CRONOLOGIA

 

..:::JOHNNY VAN ZANT BAND: “Round two”:::..

- Right or Wrong  – Standing in the Falling Rain  – Yesterday’s Gone   – Let There Be Music  – Keep Our Love Alive  – Night Time Lady  – Drive My Car   – Shot Down  – Cold Hearted Woman

Johnny Van Zant : Voz    Robbie Gray:  Guitarra    Danny Clausman:  Bajo    Erk Leif Lundgren:  Guitarra    Robbie morris:  Batería    Kevin Nelson:  Productor

 

Si se hubiese llamado Johnny Einstein o Johnny Kennedy, posiblemente estaríamos hablando de un científico o un político, pero no. Se llamó Johnny Van Zant así que en buena lógica, estamos hablando de un músico de rock and roll. Como habrás adivinado ya, Johnny era el hermano pequeño de dos auténticas estrellas del southern rock y como cabía esperar, tenía su propio hueco reservado en este pequeño universo. Ronnie y Donnie, líderes de LYNYRD SKYNYRD y 38SPECIAL respectivamente, fueron una influencia determinante para el joven John, quien a los quince años ya estaba metido de lleno en el negocio.

J.V.Z.B. también tuvieron problemas con la bebida. Concretamente con esta.

Es lógico pensar que la ayuda recibida fue mucha, pero no fueron menos sus méritos. Cuando el propio Ronnie afirmaba que su hermano pequeño tenía la mejor voz de la familia no le faltaba razón, de hecho, Johnny empezó en la escena como batería y fue el fallecido frontman quien le convenció para que no desaprovechase su talento vocal. Afortunadamente, Johnny hizo caso de su hermano mayor y en el 76 formó una banda llamada AUSTIN NIKELS BAND . En ella participaban  Danny Clausman y Robbie Morris como bajista y batería respectivamente amén de  los guitarristas Marvin Garrett y Robbie Gray. Con ellos inició una carrera como hubiese hecho de haberse apellidado Smith, es decir pelándose el culo en el circuito de clubes hasta la extenuación. Lamentablemente, de aquellos años solo quedaron grabadas algunas tomas en directo. Nunca llegaron a registrar una demo ni nada parecido… al menos con ese nombre. Resulta que  una destilería de bourbon lamada Austin Nickols , abricante del famoso “Wild Turkey“amenaza con demandar a la banda, la cual acababa de conseguir un contrato con Polydor, que es la qeu finalmente “anima” al cambio de nombre por el que hoy conocemos.

 

 

Su debut discográfico, titulado ‘No more Deals’ (que incluía un sentido tributo a su hemano Ronnie titulado “Standing in the Darkness” ) obtuvo un discreto éxito, a pesar de que venía avalado por Al Kooper, gurú delR. Gay en acción género, que ejerció de productor arreglista y compositor. No sirvió de gran cosa. En 1980 el southern rock estaba pasado de moda, enterrado y olvidado entre bandas new wave y heavy metal.  Sin embargo, eso de las modas le importaban exactamente una mierda a esta banda que seguía luciendo sus bigotones y sus vaqueros de campana, como Dios manda, y que ya en 1981 grabó el magistral disco que hoy nos ocupa.

Second Round‘ es una de esos tesoros ocultos que se encuentran por casualidad enlos cajones de ofertas en las tiendas de segunda mano. No encontrarás referencias sobre este trabajo en apenas ningúna parte, pero seguramente, si lo tuyo es el hard rock limpio te hará feliz. Cualquier amantes del lado americano del rock duro (pero no mucho) debería ser feliz desde que suenan los primeros acordes de “Who’s right or wrong“, una canción con un pie puesto en BLACKFOOT y otro en lo que TED NUGENT estaba haciendo en el ocaso de la década de los setenta. Est es algo bastante sorprendente en cierto modo ya que con la escuela que tenía este hombre, cabe pensar que ,en principio las influencias irían más inclinadas hacia unos ALMMAN BROS. o los mismísimos LYNYRD SKYNYRD, pero la sorpresa va creciendo a medida que la aguja se va deslizando sobre el vinilo en canciones como ‘Standing in the falling rain, ‘Let there be music’ o ‘Night time lady’. ¡Que me maten si la influencia de los primerísimos WHITESNAKE y sus canciones más rockeras (‘Lie down’, ‘Bloody Mary’…) no se hacen sentir en este grupo!

Johny motivándose.

Estás ante temas de puro y duro hard r’n’r, limpio y elegante al que, añadiendo los arreglos y colaboraciones de teclistas como Karl Braren o Johnatan Cain (que también firmaban con BAD ENLISH o JOURNEY), amen del slide guitar Jeff Carlsi (38 SPECIAL) y una sección de coros entre la que figura Steve Perry (JOURNEY), da como resultado un disco de notable alto. Si con eso no tienes suficiente, también podrás encontrar guiños a UFO en ‘Shotdown‘ (Michael Schencker figura en los agradecimientos) y a MOLLY HATCHET en ‘Play my music’ (algo que parece más lógico).

Hay también un lado más tierno representado en ‘Coldhearted woman‘, ‘Yesterdays gone‘ y la maravilllosa ‘Keep our love alive’ donde cuentan con unos maravillosos arreglos de orquesta, y a todo esto hay que añadirle una gran versión del ‘Drive my car’ de THE BEATLES. Francamente, conocía la labor de Johnny al frente de los “actuales” SKYNYRD, que debo decir que me parece expléndida, pero cuando oí este disco no pude dejar de preguntarme porqué razón fue tan ignorado frente a otros que están a años luz por debajo… supongo que es lo que ocurre cuando nadas contracorriente en un rio infestado de pirañas.

