALEN, que grabaron buenos discos sin Dave Lee roth, bajaron en picado. Sin embargo, no fue así para IRON MAIDEN con Bruce Dickinson al frente… por razones evidentes. Lo mismo ocurrió cuando BLACK SABATH y el matao ( con cariño y respeto) de Ozzy partieron peras y en su lugar entro Ronie Dio… vamos a ser serios: no existe comparación posible. Lo de Paul Dianno, aparte de ser un yonki potencial en aquel entonces fue porque no tenía miras de ninguna clase, algo que seguramente Steve Harris no estaba dispuesto a admitir. En el libro oficial “Run to the Hills” viene en una entrevista que el bueno de Paul daba igual que estuviesen en Londres, en Chicago, en Alemania o en Japón, trataba al público, la prensa y los medios como si fuesen sus vecinos. Dirás que esto no tiene nada de malo, pero parece ser que al tío era imposible entenderlo, porque hablaba en la jerga de su barrio, de hecho llegaron a impedirle hacer entrevistas por ese motivo. Por cierto y ya que sacas el tema JUDAS PRIEST, a puntito estuvieron de ser IRON MAIDEN expulsados de un micro-tour americano que hicieron en el 81 abriendo para JUDAS por culpa de la actitud del cantante que se pasaba el día desafiando y faltando al respeto a los miembros de JP como si tuviese once años.
      Tuviste un gran valor al llevar la camiseta como estandarte delante de 17 gitanos (supongo que) evangelistas. Lo digo porque con esos rollos son más pesados que los Testigos de Jehová. Desde luego tenía razón MIKEL al comentar que de alguna manera, MAIDEN institucionalizaron el heavy metal con el rollo de las camisetas.mascota-merchandising. Fue una revolución a la altura de KISS. En fin, me alegro mucho de que el artículo haya servido para que hayas pasado un buen día recordando un gran disco. A veces es bueno evadirse y descansar un poco. Cuídate.

  6. Hola Miguel,
    enhorabuena por el artículo. Cómo pasa el tiempo, 30 años desde la edición de The Number of The Beast…. Nos hacemos mayores! En fin, aunque mi disco favorito -seguramente por motivos sentimentales- de la banda es Piece Of Mind, tendría que rendirme ante los que opinan que TNOTB es mejor en su conjunto. Sí, tiene ese par de canciones más flojas que las demás, pero esto es algo que se ha repetido de forma sistemática en la discografía del grupo. Gangland, Invaders, Sun And Steel, Quest or Fire, Back in the Village, The Duelists…. Hablando de Gangland, no sé donde leí que en este tema, hubo un error a la hora de mezclar el álbum, y una parte de los solos de guitarra desapareció como por arte de magia. He estado repasando, y la cosa sería entre el minuto 2’53 y el 3’00… Tengo que recuperar el texto para corroborarlo… Tan sólo una pequeña anécdota más de un disco al que muy pocos peros se le pueden poner: todo cuadra a la perfección, la portada histórica, esa foto de contraportada con la banda integrada en la ilustración de Riggs, la funda interior con las fotos individuales del grupo, la galleta del vinilo con la cara de Eddie… No había nadie que diera más que Maiden en los 80. Por desgracia no pude vivir esa gira en Barcelona (no vi a la banda hasta la gira de Somewhere in Time), pero la filmación oficial del Hammersmith hace que te quedes sin aliento, en especial gracias a un Bruce en estado sublime (no había nota que se le resistiera en esa época), un Clive Burr contundente como pocos, -escuela Cozy Powell, oiga-, y un Harris que ya se veía en la primera división. Todo el trabajo en clubs y teloneando a grupos por el planeta había dado su fruto. No me enrrollo más, me voy a ver una vez más ese The Early Days, y a preparar el cd de Reading 82 para bajar mañana al coche…
    Un saludo a todos.

    • Hola XAVI. Pues sí, es verdaderamente increíble. Cuando oías algo al respecto de eso por aquel entonces de boca de tus mayores pensabas: ‘ ya estamos con el rollo de siempre…’ ¡pues era la pura verdad!. Ahora bien, si extrapolas estos treinta años a aquella época, entonces sí que acojona de verdad. Piensa que cuando se publicó “The number of the beast” se celebraba el treinta aniversario de discos que ni siquiera eran rock and roll, es decir, Elvis Presley aun tardaría cuatro años en aparecer!! Es mejor ni pensarlo.
      No estoy muy de acuerdo contigo cuando dices que este álbum es mejor que “Piece of mind”, la verdad. Yo también prefiero “POM” y creo que es bastante mejor que este, aunque me cueste encajar a palabra “bastante”. También hay mucho de sentimentalismo en lo que digo, pero es que en “POM” todo está tan cuidado que hasta los colores de la portada parecen estar diseñados para mla música. Desconocía el detalle de “Gangaland” u gran apunte, auqne me extrañaría muy mucho que hubiesen dejado un fleco como ese colgando, según era esta gente.
      Sobre la carpeta y lo que aportaba IRON MAIDEN totalmente de acuerdo contigo. Sus entregas eran una verdadera exquisitez, aunque de nuevo me he encontrado con la cutrez y la falta de respeto de las compañías hacia el público español. Su pongo que será culpa de EMI España o la distribuidora o yo que se… el caso es que tengo dos copias en vinilo de este disco, una alemana y la otra española. La española tiene su gracia porque trae los títulos en español y el de la portada añadido con la misma fuente tipográfica y tal. Ahora bien, la cotraportada desenfocada, y el encarte con las letras de un papel de estraza chunguísimo, con la impresión a media tinta que impide apenas distinguier quien es quien en cada foto… una p#t@ mierda, vaya. Cojes la edición alemana… la portada perfectamente impresa, el encarte en papel casi tan duro como el de la portada, bordes redondeados, impreso a blanco y negro como Dios manda (no a blanco y gris…) joder, podemos decir lo que queramos de Alemania últimamente, pero a veces uno no puede dejar de preguntarse si no tendrán su buena parte de razón… en fin, olvidemos eso y como tú haces, cojamos un pirata de la época (los hay magníficos) y disfrutemos un día mas de aquellas canciones monumentales.

  7. Casi todo esta dicho, el punto es: porque hacer a un lado con el paso del tiempo a Martín Birch? Nada volvió a ser igual…..

    • Hola LIVINGWRECK. No tego ni idea que pasaría con Martin, supongo que le llegó el momento de descansar y se retiró justo cuando sabía que iba a dejar un buen recuerdo. Verdaeramente, no trabajó con muchos grupos, pero con los que lo hizo, cambió radicalmente el curso de su historia. El mejor ejemplo de su trabajo es el que hizo con M.S.G. Te escuchas cualquiera de sus primeros discos y dan verdadera pena oirlos. A continuación pinchas el qeu él produjo (“Assault Attack”) y al minuto dos, te has caido de rodillas. No se lo que cobraría por su rtabajo, pero lo merecía.

  8. Otra cosa….. Tanto esperamos a TIR y ya no ha salido a la venta, pregunta: esta publicación esta dentro de las revistas que ya no van a publicarse? Saludos

    • Hola LIVINGWRECK. Pues no tengo ni idea, yo creo qeu debe seguir saliendo y de verdad así lo deseo, pero no me extrañaría que desapareciese. Cinco euros por lo que ofrece es demasiado dinero.

  9. El dossier de Miguel es glorioso…Las fotos de Bruce en la fiesta del Polpular1 no tienen precio.

    ¡¡Qué pinta de buena gente han tenido siempre todos y cada uno de los Maiden!.

    Es algo que creo que ha sido clave en su trayectoria…su imagen y su actitud…Sin ser unos “pousers angelinos”, tampoco caían en el lado de los jevis panzones, cerveceros y espídicos de barrio…No. Eran unos tíos que tenían una pinta cojonuda, con las mejores greñas del mundo, las mallas más molonas, la batería más flipante (y de un solo bombo), y casi siempre una sonrisa en la cara…¿Hay alguien más feliz que Dave Murray en este mundo?.

    Bueno, que me emociono…¡¡¡Up the Irons and the Meidens!!!!!!!!!….

