HEMEROTECA

 

[EDITA]
Lenoir Libros

[PERIODICIDAD]
Ejemplar único.

[PRECIO APROXIMADO]
19,5 €

[PUNTOS DE VENTA]
Lenoir Libros y tiendas especializadas

[AUTOR]
Alberto Diaz y Xavi Martínez

[FORMATO]
150 x210

[PAGINAS]
252

[IDIOMA]
Español

 

¿Qué tiene en común Frank Sinatra con Evaristo Lapolla? ¿ y Johnny Cash con  Dino Cazares? … pues lo mismo que Miguel Ríos con Alice Cooper o SEPULTURA con los BEACH BOYS: todos ellos  dan forma a “Discos Conceptuales”,  un libro cuyo título es tan explícito como brillante su contenido. Alberto Díaz y Xavi Martínez (más conocido como DAMUZZ en este blog) han seleccionado 150 discos  a los que une el hecho de estar construidos en base a un guión narrativo, que hace que cada canción forme parte de una historia.

Este libro me ha sorprendido en bastantes sentidos. Para empezar, me choca la disparidad de criterios que los artistas muestran a la hora de escoger temas para  luego seguir una línea de trabajo muy parecida en todos los casos. Donde a unos les inspira el amor o la falta de este (Kate Bush o el citado Sinatra) otros prefieren irse por derroteros más filosóficos  (Pau Riba o ICEBERG),   desarrollar  historias (GENESIS o THE WHO)  o rendir culto al lumpen de la sociedad  (MACABRE o LA ORQUESTA MONDRAGON). Desde  luego el disco – concepto parece no tener límites en su concepción. A mi me parece bastante curioso que en mentes a priori tan diferentes entre si como las de Rick Wakeman, Josu Eskorbuto, Brian Wilson o Teddy Bautista  haya germinado la misma idea en un momento dado. Esto es algo que con toda seguridad me hubiese pasado desapercibido, de hecho tengo un buen montón de los discos que se reseñan y no tenía la menos idea de que fuesen conceptuales, lo que ha hecho aumentar su interés para mí! Xavi y Alberto han encendido la bombilla sobre un asunto que merece la pena estudiar.
Igualmente curioso es observar como el recurso del disco conceptual ha sido común en las diferentes etapas de la historia de la música moderna, trascendiendo modas y centrando la creatividad de psicodélicos, sinfónicos, metalheads, cantautores, technopoperos y lo que se te ocurra.  Esto lo vemos gracias al acertado orden cronológico que siguen los escritores, con el que nos ilustran sobre como el disco conceptual ha tenido presencia desde siempre, muchas veces sin que el fan llegue siquiera a sospecharlo ( es mi caso al menos). Leyendo el libro, da la impresión de que gran parte de los músicos que han tirado del recurso conceptual, lo han hecho  como un reto, intentando rizar el rizo y consiguiéndolo en muchos casos, como el de David Bowie y su “Rise and fall…” o EL&P y su “Pictures of an exhibition” (vinilo del que  me deshice no hace mucho y ahora me arrepiento) o fracasando estrepitosamente, como por ejemplo, cuando los creadores de canciones tan ‘trascendentales’ como “Rock and roll all  night”  y “Cold GIn” se dieron una hostia con el ábum “The Elder” de la que aun no deben haberse recuperado del todo.

También sorprende el ritmo y la agilidad  con que se desenvuelven los autores. No digo que no lo hayan demostrado antes su solvencia narrativa, ambos son conocidos colaboradores de diferentes publicaciones musicales,y programas de radio. Lo que quiero decir es que me parece eextraordinariamente complicado  hablar sobre un disco de ELECTRIC LIGHT ORCHERSTRA, FRANK ZAPPA o MARILLION sin soltar un ladrillo interminable. Muy al contrario, tanto uno como otro, lo hacen con mucha gracia, pero además mostrando, salvo en un par de casos,un exquisito respeto. En todo caso, hubiese sido fácil caer en el desarrollo metafísico del concepto (con lo que el lector, probablemente no tardaría en abandonar) o caer en el chascarrillo y la gracieta que en ningún caso merecen los artistas que dan vida al libro, sin embargo, estos dos escritores se han volcado en hacer algo ameno a la par que ilustrativo y, sin ningún género de duda, escrito desde la veneración por la música y sus creadores .

En 1988, el heavy metal pareció sellar una alianza con las tramas conceptuales. He aquí tres ejemplos.

En fin, estamos ante un libro escrito por y para amantes de la música que huyen de sectarismos, escenas y estilos. No es un libro sobre rock sinfónico, ni heavy metal, ni country ni punk, si no sobre talentos como el de David Bowie, Frank Zappa, Paul Stanley, Tom Petty, John Lennon , Paul Weller, Steve Harris  y tantísimos artistas que un día decidieron rendir su creatividad a una historia que desarrollaron a lo largo de todo un disco.

No me gustaría terminar sin hablar sobre el trabajo editorial, que está en la línea de la bunea calidad  que la editorial Lenoir suele ofrecer. L a primera impresión que te kkevas en cuanto abres el paquete e intentas leer el libro en cinco minutos ( reacción inevitable de ojeo compulsivo) es la de orden y limpieza, algo que se agradece en toda publicación seria. Buen papel, buen diseño, buena impresión… en fin, lo que debe tener un libro y sin embargo ono siempre encuentras. Para hacerte con una copia, puedes pedirla a Lenoir directamente o buscar en alguna buena librería.

Miguel. Asturias.

Anuncios

10 pensamientos en “HEMEROTECA

    • Hola LARRY. Vaya, gracias por tu comentario. Yo creo que no te va a defraudar y aunque la lista de espera sea larga, todos andamos igual. Lo bueno que tienen los libros es que, al contrario que las revistas, no caducan y la información siemrpee s útil.

  1. Muchas gracias por el post. Celebro que te haya gustado, ha sido un trabajo largo y difícil pero creo que ha valido la pena. Y razón no te falta con lo del humor, hay obras en el libro que si no se afrontan con chanza y chufla y desdramatizándolas es muy difícil encararlas. Lo dicho gracias y redescubrir conceptos que se te habían pasado.
    Un saludo

    • Hola DAMUZZ. No es nada, ha sido un placer y un orgullo. Estoy seguro de que es como dices y que coordinar, hilar los datos, contrastar las fechas lugares y demás ha costado lo suyo. Sobre lo del humor, pues sí, hace que el libro sea mucho más ameno de lo que sería de tomárselo con excesiva seriedad. A veces es mejor relajarse y reirse (sabiendo trazar límites, eso sí) de todo. No me imagino lo que debe ser filosofar sobre Rick Wakeman y sus excesos. Seguro que hasta él se descojona vivo. En fin, ahora a por el siguiente.

  2. Gracias la reseña, Miguel!! Al igual que Xavi, me alegro mucho de que hayas disfrutado de la lectura tanto como nosotros hemos hecho recopilando, analizando a fondo y escribiendo sobre esos 150 títulos. Está claro que el sentido del humor ha sido un arma necesaria para afrontar semejante criba sin perder la cabeza, porque te aseguro que montar el puzzle ha sido una auténtica locura. El concepto “concepto” ya es de por sí demasiado afectado como para tomárselo excesivamente en serio, así que mezclar en la misma baraja al Cordobés con odas de espada y brujería, chaladuras sobre esquimales, mitología nórdica y fábulas sci-fi siempre da buen resultado. Y entretiene muchísimo. Esa era la idea, al fin y al cabo. Un abrazo!!

    • Hola ALBERTO. Como le dije a Xavi, es lo mínimo que se puede hacer. Cuando las cosas se hacen de corazón merecen todo el apoyo, y más si están tan bien hechas. Sobre el humor, yo creo que el mérito está mucho en haberlo utilizado sin caer en la gracieta, como ya he dicho, además ambos vais por la misma línea, la verdad es que el libro podría haber salido bajo un solo nombre, yo hubiese tragado al menos… y sí, el concepto “concepto” parte con un handicap chunguísimo. Desde que se estrenó Airbag, ( el conceto es el conceto) y José Blanco fue Ministro de Fomento, esa palabra está lastrada…

  3. Saludos
    Acabo de descubrir dos cosas:
    primero, que el “Seventh Son of a Seventh Son” es un disco conceptual: pues ya me vale, sólo he tardado 24 años en descubrirlo…
    Segundo, que cada vez hay más “ilustrados” por este blog con el tesón y las ganas de “perder” su tiempo en lo que más le gusta. Este libro ya me pareció interesante cuando Miguel recomendó la editorial y, buceando en ella, me topé con él. Ahora no sólo me pica la curiosidad… sino que provablemente, me haré con un ejemplar. Enhorabuena a Da Muzz y a su compañero, sólo por haberlo intentado…
    A veces uno se siente “pequeño” ante tanto “gigante”…
    Lord Pink Flower

    • Hola LORD PINK. Yo también me sorprendí con más de uno en ese sentido .. “Magician’s Birthday” de URIAH HEEP o “La huerta atómica” de Miguel Rios… son cosas que revalorizan esos discos que alomejor pasaron un tanto desapercibidos en su dia (para mí, quiero decir). Seguro que tanto a tí como a Victor, amantes del progresivo (lo deduzco de pasados comentarios) os va a resultar muy interesante.

  4. Hola,
    Por alusiones. Me pilla este comentario escuchando el “2112” de Rush. Los discos de rock conceptuales, por lo que se, han tenido tendencia al histrionismo, apuestan en exceso por el drama o pretenden ser trascendentales. Me acerqué al universo The Who a través de “Tommy” y acabé traumatizado con la historia del chaval sordomudo y ciego que se comunicaba con el mundo jugando al pinball. En su día el segundo canal, ahora La 2, emitió la película. Todo era muy grave pero sonaba a hueco. “The wall” era otro cantar. Se mezclaban grandes canciones con referencias más adultas: la traición en el amor, el fanatismo. Con el debido respeto, lo de “La huerta atómica” me recuerda a aquella película en la que Tony Leblanc era un astronauta que viajaría a la luna en un cohete diseñado por un genio loco (José Luís López Vázquez). Otro personaje es Rick Wakeman. Ozzy Osbourne cuenta en su biografía que era el único de los Yes con el que podías tomar unas cervezas y mantener una conversación interesante, que todo el rollo de las capas y la parafernalia que montaba en escena era atrezzo para dar el pego, que era un tío con cuatro dedos de frente. La imagen que ha quedado de él es la grandilocuencia. Escuché su disco sobre las seis esposas de Enrique VIII pero no me dijo gran cosa.
    Es muy difícil establecer una frontera entre el formato de colección de canciones y disco conceptual. No se si en el libro se habla del “Master of puppets”, he leído en varios sitios que podría entrar en esta categoría porque todas las letras giran alrededor de una misma idea: la manipulación del individuo. Lo que sucede es que si el letrista de un grupo es una sola persona acaba reflejando en los textos sus obsesiones personales lo que contribuye a dar unidad y eso acabe confundiéndose con la idea de obra conceptual. Salvando las distancias y desde la más profunda modestia, estoy en un grupo y escribo las letras. Cuando redacté lo que acabamos grabando como “El fin de los hombres” era llamativo que todo hablaba de la guerra, por la influencia en aquel momento de la guerra de Irak, y del amor. ¿Eso lo convierte en un disco conceptual?. Me despido escuchando la vida del séptimo hijo del séptimo hijo, que para algo el señor Dickinson tenía sus estudios de Historia. ¿Puedo jugar con la locura?
    Mis felicitaciones a los autores por atreverse con semejante desafío y salir airosos. Cada vez tengo más claro que este blog debería tener su versión en papel. ¿Revista “Metal80”? ¿Por qué no?

    • Hola VICTOR. Pues mira, ese disco (‘2112’) es uno de los que aparece comentado. Comparto tu opinión aunque reconozco que en mi caso es una percepción basada en la ignorancia sobre el tema, pero supongo que es inevitable caer en la grandilocuencia (no tanto en el histrionismo, creo yo) al hacer un disco conceptual. Tal como tú haces (y mira que es coincidencia también) debo confesar que en el grupo donde yo estaba (en la segunda parte, por así llamarlo) estuvimos considerando hacer algo con los siete pecados capitales, y teníamos parte del material pero al final, desechamos la idea precisamente por eso, incluso parecía un tanto presuntuoso todo el asunto. Seguramente eso no ocurre cuando hablamos de bandas solventes, claro.
      Sobre Miguel Rios, me ha hehco gracia la relación ( es qeu J.L.Vázquez e suno demis artistas de cabecera desde que tengo uso de razón). El caso es que el señor Miguel Rios tiene una serie de trabajos de quitarse la gorra. Lo que grabó entre 1978 y 1983 es magnífico. No se porqué en su dia se le denostó y se le veía como una especie de infiltrado o algo por el estilo. Lo de Rick Wakeman, salen unas anécdotas en un especial de Popular1 que son de aurora boreal, y yo creo que solo tomándoselo a broma puedes salir de eso con la cabeza alta. Un poco lo que decían los autores del libro a la hora de escribirlo. “Master of Puppets” no aparece y no se si se puede considerar un disco conceptual en base a lo que comentas… posiblemente sí. Hay muchos grupos de dilatada trayectoria con los que podrían hacerse hacer una selección de temas, y saldrían si no recopilatorios, sí álbumes monográficos. THIN LIZZY y sus letras patriotas o SLAYER y sus alegorías al mal podrían ser dos ejemplos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s