Miguel. Asturias

SI TE INTERESÓ ESTE ARTICULO,PRUEBA CON ESTOS OTROS:

 

 

 

 

 

 

 

 

Hemeroteca

 

.:: LYNYRD SKYNYRD, REMEMBERING THE FREE BIRDS OF SOUTHERN ROCK::.

[EDITA]
Broadwaybooks

[PERIODICIDAD]
Ejemplar único.

[PRECIO APROXIMADO]

[PUNTOS DE VENTA]
La casa del libro

[AUTOR]
George Odon

[FORMATO]
230×154

[PAGINAS]
221

[IDIOMA]
Inglés

Estos días estuve viendo una película que me puso de mal humor. Se trata de “Perros de paja”, pero no la de Sam Peckinpah, si no la nueva versión. En esta, el astrofísico inglés que interpretaba Dustin Hoffman, es reemplazado por James Marsden, un guionista de cine que  se instala en un pueblo del sur de Norteamérica en busca de inspiración. La banda sonora es una verdadera delicia, porque no se suelen ver películas mientras suena “Train,train” de BLACKFOOT, “Flirtin’ with disaster” de MOLY HATCHET o “Gimmie three steps” de LYNYRD SKYNYRD. En ese sentido no hay la mínima queja. Lo malo está en el hecho de que desde el primer minuto tira del tópico y retrata a los habitantes de los pueblos del sur como unos paletos misóginos, integristas cristianos a sus horas y borrachos asesinos en sus momentos.  ¿Es eso así? Pues no tengo la menor idea porque nunca he viajado a esa parte del mundo, pero me permito ponerlo en duda. Los tópicos son odiosos, son uno de los mayores ataques  al individualismo y en consecuencia a la libertad. Ni los catalanes son roñosos, ni los rockeros de izquierdas,  ni  los sureños racistas… incluso es posible que no todos los políticos sean corruptos.  El caso es que  mientras veía la película, recordé un libro que me regalaron hace bastante tiempo ya, dedicado a LYNYRD SKYNYRD, uno de los iconos del rock sureño, que posiblemente no destile la esencia más pura del country o el blues, pero sin duda es una de las bandas más emblemáticas, y  dicho sea de paso, ayuda a entender que en el sur no solo había jóvenes blancos que se ponían la capucha del K.K.K. después de ir a misa, si no que por todas partes abundaban los amantes del blues y el rock and roll que se veían relegados en el colegio por llevar melena y para los que el rock and rol estaba por encima de razas y religiones. Igual que para ti.

Dicho esto, entremos en materia diciendo que estamos ante un libro que profundiza en  la vida y milagros de LYNYRD SKYNYRD con un absoluto lujo de detalles. Como ocurre con otros libros que hemos comentado en su día ( “How Black was our Sabbath” por ejemplo) ,“ Lynyrd Skynyrd, remembering the free birds of southern rock” no está escrito por un periodista o un músico directamente involucrado  en la banda. El autor responde al nombre de Gene Odom, un  tipo que nació en Jacksonville y se crió junto a Ronnie Van Zant y familia, ya que eran vecinos. Pescaron juntos, fueron juntos al colegio, y en definitiva, crecieron casi como hermanos. Ambos (Ronnie y George) empezaron  su afición por el rock al mismo tiempo y el autor vivió de primera mano la formación de la banda, cómo esta alcanzaba la fama, como sus miembros se hacían millonarios… y cómo Ronnie , Steve y Cassie Gaines, el asistente  Dean Kilpatrick, así como Walter McCreary y William Gray pilotos profesionales, morían  en el  accidente del Convair CV-300 que les llevaba desde Carolina del Sur a Louisiana. Y es que Gene Odon estaba allí, volando junto a ellos. Estuvo al lado de los Van Zant prácticamente desde su nacimiento, primero como amigo y después como amigo y empleado de seguridad de la banda. El tuvo más suerte sobreviviendo al accidente mortal y en el año 2002 publicaba estas 230 páginas divididas en diez capítulos que, ordenados de manera cronológica narran la historia de una banda definitiva que difícilmente podrá ser superada. La cantidad de datos, curiosidades y anécdotas que se ofrecen aquí, es verdaderamente impresionante. Desde las maquetas del ‘Muscle shoals’ al último álbum ‘Street survivors’ analiza con todo detalle cada canción, los conciertos (de los que aporta una cronología completa a lo largo de toda su historia), un montón de fotografías inéditas, los momentos de gloria y los descensos al infierno. Las peleas, los sinsabores, problemas de ego… en fin, todo aquello que queramos o no, da vida a una banda.  La manera de escribir debo decir que no es especialmente cercana como ocurre en el citado libro de BLACK SABBATH por ejemplo. Tampoco es que se trate de un torrente de datos sin pies ni cabeza, pero le falta un poco de ‘calor novelesco’, por decirlo de alguna forma. Tal vez el problema sea mío, ya que el libro está escrito en inglés, pero no en un inglés de Londres, si no en el inglés de Jacksonville, el cual usa un slang y unos giros  que han provocado más de una laguna para mí.

 

Hay una edición en tapa dura pero la que a mi me regalaron es la rústica, con papel  más bien malo y tapa blanda, pero con un diseño  extraordinariamente cuidado, cenefas y ribetes en cada página, los capítulos separados y titulados con fuentes especiales… en fin muchos detalles gráficos curiosos que no suelen verse en los libros, y menos en ediciones “baratas”. Como decía antes, el idioma fue un problema para mí, pero merece la pena hacer un esfuerzo, para acercarse a una de las bandas más honestas y humanas del rock and roll y comprobar que no hay demasiadas diferencias entre la gente de Jacksonville, la de París o la Sevilla. En todas partes hay tipos maravillosos y verdaderos hijos de puta. Así es la vida…

Miguel.Asturias

Hay otros artículos que quizá te interesen también: