CRONOSETENTAS

.::BLACK SABBATH: “Sabbath Bloody Sabbath”::.

– Sabbath Bloody Sabbath – A National Acrobat – Fluff – Sabbra Cadabra – Killing Yourself to Live – Who are You? – Looking for Today – Spiral Architect

Tony Iommi: Guitarra – Ozzy Osbourne: Voz – Bill Ward: Batería – Geezer Butler: Bajo – Rick Wakeman : Teclista (invitado)

– Productor: Patrick Meehan y Black Sabbath -Ingenieros: Colin Caldwell / Vic Smith -Portada: Drew Struzan

Bien, si todo está en su sitio, en pocos días debería estar a la venta “13”, el nuevo álbum de lo más parecido a los BLACK SABBATH originales. Lo que se ha dejado oír por la red, es ciertamente estimulante, al fin y al cabo no dejan de ser los padres del invento, pero en este blog la palabra ‘novedad’ perdió su sentido en el minuto uno. Aprovechando que la banda está de moda, vamos entonces a montar en el DeLorian, y tras instalar nuestro particular condensador de fluzo viajaremos cuarenta años atrás para visitar un trabajo definitivo, tanto en la carrera del grupo en particular, como en la historia del rock (sin etiquetas) en general.

Este artículo se completa con un mini dosier cuyo contenido y forma de conseguir vienen reseñados al final del mismo

1973. Durante los cuatro años anteriores, la creatividad de BLACK SABBATH (o mejor dicho de Tony Iommi y Geezer Butler) había sido un manantial inagotable de canciones que hicieron historia. Sin embargo, al llegar al punto del quinto álbum, las musas dejaron de ser favorables a nuestros amigos.

La mejor manera de solucionarlo, pensaron, sería repitiendo el proceso que habían seguido para “Vol.4”, es decir, escribir el álbum en Hollywood, repartiendo el tiempo entre su residencia y los estudios Record Plant.

Con ese destino volaron en Abril del 73 para encontrarse que si bien tenían la casa a su disposición, no ocurría lo mismo con el estudio. El que habían utilizado en la anterior ocasión (y que era el más adecuado a su sonido), estaba ocupado por Stevie Wonder, todo un gigante que en aquellos días trabajaba en “Innervisions”, un disco que hacía el número 21 de su carrera y que aún así alcanzaría el cuarto puesto en las listas de ventas de álbumes pop. Como era de suponer, un artista de ese calibre y esa solera tenía a su disposición aquellas instalaciones durante todo el tiempo que necesitase, por muchas bandas de rockeros ingleses que hubiese esperando para utilizarlas.

Ante la perspectiva de un plazo excesivamente largo para entrar a grabar y la sequía compositiva de Iommi, BLACK SABBATH tomaron la decisión de regresar a casa y volver a los locales que habitualmente utilizaban para su trabajo antes de que el asunto empeorase.

El destino sin embargo, se había ocupado de colocar otra piedra en el camino al estar dichos locales ocupados por los FREE de Paul Rodgers que preparaban el tour de su magistral álbum “Heartbreaker”. Sólo quedaba un lugar adecuado para reencontrase con las musas y ser capaces de crear otro buen puñado de canciones oscuras y demoledoras. Un sitio tétrico, incómodo, lúgubre y sólido como la propia banda: el Castillo de Clearwell.

Su emplazamiento, justo en la frontera entre Inglaterra y Gales, le situaba en el centro de los respectivos lugares de residencia de los miembros del grupo, lo que unido al ambiente que en él se respiraba le convertía en el sitio perfecto. Así fue. Instalaron sus herramientas en las mazmorras del castillo, que quedaron convertidas en el local de ensayo donde dieron vida a una serie de canciones que daban continuidad a la intención del grupo de grabar álbumes cada vez mejores.

“Sabbath bloody Sabbath”, la grabación, el disco.

Con el nuevo material ya escrito, y descartados los estudios Record Plant en Los Angeles, escogieron para la grabación los Morgan Studios de Londres. Eric Clapton, PINK FLOYD o LED ZEPPELIN entre otros, habían creado en ellos, algunas de sus mejores obras y posteriormente acogieron a bandas como IRON MAIDEN o la de MICHAEL SCHENKER en solitario… aunque aun quedaba algún tiempo para eso.

El caso es que el concepto de los Morgan es bastante parecido al de los Record Plant, es decir, un establecimiento con varios locales de diferentes dimensiones y equipamiento, adecuados a distintas categorías dentro de lo que cada banda se puede permitir o según las necesidades de la grabación. Para “Sabbath bloody Sabbath” el grupo escogió el “Estudio Nº 4”, el mayor de todos.

El motivo para hacerlo así, era que necesitaban espacio tanto para ellos, como para otros profesionales que colaborarían en el disco, tal es el caso de los músicos de sesión que tocaron en “Spiral Architect” o el magistral teclista de YES, Rick Wakeman quien participó en varias canciones. Llegado ese punto, a BLACK SABBATH no les bastaba con haber creado todo un estilo musical o haberse superado álbum tras álbum: ahora se habían marcado como meta ponerse a la altura de las bandas sinfónicas, pero conservando intacta su personalidad, motivo por el que todo, desde el trabajo artístico a la producción, estuvo cuidado con un detalle que superaba al de cualquier trabajo anterior.

De hecho, consiguieron cumplir gracias en parte, a un impecable trabajo de producción. Patrick Meeham hizo que la solvencia de las canciones que habían escrito, se incrementase hasta límites que nunca antes habían alcanzado. No llegaban al nivel de unos GENESIS o EL&P, pero tampoco era esa la intención: Simplemente se habían propuesto dar lo mejor de sí mismos dentro del estilo que ellos habían inventado y a todas luces lo estaban consiguiendo.

Estamos pues ante la obra más variada y rica en matices que habían grabado hasta entonces, con ciertos elementos diferenciadores respecto a sus anteriores trabajos. Uno de los más destacados era la mayor presencia de melodía. Tanto Ozzy Osbourne con su voz, como Tony Iommi con su Gibson SG exploraban terrenos más asequibles de lo acostumbrado, para lo cual no dudaron en utilizar cuantos recursos, tanto propios como ajenos, fueron necesarios, especialmente los referidos a efectos de estudio. Unos efectos que no estaban destinados a esconder carencias, si no a potenciar la grandeza de su contenido.

Un claro ejemplo era la magnífica “A National Acrobat”, un tema que se desarrollaba sobre infinitos cambios de ritmo y melodía, labrado a base de guitarras dobladas y efectos de estudio, en una aproximación al espíritu progresivo con el que de algún modo tanto se identificaban, donde la voz de Ozzy está cargada de ecos y reverberaciones, e incluso doblada en algunos tramos del tema, añadiendo más valor al que ya de por sí tiene. Pocas veces el Madman estuvo tan inspirado como en este tema, que más que cantar, interpreta.

Who are you?” es otro de esos momentos cercanos al prog-rock, quizá en parte por la aportación del citado Rick Wakeman en los teclados. Una aportación que muchos juzgaron excesiva pero que, en mi humilde opinión resulta acertadamente siniestra, ya que dota a la canción de un halo obsesivo de malignidad que la hace diferente-

Y podríamos terminar esta especie de andanada semi sinfónica con la durísima “Killing your self to live” , un alegato anti-heroína, (segundo en su discografía) donde Tony se deja llevar por su instrumento en una continua orgía de solos en los que interpreta dos punteos diferentes a la vez y que de nuevo está basada en un impecable trabajo de estudio que refuerza, como en los demás casos, unos riffs sencillos pero sólidos como la roca.

BLACK SABBATH no tenían ni prejuicio ni impedimento alguno a la hora de navegar por cuantos estilos les apeteciese, y por eso hay otra parte del disco que conserva impoluto su lado más inmediato y quinceañero. En esta categoría entrarían, por ejemplo, canciones de la talla de “Sabbra Cadabra”, un tema que salvo en la aportación de Rick Wakeman, camina en el filo del booggie rock o “Looking for today”, una canción comercial cuyo pegadizo estribillo la acerca peligrosamente al pop de la época.

A modo de anécdota, decir que para grabar “Spiral Architect”, invitaron a una orquesta completa. Cuando sus miembros llegaron a los Morgan Studios se encontraron con que no había espacio físico donde meterlos a todos, a pesar de que, como hemos dicho, aquel era el estudio más grande de todo el complejo, así que solucionaron el asunto llevándolos a otro local cercano, (los Pye Studios). Quien pagó el pato al final fue el mismísimo OzzyOsbourne, que tuvo que andar de un estudio a otro como si fuese un demente director de orquesta intentando explicar a aquellos profesionales lo que el grupo necesitaba…

El arte de la portada

El arte gráfico del álbum está muy en sintonía con su contenido musical respecto a las anteriores entregas del grupo. Me explico. Tanto “Masters of Reality” como “Vol. 4” estaban presentados en carpetas con dibujos muy básicos y minimalistas, donde dominaban las fuentes tipográficas, algo que cambió notablemente para “Sabbath bloody Sabbath”. BLACK SABBATH se volvieron ambiciosos en el terreno musical y, como es lógico, dotaron a aquel paquete de un envoltorio adecuado, merced a una ilustración en la cubierta y contracubierta infinitamente más elaborada que las dos anteriores.

Habría que empezar por la tipografía que encabeza la portada y que, curiosamente, no es el logo de la banda, si no el título del álbum. Un magnífico trabajo de Geoff Halpin, que sirvió después como inspiración para el logo del grupo en posteriores ediciones como “Sabotage”, el recopilatorio “We sold our souls to rock ‘ n’ roll” y el directo editado en 2002 “Past lives”.

En cuanto a las ilustraciones que cubren el trabajo tanto en su parte delantera como trasera, decir que se trata de un trabajo titulado “The rape of Christ”, obra de Drew Struzan, quien se ha convertido en uno de los artistas más importantes (si no el que más) y requeridos del mundo del cine de gran presupuesto. Basta decir que Struzan es el artista fijo de George Lucas y Steven Spilberg, para hacernos una idea de por donde van los tiros.

Bien, dicho trabajo nos presenta a un hombre en su lecho de muerte rodeado por media docena de seres que simbolizan distintas etapas de su vida, una vida llena de maldad que termina con el hombre asfixiado por una serpiente enroscada en su cuello y un par de ratas a punto de saltarle encima. El cabecero de la cama con una calavera y el 666, así como las patas del mueble convertidas en garras de afiladas uñas son un pequeño anticipo del infierno que le espera.

En la contraportada sin embargo, teníamos representado todo lo contrario. La placidez de un hombre que también vive sus últimos momentos pero lo hace rodeado de gente que le quiere y llora su muerte, mientras su cara muestra la expresión de quien ha sido una buena persona y no tiene nada de que arrepentirse. Dos leones a los pies de la cama, y una especie de alas en el cabecero, coronado por un torso y unos brazos abiertos, como queriendo darle la bienvenida sustituyen a las ratas, serpientes y calaveras de la cubierta.

“Sabbath bloody Sabbath on tour”

“Sabbath bloody Sabbath” vio finalmente la luz en Inglaterra a finales de aquel año, en Noviembre del 73, alcanzando el cuarto puesto de las listas nada más salir a la venta. Lo mismo ocurriría en Estados Unidos algunos meses después, en Enero del año siguiente, llegando al décimo primer puesto en dura pugna con las obras maestras que editaban bandas veteranas como PINK FLOYD y su “Dark side of the Moon”, el “Billion Dólar Babies” de ALICE COOPER o el “Quadrophenia” de THE WHO. Aparte de estos artistas con sus posiciones de platino, había también una serie de grupos que con sus respectivos debuts, tenían todos los puntos para ser muy tenidos en cuenta. Aquel año fue el del nacimiento discográfico de monstruos de la talla de LYNYRD SKYNYRD, RUSH, o NEW YORK DOLLS entre otros, viejos sonidos con nueva actitud que a la larga también dejarían su huella.

En fin, la competencia no era algo que preocupase a BLACK SABBATH, más atentos a su propio trabajo que a lo que pudiera estar haciendo tal o cual grupo, así que ellos se dedicaron a cumplir sus compromisos en directo: Inglaterra sería la primera parte de la gira durante el mes de Diciembre para seguir por el Norte de Europa y Países Bajos una vez pasadas las Navidades. Después de eso, ya en el mes de Febrero, tocaba volver a los Estados Unidos, donde no actuaban desde hacía un año, para un tour que se alargó hasta Abril. Como de costumbre hubo ciertos problemas a la hora de programar el tour por Inglaterra y Europa, ya que por aquel entonces se vivió una crisis energética que hizo temblar las reservas de combustible. De hecho muchas bandas inglesas rehusaron viajar por el Viejo Continente aquel año, no así los SABS que finalmente consiguieron cumplir sus compromisos sin mayores problemas.

Por lo que respecta a su gira americana, a pesar de que duraba tres meses, volvieron a utilizar un avión alquilado para ahorrar la mayor cantidad de tiempo posible, eliminando interminables esperas y papeleos en los aeropuertos y de esa forma hacer más liviano el trabajo, pero aún así no se podía disimular el hecho de que había un ambiente demasiado enrarecido en el seno del grupo.

Iommi se quejaba de que era el que estaba soportando la mayor parte de la carga de trabajo y de que desde que la banda había empezado a rodar, su vida privada era prácticamente inexistente. Bill Ward cada vez acusaba más las consecuencias de la vida en la carretera y Ozzy había comenzado a convertirse en un auténtico paranoico, debido en gran parte a una adicción a la cocaína que era ya más que notable.

Esos eran los problemas a nivel personal, pero en lo que se refiere al conjunto, las cosas tampoco estaban en su mejor momento. La banda estaba teniendo serios problemas con los managers. Además de estar aún en pleitos con Jim Simpson, el primero de ellos, ahora las relaciones con Patrick Meehan se habían vuelto totalmente distantes, y BLACK SABBATH como grupo estaban absolutamente desmotivados, sin duda debido a la intensidad con la que habían vivido los últimos años. Aún con eso, el trabajo del grupo sobre las tablas seguía siendo irreprochable, y de ese tour salieron algunos de los mejores bootlegs de la historia de la formación, más que por el sonido en sí, por la actitud de los músicos en escena. Un buen ejemplo podría ser el que lleva por título “Love in Chicago” grabado el 11 de Febrero en el International Amphiteatre de aquella ciudad y editado en vinilo doble. En él, un Ozzy en estado de gracia arrastra tanto al grupo como al público de la mano de un repertorio impecable en el que sus cinco discos tienen presencia por igual: “Tomorrow”s dream”, “War pigs”, “Supernaut”, “Sweet leaf”… a aquellas alturas el bagaje de canciones era sencillamente magistral y ellos tenían la suficiente profesionalidad como para no hacer que sus fans pagasen los problemas de negocios que ellos tenían.

Tras el periplo norteamericano de aquel 1974, la siguiente vez que BLACK SABBATH pisaron un escenario, fue casi dos meses después en un show que también tuvo lugar en Estados Unidos y que, tuvo momentos verdaderamente míticos, como el arrebato de ira de Ritchie Blackmore del que hemos hablado aquí no hace mucho. Efectivamente, estamos hablando de California Jam!.

Hay que decir que los tipos de BLACK SABBATH eran ajenos a todos esos ataques de ego y que lo único que querían era salir a escena y hacer lo que mejor sabían hacer: tocar rock and roll y pasar un buen rato. No obstante, y a pesar de sus sanas intenciones tampoco se libraron de los problemas. Aunque que la citada cadena ABC, pagó un millón trescientos mil dólares por los derechos de grabación, producción y emisión de los programas especiales dedicados al festival, la actuación de BLACK SABBATH jamás fue emitida en su totalidad dado el estado de “euforia” del señor Osbourne, (no hay más que verle la cara) que se pasa la mitad de la actuación hablando sobre lo buenas que son las drogas.

Para la historia de la ignominia quedan algunas de las presentaciones de canciones: “¿Estáis bien puestos? Estáis bien puestos?…porque yo sí lo estoy!!” o “todo el mundo dando palmas! Venga, pillemos un buen ciego!”

Como es lógico esto puso nerviosos a los productores que inmediatamente decidieron que lo mejor sería que aquel tipo vestido de blanco con su sonrisa bobalicona, no se asomase a millones de hogares norteamericanos para decir aquel tipo de cosas. Nadie imaginó que algunos años después, él y toda su familia se convertirían en parte de la vida de esos norteamericanos una noche a la semana con su “reality-show”, pero en fin, aún debían de pasar un buen montón de años para eso.

Una situación bizarra que no deja de ser otra de tantas para una banda que se ha convertido en leyenda gracias principalmente a sus canciones, pero que jamás se ha visto libre de la presencia constante de situaciones verdaderamente esperpénticas que han colaborado a hacer de ellos lo que son.

Miguel.Asturias

Extracto del libro “Cuatro décadas entre el cielo y el infierno” del mismo autor.

.::MINI DOSSIER BLACK SABBATH::.

Este es todo el material que he podido conseguir de BLACK SABBATH en 1973, no es nada, pero invito( sin mal rollo) a quien quiera intentarlo 😉 Bien, ya sabes lo que hay que hacer para conseguirlo ¿no?

– Noticia publicada en ROCK SCENE MAGAZINE durante Marzo de 1973. Una página en inglés.

– Noticia publicada en ROCK SCENE MAGAZINE durante Marzo de 1974. Una página en inglés.

– Nota show California Jam 74 publicada en CREEM MAGAZINE durante Julio de 1974. Una página en inglés.

– Top 20 de la revista CREEM, en Julio de 1974. Una página en inglés.

– Nota de prensa aparecida en ROCK SCENE MAGAZINE en Mayo de 1973. Una página en inglés.

– Entrevista en CIRCUS MAGAZINE publicada en Febrero de 1973. Cinco páginas en inglés.

-Poster-calendario Enero 1973, publicado en CIRCUS el mismo mes.

Anuncios

24 pensamientos en “CRONOSETENTAS

  1. Pillas el disco y sin pincharlo tienes para un buen rato de disfrute; el envoltorio es de lo mejor de Sabbath y eso es mucho decir. Brillante carpeta.

    Cuando lo pones llega la segunda alegría: Comienza uno de esos riffs que pasan a la historia. Muy sabbath, pero en un tono menos oscuro que lo habitual. Temazo acojonante; canon de cómo se debe abrir un album: con una bomba atómica. You bastards!!!!!!!!!!!!!!!. Tema con varios pasajes distintos, perfectamente enlazados. Nada sobra. Obra maestra. Por poner una pega, la batería queda bastante escondida, poco definida.

    A National…no me gusta tanto. El riff principal no me atrapa. Me quedo con la parte “rapeada” antes del 1er “solo”; mola ese ritmo tan marcado y ese sonido de guitarra, ese wawa pelín sucio. También me gusta mucho el último medio minuto, cuando aparece ese último riff acelerado.

    Fluff…pues eso, ni fluff ni flaff. Supongo que varios habían ido a por cervezas…y eso…

    Sabbra Cadabbra es otra maravilla; nuevo riff para el recuerdo, tempo casi thrashi…Cuando a media canción cambian, meten teclas y tal, pues bueno, no está mal, pero yo creo que podía haber sido un tema sin semejante variación, con el riff maestro casi todo el rato, con una estructura básica de dos-tres estrofas, puente/chorus…bis…solo y salida. Hubiera quedado muy NWOBHM.

    Killing yourself…es de lo que menos me gusta. Suena a unos Sabbath anteriores, mucho más oscuro, más pesado.

    Who are you…me resulta otro pequeño lastre. Experimento alucinógeno puro y duro, una especie de viaje espacial, montados en unas naves de sonido realmente extrañas. ¿Qué cojones de instrumento es el que hace el ruidito principal?.

    Looking for today suena a lo que sonarían Sabbath en los siguientes discos. El riff tampoco me entusiasma y la flautita me sobra por completo. Lo del redoble continuado de caja tampoco me gusta. No, definitivamente esta tampoco la meto en el mp3.

    Para terminar, Spiral…Pues vaya. Otra ida de olla, pretenciosa en exceso. Suena como beatleiana, pero sin una melodía brillante.

    Así que, en fin, una bastante buena cara A, con dos joyas intachables, otra buena…Y una cara B basicamente floja, sin un temazo de verdad.

    Andaban absolutamente colocados y realmente les quedó un disco cuando menos extraño. Disfrutable, pero no es de esos a los que recurrir en cualquier momento.

    • Hola MIKEL. Pues sí, no hay muchos discos que no precisen ser escuchados para disfrutar con ellos pero este es uno de esos. Lo único que le falta ( por lo menos al mio) son las letars. Viene en gatefold ( carpeta que se abre) y el vinilo trae una funda de papel con unos consejos para proteger el disco y tal pero las letras han volado. En cuanto a tu desglose del disco,pues hay unas cosa con las que estoy de acuerdo y otras no tanto. Desde luego, si con la primera, el tema título es brutal. Supongo que habrás oído la versión de ANTRAX que sale en la cara B del Maxi ‘I’m the man’. Para morirse. Sin embargo “A national acrobat” a mi me parece muy buena. Tiene un tufillo a lo que hicieron en el 80 con Dio, y las voces dobladas me encantan. ‘Fluff’ pues bueno, es verdad que baja el ritmo del disco, no es mal tema pero estoy de acuerdo contigo. Podrían haber empleado sus cuatro minutos en otra cosa.
      ‘Sabbra Cadabra’ yo la dejaría como está parece una canción de MERCIFUL FATE con tanto cambio. Debe ser bastante difícil de tocar en directo. En cuanto a ‘Killing yourself to live’ pues de nuevo estoy en desacuerdo contigo, yo creo que está muy bien estructurada y el riff es muy poderoso, muy Sabbath. Quizá por eso te recuerde a unos Sabbath del pasado, como tú dices. “Wo are you?” pues sí, es un tema bastante rarito, ideal para divertirse ilmando un video clip. El ruidito ese lo hace Rick Wakeman con un Mogg. A mi me recuerda alas bandas sonoras del giallo y el cine de terror italiano , sobre todo el de Dario Argento.
      ‘’Looking for today’ es lo más dinámico del disco y me parece bien con a excepción ( y ahí coincido contigo) del toque de batería, que llega a ser cargante. Parce que está calentando todo el rato. Por último “Spiral Architect” es lo más prescindible del disco, ahí también estamos de acuerdo.
      Dicho todo esto, creo que es un disco que hay que escuchar teniendo en cuenta el contexto en que fue grabado y el esfuerzo que supuso para el grupo.

  2. Nunca fui fanatico total de Sabbath. Para empezar, disfruto enormemente de los discos de las formaciones post-Ozzy, algo sacrílego para el fan militante de la formación original. Y en muchos casos los disfruto aún más que los primeros 2 discos de la bruja, los que…muchas veces me aburren, siento decirlo. Paranoid es un disco lleno de clásicos, pero no puedo escucharlo de principio a fin sin saturarme.
    Alguna vez leí una nota a Iommi en donde decía que Sabbath Bloddy Sabbath y Heaven and Hell fueron los discos que expandieron su propuesta y sonido, y coincido totalmente. Sabbath bloddy Sabbath es uno de esos casos en donde la “experimentación y búsqueda de nuevos sonidos” va unida a grandes canciones y magníficos riffs, por lo que la propuesta es exitosa. Never Say Die es igualmente ambicioso: tiene vientos, muchas influencias de jazz, de blues, de progresivo…pero quedó como un disco estrictamente para fanáticos y completistas porque esa propuesta experimental no fue acompañada de los clásicos imperecederos que en Sabbath Bloddy Sabbath llenan cada surco.
    Es realmente triste que no se haya podido editar en su totalidad el concierto del California Jam, perdido en una jungla de derechos y formatos antiguos de la que dudo que vaya a salir algo. Dejo un muy buen link que explica que paso con aquellas grabaciones
    http://www.filmthreat.com/features/1259/
    Si mal no recuerdo, la tapa española de Sabbath bloddy sabbath viene censurada (todavía estaba Franco vivo) y trae solo la angelical contratapa puesta al frente.
    De todos modos, fue una censura que no quedaba del todo mal….para el podio de oprobio esta esa tapa argentina de Love Hunter con la bombachita que te mostre otra vez o esa edicion española alternativa de Sticky Fingers de los Stones…que termina siendo mucho mas morbosa e inquietante que la original del pantalon de jean (y por la cual los coleccionistas pagan hoy fortunas jaja) http://991.com/NewGallery/Rolling-Stones-Sticky-Fingers—49624.jpg

    • Hola ARIEL. No creas, yo también disfruto de ambas formaciones ( con o sin Ozzy) por igual. Buneo, por igual no, prefiero mil veces lo peor que grabaron con Dio a lo mejor qeu grabaron ocn OZzy, esa es la verdad. Supongo qeu puedes escuchar ‘Mob Rules’ y Vol. 4′ como si fuesen discos de bandas diferentes. Es un poco lo que ocurre con RAINBOW, que puedes oir ‘Rising’ y después ‘ Bent out of shape’ como si fuesen dos bandas distintas.
      Estoy de acuerdo con Iommi. Este álbum fue el más rico en matices que grabaron hasta en tonces, combinando los riffs pétreos y todo el poder de la banda con un abanico de influencias mucho más amplio. Es veradd qeu algo parecido ocurrió en ‘Never say die’ solo que entonces, el manantial creativo estaba casi agotado y la situación personal d elos componentes dle grupo era muy mala, y eso se dejó sentir en el conjunto.
      Gracias por tu enlace de California JAm, esperaré a leerlo cuando tenga un minuto, pero parece que aquel festival fue un auténtico despropósito en ciertos momentos… demasiado ego en tan poco espacio y sobre todo mucha química en forma de píldoras.
      Efectivamente la portad de ‘Sabbath Bloody Sabbath’ estaba censurada en ESpaña, y solo mostraba la pintura del lado limpio. El lado oscuro quedó relegado al olvido. Luego tanta mojigatería contrasta con el hehco de que España es el único país dle mundo con un monumento en honor al diablo!!:
      Monumento al Angel Caido, detalle fuente

      Monumento al Angel CAido
      Por cierto la portada española de sticky Fingers’ es una de las más desagradables que pudieron idear…

  3. Hola a todos.

    Comentar que tras leer el artículo he revisitado el disco y, ¡vaya que sí! Es tremendo. Bueno, me considero medianamente conocedor del grupo y la verdad es que lo tenía en barbecho porque tienen algo que engancha, ya se sabe que del amor al odio… Parece que ha pasado tiempo suficiente, así que hoy me pongo el Vol. 4. El cual, por cierto, siempre me ha parecido duro al oido, dificil de abordar, vaya.

    Paso regularmente por el blog, elevas la media.
    Una petición: me gustaría que reseñaras el Come Taste The Band.

    • Hola PAOLO. Muchas gracias por escribir, me alegro de que el artículo te haya invitado a desempolva el disco y volver a disfrutar con él. Por lo que comentas, BLACK SABBATH parece el típico grupo con el que creces y has llegado amachacarlo tanto que de alguna forma les llegas a coger un poco de tirria…. hasta que vuelves a escuchar sus viejos discos y te tienen pillado otra temporada. A mi me ocurre con KISS y AC/DC y bueno, los tres son grupos con carreras extremadamente largas, tanto que casi puedes pasarte la vida escuchando solamente sus discos y los de su saga ( menos en el caso de AC/DC, claro). Sobre ‘Vol. 4’ hombre, es más directo y agresivo que este, pero no me parece difícil de escuchar, es más, lo veo más asequible que ‘Sabbath bloody Sabbath’, pero en fin, cuestión de gustos, supongo…
      Gracias por tus elogios al blog.
      Sobre ‘Come taste the band’ pues quizá la próxima temporada del blog. Ahora llega el verano ( menos en Asturias por lo que parece) y voy a tomarme un respiro. Todo dios anda de acá para allá y créeme, cuesta muchas horas sacar los artículos adelante así que voy a dedicarme a postear cosas más ligeras duranet estos meses y preparar otro proyecto que estoy queriendo crear desde ahce tiempo. Me parecería un horror despachar un disco como ‘Come taste the band’ en un articulín de cien palabras, creo que ese álbum merece un respeto!.

  4. “Sabbath bloody sabbath” es uno de los temas capitales de la banda, de los cinco mejores para mi (de la época Ozzy se entiende) pues el riff es estratosférico, “A national acrobat” es una digna continuación, “Fluff” podía haber sido sustituida por un boogie resultón a lo Budgie (es que estoy escuchando “In for the kill” de los galeses) pero bueno, tiene un pase (soy fan de “Embryo” y “Orchid”).

    Lo que sí es un cacho boogie es “Sabbra Cadabra”., después “Killing yourself to live” otro temazo que llega con relativa tranqulidad y que asusta pues no te esperas el riff demoníaco que se saca de la chistera el sr. Iommi.

    “Who are you” para mi gana con las escuchas. Al principio simplemente no podía con ella, y ahora hasta me empieza a gustar !!!. Pienso que es la consecuencia de lo que se metían e Intento pensar en Rick Wakeman por allí en medio con su capa de Thor y sus porros y realmente el tema se me hace más interesante, je je…….

    En “Looking for today” tiene razón Mikel. Podría ser perfectamente de “Never say die” o “Technical ecstasy” y lo mismo para “Spiral architect”, 2 temas que parece que avisen de lo que vendría luego. En resumen un disco brillante aunque lejos, para mí, de la magnificencia de los 4 primeros, mucho más espontáneos y fieros aunque, evidentemente aquí tambien haya riffs abrasivos made in Iommi .

    Miguel, tú puedes disfrutar más con “Dehumanizer” que con “Master of reality” ??? Yo en mil vidas podré disfrutar de “Dehumanizer” como he disfrutado con “Master…”, aunque si que tienes razón en que parecen bandas diferentes y que puedes tomártelo así para no enfadarte a veces con tus héroes !!!

    Por cierto, has escuchado “13” ???

    Saludos,

    • Hola JORDI. Bueno, pues que te puedo decir. No podría estar más de acuerdo en tu percepción de este álbum, un gran disco que, insisto, hay que poner en el contexto y pensar que fue grabado hace cuarenta años. Lo de Rick Wakeman merece un aparte, porque es el protagonista de alguno de los episodios más bizarros de la historia del rock. Ríase usted de los dólmenes en la gira de ‘Born Again’… bueno, basta decir que el pago por su colaboraciónen este disco, se le hizo en cerveza.
      También estoy de acuerdo en lo de ‘Dehumanizer’. He metido la pata y me he olvidado de ese disco, que ojo, aun así tiene algunas cacniones fantásticas. No, no disfruto más con ‘Dehumanizer’ que con ‘Master of reality’.
      ¿13? Lo que he escuchado me parece muy bueno, a MIKEL, como puedes ver le ha parecido lo mejor del año o poco menos!

  5. ¡¡Ultimas noticias!!!.

    Señores, -13- el reciente disco de Black Sabbath es, sin duda, uno de sus mejores discos de toda su carrera. ¿En el top 5?…¿En el top 3?.
    ¿Su mejor disco, tal vez?.
    No tiene desperdicio. El “disco nuevo” que más he disfrutado en la primera escucha desde hace lustros. Acojonante que a estas alturas hayan sido capaces de recopilar semejante listado de temazos. Tiene de todo. Todo mejor que bueno.
    Imprescindible.

    • Hola MIKEL. Lo que había oido me había gustado, pero si me faltaba el empujón para decirdirme, tu comentario ya me lo ha dado.

  6. Hombre, yo no diría que es el mejor disco de la historia de Sabbath ni mucho menos. Creo que a los 4 se les nota en forma, al menos en estudio (hasta Ozzy canta bien pero parece que hay algún directo en que Ozzy provoca vergüenza ajena) y Rick Rubin ha hecho lo que normalmente hace cuando se pone a reflotar bandas que habían perdido notoriedad (AC/DC, Metallica, ZZ Top) decirles que vuelvan a sus orígenes , que toquen a todo volumen que él ya está allí para resolver cualquier problema de grabación y modelar ese sonido primitivo hasta convertirlo en un sonido casi perfecto . Creo que hay muchas referencias al disco debut sobretodo en los riffs y en la cadencia al cantar de Ozzy y también unos sonidos cavernosos y metalúrgicos muy bien conseguidos y que parece que los hayan grabado en los altos hornos de Birmingham .

    Temas preferidos: “Loner”, “Live forever” y “Damaged soul” (cacho blues que parece salido de algún pantano o que lo haya algún grupo stoner-bluesero como STONE AXE, CLUTCH o grupos de esa calaña)

    ojo!!! no tengo la edición de luxe, por lo tanto no he escuchado ni “Methademic” ni las otras dos.

    • Hola ONCLE GLENN, pues he esperado a contestarte ( y a MIKEL de paso) a escuchar un par de veces el disco. Pues no sé si será el mejor disco de su historia, pero sí creo que ha merecido la pena que se volviesen a juntar, porque ’13’ (en mi opinión) es un señor discazo. ¿Es previsible? sí. ¿Hemos ido esto antes ? por supuesto, cientos de veces, pero ocurre un poco lo que con ‘Sonic Boom’ de KISS: dieron al público lo que quería oir.
      Las referencias al disco debut que mencionas, son más que evidentes, pero bueno, a estas alturas y en las condiciones que están (especialmente Iommi) no es el momento para ponerse a inventar nada, creo yo… en resumen, un disco para comprar en cuanto baje de precio ( que no tardará). Por cierto, del pobre Bill War y la putada que le hicieron ya nadie se acuerda.

  7. Acabo de escuchar los 3 temas extras de la edición de luxe…Pufff, otras tres bombas!!!.
    En serio, lo de este disco es de flipar. Estoy anonadado; jamás hubiera imaginado que estas alturas se me volvieran a erizar los pelillos con un disco nuevo.
    Sí, hay riffs que nos recuerdan a otros más viejos, se nota que han recurrido a las antiguas fórmulas exitosas, evidentemente no han “arriesgado” con sonidos modernos ni con cosas extrañas…Tanto mejor. En mi opinión, cuando un grupo consagrado trata de adaptarse a los nuevos tiempos, por lo general la caga.

    Lo acojonante de este disco es que no tiene una canción mala. Ninguna sobra. Ninguna merece un skip. Todas y cada una de ellas tienen algo de lo que disfrutar y varias (muchas) son realmente buenas.
    A ver si consigo explicarme…Hay veces en las que pongo un disco por primera vez y según voy oyendo las canciones, en ocasiones en mi cabeza se me anticipa lo que creo que va a venir…estoy escuchando la estrofa principal, el puente, e imagino por dónde podría ir el estribillo, o la siguiente melodía…Pienso, “joder, si ahora hacen esto, van hacia aquí, meten estas notas, aceleran…quedaría de la hostia”…
    Normalmente la cosa va por otro sitio y no siempre para mi agrado.
    Pero con este disco ha habido suerte…Mis “anticipaciones” se iban confirmando a cada paso…La he gozado a lo bestia.
    Me voy a pasar con el disco este en el tocadiscos varias semanas seguidas.

    Lo de ser el mejor disco de su carrera es una exageración en sí misma, fruto de la euforia inicial…Pero oye, si no es así, no está muy lejos de ser verdad.
    No hay ningún otro album que no contenga alguna canción que no me guste.
    De este me gustan todas.

    Mola el cierre de círculo que hacen en el final de “Dear father”…esos truenos, esa lluvia, ese tañir de campana lejana…Todo empezó hace ya casi 45 años, en una húmeda casona, perdida en oscuros bosques…Una misteriosa mujer observa el infinito…

    • Hola MIKEL. Pues a estas alturas y después de haberlo oido varias veces más, tampoco le encuentro mucha pega. Únicamente me patina un poco la de “Damage Soul”,por nada en particular… simple cuestión de gustos. Ahora bien, y no es por ser pejigueras, pero tanto Rick Rubin y tanto rollo, no me parece a mi que haya hecho algo espectacular precisamente. El disco suena de maravilla,solo faltaría, pero cada vez que entra un solo y queda una guitarra doblada, eso parece un corta pega (lo parece porque en realidad lo es) y bueno, se nota ordenadorazo por todas partes. Vamos, que el disco lleva su nombre y está muy bien, pero muchos otros podrían haber hecho lo mismo o mejor.

  8. Saludos.
    Tremenda coincidencia, la This is Rock de este mes también rememoran este “Sabbath Bloody Sabbath”. Personalmente, destacaría su tema título y su portada. El resto es un intento algo insulso de hacer algo progresivo (cosa que, para la voz de Ozzy, no funciona en absoluto).
    Este disco pone en evidencia lo que comenta Miguel sobre la falta de creatividad que confunden con un deseo de innovar o llenar su música con nuevos matices. Evidentemente, las adicciones no ayudan sino todo lo contrario.
    Me compré en su momento todos digipacks de su primera época y la cosa no ha parado de decaer desde sus magníficos dos primeros discos y me temo lo peor con el “Never Say Die”.
    Con respecto a “13”, es un disco con un sonido brutal y una fantástica producción, pero carece de un solo hit. Eso sí, tiene unos riff asesinos y contundentes. Suena a material de archivo remezclado con continuas reminiscencias a su glorioso pasado. Es, como bien apunta Miguel, como un “Sonic Boom”, pero este “13” es muchísimo mejor álbum. A mi la sensación que me produce es la que me dejó su disco como HEAVEN & HELL.
    Lo que más me gustó es la inclusión de sólo 8 temas (como se hacía antes). Pero aquí llega el “mamoneo” de turno: edición especial con tres temas extras; edición Mediamarkt en Alemania con otro; edición Spotify, con otro… Y sólo hace un mes que salió. ¿Cuántas ediciones tendrá que comprar el fanático de turno para tenerlo todo?. Los temas de la edición especial son de relleno y el de Spotify, es un live totalmente prescindible. Lo ideal es la versión básica que no te va a hacer la experiencia pesada, aunque para gustos hay colores….
    Lord Pink Flower

    • Hola LOR PINK. No tenía ni idea d elos de THIS IS ROCK. Supongo que lo haríanpor la mimsa razón que yo, es decir, los cuarenta años del disco. Yo no lo veo tanto como un intento fallido de hacer algo que no podían como de evolucionar en su quinta entrega y demostrar que podían ir más allá. En mi opinion este disco es un avance con respecto alos anteriores y no creoq eu la intención fuese más allá, con lo cual, ¡objetivo cumplido!.
      Respecto a ’13’, no creo que fuesen buscando un hit single, ¿a estas alturas? ¿para que?. Este grupo tiene el pescado vendido de antemano, es decir, no van a conseguir nuevos fans ni nada por el estilo conun hit single, y ya puestos a vender pocos discos, que quienes lo compren se lleven un álbum compacto e intenso, sin altibajos. Por otro lado creo qeu el disco suena correctamente, sin más. Los solos están metidos a Control C – Control V, como si Iommi hubiese despertado de repente a meter su parte. Miles de productores sin elnombre de R. Rubin hubiesen podido hacerlo igual de bien (es una opinión).
      Por último, creo qeu es inevitable que agan ese tipo de trucos y editen diferentes formatos y así exploten el negocio con los fans más hardcore. Hasta AC/DC que eran lo más austero dlemiundo publicaron el último en varios colores. Yo creo que está bien que lo hagan. Te dan la oportunidad de comprarlo o no comprarlo, no te obligan a nada y si quieres y puedes permitírtelo… cada uno con su diinero debería poder hacer lo qeu le de la gana.

  9. Hala Miguel, deja de rascarte los huevos en la hamaca junto a David…..

    Sigo con la disección de “13”…El riff principal de “live forever” tiene un noséqué y un quéséyo a “Zero the hero”…que yo qué sé. Hasta el sonido global de ese tema recuerda al del disco maldito.

    Y por otro lado, las tres de la edición deluxe me parecen todas superiores a las 8 del lp básico. Igual mi preferida es “Pariah”.

    • Hola MIKEL jaja, pues no, no creas que me estoy rascando los huevos, sino preparando otras cosillas. Como decía por algún sitio, subiré más posts pero aligerados, tipo verano vaya… Si que es verdad, cuando ‘Live Forever’ empieza la parte rapidilla después del riff de intro, la melodía es clavado a Zero’ , pero con la diferencia del ritmo, mucho más rápido aqui que en la canción original. Sobre si los bonus son o no superiores pues no sé…supongo que será una cuestión de apreciación, peor me extrañaría que ellos lo consideraran así, aunque a veces las caras b de los singles eran las que mejor funcionaban.

  10. Hola,
    No recuerdo bien si escuché antes la versión de los Anthrax en el “I´m the man” o el tema original, pero el “Sabbath bloody Sabbath” siempre me ha parecido una canción impresionante, anticipando en gran medida el thrash metal con ese riff tan exageradamente pesado, especialmente hacía la mitad del tema. He debido escuchar decenas de veces este disco, primero en cinta grabada por el colega de turno, después en cd. Sin ser conceptual ni mucho menos, me parece que tiene una estructura, una arquitectura muy coherente en cuanto al orden de los temas, el discurso elaborado canción a canción. No veo intención de hacer rock progresivo, no percibo esa sensación, y si esa locura tan propia de ellos en los seis primeros discos. Son un poco surrealistas, sorprendentes, inesperados, transmiten mucha libertad y al mismo tiempo las ideas fluyen de una manera lógica. Escuchas “A national acrobat”, esa parte final tan melódica, teniendo en cuenta todo lo melódico que podía tocar Tony Iommi, encadenada con esos contratiempos de batería, esa parte final, y todo es alocado y al mismo tiempo coherente. Tienen esa genialidad de enamorarte haciendo cosas que si las escuchas de otro grupo parecerían chorradas. Por ejemplo, “Fluff”, pero ellos han tenido la inteligencia de convertirlo en un remanso de tranquilidad antes del “Sabra Cadabra”. Black Sabbath eran un poco perroflautas, hippies descalzos cantando contra la guerra de Vietnam, siempre colgados, llenos hasta arriba de mierda, pero estos cabrones se ponían a componer y sacaban genialidades. Soy un enamorado de esos seis primeros trabajos. ¿”13”?. A estas alturas es complicado sorprender tal y como ellos hicieron con el “Paranoid”. Es un disco que requiere varias escuchas y al estilo de toda la vida: escuchar las canciones en su orden empezando por la primera y acabando por la última, algo tan obvio como prostituido por el mp3. Hay abuso de tecnología, estoy de acuerdo, y para mi gusto algo lento, subiría el tempo, demasiado doom.

    • Hola VICTOR. Conozc la versión que hacen ANTHRAX de este tema y es una verdadera bomba, aunque si te pones a mirar apenas se diferencia d ela original… un poco la velocidad y el sonido, peor almargen de eso la versión está clavada. ¿Que quiero decir con esto? pues que “Sabbath bloody Sabbath” es una cacnón intemporal, y efectivamente, como muy bien dices, ” su riff tan exageradamente pesado, especialmente hacía la mitad del tema” es la antesala de lo que tardaría muchos años en llegar, pero que termianría reinando en la escena. Estoy seguro de que gente como Dimabag Darrell, Max Cavalera o Robb Flynn fliparon en su momento.
      Quizá tú no percibas el rock progresivo como resultado, pero sí estaba la inetención. Quisieron demostrarse a si mismos que podían cambiar, evolucionar a partir de sus anteriores discos, pero evidentemente no eran YES ni GENESIS. Así con todo hicieron un álbum muy variado, muy rico en matices y sobre todo muy brillante al menos a nivel creativo. Luego está claro que Ritchie Balckmore, Robert PLant, John Bonham o JOhn Paul Jones eran nombres cuya suya sombra oscurecía toda posibilidad de asomar la cabeza pero ¿y que? BLACK SABATH solo tenían el límite de su propia voluntad, porque aparte de eso no se cortabn por nada. Por cierto, no sé si BLACK SABBATH tenían mucho de hipies y perro flautas. De hecho odiaban todo el rollo flower-power, y más de una vez y de dos lo han dicho en entrevistas. Otra cosa es que estuvieran o no de acuerdo con la guerra del Vietnam o cualqueir otra, pero me da que ellos tenían más d epunks que de otra cosa ;-).
      Veo que tanto ONCLE GLENN como tú decís que ’13’ es un disco que requiere de varias escuchas… no sé, a mi me entró a la primera la verdad, quizá porqeu es justo lo que esperaba, pero mi palabra que fue así. Sin la menor duda, será el disco del año.

  11. Realmente es un disco que gana con las escuchas, las referencias a su pasado glorioso son más que evidentes pero Iommi ha sido capaz de sacarse de la manga riffs atractivos, con gancho y personalidad propia. Si lo que dice Mikel es cierto (que las 3 bonus son mejores que las 8 del disco) puede ser uno de los tops del año.

    • Hola ONCLE. Me sumo a vuestra opinión: “13” será al disco del año y si la enfermedad de Iommi o la avaricia de Ozzy-Sharon etc no lo impiden podría ser el principio de unos años (no muchos tampoco) de un nuevo ‘reinado’. Os dejo una foto que hice semanas atrás a un kiosko en Gijón ¿Cuanto hace que no veíais algo así?
      Un kiosko en Gijón, una mañana de Junio de 2013

  12. Hola.

    Pues a mí de momento no me parece mejor que el último de Deep Purple, disco que sí que considero que puede ser el mejor del año en cuanto a viejas glorias se refiere.
    La verdad es que estoy de acuerdo en que los solos de 13 son de corta y pega, algo que me echa para atrás pero ya. Y aunque Now What?! me tiene enganchado,he de decir que me suena del mismo modo, digital sin concesiones, aunque si comparo me parece mejor maquillado.
    Supongo que por anacrónico y carísimo el retorno es imposible, pero los discos de la era analógica suenan mejor por regla general. ¿Ahora se graba más cómodamente y esto permite relajarse y prestar menos atención al detalle? No se si os pasa, pero si hay algo que no me gusta es que las producciones suenen sangrantes, excesivamente saturadas, como destrozando los altavoces. De esto último creo que un perfecto ejemplo es el Death Magnetic, cuya producción me parece objetivamente repugnante (sin entrar en la música). Algo de esta exageración encuentro en Now What?! y en 13. Quizá se confunde la idea de captar con máximo realismo el sonido de los instrumentos con forzar los niveles de cada canal en la mesa de mezclas. Yo que sé, pero es un punto negativo.
    Bueno, que definitivamente estoy más por lo nuevo de DP, porque a pesar de que Steve Morse no me va nada, guitarrista del montón con riffs y solos del montón tirando a la más rampante mediocridad, lo de Don Airey no tiene nombre: éste hombre merece un premio, porque en mi opinión es el protagonista absoluto del disco, y además por méritos propios. Sobre Glover apunto que lo encuentro sobrenatural, y sobre Gillan que me parece notable aún a sus 67, aunque a veces tire demasiado de efectos y sobreproducción. Paice, que siempre ha sido de lo mejor, está como a medio gas. 13 como que me alegra el día pero no puedo quitarme de la cabeza que es un querer vivir de las rentas tirando del pasado. Esto no es necesariamente malo, pero en varias ocasiones los guiños al pasado se convierten repentinamente en un dominio del Ozzy 90’s/2000’s a secas.
    Purple me suena más fresco y convincente de largo.
    En resumen, y en mi opinión, esta vez vence la profundidad púpura, porque me han sorprendido con temas originales y de nivel, porque a pesar de todo, el sonido es decente, está bien. Y por encima de todo, porque me alegra encontrarme atado en corto a Steve Morse.
    ¡Lo que ganarían con otro guitarrista!

    • Hola PAOLO. No he escuchado ‘Now what?’ aun, de manera que no sabría qué decirte al respecto. El caso es que supongo que ‘13’ tiene el valor añadido de estar ofrecido por una banda que, al contrario d elo que ocurre con DEEP PURPLE no ha devaluado el mito. Supongo que si hubiesen seguido presentes en festivales, saraos y giras continuas, este disco hubiese pasado totalmente desapercibido, como el caso (triste pero cierto) del nuevo trabajo de Gillan y compañía. Las producciones de la era digital son una ñapa, es decir, no hay nada que sorprenda como sorprendía escuchar ‘Powerslave’ o ‘Reing in blood’ o ‘For those about to rock’ y apreciar cada detalle en su sitio…. Por cierto, si e sonido de ‘Death Magnetic’ te parece repugnante, ¿Qué me dices de St. Anger? A mi me dio un ataque de risa en los dos primeros minutos, y a continuación lo quite y hasta hoy. Ni A PALO SEKO sonaban peor.
      Volviendo a DEEP PURPLE, yo tampoco termino de entender porque metieron a Steve Morse en ese puesto. Que es un gran músico está más que claro, pero creo que los hay igual de buenos y que hubiesen captado mejor la ‘esencia’ púrpura. No comparto tu pasión por Roger Glover si te soy sincero, pero si creo que Ian Paice es de otro mundo ¿Qué está a medio gas? No me sorprende. Piensa que es el único miembro del grupo presente en todos y caa uno de los discos de la banda, y que cuando DEEP PURPLE no ha existido, él no ha estado de vacaciones… bueno, ¡qué te voy a contar! Lleva tocando sin parar desde 1965… va siendo hora de disfrutar de los nietos je je.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s