    • Hola MIKEL. Vaya, me alegro mucho de que te haya gustado. Es muy agradable leer tus comentarios, como diríamos en mis tiempos mozos, son muy auténticos. La verdad es que es mucho material para el año en que fue publicado, que ni había CRASH, ni METAL HAMMER, ni METAL FORCES ni nada de nada, sin embargo ellos andaban por todas partes. Y que razón llevas con als pintas. Ni chungos ni creidos, son como currantes del metal ( y no me refiero a Aceralia), ya me entiendes. Gente sencilla y asequible. Prueba de ello es la colaboración de Bruce con BARON ROJO. Estamos de acuerdo en que cuando eso ocurrió acababa de aterrizar en IRON MAIDEN peor ya tenía su par de discos con SAMSON y era un tipo conocido peromira, allá que s fue a conocer a aquellos españoles y a echarles una mano.

  10. Dos apuntes más.

    Estoy ansioso por leer lo de V.Praps.

    Y por otro lao…¿no os resultan fisicamente muy parecidos Adrian Smith y Phil Collen?…

    • Hola MIKEL. Creo que nuestro gallego de cabecera anda por el Sur, secando seguramente, aunque en su orense natal tampoco es qeu haga frío precisamente!.
      Adrian Smith y Phil Collen se dan un aire cuando Collen llevaba grela, tienes razón.

  11. Enhorabuena por la crónica Miguel!!!
    Me parece necesario este reconocimiento a un disco como éste al igual que ya hicieras en su día con “Piece of mind”. Como ya se ha hablado muchas veces cada uno tenemos nuestro disco por excelencia. Para mí es “7th son” pero entiendo que depende de cada uno y lo que conlleva cada album a nivel personal. Conocí a la banda con ese album y posteriormenre me fuí haciendo con cada uno del resto de discos. Recuerdo que cada nuevo album que escuchaba me hacía la misma pregunta, ¿este grupo no tiene el típico disco malo? ¡¡¡me gustaban todos!!!
    No me enrollo. Estoy de acuerdo y como fan de la banda que haciendo una visión general a la historia del grupo sin duda es el albúm por excelencia, no tan sólo de portada para dentro con su música y sus letras sino la repercusión que tuvo en aquellos momentos. Recordemos que Rod firmó con EMI con el compromiso de grabar al menos 3 discos, por lo tanto era el momento de poner todas las cartas sobre la mesa. De este album en parte pienso que dependía la continuidad del grupo con el handicap añadido de un nuevo cantante a la formación para más inri. Menos mal que la jugada salió perfecta.
    Muy interesante sobre todo un par de curiosidades que desconocía como la tesitura entre Adrian Smith y Phil Collen de Def Leppard por sustituir a a Dennis Stratton o que la portada estaba diseñada para el single “Purgatory”.
    Lo del sólo perdido de Gangland si lo había escuchado por ahí. Durante la grabación y debido a las prisas o no se qué después del sólo de Dave debería haber entrado Adrian pero no lo hizo. Tras escuchar la grabación vieron que no quedó mal y decidieron dejarla tal cual. La pregunta es ¿cómo sería ese sólo de Adrian? Sólo ellos lo saben…
    Gracias por hacerme recordar en esta mañana de domingo cada entresijo de este gran albúm, ya no sólo de Iron Maiden sino del metal en general.
    UP THE IRONS!

    • Hola Carlos. Muchas gracias hombre, desde luego, tanto este como “Piece of Mind” son piedras angulares para cualquier metalhead que se precie. Sobre “7th Son” te diré que yoles había perdido la gracia cuando salió el disco pero debí ser el único, porque recuerdo que en Discoplay regalaban una camiseta con la compra del disco y medio Gijón andaba por ahí con la cami más orgullosos que el bomba. Es natural que si empezaste con ese disco te haya quedado como favorito, es exactamente lo mismo que me ocurre a mi con “P.O.M.” y es que en los ochenta estuvieron al menos siete años que cada disco que sacaban era lago brutal, y a disco por año, nada de tonterías, y sin para de girar alrededor del planeta. Hoy día siete años es o bien la carrera entera de un grupo o lo que otros tardan entre disco y disco.
      Me alegro también de que el post te haya descubierto cosas nuevas, para mi también a servido con cosas como el solo fantasma, de la que no tenía ni pajolera idea. En fin, lo dicho, gracias por escribir y hasta otra.

  12. …más sobre el solo ‘desaparecido’ en Gangland. Me ha costado encontrar la revista, pero al final lo he conseguido (demasiado tiempo libre…). Entrevista de Götz Kühnemund a Adrian Smith para Rock Hard en 2007:
    Total Eclipse fue sacrificada por Gangland, que por cierto es un tema tuyo…
    ‘Muchas veces, mientras esperábamos al resto del grupo o cuando ya se habían ido, Clive Burr y yo improvisábamos canciones en el estudio. Un día me mostró una parte de batería y yo le acompañé con un riff. De ahí salió Gangland. En la mitad de la canción, justo después del puente, se aprecia un solo de guitarra. Después de ese solo debía entrar Dave con otro. Al finalizar la grabación nos dimos cuenta de que Dave se había olvidado de su parte, y por eso sólo se escucha la guitarra rítmica en esa parte. No lo pudimos cambiar posteriormente’.
    No sé, supongo que esto aclara un poco el tema. Simplemente una anéctoda más para añadir a la historia de TNOTB. De cualquier manera, con o sin solo, con el paso del tiempo uno le ha ido cogiendo cariño a esta canción. Será la peor del disco, pero le pega un buen repaso a cualquiera de, por ejemplo, The Final Frontier, con diferencia el peor trabajo de la banda con Dickinson al frente. Saludos!

    • Hola de nuevo XAVI. Que puedo decir… muchas gracias por las molestias. Parece qeu todo se debió a un descuido… que raro que Martin Birch o ellos mismos se permitiesen eso. Está más claro ahora que esa cacnión iba a ser pasto de cara B!. No he oido “The final frontier” ¿tan chungo es?

  13. Enhorabuena Miguel, de las mejores críticas que he leído de tan impresionante disco. Personalmente no es el que más me gusta de Maiden (ese puesto lo ocupa el tremendo 7th Son…), has hecho que me lo ponga por millonesima vez, nunca me canso de escucharlo. Que haríamos sin nuestros Maiden??????

    UP THE IRONS!!!

    • Hola Tomeu. Gracias por tu tiempo y tus palabras. Verdaderamente no es difícil hacer una reseña de un disco así, tan cargado de leyenda como este. Todo lo que le rodea tiene un halo especial y solo se trata de intentar plasmarlo en la pantalla del ordenador con letras. Es más difícil escribir sobre los cientos de discos anodinos que se han publicado a lo largo de la historia y que han pasado sin pena ni gloria, empezando porque no estás verdaderamente motivado para decir nada sobre ellos. Tendré que añadirte a la “lista 7th Son”. ¿Sabes? En muchos de los discos importantes reseñados en este blog suele aparecer un montón de gente que coincide en que hay otro disco del mismo artista que le gusta más. Lo digo como curiosidad, no sé porqué pero así ocurre, y en este caso parece que “7th Son” se lleva la palma.
      Preguntas ¿Qué haríamos son nuestros Maiden? Pues supongo que es algo a lo que habrá que ir acostumbrándose porque la situación indica que no tardaremos en quedarnos sin ellos y sin todos los demás. No quiero parecer pesimista pero ¿Cuánto va aguantar esto antes de que todo el sistema de ocio ye entretenimiento se derrumbe del todo?

  14. Buen día Miguel,

    Si bien mi disco favorito de Maiden es el Seventh Son … Debo admitir que este es el disco más influyente de los británicos. Con el que cambiaron el rumbo del Heavy Metal, atrás queda el Rock más clásico de la n.w.o.b.h.m. e influencian a todas las bandas del planeta. Respecto los temas, considero todos unos temazos (quizás el más debil es Gangland, pero aún así es muy bueno) y el orden lo encuentro perfecto, me encanta la partida con Invaders a toda velocidad y con el canto de Dickinson a tope, y el final con Hallowed By Thy Name es la guinda de la torta.

    Excelente artículo y muy buenas anécdotas.

    Saludos de Chile

    • Hola RENE ¿cómo va eso? . Vaya, parece que hay una verdadera pasión por “7yh Son”. Será cosa de recuperarlo algún día y pegarle un repaso. Lo cierto es que la comparación no es posible ya que con aquel hablamos del séptimo disco y con este, “The number of the beast” tan solo del tercero, y con unos cambios que casi podría decirse que partían de cero mientras que con “7th Son” eran multimillonarios (en ventas, quiero decir). En cualquier caso, y como decía en algún otro post, hay pocos grupos que entreguen siete discos seguidos prácticamente impecables. Creo que ni DEE PURPLE consiguieron tanto. En fin, gracias por tu tiempo. Cuídate.

  15. No voy a perder el tiempo alabando a este disco, porque el ya escribir acá da por sentado que álbumes como éste fueron parte de tu adolescencia, que te dieron muy buenos momentos, y que seguirán acompañandote en buenos momentos y ayudándote a superar sinsabores.
    Si recuerdo que Harris siempre comentaba ls problemas de Clive Burr en vivo, que era muy irregular, y que la buena vida lo estaba llevando al terreno de Paul Di Anno. En sus palabras “si teníamos problemas con un set de 45 minutos, pensaba que pasará cuando seamos cabezas de cartes y toquemos por 2 horas?”
    En su momento leía declaraciones como ésas y me parecían un tanto exageradas, pero hace pocos días escuchaba – movilizado por este post – el Reading ´82 y el Beast Over Hammersmith, y la verdad es que extrañaba enormemente el gusto y la precisión de Nicko. Siendo un chaval me atraía más Burr, lo encontraba más estruendoso y excitante, pero la verdad es que ahora lo sentía un tanto..caótico, perdiendo mucho en la comparación, algo así como escuchar a Bobby Rondinelli después de Cozy Powell en Rainbow
    Hablando de eso, leí en varias fuentes que Blackmore le había echado el ojo a Bruce Dickinson como sustituto de Bonnet en Rainbow
    Y finalmente, coincido con Miguel en que Live After Death muestra a un Dickinson tremendamente esforzado en la voz. Quizás, más que una mala noche, fue la mala decisión de grabar a Maiden envivo cuando ya llevaban demasiados meses de gira y el desgaste era evidente. Cuando escuchas “Behind The Iron Courtain”, grabado a comienzos de la gira, puedes ver a un Dickinson mucho más relajado y potente.
    Que bueno hablar objetivamente de estas bandas, porque muchos fans de Maiden, más que fans, suelen ser “Fanboys”, y no te reconocen la más mínima crítica al grupo que tienen en un altar!
    P.D: En esta gira sé que tocaron en algun momento “Tush” de ZZTOP junto a BLACKFOOT, alguien sabe donde me puedo descargar ese bootleg?

    • Hola ARIEL. Bueno, no deja de ser cierto que si te tomas la molestia de dejar aqui un mensaje e s porque crees que el disco lomerece… aunque también podrías ser que te produjese justo el sentimiento opuesto y por eso escribieses para ponerlo a parir, como decimos aquí. En cualquier caso, no parece este elmotivo qeu te lleva a honrarnos con tus palabras.
      Efectivamente, Clive cayó un poco en el ‘pecado’ de Paul Dianno y se dejó llevar por la vida loca. Imaginate con veintipocos años, fama dinero y en la época pre-Sida… una Babilonia debió ser aquello!. Pero Steve HArris estaba detrás vigilando qeu nadie se desmadrase y Clive terminó fuera. Lo más extraño fue su sustitución por NickoMcBrian, quien al parecer es todavía más dado alos excesos de lo que era Clive. Seguramente eso es algo a lo que no le dan importancia mientras siga cumpliendo con su trabajo. Lo que comentas al respecto de MAIDEN, Burr y McBrian es exactamnete lo msimo que me ocurre ami con MOTORHEAD, Animal TAylor y Mickey Dee. Una vez escuchas a Mickey “La Máquina” Dee tocando, lo de Philty parece un chiste.
      Una curiosidad. MAIDEN aparecieorn en la TV belga en Febrero de 1982, haciendo una escapada del estudio donde grababan “TNOTB”. Fíjate (fijaros) en el batería que sustituía (por indisosición) a Clive Burr. ¿Adivinas qeuien se esconde tras la mascara? pues sí, es Nicko!

      Sobre “Live after death”, decir que si bien deja mucho que desear, al menos le shonra el no haber hehco un directo en el estudio. Fue una mala noche despues de tantos y tantos shows… pero para la historia quedan esos “Scream for me Long Beach!!!!!!!
      No sabía lo de Blackmore y Dickinson y sin duda hubiese sido una gran oportunidad de retomar el camino del sonido RAINBOW con Dio, pero no imagino “Street of Dreams” o “I surrender” cantadas por él, la verdad.
      “Tush” aparece en doe Reading, el “Prisioners live at Reading fetsival” y “Reading Festival 82”. La verdad es que no s edonde pueden conseguirse…. has probado en Dimeadozen? yo tengo el primero, me lo envió un amigo de Madrid especialista ene sas cosas de grabar, si encuentro algun sitio para conseguirlo te digo.

  16. Casualmente he léido hoy que en una reciente encuesta promovida por HMV (His master´s voice), con motivo del año de jubileo, (que no jubilación), de la Reina Elisabez, de Cuin of Inglan,
    el The Number ha sido elegido ¡¡Mejor disco británico de los últimos 60 años!!!…Lo que viene a ser como el mejor disco británico de la historia, más o menos.

    Por delante de Beatles, Stones, Pink Floyd, The Who, Cream, Led Zeppelin, Deep Purple, Bowie, etc, etc, etc.

    Debía ser una encuesta realizada a través de internet, sobre todo vía facebook, y los maidenmaniacs han debido de petarlo, pues la lista es de 50 discos y los Maiden ganaron con un porcentaje del 9 y pico%: 2700 votos de unos 30.000 emitidos.

    Ahí va un enlace:
    http://www.nme.com/news/iron-maiden/64013

    Me he alegrao, qué coño!!!.

    • Hola MIKEL. Había leido alg al respecto de la encuesta esa y la verdad me parece un poco exagerado decir que “TNOTB” es mejor que “Sgt. Pepers lonely Heart’s club band”, “Flowers” o tantos y tantos discos que han salido de las Islas. Otra cosa es que a nivel perosnal nos guste más o menos, pero ni siquiera es posible comparar algo que esta separado por tantos años. Que Steve HArris toca mejor que Sir Paul McCartney nadie lo duda, pero ¿donde estaba Harris cuando McCartney ya ni era parte de los Beatles? supongo que entiendes lo que quiero decir… en cualquier caso, como tú bien dices, el qeu IRON MAIDEN estén presentes en la memoria de los fans, es motivo para alegrarse. Más inaceptable me parece qeu una cosa tan inconsistente como DEPECHE MODE figure en segundo lugar segun el enlace que envías. Eso viene a ser como poner a BARON ROJO ne primer lugar y a OBK en segundo.

  17. Siguiendo con los baterías…

    Yo siempre he preferido a Nicko; su trabajo en Powerslave, Piece of, Live after, Somewhere, etc. es de flipar. La capacidad que tiene para meter 20 golpes en 5 segundos es acojonante…¿A veces resulta cargante que para marcar una estrofa dé dos o tres platillazos en vez de sólo uno?….Puede ser, pero crecí con ello, y ahora yo hago lo mismo.

    Ahora bien, Clive no le anda muy a la zaga, desde luego. De hecho sus estilos no son muy diferentes: algo más contundente Burr, por un poco más “barroco” Nicko.
    Otra de las similitudes que tienen es su uso del bombo…Ninguno sigue el clásico tempo de hi-hat-bombo-y caja, sino que el bombo lo tienden a meter en “huecos impares”, podríamos decir…
    Si alguien me entiende, mis sinceras felicitaciones, jejejejeje…

    Por otro lado, esto del bombo es una de las pocas pegas que le puedo poner al sonido de The Number…Por lo menos en mi copia de vinilo (luego pondré el cd para corroborar), el bombo queda muy a menudo absolutamente camuflado por el bajo y la rítmica de turno…No se distingue nitidamente salvo en muy concretos momentos como las intro de The Prisoner, y Run to…
    Y es algo bastante habitual en las producciones de Birch.

    • Hola MIKEL. Bueno, tus conocimientos del campo saltan a la vista, y siento no poder estar a la altura. En fin, por lomenos de esa manera no te voy a llevar la contraria je,je. Verás, yo de batería no entiendo nada ( bueno, lomismo que d etodo lo demás) pero creo que tengo la suficiente capacidad para distinguir uno bueno de uno malo, aunque solo sea de levar tantos años oyéndolos. Supongo que el bune batería es el que un grupo y un determinado sonido necesita en cada momento, es decir, Ian Paice NO es el batería qeu AC/DC necesita, de la misma manera que Matt Sorum posiblemente hubiese hehco el mayor de los ridículos acompañado a RUSH. Llevando esto al terreno MAIDEN, creo que Clive Burr es perfecto en “The number of the beast” y lo que le cuelga, pero no se si en “Piece of mind” o “Powerslave” y de ahí en adelante, hubiese hehco un papel. Tengo mis dudas porque me parece que no tenía tanto gusto como pegada. Insisto, yo de esto no entiendo y me limito a transcribir la impresion que me da.
      Sobre sonidos de bombo, es dificil dar con uno que satisfaga a un batería como es tu caso. Pocos grupos hay en los que destaque esa parte del sonido de un grupo. En los 90, a mucho de los productores les dio por darle al bombo sonido de “tabla” es decir, golpes cortos y muy secos . Creo que PANTERA fueron los primeros en usar ese sonido y bueno, no era lo mejor del mundo pero podías sentir cada golpe. No me había fijado si era algo común a las producciones de martin Birch pero supongo que es posible porque , insisto, el bombo es algo que escucho de forma global, sin buscar el detalle…

  18. Recién recordaba…allá por el año 98, un grupo argentino salto del underground a la ultramasividad con un tema descaradamente robado a “Children Of The Damned” http://www.youtube.com/watch?v=PWG9CJllLXc
    Se hicieron archifamosos, y al día de hoy tocan en estadios para 50-80 mil personas
    Me río mucho al recordar la “furia talibana” de la peña heavy en aquel momento, cuando este tema estaba en TODAS las radios y programas de tv….
    El robo paso desapercibido porque el promedio del oyente de rock argentino no escucha grupos “guiris”, salvo escasísimas excepciones como Ac/Dc o los Rolling Stones. Aun bandas como Deep Purple se escuchan en la clandestinidad del culto minoritario, algo que recuerdo que te había sorprendido mucho Miguel….

    • Hola ARIEL. No conocía a esa banda y lamento haberlo hecho en estas condiciones… Reconozco que en esto de la música, caer en el plagio-copia-imitación debe ser inevitable a veces. Hay que tener en cuenta que todo se limita a siete notas, con las que se construye todo pero por otro lado. si Tony Iommi fue capaz de grabar discos durante cuarenta años apoyándose en los riffs más simples que puedas imaginar, no sé porque un grupo debe hacer algo como estos… Tampoco vale la disculpa d eque no conocían la canción porque seguro que no era así…
      Sigo extrañado por lo que cuentas de que en tu país los grupos etranjeros acetados son una minoria minoritaria… eso sí, los que tienen base de fans deben ser veradaderos fanáticos. Creo que RAMONES eran absolutamente grades ahí, así como KISS y MOTORHEAD ¿Me equivoco?

  19. Hola,
    (sonando de fondo “Invaders”). Aquí va el link de la parte 1 de 5 del documental de la BBC subtitulado:

    Al finalizar (unos diez minutos) aparece un mosaico de propuestas de videos, entre ellas está el enlace con la segunda parte. Destaco los siguientes momentos:
    – Martin Birch quería producir a Iron Maiden pero no era él quien debía dar el primer paso. Por su parte el grupo admiraba al hombre que había trabajado con Rainbow, Whitesnake o Deep Purple y no creían posible que aceptara la oferta de una banda de recién llegados por lo que nadie habló con él.
    – Hilarante la conversación telefónica de Rod Smallwood con el actor protagonista de la serie TV. “¿Por qué te has puesto tan nervioso?”, le pregunta Dickinson. “¡Porque él es una VERDADERA ESTRELLA y vosotros unos advenedizos!”, responde.
    – El supuesto “discreto fichaje” de Dickinson se produce debajo de unos focos rodeados de cientos de fans
    El disco tiene un doble valor: por lo que es y por lo que representa. Las bandas de la NWOBHM estaban formados por fans frente a los grandes nombres de la “nobleza”: Black Sabbath, Deep Purple, ya no digamos Led Zeppelin e incluso Judas Priest, músicos que comenzaron editando discos a finales de los 60, entrados los 70. “The number of the beast” es el primer gran disco hecho por chavales que hasta entonces estaban en el foso compartiendo sudor y gritos con los que ahora pagaban por verlos encima del escenario. Supone el primer relevo generacional en el mundo del heavy metal, después llegaría el thrash metal. Y consigue ese efecto porque además es un gran disco formado por grandes canciones. Hay un aspecto no comentado que me gustaría destacar: tiene una sonoridad muy suave para ser heavy metal. Martin Birch supo adivinar el potencial melódico de la voz y de las guitarras, incluso la parte lírica del bajo de Steve Harris, con unas líneas muy complejas y le quitó agresividad sonora a la batería. Hay muchos medios y pocos graves y agudos. Mikel comenta la importancia de la técnica de Clive Burr frente al barroquismo de McBrain. Es un indiscutible disco de heavy metal que entra muy suave por el oído. El otro extremo de producción guarra y poco amigable sería Motörhead, por ejemplo. El grupo, además, está en un momento dulce en su evolución. Partiendo de premisas un poco amateurs, contagiados por el espíritu punk de la época, “Iron Maiden” y “The Killers” es lo que quieren pero aún no saben hacer. Steve Harris ha declarado que sus referencias eran Thin Lizzy o Wishbone Ash: un grupo de dos guitarras que combinaran ritmos entre ellas, que se complementaran. El problema surge cuando quiere sonar como otra de sus bandas de cabecera: Jethro Tull y el grupo empieza a meter influencias de rock progresivo que ya se aprecian en “Piece of Mind”, temas con desarrollos de más de seis minutos, y que desemboca en el nefasto “The final frontier”. Esa es la diferencia entre Kevin Shirley y Martin Birch: este último les habría recortado tres o cuatro minutos por tema, Shirley cobra y maneja los mandos.
    Un (pen)último comentario: es increíble comprobar la estrecha relación entre portadas y contenido, y no me refiero solo a que representen lo que suena. Los mejores discos del grupo contienen los mejores diseños de portada. El Eddie del primer disco es casi un punk, con los pelos de punta, el de “The Killers” y “The number…” es un heavy de los de melena florida. Pasamos a la etapa majestuosoa, reinante, la de las giras planetarias, millonarios en ventas y ahí aparece un Eddie faraónico en “Powerslave”. El grupo atraviesa unos duros años, Steve Harris comenta en el documental que “tocamos el cielo pero en cinco año todo aquello desapareció”, tras la llegada del grunge y sobre todo por el batacazo del “Somewhere in time”. Eddie no conserva ni pelo ni piel. Parece como si Eddie fuera perdiendo jirones de carne en la misma medida que el grupo va perdiendo importancia. “The final frontier” es un disco decepcionante con una portada… decepcionante, claro.
    Sobre la pregunta que formulas, y por lo que he visto en otros documentales de otros discos, el grupo si tiene consciencia de que aquello que tenían entre manos era algo grande, muy grande. Otra cosa es que como fuera a ser recibido, eso nadie puede preverlo.

    • Hola VICTOR. Hemos hablado de esa serie de documentales en otras ocasiones y solo puedo decir que son una maravilla. Mi favorito es el de “British Steel” de JUDA PRIEST en dura pugna con “Ace of Spades”, pero este que tú nos brindas, el de “The Number of the Beast” también es imprescindible. Lástima que no se haga algo así en España para conocer los entresijos de “Rock And Rios” , “Todos están muertos”, “Volumen Brutal” o “Salve” de boca de sus ‘responsables’, en fin. Destacas como momento interesante el “discreto fichaje” de Dickinson bajo unos focos ante cientos de fans…. Bueno, de ahí a la entrega a Robert Trujillo del cheque de un millón de dólares en el video que vieron millones de personas, aun hay un abismo. Estoy muy de acuerdo en tu opinión al respecto del sonido, que está lejos de ser hiriente o agresivo , es (salvando las distancias) un poco lo que ocurre con AC/DC cuyas guitara están prácticamente limpias, sin apenas efectos porque la intensidad está en las canciones mismas. Con IRON MAIDEN ocurría otro tanto ( insisto, con los matices que quieras) pero no se puede comparar el sonido de WASP o ACCEPT con el de IRON MAIDEN.
      Las portadas, fueron una referencia en el mundo del heavy metal. No había fan, joven o viejo que no cayese cautivado por ellas y que no conociese a Eddie y sus aventuras. Siempre hubo algo que me obsesionó, y no es otra cosa ( ya ves tú que tontería) que la sangre que impregna el hacha de “Killers” no se porqué pero me parece muy real y conseguida, con ese brillo. No había caído en la cuenta de que Eddie ha ido perdiendo piel a medida que perdía popularidad ( buena observación) aunque no comparto que “Somewhere in time” fuese un batacazo. En realidad a mi el disco no me gusta pero fue un momento extraordinario para el grupo, que aun se mantendría años…
      Sobre lo que preguntaba, más si el grupo sabía lo que tendría entre manos( tontos no eran y seguro que vieron que aquello era una bomba, de la misma manera que les sucedería exactamente lo contrario en otras ocasiones) me pregunto si el grupo tendría alguna intuición sobre su repercusión en el futuro del heavy metal. Una cosa es saber que vas a grabar unos temas buenos y otra que vas a cambiar el curso de la historia!

  20. todos alucinamos con ese disco. Que canciones, que portada.
    Creo que se convirtió en el favorito de todo heavy en ese momento.
    Y sí, no paré de dibujar a eddie y al diablo por las carpetas y en folios, y te asombrará que uno de esos dibujos esta a día de hoy puesto en la habitación de mi hijo.
    ¡¡¡¡¡¡¡¡Quiero ese super dossierrrrr!!!!!!!!!!!
    Gracias.

    • Hola MINGLAS. Bueno, los niños de hoy en dia son mucho más difíciles de improsionar de lo que éramos nosotros pero seguramente un bichejo ocmo Eddie aun es capaz de llamar su atención. El dosier va en camino.

  21. Hola Miguel, ¿cómo va todo? Escribo este comentario porque me ha hecho gracia eso que dices de que te extrañó mucho que este disco empezase con “Invaders” y pensaste que había un error en el orden de temas de tu copia. A mí me pasó algo parecido con “Never Say Die” de los Sabbath; me lo pillé en vinilo (a finales de los 80, qué tiempos) y al ponerlo me confundí y comencé con la cara B, que se abre con “Shockwave”. Y desde ese momento estaba convencido de que ése era el orden del disco (para variar la funda del vinilo no tenía la más mínima información), hasta que vi el CD remasterizado y me di cuenta de que la grabación empezaba con “Never Say Die”, lo cual se me hizo muy raro. Precisamente ayer estaba oyendo de nuevo el disco y me gustó bastante, ni por asomo se acerca al nivel de sus seis primeras obras pero es muy digno y curioso.

    En fin, volviendo a los Maiden decirte que la primera vez que oí “The Number Of The Beast” fue en una cinta BASF que me grabó un colega. En la cara A me puso el “Back In Black”, menuda combinación de clásicos. Me la pasó en el 83, con ambos discos bien recientitos. En ese momento no éramos conscientes de lo que esas obras iban a suponer en la historia del Rock. De los Maiden ya tenía “Killers” y recuerdo que me costó un poco entrar en “TNOTB”, pero luego lo disfruté de verdad. Aunque te diría que mi favorito de Maiden es el “Powerslave”, más que “Piece Of Mind”, que de todas formas también me gusta mucho. Y luego me ocurre lo mismo que a ti, desde “Somewhere In Time” ya no me interesan demasiado, no sé por qué. El “Somewhere…” me lo regaló mi hermana en su momento y me decepcionó. Pero en fin, ése ya es otro tema.
    Un abrazo y hasta la próxima.

    • Hola PHILBY. Disculpa el retraso pero ando en un montón de cosas, preparando las vacaciones y en fin, no voy todo lo a tiempo que quisiera. Buena la de “Never say die”, je,je a mi me ocurrio algo parecido pero de manera involuntaria al comprar la cinta de Flicjk of the swith”. El caso es qeu traía repetido el papel de la cara B en ambos lados del casete, en toal, aquello tenía dos caras B y como no había manera demirar títulos nin nada por el estilo hasta que copié los titulos reales de otra cina ( o un vinilo, no me acuerdo) anduve una temporadad despistadillo…
      Las cintas BASF, todo un icono de la época, como decía la publicidad “si graBASF…” que bien traido.Por una ara “TNOTB” y por otra el “Back in black” benditos tiempos en los que con eso eramos felices durante meses, además aprendías el disco de la punta al rabo porque pasar la cancción X que no te gustaba tanto era un coñazo… en fin. Es extraño que te costase digerir este disco siendo fan del “Killers”, aunque si ya tenías el odio hecho a Dianno, quizá eso lo pusiese un poco más dificil. Y “Powerslave” solo hizo aumentar la base de fans del grupo de manera exponencial. Recuerdo que hubo mucha gente del sitio donde yo hacia FP que entró en el heavy metal gracias a ese disco y su campaña. Lejos quedan esos tiempos pero al menos algo podemos contar y algo hemos disfrutado.

  22. Saludos
    Viendo los toros desde la barrera, por eso de que hoy es San Fermín, debo admitir que “The number of the beast” es más un disco importante que un buen disco. Me refiero a que en este disco su valor radica más en los cambios de concepto que provocó que en su contenido en sí.
    No cabe duda de que es un gran disco pero si tuviera que comprar de nuevo la discografía clásica de Maiden (dígase hasta “Seventh son of a seventh son”) sería, sin duda alguna, mi última adquisición. Los temas buenos son muy buenos y los de relleno, rellenan poco (“Gangland” ó “Total Eclipse” son auténticas caras B que desentonan en el álbum, así que da un poco lo mismo cuál debería ser merecedora de ser incluida).

    Tardé varios años, desde su salida, en oír este disco; básicamente porque durante muchos años estos temas pertenecieron más al “Live after death” que al propio “The Number…”; aún recuerdo la sorpresa que me provocó oír estos temas en “studio”.

    Puntos a favor: la producción y su maravillosa portada.
    Puntos en contra: el caótico orden de las canciones.
    A este respecto, recuerdo que cuando me pasaron el disco había grabado primero la cara B y luego la A; cuando me decidí a comprar los vinilos por coleccionismo, me percaté del desatino: abrir con “Invaders” y de segundo, “Children of the damn”, una media balada con un solo disparatado;…ilógico (por cierto, hace unos años escuché una versión de Sebastian Bach del “Children” que es apabullante; superando con creces al Dickinson en su mejor época).
    No abrir el disco con “The number…” es una clara falta de criterio desde un punto de vista comercial (aunque cada uno hace lo que le da la gana con su “arte”).
    Todo esto me lleva a pensar en que en ningún momento Maiden tuvo conciencia de la repercusión que tendría el disco, sólo que contaban con buen material y mejor vocalista. La perfecta mezcla entre melodía y contundencia hace que se tome en serio al Heavy Metal y esto hace tan importante a este disco: ya no estamos hablando de peludos que gritan (que Dickinson lo hace y de lo lindo) y hacen ruido, sino que aquí hay algo más.
    Además, aquí aparece uno de los momentos más gloriosos de Maiden: “Hallowed be thy name”.

    Estoy de acuerdo con Víctor PRAP’s con lo que comenta de las portadas; en mi caso, viendo la evolución futurista de éstas, me daba la sensación de que después de “Somewhere in time” no había nada y con la portada del “Seventh son…” ya me quedó claro: el final estaba cerca. No estoy de acuerdo con su apunte sobre “Somewhere in time”, para mi gusto, en dura pugna con “Seventh son” por hacerse con el bronce a mejor disco de Maiden (Descartando el “Live after Death”, el oro lo tiene “Piece of Mind”,y la plata, “Powerslave”).
    La portada de “The Final Frontiers” me gusta y bastante. Es lo mejor de ese disco, del que creo también que le sobran minutos. Peores me parecen “Dance of Death”, “Virtual IX”, ó “A Matter of life and death” por ejemplo…

    Supongo que el secreto del éxito de este álbum fue estar en lugar exacto en el momento justo, la llegada deseada y oportuna de Dickinson, la inspiración en las nuevas canciones (que tanta falta le hacen ahora!)… parece como si Maiden estuviesen destinados a encabezar el cambio: En la mítica portada de “The Number of the Beast” Eddie manipula al diablo que, a su vez, manipula a Eddie; (todos hemos destripado esa portada hasta la saciedad)… ¿habrá alguien manipulando su destino?…
    Lord Pink Flower

    • Hola LORD PINK. Disculpa el retraso en colgar y responder tu post pero estoy preparando las vacacione que como sabrás es la época del año de más trabajo, porque aprovechas para hacer todo lo que no haces el resto, en mi caso pintar el maldito piso. Menos mal que todo el mundo anda parecido y los comentarios van llegando muy poco a poco. Sobre tu comentario pues hombre, no estoy de acuerdo para variar. A mi me parece un disco importante 8 eso sí que lo firmo al lado tuyo) pero tan bueno por sí mismo como importante. No había grupo entonces que aunase melodía, intensidad y técnica de esa manera. Hombre estaban RAINBOW, BLACK SABBATH con DIO, JUDAS PRIEST SCORPIONS etc… bandas con una docena de discos a la espalda y cuyo miembros eran ya simple y llanamente mitos. ¿Bandas con tres discos y unos cambios para este última tan traumáticos? Por más vueltas que le doy no se me ocurre ni uno. Otra cosa es que lo compares con el resto de la discografía del grupo, ahí ya no digo nada….
      En lo que sí estoy de acuerdo contigo es en el asunto ‘orden’ y ‘producción’, como ya he dicho en el post. Yo tampoco le veo demasiado criterio. Dices que Sebastian Bach supera al mismísimo Dickinson , okey, Sebastian Bach supera a casi cualquier cantante sobre la faz de la tierra. Si en vez de parecer en el 89 lo hubiese hecho tan solo tres o cuatro años atrás, no se donde hubiera llegado. Aunno soy capaz de entender porqué no consiguió el puesto de cantante en VELVET REVOLVER en vez del tio que pusieron. ¿Imaginas lo que hubiera dado de sí este tio al lado de Slash, Duff y compañía? Nunca más se hubiese vuelto a oir hablar de Axl, eso tenlo por seguro..
      Si dices que de “Final frontier” lo mejor es suportada, lo tengo claro. No voy a perder el tiempo. Sobre esta portada, a mi me sorprendió mucho el hecho de que fuese pensada para “Purgatory” y el ritmo de trabajo de Derek Riggs. Después de pasar dos noches en vela terminado esta, tuvo que hacer otra ( que no está nada mal) para el maxisingle! Me imagino que el café y las anfetaminas ayudaron lo suyo.
      En fin, supongo que con treinta años publicando discos, es natural que acusen falta de inspiración y sus últimos discos sean denostados por gran parte de sus fans, pero no puedo resistirme a hacer la comparación con una banda como RUSH que no lleva 32 años sacando discos si no 39 y apenas hace dos semanas eran número 2 en las listas norteamericanas. Admito que prefiero a IRON MAIDEN que a RUSH, pero bueno, si yo fuese músico ya sabría de donde tomar ejemplo!.

  23. Hola Lord Pink,
    Recuerdo comentar con los colegas qué opinaban del “Somewhere in time” en una manifestación de los alumnos del instituto contra no recuerdo que reforma educativa. Hablo del año 86, estábamos en COU y nos tiramos gran parte del curso en la calle protestando. Los comentarios hablaban de decepción, aburrimiento de la fórmula Maiden, etc. Nos pilló en esos años tontos, donde tirábamos por tendencias más extremas. Entiendo las opiniones aquí vertidas que discrepan de esta visión del disco sencillamente porque el tiempo pone a cada cosa en su sitio y, quizás, en su día fuimos bastante injustos. Veníamos de esa animalada llamada “Live after death” con sesiones tipo TeleClub en casa del que disponía de VHS para visionarlo como si estuviéramos en California. De todas formas, hay canciones como “Sea of madness” donde uno tiene la impresión de que el grupo anda como bastante perdido.
    Discrepo contigo en dos puntos, cuestión de gustos y ahí podríamos estar conversando (nunca discutiendo) horas y no nos pondríamos de acuerdo, y tampoco hace falta. “Piece of Mind” es un disco muy monolítico, muy compacto, exceptuando los singles “The Trooper” y “Flight of teh icarus”. “TNOTB” es más irregular, de acuerdo, y puede haber cierta sensación de altibajos, algo inevitable si tocas la cima con el tema que da título al disco, “Children of the Damned” o “Run to the hills”, por ejemplo, tema homenajeado muy de pasada en el “Garage…” de Metallica, pero es que el resto del listado salvando “Gangland / Total Eclipse” son grandes canciones. Es mi opinión. Es un disco que me gusta. En ningún caso sería el último que compraría de los Maiden si cuando me muera me reencarno en un heavy.
    Sobre portadas, coincido contigo en que las de los últimos trabajos son bastante mediocres. Cuando se arriesgan la fórmula no cuajó y lo de los maniquíes de “Dance of death” es bastante triste. Hay una que me gusta mucho, tanto título como trabajo gráfico: “Brave New World”, y con buenas canciones. La de “The last frontier” me da bastante grima, no me entra. Me parece algo rancia, antigua, pese a las referencias futuristas. Buen videoclip, entretenido, eso si.
    Miguel,
    RUSH llevan cuarenta años reinventándose, ignorando absolutamente las tendencias de turno. En su primer disco la referencia era Led Zeppelin, de hecho cuando lo radiaban en los EEUU los chavales llamaban preguntando cuando podrían comprar ese nuevo trabajo de los Zeppelin; después llegaron al extremo de la técnica/complejidad/complicarse la vida con “La Villa Strangiato”, más tarde tocaron sonidos cercanos a The Police y ahora hacen lo que les sale de las narices. Es difícil seguirles porque han llegado a grabar la cara y la cruz (metal / pop de sintetizadores). Toda esa tendencia al virtuosismo encabezada por Dream Theater, Textures, Gojira, etc. nacen gracias a los caminos abiertos por ellos

    • Hola VICTOR Pues sí, supongo que son la excepción a la regla: Una de las pocas bandas ( no digo que la única, aunque tampoco soy capaz de citar más) de su generación qeu sobrevive y que encima no solo lo hace lejos de arrastrarse por garitos infectos (como tnatas viejas glorias) o devaluar el mito como estan haciendo con QUEEN, si no colocando su disco en elnº2 de las listas. No soy un gran seguidor el grupo ( ni grande ni pequeño) pero vaya desde aqui mi aplauso.

  24. Es curioso como unos pocos años de diferencia pueden cambiar tanto la perspectiva de las cosas.

    Me explico: soy del 74 y el primer disco que tuve de los Maiden (en doble casette) fue el “Live after death”, allá por navidades de 85. Pese a que ya había oído cosas sueltas, aquello fue mi verdadero bautismo de fuego con la banda y con el heavy.
    Horas y horas escuchándolo, mirando las fotos (el hecho de que vistieran con distintas prendas cada uno me confundía y no terminaba de saber quien era quien, cuantos eran…jejeje).

    El segundo, poco tiempo después, fue ya el “The number..”. Para entonces ya sabía algo más de la banda; que eran 5.
    Y el tercero fue el “Somewhere…”, con el disco aparecido sólo unos meses antes.
    A mi me encantó desde el principio. Desde la portada (mi favorita de la banda), hasta el más “flojo” de los temas, quizás sí, “sea of madness”.

    Sí recuerdo el pequeño revuelo que se produjo por el hecho de que usaran sintetizadores y cosas de esas.
    Supongo que es normal los que los habías conocido tiempo antes, en plena ascensión a la Gloria, sintierais cierta decepción o extrañeza.
    A mi me pasó parecido con el “Seventh son…”, y sobre todo con “Can I play with madness”, tema que nunca me ha enganchado, pese a que el album con el tiempo se convirtió en otro de mis favoritos.

    Rush: Otra de las bandas que tengo por investigar. Sólo tengo “Hemisperes” y tampoco es que me entusiasme. ¿Alguna recomendación concreta?.

    • Hola MIKEL: Bonito post. Verás, no creo que los fans de IRON MAIDEN se sintieran decepcionados en su momento por que “Somewhere in time” incluyese sintetizadores, porque el disco fue un triunfo total. Puede que no al nivel de “Piece of mind” pero vamos, el arrase fue mayúsculo. Lo que sí puede que pasara es que el año en que fue publicado coincidió con el bajón de popularidad ( y en muchos casos de calidad) de la mayor parte de bandas míticas: “The ultímate sin”, “Russian Rpulette”, “Turbo”, “Intermission”… fueron discos que pese a estar bien, no eran en ningún caso la sombra de anteriores trabajos.
      Si a eso añades por un lado BON JOVI, POISON, RATT o CINDERELLA publicando “Slippery, “Look what the act draged in”, “Dancing Undercover” o “Night songs” y por otro el “Pleasure to kill”, “Peace sells”, Master of Puppets” o “Reing in blood” de KREATOR, MEGADETH, METALLICA y SLAYER pues reconozco que es normal que le recuerdo de “Somewhere in time” parezca un poco diluido en el tiempo.
      Pero a pesar de todo, IRON MAIDEN mantuvieron el tipo, ganaron muchos nuevos fans (como tu caso sin ir más lejos) y sin duda conservaron la legión que ya tenían. ¿Qué ostias! Mir si no han dado que hablar desde entonces todavía y ahí siguen dando el callo!.
      Sobre RUSH no soy el más indicado para recomendarte. Tengo poco material de ellos, “Moving Pictures” es un gran disco, prueba con él.

  25. …ya Fates Warning por delante de, por ejemplo, el “Poweslave”
    Estoy escuchando el JesusCristo Superstar grabado en el año 70. Nosotros teníamos a Camilo Sesto y los ingleses ficharon a Ian Gillan para la grabación del disco, con la voz que este hombre tenía en esa época pre-Machine Head.

    • Hola VICTOR. El JS de Gillan lo escuché muy por encima, más como curiosidad qeu otra cosa, pero el de Camilo Sesto en su momento lo trallé bien trallado. Mi hermana lo tenía en disco y cuando iba de vacaciones a su casa era de ponerlo a diario, ese y un doble de Elvis. ¡Que berrinches me pillaba escuchando a Camilo en su sublime interpretación de Jesucristo!. Todo ello aliñado desde los Superpop de mi sobrina ( de mi misma edad) con el imaginario romance entre el valenciano y Angela Carrasco, belleza latina donde las haya. Que tiempos.

  26. Hey Víctor
    Respeto tu opinión, sobre todo cuando está bien argumentada…
    Ojalá yo también pueda reencarnarme en Heavy y, por pedir, ser del mismo barrio y poder tomarme unas cervezas y “discutir” de Rock contigo y alguno más de estos lares…
    Saludos.
    Lord Pink Flower

  27. Hola,
    en un post sobre Iron Maiden menciono a Deep Purple sin venir a cuento y la palma Jon Lord. ¿Alguien cree en las casualidades?. Escuchemos el “Machine Head”. Si es que ya no quedan “hombres de hierro”,…

    • Ha sido una triste noticia, a pesar de que se esperaba. Todos nuestros héoes van cumpliendo una edad… setenta y un años no es como para pensar en morirse pero con un cáncer a cuestas…. en fin, gracias por los grandes momentos y descansa en paz…

  28. Saludos.
    Triste noticia, la verdad, aunque como apunta Miguel, se veía venir.
    Hay dos recopilatorios americanos editados por Warner Bros que juntos hacen un glosario magnífico:
    “When We Rock, We Rock and When We Roll, We Roll”
    http://rateyourmusic.com/release/comp/deep_purple/when_we_rock__we_rock_and_when_we_roll__we_roll_f3/
    & “Deepest Purple”
    http://rateyourmusic.com/release/comp/deep_purple/deepest_purple__the_very_best_of_deep_purple_f5/
    … y en vinilo suenan de maravilla. Va por tí, Jon
    Lord Pink Flower

  29. Pingback: Viajando con otros blogs…y un video — Viajes, Rock y Fotos

  30. Hola,
    pos otra vez voy a criticar otra obra maestra d la Bestia 😉 aunqe no t lo creas, es mi banda favorita con los Sabs, pero x parecerme tan enormes, se q pueden dar más y les exijo más…… Tienes mucha razon con el comienzo del album, 1º d todo la cancion es energetica pero no muy buena y algo ridicula, esas harmonias cnd dice el estribillo, uffff…. no se q estarian pensando, hasta ellos saben q no es muy buena pq nunca la han tocado en vivo, asi q pq ponerla la 1ª? no lo entiendo…. si no tienes más material no pongas eso q disminuye la calidad del album…. despues Gangland no me parece tan mala como mucha gente dice, no es nada increible la verdad pero me encanta cnd canta Bruce la parte ‘Once you were glad to be free for a while….’ es lo mejor d la cancion y le da más puntos en mi libro. 22 acacia y Children of the Damned me parecen buenismas pero comparados con las versiones en vivo del Life after Death o beast on hammersmith se me qedan con menos vida y dinamismo, es q en vivo Maiden es increible. The Prisioner tb me gusta aunqe tiene una melodia algo babosilla, (este tipo d canciones sera lo q habra influenciado al power metal, q no me gusta mucho la verdad) la bateria hace un ritmo q no pega mucho en los solos…….pero al final me gusta aunqe no pienese d la cancion como un gran q…… mi version, la del 98, viene con el Total Eclipse, buena cancion pero ya esta, riffs muy simples, nada memorable….y despues tenemos los tres clasicos q , q t voy a contar…. pagaria el triple d lo q me costo el album para tenerlos, en una epoca sin internet claro ;)…. dentro d los tres, tal vez mi favorita sea el NOTB, tiene un ritmo endiablado y la bateria para aportar ese ritmo hace como si fallara alguna pegada a posta para conseguir ese efecto tan impresionante, la segunda Hallowed, sin palabras….. y Run to the Hills, como bien dices, clasico q puedes poner en la radio y no sentirte avergonzado, es una cancion para todo, solos geniales como en las otras dos, estribillo genial, ritmo genial…estas tres canciones hacen el album para mi, ayudadas mucho por 22 acacia y children y algo menos x el prisoner, lo demas es aceptable pero es totalmente relleno cnd tienes al lado las gemas q t he comentado….. es una cosa d Maiden q siempre he visto asi, en lo q se dice q es su epoca dorada dentro de su epoca dorada (los 80’s, se entiende) en la trilogia siempre tenian temas clasicos o increibles, q compartian espacio con temas mucho más flojos, nunca encontraron un buen balance en esos 3 años para mi….. si ves el debut, todos son temas o muy buenos o clasicos, Killers, más d lo mismo y tb con Somewhere in time o Seventh son, todos suelen estar a la misma altura, más o menos, pero bueno es mi opinion…… mencion especial para Bruce, lo hace increible en todos los temas, y creo q tb ayudo a componer el Prisoner, Children y Run to the hills aunqe no lo puede decir en voz alta claro 😉

    • HOLA GIOVA. Bueno, esta vez no comparto casi ninguna de tus opiniones, por aquello de los gustos. Si es verdad que yo tampoco consigo entender como pusieron ‘Invaders’ la primera y dejaron ‘The number of the beast’ con su intro y todo, que parece hecha para empezar el disco, para abrir la cara B. Quién sabe, quizá la idea era desconcertarnos a todos… bueno, pues lo consiguieron!. También coincidimos en que ‘Run to the Hills’ es una canción inmortal. Personalmente es de las pocas que puedo escuchar cada día sin problemas, nunca me cansa. En cuanto al resto pues bueno, no creo que ’22 Acacia Avenue’ o ‘Children of the Damned’ estuviesen mejor en ‘Live after Death’ entre otras cosas porque siempre he pensado que el trabajo que hizo Bruce Dickinson en ese disco es bastante mediocre. Aun no entiendo como pudieron publicarlo, supongo que eran demasiado honestos como para hacer overdubs, pero es que hay piratas de esa misma gira increíblemente buenos… supongo que todo el mundo tiene una mala noche. Creo que la mayor virtud de este disco, o si quieres, una virtud complementaria es haber alcanzado ese nivel en un momento traumático para el grupo ( no olvidemos que acababan de perder a su cantante y había uno nuevo) y con n montón de galas que les quitaban tiempo para escribir o ensayar material nuevo. Hacer una colección de canciones como esa en semejantes condiciones aumenta en mi opinión el valor del disco.

  31. Hola Miguel,
    estoy d acuerdo en q el Life after Death no es tan perfecto como la gente suele decir pero para mi hay temas q casi solo puedo escuchar d esta forma, en vivo….. una en la q les sale tremenda es el Rime of the anciente mariner. Si escucho la d estudio tengo q cambiar a la del Life, es como si fuera la version original para mi. tal vez pq fue la 1º version q escuche? la d estudio me suena con tan poca vida, fuerza y dinamismo… y Bruce en ese tema esta increible…eso si, el Hallowed le sale bastante mal…

    • Hola GIOVA. Bueno, yo la única tacha que le pongo es la voz, que en ciertos momentos le cuesta un triunfo llegar. De todas formas hay qeu ser indulgentes porque la gira que estaban haciendo es para cascar a cualquiera.

    • Hola DANIEL. Gracias por el aviso, aunque he mirado en el que he encontrado y no veo gran cosa al respecto… más que nada lo que hay son tatuajes de ‘Eddies’ y cosa spor el estilo. Si puedes dar la dorección concreta se agradece. En todo caso, ojo con el Facebook porque es más bien poco fiable….

  32. Iron Maiden se encontraban en una situación extraña a finales de 1981. Tras el éxito de Killers y su gira de presentación, que les había llevado a visitar por primera vez países como Canadá, Estados Unidos y Japón, tenían que hacer frente al mayor reto que se les había presentado hasta entonces: la salida de Paul Di’Anno justo en el momento en que todo hacía pensar que el grupo tenía las puertas del éxito a su alcance. El cambio de cantante en una banda siempre es algo complicado, pero tuvieron la suerte y el olfato de hacerse con los servicios de Bruce Dickinson, vocalista mucho más versátil que Di’Anno y frontman nato.
    Una vez reclutado Dickinson, el grupo tenía que hacer frente a un nuevo reto. Para los dos primeros discos, el grupo había contado con una serie de canciones que habían compuesto hacía tiempo y que habían probado y mejorado a base de conciertos y conciertos, pero para este disco ya no les quedaban ninguna canción en la recámara. Todas las que tenían habían sido publicadas en los discos o en las caras B de los singles, por lo que tenían aproximadamente tres meses para componer, ensayar y grabar el nuevo LP.
    Por suerte, Harris se sacó de la chistera una serie de composiciones dinámicas, perfecto equilibrio entre melodía y potencia, como los singles Run To The Hills y The Number Of The Beast o Hallowed Be Thy Name, que se convertirían de inmediato en clásicos del género y unas constantes en sus conciertos. A éstas hay que sumarles las aportaciones de Adrian Smith y “apoyo moral” de Dickinson, que por problemas legales no pudo firmar ninguno de los nuevos temas.
    En resumen, un disco esencial en la discografía de cualquier amante del heavy metal “clásico” y el rock en general, que supuso un punto de inflexión para el grupo, que pasó a ser un fenómeno de culto a estrellas indiscutibles.

    • Hola Helios, gracias por volver a esta tu casa. Siempre se ha dicho que una banda definía su trayectoria en el tercer disco. El primero era el más fácil, porque el trabajo estaba hecho con tiempo de sobra. El segundo solía ser peor (aunque no siempre sucedía así), porque el grupo disponía de un año (en su momento, no ahora) para hacer lo que antes había hecho en tres, cuatro o cinco. Además estaba el asunto de las giras etc. así que llegaba el tercero y era donde se demostraba que la banda había asentado, y que tenían capacidad de seguir la línea o morir en el intento. BARON ROJO, MOTLEY CRÜE o METALLICA fueron de esos, mientras que QUIET RIOT por ejemplo, entran en la segunda categoría. ¿Y dónde ponemos a IRON MAIDEN? Pues ellos necesitan una categoría especial, porque no cumplen ninguna de las anteriores reglas. Lo del bajón en un segundo disco, ni de lejos. Es cierto que la producción ayudó lo suyo, pero es que “Killers” es un auténtico espectáculo, intachable, redondo, perfecto. Y llega el tercer disco, con la banda atravesando una situación realmente crítica, y ¡bingo! Bruce Dickinson entra en la foto (por ciero, hace unos días lei que estuvo entre los candidatos más sólidos a sustituir a Graham Bonet al frente d eRAINBOW, aunque al final el puesto fue para Joe Lynn Turner). En fin, sobra cualquier cosa que se pueda añadir a lo ya dicho sobre “The number of the beast”, simplemente decir que daría casi cualquier cosa por volver a sentir la curiosidad que producía ver aquella portada en las tiendas e imaginar (porque no había manera de comprarlo) cómo sonaría aquel grupo, pero claro, hay que tener trece años, ahora me conformo con disfrutar de cada matiz, cada dibujo de guitarra y cada fraseado de Bruce. Eso no puede quitármelo (quitárnoslo, si me permites) nadie.

  33. El primer disco de maiden que compré. Tuve una sensación parecida a la que experimenté al comprar el defenders of the faith de judas. Aquello era el heavy metal. De las canciones del disco me quedo con hallowed be thy name y una children of the damned que siempre me ha parecido infravalorada en el catálogo de maiden. Ya te lo he dicho más de una vez, pero felicidades por el blog. Me encanta y me sirve para recordar la mejor época de mi música

    • Hola Jordi. Pues sí, este disco define bastante bien lo que es ( o lo que debería ser) el heavy metal. Técnicamente impecable, con un nivel compositivo (o como se diga) deslumbrante, una producción magnífica y cierto halo de peligrosidad social. En todo ello coincide con el de JUDAS PRIEST. También es verdad que ambos coinciden en tener una portada excesivamente fantástica, reconozco que en su día fue la puta hostia, y no se me ocurre nada más adecuado para el grupo y los fans, pero a día de hoy resulta un poco infantil. Por supuesto, creo que el grupo debió dejar de publicar este tipo de portadas hace veinte años, además cada vez son más horribles y a día de hoy con los recursos que hay no tienen disculpa, aunque claro, viéndolo desde otro punto de vista, no parece que les haya ido mal, y además ahí tienes a KISS, yendo más allá todavía. Sea como sea, lo que realmente importa son sus canciones. Coincido contigo en tu aprecio por “Children of the Damned”, siempre me ha parecido un pepinazo de canción, y no digamos “The Prisoner”, el riff del principio con esa entrada de batería, es de aurora boreal. En fin, lo estoy pensando un poco y creo que desde que me hice con el disco en alguno de sus formatos, no ha pasado un mes en mi vida que no lo haya escuchado un par de veces. Creo que hoy me lo llevo al trabajo. Gracias por tu aportación y hasta otra!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s